La infancia es sagrada y merece nuestra protección, pero tampoco está bien subestimar a los niños