Los dos detenidos por la agresión a las mujeres pro Selección no muestran arrepentimiento