Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Hoy a las 00:10 por Valle

» Moda españolas en las Monarquías europeas
Ayer a las 22:37 por JoséUEI

» De vergüenza: 11 de los 14 ministros de Aznar están imputados, cobraron sobresueldos o duermen en prisión
Ayer a las 22:07 por JoséUEI

» Dimite Esperanza Aguirre
Ayer a las 21:56 por JoséUEI

» Venezuela: ¿cómo se echó a perder este paraíso?
Ayer a las 19:22 por Torquemada2014

» HA MUERTO D. JOSÉ UTRERA-MOLINA EX-MINISTRO
Ayer a las 18:59 por JoséUEI

» El terrorismo de la OTAN: atentado de Belgrado y absolución de Milosevic
Ayer a las 15:49 por Juan Garcia

» Cómo reconocer un ataque de falsa bandera, sus consecuencias y las mentiras sobre otros países
Ayer a las 15:46 por Juan Garcia

» El Carnicero de Mondragón
Ayer a las 13:00 por JoséUEI

» Las revueltas contra Maduro llegan a España
Ayer a las 11:35 por BRUC

» Compromís reivindica la «república valenciana»
Dom Abr 23 2017, 21:44 por Invitado

» Éxtasis místico de Santa Teresa de Jesús
Dom Abr 23 2017, 21:25 por Invitado

» Cerbantes y el quijote un año más A bombo y platillo y como cada año, se conmemora el nacimiento del “Quijote”; y la muerte de su autor. “Los grandes de la política”, se lanzan (al menos en España
Dom Abr 23 2017, 20:00 por Antonio García Fuentes

» Donald Trump se vende a Israel y ataca Siria.
Sáb Abr 22 2017, 15:43 por JoséUEI

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 152. La revolución rusa y el comunismo:
Sáb Abr 22 2017, 09:43 por Antonio García Fuentes

» PRESENTACIÓN
Vie Abr 21 2017, 23:44 por HUEVON

» Presentacion
Vie Abr 21 2017, 22:19 por Mastieno

» Muere la exministra socialista Carme Chacón a los 46 años en su casa de Madrid
Vie Abr 21 2017, 20:39 por ilustrado

» Mi presentacion
Vie Abr 21 2017, 20:32 por ilustrado

» Ynestrillas, de líder patriota a militante de PODEMOS.
Vie Abr 21 2017, 20:25 por ilustrado

» Expedición científica al Nuevo Mundo por Francisco Hernández
Vie Abr 21 2017, 20:17 por ilustrado

» Biografías de Patriotas Vascongados
Vie Abr 21 2017, 19:39 por ilustrado

» Europa, la diosa fenicia que da nombre a nuestro continente
Vie Abr 21 2017, 19:10 por ilustrado

» Blas de Lezo: textos, videos, libros, homenajes, etc.
Vie Abr 21 2017, 18:19 por ilustrado

» Identidad Mitológica vasca
Vie Abr 21 2017, 18:01 por ilustrado

» ¡Huy, que vienen los españoles!
Vie Abr 21 2017, 13:49 por ilustrado

» Robo de dinero público o bienes públicos
Vie Abr 21 2017, 12:04 por Antonio García Fuentes

» Ha fallecido nuestro amigo TRAJANO.v
Jue Abr 20 2017, 17:03 por Lucía

» Apoyo total a Al Assad y a Rusia en su lucha contra el Estado Islámico y Al Qaeda y condena al ataque de USA a Siria.
Jue Abr 20 2017, 16:36 por HUEVON

» Tertulia en Es Radio Castellón con intervención de Manuel Canduela
Jue Abr 20 2017, 14:44 por Neilo65

» Unos "Si" gigantes se instalan en diferentes municipios catalanes
Jue Abr 20 2017, 14:07 por El Zorro

» Más que palabras- Audios de DNradio
Jue Abr 20 2017, 11:59 por HUEVON

» La guerra del hombre y “las otras”
Jue Abr 20 2017, 10:05 por Antonio García Fuentes

» NOTICIARIOS: Siempre malas noticias
Miér Abr 19 2017, 09:24 por Antonio García Fuentes

» Quién ganaría en una hipotética guerra entre España y el Reino Unido
Miér Abr 19 2017, 00:00 por CALZADA

» Rusia pide a Gran Bretaña que devuelva Gibraltar.
Mar Abr 18 2017, 23:44 por CALZADA

» Guerra de la Independencia española
Mar Abr 18 2017, 21:40 por Juanma_Breda

» Presupuestos Generales o “el timo de la estampita”
Mar Abr 18 2017, 10:12 por Antonio García Fuentes

» Exposición La memoria recobrada: Huellas en la historia de Estados Unidos
Lun Abr 17 2017, 19:54 por ilustrado

» Análisis de la película "Alien" desde una óptica masculinista: la madre arcaica
Lun Abr 17 2017, 15:30 por Juan Garcia

» La deportista que se negó a competir con España, gana el campeonato con Holanda
Lun Abr 17 2017, 14:50 por JoséUEI

» UN PATRIOTA MAS EN LUCHA
Lun Abr 17 2017, 03:35 por JoséUEI

» Colau elimina del callejero la plaza de la hispanidad
Lun Abr 17 2017, 03:25 por JoséUEI

» ¿Cree que deberían endurecerse las sanciones a las instituciones que izan la bandera republicana?
Lun Abr 17 2017, 03:19 por JoséUEI

» A misa no van, pero van a CARITAS.
Dom Abr 16 2017, 19:34 por Torquemada2014

» Los monos de Gibraltar quieren ser españoles.
Sáb Abr 15 2017, 13:54 por Neilo65

» Prisión para tres de los ocho detenidos por los disturbios en la 'Madrugá' de Sevilla
Sáb Abr 15 2017, 13:51 por Neilo65

» ¿Por qué no hay EXTREMA DERECHA EN ESPAÑA?
Vie Abr 14 2017, 22:57 por Torque-mada_62

» El Gobierno frena la compra de 500 granadas "de guerra" por parte de la Generalitat
Vie Abr 14 2017, 13:48 por Neilo65

» Podemos asalta la Semana Santa: El alcalde de Oviedo prohíbe que la Policía escolte los pasos
Vie Abr 14 2017, 00:47 por Valle

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

El voto del cuarto mono

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El voto del cuarto mono

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Dom Jun 26 2016, 15:01

En España, después de más de 500 años de historia, hubo gallardía, defensa de la fe católica, Siglo de Oro, imperios ultramarinos, furia española, y… ¿qué tenemos ahora?: a Pablo Turrión, a Podemos.
Por Laureano Benítez Grande-Caballero para elmunicipio.es


En una escena de la película «El tercer hombre», en un cubículo de la noria del Prater de una Viena desttozada por la guerra van Harry Lime (interpretado por Orson Welles), y su amigo Holly Martins (Joseph Cotten). Al llegar a su punto más alto, Harry abre la puerta y desafía a Holly a mirar hacia abajo, a la vez que le dice, con frialdad de entomólogo, señalándole la gente: «¿Víctimas? No seas melodramático. ¿Sentirías compasión por alguno de esos puntitos negros si dejara de moverse?». 
Harry traficaba en el mercado negro, adulterando medicinas que producían efectos devastadores entre los enfermos, y con esas palabras demoledoras pretendía justificar su conducta inmoral ante Holly.
Cuando descienden de la noria, antes de marcharse del parque de atracciones, Harry Lime suelta otra frase terrorífica ―escrita por el mismo Welles, quien codirigió la película―, con la que completa el horror de su impiedad: «En Suiza hubo amor y fraternidad, 500 años de democracia y paz, y… ¿que tenemos?: el reloj de cuco».
En España, después de más de 500 años de historia, hubo gallardía, defensa de la fe católica, Siglo de Oro, imperios ultramarinos, furia española, y… ¿qué tenemos?: a Pablo Turrión ―el político del reloj de cuco― a Podemos. Lo del reloj viene a cuento de aquel famoso «tic-tac, tic-tac» que el Turrión copió de su gurú Hugo Chávez. En cuanto a lo del cuco, también le cuadra que ni al pelo, pues, además de que el Turrión es astuto y ladino, tramposo y fullero, es tan omnipresente en televisión, prensa y radio, que parece el cuco dándonos los cuartos, las medias y las horas en punto. Así que vaya algarabía la turrionera: cu-cu-tic-tac. Si a esto le añadimos el jajaja con el que este político cuco se ríe de la ignorancia supina de sus votantes abducidos, la fanfarria resultante es excepcional, sí señor.
¿Por qué tenemos en España la patente de este político-cuco? ¿Karma? ¿Mala suerte? Yo lo explicaría diciendo que España es un país goyesco, donde hemos pasado de los majos y majas, del tipismo casticista de los «Cartones y Tapices», al horror de los «Caprichos» y las «Pinturas Negras». En concreto, hay un «capricho» ―el número 43― que tiene la clave de cómo y por qué hemos inventado al político-cuco, aquel que lleva por título: «El sueño de la razón produce monstruos», que Goya explica afirmando que «cuando los hombres no oyen el grito de la razón, todo se vuelve visiones».
Otra explicación podría ser echar mano de las famosas dos Españas, de las cuales la España Roja ―la perdedora de la Guerra Civil― ha creado al Cuco para vengarse de la España Azul, la de siempre. Aunque parezca extraño, una formidable explicación de este fenómeno volvemos a encontrarla en Orson Welles, cuando afirma que: «Por celos y envidias, el ser humano es capaz de todo, desde el crimen hasta la santidad. Es terrorífico». Sí, este engendro político del Cuco es producto de los celos y la envidia de la España Roja, que, de ser víctima del «martillo de herejes», pasa a ejercer de «martillo de cristianos». Las dos Españas en plenitud, un país donde santos y criminales habitan en extraño contubernio.
Traduciendo más a la realidad española las escenas reseñadas de la película y la filosofía orsonwelliana de los puntitos negros, cualquier político de nuestro país podría hacer el papel del siniestro Harry Lime, cuyo desprecio a la gente se explicita en plenitud cuando dice: «Hoy en día nadie piensa en términos de seres humanos. Los gobiernos no lo hacen: ¿por qué nosotros sí? Hablan del pueblo y del proletariado, y yo de los tontos y los peleles, que viene a ser lo mismo. Ellos tienen sus planes quinquenales, yo también».
Decimos que cualquier político de nuestro país podría pertenecer a la logia de los «puntitos negros», pero a quien más se le nota esta filosofía inhumana es, indudablemente, a aquellos izquierdosos a quienes se les llena la boca de palabras como «gente», «pueblo», «los de abajo» ―claro, vistos desde su noria―, etc… Desde sus elevados Pirulís mediáticos ―trasunto de la cabina de una noria en cualquier parque de atracciones―, nos contemplan como hormiguitas, como despreciables peones en el juego, que arrastrarán hasta la Moncloa sus torres y norias de asalto, como una masa amorfa que engañan con sus promesas de «países nuevos» y «cambios» ―solo les ha faltado prometer que con ellos ganaremos, por fin, Eurovisión―, cuando en realidad consideran a sus votantes unos simples lacayos que les extenderán la alfombra roja con la que accederán a lo único que les interesa: el poder monclovita, con el cual ejercerán su megalomanía y sus latrocinios.


Mientras que en Europa la marea populista ha producido un avance de los partidos nacionalistas de derecha ―que llevan en el corazón de sus programas la defensa de sus países frente a los dictados de Bruselas que atentan contra su identidad nacional, especialmente la inmigración masiva y las limitaciones de su soberanía, como ha sucedido en el Brexit―, en nuestro país más de 5 millones de españoles van a votar a un partido de extrema izquierda que lleva en su programa el derecho de autodeterminación de las autonomías, que homenajea a terroristas, que propone la supresión de las vallas fronterizas y la inmigración libre en un país con el 20% de paro, que proclama puño en alto sus querencias neocomunistas, que es un maremágnum de okupas, feminbolleras, pijoprogres, y otros especímenes antisistema.
Se dice que la causa de esto hay que buscarla en el ansia de regeneración que tienen los españoles ante la escandalosa corrupción del bipartidismo tradicional, sin tener en cuenta que con su voto a los ultraizquierdosos están legitimando las corruptelas de unos salvapatrias que, sin tocar mucho poder todavía, ya están siendo investigados a cuenta de su financiación.
Pero hay más corrupciones. En una sociedad cada vez más amoral, no se presta atención a la corrupción moral de los políticos, que les lleva a la peor de las corruptelas: la degradación, la perversión. Por poner un ejemplo, que una asaltacapillas ocupe un puesto destacado en el Ayuntamiento madrileño clama al cielo, y nunca mejor dicho. Que Zapata siga siendo concejal, más de lo mismo.
La causa real de que hayamos inventado al «político del cuco» es que seguimos estando infectados por el virus más atávicamente español: la querencia por la «sopa boba». Esto no es de extrañar, ya que ésta ―además de ser el menú de los pobres― lo es también de los pícaros, que tanto abundan en España, que votarán muy posiblemente a un partido que les promete que el Estado sufragará todas sus necesidades.
Esta perniciosa filosofía de vida se ve además agravada y reforzada por otra de nuestras más insignes lacras: la envidia, anterior a la furia y al reloj de cuco. Así se cierra el círculo: el Estado debe quitar fondos a los ricos, que me han robado, y dármelos a mí, porque en justicia me corresponde. Lo que sucede es que esta chusma del Cuco no sacará el maná de los ricos, sino de la gente que trabaja, dándoles un infierno fiscal de aquí te espero para mantener a un número creciente de apesebrados.
Y desde la «sopaboba» creadora de Podemos hemos desembocado en el «politicodecuco»: asombro mundial, ridículo cósmico, patochada sideral, que podríamos calificar también como «patente de cuco», pues da derecho a manipular hormigas igual que la patente de corso daba licencia para asaltar buques.
Esa patente es la que brilla refulgente en uno de nuestros máximos exponentes de la filosofía de los «puntosnegros» orsonwelliana: Lorenzo Carbonell,  fundador del Partido Republicano Radical Socialista de Alicante, de cuya ciudad fue alcalde entre 1931 y 1934 y en 1936. No estaba en ninguna noria ni ningún Pirulí, pero ―poco antes de las elecciones del 36― dejó una frase dedicada a las hormiguitas católicas que hubiera horrorizado al mismísimo Harry Lime: «El 16 de febrero no dejéis votar a las beatas ni a las monjas; cuando veáis a alguien que lleve en la mano una candidatura de derechas, cortarle la mano y rompérsela en las narices y se la hacéis comer». Así degeneró la «furia española».
Pero tranquilos. ¿Cómo acabó el cuco Harry Lime? Pues de las alturas de la noria pasó a la claustrofobia de las alcantarillas de Viena, donde encontró su final.
Y del «tercer hombre» vamos a los tres monos, esas estatuillas orientales donde se ve a tres simios con distintos gestos, que representan toda una mística frente al Mal: uno se tapa los ojos ―«No veas el Mal»―; otro se tapa los oídos ―«No oigas el Mal―; otro se tapa la boca ―«No digas el Mal»―. Gandhi, que no tenía sino sus sandalias y dos túnicas, las llevaba siempre consigo, pues consideraba a estos monos como sus «gurús».
Ya he dicho en alguna ocasión que las elecciones españolas no son la lucha entre derechas e izquierdas, ni entre «arribas» y «abajos», ni entre «norte y sur», ni entre «casta» y «gente»… Ni siquiera entre «Harrylimes» y «puntitosnegros»: estamos en la lucha entre el Bien y el Mal.
Si queremos inventar algo, es hora de patentar «el cuarto mono»: NO VOTES EL MAL.

avatar
HIMNOSHISTORICOS
90-General de División
90-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
[table class="medallero"="border: 1px solid blue; width: 100%;"]
[tr style="background-color: Navy ; color: white;"]
[td style="text-align: center; padding: 3px;"]-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas![/td]
[/tr][td]
[/td][/table]
España
Advertencias : 100%
Mensajes : 19291
Puntos patrióticos : 365610
Reputación : 19072
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.