Maldito color blanco: otro varapalo de la selección con la segunda camiseta