Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Desplante de Marruecos a Puigdemont, quien cancela su viaje oficial con el presidente de Flandes
Ayer a las 12:25 por Neilo65

» Merkel advierte a los británicos de que no se hagan “ilusiones” con el Brexit
Ayer a las 12:12 por Neilo65

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 153 NOTICIARIOS: Siempre malas noticias:
Ayer a las 09:44 por Antonio García Fuentes

» El mito de Guernica
Vie Abr 28 2017, 23:03 por Juanma_Breda

» Podemos plantea una moción de censura contra Rajoy
Vie Abr 28 2017, 20:08 por Invitado

» “Lo he dado todo por España y ahora me dan una patada como a un perro”
Vie Abr 28 2017, 19:56 por Valle

» 2 de Junio de 1985. El último intento de golpe de Estado. ¿Realidad o intoxicación?
Vie Abr 28 2017, 18:28 por Torquemada2014

» Descubren los restos de un buque nazi hundido por Stalin que podría esconder un gran tesoro oculto
Vie Abr 28 2017, 17:29 por BRUC

» Una manada de jabalíes mata a tres miembros de Estado Islámico en Irak
Vie Abr 28 2017, 14:20 por Neilo65

» ¿Cuántos españoles hay en España?
Vie Abr 28 2017, 11:47 por Antonio García Fuentes

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Vie Abr 28 2017, 10:57 por deuteros

» Expedición científica al Nuevo Mundo por Francisco Hernández
Vie Abr 28 2017, 02:33 por HispanoCortés501

» Venezuela: ¿cómo se echó a perder este paraíso?
Vie Abr 28 2017, 02:28 por HispanoCortés501

» Rusia pide a Gran Bretaña que devuelva Gibraltar.
Vie Abr 28 2017, 02:24 por HispanoCortés501

» «The Sun» lanza una campaña sobre Gibraltar: «Nuestra Roca no se toca»
Vie Abr 28 2017, 02:22 por HispanoCortés501

» Holanda frena al enemigo equivocado y aúpa a los islamistas al vencer Rutte
Vie Abr 28 2017, 02:21 por HispanoCortés501

» Navarra baraja la opción de dejar sin competencias a la Policía Nacional y la Guardia Civil
Vie Abr 28 2017, 02:16 por HispanoCortés501

» El periódico sensacionalista «The Sun» llama «follaburros» a los españoles.
Vie Abr 28 2017, 02:09 por HispanoCortés501

» El Gobierno frena la compra de 500 granadas "de guerra" por parte de la Generalitat
Vie Abr 28 2017, 02:05 por HispanoCortés501

» Una anciana expulsa con un bate a unos okupas que habían entrado en su finca.
Vie Abr 28 2017, 02:03 por HispanoCortés501

» La UE da a España poder de veto sobre Gibraltar tras el 'brexit'
Vie Abr 28 2017, 02:00 por HispanoCortés501

» La UE asume las tesis de España y rechaza un estatus especial para Gibraltar
Vie Abr 28 2017, 01:57 por HispanoCortés501

» Apoyo de la juventud catalana: El Ejército vence al antiespañolismo de los radicales y triplica presencia en el salón educativo catalán
Vie Abr 28 2017, 01:54 por HispanoCortés501

» Los privilegios de los estibadores: sueldo medio de 70.000 euros al año y enchufismo.
Vie Abr 28 2017, 01:52 por HispanoCortés501

» Susana Díaz: “No va a haber referéndum y Puigdemont lo sabe”
Jue Abr 27 2017, 20:28 por Valle

» UN PATRIOTA MAS EN LUCHA
Jue Abr 27 2017, 18:47 por HUEVON

» La enfermedad infantil del Podemismo
Jue Abr 27 2017, 13:57 por Neilo65

» LA CARGA DE LOS TRES REYES EN LA BATALLA DE LAS NAVAS DE TOLOSA
Jue Abr 27 2017, 11:48 por ilustrado

» Moda españolas en las Monarquías europeas
Jue Abr 27 2017, 11:12 por ilustrado

» Feria de armas… “El mayor negocio del mundo”
Jue Abr 27 2017, 10:31 por Antonio García Fuentes

» Me presento
Jue Abr 27 2017, 02:20 por APKSPAIN

» Me presento
Jue Abr 27 2017, 01:58 por APKSPAIN

» La imperdonable voracidad política
Miér Abr 26 2017, 12:37 por Antonio García Fuentes

» Saludos al foro. ¡ VIVA ESPAÑA !
Miér Abr 26 2017, 06:44 por BRUC

» Dimite Esperanza Aguirre
Mar Abr 25 2017, 23:44 por Neilo65

» Un concejal de Carmena llama «gentuza» a los católicos del «Yo voy a misa»
Mar Abr 25 2017, 21:31 por Iuris Tantum

» El Tribunal de Justicia de la UE declara ilegal el impuesto español de sucesiones ¡COMPÁRTELO!
Mar Abr 25 2017, 16:57 por Invitado

» De vergüenza: 11 de los 14 ministros de Aznar están imputados, cobraron sobresueldos o duermen en prisión
Mar Abr 25 2017, 13:35 por Invitado

» Prisión para tres de los ocho detenidos por los disturbios en la 'Madrugá' de Sevilla
Mar Abr 25 2017, 12:34 por Invitado

» HA MUERTO D. JOSÉ UTRERA-MOLINA EX-MINISTRO
Lun Abr 24 2017, 18:59 por JoséUEI

» El terrorismo de la OTAN: atentado de Belgrado y absolución de Milosevic
Lun Abr 24 2017, 15:49 por Juan Garcia

» Cómo reconocer un ataque de falsa bandera, sus consecuencias y las mentiras sobre otros países
Lun Abr 24 2017, 15:46 por Juan Garcia

» El Carnicero de Mondragón
Lun Abr 24 2017, 13:00 por JoséUEI

» Las revueltas contra Maduro llegan a España
Lun Abr 24 2017, 11:35 por BRUC

» Compromís reivindica la «república valenciana»
Dom Abr 23 2017, 21:44 por Invitado

» Éxtasis místico de Santa Teresa de Jesús
Dom Abr 23 2017, 21:25 por Invitado

» Cervantes y el Quijote un año más
Dom Abr 23 2017, 20:00 por Antonio García Fuentes

» Donald Trump se vende a Israel y ataca Siria.
Sáb Abr 22 2017, 15:43 por JoséUEI

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 152. La revolución rusa y el comunismo:
Sáb Abr 22 2017, 09:43 por Antonio García Fuentes

» PRESENTACIÓN
Vie Abr 21 2017, 23:44 por HUEVON

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Los mismos canallas que provocaron la guerra civil vuelven a las andadas

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los mismos canallas que provocaron la guerra civil vuelven a las andadas

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Mar Mar 15 2016, 14:19

Bueno, no sé de qué nos extrañamos. Lo cierto es que entre el amplio muestrario de ataques, blasfemias, insultos y provocaciones a la fe de los católicos españoles por parte de los representantes de la extrema izquierda, no hay nada de lo que, al menos nosotros, debamos extrañarnos. En ésta y en otras muchas cosas llevábamos razón cuando ya hace años advertíamos de lo que estaba por venir. ¿A qué reconciliación se referirían los padres de la Transición cuando lo que observamos estos días es a unos hijos bastardos, o de puta según se mire, cegados por el odio y a un país más polarizado que nunca?


Destrozos causados en la Catedral de la Almudena

A estas alturas del cuento no debería sorprendernos el desenlace que sus autores suelen darle en base al papel principesco o brujeril que la corrección política haya conferido a sus protagonistas. Aquí han muerto ilustrísimos españoles del bando contrario al de Pablo Iglesias y la oficialidad sólo fue capaz de dedicarles una gama retórica que fue desde la injuria a un cierto menosprecio y vituperio, singularmente entre los ponderados cronistas liberales. Observen ustedes lo que se dice del asesinato de García Lorca en los colegios, en las televisiones, en los libros de historia… y comparenlo a continuación con lo que no se dice del asesinato en Paracuellos de Muñoz Seca, dramaturgo de fama mundial. Comparen las loas al primero con las pocas veces que se menciona al segundo, salvo que sea para derechizarlo, exorcizarlo o vituperarlo.



Y la cuestión es que ya aburren, si es que el sopor y el hastío que nos provocan las vitriólicas crónicas españolas sobre el papel desempeñado en la guerra civil por unos y por otros no nos aburrieran ya bastante.
Aunque los intentos de la casta dirigente y sus terminales mediáticas por distorsionar el capítulo de la guerra civil en el ánimo de los españoles les dé cada vez peores resultados, conviene no caer en la trampa de esa visión unidireccional de nuestra historia. Ya que no lo estamos leyendo ni entre ayer ni hoy, una vez más tendremos que recordar a los cientos de víctimas de la izquierda que hoy representa Podemos simplemente por sus creencias religiosas o ideológicas, víctimas inocentes de una de las mayores matanzas que se recuerdan en Europa. Sólo que las víctimas católicas de la extrema izquierda no interesa a la prensa ni a los políticos tradicionales españoles. Por eso alguien tiene que recordarlos.
En la década de los años 30 del pasado siglo, miles de creyentes fueron asesinados por el simple hecho de sus creencias. Otros tanto fueron torturados. Sobre los creyentes católicos recayó el peso de los expedientes más simples, a base de sentencias improvisadas y fusilamientos inmediatos. La prensa al servicio de la casta nunca nos contará historias de las terribles sacas de la cárcel Modelo, de Porlier o de San Antón, de Madrid, o de las sacas de Barbastro, de la cárcel de Lérida, o de Málaga, o de Bilbao, donde decidía la suerte de los creyentes un trágico juego de azar o el sadismo de los milicianos.
Esto en los mejores casos porque ocurría no rara vez la incitación por la autoridad republicana a organizar poco menos que una cacería de clérigos. La clave del odio a la Iglesia estuvo en la acusación, hábilmente adobada por la prensa de izquierda, de que el clero y sus adictos eran los culpables de todos los males que venían pesando inveteradamente sobre las masas humildes. Basta acudir a las hemerotecas y ver la prensa anticlerical en las fechas posteriores al 14 de abril de 1931, y sobre todo, a partir del 18 de julio de 1936. Es curioso que especies tan burdas como el supuesto enterramiento en iglesias y cementerios conventuales de supuestas víctimas de la crueldad de sus moradores, dieran pie a desenterramientos macabros por todos los puntos de la geografía republicana.


Ataque de Femen a la Catedral de la Almudena

En la prensa de Madrid, y sólo en los tres primeros meses posteriores al alzamiento, pueden leerse, casi a diario, aparatosos relatos de las requisas efectuadas en palacios episcopales y casas religiosas, con hallazgos de millones en cifras casi astronómicas. A las Hermanitas de los Pobres, por ejemplo, se les daba por descubiertos nada menos que 200 millones de pesetas, entre títulos de propiedad y cuentas corrientes. No mejor parado salió aquel episcopado español, que había tenido que acudir a cuestaciones y ahorros angustiosos para sostener a su clero en los años republicanos. Según cifras de la ‘democrática’ prensa de la época, al obispo de Madrid le habían sido hallados 18 millones de pesetas, y 12 al de Tarragona, ocultaba 31 el de Tortosa, 10 el de Badajoz, 20 el de Gerona, y así otras personas físicas o moralmente pertenecientes de algún modo al ámbito eclesiástico. Había que dar soporte moral a las matanzas. ¡Y bien que lo hicieron personajes del bando de Pablo Iglesias!
La monótona repetición en todos los casos de idénticos detalles, lo mismo en el terreno del acaparamiento que en el de los abortos sacrílegos, prueba que los exportadores de este material informativo apenas se cuidaban de enriquecer con adornos de su propia cosecha la especie prefabricada de la consigna oficial. ¡Ese es el pobre concepto que tenían y tienen de su clientela!
Claro que ninguno de esos bulos propalados es comparable al de los caramelos envenenados, e incluso la prensa republicana llegó a acusar formalmente a un religioso de envenenar con tabaco a los soldados; o a toda una comunidad de querer arrojar sobre la población civil una piedra enorme desde el campanario.


Ataque con bomba a la Basílica del Pilar, Zaragoza, el 2 de octubre de 2013

Políticos republicanos sublimados hoy como ursulinas, gracias a la manipulación histórica, a la incultura crónica de los españoles y a la cooperación de tontos tan inútiles como los de Ciudadanos y el PP, dictaron disposiciones oficiales y vertieron litros y litros de gasolina sobre parroquias y conventos. El respaldo legal para detener curas y apropiarse de los bienes eclesiásticos supuso dar carta blanca para todos los desmanes de la época. Salvo algunas entregas de bienes artísticos a la sospechosa custodia de los milicianos o del gobierno de Madrid, lo demás caía de lleno en los fueros de la rapiña o del incendio. Prevalecieron los métodos expeditivos, en los que los incontrolados pudieron sacar a su antojo los instintos de destrucción en iglesias, imágenes, casas religiosas y cuanto tuviese un tinte más o menos aproximado de objeto sagrado. Y lo peor es que no faltó la legalidad de estas tropelías, que respondieron en multitud de casos a disposiciones del municipio o de los comités. Las alcaldías republicanas cuidaban de acordar en el pleno municipal la demolición de la iglesia o de los monumentos religiosos, y hasta señalaban puntualmente el sitio donde se había de hacer la hoguera pública para la quema de imágenes y objetos sagrados.
Sería interminable la lista de localidades republicanas donde quedaron pruebas documentales de estos autos de fe al revés. A la hora de hacer balance total de las destrucciones, fue más fácil contar con los dedos de la mano los edificios o enseres religiosos que escaparon al exterminio.
¿Por qué en Ciudad Real, Valencia, Jaén, Lérida y la mayor parte de las ciudades donde el alzamiento no llegó siquiera a brotar fueron asesinados tantos sacerdotes y destruidos tantos templos? ¿Qué metralla habían disparado las imágenes de santos, cuadros, reliquias y estampas que ardían en las plazas públicas? ¿Qué delitos militares pesaban sobre las monjas fusiladas? ¿Por qué no se ha llevado al cine siquiera una sola de estas trágicas historias?



Sobre este clima, enconado por políticos como Tardá o el rufián de Rufián, se presentaba al clero como asesino del pueblo desde las iglesias convertidas en fortalezas, y señalaban cada recinto eclesiástico como arsenal de armamento y nido de facciosos. Fue éste el más socorrido recurso que manejaron en su defensa los responsables de la zona republicana, cuando vieron que la desolación producida por sus huestes pedía a voces una justificación ante la opinión extranjera. Un grupo de observadores franceses, cuando todavía operaba en el país vecino una eficaz propaganda del gobierno de Madrid, dedica largas páginas a probar lo evidente: que el asesinato de los sacerdotes acaeció en la mayoría de los lugares controlados por los republicanos. Y ni siquiera pudieron urdir un proceso en forma para algunas de las iglesias que decían servir de reducto faccioso.
La desolación producida por las milicias republicanas obligaron a los políticos a dar alguna explicación ante la atónita opinión extranjera. El 5 de octubre de 1936, las Juventudes Socialistas de España, organización a la que pertenecían esas 13 rosas llevadas al cine por Fernando Martínez Lázaro, sostenían en la prensa una descarada incitación al crimen: “el Gobierno confirmó que casi todas las iglesias se habían convertido en fortificaciones; que casi todas las sacristías se habían convertido en depósitos de municiones, y la mayoría de los párrocos, curas y seminaristas en francotiradores de la rebelión. ¿Qué se le puede exigir al gobierno ante estas anomalías?”.


La ola de ataques cristianófobos en España coincide con el crecimiento de la extrema izquierda

En Solidaridad Obrera, el 30 de julio de 1936, bajo el título “La pasión exacerbada tiene la palabra”, otro que hoy hubiera hecho carrera política en Podemos, escribió un ‘pacífico’ alegato en favor de la convivencia y de la paz: “Que sea el tribunal del pueblo quien, a plena luz, con plena responsabilidad, depure lo que la depuración necesita. Y si ha de caer sangre, hay que matar, que todos vean y comprendan que tales muertes las necesita la laboriosidad del pueblo laborioso”.
Por lo tanto, tras el dato global de estas matanzas, de las que la Iglesia, en sus ministros y en sus fieles, fue la primera víctima, surgen estas preguntas: ¿quién condenaba? ¿con qué ley? ¿qué motivos alegaban? ¿Extraña pues, a la luz de estos hechos, que este servidor haya decidido honrar hoy a sus inocentes víctimas, mientras los cabecillas de la derecha liberal prefieren ignorar estos hechos y mantener el enfoque unidireccional de una guerra provocada por los  mismos personajes que siguen azuzando hoy las más bajas pasiones de mucha de la chusma que los vota?
Como soy católico tradicional, inmune al buenismo y a salvo de ponerle la otra mejilla al enemigo, pido a Dios que dejen pronto de encontrarse entre nosotros.

http://www.alertadigital.com/2016/03/06/los-mismos-canallas-que-provocaron-la-guerra-civil-vuelven-a-las-andadas/
avatar
HIMNOSHISTORICOS
90-General de División
90-General de División

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 19291
Puntos patrióticos : 365615
Reputación : 19072
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Los mismos canallas que provocaron la guerra civil vuelven a las andadas

Mensaje por Aingeru el Mar Mar 15 2016, 20:26

Editado por el MD.-TEMA REPETIDO:
[size=35]Los mismos canallas que provocaron la guerra civil vuelven a las andadas[/size]

 




Bueno, no sé de qué nos extrañamos. Lo cierto es que entre el amplio muestrario de ataques, blasfemias, insultos y provocaciones a la fe de los católicos españoles por parte de los representantes de la extrema izquierda, no hay nada de lo que, al menos nosotros, debamos extrañarnos. En ésta y en otras muchas cosas llevábamos razón cuando ya hace años advertíamos de lo que estaba por venir. ¿A qué reconciliación se referirían los padres de la Transición cuando lo que observamos estos días es a unos hijos bastardos, o de puta según se mire, cegados por el odio y a un país más polarizado que nunca?

A estas alturas del cuento no debería sorprendernos el desenlace que sus autores suelen darle en base al papel principesco o brujeril que la corrección política haya conferido a sus protagonistas. Aquí han muerto ilustrísimos españoles del bando contrario al de Pablo Iglesias y la oficialidad sólo fue capaz de dedicarles una gama retórica que fue desde la injuria a un cierto menosprecio y vituperio, singularmente entre los ponderados cronistas liberales. Observen ustedes lo que se dice del asesinato de García Lorca en los colegios, en las televisiones, en los libros de historia… y comparenlo a continuación con lo que no se dice del asesinato en Paracuellos de Muñoz Seca, dramaturgo de fama mundial. Comparen las loas al primero con las pocas veces que se menciona al segundo, salvo que sea para derechizarlo, exorcizarlo o vituperarlo.

Y la cuestión es que ya aburren, si es que el sopor y el hastío que nos provocan las vitriólicas crónicas españolas sobre el papel desempeñado en la guerra civil por unos y por otros no nos aburrieran ya bastante.
Aunque los intentos de la casta dirigente y sus terminales mediáticas por distorsionar el capítulo de la guerra civil en el ánimo de los españoles les dé cada vez peores resultados, conviene no caer en la trampa de esa visión unidireccional de nuestra historia. Ya que no lo estamos leyendo ni entre ayer ni hoy, una vez más tendremos que recordar a los cientos de víctimas de la izquierda que hoy representa Podemos simplemente por sus creencias religiosas o ideológicas, víctimas inocentes de una de las mayores matanzas que se recuerdan en Europa. Sólo que las víctimas católicas de la extrema izquierda no interesa a la prensa ni a los políticos tradicionales españoles. Por eso alguien tiene que recordarlos.
En la década de los años 30 del pasado siglo, miles de creyentes fueron asesinados por el simple hecho de sus creencias. Otros tanto fueron torturados. Sobre los creyentes católicos recayó el peso de los expedientes más simples, a base de sentencias improvisadas y fusilamientos inmediatos. La prensa al servicio de la casta nunca nos contará historias de las terribles sacas de la cárcel Modelo, de Porlier o de San Antón, de Madrid, o de las sacas de Barbastro, de la cárcel de Lérida, o de Málaga, o de Bilbao, donde decidía la suerte de los creyentes un trágico juego de azar o el sadismo de los milicianos.

Esto en los mejores casos porque ocurría no rara vez la incitación por la autoridad republicana a organizar poco menos que una cacería de clérigos. La clave del odio a la Iglesia estuvo en la acusación, hábilmente adobada por la prensa de izquierda, de que el clero y sus adictos eran los culpables de todos los males que venían pesando inveteradamente sobre las masas humildes. Basta acudir a las hemerotecas y ver la prensa anticlerical en las fechas posteriores al 14 de abril de 1931, y sobre todo, a partir del 18 de julio de 1936. Es curioso que especies tan burdas como el supuesto enterramiento en iglesias y cementerios conventuales de supuestas víctimas de la crueldad de sus moradores, dieran pie a desenterramientos macabros por todos los puntos de la geografía republicana.

En la prensa de Madrid, y sólo en los tres primeros meses posteriores al alzamiento, pueden leerse, casi a diario, aparatosos relatos de las requisas efectuadas en palacios episcopales y casas religiosas, con hallazgos de millones en cifras casi astronómicas. A las Hermanitas de los Pobres, por ejemplo, se les daba por descubiertos nada menos que 200 millones de pesetas, entre títulos de propiedad y cuentas corrientes. No mejor parado salió aquel episcopado español, que había tenido que acudir a cuestaciones y ahorros angustiosos para sostener a su clero en los años republicanos. Según cifras de la ‘democrática’ prensa de la época, al obispo de Madrid le habían sido hallados 18 millones de pesetas, y 12 al de Tarragona, ocultaba 31 el de Tortosa, 10 el de Badajoz, 20 el de Gerona, y así otras personas físicas o moralmente pertenecientes de algún modo al ámbito eclesiástico. Había que dar soporte moral a las matanzas. ¡Y bien que lo hicieron personajes del bando de Pablo Iglesias!
La monótona repetición en todos los casos de idénticos detalles, lo mismo en el terreno del acaparamiento que en el de los abortos sacrílegos, prueba que los exportadores de este material informativo apenas se cuidaban de enriquecer con adornos de su propia cosecha la especie prefabricada de la consigna oficial. ¡Ese es el pobre concepto que tenían y tienen de su clientela!

Claro que ninguno de esos bulos propalados es comparable al de los caramelos envenenados, e incluso la prensa republicana llegó a acusar formalmente a un religioso de envenenar con tabaco a los soldados; o a toda una comunidad de querer arrojar sobre la población civil una piedra enorme desde el campanario.

Políticos republicanos sublimados hoy como ursulinas, gracias a la manipulación histórica, a la incultura crónica de los españoles y a la cooperación de tontos tan inútiles como los de Ciudadanos y el PP, dictaron disposiciones oficiales y vertieron litros y litros de gasolina sobre parroquias y conventos. El respaldo legal para detener curas y apropiarse de los bienes eclesiásticos supuso dar carta blanca para todos los desmanes de la época. Salvo algunas entregas de bienes artísticos a la sospechosa custodia de los milicianos o del gobierno de Madrid, lo demás caía de lleno en los fueros de la rapiña o del incendio. Prevalecieron los métodos expeditivos, en los que los incontrolados pudieron sacar a su antojo los instintos de destrucción en iglesias, imágenes, casas religiosas y cuanto tuviese un tinte más o menos aproximado de objeto sagrado. Y lo peor es que no faltó la legalidad de estas tropelías, que respondieron en multitud de casos a disposiciones del municipio o de los comités. Las alcaldías republicanas cuidaban de acordar en el pleno municipal la demolición de la iglesia o de los monumentos religiosos, y hasta señalaban puntualmente el sitio donde se había de hacer la hoguera pública para la quema de imágenes y objetos sagrados.
Sería interminable la lista de localidades republicanas donde quedaron pruebas documentales de estos autos de fe al revés. A la hora de hacer balance total de las destrucciones, fue más fácil contar con los dedos de la mano los edificios o enseres religiosos que escaparon al exterminio.

¿Por qué en Ciudad Real, Valencia, Jaén, Lérida y la mayor parte de las ciudades donde el alzamiento no llegó siquiera a brotar fueron asesinados tantos sacerdotes y destruidos tantos templos? ¿Qué metralla habían disparado las imágenes de santos, cuadros, reliquias y estampas que ardían en las plazas públicas? ¿Qué delitos militares pesaban sobre las monjas fusiladas? ¿Por qué no se ha llevado al cine siquiera una sola de estas trágicas historias?



Sobre este clima, enconado por políticos como Tardá o el rufián de Rufián, se presentaba al clero como asesino del pueblo desde las iglesias convertidas en fortalezas, y señalaban cada recinto eclesiástico como arsenal de armamento y nido de facciosos. Fue éste el más socorrido recurso que manejaron en su defensa los responsables de la zona republicana, cuando vieron que la desolación producida por sus huestes pedía a voces una justificación ante la opinión extranjera. Un grupo de observadores franceses, cuando todavía operaba en el país vecino una eficaz propaganda del gobierno de Madrid, dedica largas páginas a probar lo evidente: que el asesinato de los sacerdotes acaeció en la mayoría de los lugares controlados por los republicanos. Y ni siquiera pudieron urdir un proceso en forma para algunas de las iglesias que decían servir de reducto faccioso.

La desolación producida por las milicias republicanas obligaron a los políticos a dar alguna explicación ante la atónita opinión extranjera. El 5 de octubre de 1936, las Juventudes Socialistas de España, organización a la que pertenecían esas 13 rosas llevadas al cine por Fernando Martínez Lázaro, sostenían en la prensa una descarada incitación al crimen: “el Gobierno confirmó que casi todas las iglesias se habían convertido en fortificaciones; que casi todas las sacristías se habían convertido en depósitos de municiones, y la mayoría de los párrocos, curas y seminaristas en francotiradores de la rebelión. ¿Qué se le puede exigir al gobierno ante estas anomalías?”.


En Solidaridad Obrera, el 30 de julio de 1936, bajo el título “La pasión exacerbada tiene la palabra”, otro que hoy hubiera hecho carrera política en Podemos, escribió un ‘pacífico’ alegato en favor de la convivencia y de la paz: “Que sea el tribunal del pueblo quien, a plena luz, con plena responsabilidad, depure lo que la depuración necesita. Y si ha de caer sangre, hay que matar, que todos vean y comprendan que tales muertes las necesita la laboriosidad del pueblo laborioso”.
Por lo tanto, tras el dato global de estas matanzas, de las que la Iglesia, en sus ministros y en sus fieles, fue la primera víctima, surgen estas preguntas: ¿quién condenaba? ¿con qué ley? ¿qué motivos alegaban? ¿Extraña pues, a la luz de estos hechos, que este servidor haya decidido honrar hoy a sus inocentes víctimas, mientras los cabecillas de la derecha liberal prefieren ignorar estos hechos y mantener el enfoque unidireccional de una guerra provocada por los  mismos personajes que siguen azuzando hoy las más bajas pasiones de mucha de la chusma que los vota?
Como soy católico tradicional, inmune al buenismo y a salvo de ponerle la otra mejilla al enemigo, pido a Dios que dejen pronto de encontrarse entre nosotros.
 A. Robles.-
 





http://www.alertadigital.com/2016/03/06/los-mismos-canallas-que-provocaron-la-guerra-civil-vuelven-a-las-andadas/
avatar
Aingeru
12-Cabo
12-Cabo

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 498
Puntos patrióticos : 6016
Reputación : 2627
Fecha de inscripción : 06/04/2014
Localización : Pamplona

http://navegandoenelrecuerdo.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Los mismos canallas que provocaron la guerra civil vuelven a las andadas

Mensaje por Aurelioj_2003 el Mar Mar 15 2016, 20:50

Tengo en casa varios libros sobre la Guerra Civil, además de lo que he podido leer de distintas fuentes en Internet. Además, y como fuente de primera mano, lo que pude conversar en distintas ocasiones con unos de mis tíos, que combatió en la guerra como zapador y perdió el ojo derecho y parte del brazo (hubo que amputar) gracias a una explosión.

Si comparo lo que está ocurriendo actualmente en España con lo que ocurrió poco antes de la guerra (casi todo el lapso de la república) con lo que he podido rescatar de las fuentes que cité, casi que estamos pasando por lo mismo. Rojos revanchistas y criminales en el poder, que atacan a España y su unidad... ¿Diferencia? En ese tiempo España no estaba llena de inmigrantes ni de refugiados... Y el pueblo español no estaba adormecido como ahora por décadas de droga, licor, telebasura y un sistema educativo peor que el que había a finales del siglo XIX.

Lástima que, por lo visto, la única salida que nos queda es la misma que en 1936. Pero ahora será más difícil la cosa... Ni los militares ni los civiles están por la labor y los que sí estamos somos pocos.
avatar
Aurelioj_2003
55-Alférez
55-Alférez

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 6425
Puntos patrióticos : 81124
Reputación : 36736
Fecha de inscripción : 25/06/2014
Edad : 53
Localización : Expatriado... ¿Hasta cuándo, Dios mío?

Volver arriba Ir abajo

Re: Los mismos canallas que provocaron la guerra civil vuelven a las andadas

Mensaje por Aingeru el Mar Mar 15 2016, 21:09

@Aurelioj_2003 escribió:Tengo en casa varios libros sobre la Guerra Civil, además de lo que he podido leer de distintas fuentes en Internet. Además, y como fuente de primera mano, lo que pude conversar en distintas ocasiones con unos de mis tíos, que combatió en la guerra como zapador y perdió el ojo derecho y parte del brazo (hubo que amputar) gracias a una explosión.

Si comparo lo que está ocurriendo actualmente en España con lo que ocurrió poco antes de la guerra (casi todo el lapso de la república) con lo que he podido rescatar de las fuentes que cité, casi que estamos pasando por lo mismo. Rojos revanchistas y criminales en el poder, que atacan a España y su unidad... ¿Diferencia? En ese tiempo España no estaba llena de inmigrantes ni de refugiados... Y el pueblo español no estaba adormecido como ahora por décadas de droga, licor, telebasura y un sistema educativo peor que el que había a finales del siglo XIX.

Lástima que, por lo visto, la única salida que nos queda es la misma que en 1936. Pero ahora será más difícil la cosa... Ni los militares ni los civiles están por la labor y los que sí estamos somos pocos.
Si, tienes razón, somos pocos, pero cuidado...que pocos, pueden arrastrar a muchos...y encima si se tiene lo que hay que tener, la cosa cambia.
avatar
Aingeru
12-Cabo
12-Cabo

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 498
Puntos patrióticos : 6016
Reputación : 2627
Fecha de inscripción : 06/04/2014
Localización : Pamplona

http://navegandoenelrecuerdo.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Los mismos canallas que provocaron la guerra civil vuelven a las andadas

Mensaje por Aurelioj_2003 el Mar Mar 15 2016, 21:30

@Aingeru escribió:Si, tienes razón, somos pocos, pero cuidado...que pocos, pueden arrastrar a muchos...y encima si se tiene lo que hay que tener, la cosa cambia.
No dudo que tenemos lo que hay que tener... Y espero, y confío en Dios, que podamos arrastrar a muchos. España lo necesita, o va a desaparecer... No podemos permitir que una nación con tantos siglos desaparezca sin mover un dedo.
avatar
Aurelioj_2003
55-Alférez
55-Alférez

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 6425
Puntos patrióticos : 81124
Reputación : 36736
Fecha de inscripción : 25/06/2014
Edad : 53
Localización : Expatriado... ¿Hasta cuándo, Dios mío?

Volver arriba Ir abajo

Re: Los mismos canallas que provocaron la guerra civil vuelven a las andadas

Mensaje por Valle el Mar Mar 15 2016, 22:20

Es lo que ya sabemos y nos enseñaron

.- Organización

.- FE EN LA VICTORIA

.- Credo

.- Honor
avatar
Valle
33-Sargento 1º
33-Sargento 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2078
Puntos patrióticos : 61692
Reputación : 7301
Fecha de inscripción : 05/04/2014

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.