Los responsables, que llevaban los rostros tapados, lograron huir de la escena antes de que llegara la Guardia Civil.