El veterano político socialista recuerda cómo fueron aquellos días de euforia y revolución en los que llegó la democracia a Portugal