Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Ayer a las 22:50 por Juanma_Breda

» Resumen de los partidos anti-inmigración de Europa (y II): Amanecer Dorado, Orban en Hungría, Liga Norte, Demócratas Suecos, Eslovaquia y España
Ayer a las 21:33 por Juan Garcia

» San Gil: 'Yo soy del PP, quienes no son del PP son los que están ahora'
Ayer a las 20:43 por HIMNOSHISTORICOS

» 480 aniversario de la Infantería de Marina, 10 cosas que deberías saber
Ayer a las 19:54 por HIMNOSHISTORICOS

» presentacion al foro
Ayer a las 19:33 por Valle

» Documental francés sobre el 11M.
Ayer a las 18:37 por Torquemada2014

» La Legión Española
Ayer a las 15:26 por HIMNOSHISTORICOS

» Autonomías, autonosuyas, Autorruina” total
Ayer a las 11:07 por Antonio García Fuentes

» Mujeres shipibas y quechuas esterilizadas a la fuerza durante el gobierno de Fujimori.
Ayer a las 07:46 por Huroncete

» 7 cosas que tendría que hacer Rajoy si es verdad que no cree en muros ni fronteras
Dom Feb 26 2017, 21:39 por Valle

» Cataluña y sus memorias historicas
Dom Feb 26 2017, 11:09 por RICHI

» Vídeos de Humor
Dom Feb 26 2017, 10:31 por HIMNOSHISTORICOS

» Guerra de Siria
Dom Feb 26 2017, 10:06 por Juanma_Breda

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 146 LA SOLEDAD Y EL PODER
Sáb Feb 25 2017, 11:54 por Antonio García Fuentes

» SABADOS HIMNOS Y POEMAS
Sáb Feb 25 2017, 06:25 por RICHI

» Un sistema solar repleto de Tierras.
Sáb Feb 25 2017, 02:29 por HispanoCortés501

» Historia del Escudo y la bandera
Sáb Feb 25 2017, 02:06 por HispanoCortés501

» Las Femen boicotean a Le Pen por defender a la mujer en el islam
Sáb Feb 25 2017, 02:03 por HispanoCortés501

» El FN, 'más fuerte que nunca' según la prensa francesa
Sáb Feb 25 2017, 01:58 por HispanoCortés501

» Donald Trump: “El islam supone un gran problema para planeta”
Sáb Feb 25 2017, 01:56 por HispanoCortés501

» La extrema izquierda amenaza el Campus de Vox: ‘¡No pasarán!’
Sáb Feb 25 2017, 01:50 por HispanoCortés501

» Ceuta pide ayuda al Ejército para hacer frente a la oleada de inmigrantes
Sáb Feb 25 2017, 01:44 por HispanoCortés501

» Una senadora de Podemos duda de la españolidad de Ceuta y Melilla
Sáb Feb 25 2017, 01:43 por HispanoCortés501

» Declaración conjunta del Presidente Juncker, el Presidente Rajoy y el Primer Ministro Costa sobre el acuerdo amistoso a propósito del asunto de Almaraz
Vie Feb 24 2017, 22:15 por Valle

» 23-F: Quintana Lacaci y su promesa a Franco
Vie Feb 24 2017, 17:52 por BRUC

» Bripac recupera la bandera de su primera operacion de guerra
Vie Feb 24 2017, 16:41 por BRUC

» Maniatan y dan una paliza a un cura de una parroquia de Coslada para robarle
Vie Feb 24 2017, 16:36 por Neilo65

» El “bizcochazo real”
Vie Feb 24 2017, 16:34 por Neilo65

» Carmena quiere poner a los madrileños a tejer la bandera del Orgullo Gay
Vie Feb 24 2017, 15:26 por Neilo65

» El coletas hace apologia del terrorismo al estilo Etarra
Vie Feb 24 2017, 13:24 por Invitado

» El tiempo pasa todo sigue igual o peor…
Vie Feb 24 2017, 09:40 por Antonio García Fuentes

» Urdangarin, libre sin fianza por su "arraigo y conducta"
Jue Feb 23 2017, 22:10 por Neilo65

» El repartidor que zanjó con una torta la broma del 'caranchoa' alega miedo
Jue Feb 23 2017, 22:00 por Neilo65

» Rajoy lo ha dicho en el Senado: “No hay que magnificar”
Jue Feb 23 2017, 09:35 por Antonio García Fuentes

» LA FRASE - MITAD MONJE MITAD SOLDADO
Miér Feb 22 2017, 19:30 por RICHI

» Aquí la voz de Europa
Miér Feb 22 2017, 18:54 por Juanma_Breda

» Una más por aquí!!
Miér Feb 22 2017, 18:49 por niunpasoatras.org

» Alfonso: «Guardiola debió renunciar a la selección, y Piqué está en la misma tesitura»
Miér Feb 22 2017, 15:19 por Mastieno

» Paises mas temidos por otras naciones
Miér Feb 22 2017, 14:53 por Neilo65

» La Memoria Histórica de Cartagena también ataca a Millán Astray
Miér Feb 22 2017, 14:35 por Neilo65

» ESCRITOS DE Y PARA EL ALMA 8 LA FILOSOFÍA... ¡A LA HOGUERA!
Miér Feb 22 2017, 10:17 por Antonio García Fuentes

» EL GRAN ERROR DE ESTA DEMOCRACIA
Mar Feb 21 2017, 23:25 por RICHI

» El Congreso gastará 230.000 euros en cambiar sus cocinas y electrodomésticos
Mar Feb 21 2017, 20:53 por Clemente

» Una familia italiana acoge a un refugiado y viola dejando embaraza a la hija de 12 años
Mar Feb 21 2017, 16:17 por Neilo65

» Hallado Zelandia, un enorme continente sumergido en el Pacífico
Mar Feb 21 2017, 15:22 por BRUC

» El cerebro' de los atentados del 11-M es puesto en libertad tras sólo 12 años de cárcel
Mar Feb 21 2017, 15:04 por Juanma_Breda

» Alberto Garzón defiende que el opositor venezolano Leopoldo López esté en la cárcel "por golpista"
Mar Feb 21 2017, 15:02 por BRUC

» Decenas de refugiados queman coches y atacan a la policía en Estocolmo.
Mar Feb 21 2017, 14:54 por Juanma_Breda

» Los Mossos detendrían a Forcadell y Puigdemont si lo ordena un juez
Mar Feb 21 2017, 13:25 por Agustín1968

» Blas Piñar la España de hoy
Mar Feb 21 2017, 08:19 por APKSPAIN

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

¿Franco era fascista?

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Franco era fascista?

Mensaje por BRUC el Miér Abr 27 2016, 18:00



Franco no fue nunca fascista. Ni él ni su régimen, ni siquiera en los momentos en que más se parecían al fascismo sus formas externas. El fascismo, más allá de la retórica y de esa abusiva tendencia –de origen comunista- a calificar como “fascista” a cualquier régimen autoritario de derechas, es una etiqueta que corresponde a realidades ideológicas y políticas muy concretas, y apenas ninguna de ellas se da en el franquismo ni en la propia persona de Franco.
¿Qué quiere decir “fascismo”? Stanley Payne, en su Historia del fascismo (Planeta, Barcelona, 1995, p.15), utiliza materiales de Ernst Nolte, Giovanni Gentile y Juan José Linz para proponer una tabla muy completa de rasgos fundamentales. Basta repasarlos para constatar hasta qué punto el franquismo no fue un fascismo.
El fascismo, de entrada, se caracteriza por su adhesión a una filosofía idealista, vitalista y voluntarista, que implica normalmente la intención de crear una cultura moderna, secular y autodeterminada. Esto quiere decir que el fascismo bebe en las corrientes filosóficas de la segunda mitad del siglo XIX y años sucesivos, es decir, la modernidad tardía. Frente al mundo tradicional, que ponía a Dios en el centro de todas las cosas, la modernidad reivindica al hombre como motor del mundo. A partir de este esquema de pensamiento nacen formas de describir la realidad que pasarán a las teorías políticas. El fascismo es una de ellas. Idealismo, vitalismo, voluntarismo, dice Payne. ¿Qué quiere decir eso? Más o menos esto: el mundo no está cerrado ni ordenado, sino trágicamente abierto al caos; sólo se ordena con la fuerza de la idea, con la voluntad del hombre que imprime su sello a las cosas; esa voluntad corresponde a líderes superiores o a minorías egregias que encuentran en el ejercicio de su poder, de su voluntad (de su voluntad de poder), la legitimidad de su acción sobre la Historia. El fascismo en sentido estricto deriva de este concepto de las cosas. Es un movimiento profundamente moderno, arraigado en una visión del mundo sin causa divina ni orden natural.
¿Hay algo de eso en el franquismo? Ni por asomo, ni siquiera en las formulaciones teóricas de la Falange. Excluida la filosofía de Ramiro Ledesma y algunas intuiciones de Giménez Caballero –quizá los únicos nombres propiamente fascistas del entorno del régimen, anteriores en todo caso a la guerra civil-, la doctrina que vertebró al franquismo está en los antípodas del modernismo fascista. La visión del mundo franquista es profundamente religiosa, cristiana, tradicional. Eso es así incluso en los escritos más tempranos de teóricos falangistas como Eugenio Montes. Si el estilo fascista reivindica la voluntad trágica frente al mundo en caos, el estilo franquista prefiere la imagen del hombre de fe que ordena el mundo en nombre de Dios y de la tradición. Su bisabuelo no es Hegel, sino Menéndez Pelayo. No es moderno, sino reaccionario en el sentido filosófico de ambos términos.
Pragmatismo contra ideología
El segundo elemento específico del fascismo, según la tabla de Payne, es la creación de un nuevo Estado nacionalista autoritario, ajeno a modelos o principios tradicionales. Esto es transparente en los casos italiano o alemán: son, efectivamente, nacionalistas y autoritarios, y en ambos casos se proclama explícitamente la ruptura con el orden tradicional. La Italia de Mussolini y la Alemania de Hitler son estados laicos, secularizados, integralmente modernos. ¿Y el franquismo? Lejísimos de eso. El Estado del 18 de julio es declaradamente confesional desde el principio, se coloca bajo la advocación de la Iglesia y le entrega parcelas no menores de poder político. El Estado de Franco fue moderno en su centralismo autoritario, pero fue tradicional en la legitimación del poder: el Caudillo lo era “por la gracia de Dios”.
¿Y en lo económico? ¿Fue fascista el franquismo en lo económico? Sólo un poco y sólo al principio; después, a partir de los años 50, en absoluto. El fascismo se caracteriza por crear una nueva estructura económica de ámbito nacional altamente reglamentada, multiclasista e integrada. Es el modelo del corporativismo nacional en Italia y del nacionalsocialismo en Alemania. El modelo teórico del nacionalsindicalismo, aportación de la Falange al régimen de Franco, pretendía seguir similares patrones; a ellos responde el Fuero del Trabajo, que convertía a los sindicatos verticales en pilar económico del Estado. Pero es un hecho que el nacionalsindicalismo sólo funcionó durante un cierto tiempo y, además, de manera incompleta. En 1941 es cesado como jefe de la organización sindical el falangista Gerardo Salvador Merino y su destierro a las Baleares pone punto final a la experiencia. A partir de ese momento, el sindicalismo vertical se transforma en un instrumento de pacificación de las relaciones laborales en beneficio de las empresas y, eso sí, bajo el control del Estado. Es verdad que el Fuero garantizará derechos importantes para los trabajadores, pero éstos quedarán lejos de conformar aquella base popular del régimen con la que soñaban los teóricos del nacionalsindicalismo. De manera que, en lo económico, el franquismo tampoco fue un fascismo. Las medidas de liberalización introducidas a partir de los años cincuenta terminarán de alejarlo del modelo, en provecho de un criterio estrictamente pragmático.
El fascismo se señala también por una evaluación positiva de la violencia y la guerra, que implica la disposición a recurrir efectivamente a ellas. No hay demostración más evidente que la realidad: todos los fascismos murieron en la guerra. ¿Y el franquismo? El franquismo, aun apoyado explícitamente en su origen por Hitler y Mussolini, funcionó al revés: nació de una guerra (civil) y permaneció alejado de los campos de batalla, sin más sobresaltos que los de Ifni y el Sáhara, donde tampoco se planteó una guerra. La intervención bélica en la segunda guerra mundial, la División Azul, no se enfocó como una guerra de Estado, sino de partido, es decir, de voluntarios. La retórica belicista de la posguerra civil evolucionó rápidamente hacia la imagen de Franco como pacificador y desembocó en la campaña de los “Veinticinco años de paz” en 1964. De manera que los ardores bélicos se templaron muy pronto, por más que la liturgia militar se mantuviera en determinadas manifestaciones públicas. Tampoco en esto el franquismo fue un fascismo. Ni lo fue en política exterior, donde el fascismo tiende al expansionismo, pero Franco, por el contrario, se limitó a contemporizar de la manera más pragmática posible con unos y con otros, tanto antes como después de la segunda guerra mundial. En materia territorial, el régimen de Franco se plegó a las condiciones generales de la descolonización en Marruecos y en Guinea. Y en materia diplomática, apostó por criterios geopolíticos completamente objetivos: alineamiento con la órbita de poder norteamericana y paciente espera en la puerta de Europa. Pragmatismo, una vez más.
Contra liberales y comunistas
Dentro del estilo filosófico e ideológico  sobre el que se asienta el fascismo, juegan un papel muy importante sus negaciones: antiliberalismo, anticomunismo, anticonservadurismo. El franquismo tuvo en común con los fascismos sus enemigos: el comunismo y el liberalismo, sin duda. Pero no todos sus enemigos, porque tanto el facismo italiano como el nacionalsocialismo alemán declararon igualmente enemigos a los conservadores –de hecho, conservadores serán los que intenten matar varias veces a Hitler-, mientras que Franco siempre tuvo en los sectores conservadores su apoyo principal. Y ello precisamente porque el franquismo no se inspiró en principios fascistas, sino tradicionales.
El franquismo fue, sí, un anticomunismo desde su mismo nacimiento, el 18 de julio de 1936 (cuando aún no había tal franquismo), hasta el testamento político del dictador, y en el comunismo halló el régimen una suerte de enemigo perpetuo. ¿Fue también un antiliberalismo? Lo fue, sin duda, en el aspecto filosófico, moral, pero no tanto por emulación fascista como por inspiración cristiana: los argumentos del régimen contra el liberalismo son los mismos que llevaron a Pío IX a condenarlo en el Syllabus de 1867. El franquismo fue también antiliberal en el aspecto político, pero con matices: siendo radicalmente ajeno a las formas del liberalismo democrático tal y como se impusieron en los regímenes parlamentarios, mantuvo sin embargo una estructura de división de poderes razonablemente moderna, en especial en lo que concierne al poder judicial. El franquismo no fue en nada, ciertamente, un liberalismo, pero se atuvo a determinados usos habituales en el espacio político de occidente, cosa que no ocurrió, por ejemplo, en la Alemania nazi. Y aún más ambiguas son las relaciones del franquismo con el liberalismo en el plano económico: siendo un régimen doctrinalmente a-liberal, partidario de la economía centralizada y dirigida, sin embargo su práctica de gobierno fue más bien la de un “capitalismo de Estado” cada vez más liberalizado a partir de los años cincuenta.
Pero, entonces, ¿y las camisas azules y los himnos y el partido único? ¿No es eso estilo fascista? Si. Y el fascismo, además de una ideología o una doctrina, es precisamente un estilo, como explicó ampliamente Armin Mohler. Ahora bien, toda esa liturgia es inseparable de una tentativa de movilización de las masas, con la militarización de las relaciones políticas y con el objetivo de crear una milicia de partido. Pero el franquismo, por el contrario, muy rara vez trató de movilizar a nadie, más bien al revés. En vano buscaremos en el franquismo ese aire de movilización permanente en magnas concentraciones uniformadas, al estilo italiano o alemán. Ni siquiera en las liturgias masivas de "coros y danzas". En cuanto a las relaciones políticas, al margen de la retórica falangista (confinada por otra parte a la estructura del Movimiento Nacional), nunca se militarizaron; más bien siguieron un patrón jerárquico de tipo ancien régime, lejos del tono directo de “camaradería vertical” que caracteriza a las formas militares. Y, por supuesto, de milicia del partido, nada de nada: cuando acabó la guerra, la Falange mantuvo milicias, pero bajo el mando de militares como Muñoz Grandes. Por otra parte, aquellas milicias, prontamente desaparecidas, nunca tuvieron una función semejante, ni de lejos, a las otorgadas a las SA o a las SS bajo el nacionalsocialismo. Y respecto a la liturgia de Estado, no fue una liturgia de partido, sino, con frecuencia, una liturgia eclesiástica, sobre todo en los años del “nacional-catolicismo”.
Caudillo
Hay un rasgo académico del fascismo donde el parentesco con el franquismo es más claro: la tendencia específica a un tipo de mando autoritario, carismático, personal. El fascismo es inseparable de la figura del líder, Duce, Führer, Caudillo o como se le quiera llamar. También el franquismo es inseparable de la figura de Franco. Ahora bien, los fascismos estaban concebidos de tal modo que el movimiento podría sobrevivir al líder, no se extinguiría con él, mientras que en el caso del Caudillo español, por el contrario, nadie pensó en un “franquismo después de Franco”: desde fecha tan temprana como 1947 el propio dictador arregló las cosas para un cambio de sistema que implicaría la coronación de un Rey. Y otra cuestión crucial: todos los líderes fascistas son dictadores, pero no todos los dictadores son fascistas ni su estilo de mando se corresponde con las características del fascismo. Aquí intervienen innumerables elementos, desde el origen de la investidura dictatorial hasta el sistema de controles efectivos del poder que sirvan de contrapeso al dictador. Franco, que fue evidentemente un dictador, en líneas generales carece de los elementos de carisma personal que caracterizan a los grandes líderes fascistas. En cuanto a su forma de ejercer el poder, resultó formalmente limitada por la progresiva institucionalización de consejos con funciones ejecutivas o consultivas específicas. Franco fue un dictador, sí, pero no un dictador fascista.
¿Hay que decir más? El fascismo implica una deificación del Estado, pero Franco nunca quiso hacer del Estado una religión. El fascismo se basa en la existencia de un partido único que actúa como vanguardia política y encarnación del pueblo-nación, pero el Movimiento resultante de la fusión de la Falange y el Requeté jamás gozó, ni siquiera en la primera época, de atribuciones de ese carácter. El fascismo es un totalitarismo que pretende encauzar por una sola vía todas las manifestaciones de la vida social, pero en la España de Franco siempre existió una pluralidad (ciertamente, controlada) de “vías”, desde las asociaciones católicas hasta el Ejército y el Movimiento, pasando por la burocracia del Estado o por las corporaciones económicas, por no hablar del poder fáctico de la Iglesia. El fascismo, en fin, como movimiento moderno que es, se asienta sobre una cultura de la movilización absoluta y permanente de las masas, pero el Movimiento rara vez buscó “movilizar” a masa alguna e, incluso al contrario, se le ha reprochado apoyarse sobre lo que Dionisio Ridruejo -falangista que acabó en el socialismo cristiano- llamó “el macizo inconmovible de la raza”.
En la retórica de la política cotidiana seguiremos escuchando, sin duda, que Franco fue “un nazi y un fascista”, como recientemente dijo la simpar Celia Villalobos, que, por cierto, antes de “progresista del PP” fue funcionaria de la Organización Sindical franquista. Pero si hablamos en serio, dando a cada cosa su apropiado concepto, la realidad es la que es. Franco no fue fascista jamás. Y su régimen –dictatorial, autoritario, sí- no fue un régimen fascista. Fue otra cosa. Por eso no es impropio hablar de "franquismo".

BRUC
62-Teniente de Navio
62-Teniente de Navio

Trofeos y Medallas : *12*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!



España
Advertencias : 100%
Mensajes : 8384
Puntos patrióticos : 148800
Reputación : 24288
Fecha de inscripción : 26/06/2014
Localización : Deslocalizado

http://coe-41.blogspot.com.es/p/vb.html

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Franco era fascista?

Mensaje por BRUC el Miér Abr 27 2016, 18:01

Lástima que nadie haya estado a la altura de su legado. Desde 1975 sólo ha habido presidentes de gobierno cobardes, irresponsables y cleptómanos y reyes discapacitados a los que sólo les importa satisfacer sus vicios. Cuanto más tiempo pasa más brilla la época dorada del franquismo, mal que les pese a algunos que incluso pasan revista por aquí...

BRUC
62-Teniente de Navio
62-Teniente de Navio

Trofeos y Medallas : *12*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!



España
Advertencias : 100%
Mensajes : 8384
Puntos patrióticos : 148800
Reputación : 24288
Fecha de inscripción : 26/06/2014
Localización : Deslocalizado

http://coe-41.blogspot.com.es/p/vb.html

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Franco era fascista?

Mensaje por Neilo65 el Miér Abr 27 2016, 18:58

Franco no era fascista, era militar y patriota, todo lo demas sobra, como mucho se puede llegar a admitir que fue un dictador, aunque me gusta mas el apelativo de caudillo.

Neilo65
37-Brigada
37-Brigada

Trofeos y Medallas : *13*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2770
Puntos patrióticos : 52835
Reputación : 16682
Fecha de inscripción : 12/12/2014
Edad : 51
Localización : Cadiz

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Franco era fascista?

Mensaje por El Zorro el Jue Abr 28 2016, 15:46

Dificilmente pudo ser fascista si no era de izquierdas como Mussolini, Stalin o Hitler.

El Zorro
25-Cabo Mayor
25-Cabo Mayor

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1287
Puntos patrióticos : 12981
Reputación : 7776
Fecha de inscripción : 21/01/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Franco era fascista?

Mensaje por Guerrero Celtíbero el Jue Abr 28 2016, 16:33

Franco no era fascista. Era un gobierno social-conservador y autoritario.

Guerrero Celtíbero
6-Guardia de 1ª
6-Guardia de 1ª

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 162
Puntos patrióticos : 2564
Reputación : 730
Fecha de inscripción : 02/05/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Franco era fascista?

Mensaje por Ruta AP7 el Jue Abr 28 2016, 18:43

Franco no era fascista era franquista y el solito se nombró caudillo por la gracia de Dios... también recuerdo leer que era centrista ya que se creía el centro de todo jeje por eso no estaba ni con la derecha ni con la izquierda solo estaba con él mismo y amen.

Ruta AP7
4-Soldado
4-Soldado

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 93
Puntos patrióticos : 1520
Reputación : 162
Fecha de inscripción : 28/11/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Franco era fascista?

Mensaje por BRUC el Jue Abr 28 2016, 18:51

@Ruta AP7 escribió:Franco no era fascista era franquista y el solito se nombró caudillo por la gracia de Dios... también recuerdo leer que era centrista ya que se creía el centro de todo jeje por eso no estaba ni con la derecha ni con la izquierda solo estaba con él mismo y amen.

Lo que si está claro es que jamás cedió ante las presiones de nadie, extranjeros incluidos.

BRUC
62-Teniente de Navio
62-Teniente de Navio

Trofeos y Medallas : *12*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!



España
Advertencias : 100%
Mensajes : 8384
Puntos patrióticos : 148800
Reputación : 24288
Fecha de inscripción : 26/06/2014
Localización : Deslocalizado

http://coe-41.blogspot.com.es/p/vb.html

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Franco era fascista?

Mensaje por Ruta AP7 el Jue Abr 28 2016, 19:02

@BRUC escribió:
@Ruta AP7 escribió:Franco no era fascista era franquista y el solito se nombró caudillo por la gracia de Dios... también recuerdo leer que era centrista ya que se creía el centro de todo jeje por eso no estaba ni con la derecha ni con la izquierda solo estaba con él mismo y amen.

Lo que si está claro es que jamás cedió ante las presiones de nadie, extranjeros incluidos.


Toma ya ni Durruti tampoco... 


Pero lo que si es cierto que no se casó ni con los de su propio bando que una vez terminada la guerra no quisieron apoyarlo, una prueba palpable de que no fue nunca de derechas y que reafirma lo que antes he dicho.

Ruta AP7
4-Soldado
4-Soldado

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 93
Puntos patrióticos : 1520
Reputación : 162
Fecha de inscripción : 28/11/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Franco era fascista?

Mensaje por BRUC el Jue Abr 28 2016, 19:11

@Ruta AP7 escribió:

Pero lo que si es cierto que no se casó ni con los de su propio bando que una vez terminada la guerra no quisieron apoyarlo

¿A quien te refieres?

BRUC
62-Teniente de Navio
62-Teniente de Navio

Trofeos y Medallas : *12*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!



España
Advertencias : 100%
Mensajes : 8384
Puntos patrióticos : 148800
Reputación : 24288
Fecha de inscripción : 26/06/2014
Localización : Deslocalizado

http://coe-41.blogspot.com.es/p/vb.html

Volver arriba Ir abajo

¿Franco era fascista?

Mensaje por BRUC el Mar Ago 02 2016, 19:27



Franco no fue nunca fascista. Ni él ni su régimen, ni siquiera en los momentos en que más se parecían al fascismo sus formas externas. El fascismo, más allá de la retórica y de esa abusiva tendencia –de origen comunista- a calificar como “fascista” a cualquier régimen autoritario de derechas, es una etiqueta que corresponde a realidades ideológicas y políticas muy concretas, y apenas ninguna de ellas se da en el franquismo ni en la propia persona de Franco.
¿Qué quiere decir “fascismo”? Stanley Payne, en su Historia del fascismo (Planeta, Barcelona, 1995, p.15), utiliza materiales de Ernst Nolte, Giovanni Gentile y Juan José Linz para proponer una tabla muy completa de rasgos fundamentales. Basta repasarlos para constatar hasta qué punto el franquismo no fue un fascismo.
El fascismo, de entrada, se caracteriza por su adhesión a una filosofía idealista, vitalista y voluntarista, que implica normalmente la intención de crear una cultura moderna, secular y autodeterminada. Esto quiere decir que el fascismo bebe en las corrientes filosóficas de la segunda mitad del siglo XIX y años sucesivos, es decir, la modernidad tardía. Frente al mundo tradicional, que ponía a Dios en el centro de todas las cosas, la modernidad reivindica al hombre como motor del mundo. A partir de este esquema de pensamiento nacen formas de describir la realidad que pasarán a las teorías políticas. El fascismo es una de ellas. Idealismo, vitalismo, voluntarismo, dice Payne. ¿Qué quiere decir eso? Más o menos esto: el mundo no está cerrado ni ordenado, sino trágicamente abierto al caos; sólo se ordena con la fuerza de la idea, con la voluntad del hombre que imprime su sello a las cosas; esa voluntad corresponde a líderes superiores o a minorías egregias que encuentran en el ejercicio de su poder, de su voluntad (de su voluntad de poder), la legitimidad de su acción sobre la Historia. El fascismo en sentido estricto deriva de este concepto de las cosas. Es un movimiento profundamente moderno, arraigado en una visión del mundo sin causa divina ni orden natural.
¿Hay algo de eso en el franquismo? Ni por asomo, ni siquiera en las formulaciones teóricas de la Falange. Excluida la filosofía de Ramiro Ledesma y algunas intuiciones de Giménez Caballero –quizá los únicos nombres propiamente fascistas del entorno del régimen, anteriores en todo caso a la guerra civil-, la doctrina que vertebró al franquismo está en los antípodas del modernismo fascista. La visión del mundo franquista es profundamente religiosa, cristiana, tradicional. Eso es así incluso en los escritos más tempranos de teóricos falangistas como Eugenio Montes. Si el estilo fascista reivindica la voluntad trágica frente al mundo en caos, el estilo franquista prefiere la imagen del hombre de fe que ordena el mundo en nombre de Dios y de la tradición. Su bisabuelo no es Hegel, sino Menéndez Pelayo. No es moderno, sino reaccionario en el sentido filosófico de ambos términos.
Pragmatismo contra ideología
El segundo elemento específico del fascismo, según la tabla de Payne, es la creación de un nuevo Estado nacionalista autoritario, ajeno a modelos o principios tradicionales. Esto es transparente en los casos italiano o alemán: son, efectivamente, nacionalistas y autoritarios, y en ambos casos se proclama explícitamente la ruptura con el orden tradicional. La Italia de Mussolini y la Alemania de Hitler son estados laicos, secularizados, integralmente modernos. ¿Y el franquismo? Lejísimos de eso. El Estado del 18 de julio es declaradamente confesional desde el principio, se coloca bajo la advocación de la Iglesia y le entrega parcelas no menores de poder político. El Estado de Franco fue moderno en su centralismo autoritario, pero fue tradicional en la legitimación del poder: el Caudillo lo era “por la gracia de Dios”.
¿Y en lo económico? ¿Fue fascista el franquismo en lo económico? Sólo un poco y sólo al principio; después, a partir de los años 50, en absoluto. El fascismo se caracteriza por crear una nueva estructura económica de ámbito nacional altamente reglamentada, multiclasista e integrada. Es el modelo del corporativismo nacional en Italia y del nacionalsocialismo en Alemania. El modelo teórico del nacionalsindicalismo, aportación de la Falange al régimen de Franco, pretendía seguir similares patrones; a ellos responde el Fuero del Trabajo, que convertía a los sindicatos verticales en pilar económico del Estado. Pero es un hecho que el nacionalsindicalismo sólo funcionó durante un cierto tiempo y, además, de manera incompleta. En 1941 es cesado como jefe de la organización sindical el falangista Gerardo Salvador Merino y su destierro a las Baleares pone punto final a la experiencia. A partir de ese momento, el sindicalismo vertical se transforma en un instrumento de pacificación de las relaciones laborales en beneficio de las empresas y, eso sí, bajo el control del Estado. Es verdad que el Fuero garantizará derechos importantes para los trabajadores, pero éstos quedarán lejos de conformar aquella base popular del régimen con la que soñaban los teóricos del nacionalsindicalismo. De manera que, en lo económico, el franquismo tampoco fue un fascismo. Las medidas de liberalización introducidas a partir de los años cincuenta terminarán de alejarlo del modelo, en provecho de un criterio estrictamente pragmático.
El fascismo se señala también por una evaluación positiva de la violencia y la guerra, que implica la disposición a recurrir efectivamente a ellas. No hay demostración más evidente que la realidad: todos los fascismos murieron en la guerra. ¿Y el franquismo? El franquismo, aun apoyado explícitamente en su origen por Hitler y Mussolini, funcionó al revés: nació de una guerra (civil) y permaneció alejado de los campos de batalla, sin más sobresaltos que los de Ifni y el Sáhara, donde tampoco se planteó una guerra. La intervención bélica en la segunda guerra mundial, la División Azul, no se enfocó como una guerra de Estado, sino de partido, es decir, de voluntarios. La retórica belicista de la posguerra civil evolucionó rápidamente hacia la imagen de Franco como pacificador y desembocó en la campaña de los “Veinticinco años de paz” en 1964. De manera que los ardores bélicos se templaron muy pronto, por más que la liturgia militar se mantuviera en determinadas manifestaciones públicas. Tampoco en esto el franquismo fue un fascismo. Ni lo fue en política exterior, donde el fascismo tiende al expansionismo, pero Franco, por el contrario, se limitó a contemporizar de la manera más pragmática posible con unos y con otros, tanto antes como después de la segunda guerra mundial. En materia territorial, el régimen de Franco se plegó a las condiciones generales de la descolonización en Marruecos y en Guinea. Y en materia diplomática, apostó por criterios geopolíticos completamente objetivos: alineamiento con la órbita de poder norteamericana y paciente espera en la puerta de Europa. Pragmatismo, una vez más.
Contra liberales y comunistas
Dentro del estilo filosófico e ideológico  sobre el que se asienta el fascismo, juegan un papel muy importante sus negaciones: antiliberalismo, anticomunismo, anticonservadurismo. El franquismo tuvo en común con los fascismos sus enemigos: el comunismo y el liberalismo, sin duda. Pero no todos sus enemigos, porque tanto el facismo italiano como el nacionalsocialismo alemán declararon igualmente enemigos a los conservadores –de hecho, conservadores serán los que intenten matar varias veces a Hitler-, mientras que Franco siempre tuvo en los sectores conservadores su apoyo principal. Y ello precisamente porque el franquismo no se inspiró en principios fascistas, sino tradicionales.
El franquismo fue, sí, un anticomunismo desde su mismo nacimiento, el 18 de julio de 1936 (cuando aún no había tal franquismo), hasta el testamento político del dictador, y en el comunismo halló el régimen una suerte de enemigo perpetuo. ¿Fue también un antiliberalismo? Lo fue, sin duda, en el aspecto filosófico, moral, pero no tanto por emulación fascista como por inspiración cristiana: los argumentos del régimen contra el liberalismo son los mismos que llevaron a Pío IX a condenarlo en el Syllabus de 1867. El franquismo fue también antiliberal en el aspecto político, pero con matices: siendo radicalmente ajeno a las formas del liberalismo democrático tal y como se impusieron en los regímenes parlamentarios, mantuvo sin embargo una estructura de división de poderes razonablemente moderna, en especial en lo que concierne al poder judicial. El franquismo no fue en nada, ciertamente, un liberalismo, pero se atuvo a determinados usos habituales en el espacio político de occidente, cosa que no ocurrió, por ejemplo, en la Alemania nazi. Y aún más ambiguas son las relaciones del franquismo con el liberalismo en el plano económico: siendo un régimen doctrinalmente a-liberal, partidario de la economía centralizada y dirigida, sin embargo su práctica de gobierno fue más bien la de un “capitalismo de Estado” cada vez más liberalizado a partir de los años cincuenta.
Pero, entonces, ¿y las camisas azules y los himnos y el partido único? ¿No es eso estilo fascista? Si. Y el fascismo, además de una ideología o una doctrina, es precisamente un estilo, como explicó ampliamente Armin Mohler. Ahora bien, toda esa liturgia es inseparable de una tentativa de movilización de las masas, con la militarización de las relaciones políticas y con el objetivo de crear una milicia de partido. Pero el franquismo, por el contrario, muy rara vez trató de movilizar a nadie, más bien al revés. En vano buscaremos en el franquismo ese aire de movilización permanente en magnas concentraciones uniformadas, al estilo italiano o alemán. Ni siquiera en las liturgias masivas de "coros y danzas". En cuanto a las relaciones políticas, al margen de la retórica falangista (confinada por otra parte a la estructura del Movimiento Nacional), nunca se militarizaron; más bien siguieron un patrón jerárquico de tipo ancien régime, lejos del tono directo de “camaradería vertical” que caracteriza a las formas militares. Y, por supuesto, de milicia del partido, nada de nada: cuando acabó la guerra, la Falange mantuvo milicias, pero bajo el mando de militares como Muñoz Grandes. Por otra parte, aquellas milicias, prontamente desaparecidas, nunca tuvieron una función semejante, ni de lejos, a las otorgadas a las SA o a las SS bajo el nacionalsocialismo. Y respecto a la liturgia de Estado, no fue una liturgia de partido, sino, con frecuencia, una liturgia eclesiástica, sobre todo en los años del “nacional-catolicismo”.
Caudillo
Hay un rasgo académico del fascismo donde el parentesco con el franquismo es más claro: la tendencia específica a un tipo de mando autoritario, carismático, personal. El fascismo es inseparable de la figura del líder, Duce, Führer, Caudillo o como se le quiera llamar. También el franquismo es inseparable de la figura de Franco. Ahora bien, los fascismos estaban concebidos de tal modo que el movimiento podría sobrevivir al líder, no se extinguiría con él, mientras que en el caso del Caudillo español, por el contrario, nadie pensó en un “franquismo después de Franco”: desde fecha tan temprana como 1947 el propio dictador arregló las cosas para un cambio de sistema que implicaría la coronación de un Rey. Y otra cuestión crucial: todos los líderes fascistas son dictadores, pero no todos los dictadores son fascistas ni su estilo de mando se corresponde con las características del fascismo. Aquí intervienen innumerables elementos, desde el origen de la investidura dictatorial hasta el sistema de controles efectivos del poder que sirvan de contrapeso al dictador. Franco, que fue evidentemente un dictador, en líneas generales carece de los elementos de carisma personal que caracterizan a los grandes líderes fascistas. En cuanto a su forma de ejercer el poder, resultó formalmente limitada por la progresiva institucionalización de consejos con funciones ejecutivas o consultivas específicas. Franco fue un dictador, sí, pero no un dictador fascista.
¿Hay que decir más? El fascismo implica una deificación del Estado, pero Franco nunca quiso hacer del Estado una religión. El fascismo se basa en la existencia de un partido único que actúa como vanguardia política y encarnación del pueblo-nación, pero el Movimiento resultante de la fusión de la Falange y el Requeté jamás gozó, ni siquiera en la primera época, de atribuciones de ese carácter. El fascismo es un totalitarismo que pretende encauzar por una sola vía todas las manifestaciones de la vida social, pero en la España de Franco siempre existió una pluralidad (ciertamente, controlada) de “vías”, desde las asociaciones católicas hasta el Ejército y el Movimiento, pasando por la burocracia del Estado o por las corporaciones económicas, por no hablar del poder fáctico de la Iglesia. El fascismo, en fin, como movimiento moderno que es, se asienta sobre una cultura de la movilización absoluta y permanente de las masas, pero el Movimiento rara vez buscó “movilizar” a masa alguna e, incluso al contrario, se le ha reprochado apoyarse sobre lo que Dionisio Ridruejo -falangista que acabó en el socialismo cristiano- llamó “el macizo inconmovible de la raza”.
En la retórica de la política cotidiana seguiremos escuchando, sin duda, que Franco fue “un nazi y un fascista”, como recientemente dijo la simpar Celia Villalobos, que, por cierto, antes de “progresista del PP” fue funcionaria de la Organización Sindical franquista. Pero si hablamos en serio, dando a cada cosa su apropiado concepto, la realidad es la que es. Franco no fue fascista jamás. Y su régimen –dictatorial, autoritario, sí- no fue un régimen fascista. Fue otra cosa. Por eso no es impropio hablar de "franquismo".

BRUC
62-Teniente de Navio
62-Teniente de Navio

Trofeos y Medallas : *12*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!



España
Advertencias : 100%
Mensajes : 8384
Puntos patrióticos : 148800
Reputación : 24288
Fecha de inscripción : 26/06/2014
Localización : Deslocalizado

http://coe-41.blogspot.com.es/p/vb.html

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Franco era fascista?

Mensaje por Ruta AP7 el Sáb Ago 06 2016, 08:18

@BRUC escribió:
@Ruta AP7 escribió:

Pero lo que si es cierto que no se casó ni con los de su propio bando que una vez terminada la guerra no quisieron apoyarlo

¿A quien te refieres?


A los falangistas que no quisieron apoyarlo que los exilió o los metió en la cárcel.

Ruta AP7
4-Soldado
4-Soldado

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 93
Puntos patrióticos : 1520
Reputación : 162
Fecha de inscripción : 28/11/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Franco era fascista?

Mensaje por BRUC el Sáb Ago 06 2016, 08:22

@Ruta AP7 escribió:
@BRUC escribió:
@Ruta AP7 escribió:

Pero lo que si es cierto que no se casó ni con los de su propio bando que una vez terminada la guerra no quisieron apoyarlo

¿A quien te refieres?


A los falangistas que no quisieron apoyarlo que los exilió o los metió en la cárcel.

Ah! sí..es cierto. Para Franco la lealtad era una divisa imprescindible para quienes estaban a su lado. De hecho creó una red de información independiente para saber de buena mano con quien se sentaba: afectos y desafectos.

BRUC
62-Teniente de Navio
62-Teniente de Navio

Trofeos y Medallas : *12*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!



España
Advertencias : 100%
Mensajes : 8384
Puntos patrióticos : 148800
Reputación : 24288
Fecha de inscripción : 26/06/2014
Localización : Deslocalizado

http://coe-41.blogspot.com.es/p/vb.html

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Franco era fascista?

Mensaje por Torquemada2014 el Dom Ago 07 2016, 09:56

Aunque, sin duda, el Generalísimo, como hombre culto e informado, habría recibido las saludables influencias del fascismo y el nacionalsocilismo, era algo más que un lider político o militar al uso, era Caudillo de España por la Gracias de Dios cosa que, por cierto, le deparó el odio de un sector del falangismo, lo cual fue debidamente atajado, en su momento.

Torquemada2014
35-Sargento 1º
35-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2270
Puntos patrióticos : 13900
Reputación : 5898
Fecha de inscripción : 17/11/2014

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.