Dicen Anna Gabriel y Mireya Boya que las protestas ante una pareja en deshinibido ayuntamiento carnal en el metro de Barcelona son de un “puritanismo extremo”, fruto de la herencia cristiana. ¿Seguro? ¿saben de lo que hablan?