Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» El CEIP Rosalía de Castro celebra con una jura de bandera escolar su españolidad y la democracia
Hoy a las 00:14 por Torquemada2014

» NO NOS DESTROCÉIS A LOS HÉROES.
Hoy a las 00:04 por HIMNOSHISTORICOS

» La Guerra de las Naranjas, el origen de la vigente disputa territorial entre Portugal y España
Ayer a las 22:29 por HIMNOSHISTORICOS

» Eslovaquia aprueba una ley para evitar la propagación del islam
Ayer a las 21:44 por HIMNOSHISTORICOS

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Ayer a las 21:37 por Valle

» Lee y escucha la letra propuesta para el himno de España en una iniciativa de Change.org
Ayer a las 18:37 por Neilo65

» Qué fue de… Javier Arizmendi: ¿otro futbolista de extrema derecha?
Ayer a las 15:39 por Juanma_Breda

» "Casa Nostra, Casa Vostra" 300 entidades y personalidades reclaman implicarse en la acogida de refugiados
Ayer a las 14:40 por Juanma_Breda

» ¿Por qué un dictador de izquierdas no es un dictador?
Ayer a las 13:16 por HIMNOSHISTORICOS

» Franco Ese Hombre Pelicula Completa En Español
Ayer a las 12:37 por HIMNOSHISTORICOS

» Biografías de Patriotas Vascongados
Ayer a las 10:57 por ilustrado

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 134 SOBRE EL ESPIRITISMO Y EL UNIVERSO
Ayer a las 09:41 por Antonio García Fuentes

» Cristiano Ronaldo, acusado de evadir 150 millones con varias sociedades en un paraíso fiscal
Ayer a las 07:17 por BRUC

» ¿ Porque Gibraltar es una colonia y Ceuta y Melilla no ?
Vie Dic 02 2016, 22:05 por Valle

» Historia del Camino de Santiago
Vie Dic 02 2016, 20:25 por ilustrado

» Reino Hispano-visigodo
Vie Dic 02 2016, 20:17 por ilustrado

» Así acosan por WhatsApp a una chica de 19 años
Vie Dic 02 2016, 19:26 por ilustrado

» Manifiesto: Cada Nación debe buscar su Movimiento Patriótico
Vie Dic 02 2016, 16:04 por La Revolución por Hacer

» Así fue … Assad: “Putin es el único defensor del cristianismo”
Vie Dic 02 2016, 14:03 por Juanma_Breda

» Patriotas participantes en acto del 20N dan una paliza al activista Lagarder por gritar "Franco, asesino"
Vie Dic 02 2016, 13:11 por Clemente

» TV marroquí ofrece tutorial a mujeres de cómo maquillar huellas de maltrato
Vie Dic 02 2016, 12:46 por El Zorro

» Madrid, París y Ciudad de México vetarán los coches diésel a partir del 2025
Vie Dic 02 2016, 11:05 por BRUC

» Costo y rendimiento de un preso en España
Vie Dic 02 2016, 10:30 por Antonio García Fuentes

» Historia de las Fallas
Vie Dic 02 2016, 10:21 por HIMNOSHISTORICOS

» TEJERO ROMPE SU SILENCIO, LEE ESTA CARTA Y OPINA.
Vie Dic 02 2016, 05:56 por BRUC

» Los secretos del 23F y los GAL pueden tener los días contados
Vie Dic 02 2016, 01:53 por Torquemada2014

» Gabriel Rufián, ese independentista y marxista
Vie Dic 02 2016, 01:53 por Neilo65

» El Ejército, la Policía Nacional, la Guardia Civil, los Mossos de Esquadra y la Guardia Urbana desahuciados del Salón de la Infancia de Barcelona
Vie Dic 02 2016, 01:50 por Torquemada2014

» Novedades de Gibraltar
Jue Dic 01 2016, 22:57 por El Zorro

» Esta es TODA LA INFORMACIÓN de la tragedia aérea de Chapecoense
Jue Dic 01 2016, 22:01 por HIMNOSHISTORICOS

» Vídeos sobre los separatas catalanes, se van a cagar.
Jue Dic 01 2016, 18:40 por ruedex

» Un estudio evidencia la ineficacia de los 'programas de educación sexual'
Jue Dic 01 2016, 17:44 por BRUC

» ¿Han encontrado el oro perdido de Hitler en el naufragio del «Titanic» nazi?
Jue Dic 01 2016, 17:32 por BRUC

» Encuesta sobre simpatía o afinidad política
Jue Dic 01 2016, 16:53 por La Revolución por Hacer

» En un mundo inseguro y que ya da asco
Jue Dic 01 2016, 10:18 por Antonio García Fuentes

» PORRA: FC Barcelona Vs Real Madrid (3-12-2016)
Jue Dic 01 2016, 02:04 por HispanoCortés501

» DONALD TRUMP es una persona de maravilla y PUTIN cree en él.
Jue Dic 01 2016, 01:59 por HispanoCortés501

» Las 10 noticias más censuradas del año 2015 y 2016
Jue Dic 01 2016, 01:56 por HispanoCortés501

» Otegui se queda sin ir a Cuba al no poder sobrevolar el espacio aéreo de Estados Unidos
Jue Dic 01 2016, 01:47 por HispanoCortés501

» EL IMÁN SUPREMO DE CANARIAS EXIGE MÁS AYUDAS Y ADVIERTE: “DE LO CONTRARIO, HABRÁ MÁS TERRORISMO”
Jue Dic 01 2016, 01:45 por HispanoCortés501

» La Unesco declara las Fallas de Valencia Patrimonio de la Humanidad
Jue Dic 01 2016, 01:41 por HispanoCortés501

» Digno de ver: una hispanocubana sacando de quicio a los castristas en un debate televisivo
Jue Dic 01 2016, 01:27 por HispanoCortés501

» El fusilamiento de Muñoz Seca contado por su nieto, Alfonso Ussía
Miér Nov 30 2016, 20:40 por HIMNOSHISTORICOS

» BOBOS DE LA TRIBU
Miér Nov 30 2016, 18:29 por La Revolución por Hacer

» Los indefensos ante la violencia de género
Miér Nov 30 2016, 10:55 por Antonio García Fuentes

» Nacionalismo proteccionista versus Nacionalismo liberal
Miér Nov 30 2016, 01:49 por ilustrado

» Genocidios del Imperio británico
Miér Nov 30 2016, 01:21 por ilustrado

» Más de 200 altos cargos del Gobierno de Puigdemont cobran más que Rajoy.
Miér Nov 30 2016, 00:30 por niunpasoatras.org

» En China aprueban pena de muerte para políticos corruptos
Mar Nov 29 2016, 22:55 por El Zorro

» JUAN GARCÍA CARRÉS
Mar Nov 29 2016, 22:00 por HIMNOSHISTORICOS

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Sólo un ascenso imparable de la extrema derecha puede salvar a Occidente

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sólo un ascenso imparable de la extrema derecha puede salvar a Occidente

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Miér Mar 23 2016, 22:10

En el macroatentado terrorista que ha sufrido la capital de Bélgica, con al menos 26 muertos, lo más inquietante es la falta de respuesta de la clase política o el sinsentido de la respuesta en ese consenso suicida de la estupidez compartido por socialistas y conservadores. El asesinato en sí por su brutal inhumanidad sería la inhabilitación de cualquier idea, de la islámica en cuyo intrínseco fanatismo se ha perpetrado.



Macroasesinato evitable como tantos en aras de la ceguera autoimpuesta por lo políticamente correcto a un Occidente que se tambalea por ese consenso suicida de la estupidez. De los degenerados asesinos nada se sabe. Muchos habían alertado sobre la voluntad criminal del yihadismo en Bélgica. Los servicios de seguridad, que más bien lo son de inseguridad, habían llegado a la conclusión de que no era peligroso. Sería para que no les llamaran racistas.
La desprotección en Europa es una imposición del sistema, un corolario perverso de la declaración de los políticos respecto a los musulmanes como su grupo mascota por excelencia. Desde la masacre en Londres del 7 julio de 2005 se han incrementado sustancialmente los presupuestos de los servicios de información, pero lo que no ha variado ha sido ese velo que cubre al islamismo contra todas sus evidencias genocidas. Nunca en la historia de la Humanidad se ha producido una impostura tan colosal, una desprotección moral e intelectual tan completa.
Las intervenciones de los políticos europeos han sido una exaltación en estado puro de ese consenso suicida de la estupidez. Para el primer ministro de Bélgica, Charles Michel, el acto criminal habría sido “una traición al Islam”. Cualquier musulmán o quien haya leído El Corán habrá pensado de inmediato en que Michel es un perfecto idiota. La secta mahometana promueve y ensalza el asesinato, tanto del no musulmán como del apóstata; el integrismo sólo añade que la mayoría de los musulmanes han apostatado y se encuentran en el estado de paganismo anterior a la predicación de Mahoma.
La segunda idea de Michel fue llamar a la concordia entre las comunidades. Nunca había escuchado una proclamación tan certera y obscena del presunto final de Bélgica como sociedad abierta, a la que es extraña la existencia misma de comunidades. Y para redondear los despropósitos, enfatizó la aportación de la “comunidad musulmana” a su país. Esotérica aportación, ignota, salvo este alevoso crimen en dos puntos neurálgicos de Bruselas.
En Bélgica, la llegada masiva de musulmanes fue una decisión consciente de los socialistas, un proceso de ingeniería social para descristianizar la nación, para modificar sus bases o regularidades, su textura vital, para convertirla en una sociedad multicultural; es decir, para destruirla. En España llegaron con Aznar y con Pujol (frente a los castellano-parlantes) y al reclamo del falso Estado asistencial con la renta mínima de inserción montado por Eduardo Zaplana, en los tiempos en que Mariano Rajoy era ministro de Interior. La intervención de Michel confirma ese consenso suicida del que participan socialistas y conservadores.
No me constan demasiadas condenas oficiales del crimen contra el aeropuerto y el metro de Bruselas, ninguno de esos comunicados rutinarios de los partidos, sólo una nota de la Unión Europea alertando frente a brotes de racismo y xenofobia…contra los musulmanes. Nunca está de más la admonición, pues racismo y xenofobia son execrables, contrarios a la sociedad abierta, pero resulta que el crimen de Bruselas es un evidente acto de xenofobia extrema y en la línea de la absoluta xenofobia del islamismo, cuyas relaciones con los no musulmanes están concretadas en la aleya coránica de la espada: “Matadlos allá donde los encontréis”. Soberana estupidez de la Unión Europea que es incapaz de ver la xenofobia manifiesta para execrar la no manifestada.
La islamización como proceso de ingeniería social es general en Europa. Arde Estocolmo, la pacifista, atrapada en su generoso derecho de asilo, con musulmanes somalíes incendiándolo todo ante la pasividad de la policía y la ineptitud de los políticos, que nunca van a reconocer su culpa en la situación artificialmente generada. Por toda Europa, por sus ciudades más emblemáticas, hay guetos donde ha desaparecido el imperio de la Ley, polvorines armados con subvenciones y ayudas, que no se pueden mantener y que nunca debieron existir. Hay un chantaje de la violencia irrestricta para saquear y desarmar a las sociedades europeas con la complicidad de sus falsos líderes morales y con la protección de los gobiernos.
Por eso, cómplices tanto socialistas como conservadores del suicidio, partícipes del consenso suicida de la estupidez, no queda otra opción que la extremaderecha. Utilizo el término tal como lo usa el sistema sin su carga peyorativa, sabiendo que la definición geométrica es simplista y que sus corrientes son varias y dispares. Es precisa la extremaderecha sea como revulsivo, como la ruptura de ese consenso, como el grito de unas sociedades que no están dispuestas a morir.
Porque lo que se han generado son las bases de un conflicto sangriento de grandes dimensiones que es preciso parar y aún hay tiempo. Esos guetos subvencionados, esos grupos mimados por la asistencia social (el 60% de los varones marroquíes residentes en España están en paro) no se pueden seguir sosteniendo mediante la depredación de las posibles víctimas y, por ende, por este camino, bajo estos políticos, tanto socialistas como conservadores, la situación tenderá a empeorar y mucho.
En sí, el macroasesinato de Bruselas muestra el fracaso del integrismo; reducido a la operatividad de lo que se ha dado en llamar lobos solitarios; una de las estupideces del sistema que dice estar enfrentándose a un nuevo tipo de terrorismo, cuando es simplemente el islamismo, musulmanes que ponen en práctica el precepto del asesinato contra el denominado infiel. Sé muy bien que, con la complicidad culpable de la educación y el periodismo, de los profesores y los periodistas, no se ha explicado a las poblaciones, a las gentes, los peligros que el islamismo representa, ni su condición, ni sus sencillos e inhumanos e inmorales preceptos. He tratado de combatir este oscuro camuflaje porque están en peligro los ateos, los agnósticos y los homosexuales, los primeros de ellos, los socialistas y los conservadores, aunque ellos viven en urbanizaciones de acceso restringido y fuerte seguridad, creadores al tiempo que administradores del conflicto. Antes que reconocer su error están dispuestos a que haya más víctimas; a que se pueda gritar por las calles y las mezquitas la voluntad genocida, para luego seguir desarmando a las víctimas.
Es necesario que Europa despierte y exija responsabilidades por esta inmensa traición y, aquí y ahora, ese despertar sólo puede darse por un ascenso significativo de la extremaderecha en todas las naciones, también en España, que ponga coto y fin al consenso suicida de la estupidez. No lo digo como provocación, sino como llamamiento, desde mi amor a la libertad y a la Europa posible, a la civilización occidental a la que me honro en pertenecer.
Porque todos, socialistas y conservadores, hablan el mismo lenguaje de ese consenso suicida y exhiben la misma estupidez enervante. Pocas horas después de los atentados de París, el ministro del Interior francés, Manuel Valls concedió una entrevista a una de esas biblias degradantes de lo políticamente correcto, “El País”. Es oriundo de españoles. Es una emigración que conozco bien porque hay muchos protagonistas en mi familia. No iban a imponer, no iban a delinquir, no predicaban el asesinato de quienes les acogían. Iban a salir adelante y a sacar adelante a sus familias. Pues bien, Manuel Valls muestra su intensa preocupación porque “el inmigrante musulmán es hoy el chivo expiatorio de los populismos, de la extrema derecha en Francia y en Europa”, de modo que “me preocupa el creciente rechazo a los inmigrantes musulmanes”.
Consenso suicida de la estupidez en estado puro; los musulmanes como grupo mascota de los políticos, de modo que los asesinos que han matado en Bélgica a decenas de inocentes eran meros radicales que para nada interpelan al islamismo. Ningún emigrante español, y que se me perdone la comparativa, hizo algo similar ni se le pasó por la cabeza.
¿Habrá razones para ese rechazo del “inmigrante musulmán”? Porque después de tantos asesinatos –en España la terrible masacre del 11 de marzo de 2004 con 192 muertos, ocultada la autoría islamista por los voceros del PP-, de tantas amenazas a la libertad de expresión, de tantas proclamaciones genocidas, los europeos perciben que se les está llevando, desarmados, a un suicidio colectivo y se han hartado de ese consenso suicida de la estupidez.
Porque un día después de mostrar tan beatíficas preocupaciones el ministro del Interior francés, lo que se produjo en París fue el intento de degollamiento de un militar en París; degollamiento que es la manifestación última y más execrable de racismo y de xenofobia, pues se pretende un sacrificio halal, la consideración de que la víctima es un animal, el chivo expiatorio sin metáfora. Ese rechazo está fundado y es razonable, sobre todo hacia los asesinos radicales, como autodefensa, toda vez que los políticos al uso, tanto socialistas como conservadores, no sólo desarman a las víctimas sino que encima insultan su inteligencia y les quieren obligar a no ver lo evidente, por la sencilla razón de que la clase política europea en su conjunto es culpable; y lo evidente es que con una demografía expansiva y subvencionada, sin aportar nada, aprovechándose de los carísimos servicios públicos y hundiéndolos para todos, lastrando la economía, al menos una parte de los musulmanes parecen haber sido inducidos a pensar que los europeos son tan estúpidos como lo son sus políticos y dan a entender estos. Políticos que, se acumulan los indicios, con frecuencia están comprados con el dinero saudí y de las petromonarquías. Eso es evidente en España en la jefatura del Estado.
Tengo muy buenos amigos palestinos e iraquíes. No son musulmanes. Estas gentes merecen todo el respeto. Combato las ideas, no las razas, ni los orígenes nacionales. Otro absurdo histórico es el de una emigración que supuestamente huye del fracaso de sus sociedades pero que quiere imponer sus bárbaras y atrasadas costumbres. Hay ya una ministra en el Gobierno de Italia defendiendo la legalización de la poligamia y barrios de Europa donde impera la sharia. En Holanda se hacen razias medievales desde los barrios “musulmanes” hasta los de los homosexuales. Son los musulmanes los que están planteando problemas a la convivencia y por eso la extremaderecha, en su ascenso necesario, se presenta como el grito de rebeldía de una sociedad, de unas naciones que no quieren sucumbir y para ello deben arrumbar tanto a socialistas como a conservadores, a ese consenso de lo absurdo degradante.
Porque vemos que se radicaliza la segunda generación, sin futuro, drogodependiente de unas ayudas estatales que nunca debieron existir y que ahora, simplemente, no pueden mantenerse. Que la demografía expansiva musulmana incrementará el conflicto latente en un horizonte inmediato. Ni se puede conceder ni se puede permitir mantener la nacionalidad a quien predica o es partidario del asesinato de los europeos. Los viejos europeos están sufriendo el racismo y la xenofobia contra ellos en sus propias naciones y encima están siendo todo el día acusados por sus políticos y sus medios de comunicación prostituidos de racistas y xenófobos. No hay otra integración que el trabajo y la otra alternativa es la expulsión. Tolerancia cero con los integristas, por supuesto.
Los hispanoamericanos pertenecen a nuestra misma cultura, tienen nuestra misma religión, se mueven en los parámetros de la civilización occidental; siento hacia ellos una lógica fraternidad. Por supuesto, no hacia grupos de delincuentes organizados como los Latin Kings o los Ñetas. Ninguna sociedad admite la llegada ni la instalación de delincuentes. Sólo en este tiempo de degradación y decadencia, pero los culpables son los políticos. Y hay que ir a por ellos.
No pertenezco a la extrema derecha, y quizás en el futuro tenga que confrontarme con ella si se sale de la defensa de valores e ideas para enfangarse en simplismos etnicistas del cientificismo decimonónico. Sólo un ascenso imparable de la extremaderecha puede dar la voz de la rebelión contra el consenso suicida de la estupidez mantenido por una casta parasitaria que ha jugado al filoislamismo, al multiculturalismo y a la ingeniería social y que lejos de enmendar su error, y reconocer su fracaso, persiste en sus anatemas abracadabrantes, en sus admoniciones inconsistentes y cegatas.
En España sería deseable o una nueva oferta superadora e integradora o una coalición articulada de partidos patrióticos, desde el socialcristianismo de Alternativa Española a Soluciona, sobre puntos comunes, dejando en el desván las viejas rencillas y los debates ora históricos ora de pureza ideológica esterilizante cuando se trata de abrir puertas al sentido común y sobrevivir. Lanzo el guante porque, aquí y ahora, frente al consenso suicida de la estupidez de socialistas y conservadores, en esta etapa postPP, con ese partido en proceso de autodestrucción irreversible, con un Podemos cada vez más encanallado y con el PSOE moribundo sin renovación posible, no hay otra opción que la extremaderecha.

http://www.alertadigital.com/2016/03/22/solo-un-ascenso-imparable-de-la-extrema-derecha-puede-salvar-a-occidente/#comment-703778

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18884
Puntos patrióticos : 362945
Reputación : 18470
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Sólo un ascenso imparable de la extrema derecha puede salvar a Occidente

Mensaje por Aurelioj_2003 el Miér Mar 23 2016, 23:06

Como ya dije en otro foro, todos los que han leído mis aportaciones a este foro saben de sobra cuáles son mis teorías políticas. No soy de extrema derecha... Ni siquiera soy "de derechas". Pero, considerando los hechos que han venido ocurriendo desde hace unos 20 años en Europa, parece ser que la única solución posible a todo este asunto de los "refugiados" y la inmigración descontrolada (nos hemos enfocado mucho en los moros, pero todos son un problema) es la extrema derecha.

Esos sí tendrán los cojones necesarios para echarlos de Europa, si es necesario en compañía de toda su familia y de los rojos que tanto los quieren. De quitarles la ciudadanía, porque, sin importar donde hayan nacido, no son europeos. No lo son por no tener sangre europea, ni costumbres o tradiciones europeas. Y no nos limitemos a echarlos... Hay que impedirles volver. No los queremos ni jugando en nuestros equipos de fútbol.

Los socialistas en toda Europa han sido los más vulgares traidores (a veces creo que también son subnormales profundos), que han permitido que nuestros países se llenen de gente que viene a vivir del cuento para, a la menor oportunidad, matarnos. No es la primera vez que matan, violan y cometen todo tipo de crímenes violentos. ¿Y nosotros? Seguimos pensando que pueden "incorporarse" a nuestras sociedades civilizadas cuando ellos no vienen de una civilización. Se han quedado anclados en la Edad Media (antes del año 1.000 A.D.) y no han querido evolucionar.

Sin embargo, en España somos peores... Aquí el miserable que abrió la puerta a este desastre fue un inútil que dice que es de derecha... Que es Cristiano... Que es español... El señor Aznar es tan miserable que nos inundó de vagos y criminales bajo la excusa de "van a pagar nuestras pensiones"... ¿Cómo va a ser eso señor Aznar cuando hemos tenido que emigrar porque ellos se han quedado con nuestros trabajos? ¿Qué dice ahora de sus admirados inmigrantes cuando no han sido más que una sarta de problemas? ¿Qué dice ahora con los atentados cometidos por sus amigos musulmanes? A Rajoy no le pregunto nada porque es tan estúpido que ni siquiera se ha enterado del problema por el cual estamos pasando. De Zapatero, ni hablemos porque él está en la lista de los socialistas traidores. Y quienes votaron por él dos veces seguidas, en la lista de los imbéciles...

Aurelioj_2003
55-Alférez
55-Alférez

Trofeos y Medallas : *8*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 6425
Puntos patrióticos : 80957
Reputación : 36716
Fecha de inscripción : 25/06/2014
Edad : 53
Localización : Expatriado... ¿Hasta cuándo, Dios mío?

Volver arriba Ir abajo

Sólo un ascenso imparable de la extrema derecha puede salvar a Occidente

Mensaje por Juanma_Breda el Vie Ago 19 2016, 16:32


Manifestantes alemanes contra el islam


ED/Reproducido.- En el macroatentado terrorista que ha sufrido la capital de Bélgica, con al menos 26 muertos, lo más inquietante es la falta de respuesta de la clase política o el sinsentido de la respuesta en ese consenso suicida de la estupidez compartido por socialistas y conservadores. El asesinato en sí por su brutal inhumanidad sería la inhabilitación de cualquier idea, de la islámica en cuyo intrínseco fanatismo se ha perpetrado.
Macroasesinato evitable como tantos en aras de la ceguera autoimpuesta por lo políticamente correcto a un Occidente que se tambalea por ese consenso suicida de la estupidez. De los degenerados asesinos nada se sabe. Muchos habían alertado sobre la voluntad criminal del yihadismo en Bélgica. Los servicios de seguridad, que más bien lo son de inseguridad, habían llegado a la conclusión de que no era peligroso. Sería para que no les llamaran racistas.
La desprotección en Europa es una imposición del sistema, un corolario perverso de la declaración de los políticos respecto a los musulmanes como su grupo mascota por excelencia. Desde la masacre en Londres del 7 julio de 2005 se han incrementado sustancialmente los presupuestos de los servicios de información, pero lo que no ha variado ha sido ese velo que cubre al islamismo contra todas sus evidencias genocidas. Nunca en la historia de la Humanidad se ha producido una impostura tan colosal, una desprotección moral e intelectual tan completa.
Las intervenciones de los políticos europeos han sido una exaltación en estado puro de ese consenso suicida de la estupidez. Para el primer ministro de Bélgica, Charles Michel, el acto criminal habría sido “una traición al Islam”. Cualquier musulmán o quien haya leído El Corán habrá pensado de inmediato en que Michel es un perfecto idiota. La secta mahometana promueve y ensalza el asesinato, tanto del no musulmán como del apóstata; el integrismo sólo añade que la mayoría de los musulmanes han apostatado y se encuentran en el estado de paganismo anterior a la predicación de Mahoma.
La segunda idea de Michel fue llamar a la concordia entre las comunidades. Nunca había escuchado una proclamación tan certera y obscena del presunto final de Bélgica como sociedad abierta, a la que es extraña la existencia misma de comunidades. Y para redondear los despropósitos, enfatizó la aportación de la “comunidad musulmana” a su país. Esotérica aportación, ignota, salvo este alevoso crimen en dos puntos neurálgicos de Bruselas.
En Bélgica, la llegada masiva de musulmanes fue una decisión consciente de los socialistas, un proceso de ingeniería social para descristianizar la nación, para modificar sus bases o regularidades, su textura vital, para convertirla en una sociedad multicultural; es decir, para destruirla. En España llegaron con Aznar y con Pujol (frente a los castellano-parlantes) y al reclamo del falso Estado asistencial con la renta mínima de inserción montado por Eduardo Zaplana, en los tiempos en que Mariano Rajoy era ministro de Interior. La intervención de Michel confirma ese consenso suicida del que participan socialistas y conservadores.
No me constan demasiadas condenas oficiales del crimen contra el aeropuerto y el metro de Bruselas, ninguno de esos comunicados rutinarios de los partidos, sólo una nota de la Unión Europea alertando frente a brotes de racismo y xenofobia…contra los musulmanes. Nunca está de más la admonición, pues racismo y xenofobia son execrables, contrarios a la sociedad abierta, pero resulta que el crimen de Bruselas es un evidente acto de xenofobia extrema y en la línea de la absoluta xenofobia del islamismo, cuyas relaciones con los no musulmanes están concretadas en la aleya coránica de la espada: “Matadlos allá donde los encontréis”. Soberana estupidez de la Unión Europea que es incapaz de ver la xenofobia manifiesta para execrar la no manifestada.
La islamización como proceso de ingeniería social es general en Europa. Arde Estocolmo, la pacifista, atrapada en su generoso derecho de asilo, con musulmanes somalíes incendiándolo todo ante la pasividad de la policía y la ineptitud de los políticos, que nunca van a reconocer su culpa en la situación artificialmente generada. Por toda Europa, por sus ciudades más emblemáticas, hay guetos donde ha desaparecido el imperio de la Ley, polvorines armados con subvenciones y ayudas, que no se pueden mantener y que nunca debieron existir. Hay un chantaje de la violencia irrestricta para saquear y desarmar a las sociedades europeas con la complicidad de sus falsos líderes morales y con la protección de los gobiernos.
Por eso, cómplices tanto socialistas como conservadores del suicidio, partícipes del consenso suicida de la estupidez, no queda otra opción que la extremaderecha. Utilizo el término tal como lo usa el sistema sin su carga peyorativa, sabiendo que la definición geométrica es simplista y que sus corrientes son varias y dispares. Es precisa la extremaderecha sea como revulsivo, como la ruptura de ese consenso, como el grito de unas sociedades que no están dispuestas a morir.
Porque lo que se han generado son las bases de un conflicto sangriento de grandes dimensiones que es preciso parar y aún hay tiempo. Esos guetos subvencionados, esos grupos mimados por la asistencia social (el 60% de los varones marroquíes residentes en España están en paro) no se pueden seguir sosteniendo mediante la depredación de las posibles víctimas y, por ende, por este camino, bajo estos políticos, tanto socialistas como conservadores, la situación tenderá a empeorar y mucho.
En sí, el macroasesinato de Bruselas muestra el fracaso del integrismo; reducido a la operatividad de lo que se ha dado en llamar lobos solitarios; una de las estupideces del sistema que dice estar enfrentándose a un nuevo tipo de terrorismo, cuando es simplemente el islamismo, musulmanes que ponen en práctica el precepto del asesinato contra el denominado infiel. Sé muy bien que, con la complicidad culpable de la educación y el periodismo, de los profesores y los periodistas, no se ha explicado a las poblaciones, a las gentes, los peligros que el islamismo representa, ni su condición, ni sus sencillos e inhumanos e inmorales preceptos. He tratado de combatir este oscuro camuflaje porque están en peligro los ateos, los agnósticos y los homosexuales, los primeros de ellos, los socialistas y los conservadores, aunque ellos viven en urbanizaciones de acceso restringido y fuerte seguridad, creadores al tiempo que administradores del conflicto. Antes que reconocer su error están dispuestos a que haya más víctimas; a que se pueda gritar por las calles y las mezquitas la voluntad genocida, para luego seguir desarmando a las víctimas.
Es necesario que Europa despierte y exija responsabilidades por esta inmensa traición y, aquí y ahora, ese despertar sólo puede darse por un ascenso significativo de la extremaderecha en todas las naciones, también en España, que ponga coto y fin al consenso suicida de la estupidez. No lo digo como provocación, sino como llamamiento, desde mi amor a la libertad y a la Europa posible, a la civilización occidental a la que me honro en pertenecer.
Porque todos, socialistas y conservadores, hablan el mismo lenguaje de ese consenso suicida y exhiben la misma estupidez enervante. Pocas horas después de los atentados de París, el ministro del Interior francés, Manuel Valls concedió una entrevista a una de esas biblias degradantes de lo políticamente correcto, “El País”. Es oriundo de españoles. Es una emigración que conozco bien porque hay muchos protagonistas en mi familia. No iban a imponer, no iban a delinquir, no predicaban el asesinato de quienes les acogían. Iban a salir adelante y a sacar adelante a sus familias. Pues bien, Manuel Valls muestra su intensa preocupación porque “el inmigrante musulmán es hoy el chivo expiatorio de los populismos, de la extrema derecha en Francia y en Europa”, de modo que “me preocupa el creciente rechazo a los inmigrantes musulmanes”.
Consenso suicida de la estupidez en estado puro; los musulmanes como grupo mascota de los políticos, de modo que los asesinos que han matado en Bélgica a decenas de inocentes eran meros radicales que para nada interpelan al islamismo. Ningún emigrante español, y que se me perdone la comparativa, hizo algo similar ni se le pasó por la cabeza.
¿Habrá razones para ese rechazo del “inmigrante musulmán”? Porque después de tantos asesinatos –en España la terrible masacre del 11 de marzo de 2004 con 192 muertos, ocultada la autoría islamista por los voceros del PP-, de tantas amenazas a la libertad de expresión, de tantas proclamaciones genocidas, los europeos perciben que se les está llevando, desarmados, a un suicidio colectivo y se han hartado de ese consenso suicida de la estupidez.
Porque un día después de mostrar tan beatíficas preocupaciones el ministro del Interior francés, lo que se produjo en París fue el intento de degollamiento de un militar en París; degollamiento que es la manifestación última y más execrable de racismo y de xenofobia, pues se pretende un sacrificio halal, la consideración de que la víctima es un animal, el chivo expiatorio sin metáfora. Ese rechazo está fundado y es razonable, sobre todo hacia los asesinos radicales, como autodefensa, toda vez que los políticos al uso, tanto socialistas como conservadores, no sólo desarman a las víctimas sino que encima insultan su inteligencia y les quieren obligar a no ver lo evidente, por la sencilla razón de que la clase política europea en su conjunto es culpable; y lo evidente es que con una demografía expansiva y subvencionada, sin aportar nada, aprovechándose de los carísimos servicios públicos y hundiéndolos para todos, lastrando la economía, al menos una parte de los musulmanes parecen haber sido inducidos a pensar que los europeos son tan estúpidos como lo son sus políticos y dan a entender estos. Políticos que, se acumulan los indicios, con frecuencia están comprados con el dinero saudí y de las petromonarquías. Eso es evidente en España en la jefatura del Estado.
Tengo muy buenos amigos palestinos e iraquíes. No son musulmanes. Estas gentes merecen todo el respeto. Combato las ideas, no las razas, ni los orígenes nacionales. Otro absurdo histórico es el de una emigración que supuestamente huye del fracaso de sus sociedades pero que quiere imponer sus bárbaras y atrasadas costumbres. Hay ya una ministra en el Gobierno de Italia defendiendo la legalización de la poligamia y barrios de Europa donde impera la sharia. En Holanda se hacen razias medievales desde los barrios “musulmanes” hasta los de los homosexuales. Son los musulmanes los que están planteando problemas a la convivencia y por eso la extremaderecha, en su ascenso necesario, se presenta como el grito de rebeldía de una sociedad, de unas naciones que no quieren sucumbir y para ello deben arrumbar tanto a socialistas como a conservadores, a ese consenso de lo absurdo degradante.
Porque vemos que se radicaliza la segunda generación, sin futuro, drogodependiente de unas ayudas estatales que nunca debieron existir y que ahora, simplemente, no pueden mantenerse. Que la demografía expansiva musulmana incrementará el conflicto latente en un horizonte inmediato. Ni se puede conceder ni se puede permitir mantener la nacionalidad a quien predica o es partidario del asesinato de los europeos. Los viejos europeos están sufriendo el racismo y la xenofobia contra ellos en sus propias naciones y encima están siendo todo el día acusados por sus políticos y sus medios de comunicación prostituidos de racistas y xenófobos. No hay otra integración que el trabajo y la otra alternativa es la expulsión. Tolerancia cero con los integristas, por supuesto.
Los hispanoamericanos pertenecen a nuestra misma cultura, tienen nuestra misma religión, se mueven en los parámetros de la civilización occidental; siento hacia ellos una lógica fraternidad. Por supuesto, no hacia grupos de delincuentes organizados como los Latin Kings o los Ñetas. Ninguna sociedad admite la llegada ni la instalación de delincuentes. Sólo en este tiempo de degradación y decadencia, pero los culpables son los políticos. Y hay que ir a por ellos.
No pertenezco a la extrema derecha, y quizás en el futuro tenga que confrontarme con ella si se sale de la defensa de valores e ideas para enfangarse en simplismos etnicistas del cientificismo decimonónico. Sólo un ascenso imparable de la extremaderecha puede dar la voz de la rebelión contra el consenso suicida de la estupidez mantenido por una casta parasitaria que ha jugado al filoislamismo, al multiculturalismo y a la ingeniería social y que lejos de enmendar su error, y reconocer su fracaso, persiste en sus anatemas abracadabrantes, en sus admoniciones inconsistentes y cegatas.
En España sería deseable o una nueva oferta superadora e integradora o una coalición articulada de partidos patrióticos, desde el socialcristianismo de Alternativa Española a Soluciona, sobre puntos comunes, dejando en el desván las viejas rencillas y los debates ora históricos ora de pureza ideológica esterilizante cuando se trata de abrir puertas al sentido común y sobrevivir. Lanzo el guante porque, aquí y ahora, frente al consenso suicida de la estupidez de socialistas y conservadores, en esta etapa postPP, con ese partido en proceso de autodestrucción irreversible, con un Podemos cada vez más encanallado y con el PSOE moribundo sin renovación posible, no hay otra opción que la extremaderecha.



http://www.alertadigital.com/2016/03/22/solo-un-ascenso-imparable-de-la-extrema-derecha-puede-salvar-a-occidente/

Juanma_Breda
44-Subteniente
44-Subteniente

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 4155
Puntos patrióticos : 30289
Reputación : 12890
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Edad : 34
Localización : Cádiz

Volver arriba Ir abajo

Re: Sólo un ascenso imparable de la extrema derecha puede salvar a Occidente

Mensaje por JoséUEI el Vie Ago 19 2016, 18:52

Yo sería incluido en ese grupo llamado ''extrema derecha'' pero abomino tal calificación porque la extrema derecha no existe. Los movimientos genuinos nacionales de carácter patriótico y nacionalista no tienen nada de extrema derecha.

El artículo comete varios errores: hace un flaco favor al tildar de extrema derecha a un movimiento ''salvador''; culpar a los musulmanes como elemento de odio hacia Europa sin hacer énfasis en las élites económicas interesadas, aludiendo simplemente a las políticas multiculturalistas pro-islamistas de hoy en día; mencionar el 11-M, mejor no digo nada al respecto; ''Combato las ideas, no las razas, ni los orígenes nacionales'', pues las razas y los orígenes nacionales van íntimamente ligados a las ideas.


Entiendo el propósito del artículo, pero, en mi opinión, debería haber sido hecho de otra manera.

Por cierto Juanma, te recomiendo para otra vez, que al menos, entre los párrafos, añadas de manera manual un espacio, si no, la lectura se hace bastante pesada con todo ahí apelotonado jeje.


Añado un vídeo de William Pierce con el que concuerdo al 100%, ''así es la vida''.



JoséUEI
11-Cabo
11-Cabo

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 426
Puntos patrióticos : 3784
Reputación : 1133
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Edad : 19
Localización : España

Volver arriba Ir abajo

Re: Sólo un ascenso imparable de la extrema derecha puede salvar a Occidente

Mensaje por Juanma_Breda el Sáb Ago 20 2016, 02:18

Es que después de leerlo lo copié y pegué aquí, aparte que en estos artículos largos suelo escucharlo más sen loquendo que leerlo.

Juanma_Breda
44-Subteniente
44-Subteniente

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 4155
Puntos patrióticos : 30289
Reputación : 12890
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Edad : 34
Localización : Cádiz

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.