Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Viaje por el norte de España
Hoy a las 15:20 por deuteros

» JpSí y la CUP no pueden aprobar solos la ley del voto electrónico, según los letrados
Hoy a las 15:06 por Neilo65

» Carmena elimina el himno de España de la fiesta de la Policía Municipal
Hoy a las 15:01 por Neilo65

» Movimiento MGTOW
Hoy a las 14:50 por Neilo65

» Feministas llaman a quemar la Iglesia y se mofan de los hijos eliminados por el aborto
Hoy a las 14:44 por Neilo65

» El alcalde de Valencia se burla de las Fallas: 'Son grotescas'
Hoy a las 14:42 por Neilo65

» PP y Podemos sodomizan a Madrid con el apoyo de Ciudadanos y PSOE
Hoy a las 08:51 por Valle

»  Europa estará muerta en 20 años
Hoy a las 03:40 por HispanoCortés501

» Quién ganaría en una hipotética guerra entre España y el Reino Unido
Hoy a las 03:33 por HispanoCortés501

» Mi música, tu música, nuestra música
Ayer a las 19:52 por Iuris Tantum

» POLÍTICOS CALLADOS ANTE UN ATENTADO A UNA CAPILLA Y UNA AGRESIÓN A UNA MONJA
Ayer a las 19:51 por Iuris Tantum

»  ¿Están tomando Europa los yihadistas?
Ayer a las 10:25 por Valle

» 152 ATAQUES CONTRA CRISTIANOS EN ESPAÑA EN 2016, 147 DE ELLOS CONTRA CATÓLICO
Ayer a las 10:19 por Valle

» Lérida se rebela: no cederá espacios para el referéndum e invita a jugar a la Roja
Ayer a las 10:16 por Valle

» Pensamientos y reflexiones 159
Ayer a las 08:50 por Antonio García Fuentes

» No son antitaurinos,
Vie Jun 23 2017, 21:41 por José Francisco

» Un capitán de Fragata defiende a los Harriers ante los planes de compra del F-35
Vie Jun 23 2017, 20:04 por Juanma_Breda

» Ignacio de Loyola: soldado, pecador, santo
Vie Jun 23 2017, 14:54 por Neilo65

» Liberalismo antifisiocrático de Valentín de Foronda
Vie Jun 23 2017, 14:45 por Neilo65

» erepublik juego online
Vie Jun 23 2017, 12:22 por ilustrado

» Historia del Camino de Santiago
Vie Jun 23 2017, 12:04 por ilustrado

» Presos, condenas y trabajos a realizar
Vie Jun 23 2017, 09:21 por Antonio García Fuentes

» El sistema monetario o la gran sanguijuela
Jue Jun 22 2017, 09:40 por Antonio García Fuentes

» Europa: la ultraizquierda cometió 27 veces más atentados que la ultraderecha en 2016
Miér Jun 21 2017, 22:41 por José Francisco

» Europa toma los primeros pasos para legalizar las violaciones cometidas por musulmanes
Miér Jun 21 2017, 22:17 por Neilo65

» Cuando algo invisible te respira en la cara justo antes de dormir
Miér Jun 21 2017, 16:21 por José Francisco

» Cómo protegerse de las entidades del bajo astral.
Miér Jun 21 2017, 14:49 por José Francisco

» Llantos y lamentos pero nadie fue ni va a la cárcel
Miér Jun 21 2017, 09:47 por Antonio García Fuentes

» El último tesoro nazi
Miér Jun 21 2017, 07:15 por BRUC

» Por qué si tienes más de 40 años lo llevas muy crudo en el mercado laboral
Mar Jun 20 2017, 21:42 por Juanma_Breda

» Trabajamos gratis para las multinacionales.¿somos conscientes de ello?
Mar Jun 20 2017, 19:50 por Invitado

» May califica el atentado de Finsbury Park como islamofobia
Mar Jun 20 2017, 14:31 por Neilo65

» La UE y Reino Unido empiezan a negociar el Brexit en Bruselas
Mar Jun 20 2017, 14:24 por Neilo65

» ¿Por qué dicen que abortar es una cuestión moral y no lo dicen sobre matar a adultos?
Mar Jun 20 2017, 14:24 por José Francisco

» Presentación
Mar Jun 20 2017, 14:20 por Neilo65

» Así reaccionan los moros al atropello de uno de los suyos, intento de linchamiento.
Mar Jun 20 2017, 14:17 por Neilo65

» 100 eminentes científicos cristianos (porque no, creer en Dios no te convierte en inculto)
Mar Jun 20 2017, 14:11 por Neilo65

» Sal de la Fila
Mar Jun 20 2017, 13:14 por Neilo65

» ¿Gamberros? ¡No! Delincuentes condenables
Mar Jun 20 2017, 11:41 por Antonio García Fuentes

» Juicio de Dios
Mar Jun 20 2017, 11:32 por José Francisco

» Asesinatos Legales y subvencionados
Lun Jun 19 2017, 21:50 por Valle

» «Fuera españolista, primer aviso»: amenazan a un vecino por colgar la bandera de España en el balcón
Lun Jun 19 2017, 21:50 por Invitado

» Coches kamikazes en Melilla
Lun Jun 19 2017, 21:49 por José Francisco

» Primera condena por odio ideológico en Cataluña
Lun Jun 19 2017, 20:54 por Invitado

» El Gobierno valenciano financiará los DIU y «normalizará» los abortos en centros públicos
Lun Jun 19 2017, 20:25 por Invitado

» Murió Adam West, primer Batman de la televisión
Lun Jun 19 2017, 16:53 por BRUC

» Recordando tiempos pasados “o haciendo Historia”
Lun Jun 19 2017, 08:25 por Antonio García Fuentes

» Rusia dice que podría haber matado al líder de Daesh en un ataque aéreo
Dom Jun 18 2017, 15:10 por Neilo65

» Valencia Basquet - Campeon de liga
Sáb Jun 17 2017, 13:33 por José Francisco

» El Lenguajeno Sexista
Vie Jun 16 2017, 17:07 por BRUC

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Lección de historia: Quien hace el dinero es quien realmente manda

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lección de historia: Quien hace el dinero es quien realmente manda

Mensaje por Sevillano el Vie Jun 13 2014, 16:05

Lección de historia: Quien hace el dinero es quien realmente manda

La creación del dinero, basada siempre en la fe pública, estuvo ligada desde el comienzo al poder gobernante. La cuantificación progresiva de la vida, ligada al desarrollo de una escritura cada vez más simplificada que favorecía el individualismo, permitió establece la creencia de que determinados bienes rodeados de sacralidad (por ejemplo el oro, cuya inalterabilidad le hacía símbolo de la eternidad) permitían hacer creer en que estos discos metálicos podían ser utilizados para facilitar cualquier tipo de cambios o pagos de deudas. Por tanto tener el control del dinero era equivalente a tener el control de casi toda la sociedad. Se atribuye a Napoleón la frase de que: “para ganar una guerra hacen falta tres cosas: dinero, dinero y dinero”. Aunque sea una exageración, no deja de poner de relieve el poder supremo de esta creencia para la creación de un Estado.

El de Roma vio relativamente pronto esta realidad, pues la ausencia de una administración propia hizo que los gobernantes tuviesen que recurrir a los particulares para financiar los asuntos públicos costosos, como podían ser los abastecimientos de un ejército en campaña o la realización de obras públicas. Para ello fue permitiendo la formación de compañías de “publicanos” a las que se entregaban no sólo los servicios públicos indicados sino también la explotación de la recaudación de los impuestos de los territorios vencidos (“provincias”) y la gestión del patrimonio territorial en ellos acumulado, sobre todo de su subsuelo (minas que exigían grandes inversiones). El desarrollo de la moneda de plata a partir del mundo griego facilitó su labor, al ser notablemente más abundante que el oro y más fácil con ello de utilizar en los intercambios sin dejar de ser un metal apreciado, aunque de sacralidad menor que la del otro metal de referencia fundamental.

Se desarrolló así un capitalismo comercial que buscaba el provecho privado por encima del interés público, lo que hizo exclamar en determinado momento (hacia el cambio de era) a Tito Livio (45.18.3-5): “Pues no se puede actuar sin los publicanos y, donde está el publicano, o el derecho público es inane o no hay ninguna libertad para los aliados” (nam neque sine publicano exerceri posse et, ubi publicanus esset, ibi aut ius publicum uanum aut libertatem sociis nullam esse). El Estado estaba a merced de los capitalistas, pero donde estos actuaban desaparecía la libertad real. Era el problema del exceso de individualismo económico con el que se tuvieron que enfrentar los pocos políticos de talla que en Roma intentaron revertir la situación. Ese fue en particular el caso de César.

La posibilidad del cambio le vino a éste, como suele ser frecuente, cuando por medio del saqueo militar logró dejar de ser dependiente de los prestamistas, que habían marcado el comienzo de su carrera. Si las riquezas obtenidas como botín en la conquista de las Galias (58-51 a.C.) le permitieron a César -junto con el saqueo del tesoro público- acuñar prestigiosas monedas de oro en las que figuró su retrato ya en vida, procedió también a una regulación de los estándares de peso y equivalencias entre éstas y las de plata. Esas riquezas –el control de la mayor cantidad de plata hispana ya le había valido la victoria sobre Pompeyo- le hubieron de resultar muy útiles a la hora de iniciar su política de colonización, mediante la cual sacó a 80.000 romanos a las provincias de ultramar, al tiempo que regulaba las entregas gratuitas de trigo en Roma estableciendo un “estado de bienestar” (pan y circo). Por supuesto le sirvió también –y sobre todo- para pagar a su ejército profesional, base del régimen, del que él era su imperator, suprimiendo de facto a la corrupta oligarquía republicana, teóricamente democrática. Precisamente este hecho ya establecido de que el poder se podía conseguir con un ejército, y éste a su vez con dinero, sería lo que le llevaría a tomar una medida que habría de resultar de la mayor trascendencia para el futuro de la economía del imperio. Ésta fue la prohibición de que nadie acumulara más de 15.000 denarios en moneda (no en bienes inmuebles), impidiendo así la acumulación de capital líquido en manos privadas, lo que, junto con las medidas relativas a quitar la recaudación de impuestos a los publicanos, llevaría al colapso progresivo de las grandes compañías financieras de la época anterior. El capitalismo salvaje de la etapa final de la República (o libertas) se vería así sujeto a grandes controles por parte del estado. Lo mismo se hizo en general con las clases productoras, cuyas asociaciones quedaron –salvo casos puntuales- suprimidas también por motivos políticos. Si a ello le sumamos la medida tomada para resolver el problema de las deudas asfixiantes de los agricultores, que supusieron una pérdidas reales para los ricos prestamistas de por lo menos un 25 %, no es difícil entender que buena parte de la clase senatorial, y los más ricos en general, conspiraran y lograran asesinarlo en 44 a.C. en nombre de la libertas recuperada. Oponerse a los poderosos siempre fue peligroso, incluso para quienes detentan el máximo poder.

César, símbolo –salvando todas las distancias- de lo que los franceses recientes llamarían la “izquierda caviar” (en absoluto igualitaria)- se había puesto al frente del pueblo para dar forma más racional a un Estado antiguo en las formas y en el que, sin embargo, el incipiente capitalismo helenístico había causado una profunda tensión social. La abolición parcial de las deudas ligadas a la riqueza básica (la tierra) fue un acto revolucionario que saneó las bases económicas de ese Estado, pero las fuerzas de la reacción conservadora, como era de esperar, acabaron con su vida, como hemos dicho.

Su sobrino nieto, el futuro Augusto, logró después de muchos esfuerzos militares (entre ellos el que le llevó a conquistar el riquísimo Egipto) restablecer el sistema cesariano, aunque con un tinte más conservador. Por ello el emperador se reservó desde el comienzo el control de las minas de oro al tiempo que embridó a las clases financieras que basaban su control social en el manejo –directo o mediante documentos- de la plata, haciendo sufrir con ello al capitalismo financiero de uno forma progresiva, suprimiendo en la práctica la labor de las grandes compañías de publicanos. Algo que de momento supuso un alivio para la paz social pero que al final tuvo también efectos esterilizadores que incidieron en el hundimiento del sistema económico cesariano restaurado, cosa que los historiadores se resisten a ver aún a pesar del testimonio en este sentido tanto de la Arqueología como del análisis de los hielos del Ártico. Quedó en todo caso bien establecido que, junto al supremo poder del ejército, el control de los medios financieros había de quedar en manos del representante del máximo representante del poder imperial (imperator). Estaba ya muy clara la idea de que quien hace el dinero es quien realmente manda, sea el Estado o sean las entidades privadas, como no ha dejado de ser nunca.

Hoy, como es sabido, son los bancos los que hacen el dinero, generando deuda a partir de unos préstamos fiduciarios de un dinero que realmente no tienen ( http://www.youtube.com/watch?v=cNeTIcDyP0A ). Y ello sólo es posible porque los dirigentes políticos tienden a gastar más allá de sus posibilidades, con lo cual tienen que entregarse a los financieros privados (judíos –que es un tema interesante- o no) y permitirles crear el dinero de la nada, pues ellos lo necesitan acuciantemente para poder seguir comprando al pueblo, al menos durante un tiempo. Los productos financieros terminan arrinconando a la verdadera moneda tangible (o material, si se gusta llamarla así) y dando paso a una moneda fiduciaria (de fe) de la que no es demasiado difícil abusar si se cuenta con el apoyo político. Como diría Mayer Amschel Rothschild (1743-1812): "Déme el control del dinero de una nación y no me preocuparé de quien hace las leyes". Es fácil entender por qué mataron a César, a pesar de su inmenso poder, acumulado a través de la guerra. Y es igualmente fácil comprender lo difícil que puede resultar “refundar el capitalismo” y, mucho menos, acabar con él.

Hoy, no obstante, desde medios serios, se vuelve a hablar de la abolición parcial de las deudas como única salida del marasmo económico:

http://prestigiovsmercado.foroes.org/t47-deuda-rescate-de-los-acreedores-o-abolicion-para-los-deudores#225

http://prestigiovsmercado.foroes.org/t70-leccion-de-historia-quien-hace-el-dinero-es-quien-realmente-manda

Genaro Chic García
Catedrático de la US
avatar
Sevillano
6-Guardia de 1ª
6-Guardia de 1ª

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 154
Puntos patrióticos : 12332
Fecha de inscripción : 10/06/2014

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.