Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Santander derriba el monumento a la IV División de Navarra
Hoy a las 00:32 por Invitado

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Ayer a las 20:34 por Valle

» Femen boicotea la llegada de Donald Trump al Museo de Cera de Madrid: "Agárralos por las pelotas"
Ayer a las 19:22 por HIMNOSHISTORICOS

» El CNI compró el silencio de Bárbara Rey, amante de Juan Carlos I, con fondos reservados en Luxemburgo
Ayer a las 18:56 por HIMNOSHISTORICOS

» Sanidad comprará 80.000 fármacos al mes para transexuales
Ayer a las 17:11 por El Zorro

» El Estado como enemigo público número uno
Ayer a las 10:36 por Antonio García Fuentes

» De la atracción de la mujer por los hombres dominantes y sus consecuencias
Ayer a las 10:21 por HIMNOSHISTORICOS

» Leer o no leer embrutecerse o desarrollarse
Lun Ene 16 2017, 18:02 por BRUC

» Multa de 150.000 euros a la Cope por anunciar ron y vino en sus deportes
Lun Ene 16 2017, 17:39 por BRUC

» Las brigadas mixtas, una máquina de asesinar al servicio del Frente Popular
Lun Ene 16 2017, 17:30 por BRUC

» Agentes policiales se manifiestan en Barcelona contra "la impunidad de la CUP"
Lun Ene 16 2017, 17:27 por BRUC

» Portugal presentará una queja contra España por el almacén nuclear de Almaraz
Lun Ene 16 2017, 16:46 por HIMNOSHISTORICOS

» El arzobispo italiano Carlo Liberati, una voz en el desierto: “En 10 años todos los europeos seremos musulmanes por nuestra estupidez”
Lun Ene 16 2017, 16:34 por HIMNOSHISTORICOS

» Humor gráfico y chistes
Lun Ene 16 2017, 15:35 por HIMNOSHISTORICOS

» Zamora retirará a Franco la Medalla de Oro de la ciudad
Lun Ene 16 2017, 15:27 por Torquemada2014

» "Los yihadistas van a ganar. Ellos tienen cojones"
Lun Ene 16 2017, 15:27 por HIMNOSHISTORICOS

» Miguel Blasco: “En poco tiempo, se ha dado un cambio radical en la mentalidad de los españoles”
Lun Ene 16 2017, 14:34 por HIMNOSHISTORICOS

» Suicidios en las fuerzas de seguridad del estado: un mal endémico
Lun Ene 16 2017, 05:56 por BRUC

» El Estado no da a la Iglesia 11.000 millones: desmontando un nuevo bulo de Europa Laica
Dom Ene 15 2017, 20:21 por Invitado

» El PP se acobarda y retira la moción para quitar del callejero a 'La Pasionaria'
Dom Ene 15 2017, 19:11 por Invitado

» Un partido Identitario de donde tendría que arañar votos, de la Izquierda o de la Derecha
Dom Ene 15 2017, 17:09 por Torquemada2014

» El Gobierno del PP 'contempla' incluir fiestas islámicas en el calendario laboral
Dom Ene 15 2017, 14:12 por Invitado

» ¿Las ideas de ETA se pueden defender en democracia, pero las de Alicia Rubio no?
Dom Ene 15 2017, 12:21 por HIMNOSHISTORICOS

» Hasta nunca, Obama
Dom Ene 15 2017, 11:55 por HIMNOSHISTORICOS

» Puerto Rico levanta una estatua de Colón el doble de grande que la de la Libertad de Nueva York
Dom Ene 15 2017, 02:28 por HispanoCortés501

» 2 de enero: 525 años de la Toma de Granada
Dom Ene 15 2017, 02:25 por HispanoCortés501

» Holanda ya obliga a los refugiados a respetar los valores occidentales
Dom Ene 15 2017, 02:21 por HispanoCortés501

» Un joven entra a tiros en el Mercadona gritando ‘Alá es grande’
Dom Ene 15 2017, 02:16 por HispanoCortés501

» El yihadista condenado en Bilbao recibe del Gobierno 875 euros de ayudas
Dom Ene 15 2017, 02:12 por HispanoCortés501

» El separatismo pierde la mayoría en la encuesta de la propia Generalitat
Dom Ene 15 2017, 02:00 por HispanoCortés501

» Jordi Pujol admite que su famiIia tuvo dinero en paraísos fiscales desde hace más de 30 años
Sáb Ene 14 2017, 21:32 por El Zorro

» LUIS JIMÉZ DE ASÚA EL ATENEO DE ALBACETE Y JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA
Sáb Ene 14 2017, 16:05 por RICHI

» Parque temático de la Paleoizquierda
Sáb Ene 14 2017, 15:56 por HIMNOSHISTORICOS

» Expedición filantrópica internacional de la vacuna por Francisco Javier Balmis
Sáb Ene 14 2017, 14:05 por Neilo65

» Aspectos extraños del atentado del maratón de Boston
Sáb Ene 14 2017, 12:21 por Juan Garcia

» Anticorrupción pide prisión para Oleguer Pujol
Sáb Ene 14 2017, 11:45 por Valle

» Un histórico etarra llama a volver a las armas: 'La guerra se gana a tiros'
Sáb Ene 14 2017, 11:43 por Valle

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 139 ¿PONDRÁN NUEVOS IMPUESTOS PARA PAGAR las PENSIONES?
Sáb Ene 14 2017, 09:40 por Antonio García Fuentes

» En China aprueban pena de muerte para políticos corruptos
Sáb Ene 14 2017, 08:19 por Valle

» Guerra de Siria
Sáb Ene 14 2017, 03:48 por Juanma_Breda

» El Ejército pide poder regresar al Salón de la Infancia de Barcelona
Vie Ene 13 2017, 20:27 por Invitado

» La ONU: ¿Para qué sirve a la humanidad?
Vie Ene 13 2017, 10:24 por Antonio García Fuentes

» 1785 motivos para presumir de ser español
Jue Ene 12 2017, 23:57 por ilustrado

» Un satélite israelí descubre en Siria dos lanzamisiles rusos con capacidad nuclear
Jue Ene 12 2017, 23:41 por Neilo65

» ERNESTO "CHE" GUEVARA: UNA GRAN FARSA MARXISTA
Jue Ene 12 2017, 20:43 por El Zorro

» Blas de Lezo: textos, videos, libros, homenajes, etc.
Jue Ene 12 2017, 18:03 por ilustrado

» ESPAÑA: ¿Terminará como Venezuela o peor?
Jue Ene 12 2017, 12:16 por Antonio García Fuentes

» Identidad Mitológica vasca
Jue Ene 12 2017, 00:53 por ilustrado

» Potestad pontificia de Juan de Torquemada
Jue Ene 12 2017, 00:44 por ilustrado

» niunpasoatras.org os desea feliz Navidad y un próspero año 2017.
Jue Ene 12 2017, 00:24 por ilustrado

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Los mismos canallas que provocaron la guerra civil vuelven a las andadas

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los mismos canallas que provocaron la guerra civil vuelven a las andadas

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Mar Mar 15 2016, 14:19

Bueno, no sé de qué nos extrañamos. Lo cierto es que entre el amplio muestrario de ataques, blasfemias, insultos y provocaciones a la fe de los católicos españoles por parte de los representantes de la extrema izquierda, no hay nada de lo que, al menos nosotros, debamos extrañarnos. En ésta y en otras muchas cosas llevábamos razón cuando ya hace años advertíamos de lo que estaba por venir. ¿A qué reconciliación se referirían los padres de la Transición cuando lo que observamos estos días es a unos hijos bastardos, o de puta según se mire, cegados por el odio y a un país más polarizado que nunca?


Destrozos causados en la Catedral de la Almudena

A estas alturas del cuento no debería sorprendernos el desenlace que sus autores suelen darle en base al papel principesco o brujeril que la corrección política haya conferido a sus protagonistas. Aquí han muerto ilustrísimos españoles del bando contrario al de Pablo Iglesias y la oficialidad sólo fue capaz de dedicarles una gama retórica que fue desde la injuria a un cierto menosprecio y vituperio, singularmente entre los ponderados cronistas liberales. Observen ustedes lo que se dice del asesinato de García Lorca en los colegios, en las televisiones, en los libros de historia… y comparenlo a continuación con lo que no se dice del asesinato en Paracuellos de Muñoz Seca, dramaturgo de fama mundial. Comparen las loas al primero con las pocas veces que se menciona al segundo, salvo que sea para derechizarlo, exorcizarlo o vituperarlo.



Y la cuestión es que ya aburren, si es que el sopor y el hastío que nos provocan las vitriólicas crónicas españolas sobre el papel desempeñado en la guerra civil por unos y por otros no nos aburrieran ya bastante.
Aunque los intentos de la casta dirigente y sus terminales mediáticas por distorsionar el capítulo de la guerra civil en el ánimo de los españoles les dé cada vez peores resultados, conviene no caer en la trampa de esa visión unidireccional de nuestra historia. Ya que no lo estamos leyendo ni entre ayer ni hoy, una vez más tendremos que recordar a los cientos de víctimas de la izquierda que hoy representa Podemos simplemente por sus creencias religiosas o ideológicas, víctimas inocentes de una de las mayores matanzas que se recuerdan en Europa. Sólo que las víctimas católicas de la extrema izquierda no interesa a la prensa ni a los políticos tradicionales españoles. Por eso alguien tiene que recordarlos.
En la década de los años 30 del pasado siglo, miles de creyentes fueron asesinados por el simple hecho de sus creencias. Otros tanto fueron torturados. Sobre los creyentes católicos recayó el peso de los expedientes más simples, a base de sentencias improvisadas y fusilamientos inmediatos. La prensa al servicio de la casta nunca nos contará historias de las terribles sacas de la cárcel Modelo, de Porlier o de San Antón, de Madrid, o de las sacas de Barbastro, de la cárcel de Lérida, o de Málaga, o de Bilbao, donde decidía la suerte de los creyentes un trágico juego de azar o el sadismo de los milicianos.
Esto en los mejores casos porque ocurría no rara vez la incitación por la autoridad republicana a organizar poco menos que una cacería de clérigos. La clave del odio a la Iglesia estuvo en la acusación, hábilmente adobada por la prensa de izquierda, de que el clero y sus adictos eran los culpables de todos los males que venían pesando inveteradamente sobre las masas humildes. Basta acudir a las hemerotecas y ver la prensa anticlerical en las fechas posteriores al 14 de abril de 1931, y sobre todo, a partir del 18 de julio de 1936. Es curioso que especies tan burdas como el supuesto enterramiento en iglesias y cementerios conventuales de supuestas víctimas de la crueldad de sus moradores, dieran pie a desenterramientos macabros por todos los puntos de la geografía republicana.


Ataque de Femen a la Catedral de la Almudena

En la prensa de Madrid, y sólo en los tres primeros meses posteriores al alzamiento, pueden leerse, casi a diario, aparatosos relatos de las requisas efectuadas en palacios episcopales y casas religiosas, con hallazgos de millones en cifras casi astronómicas. A las Hermanitas de los Pobres, por ejemplo, se les daba por descubiertos nada menos que 200 millones de pesetas, entre títulos de propiedad y cuentas corrientes. No mejor parado salió aquel episcopado español, que había tenido que acudir a cuestaciones y ahorros angustiosos para sostener a su clero en los años republicanos. Según cifras de la ‘democrática’ prensa de la época, al obispo de Madrid le habían sido hallados 18 millones de pesetas, y 12 al de Tarragona, ocultaba 31 el de Tortosa, 10 el de Badajoz, 20 el de Gerona, y así otras personas físicas o moralmente pertenecientes de algún modo al ámbito eclesiástico. Había que dar soporte moral a las matanzas. ¡Y bien que lo hicieron personajes del bando de Pablo Iglesias!
La monótona repetición en todos los casos de idénticos detalles, lo mismo en el terreno del acaparamiento que en el de los abortos sacrílegos, prueba que los exportadores de este material informativo apenas se cuidaban de enriquecer con adornos de su propia cosecha la especie prefabricada de la consigna oficial. ¡Ese es el pobre concepto que tenían y tienen de su clientela!
Claro que ninguno de esos bulos propalados es comparable al de los caramelos envenenados, e incluso la prensa republicana llegó a acusar formalmente a un religioso de envenenar con tabaco a los soldados; o a toda una comunidad de querer arrojar sobre la población civil una piedra enorme desde el campanario.


Ataque con bomba a la Basílica del Pilar, Zaragoza, el 2 de octubre de 2013

Políticos republicanos sublimados hoy como ursulinas, gracias a la manipulación histórica, a la incultura crónica de los españoles y a la cooperación de tontos tan inútiles como los de Ciudadanos y el PP, dictaron disposiciones oficiales y vertieron litros y litros de gasolina sobre parroquias y conventos. El respaldo legal para detener curas y apropiarse de los bienes eclesiásticos supuso dar carta blanca para todos los desmanes de la época. Salvo algunas entregas de bienes artísticos a la sospechosa custodia de los milicianos o del gobierno de Madrid, lo demás caía de lleno en los fueros de la rapiña o del incendio. Prevalecieron los métodos expeditivos, en los que los incontrolados pudieron sacar a su antojo los instintos de destrucción en iglesias, imágenes, casas religiosas y cuanto tuviese un tinte más o menos aproximado de objeto sagrado. Y lo peor es que no faltó la legalidad de estas tropelías, que respondieron en multitud de casos a disposiciones del municipio o de los comités. Las alcaldías republicanas cuidaban de acordar en el pleno municipal la demolición de la iglesia o de los monumentos religiosos, y hasta señalaban puntualmente el sitio donde se había de hacer la hoguera pública para la quema de imágenes y objetos sagrados.
Sería interminable la lista de localidades republicanas donde quedaron pruebas documentales de estos autos de fe al revés. A la hora de hacer balance total de las destrucciones, fue más fácil contar con los dedos de la mano los edificios o enseres religiosos que escaparon al exterminio.
¿Por qué en Ciudad Real, Valencia, Jaén, Lérida y la mayor parte de las ciudades donde el alzamiento no llegó siquiera a brotar fueron asesinados tantos sacerdotes y destruidos tantos templos? ¿Qué metralla habían disparado las imágenes de santos, cuadros, reliquias y estampas que ardían en las plazas públicas? ¿Qué delitos militares pesaban sobre las monjas fusiladas? ¿Por qué no se ha llevado al cine siquiera una sola de estas trágicas historias?



Sobre este clima, enconado por políticos como Tardá o el rufián de Rufián, se presentaba al clero como asesino del pueblo desde las iglesias convertidas en fortalezas, y señalaban cada recinto eclesiástico como arsenal de armamento y nido de facciosos. Fue éste el más socorrido recurso que manejaron en su defensa los responsables de la zona republicana, cuando vieron que la desolación producida por sus huestes pedía a voces una justificación ante la opinión extranjera. Un grupo de observadores franceses, cuando todavía operaba en el país vecino una eficaz propaganda del gobierno de Madrid, dedica largas páginas a probar lo evidente: que el asesinato de los sacerdotes acaeció en la mayoría de los lugares controlados por los republicanos. Y ni siquiera pudieron urdir un proceso en forma para algunas de las iglesias que decían servir de reducto faccioso.
La desolación producida por las milicias republicanas obligaron a los políticos a dar alguna explicación ante la atónita opinión extranjera. El 5 de octubre de 1936, las Juventudes Socialistas de España, organización a la que pertenecían esas 13 rosas llevadas al cine por Fernando Martínez Lázaro, sostenían en la prensa una descarada incitación al crimen: “el Gobierno confirmó que casi todas las iglesias se habían convertido en fortificaciones; que casi todas las sacristías se habían convertido en depósitos de municiones, y la mayoría de los párrocos, curas y seminaristas en francotiradores de la rebelión. ¿Qué se le puede exigir al gobierno ante estas anomalías?”.


La ola de ataques cristianófobos en España coincide con el crecimiento de la extrema izquierda

En Solidaridad Obrera, el 30 de julio de 1936, bajo el título “La pasión exacerbada tiene la palabra”, otro que hoy hubiera hecho carrera política en Podemos, escribió un ‘pacífico’ alegato en favor de la convivencia y de la paz: “Que sea el tribunal del pueblo quien, a plena luz, con plena responsabilidad, depure lo que la depuración necesita. Y si ha de caer sangre, hay que matar, que todos vean y comprendan que tales muertes las necesita la laboriosidad del pueblo laborioso”.
Por lo tanto, tras el dato global de estas matanzas, de las que la Iglesia, en sus ministros y en sus fieles, fue la primera víctima, surgen estas preguntas: ¿quién condenaba? ¿con qué ley? ¿qué motivos alegaban? ¿Extraña pues, a la luz de estos hechos, que este servidor haya decidido honrar hoy a sus inocentes víctimas, mientras los cabecillas de la derecha liberal prefieren ignorar estos hechos y mantener el enfoque unidireccional de una guerra provocada por los  mismos personajes que siguen azuzando hoy las más bajas pasiones de mucha de la chusma que los vota?
Como soy católico tradicional, inmune al buenismo y a salvo de ponerle la otra mejilla al enemigo, pido a Dios que dejen pronto de encontrarse entre nosotros.

http://www.alertadigital.com/2016/03/06/los-mismos-canallas-que-provocaron-la-guerra-civil-vuelven-a-las-andadas/

HIMNOSHISTORICOS
90-General de División
90-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 19034
Puntos patrióticos : 363970
Reputación : 18711
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Los mismos canallas que provocaron la guerra civil vuelven a las andadas

Mensaje por Aingeru el Mar Mar 15 2016, 20:26

Editado por el MD.-TEMA REPETIDO:
[size=35]Los mismos canallas que provocaron la guerra civil vuelven a las andadas[/size]

 




Bueno, no sé de qué nos extrañamos. Lo cierto es que entre el amplio muestrario de ataques, blasfemias, insultos y provocaciones a la fe de los católicos españoles por parte de los representantes de la extrema izquierda, no hay nada de lo que, al menos nosotros, debamos extrañarnos. En ésta y en otras muchas cosas llevábamos razón cuando ya hace años advertíamos de lo que estaba por venir. ¿A qué reconciliación se referirían los padres de la Transición cuando lo que observamos estos días es a unos hijos bastardos, o de puta según se mire, cegados por el odio y a un país más polarizado que nunca?

A estas alturas del cuento no debería sorprendernos el desenlace que sus autores suelen darle en base al papel principesco o brujeril que la corrección política haya conferido a sus protagonistas. Aquí han muerto ilustrísimos españoles del bando contrario al de Pablo Iglesias y la oficialidad sólo fue capaz de dedicarles una gama retórica que fue desde la injuria a un cierto menosprecio y vituperio, singularmente entre los ponderados cronistas liberales. Observen ustedes lo que se dice del asesinato de García Lorca en los colegios, en las televisiones, en los libros de historia… y comparenlo a continuación con lo que no se dice del asesinato en Paracuellos de Muñoz Seca, dramaturgo de fama mundial. Comparen las loas al primero con las pocas veces que se menciona al segundo, salvo que sea para derechizarlo, exorcizarlo o vituperarlo.

Y la cuestión es que ya aburren, si es que el sopor y el hastío que nos provocan las vitriólicas crónicas españolas sobre el papel desempeñado en la guerra civil por unos y por otros no nos aburrieran ya bastante.
Aunque los intentos de la casta dirigente y sus terminales mediáticas por distorsionar el capítulo de la guerra civil en el ánimo de los españoles les dé cada vez peores resultados, conviene no caer en la trampa de esa visión unidireccional de nuestra historia. Ya que no lo estamos leyendo ni entre ayer ni hoy, una vez más tendremos que recordar a los cientos de víctimas de la izquierda que hoy representa Podemos simplemente por sus creencias religiosas o ideológicas, víctimas inocentes de una de las mayores matanzas que se recuerdan en Europa. Sólo que las víctimas católicas de la extrema izquierda no interesa a la prensa ni a los políticos tradicionales españoles. Por eso alguien tiene que recordarlos.
En la década de los años 30 del pasado siglo, miles de creyentes fueron asesinados por el simple hecho de sus creencias. Otros tanto fueron torturados. Sobre los creyentes católicos recayó el peso de los expedientes más simples, a base de sentencias improvisadas y fusilamientos inmediatos. La prensa al servicio de la casta nunca nos contará historias de las terribles sacas de la cárcel Modelo, de Porlier o de San Antón, de Madrid, o de las sacas de Barbastro, de la cárcel de Lérida, o de Málaga, o de Bilbao, donde decidía la suerte de los creyentes un trágico juego de azar o el sadismo de los milicianos.

Esto en los mejores casos porque ocurría no rara vez la incitación por la autoridad republicana a organizar poco menos que una cacería de clérigos. La clave del odio a la Iglesia estuvo en la acusación, hábilmente adobada por la prensa de izquierda, de que el clero y sus adictos eran los culpables de todos los males que venían pesando inveteradamente sobre las masas humildes. Basta acudir a las hemerotecas y ver la prensa anticlerical en las fechas posteriores al 14 de abril de 1931, y sobre todo, a partir del 18 de julio de 1936. Es curioso que especies tan burdas como el supuesto enterramiento en iglesias y cementerios conventuales de supuestas víctimas de la crueldad de sus moradores, dieran pie a desenterramientos macabros por todos los puntos de la geografía republicana.

En la prensa de Madrid, y sólo en los tres primeros meses posteriores al alzamiento, pueden leerse, casi a diario, aparatosos relatos de las requisas efectuadas en palacios episcopales y casas religiosas, con hallazgos de millones en cifras casi astronómicas. A las Hermanitas de los Pobres, por ejemplo, se les daba por descubiertos nada menos que 200 millones de pesetas, entre títulos de propiedad y cuentas corrientes. No mejor parado salió aquel episcopado español, que había tenido que acudir a cuestaciones y ahorros angustiosos para sostener a su clero en los años republicanos. Según cifras de la ‘democrática’ prensa de la época, al obispo de Madrid le habían sido hallados 18 millones de pesetas, y 12 al de Tarragona, ocultaba 31 el de Tortosa, 10 el de Badajoz, 20 el de Gerona, y así otras personas físicas o moralmente pertenecientes de algún modo al ámbito eclesiástico. Había que dar soporte moral a las matanzas. ¡Y bien que lo hicieron personajes del bando de Pablo Iglesias!
La monótona repetición en todos los casos de idénticos detalles, lo mismo en el terreno del acaparamiento que en el de los abortos sacrílegos, prueba que los exportadores de este material informativo apenas se cuidaban de enriquecer con adornos de su propia cosecha la especie prefabricada de la consigna oficial. ¡Ese es el pobre concepto que tenían y tienen de su clientela!

Claro que ninguno de esos bulos propalados es comparable al de los caramelos envenenados, e incluso la prensa republicana llegó a acusar formalmente a un religioso de envenenar con tabaco a los soldados; o a toda una comunidad de querer arrojar sobre la población civil una piedra enorme desde el campanario.

Políticos republicanos sublimados hoy como ursulinas, gracias a la manipulación histórica, a la incultura crónica de los españoles y a la cooperación de tontos tan inútiles como los de Ciudadanos y el PP, dictaron disposiciones oficiales y vertieron litros y litros de gasolina sobre parroquias y conventos. El respaldo legal para detener curas y apropiarse de los bienes eclesiásticos supuso dar carta blanca para todos los desmanes de la época. Salvo algunas entregas de bienes artísticos a la sospechosa custodia de los milicianos o del gobierno de Madrid, lo demás caía de lleno en los fueros de la rapiña o del incendio. Prevalecieron los métodos expeditivos, en los que los incontrolados pudieron sacar a su antojo los instintos de destrucción en iglesias, imágenes, casas religiosas y cuanto tuviese un tinte más o menos aproximado de objeto sagrado. Y lo peor es que no faltó la legalidad de estas tropelías, que respondieron en multitud de casos a disposiciones del municipio o de los comités. Las alcaldías republicanas cuidaban de acordar en el pleno municipal la demolición de la iglesia o de los monumentos religiosos, y hasta señalaban puntualmente el sitio donde se había de hacer la hoguera pública para la quema de imágenes y objetos sagrados.
Sería interminable la lista de localidades republicanas donde quedaron pruebas documentales de estos autos de fe al revés. A la hora de hacer balance total de las destrucciones, fue más fácil contar con los dedos de la mano los edificios o enseres religiosos que escaparon al exterminio.

¿Por qué en Ciudad Real, Valencia, Jaén, Lérida y la mayor parte de las ciudades donde el alzamiento no llegó siquiera a brotar fueron asesinados tantos sacerdotes y destruidos tantos templos? ¿Qué metralla habían disparado las imágenes de santos, cuadros, reliquias y estampas que ardían en las plazas públicas? ¿Qué delitos militares pesaban sobre las monjas fusiladas? ¿Por qué no se ha llevado al cine siquiera una sola de estas trágicas historias?



Sobre este clima, enconado por políticos como Tardá o el rufián de Rufián, se presentaba al clero como asesino del pueblo desde las iglesias convertidas en fortalezas, y señalaban cada recinto eclesiástico como arsenal de armamento y nido de facciosos. Fue éste el más socorrido recurso que manejaron en su defensa los responsables de la zona republicana, cuando vieron que la desolación producida por sus huestes pedía a voces una justificación ante la opinión extranjera. Un grupo de observadores franceses, cuando todavía operaba en el país vecino una eficaz propaganda del gobierno de Madrid, dedica largas páginas a probar lo evidente: que el asesinato de los sacerdotes acaeció en la mayoría de los lugares controlados por los republicanos. Y ni siquiera pudieron urdir un proceso en forma para algunas de las iglesias que decían servir de reducto faccioso.

La desolación producida por las milicias republicanas obligaron a los políticos a dar alguna explicación ante la atónita opinión extranjera. El 5 de octubre de 1936, las Juventudes Socialistas de España, organización a la que pertenecían esas 13 rosas llevadas al cine por Fernando Martínez Lázaro, sostenían en la prensa una descarada incitación al crimen: “el Gobierno confirmó que casi todas las iglesias se habían convertido en fortificaciones; que casi todas las sacristías se habían convertido en depósitos de municiones, y la mayoría de los párrocos, curas y seminaristas en francotiradores de la rebelión. ¿Qué se le puede exigir al gobierno ante estas anomalías?”.


En Solidaridad Obrera, el 30 de julio de 1936, bajo el título “La pasión exacerbada tiene la palabra”, otro que hoy hubiera hecho carrera política en Podemos, escribió un ‘pacífico’ alegato en favor de la convivencia y de la paz: “Que sea el tribunal del pueblo quien, a plena luz, con plena responsabilidad, depure lo que la depuración necesita. Y si ha de caer sangre, hay que matar, que todos vean y comprendan que tales muertes las necesita la laboriosidad del pueblo laborioso”.
Por lo tanto, tras el dato global de estas matanzas, de las que la Iglesia, en sus ministros y en sus fieles, fue la primera víctima, surgen estas preguntas: ¿quién condenaba? ¿con qué ley? ¿qué motivos alegaban? ¿Extraña pues, a la luz de estos hechos, que este servidor haya decidido honrar hoy a sus inocentes víctimas, mientras los cabecillas de la derecha liberal prefieren ignorar estos hechos y mantener el enfoque unidireccional de una guerra provocada por los  mismos personajes que siguen azuzando hoy las más bajas pasiones de mucha de la chusma que los vota?
Como soy católico tradicional, inmune al buenismo y a salvo de ponerle la otra mejilla al enemigo, pido a Dios que dejen pronto de encontrarse entre nosotros.
 A. Robles.-
 





http://www.alertadigital.com/2016/03/06/los-mismos-canallas-que-provocaron-la-guerra-civil-vuelven-a-las-andadas/

Aingeru
12-Cabo
12-Cabo

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 497
Puntos patrióticos : 5909
Reputación : 2627
Fecha de inscripción : 06/04/2014
Localización : Pamplona

http://navegandoenelrecuerdo.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Los mismos canallas que provocaron la guerra civil vuelven a las andadas

Mensaje por Aurelioj_2003 el Mar Mar 15 2016, 20:50

Tengo en casa varios libros sobre la Guerra Civil, además de lo que he podido leer de distintas fuentes en Internet. Además, y como fuente de primera mano, lo que pude conversar en distintas ocasiones con unos de mis tíos, que combatió en la guerra como zapador y perdió el ojo derecho y parte del brazo (hubo que amputar) gracias a una explosión.

Si comparo lo que está ocurriendo actualmente en España con lo que ocurrió poco antes de la guerra (casi todo el lapso de la república) con lo que he podido rescatar de las fuentes que cité, casi que estamos pasando por lo mismo. Rojos revanchistas y criminales en el poder, que atacan a España y su unidad... ¿Diferencia? En ese tiempo España no estaba llena de inmigrantes ni de refugiados... Y el pueblo español no estaba adormecido como ahora por décadas de droga, licor, telebasura y un sistema educativo peor que el que había a finales del siglo XIX.

Lástima que, por lo visto, la única salida que nos queda es la misma que en 1936. Pero ahora será más difícil la cosa... Ni los militares ni los civiles están por la labor y los que sí estamos somos pocos.

Aurelioj_2003
55-Alférez
55-Alférez

Trofeos y Medallas : *8*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 6425
Puntos patrióticos : 81012
Reputación : 36726
Fecha de inscripción : 25/06/2014
Edad : 53
Localización : Expatriado... ¿Hasta cuándo, Dios mío?

Volver arriba Ir abajo

Re: Los mismos canallas que provocaron la guerra civil vuelven a las andadas

Mensaje por Aingeru el Mar Mar 15 2016, 21:09

@Aurelioj_2003 escribió:Tengo en casa varios libros sobre la Guerra Civil, además de lo que he podido leer de distintas fuentes en Internet. Además, y como fuente de primera mano, lo que pude conversar en distintas ocasiones con unos de mis tíos, que combatió en la guerra como zapador y perdió el ojo derecho y parte del brazo (hubo que amputar) gracias a una explosión.

Si comparo lo que está ocurriendo actualmente en España con lo que ocurrió poco antes de la guerra (casi todo el lapso de la república) con lo que he podido rescatar de las fuentes que cité, casi que estamos pasando por lo mismo. Rojos revanchistas y criminales en el poder, que atacan a España y su unidad... ¿Diferencia? En ese tiempo España no estaba llena de inmigrantes ni de refugiados... Y el pueblo español no estaba adormecido como ahora por décadas de droga, licor, telebasura y un sistema educativo peor que el que había a finales del siglo XIX.

Lástima que, por lo visto, la única salida que nos queda es la misma que en 1936. Pero ahora será más difícil la cosa... Ni los militares ni los civiles están por la labor y los que sí estamos somos pocos.
Si, tienes razón, somos pocos, pero cuidado...que pocos, pueden arrastrar a muchos...y encima si se tiene lo que hay que tener, la cosa cambia.

Aingeru
12-Cabo
12-Cabo

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 497
Puntos patrióticos : 5909
Reputación : 2627
Fecha de inscripción : 06/04/2014
Localización : Pamplona

http://navegandoenelrecuerdo.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Los mismos canallas que provocaron la guerra civil vuelven a las andadas

Mensaje por Aurelioj_2003 el Mar Mar 15 2016, 21:30

@Aingeru escribió:Si, tienes razón, somos pocos, pero cuidado...que pocos, pueden arrastrar a muchos...y encima si se tiene lo que hay que tener, la cosa cambia.
No dudo que tenemos lo que hay que tener... Y espero, y confío en Dios, que podamos arrastrar a muchos. España lo necesita, o va a desaparecer... No podemos permitir que una nación con tantos siglos desaparezca sin mover un dedo.

Aurelioj_2003
55-Alférez
55-Alférez

Trofeos y Medallas : *8*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 6425
Puntos patrióticos : 81012
Reputación : 36726
Fecha de inscripción : 25/06/2014
Edad : 53
Localización : Expatriado... ¿Hasta cuándo, Dios mío?

Volver arriba Ir abajo

Re: Los mismos canallas que provocaron la guerra civil vuelven a las andadas

Mensaje por Valle el Mar Mar 15 2016, 22:20

Es lo que ya sabemos y nos enseñaron

.- Organización

.- FE EN LA VICTORIA

.- Credo

.- Honor

Valle
31-Sargento 1º
31-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *8*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1830
Puntos patrióticos : 60387
Reputación : 7071
Fecha de inscripción : 05/04/2014

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.