Las redes de explotación sexual se están aprovechando cada vez más de mujeres refugiadas para obligarlas a prostituirse en Cataluña, una situación que se ha incrementado durante este año