Los activistas de una coalición de grupos dijeron el lunes que van a seguir presionando para que el festival se prohíba, así como para que se creen leyes que prohiban el sacrificio de perros y gatos y el consumo de su carne.