Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Hoy a las 12:20 por deuteros

» El CEIP Rosalía de Castro celebra con una jura de bandera escolar su españolidad y la democracia
Hoy a las 00:14 por Torquemada2014

» NO NOS DESTROCÉIS A LOS HÉROES.
Hoy a las 00:04 por HIMNOSHISTORICOS

» La Guerra de las Naranjas, el origen de la vigente disputa territorial entre Portugal y España
Ayer a las 22:29 por HIMNOSHISTORICOS

» Eslovaquia aprueba una ley para evitar la propagación del islam
Ayer a las 21:44 por HIMNOSHISTORICOS

» Lee y escucha la letra propuesta para el himno de España en una iniciativa de Change.org
Ayer a las 18:37 por Neilo65

» Qué fue de… Javier Arizmendi: ¿otro futbolista de extrema derecha?
Ayer a las 15:39 por Juanma_Breda

» "Casa Nostra, Casa Vostra" 300 entidades y personalidades reclaman implicarse en la acogida de refugiados
Ayer a las 14:40 por Juanma_Breda

» ¿Por qué un dictador de izquierdas no es un dictador?
Ayer a las 13:16 por HIMNOSHISTORICOS

» Franco Ese Hombre Pelicula Completa En Español
Ayer a las 12:37 por HIMNOSHISTORICOS

» Biografías de Patriotas Vascongados
Ayer a las 10:57 por ilustrado

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 134 SOBRE EL ESPIRITISMO Y EL UNIVERSO
Ayer a las 09:41 por Antonio García Fuentes

» Cristiano Ronaldo, acusado de evadir 150 millones con varias sociedades en un paraíso fiscal
Ayer a las 07:17 por BRUC

» ¿ Porque Gibraltar es una colonia y Ceuta y Melilla no ?
Vie Dic 02 2016, 22:05 por Valle

» Historia del Camino de Santiago
Vie Dic 02 2016, 20:25 por ilustrado

» Reino Hispano-visigodo
Vie Dic 02 2016, 20:17 por ilustrado

» Así acosan por WhatsApp a una chica de 19 años
Vie Dic 02 2016, 19:26 por ilustrado

» Manifiesto: Cada Nación debe buscar su Movimiento Patriótico
Vie Dic 02 2016, 16:04 por La Revolución por Hacer

» Así fue … Assad: “Putin es el único defensor del cristianismo”
Vie Dic 02 2016, 14:03 por Juanma_Breda

» Patriotas participantes en acto del 20N dan una paliza al activista Lagarder por gritar "Franco, asesino"
Vie Dic 02 2016, 13:11 por Clemente

» TV marroquí ofrece tutorial a mujeres de cómo maquillar huellas de maltrato
Vie Dic 02 2016, 12:46 por El Zorro

» Madrid, París y Ciudad de México vetarán los coches diésel a partir del 2025
Vie Dic 02 2016, 11:05 por BRUC

» Costo y rendimiento de un preso en España
Vie Dic 02 2016, 10:30 por Antonio García Fuentes

» Historia de las Fallas
Vie Dic 02 2016, 10:21 por HIMNOSHISTORICOS

» TEJERO ROMPE SU SILENCIO, LEE ESTA CARTA Y OPINA.
Vie Dic 02 2016, 05:56 por BRUC

» Los secretos del 23F y los GAL pueden tener los días contados
Vie Dic 02 2016, 01:53 por Torquemada2014

» Gabriel Rufián, ese independentista y marxista
Vie Dic 02 2016, 01:53 por Neilo65

» El Ejército, la Policía Nacional, la Guardia Civil, los Mossos de Esquadra y la Guardia Urbana desahuciados del Salón de la Infancia de Barcelona
Vie Dic 02 2016, 01:50 por Torquemada2014

» Novedades de Gibraltar
Jue Dic 01 2016, 22:57 por El Zorro

» Esta es TODA LA INFORMACIÓN de la tragedia aérea de Chapecoense
Jue Dic 01 2016, 22:01 por HIMNOSHISTORICOS

» Vídeos sobre los separatas catalanes, se van a cagar.
Jue Dic 01 2016, 18:40 por ruedex

» Un estudio evidencia la ineficacia de los 'programas de educación sexual'
Jue Dic 01 2016, 17:44 por BRUC

» ¿Han encontrado el oro perdido de Hitler en el naufragio del «Titanic» nazi?
Jue Dic 01 2016, 17:32 por BRUC

» Encuesta sobre simpatía o afinidad política
Jue Dic 01 2016, 16:53 por La Revolución por Hacer

» En un mundo inseguro y que ya da asco
Jue Dic 01 2016, 10:18 por Antonio García Fuentes

» PORRA: FC Barcelona Vs Real Madrid (3-12-2016)
Jue Dic 01 2016, 02:04 por HispanoCortés501

» DONALD TRUMP es una persona de maravilla y PUTIN cree en él.
Jue Dic 01 2016, 01:59 por HispanoCortés501

» Las 10 noticias más censuradas del año 2015 y 2016
Jue Dic 01 2016, 01:56 por HispanoCortés501

» Otegui se queda sin ir a Cuba al no poder sobrevolar el espacio aéreo de Estados Unidos
Jue Dic 01 2016, 01:47 por HispanoCortés501

» EL IMÁN SUPREMO DE CANARIAS EXIGE MÁS AYUDAS Y ADVIERTE: “DE LO CONTRARIO, HABRÁ MÁS TERRORISMO”
Jue Dic 01 2016, 01:45 por HispanoCortés501

» La Unesco declara las Fallas de Valencia Patrimonio de la Humanidad
Jue Dic 01 2016, 01:41 por HispanoCortés501

» Digno de ver: una hispanocubana sacando de quicio a los castristas en un debate televisivo
Jue Dic 01 2016, 01:27 por HispanoCortés501

» El fusilamiento de Muñoz Seca contado por su nieto, Alfonso Ussía
Miér Nov 30 2016, 20:40 por HIMNOSHISTORICOS

» BOBOS DE LA TRIBU
Miér Nov 30 2016, 18:29 por La Revolución por Hacer

» Los indefensos ante la violencia de género
Miér Nov 30 2016, 10:55 por Antonio García Fuentes

» Nacionalismo proteccionista versus Nacionalismo liberal
Miér Nov 30 2016, 01:49 por ilustrado

» Genocidios del Imperio británico
Miér Nov 30 2016, 01:21 por ilustrado

» Más de 200 altos cargos del Gobierno de Puigdemont cobran más que Rajoy.
Miér Nov 30 2016, 00:30 por niunpasoatras.org

» En China aprueban pena de muerte para políticos corruptos
Mar Nov 29 2016, 22:55 por El Zorro

» JUAN GARCÍA CARRÉS
Mar Nov 29 2016, 22:00 por HIMNOSHISTORICOS

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Reyno de Navarra: Cultura, Etnografía, Literatura y Tradiciones

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Reyno de Navarra: Cultura, Etnografía, Literatura y Tradiciones

Mensaje por ilustrado el Vie Abr 01 2016, 12:39

Reyno de Navarra

Cultura, Etnografía, Literatura y Tradiciones


Serie de artículos sobre la cultura, la literatura, la etnografía y, en general, las tradiciones del pueblo navarro y el viejo Reyno de Navarra, publicados en Patriotas Vascongados
Navarra foral y española. Navarra, tierra de diversidad.







Última edición por ilustrado el Vie Abr 01 2016, 12:58, editado 3 veces

ilustrado
32-Sargento 1º
32-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *6*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1952
Puntos patrióticos : 57245
Reputación : 4568
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Reyno de Navarra: Cultura, Etnografía, Literatura y Tradiciones

Mensaje por ilustrado el Vie Abr 01 2016, 12:44




Literatura navarra en el Medievo


ESTUDIOS SOBRE LA LITERATURA DE NAVARRA

Tradicionalmente se ha venido repitiendo el tópico sobre la insignificante aportación literaria de escritores navarros en lengua castellana. La inexistencia de una Historia de la Literatura en Navarra de forma rigurosa y completa es lo que ha motivado que el Equipo HILINA de la Universidad de Navarra se dedique a su investigación en el proyecto Historia de Literaria de Navarra, desde sus orígenes hasta nuestros días.

El pionero en el estudio literario de Navarra fue José Zalba, con el artículo Páginas de la historia literaria de Navarra, publicado en 1924 en la revista Euskalerriaren Alde, que ofrece una serie de breves apuntes sobre varios escritores navarros desde los orígenes medievales hasta el siglo XX.

Manuel Iribarren hizo el segundo intento con Escritores navarros de ayer y de hoy(Pamplona, Editorial Gómez, 1970), presentada en formato diccionario, con breves referencias para cada autor.

José María Corella Iráizoz fija una primera Historia de la literatura navarra, Ensayo para una obra literaria del viejo Reino (Pamplona, Ediciones Pregón, 1973), que se completa con una pequeña antología de textos, una bibliografía y sendos índices onomástico y toponímico.

Fernando González Ollé realiza para el Gobierno de Navarra en 1989 unos rigurosos y eruditos trabajos monográficos, y en especial, su síntesis Introducción a la historia literaria de Navarra, que alcanza solo hasta finales del siglo XIX.

Otras aportaciones posteriores son las de Félix Maraña en su trabajo Pamplona y otros relatos, y las de José María Romera Gutiérrez en la entrada Literatura de la Gran Enciclopedia Navarra.

Emilio Echevarren y Tomás Yerro reunieron dos tomos antológicos en Escritos navarros actuales (Pamplona, Gobierno de Navarra, 1990), importantes por reunir variados textos de varios autores contemporáneos.

Por último, José María Larrea Muxica y Periko Díez de Ultzurrun centraron su atención en los escritores en vascuence, en dos volúmenes de su trabajo Nafarroako euskal idazleak(1987 y 1994).



HISTORIA DE LA LITERATURA NAVARRA, POR JOSÉ MARÍA CORELLA


CARACTERÍSTICAS DE LA LITERATURA NAVARRA EN LA EDAD MEDIA

1- Escritos Literarios

Algunos historiadores de literatura incluyen en sus estudios obras que en sentido estricto no pertenecen al terreno de la literatura sino que son tratados de filosofía, historia, oratoria, ciencias, artes, etc. Esta tendencia es más acusada cuando se trata de la Edad Media, porque son muy pocos los textos estrictamente literarios y por ellos los investigadores tratan de rellenar el vacío con obras de corte más científico y erudito, que no son literatura, aunque puedan aportar algunos valores literarios.


2- Límites Geográficos

Los límites geográficos del Reino de Pamplona y más tarde de Navarra fueron muy variables en el periodo medieval, ya que en algún momento pertenecieron las Vascongadas, la merindad de Ultrapuertos, territorios de La Rioja y Aragón, etc. Se considera literatura navarra a las obras que los escritores concebían dentro de los territorios en comprendía en territorio en cada momento.


3- Orden Lingüístico

Hay que tener en cuenta la riqueza y diversidad idiomática de Navarra a lo largo de su historia:

el latín: lengua culta ligada a los monasterios, difusores de cultura.

el vascuence: lengua del pueblo en buena parte del territorio, pero se trata de una lengua de tradición oral que pasó tardíamente a ser escrita, pues sus primeras manifestaciones literarias escritas no se presentan hasta el siglo XVI.

el romance navarro: dialecto romance derivado del latín en territorio navarro, también conocido como navarroaragonés, aunque con rasgos lingüísticos propios que permiten diferenciarlo según demostraron los estudios de Fernando González Ollé y Carmen Saralegui. Fue la lengua oficial de la Corte navarra, ya que facilitaba el entendimiento con el resto de reinos cristianos.

el árabe: lengua hablada por población musulmana.

el hebreo: lengua hablada en importantes juderías de ciudades como Pamplona, Estella, Viana, Los Arcos, Tudela, etc. que cuentan con la protección real.

los dialectos occitanos: lenguas correspondientes a la población de origen franco

Habría que considerar la extensión geográfica y difusión social de cada una de estas lenguas, pero lo que no hay ninguna duda es que todas ellas dejaron testimonios literarios escritos durante la Edad Media, con la excepción del euskera de tradición oral y cuyas primeras manifestaciones literarias impresas se encuentran a partir del siglo XVI.


4- Influencia Política y Cultural

Esta tierra fue cruce de culturas, idiomas y religiones, encrucijada de caminos, y esa circunstancia tuvo importantes repercusiones culturales. Más aún, teniendo en cuenta la importancia del proceso histórico de la Reconquista, y las relaciones que mantuvo con sus poderosos vecinos (Aragón, Castilla, Francia), y los largos periodos de unión dinástica con Aragón y con Francia.

La importancia del Camino de Santiago y la reforma de la cultura cluniacense, con la correspondiente llegada de ideas y movimientos artísticos de Europa, fueron factores muy influyentes en el desarrollo de la diversidad cultural de Navarra.

De igual manera, fueron determinantes las relaciones políticas y diplomáticas establecidas con los demás reinos hispánicos y con los territorios franceses.

Estos factores históricos determinaron los hechos culturales, y por lo tanto los literarios.



ITINERARIOS DEL CAMINO DE SANTIAGO POR NAVARRA


PRIMEROS TESTIMONIOS LITERARIOS

El monasterio benedictino de San Salvador de Leire fue un importante núcleo de extensión del romance navarro.

Un importante documento escrito en el romance navarro son las Glosas del monasterio de San Millán de la Cogolla del siglo X, monasterio situado en territorio riojano, pero bajo dominio del Reino de Pamplona en aquel momento. Las glosas son breves apuntes en lengua romance que los copistas colocaban interlineadas o en los márgenes de documentos latinos para aclarar determinadas palabras cuyo significado latino empezaba ya a serles dificultoso entender.

Gonzalo de Berceo, (Berceo, 1197 – 1264), fue un poeta riojano, el primero conocido en escribir en lengua castellana, que además incluía palabras en euskera.

Antiguamente, aparte del castellano se conocía el euskera en La Rioja, y por eso Gonzalo de Berceo, uno de los primeros escritores en lengua castellana utilizaba palabras vascas comobildur "miedo" ("Don Bildur"), gabe "sin" o "privado de"; o çatico que viene del euskera zatiko"pedacito", entre otras más.



MONASTERIO SAN MILLÁN DE LA COGOLLA


Los primeros literatos son abades del monasterio navarro de San Martín de Albelda en el siglo X. Salvio, es autor de la Regla a las vírgenes sagradas, y de varios himnos religiosos. Vigila, colector de Concilios, historiador y poeta, es autor del Códice Vigilano, o Códoce Albendense.

El Poema de la reina Leodegundia (Versi domna Leodegundia regina) se conserva en el misceláneo Códice de Roda, que aparece haber sido escrito hacia finales del siglo X. Se trata de una canción epitalámica (87 versos latinos distribuidos en trípticos) compuesta para las bodas de esta princesa asturiana con un infante o rey navarro. Con las letras iniciales de los versos se lee esto acróstico: “Leodegundia pulc(h)ra Ordonii filia” (Leodegundia, bella hija de Ordoño).


Cotarelo nos ha ofrecido una versión castellana del mismo:
“Brote copioso raudal de duces loas, tan dulces como los arpegios de la flauta, y batamos palmas celebrando jubilosos a la excelsa hija de Ordoño, Leodegundia. / Flor preciadisima de famosa estirpe regia, ornato de la alcurnia paterna, gloria sublime de la materna. / Con himnos de suave melodía, alabemos sus virtudes esplendentes, su clara elocuencia, su hondo saber en letras humanas y sagrada doctrina...”

Este poema demuestra que en este temprano momento ya existía una actividad cultural literaria y musical, en el reino de Pamplona. En el mismo Códice de Roda se conservan otros textos interesantes como las genealogías de los reyes navarros y un elogio de Pamplona, en latín también.



CÓDICE DE RADA


LITERATURA HEBRAICA Y ÁRABE

Durante los siglos XI y XII, las mejores muestras literarias son hebraicas. La ciudad de Tudela, y en concreto su judería (la más importante de Navarra), fue el lugar de origen de tres judíos navarros ilustres y universales: Yehudá Ha-Leví, Abraham Ibn Ezra y Benjamín de Tudela. La cultura hispano judía alcanza un gran desarrollo en estos siglos en torno al reino de taifa de los Banu Hud en Zaragoza, y Tudela sería una prolongación de la taifa zaragozana hasta en año 1119, en que es incorporada a la Cristiandad por Alfonso I en Batallador.

Estos tres judíos nacieron en Tudela en una franja temporal de unos cincuenta años entre los siglo XI y XII, en un momento que es considerado la Edad de Oro de la comunidad judía. Representan la poesía, la ciencia y los libros de viajes, siendo su conjunto una singular aportación a la cultura de ese momento.


Yehudá Ha-Leví (Tudela, 1075 - Alejandría, 1141), poeta, médico, filósofo y teólogo judío, considerado el mejor poeta sefardí, fue llamado por Menéndez Pelayo “príncipe de los poetas hebreico-hispanos”.

Hombre de profundos conocimientos, especialmente en los campos de la medicina (área que llegó a desempeñar profesionalmente), filosofía griega y literatura de los rabinos, realizó importantes estudios sobre la Biblia hebrea. Escribió Sefe ha-kusari donde intenta demostrar la verdad del judaísmo frente al cristianismo y mahometanos.

Su obra fundamental es Kitab alhuyya wa-l-dalil fi nusr al-din al-dalil (Libro de la prueba y del fundamento sobre la defensa de la religión menospreciada), escrita entre los años 1130 y 1140, traducida al hebreo por Yehuda' ibn-Tibbon en 1167 como Sepher ha-Kuzar y comúnmente conocida bajo el título del Cuzary, obra a caballo entre la tradición y el idealismo, que parte de cinco discursos que Cuzar, rey de los cuzareos, mantiene con un sabio hebreo, uno cristiano y un doctor musulmán, acerca de su conversión al judaísmo.



YEHUDA HA-LEVI


Sus más de 800 poemas, algunos de los cuales todavía se cantan en las sinagogas, se clasifican en diversas categorías: poesías báquicas, amorosas, florales, festivas, enigmáticas, amistosas, latréuticas (de glorificación al Creador), marítimas, epitalámicas,... Destacan las Siónidas(poesía sagrada) y el Qesudá o Himno de la Creación. Por esta riquísima poesía, tanto litúrgica y como secular (casi 400 poemas en cada género), escrita en hebreo, le coloca como el más interesante de los que practicaban este arte en la Edad Media.

Poesía amorosa, centrada en la descripción de la belleza de la amada:

“La cierva lava sus vestidos en las aguas
de mis lágrimas y los tiende al sol de su esplendor.
No precisa agua de manantiales, pues tiene mis ojos,
ni sol, con la belleza de su figura.”

Poesía báquico, que canta al vino:
“Las copas son pesadas,
son arcilla como las vajillas de barro,
mas al llenarlas de vino se hacen leves
lo mismo que los cuerpos con las almas.”


Estos poemas, traducidos al castellano, los compuso Yehudá Ha-Levi en hebreo, pero también es autor de varias cancioncillas o jarchas. Las jarchas son la primera muestra de una manifestación literaria en lengua romance peninsular y el más antiguo testimonio de poesía lírica en una lengua románica. Las jarchas han perdurado en el tiempo en escritura hebrea y árabe. No son composiciones autónomas, sino estrofas que cierran a modo de estribillos o finida los poemas llamados muwassahas o moaxajas.

Jarchas de Yehudá Ha-Leví en su original hebreo y traducción castellana:

“Bayse meu qorazón de mib.
¡Ya Rabb, si se me tornarad!
¡Tan mal me dóled li-l-habib!
Enfermo yed: kuand sanarad?”

“Garid bos, ay yermanellas,
kom kontener he mew male.
Sin el-habib non bibreyo:
ad ob l`irey demandare?”

(Vase mi corazón de mí.
¡Ay, Señor, si se me volverá!
¡Tanto dolor por el amigo!
Enfermo está: ¿cuándo sanará?)

(Decid vos, ay, hermanitas,
cómo contendré mi mal.
No viviré sin mi amigo,
¿a dónde le iré a buscar?)


Partidario de una religión basada en la simbiosis de la fe con la razón, se mostró en contra del pensamiento de Ibn Gabirol, que daba demasiada importancia al mundo humano y material. Fue autor del importante poemario en lengua hebrea Diwan (Diván), escrito en Toledo, que incluye piezas religiosas y profanas, de variada temática, del que aún se conservan algunas elegías y panegíricos.


Abraham Ibn Ezra (Tudela, 1089 - Londres, 1184), es el segundo ilustre judío tudelano. Erudito, poeta, astrónomo, astrólogo, bohemio y vagabundo, comentarista de las Escrituras. Es autor de obras poéticas, gramaticales, de matemáticas, anatomía y astronomía, filosofía, etc. Fue conocido por su libro Séfer Sahot y otros libros sobre la Biblia.



BENJAMÍN DE TUDELA


Benjamín de Tudela o Minyamin bar Yonah (Tudela, 1130 -1173), sabio musulmán famoso por hacer un largo viaje por el Mediterráneo, Tierra Santa y Asia Menor, y escribir en 1166 en hebreo Massaoth shel Raffi Binjamin, esto es, un itinerario o libro de viajes, que fue traducido al latín por Arias Montano (Amberes, 1575) con el título Itinerarium Benjamini Tudelensis. Es una obra geográfica y guía comercial, más que literaria, aunque se ha dicho que inaugura el género del libro de viajes y tiene algunas descripciones interesantes, con cierto valor literario. Fue el primer europeo en llegar a China. Hablaba el hebreo, el arameo, el castellano, árabe, griego, latín y euskara.


Abul Abbas al-Tutilí, el ciego de Tudela (Tudela, finales siglo XI -1126), destaca entre los autores árabes navarros. Fue compositor de numerosas jarchas, poeta callejero, seguidor de Ciego de Cabra, que escribió ciento cuarenta y nueve zéjeles, coplas y moaxajas.


APORTACIÓN DEL MESTER DE CLERECÍA

El mester de clerecía aporta a la literatura medieval obras importantes como la Vida de Santo Domingo de Silos o los Milagros de Nuestra Señora, de Gonzalo de Berceo, y también el Libro de Alexandre y el Poema de Fernán González.

Pertenecen al mester autores cultos que emplean la cuaderna vía, es decir, escribir “a sílabas cuntadas, ca es gran maestría”. En Navarra se dispone del poema llamado Roncesvalles latino, enmarcado en esta culta corriente literaria, pero cuya composición está escrita en latín y no en romance.

El Roncesvalles latino data de finales del siglo XII o principios del XIII, y es una composición de 42 estrofas en elogio del Hospital de Roncesvalles. Se conserva en los folios 89v-90v del Códice La Pretiosa de la Real Colegiata de Roncesvalles y fue publicado en 1884 por el P. Fita. Empieza así:

“Domus venarabilis, domus gloriosa,
domus admirabilis, domus fructuosa,
Pirineis montibus, floret sicut rosa,
universis gentibus, valde gratiosa.”



GONZALO DE BERCEO


APORTACIÓN DEL CANTAR DE JUGLARÍA

El siglo XIII transforma los principios de la sociedad feudal y trae el desarrollo de la poesía vernácula. En el caso de Navarra, es importante la influencia del Camino de Santiago como vía de introducción de nuevas ideas y corrientes. Por este camino iban y venían los juglares, que recitaban las poesías compuestas por los trovadores. A veces el trovador (compositor) hacía a la vez de juglar (recitante).

Algunos juglares navarros fueron Juan de Navarra, Sancho de Echalecu, Arnant Guillén de Ursúa, García de Churri... Pero también existieron juglaresas, como por ejemplo, una tal Graziosa, que recitaba en la Corte de Carlos III el Noble.

En el siglo XV, trovadores navarros que frecuentaron la Corte del Príncipe de Viana fueron Francesch de Mescua (Francisco de Amescua o de Amézcoa) y Juan de Valtierra.

En este contexto de la poesía cancioneril, destaca el famoso Cancionero de Herberay des Essarts, compuesto entre 1461 y 1464 en torno a la Corte olitense de la regente doña Leonor, infanta de Navarra, probablemente en el mismo Olite. En este cancionero escriben importantes poetas castellanos (Mena, Santillana, Macías, Alfonso de la Torre...) y también el navarro Carlos de Arellano, que está representando con dos poemas.

Hay que recordar unas coplas escritas en este siglo, devotas e ingenuas, que Carlos Idoate publicó en 1982, en la revista Cuadernos de Etnología y Etnografía de Navarra, cuyo tema es el elogio de la Eucaristía y la Virgen.




APORTACIÓN AL MESTER DE JUGLARÍA

La aportación navarra al mester de juglaría es más determinante. Su principal obra es el Cantar de Roncesvalles (o Roncesvalles navarro), que, en una copia con posible datación en 1310, constituye uno de los pocos restos conservados de la épica juglaresa peninsular. El hallazgo de este fragmento del Cantar de Roncesvalles confirma la existencia de cantares de gesta en suelo hispánico y en lengua vernácula, y fue publicado por Menéndez Pidal, el patriarca de las investigaciones sobre los cantares de gesta.

Sólo se conservan dos hojas escritas por las dos caras, con un total de cien versos, que entronca con el tema carolingio de la batalla de Roncesvalles y la derrota de Roldán y de los demás pares de Francia en los desfiladeros pirenaicos. El texto conservado describe la lamentación del emperador Carlo Magno ante los cadáveres de sus paladines, episodio recogido también en la célebre Chanson de Roland; pero destaca la ausencia de determinados detalles de la materia rolandina francesa. Estos versos corresponden a ese paisaje en que el emperador encuentra los cadáveres de los Parez:

"Sacat al arçobispo d´esta mortaldade. Levémosle a su terra, a Flánderes la ciudade.” El enperador andava catando por la mortaldade, vido en la plaça Oliveros o jaze, el escudero crebando por medio del braçale..."

En ese momento se escribieron otras composiciones inspiradas en hechos históricos, pero escritas en provenzal. Uno de los más famosos trovadores de ese momento fue Guillermo de Tudela, autor de la Cansó de la Crozada contra´ ls erejes de Albergés (La canción de la Cruzada contra los albigenses).

Guilhem Anelier de Toulouse es autor de Las guerras civiles en Pamplona, poema también en provenzal de más de cinco mil versos dodecasílabos, repartidos en 104 tiradas, que incluye varios vocablos navarros, y cuyo valor es más histórico que literario.

El conde Teobaldo de Champagne, quién reinaría en Navarra en el periodo 1234-1253 como Teobaldo I, fue trovero más que trovador, es autor de unas cincuenta canciones (pastorales, serventesios, chansones, descorts o lamentaciones).




OBRA LEGISLATIVA

Las obras legislativas escapan al terreno de la estricta literatura, aunque a veces incorporen determinados pasajes o elementos con valor literario, como por ejemplo, los exempla contenidos en el Fuero general de Navarra, especie de apólogos, patrañas o cuentecillos a la manera de los de El conde Lucanor de don Juan Manuel.

Algunas de estas obras fueron el Liber Regum, el Fuero de Estella, los Fueros de la Novenera, el Fuero extenso de Tudela, el Fuero general de Navarra, de mediados del siglo XIII, del que destacan sus apólogos o exemplos.

El libro de recopilaciones legales Libro de Felipe de Navarra, fue escrito en el siglo XIII por el autor que lleva su nombre, mientras que el siglo XIV destaca el pensador villavés Pedro de Atarrabia.



FUERO GENERAL DE NAVARRA


OBRA HISTORIOGRÁFICA MEDIEVAL

La temática de la obra historiográfica se divide en dos periodos: la Reconquista y el periodo renacentista.

Rodrigo Ximénez de Rada, arzobispo de Toledo fue el alma de la memorable batalla de las Navas de Tolosa y un destacado cronista, hasta el punto de haber sido clasificado como “padre de la historia de España”. Es autor de Rerum in Hispania gestarum libri IX o Historia Gothica que abarca hasta el año 1243, y también se conoce como De rebus Hispaniae; el Breviarum Ecclesiae Catholicae y una Historia Arabum.

Fray García de Eugui, escribió en el siglo XIV, una Crónica de los fechos subcedidos en España dende sus primeros señores fasta el rey Alfonso XI.

El Príncipe de Viana, Carlos de Aragón (Peñafiel, 1421 – Barcelona, 1461) destaca por su faceta de humanista, mecenas y poeta de cancionero. Tradujo a los clásicos, escribió una, compuso obras poéticas, mantuvo correspondencia con los sabios de la época y favoreció a varios poetas navarros, catalanes, valencianos, aragoneses y castellanos (como Ausias March o Joan Roïç de Corella). Es autor también de Lamentación a la muerte del rey don Alfonso, Epístola a todos los valientes letrados de España, Milagros del famoso santuario de San Millán de Excelsis y Cartas e requestas poéticas. También se ocupó en traducciones de las Ethicas de Aristóteles y de La condición de la nobleza de Angelo de Milán.

Cerrando el panorama del siglo XV está Francisco de Navarra, nacido en Tafalla a fines del siglo XV e hijo del mariscal Pedro de Navarra. Jurista y cronista a quien se le atribuye una Historiografía general de España, pero cuyo texto no es conocido.



RODRIGO XIMENEZ DE RADA

http://vascongados.blogspot.com.es/2016/03/literatura-navarra-medieval.html

ilustrado
32-Sargento 1º
32-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *6*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1952
Puntos patrióticos : 57245
Reputación : 4568
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Reyno de Navarra: Cultura, Etnografía, Literatura y Tradiciones

Mensaje por ilustrado el Vie Abr 01 2016, 12:45

Literatura navarra en la Modernidad


El siglo XV es un periodo de transición entre la Edad Media y el Renacimiento, dominado ya por las corrientes humanistas de origen italiano. En Navarra, tras el reinado de Carlos III (1397-1425), etapa de paz y prosperidad, llega una época conflictiva: divisiones del reino que derivan en cruentas guerras de bandería, en el contexto de las luchas entre Carlos, Príncipe de Viana, y su padre Juan II de Aragón, quien usurpa el trono de Navarra que correspondía a su hijo por derecho legítimo. Han de sumarse las luchas nobiliarias, motivadas por intereses económicos, entre los beamonteses y agramonteses.

Esta situación de crisis y división interna hace de Navarra un reino apetecible por sus vecinos. Podía ser absorbido por Francia, territorio con el que estaban vinculas las últimas dinastías reinantes, o bien por Castilla o por Aragón, reinos con los que había mantenido a lo largo de la historia importantes relaciones. Este proceso culminó con la conquista castellana en 1512 y la anexión a la Corona de Castilla en 1515. Los sucesivos intentos de recuperación del reino por parte de los reyes privativos de Navarra, los Albret o Labrit, resultarían infructuosos.

Todos estos hechos históricos determinan unas consideraciones culturales. A partir de este momento el castellano va a ser el vehículo privilegiado para la expresión literaria. El romance navarro había conocido un profundo proceso de castellanización, hasta el punto de terminar identificándose ambos idiomas, y ya no se puede hablar de un romance navarro con rasgos diferenciales.

La pujanza del castellano se extiende a todo el ámbito peninsular y, desde 1492, americano.

Durante el siglo XV, el vascuence sigue siendo el idioma mayoritariamente hablando por el pueblo en algunos territorios, y lo seguirá siendo hasta entrado el siglo XIX, pero se trata de un idioma con escasa consideración social y todavía no ha llegado ha convertirse en vehículo de cultura escrita.

También en este siglo, han desaparecido aquellas minorías lingüísticas de la Edad Media, poblaciones que empleaban el occitano, el árabe o el hebreo. Por lo tanto, apenas hay ya aportaciones de estas lenguas a la literatura.

Una hecho clave para la difusión de la cultura que se produce en el siglo XV es la invención de la imprenta, que permite la difusión de cientos de ejemplares de las obras que antes sólo podían circular en número muy reducido a través de copias manuscritas. La imprenta permite el conocimiento de los textos de los grandes clásicos griegos y latinos, que ahora se difunden merced a las investigaciones de los humanistas del Renacimiento. Existen libros impresos en Navarra desde fechas muy tempranas, por imprentas que funcionaban en Pamplona, Estella, Irache y Tudela.

Los siglos XVI y XVII corresponden al momento histórico en que alcanza su máximo esplendor la Monarquía hispánica: Carlos V y Felipe II ejercen su hegemonía sobre medio mundo: Europa, norte de África, América... Es el momento, como dice el tópico, en el que en los territorios del Imperio español no se pone el sol. Sin embargo, con los reinados de los Austrias menores llegaría la decadencia. En lo cultural, estas dos centurias constituyen los dos Siglos de Oro de las artes y las letras españolas, y se suceden dos grandes movimientos artísticos: el Renacimiento y el Barroco, cuyas características generales resultan bien conocidas.

Sobre la literatura navarra, llama la atención la extensa nómina de literatos, algunos con una extensa producción literaria y de gran calidad. Hay un predominio de corrientes con contenido religioso (ascética y mística) y el didactismo, que como de igual manera ocurre en la literatura que se produce en las Provincias vascas. Pero por lo general, los autores navarros cultivan todos los géneros de la época, por lo menos en narrativa y lírica. Apenas existen dramaturgos, aunque hay constancia de una intensa vida teatral en ciudades como Pamplona y Tudela.



CARLOS, PRÍNCIPE DE VIANA


NARRATIVA

Margarita de Navarra o de Valois, escribió El Heptamerón, colección de relatos a la manera del Decamerón de Boccacio. Pero se ha discutido si corresponde abordar su estudio dentro de la historia literaria de Navarra. Su obra pertenece más bien al dominio de la literatura francesa, en cuyo contexto puede ser mejor estudiada.

Antonio de Eslava, natural de Sangüesa, publicó en 1609 la primera parte del libro intitulado Noches de invierno. Colección de relatos que sigue una técnica constructiva similar a la de Boccacio y Margarita de Navarra: varios personajes se reúnen en tertulia y cada uno de ellos comenta una historia. Un pequeño marco narrativo da unidad al conjunto. Como el título sugiere, son relatos apropiados para ser contados en las largas noches de invierno, de hecho, Shakespeare se inspiró en el capítulo cuarto de esta obra para La Tempestad.

Jualián Íñiguez de Medrano, nació probablemente en el palacio de los Vélaz de Medrano de Igúzquina, al frente de su libro La silva curiosa de Julián de Medrano (París, 1583) estampa su condición de "caballero navarro". Es la típica miscelánea renacentista que incluye refranes, sentencias, cuentos, montes, proverbios, epitafios, chistes, anécdotas... Recoge además algunas narraciones en prosa y varias composiciones poéticas, en especial de temas pastoriles y amorosos. En esta obra se inspiró Lope de Vega para escribir su comedia Lo que ha de ser.

Baptista Remiro de Navarra nos advirtió, en Los peligros de Madrid (1646), acerca de los lugares donde corría riesgo el forastero que acudía a la Villa y Corte. Los diez peligros de que consta el libro son: "Peligro primero. En la calle y Prado Alto", "En el Soto", "En casa", "De noche", "En el Trapo", "De la calle Mayor", "De la cazuela", "De Prado Bajo", "De los baños de julio", "De la ausencia". Se trata de un retrato costumbrista de los sitios donde el desprevenido visitante a la gran ciudad podía ver peligrar especialmente su bolsa: por ejemplo, podía ser asaltado por las damas pedigüeñas en la calle Mayor, donde estaban las tiendas. Ramiro de Navarra describe también con viveza el ambiente para las mujeres, y otros espacios de diversión y entretenimiento para los madrileños de aquella época.

Antonio Juárez de Ezpeleta, natural de Estella, fue gobernador de Zacatecas (México) y escribió Talamo fausto de Celesia, novela en prosa y verso. De esta obra habla el hisotriador estellés Francisco Eguía y Beaumont, autor de algunas comedias como La Fe en Pamplona y su primer Obispo, en dos partes: El peregrino de Acaya y El bosque sagrado, representadas en Pamplona y Estella. Sería este el primer dramaturgo navarro conocido.

Otros autores que produjeron destacadas obras literarias fueron Raimundo Lumbier y Ángel, Diego Castillo y Artiga, Martín Esparza y Ureta, Bernando Sartolo, Carlos Bayona, fray Manuel de la Concepción, Jaime de Corella, Francisco Javier Garro, Diego Arotza, Pedro de los Ángeles, Luis de Mur y Navarro, etc.



MARGARITA DE NAVARRA


DRAMÁTICA

Durante los siglos XVI y XVII, Navarra conoció una intensa vida teatral, aunque el único autor de teatro que se conoce fue Francisco Eguía y Beaumont. La propia calle de las Comedias de Pamplona indica la existencia de una vida teatral propia, estudiada por Maite Pascual en varios trabajos sobre el teatro en Pamplona y en Tudela.

Durante el siglo XVIII son varios los autores navarros que escriben el género del teatro. Destaca Cristóbal María Cortés y Vita (Tudela, 1740 – Tudela, 1804). Escribió varias tragedias de corte neoclásico, de las que la más destacada es Atahualpa (Madrid, Imprenta de Sancha, 1784), texto que cuenta con una edición moderna (1993) debida a Ignacio Arellano. Otros títulos de la producción literaria de Cortés fueron Égloga entre Fileno y Menandro, Anatomía del amor, Pelayo, El conde don García de Castilla, Sancha de Navarra o el amor conyugal y Eponina.

Vicente Rodríguez de Arellano y del Arco (Cadreita-Madrid, 1815), cultivó tanto los géneros líricos y narrativos como dramáticos, muy celebrado en su época y hoy casi desconocido.

En el ámbito de la dramaturgia, realizó una amplia labor en Madrid entre los años 1790 y 1806, siendo muy famoso, aunque su valor literario no fuese realmente alto. Compuso, tradujo y refundió muchas obras de teatro: El atolondrado, Ausgusto y Teodoro o Los pajes de Federico II, La dama labradora, El domingo o el cochero, El Duque de Pentiebre, El Esplín, Jerusalén conquistada por Godofredo de Bullon, Lo cierto por lo dudoso o la mujer firme, Marco Antonio y Cleopatra, La ópra cómica, El pintor fingido, Las tardes de la Granja, etc. En prosa escribió el Decámeron español o Colección de varios hechos históricos raros y devertidos (Madrid, por Gómez Fuentenebro y Cª., 1805), colección de relatos históricos y novelas cortas distribuidas en tres tomos.

Juan de Agramont y Toledo (1707-1769), autor dramático nacido en Toledo, aunque de ascendencia navarra, del que se conservan varias piezas manuscritas en la Biblioteca Nacional de Madrid.


LÍRICA

Vicente Rodríguez de Arellano no sólo cultivo una amplia obra teatral, también se dedicó al género de la lírica. Escribió una silva dedicada a la muerte de Carlos III, Navarra festiva en la aclamación de su católico monarca el señor D. Carlos IV (Pamplona, en la imprenta de Benito Coscullula, 1789). Ese mismo año escribió en la prensa de Pamplona, Extremos de lealtad y valor heroico navarro, un poema que en 1357 consiguieron liberar al rey Carlos II de Navarra de la prisión francesa en que se encontraba encerrado. Años antes después publicó un tomo de Poesías varias (Madrid, Repullés, 1806).

Francisco Javier Arizcun e Irigoyen, publicó Métricos reveresntes ayes de un pecador arrepentido (Madrid, 1747); Pascual Rodríguez de Arellano dio a las prensas un poemario rococó llamado Delicias de Manzanares (Madrid, Ibarra, 1785). Algunas obras de teatro clásico español fueron adaptadas a las normas neoclásicas por él, como por ejemplo Marta la piadosa, de Tirso de Molina, con el nuevo título de La beata enamorada.

El más destacado poeta navarro del siglo XVIII fue Manuel Pedro Sánchez Salvador y Berrio (Pamplona, 1764 -1813). Fue militar y político que empleó el seudónimo poético de Doralio. Cultiva una poesía de corte neoclásico. Tras su muerte se publicaron sus Poesías de Doralio (Londres, 1818), que incluyen doce idilios y varios sonetos, églogas, elegías, letrillas, odas y canciones.

Otros poetas dieciochescos fueron Fray José Alberto Gay, Fermín de Ripalda o Fermín Sarasa.



JUAN DE PALAFOX Y MENDOZA


RELIGIOSA

En cuanto a la literatura religiosa, hay que destacar el libro editado por González de Ollé en 1995 Sermones navarros medievales. Una colección manuscrita de la Catedral de Pamplona, escrito en el siglo XIV.

El siglo XVI es muy brillante, lleno de autores, algunos de ellos muy importantes. La poesía religiosa está representada por el P. Miguel de Castillo (Tafalla, 1599 – Cartuja de El Paular, 1649), religioso cartujo, autor de Aula Dei (Zaragoza, 1637), poema didáctico-descriptivo que invita a dejar las veleidades del mundo y gozar de la vida retirada en religión. Por su parte, José de Sarabia es un buen ejemplo de soldado-poeta. Es famoso por una sola composición, la Canción real a una mundaza, incluida en el Cancionero de 1628 y que durante cierto tiempo fue atribuida a Mira de Amescua. Está formada por siete estancias de nueve versos cada una y desarrolla el tema barroco de la voluntad de la Fortuna (desengaño, vanitas vanitatum, fugacidad de la belleza).

El corellano fray José de Sierra y Vélez, fue autor de varias poesías y lector de Teología en el Colegio de la Merced de Huesca.

Ejemplos de poesía mística femenina fueron Ana de San Joaquín y sor Jerónima de la Ascensión, autora de unos Ejercicios espirituales, escritos en Zaragoza en 16665, que es obra póstuma donde se recogen algunos versos suyos.

Entre la ascética y la mística se mueven buena parte de la obra del venerable Juan de Palafox y Mendoza, hombre de Iglesia (obispo de Puebla y luego de Burgo de Osma), hombre de Estado (virrey de Nueva España) y prolífico literato (verdadero polígrafo). Entre sus títulos destacan Varón de deseos, El pastor de Nochebuena o Varias poesías espirituales.

Y por último, Juan de Andosilla y Larramendi es autor de Christo nuestro señor en la cruz, hallado en los versos de Garcilaso, sacados de diferentes partes y cuadros con ley de entonces (Madrid, 1628). Como el título indica, se trata de un centón formado principalmente con versos de Garcilaso de la Vega.

Juan de Amiax, natural de Viana, publicó Ramillete de Nuestra Señora de Codés (Pamplona, Carlos de Labayen, 1608). La obra, que va encabezada por un Prologo a los devotos de Nuestra Señora de Codés y las habituales poesías laudatorias del autor y la obra, resume la historia de la ermita construida en los montes de Yoar y de sus moradores, diversos milagros y apariciones de la Virgen, etc. En esos paisajes en prosa se intercalan algunos sonetos del autor en alabanza de Nuestra Señora de Codés y otras composiciones poéticas diversas, circunstancia que justifica el título de Ramillete que tiene la obra.


ASCÉTICO-MÍSTICA

La prosa ascético-mística está representada por fray Diego de Estella, fray Pedro Malón de Echaide en el siglo XVI, y por Leonor de Ayanz en el siglo XVII. A estos se les sumará Axular en lengua vascuence.

Fray Diego de Estella (Estella, 1524 – Salamanca, 1578) redactó en castellano Tratado de la vida, loores y excelencias del glorioso Apóstol y bienaventurado Evangelista San Juan (Lisboa, 1554).

En el Libro de la vanidad del mundo (escrito periódicamente entre Toledo y Salamanca, 1562-1576) reflexionaba el fracaso sobre las frivolidades mundanas, que son "vanidad de vanidades". La obra consta de tres partes, de cien capítulos cada una.

Cien son también las Meditaciones devotísimas del amor (Salamanca, 1576), donde Diego de Estella ponderaba los beneficios del amor a Dios y de sus recompensas, en una prosa natural y elegante.



DIEGO DE ESTELLA


Si sencillo y claro es el estilo de Diego de Estella, todo lo contrario es el del agustino fray Pedro Malón de Echaide, autor de La conversión de la Magdalena (Barcelona, 1588), escrita en un estilo "vehemente y fogoso", que ha llegado a ser calificado de "oriental" por su lujo, gala y adorno. Del cascantino Malón de Echaide sólo nos ha llegado esa obra, en la que analiza al personaje bíblico en los tres estados de pecadora, penitente y en gracia, pero debió de escribir otras; por ejemplo, en el prólogo indica que tenía compuesto un Tratado de San Pedro.

Igual que Huarte de San Juan, hace una apasionada defensa de la lengua castellana en el contexto del debate sobre la validez de las lenguas vulgares, además del latín, para las ciencias y los comentarios escriturísticos.

Para Menéndez Pelayo la obra La conversión de la Magdalena es el "libro más brillante, compuesto y arreado, el más alegre y pintoresco de nuestra literatura devota", "halago perdurable para los ojos".

Leonor de Ayanza (o de la Misericordia), biznieta del tercer conde de Lerín, fue discípula de Santa Teresa y escribió con prosa sencilla y sobria una Relación de la vida de la venerable Catalina de Cristo, obra importante para la historia de la reforma teresiana.

Compuso además algunos textos poéticos (un soneto, unas octavas reales...) A nuestra Madre Catalina de Cristo, que acompañan a la Relación.

Entre las composiciones ascético-místicas hay que incluir el famoso soneto No me mueve, mi Dios, para quererte, de San Francisco de Javier.

Pedro de Aguerre y Azpilicueta (Urdax, 1556-1644), más conocido como Axular, primer autor en prosa de la lengua vasca con Guero (Burdeos, 1643), obra de tema ascético escrita en dialecto labortano.


DIDÁCTICA

Durante los siglos XVI y XVIII surgieron una serie de autores navarros cuyas obras tienen un carácter más didáctico que literario. Entre los navarros destacan Juan Huarte de San Juan, Martín de Azpilicueta, fray Bartolomé de Carranza, Alonso López de Corella, Francisco de Tornamira, Antonio de Eguaras o Pedro de Navarra.

Juan Huarte de San Juan (San Juan Pie de Puerto, Navarra, 1529 - Baeza, 1588), es autor de Examen de ingenios para las ciencias, sobre las diferencias que existen en los hombres. Esta obra alcanzó amplia difusión en Europa y ocupa un lugar destacado entre las obras precursoras de la ciencia moderna por la actitud científica y la búsqueda de un método para el examen descriptivo de los fenómenos psíquicos.



JUAN HUARTE DE SAN JUAN


La tendencia de esta literatura didáctica se va a acentuar notablemente en el siglo XVIII, el siglo ilustrado de las Luces y la Razón. Muchos de los escritores de este género literario no son de conocimiento estrictamente literario, sino que corresponden más bien a estudiosos, eruditos, historiadores, gramáticos..., es decir, a autores que cuentan con una producción sobre materias que escapan en rigor de los límites de la literatura (entendida ésta en cuanto producto de creación, como obra de plena ficción).

Autores de literatura didáctica, la historia y la erudición, destaca Manuel Fernández Pacheco, marqués de Villena, natural de Marcilla, quien fuese el fundador de la Real Academia Española. Otros autores de esta época fueron Jerónimo de Ustariz (Navarte, 1670), con su Teoría y práctica del comercio; Juan de Goyeneche, mecenas e impulsor del desarrollo industrial; Tomás Fermín Arteta; Tomás de Burgui, autor de San Miguel Excelsis; o Juan de Escóiquiz, entre otros.

Y en un plano secundario: Manuel Silvestre de Arlegui, José Gil de Jaz, Pedro Javier Cáseda, Joaquín Elizondo, Francisco de Latrorre y Ocón o José Goya y Muniain.


VASCUENCE

Bernard Dechepere publicó en 1545 la primera obra en lengua vasca, Linguae Vasconum Primitiae (Burdeos, 1545), que pese a su título latino contiene poesías en vascuence pertenecientes a diversos géneros y de temas varios (religioso, amoroso, patriótico, etc.).

Pedro de Aguerre y Azpilicueta (Urdax, 1556-1644), más conocido como Axular, primer autor en prosa de la lengua vasca con Guero (Burdeos, 1643), obra de tema ascético escrita en dialecto labortano.

Joaquín de Lizarraga (1748-1835), que escribió textos de carácter religioso y algunas poesías como Joanes-en Ebangelioa, Sanduen bizitzac, Coplac y Doctrina euscaras.



FRANCISCO NAVARRO VILLOSLADA


HISTORIOGRÁFICA

El sacerdote navarro Juan de Palafox y Mendoza fue estudioso de problemas sociales y asuntos sobre los indios de Nueva España y obras de carácter polémico.

Nombrado en 1642 virrey de Nueva España, escribió De la naturaleza y virtudes del indio en 1650. Donó su gran biblioteca Palafoxiana al Seminario Archidiocesano de Puebla.

El jesuita pamplonés José Moret, filósofo y teólogo, se convierte en el primer cronista del reino de Navarra por acuerdo de las Cortes navarras en 1654, año en el que se encontraba como lector de Teología en Segovia. Sus obras más importantes son Investigaciones históricas de las antigüedades del reino de Navarra, que publicó en 1665, y los Annales del reino de Navarra, publicados en 1674 y 1691 que incluyen las apreciaciones de la batalla contra los musulmanes en el pueblo navarro de Valdejunquera. Más tarde, en 1709, el también jesuita Francisco de Alesón se encargó de elaborar un tercer volumen de estos Annales de reino.

Francisco Navarro Villoslada, natural de Viana, fue el creador del periódico Pensamiento Español, para la difusión de su ideología de corte tradicional y católica. A través de este órgano atacó a los demócratas y krausistas. Fue, además, director del Semanario pintoresco español y El arpa del creyente. Apoyó la causa de Carlos María de Isidro durante las Guerras Carlistas, al tiempo que no dudó en alabar al general Espartero. De su obra literaria cabe citar: Doña Blanca de Navarra, crónica del siglo XV, Doña Urraca de Castilla, memoria de tres canónigos y Amaya o los vascos en el siglo VIII.


http://vascongados.blogspot.com.es/2016/03/literatura-navarra-en-la-modernidad.html

ilustrado
32-Sargento 1º
32-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *6*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1952
Puntos patrióticos : 57245
Reputación : 4568
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Reyno de Navarra: Cultura, Etnografía, Literatura y Tradiciones

Mensaje por ilustrado el Vie Abr 01 2016, 12:46

Iglesia navarra: el soporte jurídico-cultural del Reino de Pamplona


La cristianización inicial del mundo navarro se manifestó en la presencia de un obispo pamplonés en el III Concilio de Toledo del año 589, pero este detalle no impide que sesenta años más tarde el obispo Tajón de Zaragoza presente a los vascones, al servicio del rebelde Froya, "atacando los templos de Dios. Los sagrados altares fueron destruidos. Muchos clérigos fueron despedazados con las espadas y muchos cadáveres fueron dejados sin enterrar para pasto de los perros y las aves", y, en líneas generales, puede admitirse la escasa cristianización de los territorios situados al norte de la línea Vitoria-Leyre.

La inclusión de los alaveses en el Reino de Asturias se tradujo en la existencia de un obispado de Veleya de Álava cuya labor se completaba desde los monasterios de La Rioja y desde el obispado de Valpuesta.

Desde el aspecto político y militar, los núcleos cristianos de Navarra y Aragón se mantuvieron en un difícil equilibrio de influencias entre las dos grandes potencias que las presionaban durante los siglos VIII y IX: al norte el Imperio carolingio y al sur el Emirato omeya. Pero cultural y religiosamente, los territorios pirenaicos se inclinaron hacia una mayor identidad con el mundo cristiano representado por el Imperio carolingio en la zona oriental de Navarra y en Aragón, mientras que Álava se decantó por la cultura mozárabe, procedente de al-Ándalus, o pasado por el tamiz asturiano.

La actividad cultural tuvo un papel principal en la consolidación de la Monarquía navarra gracias al desarrollo de una amplia red de monasterios. La influencia carolingia fue espacialmente visible en la zona próxima a Aragón, donde hubo numerosos monasterios dotados de importantes bibliotecas. En los monasterios situados más al sur de Navarra y La Rioja, los monjes mozárabes efectuaron una amplia labor de conservación de los textos clásicos, muchos de los cuales se habían perdido incluso en la avanzada y cosmopolita Córdoba.

San Eulogio de Córdoba fue el divulgador de estos textos clásicos cuando, forzado por la inestabilidad del Reino franco de Carlos el Calvo, se vio obligado a suspender el viaje que le llevaba hasta el Rin, permaneciendo en Navarra durante el 848. En compañía del obispo de Pamplona, Teodemundo, inició una visita que le llevó por los más importantes monasterios, como eran los de Igal, Urdaspal, Leyre, Cillas y Siresa. Durante su estancia en el monasterio de Leyre, quedó sorprendido por su rica biblioteca y, de regreso a Córdoba, se llevó algunas copias de La ciudad de Dios de San Agustín, la Eneida de Virgilio, las Fábulas de Avieno, los Poemas de Juvenal y de Horacio, opúsculos de Porfirio iluminados, epigramas de Adelelmo, y varios himnos católicos, entre otras obras. Se trataba de una serie de libros carolingios desconocidos por los mozárabes.

Tal vez se deba a un monje de estos monasterios el himno de Leodegundia, hija de Ordoño I, casada con el rey de los pamploneses para ratificar la alianza política establecida entre ambos reinos.



COLEGIATA DE RONCESVALLES


Los monasterios tenían una fuerte impronta en la vida eclesiástica de las zonas donde estaban implantados. En unos momentos en que no existía una estructura plenamente organizada, los abades ocupaban el lugar de los obispos, y los reyes reconocían esta importante labor y les honraban con tierras y privilegios.

Los reyes pamploneses beneficiaron especialmente al monasterio de San Salvador de Leyre, situado en el solar originario de la dinastía Jimena. Pero es un caso aislado dentro de Navarra, ya que la actividad monacal se desplazó hacia el sur, a los nuevos territorios conquistados en La Rioja. El monasterio de San Martín de Albelda fue fundado por Sancho Garcés I y su esposa Toda, en conmemoración de la conquista de la región. San Millán de la Cogolla era un antiguo cenobio visigodo construido de la cueva donde el santo homónimo. Tras su paso a la órbita navarra, la institución se renovó y engrandeció consagrándose un nuevo edifico, el conocido actualmente como San Millán de Suso, en el 954, por García I Sánchez.

La creciente importancia política de la zona, fronteriza con el enemigo musulmán, justificaba la envidiable posición que alcanzaron estos monasterios cuyas labores sobrepasaban las religiosas. Su posición estratégica controlaba los respectivos valles en los que se asentaban, lo que hacía de ellos auténticas fortalezas que los protegían. A su vez, actuaban como agentes de la monarquía, organizando la actividad económica y social mediante políticas de repoblación.

La labor más importante de los monasterios se efectuó en el campo jurídico-religioso. La dinastía Jimena aprovechó las cualidades intelectuales de los monjes para que confeccionaran una serie de manuscritos que fueran un compendio de textos religiosos, jurídicos e históricos en los que se fundamentara la monarquía.



MONASTERIO DE IRANZU


Actualmente, el texto más conocido es el Códice Emilianense de San Millán, escrito en el 992, y que contiene las primeras palabras en romance hispánico. Pero desde el punto de vista histórico es más interesante el Códice Albeldense o Vigilano, confeccionado en el año 976, que posee una completa colección de los cánones de los concilios españoles y de los concilios generales de la Iglesia, las decretales papales desde San Gregorio, y el Fuero Juzgo, el texto legislativo más importante de los visigodos, que fue redactado en el siglo VII y ampliamente utilizado en la Edad Media. Contiene asimismo un compendio de las obras históricas más recientes, como la Crónica Profética y la Crónica Albeldense, además de otras obras más breves pero no por ello menos importantes, como un Calendario, donde aparecen por primera vez en Europa los números hindúes del 1 al 9.

Muy interesante es también el Códice de Roda, de origen najerense, compuesto de textos históricos donde destacan algunos opúsculos muy relevantes para conocer la historia navarra altomedieval, como son el De laude Pampilone, las Genealogías de Roda, la Epístola de Honorio y el Poema de Leodegundia.

Estas obras son absolutamente hispánicas, con contadas huellas de la influencia carolingia tan típica en los monasterios del siglo IX. El Renacimiento cultural patrocinado por la Corte de Aquisgrán cayó cuando se derrumbó el Imperio de Carlomagno. Cada página de estos códices reflejaba la influencia mozárabe, y en menor medida, árabe. La única presencia de un elemento de la cultura vascona se redujo a unas glosas en euskera en el Códice Emilianense. La letra es visigótica, las miniaturas siguen la iconografía cristiana peninsular y los documentos se datan según la era hispánica. El fondo de los textos reafirma lo anterior, cuando se describe que la liturgia es la mozárabe, los cánones nacionales que se recogen por los reyes visigodos y las crónicas abarcan desde Osorio a Alfonso III, pasando por San Isidoro. Las ideas que se transmitieron no fueron diferentes a las que imperaban en la Corte leonesa. Tiene un origen común en las tradiciones tardorromanas y visigodas de influjo cristiano.



MONASTERIO DE FITERO


La labor de la Iglesia fue muy importante en la tarea de cohesionar el reino social y religiosamente, con la evangelización de algunas zonas montañosas que aún mantenían cultos paganos e idólatras. Desde la ciudad al campo, y desde aquí a las montañas, los reyes pamploneses cristianizaron los últimos reductos de su reino. El obispado de Pamplona y el monasterio de Leyre fueron los instrumentos reales utilizados.

A comienzo del nuevo milenio, el Cristianismo estaba asentado en todas las comunidades pirenaicas, aunque continuaron arraigadas firmemente algunas costumbres y supersticiones que, despojadas de sus elementos religiosos, no pudieron eliminarse del acervo cultural de estas gentes.


http://vascongados.blogspot.com.es/2016/02/iglesia-navarra-el-soporte-juridico.html

ilustrado
32-Sargento 1º
32-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *6*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1952
Puntos patrióticos : 57245
Reputación : 4568
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Reyno de Navarra: Cultura, Etnografía, Literatura y Tradiciones

Mensaje por ilustrado el Vie Abr 01 2016, 12:47

Cultura de los monasterios navarros


Las donaciones que los reyes de Navarra hicieron a los monasterios durante la Edad Media muestran el carácter cristiano de la monarquía y del reino, pues el Cristianismo no eran sólo patrimonio de los reyes, sino un estilo de ser también de los nobles, de los señores y en general de las villas y la sociedad medieval.

Los monasterios eran guardianes de la cultura, junto a las sedes episcopales. Custodiaban el saber en sus bibliotecas y en las personas de sus abades y obispos. Y prestaban dirección ideológica a la nobleza, al pueblo y a la corona; una dirección basada principalmente en la defensa de la fe cristiana y su expansión por la Reconquista frente al islam. Una obra que mantenía viva toda Hispania, después de tres siglos de enfrentamiento, en abrazo de lanzada, de influjo y recepción. Y se mantenía gracias a los libros de la Hispania visigoda, y gracias a la memoria colectiva de la España cristiana, con sus concilios de Toledo, su colección canónica Hispana y la obra inolvidable de San Isidoro de Sevilla. Desde los primeros siglos de historia del Reino de Pamplona y del resto de reinos cristianos hispánicos, primaba la idea de Reconquista y, por tanto, las tareas militares, pero el patrimonio de la cristiandad perdida y el deseo de recuperarla movían todo el imaginario colectivo español. De ahí que los monasterios fuesen como el eje orientador de la sociedad.



MONASTERIO SAN MILLÁN DE LA COGOLLA


Durante los reinados de Sancho III Garcés y García III Sánchez destacó el monasterio de San Millán de la Cogolla, que se convirtió en un centro de intereses religiosos, económicos y políticos. La Reja de San Millán es un documento de 1025, procedente del cartulario del monasterio de la Cogolla, y que tiene un enorme valor por la información toponímica que aporta sobre Álava. La reja de hierro, en el siglo XI, era la unidad de medida en el pago de diezmos. El título del documento es De ferro de Álava y en él se contabilizaban las aportaciones de poblados de la llanada alavesa y zonas de la montaña al monasterio de San Millán. Combina topónimos de poblaciones vascas con una expresión muy arcaica como Zornoztaegui, Horivarri, Barrandiz, etc., con nombres romances como Villa Luenga, Forniello, etc.

Así pues, la Reja de San Millán muestra la vinculación de Álava con las ciudades de Nájera y Pamplona desde tiempos de Sancho III Garcés el Mayor, es decir, principios de siglo XI, así como su importancia económica y política. Y es que, durante los siglos de la Reconquista, Iglesia y Estado, política y religión, marcharon conjuntamente.

Además de las funciones pastorales en sus diócesis, los obispos del reino eran consejeros natos del monarca, miembros del Aula Regia (Consejo asesor de nobles), y cercanos colaboradores del rey que firmaban los diplomas regios.



MONASTERIO SAN MILLÁN DE LA COGOLLA


http://vascongados.blogspot.com.es/2016/02/cultura-de-los-monasterios-navarros.html

ilustrado
32-Sargento 1º
32-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *6*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1952
Puntos patrióticos : 57245
Reputación : 4568
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Reyno de Navarra: Cultura, Etnografía, Literatura y Tradiciones

Mensaje por vandalo el Sáb Abr 02 2016, 03:48

Primero agradecer al compañero @ilustrado sus aportes históricos, literarios y eruditos en general, Se merece mi aprecio, respeto, consideración y desde luego, admiración por sus grandes conocimientos, además de mi agradecimiento por hacerlos públicos y compartilos con nosotros. Gracias Ilustrado, podré o no estar de acuerdo, con todo o en parte de tus escritos, pero lo que es indudable es tu capacidad y enorme cultura, algo que nos hace aprender a todos.

Ahora voy con unos pequeños -también cariñosos y respetuosos- matices que, supongo irán aumentando -también con cariño y desde el respeto más absoluto- conforme vaya leyendo los artículos, que de un tirón se me hace difícil, pero sobre todo costoso por el tiempo a emplear en leer... y replicar. Ante todo quiero dejar claro que estas matizaciones no van personalmente dirigidas hacia tí, sino sobre tus artículos, que por lo visto, no son obra tuya, aunque ello en absoluto resta mérito a tus conocimientos.


"Tradicionalmente se ha venido repitiendo el tópico sobre la insignificante aportación literaria de escritores navarros en lengua castellana..."

Pues anda que en vascuence... ni chica ni limoná. Al menos hasta tiempos bien recientes la literatura en vascuence es casi inexistente en Navarra, pero también lo es en las propias Vascongadas y sus supuestas "áreas de influencia"
Cosas del vasco y su aberrante "tradición oral".

"Algunos historiadores de literatura incluyen en sus estudios obras que en sentido estricto no pertenecen al terreno de la literatura..."

Vamos a ver, la literatura navarra no existe, como no existe la literatura sevillana, murciana, madrileña o burgalesa, pues todas son en castellano, en castellano antiguo, con sus lógicas diferencias dialectales regionales o en algún tiipo de lengua romance, las cuales también se pueden considerar españolas y entrarían de pleno dentro de la Literaura Española. Existen, eso sí literatos navarros, murcianos, riojanos o andaluces.Tal vez Navarra tenga algún factor añadido por su condición afrancesada y temporal de algunos de sus reyes, y por tanto, de algunos de sus súbditos.

"Los límites geográficos del Reino de Pamplona y más tarde de Navarra fueron muy variables en el periodo medieval, ya que en algún momento pertenecieron las Vascongadas, la merindad de Ultrapuertos, territorios de La Rioja y Aragón, etc. Se considera literatura navarra a las obras que los escritores concebían dentro de los territorios en comprendía en territorio en cada momento."

En aguella época los límites geográficos cambiaban más que los bereberes de chaqueta. En Navarra, en Galicia, en León, en Murcia... en toda Europa se porducía esa situación. Es absurdo. Bajo esa premisa, un fllamenco, alsaciano, napolitano o siciliano ¿sería escritor español y por tanto entraría dentro de la Literaruta Española si sus obras las hubieran escrito en la época de dominacón española?. Es una forma de intentar dar más calado y amplitud a una cosa -en este caso la cosa sería la literatura navarra- que, o es escasa o directamente carece de ella.


"el vascuence: lengua del pueblo en buena parte del territorio, pero se trata de una lengua de tradición oral que pasó tardíamente a ser escrita,"

Ya saltó la liebre. Bueno... bueno... si es una lengua de tradición oral ¿cómo pueden decir con tanta seguridad que era la lengua del pueblo y hablada  en buena parte del territorio si no tienen pruebas de ello? ¿dónde está escrito eso?  ¿cuándo?¿Diez, doce, quince siglos después?.

"Orden Lingüistico..."
"...pero lo que no hay ninguna duda es que todas ellas dejaron testimonios literarios escritos durante la Edad Media, con la excepción del euskera de tradición oral y cuyas primeras manifestaciones literarias impresas se encuentran a partir del siglo XVI."

Veamos, si el orden lingüistico se refiere a las distintas lenguas que se escribieron/hablaron en Navarra durante distintas épocas (latín, romance, árabe, hebreo, dialectos occitanos..) NO estamos hablando de una literatura navarra, estamos hablando de escritrores navarros y españoles y de una literatura francesa, árabe, hebrea u occitana, NUNCA navarra. Un ejemplo, Sëneca nació en Cördoba y por tanto es español, pero se considera un filósofo y escritor romano (que era su cultura) nacido en España, Punto pelota. Excepto los vascos y su puta tradición oral, que sin tener literatura antes del silgo XVI se atreven a afirmar sin atisbo de rubor en dónde, desde cuándo y quiénes hablaban el vascuence: se hablaba en el Reino de los Cielos, desde antes de la Torre de Babel y lo hablaba Noé y hasta el mísmisimo Dios... entre otros. Pajas mentales, señor mío.

"Un importante documento escrito en el romance navarro son las Glosas del monasterio de San Millán de la Cogolla del siglo X, monasterio situado en territorio riojano, pero bajo dominio del Reino de Pamplona en aquel momento."

Esto es la monda. El considerado por todos los expertos como el testimono escrito más antiguo que existe, un poco arcaico, pero claramente reconocible como el idioma español y que era la lengua vernácula de la zona  ¿romance navarro? jajajajajajaj ¿Porque se escribió en un monasterio de La Rioja que por entonces pertenecía a Navarra? jajajaja. La realidad -testimonio escrito y no de tradición oral- demuestra que si en La Rioja se hablaba el español, también lo hablaban en Navarra y en las Vascongadas. Desde los nobles hasta el más miserable de los villanos.

"Gonzalo de Berceo, (Berceo, 1197 – 1264), fue un poeta riojano, el primero conocido en escribir en lengua castellana, que además incluía palabras en euskera."

Vaya, vaya... el primer poeta en escribir en lengua castellana que además incluía palabras en vascuence... Riojano vasco-navarro que escribía en vascuence, pero también en español y que no odiaba a los españoles... Insólito. Y desvergonzado. Sin duda los vasquistas lo tendrán en la lista negra y con orden de detención y fusilamiento inmediato, a pedradas claro.

"Antiguamente, aparte del castellano se conocía el euskera en La Rioja, y por eso Gonzalo de Berceo, uno de los primeros escritores en lengua castellana utilizaba palabras vascas como bildur "miedo" ("Don Bildur"), gabe "sin" o "privado de"; o çatico que viene del euskera zatiko "pedacito", entre otras más."

Joder, otra vez nos salen con la certeza aunque sin pruebas, de en dónde se conocía el vascuence con la magnífica argumentación de que un escritor riojano-vasco-navarro escribió tres palabras (eso sí, y alguna más que no reflejan) en vascuence. Entonces, si yo escribo "azaite"  que es palabra murciana que viene de aceite en español y ésta deriva del azzáy en árabe (jugo de la azaituna) ¿estoy escribiendo en murciano? ¿en árabe? Y si escribo un libro -o varios- en las que empleo palabras de origen árabe como almazara, Medina, azahar, alcachofa o almohada... ¿estoy escribiendo en árabe? ¿qué soy? ¿un escritor de literatura murciana o árabe? ¿soy moro o español? ¿no seré tal vez extraterrestre como los vasquistas? ¡¡Ay, Dios, que me pasmo! Que a lo mejor soy el msimísimo Dios y yo sin saberlo, dita sea... Voy a hablar conmigo mismo y rogarme -a mí mismamente- que mande -yo mismamente- un rayo purificador al coletas de Pablete Mezquitas... Entro en oración conmigo mismo y hacia mí mismo. Ahora vuelvo...





"Rodrigo Ximénez de Rada, arzobispo de Toledo fue el alma de la memorable batalla de las Navas de Tolosa y un destacado cronista, hasta el punto de haber sido clasificado como “padre de la historia de España”. Es autor de Rerum in Hispania gestarum libri IX o Historia Gothicaª

Ya he vuelto ¿rápido? es lo que tiene ser Dios. Continúo, A Jiménez de Rada, un navarro-castellano, obispo de Toledo y nacido en la navarra Rada, también lo tienen enfilao los vasquistas. A ver qué hace un navarro siendo el primero en escribir la Historia de España. Y encima no escribió ni una puta palabra en vascuence. Nada, nada, al paredón con él y fusilamiento ipso-facto (a pedrada limpia). ¿He dicho ipso-facto? ¡¡¡Coño!! ¡¡¡También escribo en latín? Entonces... ¿qué soy? ¿un escritor latino? ¿árabe? ¿chino?. Soy lo que quiera ser, que para eso soy Dios.

"El romance navarro había conocido un profundo proceso de castellanización, hasta el punto de terminar identificándose ambos idiomas, y ya no se puede hablar de un romance navarro con rasgos diferenciales."

Lo mismo le ocurrió al romance aragónés, al riojano, al leonés, al bajo-Ebro, al ampurdanés y hasta el castellano, que se fusionó consigo mismo y se españolizó a sí mismo.


"Durante el siglo XV, el vascuence sigue siendo el idioma mayoritariamente hablando por el pueblo en algunos territorios, y lo seguirá siendo hasta entrado el siglo XIX, pero se trata de un idioma con escasa consideración social y todavía no ha llegado ha convertirse en vehículo de cultura escrita."

Y dale que te pego, otra vez con esa certeza que tanto me irrita. Si no hay testimonio escrito alguno que lo corrobore ¿cómo pueden tener el cinismo de asegurar que el vascuence era el idioma mayoritario hablado por el pueblo...? en algunos territorios, que curiosamente están al otro lado de los Pirineos. Joder, ¿el vascuence estaba escasamente considerado? ¿que el idioma hablado por Dios estaba ninguneado? ¡¡¡A que les mando otro diluvio... o una lluvia de piedras, rayos y fuego?. Y no se había convertido en vehículo de cultura escrita porque... ¿la tradición oral se lo impedía?. Impedimiento místico de cojones, imposible de eludir. Dios le impide a sus hijos que hablen el idioma hablado por Dios mismo y les obliga a que lo hagan por "tradición oral". Manda huevos.

"Bernard Dechepere publicó en 1545 la primera obra en lengua vasca, Linguae Vasconum Primitiae (Burdeos, 1545), que pese a su título latino contiene poesías en vascuence pertenecientes a diversos géneros y de temas varios (religioso, amoroso, patriótico, etc.)."

... Y Dios, por mandato divino y vía tradición oral, dejó de impedir a los vascos que escribieran en vascuence, el idioma del propio Dios. Y lo hizo al otro lado del Pirineo, en la Baja Navarra, que por aquel entonces perteneciá a Navarra y por tanto, pertenenciente a la literatura navarro-vascona, a un sacerdote vasco francés que escribiía poesías amorosas... y patrióticas, vascas claro. Apenas han empezado a escribir y ya empiezan: tocando los cojones a los españoles los curas vascos franchutes.

"Pedro de Aguerre y Azpilicueta (Urdax, 1556-1644), más conocido como Axular, primer autor en prosa de la lengua vasca con Guero (Burdeos, 1643), obra de tema ascético escrita en dialecto labortano."

Un siglo después en 1643, un navarro español, un curita renegado, escribió el segundo (y único en toda su vida) libro en... labortiano y editado en Francia, de donde se hizo súbdito "porque los navarros somos súbditos -no vascos ni españoles- sino franceses". Un tío asqueroso, vamos, que hasta el propio diablo se quedó con su sombra como pago de su matrícula en la universidad del diablo, cuenta una leyenda vasca sobre él. Quemandose en el infierno debe estar, en una olla de aceite hirviendo y por los siglos de los siglos.Amén.




"Joaquín de Lizarraga (1748-1835), que escribió textos de carácter religioso y algunas poesías como Joanes-en Ebangelioa, Sanduen bizitzac, Coplac y Doctrina euscaras."

Otro curita vaco-navarro que ya en pleno siglo XIX siendo protegido del francés Luis Luciano Bonaparte, sobrino de Napoleón Bonaparte, editó en Londres su primer libro en vascuence alto septentrional medio lunar oculto, dialecto desaparecido pero que sin duda, es el hablado por Dios en la actualidad.

Hasta aquí el tocho de hoy.

vandalo
20-Cabo 1º
20-Cabo 1º

Trofeos y Medallas : *7*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 897
Puntos patrióticos : 47124
Reputación : 5148
Fecha de inscripción : 05/04/2014
Edad : 54
Localización : España

Volver arriba Ir abajo

Re: Reyno de Navarra: Cultura, Etnografía, Literatura y Tradiciones

Mensaje por ilustrado el Mar Mayo 10 2016, 01:26

Identidad étnica y parentesco vasco-navarro


A pesar de que cada uno de estos cuatro territorios tenía sus propio ordenamiento jurídico, y era pues una realidad política e histórica diferente, existía entre sus habitantes un sentimiento especial de hermandad o de parentesco, más tarde de identidad, entre navarros, guipuzcoanos, vizcaínos y alaveses. Varios fueron los testimonios que describieron esta realidad tangible:

El historiador Julio Caro Baroja recordó las luchas internas en el Potosí del siglo XVII entre vascongados y navarros en un lado y castellanos en el otro, por cierta prepotencia económica y administrativa de los primeros hacia el resto, e incluso los vizcaínos miraban con malos ojos a los castellanos haciéndoles culpables de la decadencia del Imperio español.

El filólogo del euskera, el jesuita guipuzcoano Manuel de Larramendi, autor de un pionero Diccionario trilingüe castellano, vascuence, latín, publicado en 1745, habló de afinidad cultural manifiesta entre los habitantes de las Provincias Vascongadas, denominadas así desde aquella época. Su lema Irurac Bat (las tres hacen una) fue asimilado como símbolo de la Real Sociedad Vascongada Amigos del País, en 1764.

El pamplonés Francisco Fernández de Mendívil se refería en 1756 a los fuertes vínculos y poderosas congruencias que había entre vascongados y navarros, en el espacio territorial, en la lengua, en las costumbres, en la antigua alianza y en los principios de la religión.

En 1789, Cadalso consideró en la número XXVI de sus Cartas marruecas que el Señorío de Vizcaya, Guipúzcoa y Álava y el Reino de Navarra tenían tal pacto entre sí que algunos llamaban a estos países las Provincias Unidas de España.



ROMERÍA VASCA, POR ARTIETA

 
Y algo parecido hizo ver el liberal navarro Pascual Madoz, en 1849, aunque con otros límites geográficos y por otras razones. Así pues, consideró que se conservaba un mismo tipo en la conformación y facciones de los habitantes de ambos sexos, y hasta en la legua y en el traje, entre los montañeses de Navarra, los vizcaínos y guipuzcoanos, los baigorranos y bearneses, y los hecheses del alto Aragón. Consideraba que existían otras características de estos singulares pueblos que los diferenciaban entre sí, accidentalmente, pero no en su esencia. Esos aspectos comunes existen como los hay en personas de la misma familia, donde hay un tipo común, aun cuando haya diversidades fisonómicas individuales.
 
El general navarro, un liberal en las guerras carlistas y un héroe guerrillero en la Guerra de la Independencia española, Francisco Espoz y Mina, dejó escrito en sus Memorias, que los guipuzcoanos, vizcaínos y alaveses, que en el interés de derechos y “nacionalidades” siempre han marchado unidos con los navarros, no podían en la Guerra de la Independencia española de 1808, dejar de adoptar el mismo partido de éstos.
 
Entre estos testimonios existen diferencias y matizaciones, pues Madoz restringía la afinidad común a los hombres de la Montaña de Navarra, mientras que Cadalso refirió solo a los que hablan vascuence, es decir, los de la Montaña de Navarra y Navarra Media.
 
Mayor alcance tuvo lo escrito por Espoz y Mina, en el interés de derechos y nacionalidad, que según él siempre habían mantenido unidos los derechos y nacionalidades de los cuatros territorios. No era cierto, pero cuando Madoz murió en 1836, dejando su Memorias, ya había comenzado a creerse que esto había sido así.
 


ROMERÍA VASCA, POR ARTIETA


Pero al igual que existieron textos que apuntaban en esa dirección, también existen otros en sentido contrario:
 
En el siglo XIII, antes de que se consiguiera la unidad política de España, el erudito navarro Rodrigo Jiménez de Rada había afirmado que Castilla, Portugal, Navarra y Aragón eran independientes, pero partes de un todo superior que es algo más que la geografía o que el eco histórico de lejanas latinidades: una comunidad de sentimientos, de intereses y de cultura. Para Jiménez de Rada, solo los que forman esos pueblos españoles tienen derecho a ocupar el suelo peninsular, hijos de un mismo padre, cada uno es dueño de una parte de la herencia. Se refería a que los cuatro pueblos hermanos debían unirse para expulsar al invasor musulmán de los dominios heredados.
 
Una vez consumada la Reconquista y comenzada la expansión española por Europa y América, en el siglo XVI, se mantendría ese mismo sentimiento de hermandad entre pueblos.
 
En el Catálogo de los obispos de Pamplona, de 1614, recordaba el obispo de Pamplona Prudencio de Sandoval aquel cambio de dinastía de 1234, con Teobaldo I, y aseguraba que desde aquellos días los reyes de Navarra fueron tomados por más franceses que españoles. Y es que hasta entonces, los reyes navarros eran tan finos españoles como los de Toledo, según afirmaba Sandoval.
 
No era para menos, ya en pleno siglo XIII, los estudiantes navarros y los de los tres territorios vascongados, que estaba en la universidad de Bolonia, formaban parte de una denominada natio hispanica. Y entre los mercaderes de Brujas, que se denominaban nación española, abundaban principalmente vizcaínos.
 


BODA ENTRE HIDALGOS, POR FRANCISCO BLÁZQUZ DE MENDIETA, SIGLO XV


http://vascongados.blogspot.com.es/2016/04/identidad-etnica-y-parentesco-vasco.html

ilustrado
32-Sargento 1º
32-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *6*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1952
Puntos patrióticos : 57245
Reputación : 4568
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Reyno de Navarra: Cultura, Etnografía, Literatura y Tradiciones

Mensaje por ilustrado el Mar Mayo 10 2016, 02:00

... sobre tus artículos, que por lo visto, no son obra tuya, aunque ello en absoluto resta mérito a tus conocimientos.
Hay de todo, los hay copiados de libros, y los hay redactados por mi basándome en varios textos. Las biografías, muchas son resúmenes de wikipedia, otras pues lo mismo que los artículos voy cogiendo de allí y de por ahí, porque más de la mitad de las biografías a penas hay documentación expuesta en internet, y creo que estoy haciendo una gran labor en reunirlos a todos... a todos los Patriotas Vascongados.
Gracias por tu aprecio amigo, yo también os tengo en consideración.


"Tradicionalmente se ha venido repitiendo el tópico sobre la insignificante aportación literaria de escritores navarros en lengua castellana..."

Pues anda que en vascuence... ni chica ni limoná. Al menos hasta tiempos bien recientes la literatura en vascuence es casi inexistente en Navarra, pero también lo es en las propias Vascongadas y sus supuestas "áreas de influencia"

Concrétamente en el siglo XVI apareció el primer texto literario en lengua eusquera, pero jamás ha existido una verdadera literatura como movimiento en dicha lengua hasta finales del siglo XIX. Lo del tópico de insignificante aportación literaria de escritores navarros en lengua castellana corresponde a majaderías nacionalistas vascas.


"Los límites geográficos del Reino de Pamplona y más tarde de Navarra fueron muy variables en el periodo medieval, ya que en algún momento pertenecieron las Vascongadas, la merindad de Ultrapuertos, territorios de La Rioja y Aragón, etc. Se considera literatura navarra a las obras que los escritores concebían dentro de los territorios en comprendía en territorio en cada momento."

En aguella época los límites geográficos cambiaban más que los bereberes de chaqueta. En Navarra, en Galicia, en León, en Murcia... en toda Europa se porducía esa situación. Es absurdo. Bajo esa premisa, un fllamenco, alsaciano, napolitano o siciliano ¿sería escritor español y por tanto entraría dentro de la Literaruta Española si sus obras las hubieran escrito en la época de dominacón española?. Es una forma de intentar dar más calado y amplitud a una cosa -en este caso la cosa sería la literatura navarra- que, o es escasa o directamente carece de ella.

No, no es absurdo, es una forma de delimitar a los autores navarros en espacio y tiempo. Tiene su lógica. Además esos territorios que expones ni son la España nacional e histórica como lo es Navarra, ni escribieron en español.

"el vascuence: lengua del pueblo en buena parte del territorio, pero se trata de una lengua de tradición oral que pasó tardíamente a ser escrita,"

Ya saltó la liebre. Bueno... bueno... si es una lengua de tradición oral ¿cómo pueden decir con tanta seguridad que era la lengua del pueblo y hablada  en buena parte del territorio si no tienen pruebas de ello? ¿dónde está escrito eso?  ¿cuándo?¿Diez, doce, quince siglos después?.

Se sabe perfectamente por testimonios escritos que el eusquera era la lengua utilizada por buena parte de los navarros, especialmene en el norte pirenáico, también llegaron a tener un romance navarroaragonés que hablado por los navarros de la ribera. Lengua de tradición oral se entiende utilizada por las clases sociales más bajas transmitidas verbalmente de padres a hijos, no una lengua culta como el latín que poseía gramáticas y era aprendida por eruditos, clérigos, etc, y hacía funciones más académicas o administrativas.

"Orden Lingüistico..."
"...pero lo que no hay ninguna duda es que todas ellas dejaron testimonios literarios escritos durante la Edad Media, con la excepción del euskera de tradición oral y cuyas primeras manifestaciones literarias impresas se encuentran a partir del siglo XVI."

Veamos, si el orden lingüistico se refiere a las distintas lenguas que se escribieron/hablaron en Navarra durante distintas épocas (latín, romance, árabe, hebreo, dialectos occitanos..) NO estamos hablando de una literatura navarra, estamos hablando de escritrores navarros y españoles y de una literatura francesa, árabe, hebrea u occitana, NUNCA navarra. Un ejemplo, Sëneca nació en Cördoba y por tanto es español, pero se considera un filósofo y escritor romano (que era su cultura) nacido en España, Punto pelota. Excepto los vascos y su puta tradición oral, que sin tener literatura antes del silgo XVI se atreven a afirmar sin atisbo de rubor en dónde, desde cuándo y quiénes hablaban el vascuence: se hablaba en el Reino de los Cielos, desde antes de la Torre de Babel y lo hablaba Noé y hasta el mísmisimo Dios... entre otros. Pajas mentales, señor mío.

Se refiere al conjunto de obras literarias escritas en lenguas cultas o vulgares por el pueblo, la nobleza o la realeza, dentro del territorios navarro durante su historia.


"Gonzalo de Berceo, (Berceo, 1197 – 1264), fue un poeta riojano, el primero conocido en escribir en lengua castellana, que además incluía palabras en euskera."

Vaya, vaya... el primer poeta en escribir en lengua castellana que además incluía palabras en vascuence... Riojano vasco-navarro que escribía en vascuence, pero también en español y que no odiaba a los españoles... Insólito. Y desvergonzado. Sin duda los vasquistas lo tendrán en la lista negra y con orden de detención y fusilamiento inmediato, a pedradas claro.

En época de Gonzalo de Berceo, buena parte del territorio de la actual Rioja pertenecía al Reino de Navarra, por eso está incluido en esta relación de autores. Conocía el castellano antiguo por Rioja era un territorio que pertenecía a Castilla o Navarra según época, muy disputado por ambos, en él clufuyeron ambos idiomas.

ilustrado
32-Sargento 1º
32-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *6*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1952
Puntos patrióticos : 57245
Reputación : 4568
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Reyno de Navarra: Cultura, Etnografía, Literatura y Tradiciones

Mensaje por ilustrado el Mar Mayo 10 2016, 02:59

Fortificaciones defensivas navarras en la Modernidad


Pamplona se convirtió en un elemento clave en la cadena defensiva del territorio español que la Monarquía quiso establecer en los Pirineos desde Fuenterrabía hasta Figueras durante el siglo XVI. De hecho, Pamplona, Puente la Reina, Estella y Lumbier fueron las fortalezas que se mantuvieron en pie tras las derribadas en la conquista de 1512.

Tras los sucesos militares de 1512 y 1521, quedó de manifiesto la importancia estratégica de la capital navarra, por lo que no se tardó en cerrar las murallas y en construir el castillo Nuevo al sur de la ciudad. Pero aquel castillo pronto se quedó anticuado, no muy apropiado para resistir con éxito las innovaciones bélicas que se estaban produciendo. Felipe II decidió en 1517 la edificación de una moderna ciudadela de Pamplona en sustitución del castillo, encargando la planificación al ingeniero Jacobo Palear Fratín

Esta nueva fortaleza se convirtió en el principal bastión defensivo de Navarra. Tenía cinco baluartes con todos sus bastiones revestidos de piedra y amplios fosos, algunos llenos de agua; asentada sobre roca, era el único obstáculo que podía impedir a los franceses llegar a Madrid si invadían la península. 

El virrey Vespasiano Gonzaga fue el encargado de comprar las tierras donde debía edificarse la fortaleza, la que consideraba iba a ser “la más insigne fábrica fortificada del mundo”. De los cinco baluartes previstos, se construyeron en primer lugar los dos que iban a ceñir los muros de la ciudad y en 1584 se empezaron los que estarían fuera; ya en el siglo XVII, el progreso de la construcción se vería afectado también por los pagos, que interrumpían las obras en ocasiones.



CIUDADELA DE PAMPLONA


Desde los primeros años del siglo XVII, estaba clara la convicción de que Pamplona y su ciudadela habían de ser la salvaguardia de Castilla, razón por la que en 1611 el Consejo de Guerra decidió la colocación de 400 hombres de guarnición permanente en la fortaleza, convencido de que los franceses desistirían de cualquier tentativa contra ella, donde había recursos, además, para armar hasta 15.000 hombres, de modo que los paisanos navarros y los de las vecindades de La Rioja y Guipúzcoa podrían ser útilmente empleados en caso de movilización.

Mientras, durante estos años, las obras continuaban con retrasos y reformas hasta que en 1646 llegó a su conclusión. Durante la visita que hizo Felipe IV aquel año quedó tan impresionado por el aspecto de la ciudadela que decidió impulsar su financiación. 

En cuanto al armamento depositado en la ciudadela, su volumen es un indicador indirecto de la importancia que la Corona le atribuyó como bastión defensivo, ya que debía proporcionar armas a los efectivos que llegaran de Vizcaya, Guipúzcoa, La Rioja y Castilla, hasta el punto de poder dotar a 15.000 hombres llegada la necesidad.



PLANO DE PAMPLONA Y SU CIUDADELA DE 1845


Pero con la ciudadela de Pamplona no se ponía a buen recaudo el reino. Se necesitaban otros apoyos, dada la tendencia francesa a recurrir a la zona del Bidasoa, a los pasos de Irún y Behovia, para sus ataques e invasiones de la península. De manera que los ingenieros Fratín, Gandolfo, Tejeira y Alberti consideraron que era necesario reforzar adecuadamente la frontera, dando prioridad a dos lugares, Maya del Baztán Burguete, mientras Lumbier quedó en un plano bastante más secundario y, pese a la guerra con Francia, su guarnición (sobre los 300 hombres) permaneció inalterable.

En Maya existía un castillo sobre un peñasco; sus dimensiones eran tan reducidas que apenas si cabía la guarnición, por lo que "se le ha ayudado de fuera con otra fortificación pequeña de tierra y fagina en la forma que el sitio lo ha requerido… que es por donde se puede arrimar el enemigo a él con las zarpas."

Pero todavía en 1638 la fortificación estaba sin rematar y, como ocurría con  la ciudadela pamplonica, los recursos y víveres andaban siempre escasos; cuando se produjo la ruptura con Francia en 1635 adquirió una posición de vanguardia, a la que fue destinado un contingente permanente que en 1640 estaba compuesto por cuatro compañías con 279 hombres en total.

Según el escrito del historiador Gallástegui:

"era, este de Maya, uno de los muchos casos de respuesta del reino a los estímulos de la Corona: en Pamplona se habían librado las patentes de capitanes a favor de los hombres del Valle de Baztán (ahí estaban sus apellidos para atestiguarlo) que habían podido realizar sin dificultades sus reclutas en su vecindad, a favor de suministros regulares librados por Hacienda a los largo del verano de 1640."

En cuanto a Burguete, su nueva fortificación era de forma irregular para adaptarse al sitio elegido donde debía construirse, y tampoco podía darse por concluida en 1638, año en que la amenaza francesa constituía más que una temible posibilidad. Su situación era comparable en las carencias a las de Maya y Pamplona y también, a causa de la guerra, se cuidó su construcción y se reforzó su guarnición elevándola a cinco compañías que, en conjunto, en 1640 no superaron los 301 hombres, pues dos de ellas tenían muy escasos efectivos.



CASTILLO DE JAVIER


http://vascongados.blogspot.com.es/2016/04/fortificaciones-defensivas-navarras-en.html

ilustrado
32-Sargento 1º
32-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *6*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1952
Puntos patrióticos : 57245
Reputación : 4568
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Reyno de Navarra: Cultura, Etnografía, Literatura y Tradiciones

Mensaje por ilustrado el Sáb Jul 23 2016, 13:38

Identidad socio-cultural de Navarra en la Edad Media


Las señas constantes, claramente perceptibles y trascendentes, en la evolución de la sociedad medieval navarra se pueden resumir en estas tres características: Hispanidad, Foralidad y Pactismo.


ESCUDO DE NAVARRA


1. HISPANIDAD

Conciencia bimilenaria de los navarros de hallarse inscritos dentro de Hispania o España, entendida esta no solo como territorio geográfico, sino sobre todo, como una trama socio-cultural interiormente muy variada y compleja pero claramente identificable en su conjunto dentro del gran ámbito de civilización originariamente helénico-romana, pero pronto y de modo europeo-occidental Cristiana.

La Hispanidad es la conciencia bimilenaria de los navarros de hallarse inscritos dentro de Hispania o España, entendida esta no solo como territorio geográfico, sino sobre todo, como un círculo de cohesión socio-cultural, dentro de la civilización común resultante de la simbiosis de helenidad, romanidad, cristianismo y germanidad.

Está patente en un rotundo y variado caudal de expresiones políticas, jurídicas, sociales, eclesiásticas y culturales, y está constante en los sucesivos testimonios foráneos y muestras autóctonas historiográficas, que desde el siglo X hasta la crónica del Príncipe de Viana en el XV, interpretan esa hispanidad originaria y esencial de los grupos humanos que construyeron la monarquía medieval navarra.

Se manifiesta la hispanidad navarra en las formas de expresión escrita, es decir, el latín y su variante local, el romance navarro; como también se manifiesta en el propio modelo de escritura, las fórmulas de cómputo del tiempo, la liturgia religiosa, los resortes del gobierno, el sedimento jurídico, el léxico institucional tan fluido y variopinto en sus referencias a las estructuras sociales.



MAPA DE NAVARRA Y ENTIDADES HISPÁNICAS COLINDANTES


2. PACTISMO

Actitud política acorde con las reducidas dimensiones del espacio propiamente navarro, una especie de predisposición tradicional de las minorías dirigentes al reiterado concierto con las cercanas y sucesivas formaciones de poder público más pujantes, sin mengua, en todo caso, de las propias singularidades.

El Pactismo es la sucesión del contrato histórico predeterminadamente originario. Actitud política por la cual las minorías rectoras de la Navarra primigenia “vasconia”, y más tarde “pamplonesa”, habían establecido una cierta propensión al diálogo y al acuerdo con las sucesivas instancias de poder público superior.

Así lo acreditan unos datos y hechos, que verifican que ante Roma y ante la monarquía hispano-goda se dio una especie de sumisión negociada. Mayor fue, posteriormente, la subordinación ante el Islam, que se tradujo en una capitulación y en un compromiso formal de lealtad política frente a eventuales enemigos y el pago de un tributo anual que no se produjo.

Algunos historiadores sostienen que el jefe hispano-godo de Pamplona, Íñigo Arista, tuvo que pactar con los invasores musulmanes antes del 718 su sumisión a la nueva autoridad a cambio de que se le respetara como jefe de ese distrito. Pero, a falta de pruebas, dicha rendición con condiciones, jamás se hubiese sido constitutivo de comunidad política alguna.

La vigencia de este régimen de protectorado o principado tributario, tan habitual en los confines fronterizos de los dominios musulmanes, se mantuvo durante dos siglos, periodo alternado de paz y hostilidad. Los pamploneses pudieron romper definitivamente con este régimen gracias a la eficaz cooperación astur-leonesa.

La élite aristocrática pamplonesa debió de pactar la exaltación de un primer monarca Sancho Garcés I, mediante el cual realizar un proyecto político caracterizado por la continua pugna para liberar España del Islam. El Reino de Pamplona planteó las continuas campañas de defensa y reconquista en pacto y acuerdo con el Reino de León.

Aunque las dos principales monarquía hispano-cristianas peninsulares tuvieron sus roces puntuales, se reforzó un hermanamiento mediante sucesivas uniones conyugales entre los miembros de su realeza. Estos nexos dinásticos culminaron con el soberano pamplonés Sancho III el Mayor, hijo de Jimena de Castilla y cuyo hijo sería el rey de Castilla y León.

En diferentes circunstancias, tanto Sancho Ramírez como García Ramírez suscribieron su vinculación feudo-vasallática al poderoso soberano de Castilla y León, de alguna manera, su pariente “mayor”. Este sucesivo vasallaje hacia el soberano castellano-leonés, permitió a las fuerzas sociales navarras más activas, participar en las tareas de reconquista y repoblación de los reinos castellano-leonés y aragonés, en las tierras ganadas a los musulmanes.

El estatuto o pautas de relación jurídica entre el señor o dueño de la tierra y sus campesinos dependientes o siervos, en los siglos XI y XII, se denominaba en Navarra pactum, es decir, pacto o convenio.



ALZAMIENTO SOBRE EL PAVÉS DEL PRIMER REY DE NAVARRA


A la muerte de Sancho VII el Fuerte sin sucesión directa, el reino de Navarra vuelve a su tradicional predisposición al pacto. En Navarra es donde antes se desarrolló la concepción pactista de los Reinos hispánicos cristianos.

La aristocracia político-militar, los barones y los caballeros, llegaron a un pacto, junto con la alta burguesía o nueva aristocracia de poder económico establecida en las grandes villas o “burgos” navarros, para aceptar en 1234 al conde de Champaña, Teobaldo I, sobrino de Sancho VII, como sucesor de la corona navarra.

A cambio, como requisito, el nuevo rey aceptaría los principios del pacto originario que garantizaban el poder monárquico, es decir, jurar previamente unas pautas de gobierno concretos que salvaguardaran los usos y prerrogativas de los súbditos, en especial, de las fuerzas sociales que más representativas.

Resultó que Teobaldo I, fue educado fuera de Navarra, y ante su desconocimiento de las instituciones navarras empezó a causar conflictos y la formación de las Juntas para oponerse a él. A esta situación se puso remedio por un compromiso en 1237, por el cual, alegando el Rey su desconocimiento del Derecho navarro, se acordó recoger por escrito sus fueros y, una vez mejorados, cumplirlos exactamente. Así fue como se redactó el Fuero de Navarra, en cuyo prólogo se destaca que en los orígenes de la Reconquista los navarros en primer lugar se dieron leyes, y sólo después eligieron rey que hubo de jurarlas antes de ser proclamado; y también que es el pueblo el que alza o proclama al rey, después de que éste ha jurado guardar sus fueros.

Este pacto se trataba de una condición sine qua non, y se formalizó en la Asamblea de Olite, jurando los fueros y derechos en 1234, lo que ahora ligaba Navarra con las dinastías francesas.

Este pacto fue jurado por todos los reyes posteriores, incluido Fernando el Católico cuando conquistó Navarra en 1512. Así pues, en 1513, prestó juramento, y en 1515 reuniendo Cortes castellanas en Burgos, comunicó a los navarros dejaba en herencia a Navarra a su hija Juana, guardando los fueros y costumbres del reino. No solo se obligó a sí mismo, sino que dejó obligados a sus sucesores.

El nieto de Fernando el Católico, Carlos V, no solo juró los fueros y costumbres navarras, sino que dejó bien claro que la incorporación de Navarra a Castilla estaba realizada como unión “principal”, nunca como una supresión del reino, ni mucho menos como subordinación a Castilla. El pacto de incorporación institucional fue de eqüeprincipal.



DETALLE DE LA ESTATUA DE LOS FUEROS


3. FORALIDAD

Expresión concreta y algo tardía pero ya típica e indeclinable de la memoria colectiva de los navarros como comunidad histórica o "pueblo" en diálogo permanente y eventualmente tenso ante las instancias soberanas propias o llegadas desde fuera.

Hay que señalar que en todas las sociedades medievales europeo-occidentales se encuentra una secular contraposición de género de vida y diferencias de conducta entre ciudad y aldea, entre urbanidad y rusticidad. Mentalidad urbana y mentalidad rural, resultaron tanto en Navarra como en el resto de la España cristiana, los polos de una variedad socio-cultural, en el que encajaron las singularidades lingüísticas, legando así su actual patrimonio socio-cultural.

La Foralidad es la expresión concreta y algo tardía pero ya típica e indeclinable de la memoria colectiva de los navarros como comunidad histórica o “pueblo” en diálogo permanente y eventualmente tenso ante las instancias soberanas propias o llegadas desde fuera. Es el resultado de un pensamiento político, que deriva de la predisposición pactista, basado desde 1234 en la creencia de la monarquía como expresión de un contrato originario, por virtud del cual, un cuerpo social navarro que resistió a la invasión musulmana, eligió a su primer rey, a cambio de que este respetara unos derechos originarios o fueros, como garantes históricos aunque dispuestos a amejoramientos y evoluciones.

Esta mentalidad foral se vio materializada en la redacción unas cláusulas de compromiso que el nuevo rey, Teobaldo I, debía cumplir, denominado por el especialista José María Lacarra como “Fuero Antiguo”. Fueron los primeros preceptos de derecho público, una compilación foral primigenia del Fuero General de Navarra.

Constituye una doctrina avanzada de soberanía popular, y la más amplia y profunda concesión de derechos permitidos por cualquier otro soberano de Occidente en la época, según afirman algunos especialistas como J. M. Lacarra.

Este contencioso que se acordó poner por escrito en un “fuero”, no se refiere a los “fueros” del reino en general, sino solo al fuero específico del grupo nobiliario que propuso a Teobaldo I ser rey de Navarra, una compilación de los derechos relativos a la nobleza en general.



ARRANO BELTZA (ÁGULA NEGRA) Y LAUBURU (CUATRO-CABEZAS)
SÍMBOLOS DEL REYNO DE NAVARRA


http://vascongados.blogspot.com.es/2016/06/identidad-socio-cultural-de-navarra-en.html

ilustrado
32-Sargento 1º
32-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *6*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1952
Puntos patrióticos : 57245
Reputación : 4568
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.