Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Desplante de Marruecos a Puigdemont, quien cancela su viaje oficial con el presidente de Flandes
Ayer a las 12:25 por Neilo65

» Merkel advierte a los británicos de que no se hagan “ilusiones” con el Brexit
Ayer a las 12:12 por Neilo65

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 153 NOTICIARIOS: Siempre malas noticias:
Ayer a las 09:44 por Antonio García Fuentes

» El mito de Guernica
Vie Abr 28 2017, 23:03 por Juanma_Breda

» Podemos plantea una moción de censura contra Rajoy
Vie Abr 28 2017, 20:08 por Invitado

» “Lo he dado todo por España y ahora me dan una patada como a un perro”
Vie Abr 28 2017, 19:56 por Valle

» 2 de Junio de 1985. El último intento de golpe de Estado. ¿Realidad o intoxicación?
Vie Abr 28 2017, 18:28 por Torquemada2014

» Descubren los restos de un buque nazi hundido por Stalin que podría esconder un gran tesoro oculto
Vie Abr 28 2017, 17:29 por BRUC

» Una manada de jabalíes mata a tres miembros de Estado Islámico en Irak
Vie Abr 28 2017, 14:20 por Neilo65

» ¿Cuántos españoles hay en España?
Vie Abr 28 2017, 11:47 por Antonio García Fuentes

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Vie Abr 28 2017, 10:57 por deuteros

» Expedición científica al Nuevo Mundo por Francisco Hernández
Vie Abr 28 2017, 02:33 por HispanoCortés501

» Venezuela: ¿cómo se echó a perder este paraíso?
Vie Abr 28 2017, 02:28 por HispanoCortés501

» Rusia pide a Gran Bretaña que devuelva Gibraltar.
Vie Abr 28 2017, 02:24 por HispanoCortés501

» «The Sun» lanza una campaña sobre Gibraltar: «Nuestra Roca no se toca»
Vie Abr 28 2017, 02:22 por HispanoCortés501

» Holanda frena al enemigo equivocado y aúpa a los islamistas al vencer Rutte
Vie Abr 28 2017, 02:21 por HispanoCortés501

» Navarra baraja la opción de dejar sin competencias a la Policía Nacional y la Guardia Civil
Vie Abr 28 2017, 02:16 por HispanoCortés501

» El periódico sensacionalista «The Sun» llama «follaburros» a los españoles.
Vie Abr 28 2017, 02:09 por HispanoCortés501

» El Gobierno frena la compra de 500 granadas "de guerra" por parte de la Generalitat
Vie Abr 28 2017, 02:05 por HispanoCortés501

» Una anciana expulsa con un bate a unos okupas que habían entrado en su finca.
Vie Abr 28 2017, 02:03 por HispanoCortés501

» La UE da a España poder de veto sobre Gibraltar tras el 'brexit'
Vie Abr 28 2017, 02:00 por HispanoCortés501

» La UE asume las tesis de España y rechaza un estatus especial para Gibraltar
Vie Abr 28 2017, 01:57 por HispanoCortés501

» Apoyo de la juventud catalana: El Ejército vence al antiespañolismo de los radicales y triplica presencia en el salón educativo catalán
Vie Abr 28 2017, 01:54 por HispanoCortés501

» Los privilegios de los estibadores: sueldo medio de 70.000 euros al año y enchufismo.
Vie Abr 28 2017, 01:52 por HispanoCortés501

» Susana Díaz: “No va a haber referéndum y Puigdemont lo sabe”
Jue Abr 27 2017, 20:28 por Valle

» UN PATRIOTA MAS EN LUCHA
Jue Abr 27 2017, 18:47 por HUEVON

» La enfermedad infantil del Podemismo
Jue Abr 27 2017, 13:57 por Neilo65

» LA CARGA DE LOS TRES REYES EN LA BATALLA DE LAS NAVAS DE TOLOSA
Jue Abr 27 2017, 11:48 por ilustrado

» Moda españolas en las Monarquías europeas
Jue Abr 27 2017, 11:12 por ilustrado

» Feria de armas… “El mayor negocio del mundo”
Jue Abr 27 2017, 10:31 por Antonio García Fuentes

» Me presento
Jue Abr 27 2017, 02:20 por APKSPAIN

» Me presento
Jue Abr 27 2017, 01:58 por APKSPAIN

» La imperdonable voracidad política
Miér Abr 26 2017, 12:37 por Antonio García Fuentes

» Saludos al foro. ¡ VIVA ESPAÑA !
Miér Abr 26 2017, 06:44 por BRUC

» Dimite Esperanza Aguirre
Mar Abr 25 2017, 23:44 por Neilo65

» Un concejal de Carmena llama «gentuza» a los católicos del «Yo voy a misa»
Mar Abr 25 2017, 21:31 por Iuris Tantum

» El Tribunal de Justicia de la UE declara ilegal el impuesto español de sucesiones ¡COMPÁRTELO!
Mar Abr 25 2017, 16:57 por Invitado

» De vergüenza: 11 de los 14 ministros de Aznar están imputados, cobraron sobresueldos o duermen en prisión
Mar Abr 25 2017, 13:35 por Invitado

» Prisión para tres de los ocho detenidos por los disturbios en la 'Madrugá' de Sevilla
Mar Abr 25 2017, 12:34 por Invitado

» HA MUERTO D. JOSÉ UTRERA-MOLINA EX-MINISTRO
Lun Abr 24 2017, 18:59 por JoséUEI

» El terrorismo de la OTAN: atentado de Belgrado y absolución de Milosevic
Lun Abr 24 2017, 15:49 por Juan Garcia

» Cómo reconocer un ataque de falsa bandera, sus consecuencias y las mentiras sobre otros países
Lun Abr 24 2017, 15:46 por Juan Garcia

» El Carnicero de Mondragón
Lun Abr 24 2017, 13:00 por JoséUEI

» Las revueltas contra Maduro llegan a España
Lun Abr 24 2017, 11:35 por BRUC

» Compromís reivindica la «república valenciana»
Dom Abr 23 2017, 21:44 por Invitado

» Éxtasis místico de Santa Teresa de Jesús
Dom Abr 23 2017, 21:25 por Invitado

» Cervantes y el Quijote un año más
Dom Abr 23 2017, 20:00 por Antonio García Fuentes

» Donald Trump se vende a Israel y ataca Siria.
Sáb Abr 22 2017, 15:43 por JoséUEI

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 152. La revolución rusa y el comunismo:
Sáb Abr 22 2017, 09:43 por Antonio García Fuentes

» PRESENTACIÓN
Vie Abr 21 2017, 23:44 por HUEVON

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Ayacucho: el nacimiento de Hispanoamérica

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ayacucho: el nacimiento de Hispanoamérica

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Dom Jun 15 2014, 01:15

Artículo del escritor y periodista Fernando Díaz Villanueva, publicado en Suplementos de Historia del diario electrónico Libertad Digital el 15 de febrero de 2012



En 1819 América estaba en pie de guerra. Por América se entiende la América española, porque la otra, la de los Estados Unidos, era aún una pequeña e insignificante confederación de granjeros temerosos de Dios que vivían sin meterse con nadie bien pegados a la costa del Atlántico.

Ese mismo año, en la lejana España –que acababa de vender la Florida a los granjeros por cinco millones de dólares– un ejército de 20.000 hombres se dirigía a Cádiz. Los enviaba el rey Fernando VII para sofocar la asonada independentista de los españoles de ultramar.

Pero no pudieron embarcar. Uno de los oficiales del cuerpo expedicionario, Rafael del Riego, que se encontraba al frente del batallón asturiano, se conjuró con otros camaradas y tomaron preso al Conde de Calderón, comandante en jefe de la expedición. A Riego los problemas en los virreinatos americanos le parecían un asuntillo menor al lado del cruel destino que tenía que padecer la Madre Patria por culpa de la reincidente felonía del monarca que había jurado la Constitución de 1812 sólo para recuperar el trono. No contento con sublevar a la tropa e impedir su embarque, obligó al Rey a jurar la Pepa; o, mejor dicho, a tragársela, por utilizar una feliz expresión de aquella época.

Este episodio imprevisto ocasionó que los virreyes, especialmente el de Perú, se quedasen aislados de la metrópoli y a merced de los sediciosos, que año tras año iban haciendo jirones del portentoso edificio colonial. Cuando la noticia del levantamiento de Riego llegó a América, los capitanes rebeldes –libertadores los llamaban, aunque, en rigor, libertar no libertaron mucho, y al crudo malvivir hispanoamericano me remito– advirtieron que aquella era su oportunidad y aceleraron las campañas en marcha.

Tenían, sin embargo, un problema, y no precisamente pequeño. En el virreinato del Perú la población indígena era muy numerosa, y a los indios les había dado por unirse en masa a la causa realista. En el bando que se proclamaba patriota lo único que veían era señoritos criollos atontolinados con la Revolución Francesa, poco amiga de observar ciertas peculiaridades locales, las mismas que los indios querían seguir manteniendo. El virrey, José de la Serna, natural de Jerez y veterano de la Guerra de la Independencia, contaba con ello, de modo que se organizó para resistir los ataques que le llegaban de todas las direcciones hasta que desde España le enviasen un ejército de refuerzo. Entonces, la tornadiza suerte política de la península ibérica volvió a darle un disgusto.

En 1823 Riego cayó y, para que sirviese de escarmiento, el Rey ordenó que fuese ahorcado y decapitado en una plaza de Madrid. Las noticias de España provocaron que en Perú se desatase una guerra civil entre los leales a la Corona. Una descoordinación inexplicable pero algo, por lo demás, muy español. Por un lado estaban los absolutistas, acaudillados por el vizcaíno Pedro Antonio de Olañeta; por el otro, los constitucionalistas, cuya causa representaba De la Serna. Simón Bolívar, un criollo aburguesado de la Capitanía General de Venezuela con estudios en España, aprovechó la circunstancia y se valió de Olañeta para penetrar en Perú y hostigar a los realistas. En octubre de 1824 el virrey se encontraba en situación límite. Los rebeldes, por su parte, habían desplegado sus fuerzas en las tierras altas y preparaban la embestida final.

Bolívar entregó el mando del ejército a su paisano Antonio José de Sucre, que al frente de unos 6.000 rebeldes se dispuso a plantar cara al virrey. Tras tantearse durante unas semanas en las sierras andinas, De la Serna se encaramó a un cerro muy bien situado, hasta donde pensaba atraer a Sucre para masacrar sus tropas a placer. Pero el venezolano no mordió el anzuelo y esperó a que al andaluz se le acabasen las provisiones y se viese obligado a descender. En el llano esperaban los sublevados dispuestos para un combate en el que no pensaban dar cuartel.

El encuentro final se produjo en la pampa de Quinua, junto a la ciudad de Ayacucho, a principios de diciembre. Podríamos decir que la batalla estaba decidida desde antes de empezar y no andaríamos muy desencaminados. De hecho duró muy poco y consistió, básicamente, en una gran carga de las tropas realistas sobre las rebeldes que se habían situado sobre el llano en la posición adecuada. El ejército del virrey estaba cansado, hambriento y falto de efectivos bregados, con experiencia: muchos de los que tenía se habían pasado al enemigo (no olvidemos que en los dos bandos eran igual de españoles: misma lengua, mismos uniformes y misma mala leche) o habían muerto en las sucesivas escaramuzas de la campaña. Además, andaba corto de intendencia y llevaba meses triscando por las sierras, enfrentándose primero a los absolutistas y luego a los independentistas. Era, en definitiva, un ejército condenado a la derrota. Hay incluso una teoría que afirma que el fatal desenlace estaba pactado. De la Serna simpatizaba con las ideas liberales y allí, en las remotas tierras del altiplano peruano, esas ideas las representaba Sucre y no Fernando VII. Evidentemente, es sólo una teoría, pero abunda en la idea de que las guerras americanas fueron, en realidad, una gran confrontación civil entre españoles y no una guerra patriótica de liberación, que es como aquello ha pasado a la historia.

Con o sin pacto, De la Serna no podía rendirse a la primera, así que se lo jugó a doble o nada. Ordenó que las divisiones bajasen ordenadamente del cerro con la esperanza puesta en coger a Sucre desprevenido y sin formar. Pero Sucre lo veía todo desde abajo, de manera que no tuvo más que tensar bien las filas y resistir el embate de las primeras divisiones, a las que no tardó en poner en desbandada. A esas alturas la batalla estaba ya irremediablemente perdida. Sin sucumbir al desánimo, el virrey, que contaba con una ligera ventaja numérica, trató de recomponer la línea de ataque. Fue inútil: el propio De la Serna, sabiéndose protagonista de una ocasión histórica, en la que tenía que quedar a la altura, se metió de lleno en el combate. Resultó herido y cayó preso.

La captura del virrey no provocó que los suyos se rindiesen. El regimiento Fernando VII, al mando de José Carratalá, un alicantino que debía de creerse la reencarnación de uno de aquellos que lucharon en los Tercios de Flandes, siguió combatiendo hasta el último suspiro. La típica resistencia tan nuestra, quijotesca y heroica pero inútil. Los rebeldes condujeron a los prisioneros hasta Ayacucho, donde les hicieron firmar la capitulación que ponía punto y final, después de casi 300 años, al virreinato del Perú. De sus cenizas nacerían las repúblicas de Perú y Ecuador. Pero antes sus próceres tendrían que vérselas con los últimos soldados realistas, que se marcaron una numantinada antológica en la fortaleza del Real Felipe del Callao. Allí resistieron hasta 1826, tras más de un año de asedio por tierra y mar. El 22 de enero la fortaleza se entregó, y con ella el último baluarte de la Corona en el continente sudamericano.

En España, las noticias provenientes de América fueron recibidas con indiferencia; no fue distinto en esto Fernando VII, que poco había hecho por reforzar las tropas realistas. A los veteranos de la guerra se les empezó a conocer, con sorna y desprecio, como ayacuchos. Les acusaban de haberse dejado ganar.

La batalla pronto fue olvidada y los españoles de los dos lados del océano se dedicaron a sus cosas, fundamentalmente a pelearse entre ellos, que es, con diferencia, lo que mejor se nos ha dado a los hispanos desde siempre.

http://hispanoamericaunida.com/2012/12/02/ayacucho-el-nacimiento-de-hispanoamerica/
avatar
HIMNOSHISTORICOS
90-General de División
90-General de División

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 19291
Puntos patrióticos : 365615
Reputación : 19072
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Ayacucho: el nacimiento de Hispanoamérica

Mensaje por HispanoCortés501 el Sáb Jun 21 2014, 00:23

La independencia de los países hispanoamericanos fue prematura y malograda por que en vez de crear un país federal que se hubiese extendido desde California hasta Tierra de Fuego y hubiese sido un gran rival de EEUU surgieron países pequeños, débiles y enfrentados entre si.
avatar
HispanoCortés501
19-Cabo 1º
19-Cabo 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 841
Puntos patrióticos : 27412
Reputación : 3279
Fecha de inscripción : 09/05/2014
Edad : 26
Localización : Bilbao, Vascongadas, España

Volver arriba Ir abajo

Re: Ayacucho: el nacimiento de Hispanoamérica

Mensaje por Juanma_Breda el Sáb Jun 21 2014, 19:58

España desde Carlos III ya planeaban las independencias de las Indias, pero por un motivo u otro no fue así.

De hecho en Nueva España se reconoció la independencia con la condición que pusiesen a un pariente de Fernando, pero poco después hubo un golpe de estado y puso una república, la inestabilidad e hipocresía de los gobernantes, que hubo uno más corrupto que el otro, hizo que las Indias, de ser prosperas provincias del imperio, a ser países tercermundistas bajo tutele de Inglaterra y Estados Unidos.
De hecho Inglaterra se hizo de oro, hasta tal punto que pudo financiarse y crear el imperio que se forjó poco después, un imperio que dejó más mal que bien y a los hechos me remito.
avatar
Juanma_Breda
46-Suboficial Mayor
46-Suboficial Mayor

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 4450
Puntos patrióticos : 31910
Reputación : 13030
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Edad : 34
Localización : Cádiz

Volver arriba Ir abajo

Re: Ayacucho: el nacimiento de Hispanoamérica

Mensaje por TRAJANO.v el Dom Jun 22 2014, 12:06

Evidentemente, es sólo una teoría, pero abunda en la idea de que las guerras americanas fueron, en realidad, una gran confrontación civil entre españoles y no una guerra patriótica de liberación, que es como aquello ha pasado a la historia.

Efectivamente eso es lo que fué.
Los levantiscos nunca dijeron que luchaban contra España, sino contra las tropas realistas.
avatar
TRAJANO.v
39-Brigada
39-Brigada

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 3144
Puntos patrióticos : 23695
Reputación : 13275
Fecha de inscripción : 04/04/2014

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.