Dos encapuchados destrozan el equipamiento con gritos de "Viva y Arriba España"