Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Hoy a las 08:59 por deuteros

» Individuo de raza negra canta jotas mejor que un español
Hoy a las 06:41 por Lucía

» IDEOLOGÍA DE GENERO TIRADA POR TIERRA A SACO. (vídeos) enlaces web. BRUTAL. PÁSALO POR DONDE PUEDAS, QUE SE ENTEREN.
Hoy a las 04:01 por ruedex

» Portugal pregunta a España por el almacén de Almaraz
Hoy a las 02:25 por Neilo65

» 6 guerras que comenzaron por atentados de falsa bandera
Hoy a las 01:38 por Neilo65

» Steven Spielberg hará una película de la conquista de México.
Hoy a las 01:09 por Neilo65

» 1785 motivos para presumir de ser español
Hoy a las 01:02 por Huroncete

» PORRA: Villarreal Vs At. de Madrid (12-12-2016)
Ayer a las 21:51 por niunpasoatras.org

» PORRA: FC Barcelona Vs Real Madrid (3-12-2016)
Ayer a las 21:48 por niunpasoatras.org

» La Guerra de las Naranjas, el origen de la vigente disputa territorial entre Portugal y España
Ayer a las 20:34 por Juanma_Breda

» La campaña de donar carne de cerdo al 'Banco de Alimentos' triunfa en Facebook
Ayer a las 12:11 por HIMNOSHISTORICOS

» Por qué los soldados rezan, por qué la Inmaculada es patrona de España y de la Infantería
Ayer a las 11:51 por HIMNOSHISTORICOS

» La verdad… “Ni en el potro del tormento”
Ayer a las 10:29 por Antonio García Fuentes

» Sobre los separatistas catalanes (102 vídeos)
Ayer a las 00:40 por ruedex

» Cristiano Ronaldo, acusado de evadir 150 millones con varias sociedades en un paraíso fiscal
Dom Dic 04 2016, 18:20 por Valle

» "Adrián, vas a morir", le dice una antitaurina al pequeño con cáncer
Dom Dic 04 2016, 14:36 por Huroncete

» NO NOS DESTROCÉIS A LOS HÉROES.
Dom Dic 04 2016, 13:44 por Juanma_Breda

» El CEIP Rosalía de Castro celebra con una jura de bandera escolar su españolidad y la democracia
Dom Dic 04 2016, 00:14 por Torquemada2014

» Eslovaquia aprueba una ley para evitar la propagación del islam
Sáb Dic 03 2016, 21:44 por HIMNOSHISTORICOS

» Lee y escucha la letra propuesta para el himno de España en una iniciativa de Change.org
Sáb Dic 03 2016, 18:37 por Neilo65

» Qué fue de… Javier Arizmendi: ¿otro futbolista de extrema derecha?
Sáb Dic 03 2016, 15:39 por Juanma_Breda

» "Casa Nostra, Casa Vostra" 300 entidades y personalidades reclaman implicarse en la acogida de refugiados
Sáb Dic 03 2016, 14:40 por Juanma_Breda

» ¿Por qué un dictador de izquierdas no es un dictador?
Sáb Dic 03 2016, 13:16 por HIMNOSHISTORICOS

» Franco Ese Hombre Pelicula Completa En Español
Sáb Dic 03 2016, 12:37 por HIMNOSHISTORICOS

» Biografías de Patriotas Vascongados
Sáb Dic 03 2016, 10:57 por ilustrado

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 134 SOBRE EL ESPIRITISMO Y EL UNIVERSO
Sáb Dic 03 2016, 09:41 por Antonio García Fuentes

» ¿ Porque Gibraltar es una colonia y Ceuta y Melilla no ?
Vie Dic 02 2016, 22:05 por Valle

» Historia del Camino de Santiago
Vie Dic 02 2016, 20:25 por ilustrado

» Reino Hispano-visigodo
Vie Dic 02 2016, 20:17 por ilustrado

» Así acosan por WhatsApp a una chica de 19 años
Vie Dic 02 2016, 19:26 por ilustrado

» Manifiesto: Cada Nación debe buscar su Movimiento Patriótico
Vie Dic 02 2016, 16:04 por La Revolución por Hacer

» Así fue … Assad: “Putin es el único defensor del cristianismo”
Vie Dic 02 2016, 14:03 por Juanma_Breda

» Patriotas participantes en acto del 20N dan una paliza al activista Lagarder por gritar "Franco, asesino"
Vie Dic 02 2016, 13:11 por Clemente

» TV marroquí ofrece tutorial a mujeres de cómo maquillar huellas de maltrato
Vie Dic 02 2016, 12:46 por El Zorro

» Madrid, París y Ciudad de México vetarán los coches diésel a partir del 2025
Vie Dic 02 2016, 11:05 por BRUC

» Costo y rendimiento de un preso en España
Vie Dic 02 2016, 10:30 por Antonio García Fuentes

» Historia de las Fallas
Vie Dic 02 2016, 10:21 por HIMNOSHISTORICOS

» TEJERO ROMPE SU SILENCIO, LEE ESTA CARTA Y OPINA.
Vie Dic 02 2016, 05:56 por BRUC

» Los secretos del 23F y los GAL pueden tener los días contados
Vie Dic 02 2016, 01:53 por Torquemada2014

» Gabriel Rufián, ese independentista y marxista
Vie Dic 02 2016, 01:53 por Neilo65

» El Ejército, la Policía Nacional, la Guardia Civil, los Mossos de Esquadra y la Guardia Urbana desahuciados del Salón de la Infancia de Barcelona
Vie Dic 02 2016, 01:50 por Torquemada2014

» Novedades de Gibraltar
Jue Dic 01 2016, 22:57 por El Zorro

» Esta es TODA LA INFORMACIÓN de la tragedia aérea de Chapecoense
Jue Dic 01 2016, 22:01 por HIMNOSHISTORICOS

» Vídeos sobre los separatas catalanes, se van a cagar.
Jue Dic 01 2016, 18:40 por ruedex

» Un estudio evidencia la ineficacia de los 'programas de educación sexual'
Jue Dic 01 2016, 17:44 por BRUC

» ¿Han encontrado el oro perdido de Hitler en el naufragio del «Titanic» nazi?
Jue Dic 01 2016, 17:32 por BRUC

» Encuesta sobre simpatía o afinidad política
Jue Dic 01 2016, 16:53 por La Revolución por Hacer

» En un mundo inseguro y que ya da asco
Jue Dic 01 2016, 10:18 por Antonio García Fuentes

» DONALD TRUMP es una persona de maravilla y PUTIN cree en él.
Jue Dic 01 2016, 01:59 por HispanoCortés501

» Las 10 noticias más censuradas del año 2015 y 2016
Jue Dic 01 2016, 01:56 por HispanoCortés501

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Los secretos de los espadachines de los Tercios al batirse en duelo

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los secretos de los espadachines de los Tercios al batirse en duelo

Mensaje por José Francisco el Dom Jul 03 2016, 23:26

Durante más de tres siglos, los hombres se enfrentaron a capa y espada en las calles para preservar su honra. La práctica había sido traída a España por los soldados del Gran Capitán

  • es


Así se enfrentaban a muerte los espadachines españoles del Siglo de Oro - VÍDEO: Carolina Minguez CerroMANUEL P. VILLATORO@abc_es - Madrid23/09/2015 00:00h - Actualizado: 25/09/2015 19:32h.Guardado en: Cultura - Temas: Historia de España Historia Esgrima

La oscuridad llega a Madrid en una fría noche del siglo XVI. Mientras la mayoría de la población duerme plácidamente en sus casas, de una calle perdida de la ciudad salen ruidos producidos por dos armas que chocan una contra contra otra en un temible y letal baile de aceros. Espada en mano y capa a la espalda, un español y un francés están dirimiendo sus diferencias a estocadas en un duelo clandestino. Un enfrentamiento que no debería darse, pues está penado con la muerte por los Reyes Católicos. No obstante, el galo no ha soportado que su rival hiciese un chiste (muy malo, por cierto) sobre los gabachos en una taberna cercana y le ha retado. Ha sido ofendido y, como tal, piensa acabar con el hispano para recuperar su honra mancillada.
Aunque esta escena no está recogida en ningún libro de historia, lo cierto es que no sería extraño que se hubiera producido en nuestro país allá por los siglos XV, XVI y XVII, pues esta fue una época en la que los hombres (y, en ocasiones, las mujeres) no dudaban en enfrentarse con su espada «ropera» y su daga de mano izquierda a cualquier hijo de mala madre que se hubiese atrevido a tocarle sus hispanas narices afirmando -por ejemplo- que su mujer le había puesto unos cuernos más grandes que los de un morlaco de los que toreaban los diestros en las plazas. Aquellos enfrentamientos podían ser a muerte a primera sangre y, en contra de lo que nos muestran las películas, no contaban con árbitros ni testigos debido a que se hacían a espaldas de la ley.
Lo que sí tenían claro los duelistas (los cuales podían ir desde un panadero al que le hubieran dicho que su esposa era menos agraciada que el trasero de un sabueso, hasta un hidalgo que se hubiese tomado mal un comentario sobre su santa progenitora) es que saber manejar la espada era un elemento diferencial a la hora de mandar al enemigo a la tumba y poder vivir un día más. Por ello, a lo largo de esos 300 años -los mismos en los que losTercios dominaron Europa a base de pica y arcabuz- no eran pocos los que decidían invertir algo de su tiempo en aprender el manejo de la «ropera». Un arte que, por entonces, se denominaba Destreza» y que fue perfeccionado durante años por varios maestros españoles.

Exportado por los Tercios para defender la honra


El duelo no comenzó su andadura en el siglo XV, sino que está ligado a cualquier momento en que el los hombres decidieran darse de mandobles para demostrar que llevaban la razón. «Existe como forma de resolver conflictos desde tiempos inmemoriales. Aunque adquiere su forma más famosa en el siglo XVI, en la Edad Media ya se celebraban. Por entonces el duelo se daba cuando se rompía la confianza entre dos caballeros y uno de ellos se sentía ultrajado. En ese momento, ambos se enfrentaban bajo unas normas muy estrictas, en un campo cerrado mediante un reglamente muy complejo. Los desafíos se celebraran a caballo, con armaduras y cada uno de los afectados llevaba consigo a un número de hombres igual para que lucharan junto a él. Además, podía durar varios días» explica Alberto Bomprezzi, Fundador de la «Asociación Española de Esgrima Antigua» (una de los pocos grupos que recrean aquellos enfrentamientos basándose en tratados de la época) y maestro de armas de la misma.
Sin embargo, fue evolucionando y, de los grandes espadones blandidos a dos manos, se pasó a combatir con aceros finos y dagas en el siglo XV, una época en la que -debido a su fama- España era considerada como la cuna del duelo. La historia, sin embargo, nos dice que este arte fue exportado por nuestros antepasados de Italia. Así pues, fue en los tiempos en los que los soldados del Gran Capitán (los futuros Tercios españoles) pasearon sus espadas por esta región, cuando se percataron de que allí era bastante usual que los hombres se retasen si uno de sus congéneres les insultaba o les faltaba a la honra. «La honra es lo que los demás piensan de ti, mientras que el honor es tu consideración de ti mismo», explica a ABC el periodista y escritor Jesús de las Heras, autor en los últimos meses de «La espada, fuerza y poder» (editado por «Edaf»).
Puede parecer baladí pero, en la época, la honra era tan válida para los hombres como las monedas y era sumamente difícil de ganar. «Su importancia era enorme, se consideraba el honor como la actitud o el compromiso interno por el cual la persona cumplía con sus deberes y con la palabra dada. En base a ello era valorada socialmente su conducta, con lo que se ganaba (o no) la honra. En aquellos siglos se estimaba que, a escala social más alta, correspondía (o debía corresponder) mayor honor. A mayor honorabilidad, más honra. Y ello valía tanto respecto al hombre como a la mujer, en la cual se reafirmaban cualidades positivas: decente y hacendosa, entregada a su hogar y a su familia, prudente y recatada etc.», explica el escritor.
Las causas para enfrentarse a un adversario, por el contrario, han sido las mismas a lo largo de los siglos. En España, por ejemplo, era habitual que te retaran si decías palabras indecentes refiriéndote a la familia de alguién; si afirmabas que la hermana de otro caballero era «ligera de cascos»; o si te atrevías a señalar que la esposa de algún desgraciado le había sido infiel en su propia tez. De entre todas ellas, las razones más habituales para desenvainar las armas eran las ofensas familiares. Curiosamente, una de las peores afrentas que se podía cometer contra otra persona era pegarle con un palo, pues se consideraba que era un trato dado únicamente a las bestias y, por ende, era una forma de llamarle animal.

El duelo formal (hasta el SXV)

Si algo nos han enseñado las películas y los libros sobre la España de los siglos XIV y XV, es que cualquier español podía batirse a sangre fría contra aquel que le hubiese insultado. Sin embargo, la realidad de la época no se parecía ni un ápice, pues se consideraba que el duelo era un privilegio de la clase alta para resolver disputas que no podía o no quería solucionar la justicia. Algo normal por otro lado, pues no parece oportuno que un alguacil se dedicase a reprender a alguien por haber llamado cornudo a su enemigo.
Al menos el «duelo formal», el que estaba regido por normas y auspiciado por la ley. «Los duelos eran cosa de señores: nobles, militares, políticos, literatos, artistas…; gente instruida, que leía, y conocía y aceptaba las reglas del código de honor de este tipo de lances, basadas en referencias antiguas y más tarde (a partir del siglo XV) en libros escritos sobre el tema», completa de las Heras.

Los duelos formales eran regulados por el rey y contaban con normas muy estrictas

Todos ellos se debían a un código existente en cada país que señalaba aquello por lo que se podía retar a alguien. En el mismo se establecía qué acciones e insultos eran considerados «ofensas» (por los cuales sí se podía retar a aquel deslenguado) y cuáles eran «cargos» (apelativos que no merecían un enfrentamiento a espada). Estos factores variaban dependiendo del lugar donde se sucedieses el agravio (no era lo mismo llamar «hijo de mala madre» a alguien en plenaPlaza Mayor, que hacerlo en privado) y, por descontado, de la clase social del retador. Y es que, los «duelos formales» (los regidos por el Estado) únicamente podían ser lanzados y aceptados entre personas de un rango social similar. En el caso de que, por ejemplo, un vasallo insultase a un noble, este último podía limitarse a castigarle físicamente u ordenar a sus sirvientes que le diesen una buena reprimenda a base de bofetones.

«La forma más habitual de retar a alguien a un “duelo formal” era mediante la llamada “pega de carteles”. Esta consistía en poner panfletos en todos los lugares públicos en los que estuviera localizable la persona a la que se quería retar. Estos solían “ponerle verde” (decir que su familia era de clase baja aunque fuese noble, insultarle...) y que estaba retado. Así, el afectado no tenía más remedio que aceptar si quería mantener su honra intacta, pues todo el mundo sabía que había sido insultado», completa Bomprezzi en declaraciones a ABC.
En el caso de que el duelo fuese aceptado, los dos contendientes debían pedir al rey de la región en la que se enfrentaran un campo adecuado para batirse en duelo. «Es el caso, por ejemplo, de un duelo famoso habido en la ciudad francesa de Fontainebleau, en el siglo XVI, durante las guerras entre España y Francia: el del capitán español Julián Romero, al servicio del rey inglés, aliado de Carlos I, y el capitán también español Antonio de Mora, pero al servicio del rey francés, enemigo de Carlos I. El campo de honor fue autorizado y elegido por el rey francés, Francisco I, y venció Romero después de un combate a caballo y espada que duró más de tres horas», explica el escritor español.
Duelo con espadas ropera
A continuación, establecían si el combate sería a muerte o a primera sangre y –para terminar- las armas con las que decidirían sus destinos. Curiosamente, estos «duelos formales» contaban con testigos por ambos bandos, padrinos y hasta un árbitro. Este último velaba porque no hubiese juego sucio entre los duelistas y, una vez terminado el combate, la familia del derrotado no atacase al vencedor en venganza.

A su vez, en este tipo de duelos era la persona que había sido ofendida y desafiada la que seleccionaba los instrumentos con los que combatirían;además del lugar y la hora en la que se verían las caras si el monarca aceptaba. Si le echaban gónadas, lo idóneo era seleccionar las armas favoritas del contrario, pues de esta forma se le ganaba en su «propio campo» y la honra sería mucho mayor. Sin embargo, como eran valientes pero no estúpidos, solían escoger aquellas con las que ellos se sintiesen más cómodos. «Los contendientes tampoco podían ser sustituidos por otra persona, salvo por ascendientes, descendientes y hermanos en el caso de ser sexagenario, discapacitado o menor de edad», completa de las Heras.
La importancia de los duelos oficiales fue determinante desde los siglos XIV al XVIII, pues entrechocar los aceros hasta que uno de los dos dejara este mundo para reunirse con los Santos era una forma de demostrar quién llevaba la razón en una discusión. «La idea básica era demostrar que el otro estaba mintiendo mediante las armas y que tú eras el que decía la verdad. Por eso el manejo de la espada era tan importante porque, en el caso de que no pudieses sostener lo que afirmabas con las armas y perdieras, significaba que no tenías honor y que habías mentido. En base a eso, si eras derrotado -y no te mataban- tu familia solía expulsarte de casa, perdías todo tu dinero y debías empezar una nueva vida en otro lugar», destaca el maestro de esgrima antigua.

El duelo clandestino

El anterior era el reto idílico, ese que se sucedía entre dos caballeros que contaban con el privilegio de dirimir sus diferencias a estocadas bajo auspicio de un monarca deseoso de ver sangre derramada. Sin embargo, en las décadas finales del siglo XIV, la ingente cantidad de duelos que se celebraban en España, los cientos de muertes que se sucedían por estas reyertas, y las miles de monedas que perdían los duelistas en los combates (pues en muchas ocasiones tenían que viajar fuera del país para enfrentarse con su contendiente) hizo que sus Majestades los Reyes Católicos –los de «tanto monta, monta tanto»- vetaran esta práctica alrededor de 1480 de manera oficial. Su decisión fue tajante: se penaría con la vida a los retadores, y con el destierro a aquellos que aceptaran el combate. Y es que, estaban hasta el cetro de perder valiosos hombres que podrían combatir contra los infieles en la Península por absurdos enfrentamientos provocados por algún que otro insulto dicho a destiempo.
Con lo que no contaban sus católicas majestades era con el ingenio de los españoles, que prefirieron arriesgarse a morir a manos del verdugo que dejar sin cobrar las afrentas. «El duelo formal pasó a ser clandestino, a hacerse a espaldas de la ley, sin reglas ni árbitros. Se pasó de combatir en un campo cedido por el rey con armas similares, a hacerlo en plena calle con aquello que se tuviera más a mano. Además, como retar a alguien a un duelo estaba penado con la muerte, se solían hacer cerca de una iglesia para “acogerse a sagrado” en el caso de que fueran capturados», completa Bomprezzi. Nuevamente, los vencedores se valieron de la picaresca española en no pocas ocasiones para librarse de ser ajusticiados. ¿Cómo? Afirmando que él había sido el retado. Al fin y al cabo, el muerto no se iba a levantar para quejarse.
El «Capitán Altriste» se enfrenta a un enemigo en un duelo clandestino
Con la llegada de este tipo de retos no formales, el populacho también se dio a dirimir sus controversias a espadazos en plena calle, como hacía los nobles. Por lo tanto, de ser un hábito de señores con unas reglas determinadas pasó a ser una práctica rastrera en la que los contendientes solían vulnerar las reglas que habían pactado previamente. La norma más vulnerada era la que afirmaba que se debían enfrentar un hombre contra otro, pues cada uno de los duelistas reunía a tantos amigos como pudiera para darle una buena paliza al adversario. No era poco usual tampoco que uno de los dos duelistas llegara una hora antes al lugar en el que se iba a celebrar el reto y esperase escondido a su contrincante para asestarle una estocada por la espalda.

Dejó de haber honor. Eran tiempos en los que solo importaba ganar y se recurrió mucho al juego sucio. Era habitual que se tirasen tierra a la cara o –por ejemplo- se compinchasen con alguien para que le arrojase al enemigouna maceta a la cabeza desde algún balcón. «También podían llegar y, cuando su enemigo desenvainara, pegarle un tiro, aunque esto era más difícil porque estaba prohibido llevar pistola», destaca el maestro de esgrima antigua. Este duelo, el más rastrero, es el que más se recuerda a día de hoy. El que se celebraba a capa y espada en un callejón escondido, en plena noche, y procurando que nadie te viese, pues si las autoridades llegaban, podía peligrar tu vida.
El sistema para retar en un duelo clandestino fue similar al de los «carteles», aunque algo más sutil. Los antiguos cartelones se trasformaron en «billetes», papeles que te podían pasar en cualquier momento y en los que había apuntado un lugar, una fecha y una hora. Si tenías los suficientes arrestos, acudías, aunque también era posible que, si algún contendiente llegaba y veía que su enemigo había reunido a otros diez matones, corriera para salvar su vida (algo impensable en un «duelo formal»). «Aunque se los llamó duelos, eran más bien reyertas de barrio, de calle, muchas veces fomentadas por la envidia o el odio», destaca Bomprezzi.

Las armas más habituales

Cachiporras, inmensas hachas destinadas a partir por la mitad al desprevenido contendiente... A lo largo de los siglos, los cachivaches usados en los retos para aplastar al contrario fueron múltiples y extravagantes. No obstante, en los duelos clandestinos (los cuales fueron la gran mayoría desde los siglos XV y XVII) los valientes que acudían dispuestos a recuperar su honra o morir en el intento iban siempre equipados con una espada «ropera» al cinto. Tal y como explicó el estudioso Van Vinkeroi en 1882, era usada tanto para combatir, como adorno del propio traje. A pesar de que los tipos de «roperas» se cuentan por decenas, se puede afirmar que era cualquiera que llevaran tanto los civiles como los militares cuando salían a la calle.
«Su origen se estima español: con tal nombre aparece por primera vez en e1 inventario de objetos del duque Álvaro de Zúñiga, fechado hacia 1445. Y parece que el nombre le viene de ser un distinguido complemento del atuendo personal, de la ropa, como muestra o símbolo evidente de fuerza y poder de su propietario. Solían estar fabricadas y decoradas con muy buenos materiales e incluso joyas. En principio fue usada por la clase social más elevada: familia real, alta nobleza, caballeros de las órdenes religiosas, militares y otros señores e hidalgos. Luego se extendió a diversas gentes, desde aventureros a ricos burgueses, sobre todo en ciudades importantes, donde los duelos y pendencias eran frecuentes», completa de las Heras.
A pesar de la ingente cantidad de tipos de «ropera» que eran paseadas por los callejones de las grandes ciudades españolas (cada una de su progenitor y de su progenitora) todas solían tener una serie de características comunes. La primera era que su hoja era fina y estrecha en su versión civil -pues la militar era algo más corta y ancha-. La lógica impera en esta división, pues la gente que se batía en duelo prefería contar con un acero más extenso para evitar que el enemigo se acercase, y, por su parte, el soldado abogaba por tener entre sus rudas manos una herramienta que no fuera tan liviana como parapartirse cuando chocara contra la armadura del enemigo en pleno campo de batalla.
Todas contaban con una guarnición o guarda (la parte que se ubica sobre el puño, el lugar por la que se asía) con una pieza metálica que protegía la mano de las punzadas del contrario. «Las hubo de diversos tipos, por la variedad de su guarda fueron de taza, conchas o lazo. Además de ser un arma muy eficaz en el combate y en el duelo, tenía y daba un gran prestigio a su poseedor. Su mayor protagonismo lo tuvo desde el primer tercio del siglo XV al último del XVII, y por lo general se la asocia a la época del Siglo de Oroespañol», añade el escritor de «La espada: Fuerza y poder».
Con la espada se solía llevar a cabo una esgrima de «punta». Es decir, lo que se intentaba con ella no era cortar con el filo al enemigo (cosa que también se podía hacer) sino pincharle en alguna parte vital de su cuerpo. Y es que, eso solía bastar para acabar con él. Ya fuera por el propio impacto, porque se desangrara o porque se le infectase la herida. Junto a la «ropera» los españoles solían portar una gruesa capa que podían utilizar de forma sumamente ingeniosa en los combates.
Daga de vela (a la derecha)
No obstante, la capa y la espada no eran las únicas armas que podían aparecer en un duelo, sino que los españoles también solían llevar la denominada daga de mano izquierda daga de «vela» (conocida de esta forma porque contaba con una gran pieza metálica en forma de vela para proteger la mano de su portador de las punzadas contrarias). «En los duelos de armas dobles, el uso de la daga de mano izquierda permitía detener golpes de la espada contraria a la par que se atacaba con la propia o aprovechar algún fallo del adversario para herirlo con ella», completa de las Heras en declaraciones a ABC.

Se cuenta que, durante los siglos XV, XVI y XVII, los españoles eran unos auténticos maestros en el uso de la daga. Así lo afirma un viajero francés de la época que -según afirman Fernando Martínez Laínez y José María Sánchez de Toca y Catalá en su libro «Los Tercios de España, la infantería legendaria»- se deshizo en elogios hacia la destreza hispana de la siguiente forma: «Los españoles se baten espada en mano, no retroceden jamás; paran el golpe con el puñal que llevan siempre y cuando hacen con él el gesto de tirar al cuerpodebéis desconfiar de la cuchillada; y cuando os amenazan con la cuchillada, debéis creer que quieren alcanzaros el cuerpo [...] son temibles con la espada en la mano a causa de sus puñales [...] he visto varias veces a tres o cuatro españoles hacer huir a varios extranjeros y echarlos por delante de ellos como a un rebaño de corderos».

Dos escuelas para acabar con tu enemigo

A pesar de que empuñar una buena espada y una magnífica daga eran puntos determinantes para poder vencer en un duelo, no lo eran todo. Al fin y al cabo, ya dice el refranero popular que el habito no hace al monje y, en este caso, la «ropera» tampoco al espadachín. Es por ello que, desde finales del siglo XV se empezaron a reunir por estos lares los principios básicos para enfrentarse al enemigo. Este honor correspondió a caballeros de la talla de Jaime Pons (y su libro «La verdadera esgrima») o Pedro Torre con «El manejo de las armas en combate». El arte que resultó de aunar todas las técnicas fue denominado «Destreza» y, además de explicar las típicas posiciones que debía adquirir el cuerpo a la hora de combatir, también hacía referencia a algunas «tretas» o jugarretas sucias ideadas para vencer y que estaban mal vistas por los nobles.
«Se basaba en técnicas principalmente intuitivas del manejo de las armas blancas, aunque seguían una determinada metodología complementada contrucos callejeros poco caballerosos. Eran trucos aprendidos en la escuela de la calle. Por ejemplo, cegar momentáneamente al adversario bajándole con la mano el ala de su sombrero o arrojándole la capa a la cara», explica de las Heras. Con todo, y según corrobora Bomprezzi, esta «Destreza» era relativamente sencilla y efectiva. Incluso las denostadas «tretas» eran sumamente útiles para enseñar a un bisoño soldado de los Tercios que no hubiera cogido una espada en su vida a enfrentarse a un contrario allá porFlandes.
Luis Pacheco de Narváez, uno de los maestros que perfeccionó la «Verdadera destreza»
Según pasaron los años, algunos estudiosos españoles decidieron que aquella «Destreza» no era más que un conjunto de trucos disfrazados de arte y se propusieron usarla como base para crear la «Verdadera destreza». «Se conoce como Verdadera Destreza a la escuela española que trata la esgrima con un fuerte fundamento matemático y filosófico, que no se centra en técnicas concretas, sino en entenderla y explicarla como un conocimiento completo de las armas. Antecedentes de la Verdadera Destreza, que tuvo su época de esplendor en el siglo XVII, fueron algunos libros publicados en el siglo XV, ya inexistentes», destaca de las Heras.

Los tratadistas españoles tales como Francisco Román (considerado como el hombre que puso las bases de esta «Destreza Verdadera») y Luis Pacheco de Narváez (quien la perfeccionó en 1660 en su libro «Las grandezas de la espada») fueron dos de los nombres claves en la evolución de este arte. La forma de entender la esgrima de estos estudiosos impresionó tanto al mundo que, a nivel internacional, se empezó a identificar el arte de combatir a «ropera» con la «Destreza Verdadera». Junto a este nueva esgrima también nació un halo de odio hacia la escuela predecesora, que empezó a ganarse apelativos bastante desagradables. «Se terminó considerando a la “destreza común” o “vulgar”, como la llamó Sánchez de Carranza, un mero conjunto de tretas, fintas o engaños», determina el escritor.

Así había que luchar para no morir en un duelo clandestino

A la hora de enfrentarse a un enemigo había que tener claro de qué armas disponías y cuáles usaba él. Y es que, dependiendo de lo que portaras combatirías de una forma o de otra. A pesar de ello, existían una serie de normas previas no escritas para salvaguardar tu vida en un duelo clandestino.
«Si nos trasladásemos a esa época y tuviera que aconsejar a un duelista, le diría que la mejor forma de sobrevivir es evitando la pelea. Más que nada porque, como no había normas, era normal que acudiese al duelo y acabase luchando contra muchos enemigos. El segundo consejo sería que fuese con muchos aliados que combatiesen junto a él. Finalmente, le aconsejaría que tuviese cuidado pues, aunque fuera un buen espadachín, en un duelo el manejo de la espada no lo era todo. Su habilidad podría ser insuficiente porque sus adversarios fuesen demasiados, porque fuera de noche y no viera acercarse al contrario, o porque hubiese elementos que le impidieran llevar a cabo sus estrategias», destaca Bomprezzi.
1-El duelo a espada «ropera»
Usualmente, los duelos clandestinos enfrentaban a dos hombres armados con «ropera», pues era el arma de defensa más utilizada de la época. Si alguien se veía envuelto en un combate de este estilo, lo idóneo a nivel técnico era estirar el brazo con la espada apuntando al contrario en un ángulo de 90º (perpendicular a las piernas). Y es que, esa era la mayor extensión que se podía adquirir con la hoja. Esto permitía amenazar al contrario con la punta(la primera defensa del duelista) e impedir que se acercase.
A su vez, en el duelo que se celebraba en plena calle no se buscaba acabar con el contrincante de forma veloz, pues eso implicaba tener que golpearle rápidamente y significaba que el espadachín exponía su cuerpo al acero enemigo. Por el contrario, los combates eran sumamente defensivos y ninguno de los contendientes abandonaba su posición de guardia a menos que supiera que había una oportunidad real de acabar con su enemigo. Y es que, un mal movimiento significaba terminar bajo tierra. «Buscabanposiciones muy estables asentadas para defenderse. No se hacía un ataque constante porque, en cada uno, algunas partes vitales del cuerpo podían quedar al descubierto. La idea era obligar al enemigo a intentar penetrar tu defensa y, cuando se equivocase, acabr con él», añade el maestro de la Asociación Española de Esgrima Antigua.
Durante los duelos, los contendientes tampoco solían recurrir a movimientos muy complejos y de una esgrima elevada, pues una floritura innecesario podía llevar a que el enemigo le metiese la punta de su espada entre pecho y espada. El miedo a morir hacía que ambos contendientes mantuvieran las distancias en todo momento, no desviaran la atención de su contrario, y prefiriesen llevar a cabo técnicas sencillas pero que sabían efectivas. Todo ello, moviéndose constantemente para no ofrecer un blanco claro y poder desviar su espada si el adversario atacaba. «La defensa contra una estocada podía hacerse de dos formas: apartando la punta de su espada con la propia, o apartando tu cuerpo. En ambos casos, había que ser rápido», destaca Bomprezzi.

Otro objetivo de los duelistas era penetrar la defensa del contrario a través de su propia arma. Esta idea se basaba en que era mejor tener la espada del enemigo cerca de la propia para poder desviarla. «El problema de los duelos es que los contendientes podían haber repetido un movimiento con la espada mil veces y hacerlo bien, pero si lo hacían mal en una sola ocasión morían», finaliza Bomprezzi.
Finalmente, si el duelista veía la oportunidad, también podía tratar de terminar el combate rápidamente mediante un único y determinante movimiento: la conclusión «La conclusión es una acción mediante la que se desarma al enemigo. Es la máxima expresión de control en un duelo y una increíble muestra de habilidad. Existen varias conclusiones, pero todas ellas se basan en lograr sujetar con la mano la guarnición del contrario para impedirle que ataque. En aquella época no se buscaban de forma premeditada, sino que solo se hacían cuando no había ningún peligro de ser atacado por el contrario. Si se lograba sujetar el arma del otro duelista, no se esperaba y se le daba directamente una estocada», completa el experto.
2-El duelo a «ropera» y capa
Entre las armas que se podían utilizar en combate, había una especialmente curiosa... la capa que todo hijo de español llevaba a la espalda al salir de casa para protegerse del frío. La razón era sumamente sencilla: era de una tela tan gruesa que se podía enrollar en el brazo izquierdo para para las cuchilladas y las estocadas del enemigo. En la «Destreza Común» también era considerada un objeto que podía decantar una pelea, pues se podía arrojar contra la espada del enemigo para que no pudiera moverse durante unos segundos preciosos para acabar con su existencia.
3-El duelo a «ropera y daga»
El último de los pertrechos más habituales en los duelos era la daga de mano izquierda. De una extensión considerable (unos 50 centímetros) este puñal daba la capacidad al duelista de poder atacar y defenderse a la vez debido a que portaba dos armas. Curiosamente, era un objeto que no solo servía para acosar al contrario, sino también para desviar las estocadas que fueran dirigidas hacia el cuerpo. Su utilidad hizo que no fuera portada únicamente en los duelos, sino también por los soldados de los Tercios españoles. Estos la utilizaban como complemento para los combates y para acabar con los jinetes que se caían del caballo durante la contienda (como «quitapenas»).

Un arte que se sigue estudiando en España

Puede que hayan pasado más de tres siglos desde que el arte del reto pasó a la Historia pero, a día de hoy, en las mismas calles españolas en las que se enfrentaron a capa y espada personajes de toda índole social se siguen batiendo unos pocos valientes ávidos de preservar la «Verdadera Destreza». Ellos son los miembros de la Asociación Española de Esgrima Antigua, un grupo cada vez más numeroso (y con delegaciones en casi todo nuestro país) que, en base a los tratados antiguos, recrea con total exactitud cómo combatían las gentes de los siglos XV y XVI. Su maestro de armas, Alberto Bomprezzi, es a día de hoy uno de los máximos exponentes de este noble arte tanto a nivel nacional como internacional.
Este deporte, que guarda semejanzas con la esgrima moderna, se lleva a cabo con espada de mano y media (la que se usaba en en medievo),«ropera» y daga espadín y broquel (un pequeño escudo). «Las armas son completamente distintas a las de la esgrima. Nosotros usamos una variedad de armas que van desde el siglo XV hasta el XIX, todas ellas réplicas de armas históricas, mientras que aquellos que practican esgrima actual usan el florete, el cual se utilizaba en el siglo XIX en las salas de entrenamiento. Ellos, además, no utilizan la mano izquierda», destaca Bomprezzi.
Alberto Bomprezzi
En este sentido, el experto señala que tampoco tiene los mismos objetivos ya que, mientras que ellos buscan recrear un arte extinguido, los tiradores de esgrima (el nombre técnico de los que participan en este deporte) solo quieren dar cuantos más golpes mejor a su adversario. «Nosotros trabajamos la esgrima como una adquisición de habilidad, recreamos un combate. En la vida real, no atacarías constantemente para ganar puntos porque te matarían. Por eso no nos gustan las competiciones y solo buscamos la práctica y el aprendizaje», explica Bomprezzi.

El maestro señala también que intentan devolver a la vida un arte cuyo conocimiento era básico en el Siglo de Oro y hacer que el gran público se interese por él. «Una espada te pone la historia en la mano. A mucha gente, cuando la ve, le dan ganas de saber como se peleaba. Es curioso como la espada, un arma ideada para matar, se ha convertido en nuestra época en un instrumento de aprendizaje y de cultura. La espada permite acercar el mundo actual a los soldados del pasado, hombres valientes que se enfrentaron al enemigo de forma heroica», finaliza.

Tres preguntas a Jesús de las Heras, autor de: «La espada: Fuerza y poder»


M.P.V.Madrid
-¿Qué diría que puede aportar al mundo de la historia militar su libro?
Un modo sencillo de resumen y divulgación de datos relativos a la espada, en diversos aspectos (historia, simbolismo, artes, industria, usos y costumbres…).
-¿Por qué se centro en la espada y no en otro arma?
La espada es un personaje principal en tres libros que he escrito en los últimos años: “La Orden de Calatrava,” “La Orden de Santiago” y “Alfonso, el de las Navas”. Y un día me entraron ganas de profundizar en él.
-¿Qué importancia ha tenido la espada a lo largo de los siglos?
La espada ha sido un instrumento, un arma, fundamental en el desarrollo de la Humanidad, desde los tiempos más primitivos del hombre. Creo que conviene tener presente la relación entre el hombre y las armas, hasta ahora inseparable.


http://www.abc.es/cultura/20150923/abci-duelos-tercios-espadachines-espana-201509221845.html?ns_campaign=GS_MS&ns_mchannel=abc_es&ns_source=FB&ns_fee=0&ns_linkname=CM_general

José Francisco
35-Sargento 1º
35-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2227
Puntos patrióticos : 13944
Reputación : 1812
Fecha de inscripción : 25/07/2014
Edad : 69
Localización : Valencia

http://luzdelunal.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Los secretos de los espadachines de los Tercios al batirse en duelo

Mensaje por Valle el Lun Jul 04 2016, 21:52

Buen aporte , camarada, ahora ya sé, en profundidad, como se las gastaban nuestros antepasados.

Gracias

Valle
30-Sargento
30-Sargento

Trofeos y Medallas : *8*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1712
Puntos patrióticos : 59702
Reputación : 6881
Fecha de inscripción : 05/04/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Los secretos de los espadachines de los Tercios al batirse en duelo

Mensaje por José Francisco el Mar Jul 05 2016, 10:48

@Valle escribió:Buen aporte , camarada, ahora ya sé, en profundidad, como se las gastaban nuestros antepasados.

Gracias
Gracias a ti amigo,por interesarte

José Francisco
35-Sargento 1º
35-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2227
Puntos patrióticos : 13944
Reputación : 1812
Fecha de inscripción : 25/07/2014
Edad : 69
Localización : Valencia

http://luzdelunal.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.