Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Pensamientos y reflexiones 159 Socialistas, comunistas, “peperos y otras yerbas”: Aquí en España, el domingo (21-05-2017), se dirimió el enfrentamiento de las tres “fracciones o facciones” de lo qu
Hoy a las 08:50 por Antonio García Fuentes

» Mi música, tu música, nuestra música
Ayer a las 23:32 por José Francisco

» No son antitaurinos,
Ayer a las 21:41 por José Francisco

» Un capitán de Fragata defiende a los Harriers ante los planes de compra del F-35
Ayer a las 20:04 por Juanma_Breda

» 152 ATAQUES CONTRA CRISTIANOS EN ESPAÑA EN 2016, 147 DE ELLOS CONTRA CATÓLICO
Ayer a las 17:54 por José Francisco

» Ignacio de Loyola: soldado, pecador, santo
Ayer a las 14:54 por Neilo65

» Liberalismo antifisiocrático de Valentín de Foronda
Ayer a las 14:45 por Neilo65

» erepublik juego online
Ayer a las 12:22 por ilustrado

» Historia del Camino de Santiago
Ayer a las 12:04 por ilustrado

» Presos, condenas y trabajos a realizar
Ayer a las 09:21 por Antonio García Fuentes

» Viaje por el norte de España
Jue Jun 22 2017, 17:02 por deuteros

» El sistema monetario o la gran sanguijuela
Jue Jun 22 2017, 09:40 por Antonio García Fuentes

» Europa: la ultraizquierda cometió 27 veces más atentados que la ultraderecha en 2016
Miér Jun 21 2017, 22:41 por José Francisco

»  ¿Están tomando Europa los yihadistas?
Miér Jun 21 2017, 22:35 por Iuris Tantum

» Europa toma los primeros pasos para legalizar las violaciones cometidas por musulmanes
Miér Jun 21 2017, 22:17 por Neilo65

» Lérida se rebela: no cederá espacios para el referéndum e invita a jugar a la Roja
Miér Jun 21 2017, 21:59 por Neilo65

» Cuando algo invisible te respira en la cara justo antes de dormir
Miér Jun 21 2017, 16:21 por José Francisco

» Cómo protegerse de las entidades del bajo astral.
Miér Jun 21 2017, 14:49 por José Francisco

» Llantos y lamentos pero nadie fue ni va a la cárcel
Miér Jun 21 2017, 09:47 por Antonio García Fuentes

» El último tesoro nazi
Miér Jun 21 2017, 07:15 por BRUC

» Por qué si tienes más de 40 años lo llevas muy crudo en el mercado laboral
Mar Jun 20 2017, 21:42 por Juanma_Breda

» Trabajamos gratis para las multinacionales.¿somos conscientes de ello?
Mar Jun 20 2017, 19:50 por Invitado

» May califica el atentado de Finsbury Park como islamofobia
Mar Jun 20 2017, 14:31 por Neilo65

» La UE y Reino Unido empiezan a negociar el Brexit en Bruselas
Mar Jun 20 2017, 14:24 por Neilo65

» ¿Por qué dicen que abortar es una cuestión moral y no lo dicen sobre matar a adultos?
Mar Jun 20 2017, 14:24 por José Francisco

» Presentación
Mar Jun 20 2017, 14:20 por Neilo65

» Así reaccionan los moros al atropello de uno de los suyos, intento de linchamiento.
Mar Jun 20 2017, 14:17 por Neilo65

» 100 eminentes científicos cristianos (porque no, creer en Dios no te convierte en inculto)
Mar Jun 20 2017, 14:11 por Neilo65

» Sal de la Fila
Mar Jun 20 2017, 13:14 por Neilo65

» ¿Gamberros? ¡No! Delincuentes condenables
Mar Jun 20 2017, 11:41 por Antonio García Fuentes

» Juicio de Dios
Mar Jun 20 2017, 11:32 por José Francisco

» Asesinatos Legales y subvencionados
Lun Jun 19 2017, 21:50 por Valle

» «Fuera españolista, primer aviso»: amenazan a un vecino por colgar la bandera de España en el balcón
Lun Jun 19 2017, 21:50 por Invitado

» Coches kamikazes en Melilla
Lun Jun 19 2017, 21:49 por José Francisco

» Primera condena por odio ideológico en Cataluña
Lun Jun 19 2017, 20:54 por Invitado

» El Gobierno valenciano financiará los DIU y «normalizará» los abortos en centros públicos
Lun Jun 19 2017, 20:25 por Invitado

» Murió Adam West, primer Batman de la televisión
Lun Jun 19 2017, 16:53 por BRUC

» Recordando tiempos pasados “o haciendo Historia”
Lun Jun 19 2017, 08:25 por Antonio García Fuentes

» Rusia dice que podría haber matado al líder de Daesh en un ataque aéreo
Dom Jun 18 2017, 15:10 por Neilo65

» Valencia Basquet - Campeon de liga
Sáb Jun 17 2017, 13:33 por José Francisco

» El Lenguajeno Sexista
Vie Jun 16 2017, 17:07 por BRUC

» Moción de censura del súbdito español
Vie Jun 16 2017, 17:06 por BRUC

» El primer ministro de Hungría acusa a "algunos países de la UE" de querer instaurar una "Eurabia"
Vie Jun 16 2017, 14:27 por Neilo65

» La cínica acusación de algunos paises árabes a Qatar de que apoya al terrorismo.
Vie Jun 16 2017, 09:25 por Torquemada2014

» De nuevo por aqui
Vie Jun 16 2017, 08:14 por José Francisco

» Comprar Pasaportes,licencia de Conducir,DNI,TOEFL,IELTS
Jue Jun 15 2017, 16:57 por niunpasoatras.org

» Bañez propone una ayuda de 430 euros mensuales a jóvenes con un contrato de formación
Jue Jun 15 2017, 16:51 por BRUC

» «No» rotundo del Congreso a la candidatura de Iglesias como presidente del Gobierno
Jue Jun 15 2017, 14:33 por Neilo65

» Puigdemont anuncia una “bolsa” de voluntarios para el referéndum
Jue Jun 15 2017, 14:29 por Neilo65

» El secretario general de las juventudes del PSOE de Elche, en la cárcel por abusar de una niña de dos años
Jue Jun 15 2017, 13:17 por El Zorro

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Las razones que escondía Carlos III para expulsar a los jesuitas de España

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las razones que escondía Carlos III para expulsar a los jesuitas de España

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Mar Mayo 24 2016, 12:35

Bajo la excusa de que habían instigado el Motín de Esquilache, el Rey inició una persecución contra ellos. El voto de obediencia inquebrantable hacia el Papa y el dinero de la desamortización de sus bienes estaban tras la decisión





La expulsión de los jesuitas del Imperio español en 1767, una medida firmada por Carlos III dentro del ambiente hostil hacia esta orden religiosa en la Ilustración, sacudió profundamente la Cristiandad. Al fin y al cabo, la Compañía de Jesús –la mayor orden masculina católica en la actualidad– estaba fundada por españoles y muy vinculada a la historia de nuestro país, desde la Contrarreforma a la evangelización de América. Las razones oficiales para justificar la deportación achacaban a los jesuitas haberse enriquecido enormemente en las misiones, haber intervenido en política contra los intereses de la Corona y hasta perseguir el asesinato de los reyes de Portugal y de Francia. Eran mentiras o, en el mejor de los casos, exageraciones para ocultar una respuesta aún más sencilla: se habían convertido en unos intrusos de su propia casa.
El día 15 de agosto de 1534, Ignacio de Loyola, un antiguo militar y consejero de Carlos I destinado a convertirse en santo, juró junto a sus siete seguidores más fieles en Montmartre (París) «servir a nuestro Señor, dejando todas las cosas del mundo». Después de los votos de Montmartre, se incorporaron al núcleo tres jóvenes franceses y se dirigieron en peregrinación a Jerusalén, que no pudieron alcanzar debido a la guerra entre Venecia y el Imperio Otomano. Por esta razón, el grupo se dirigió a Roma, donde fundaron tras largas reflexiones la Compañía de Jesús, que fue aprobada el 27 de septiembre de 1540 por Paulo III, quien firmó la bula de confirmación «Regimini militantis ecclesiae».
Francia declaró ilegal la orden debido a un asunto de malversación de fondos
La Compañía de Jesús fue un instrumento fundamental de la Iglesia católica durante la Contrarreforma y varios de sus miembros se destacaron en el Concilio de Trento, que sirvió para aclarar diversos puntos doctrinales y combatir desde la teología el cisma surgido con el movimiento protestante. Desde su origen, los jesuitas profesaron los tres votos normativos de la vida religiosa (obediencia, pobreza y castidad) y, además, un cuarto voto de obediencia absoluta al Papa, «circa misiones», que es el motivo, precisamente, de que los estados comenzaran a desconfiar de la orden a partir de la Ilustración.

Los regalistas contra los jesuitas

La actitud inflexible de los defensores de los derechos de la Santa Sede contra los regalistas (los defensores de los derechos privilegiados de la corona en las relaciones con la iglesia) fue la causa de fondo de todas las disputas que acontecieron a los jesuitas. En 1759, el Reino de Portugal encerró en el calabozo a 180 religiosos en Lisboa y expulsó al resto acusando a la orden de instigar un atentado contra la vida del Rey. Tres años después, en 1762, Francia usó el mismo argumento y declaró su ilegalidad a raiz de un caso de malversación de fondos, en el contexto de la polémica entre jesuitas y jansenistas (otro movimiento religioso promovido por el obispo Cornelio Jansenio durante la Contrarreforma).
En efecto, la doctrina del regicidio que se atribuía a toda la orden, aunque solo la había defendido el Padre Mariana en su tratado «De Rege», fue enarbolada siempre para justificar sus expulsiones y otorgó la hostilidad hacía la Compañía de los grandes filósofos ilustrados como Voltaire o Montesquieu y de muchos soberanos católicos. Uno de ellos fue Carlos III de España, quien compartía desde la infancia el recelo de su madre, la Reina Isabel de Farnesio, sobre las intenciones de esta orden religiosa.
Pese a que los jesuitas habían ejercido un papel destacado durante los reinados de la dinastía Habsburgo, cabe recordar que Carlos I era amigo personal de Ignacio de Loyola, su auténtica ascensión «política» se produjo con la llegada de los Borbones a la Monarquía de España. Así, tanto Felipe V como Fernando VI tuvieron confesores jesuitas, el Padre Daubenton y el Padre Rávago, respectivamente. Sin embargo, la caída de la Compañía de Jesús comenzó a gestarse poco después, en 1754, cuando la caída del marqués de la Ensenada –todopoderoso ministro de Fernando VI y amigo de los jesuitas– dio como resultado la llegada al poder de un gobierno significativamente anti-jesuítico. Uno de los hechos más ruidosos en los primeros meses del nuevo ministerio fue la exoneración de Francisco de Rávago como confesor real.
Carlos III compartía el recelo de su madre Isabel de Farnesio hacia esta orden religiosa
Bajo la acusación de estar detrás de los motines populares del año anterior –conocidos con el nombre de Motín de Esquilache–, Carlos III firmó la Pragmática Sanción en 1767 que dictaba la expulsión de los jesuitas de todos los dominios de la Corona de España, incluyendo los de Ultramar y decretaba la incautación del patrimonio que la orden tenía en el imperio. Sin embargo, las verdaderas causas que motivaron la medida hay que buscarlas más allá de las revueltas sociales, donde la implicación jesuita nunca ha podido demostrarse.

Acusados sin pruebas del Motín de Esquilache

Durante el Motín de Esquilache, la multitud asaltó la casa de Esquilache, el secretario de Hacienda, y se congregó en el Palacio Real. Allí, la Guardia Real tuvo que intervenir para restablecer el orden con un resultado de cuarenta muertos. El desencadenante de la protesta había sido un decreto impulsado por el marqués de Esquilache que pretendía reducir la criminalidad y que formaba parte de un conjunto de actuaciones de renovación urbana de la capital –limpieza de calles, alumbrado público nocturno, alcantarillado–. En concreto, la norma objeto de la protesta exigía el abandono de las capas largas y los sombreros de grandes alas, ya que estas prendas ocultaban rostros, armas y productos de contrabando. No en vano, el trasfondo del motín era una crisis de subsistencias a consecuencia de un alza exagerado del precio del pan. Nada, en cualquier caso, que pudiera llevar a la Compañía de Jesús a implicarse en un complot.
El fiscal del Consejo de Castilla Pedro Rodríguez de Campomanes –un declarado antijesuita– fue el encargado de investigar las causas del motín. El fiscal encontró evidencias de la participación de algunos jesuitas en la revuelta y las empleó para montar –«con frases sueltas, hablillas y chismes»– una causa general contra la Compañía de Jesús. Por supuesto, Carlos III no desaprovechó la ocasión, y atacó con contundencia a un grupo religioso que representaba la máxima oposición al regalismo. Esta doctrina política, que defiende el derecho del estado nacional a intervenir, recibir y organizar las rentas de sus iglesias nacionales, chocaba frontalmente con la absoluta lealtad de los jesuitas hacia el Papa, lo que llevó a sus detractores a calificar a la orden como «un estado extranjero dentro de otros estados».
Así, lejos de la tesis romántica de que la medida fue tomada para permitir el triunfo de las luces sobre el fanatismo representado por los jesuitas o la teoría del historiador Menéndez y Pelayo de que fue el fruto de una «conspiración de jansenistas, filósofos, parlamentos, universidades y profesores laicos contra la Compañía de Jesús», la Corona española ejecutó la orden con la intención de reafirmar su control estatal sobre la iglesia española. La decisión, además, venía acompañada de la correspondiente desamortización de sus bienes que el estado administró como creyó oportuno, en muchos casos cediéndoselo a otras órdenes religiosas.

Carlos III amplía la persecución

Con gran sigilo, en la madrugada del 2 de abril de 1767, las tropas reales acudieron a las 146 casas de los jesuitas y les comunicaron la orden de expulsión contenida en la Pragmática Sanción. Fueron deportados de España 2641 jesuitas y de las Indias 2630. Los primeros fueron acogidos inicialmente en la isla de Córcega, perteneciente entonces a la República de Génova. Y el Papa Clemente XIII se vio obligado a admitirlos en los Estados Pontificios cuando los franceses tomaron la isla de Córcega.
Clemente XIV suprimió la Compañia y decretó la conversión de los jesuitas en clero secular
No obstante, la guerra de Carlos III contra la Compañía de Jesús continuó tras su salida de España. El papa Clemente XIII resistió las presiones de los monarcas europeos que pedían la supresión total, pero la elección de Clemente XIV, conocido por su poco aprecio por los jesuitas, sirvió en bandeja la posibilidad de acabar completamente con la orden. José Moñino, que posteriormente fue nombrado Conde de Floridablanca y se convirtió en el ministro de confianza del Rey, fue destinado en la tarea de convencer al pontífice, lo cual consiguió en agosto de 1773. Clemente XIV promulgó el breve «Dominus ac Redemptor» donde suprimía la Compañia de Jesús y decretaba la conversión de los jesuitas en miembros del clero secular. No en vano, algunos se negaron a acatar la decisión y se refugiaron en el reino de Prusia y en el Imperio Ruso, donde fueron protegidos por sus respectivos soberanos.
Casi medio siglo después, en el contexto de la Restauración de 1814, el papa Pío VII emitió la bula «Solicitudo omnium Ecclesiarum», que restauraba la Compañía de Jesús. En España, el nieto de Carlos III, Fernando VII, autorizó inmediatamente su vuelta.

http://www.abc.es/espana/20150115/abci-expulsion-jesuitas-carlos-201501142023.html
avatar
HIMNOSHISTORICOS
90-General de División
90-General de División

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 19328
Puntos patrióticos : 378032
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Las razones que escondía Carlos III para expulsar a los jesuitas de España

Mensaje por ilustrado el Jue Jun 02 2016, 00:58

La Compañía de Jesús ha sido en gran medida una de las organizaciones responsables de la aparición y desarrollo del Nacionalismo vasco. Quien conozca algo de la Historia de Vascongadas sabe a que me refiero. No sólo porque su fundador Ignacio de Loyola es el patrón de Guipúzcoa. Los jesuitas de fueron adquiriendo monasterios, tierras de cultivos y propiedades en las Vascongadas, participaban en las Juntas municipales y provinciales, y en gran medida comenzaron a idear un discurso que hacía diferentes a los vascongados con el resto de nacionales, eso sí, basado en una historia mitológica con origen en Túbal: patriarca bíblico de los vascones. Fueron varios los jesuitas que inventaron un origen legendario del eusquera y de sus fueros, pero el padre Larramendi llegó a publicar una Corografía de la étnia en la cual estableció un precedente de una Euskal Herria independiente con la creación de las Provincias Unidas del Pirineo.

Los jesuitas vascos fueron los más reaccionarios frente a la supresión del sistema foral de Vascongadas en el siglo XIX, los primeros en levantar en armas a la población y obligar a los jóvenes a alistarse a las filas carlistas Por Dios, por la Patria y el Rey, y por supuesto bajo el lema Rey y Fueros. Utilizaban el eusquera como un medio de adoctrinamiento religioso, social y político, una lengua para controlar a las gentes de los pueblos de influencias exteriores, especialmente para aislarlos de los novedosos ideales ilustrados y liberales en los siglos XVIII y XIX.

Durante la Guerra Civil y el Franquismo, los jesuitas representaron la Euskadi tradicional, conservadora y ultramontana, que sustentaba el ideal nacionalista al PNV. Llegaron a hacer un paralelismo entre la cuestión judeo-alemana y la hispano-vasca.

Tras la democracia, a pesar que no son revolucionarios de izquierdas ni mucho menos, llegaron a ocultar a terroristas etarras en sus iglesias tras la ejecución de atentados. Muchos de los políticos del PNV de la primera generación, años 70-80, eran hijos o nietos de jesuitas, o habían estudiado en sus escuelas.

En fin, cuanto bien hizo el rey ilustrado Carlos III y cuanto daño hizo su nieto el traidor Fernando VII.
avatar
ilustrado
34-Sargento 1º
34-Sargento 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2116
Puntos patrióticos : 69767
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Las razones que escondía Carlos III para expulsar a los jesuitas de España

Mensaje por Aurelioj_2003 el Jue Jun 02 2016, 15:23

Siempre he sido Católico creyente y convencido de que, en asuntos del espíritu, hay que seguir a rajatabla lo que diga la Iglesia. EN ASUNTOS DEL ESPÍRITU.

Por otra parte, estoy convencido de que los gobiernos deben seguir políticas sociales inspiradas claramente en la doctrina social de la Iglesia. Es decir, sus políticas sociales han de ser claramente Católicas.

En lo que no puedo estar de acuerdo es en la descarada intervención de la Iglesia en la política del Estado. Precisamente eso ha sido el asidero que han tenido muchos enemigos de la Iglesia para atacarla. Su clara intromisión en temas políticos, que no le competen en lo absoluto. Y los jesuitas han sido, precisamente, de los que más han procurado "ser el poder detrás del trono". Tú mismo me dirás, amigo @ilustrado si no ha sido cierta esa intervención de los jesuitas en temas políticos en las provincias vascas, y en toda España en general, incluyendo nuestras posesiones de ultramar.
avatar
Aurelioj_2003
55-Alférez
55-Alférez

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 6425
Puntos patrióticos : 91044
Fecha de inscripción : 25/06/2014
Edad : 53
Localización : Expatriado... ¿Hasta cuándo, Dios mío?

Volver arriba Ir abajo

Re: Las razones que escondía Carlos III para expulsar a los jesuitas de España

Mensaje por ilustrado el Jue Jun 02 2016, 18:32

@Aurelioj_2003 escribió:Tú mismo me dirás, amigo @ilustrado si no ha sido cierta esa intervención de los jesuitas en temas políticos en las provincias vascas, y en toda España en general, incluyendo nuestras posesiones de ultramar.

Si, cierto, hasta en las Provincias de ultramar terminaron por ser la primera orden Cristiana en el siglo XVIII, desplazando el dominio que dominicos y franciscanos consiguieron en el XVI. Tuvieron tanto poder que formaron un Estado dentro del Estado. Y esta fue la razón de su expulsión como siglos antes hizo la Monarquía hispánica con judíos, islámicos y conversos.

Por otra parte, la desamortización de los bienes de la Orden de Jesús sentó un precedente de las dos desamortizaciones de los bien de la Iglesia en general que ejecutaron los gobiernos liberales del siglo XIX: la de Álvarez de Mendizabal y la de Madoz.

avatar
ilustrado
34-Sargento 1º
34-Sargento 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2116
Puntos patrióticos : 69767
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Las razones que escondía Carlos III para expulsar a los jesuitas de España

Mensaje por Aurelioj_2003 el Jue Jun 02 2016, 20:04

@ilustrado escribió:Tuvieron tanto poder que formaron un Estado dentro del Estado.
Y eso es, precisamente, lo que se debe evitar a todo costo. La Iglesia tiene una finalidad muy clara: salvar almas. Para gobernar existe el Estado.

Así como el Estado no debe jamás inmiscuirse en temas de exclusiva competencia de la Iglesia, ésta no debe hacerlo en temas del Estado.
avatar
Aurelioj_2003
55-Alférez
55-Alférez

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 6425
Puntos patrióticos : 91044
Fecha de inscripción : 25/06/2014
Edad : 53
Localización : Expatriado... ¿Hasta cuándo, Dios mío?

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.