Los autores afirman que lo grabaron para ridiculizar al Estado Islámico