Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Donald Trump: “El islam supone un gran problema para planeta”
Hoy a las 18:14 por Mastieno

»  La II Republica española
Hoy a las 18:10 por Valle

» RAMBLA LIBRE .COM / CIEN MIL PAYASOS Y SETENTA MIL TONTOS ÚTILES
Hoy a las 17:11 por PODER JUDIO

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Hoy a las 15:58 por HIMNOSHISTORICOS

» Más de 500 inmigrantes entran en Ceuta por la frontera del Tarajal
Hoy a las 15:13 por Juanma_Breda

» PEDRO VARELA CONFERENCIA 17 09 2016
Hoy a las 14:01 por HIMNOSHISTORICOS

» LA HORDA EN BALAGUER Bibliografía
Hoy a las 10:30 por RICHI

» Guerra de Siria
Hoy a las 09:12 por Juanma_Breda

» La Legión Española
Hoy a las 05:15 por Huroncete

» Mascotas Legionarias
Hoy a las 02:37 por Canvel07

» El coletas hace apologia del terrorismo al estilo Etarra
Hoy a las 02:29 por Canvel07

» Por qué se ordenaron así las letras y otras curiosidades del teclado QWERTY
Hoy a las 01:38 por Canvel07

» Absuelta la Infanta Cristina; Urdangarin, condenado a 6 años
Ayer a las 22:10 por Valle

» Una conferencia islámica elimina el rostro de las mujeres en su publicidad
Ayer a las 21:54 por Lucía

» Una más por aquí!!
Ayer a las 18:06 por Mastieno

» La mitad de los municipios españoles está en riesgo de extinción
Ayer a las 12:25 por El Zorro

» Pensamientos y reflexiones 145 El Banco y el usuario - El prestamista y el usurero
Ayer a las 09:44 por Antonio García Fuentes

» La Hispanidad contra Donald Trump
Ayer a las 00:32 por ilustrado

» hispanos de Nuevo México
Ayer a las 00:21 por ilustrado

» Zona Rock en Español
Vie Feb 17 2017, 20:24 por HIMNOSHISTORICOS

» Historia del Escudo y la bandera
Vie Feb 17 2017, 15:40 por BRUC

» Historia sobre el himno de España
Vie Feb 17 2017, 14:04 por Canvel07

» Una senadora de Podemos duda de la españolidad de Ceuta y Melilla
Vie Feb 17 2017, 12:25 por deuteros

» Recordando “la historia” reciente de esta España de ahora
Vie Feb 17 2017, 10:12 por Antonio García Fuentes

» Rajoy da a Carmena capacidad de decisión sobre el Valle de los Caídos
Jue Feb 16 2017, 22:02 por Neilo65

» Radiografía de la ultraizquierda: Distrito 14, los ultras más fuertes al amparo del concejal Pablo Carmona
Jue Feb 16 2017, 21:49 por Neilo65

» Ejemplos que dan los políticos
Jue Feb 16 2017, 10:01 por Antonio García Fuentes

» "LA HORDA EN BALAGUER" Capitulo II - IV Parte y Final del Capitulo
Jue Feb 16 2017, 08:20 por RICHI

» Homenaje a los Caídos de la División Azul en el LXXIV Aniversario de la Batalla de Krasni Bor.
Jue Feb 16 2017, 06:36 por BRUC

» Gobernador cristiano de Juan Márquez
Miér Feb 15 2017, 20:27 por ilustrado

» Partículas radioctivas de la Central de Almaraz llegan a Portugal por el rio Tajo
Miér Feb 15 2017, 17:53 por Valle

» Adolf Hitler predice el futuro de la política y del mundo.
Miér Feb 15 2017, 17:39 por PODER JUDIO

» ESCRITOS DE Y PARA EL ALMA 7 Si hubiera sabido lo que ocurriría después y cuando…?
Miér Feb 15 2017, 09:51 por Antonio García Fuentes

» LA HORDA EN BALAGUER III PARTE - CAPITULO II
Miér Feb 15 2017, 08:51 por RICHI

» Vídeos de Humor
Miér Feb 15 2017, 07:25 por Huroncete

» Miguel Blasco: Hemos de dejar de ser idiotas y ver que hay un plan para islamizar Europa
Mar Feb 14 2017, 23:48 por Juanma_Breda

» "COMENTARIOS Y CURIOSIDADES - JOSÉ ANTONIO EN LA REVISTA "ACCIÓN"
Mar Feb 14 2017, 20:13 por RICHI

» LA HORDA EN BALAGUER Capitulo II - II Parte
Mar Feb 14 2017, 08:19 por RICHI

» Aquí la voz de Europa
Mar Feb 14 2017, 01:03 por Juanma_Breda

» Otegi pide iniciar un proceso secesionista vasco en los próximos meses
Lun Feb 13 2017, 21:48 por El Zorro

» Derechos humanos™: las minorías opresoras, cuando por ser parte de la mayoría no cuentas
Lun Feb 13 2017, 20:40 por Juan Garcia

» Legionarios, al PSOE: 'La Legión no entiende de ideologías, sino de amor a España'
Lun Feb 13 2017, 17:35 por BRUC

» De regreso después de mucho tiempo
Lun Feb 13 2017, 16:49 por Mastieno

» Pablo Echenique asegura que «volvería a hacer las cosas igual» con el asistente al que pagaba en negro
Lun Feb 13 2017, 16:30 por BRUC

» Un seguidor de Pablo Iglesias intenta agredir a Maestre en el Congreso de Podemos
Lun Feb 13 2017, 16:19 por Mastieno

» Dinero improductivo y el productivo
Lun Feb 13 2017, 10:35 por Antonio García Fuentes

» "LA HORDA EN BALAGUER" Cápitulo II _ Las Victimas
Lun Feb 13 2017, 08:09 por RICHI

» Los ultras Bukaneros echan a Zozulya del Rayo
Lun Feb 13 2017, 00:07 por tercio1996

» "LA HORDA EN BALAGUER" Final Capitulo I
Dom Feb 12 2017, 08:01 por RICHI

» Hola me presento
Sáb Feb 11 2017, 21:54 por Mastieno

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

RAMIRO LEDESMA RAMOS - FUSIÓN - SEPARACIÓN, III Parte 3ª entrega

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

RAMIRO LEDESMA RAMOS - FUSIÓN - SEPARACIÓN, III Parte 3ª entrega

Mensaje por RICHI el Miér Jul 06 2016, 11:53



Ramiro año 1930
 
              RAMIRO LEDESMA RAMOS – FUSIÓN - SEPARACIÓN
 
III Parte, 3ª entrega
 
                                                           ===
 
Ramiro, en su famoso libro “¿Fascismo en España?” ya mencionado nos explica en un capítulo entero páginas 138-148, sus motivos de desunión.
 
A pesar de la carta dirigida en agosto a Montero Díaz, sus explicaciones empiezan con los hechos de octubre de 1934:
 
“Desencadenada la insurrección socialista, un movimiento como Falange debió plantearse con toda audacia el problema de la toma del Poder, y la lucha a fondo, contra el Gobierno demoburgués de Lerroux.”
 
“En presencia de los sucesos de octubre, la organización fascista era la única fuerza que estaba en condiciones de hacer de ellos la interpretación histórica más fértil. Falange de las J.O.N.S. no debió poner ni un minuto su confianza en el Gobierno Lerroux, y considerarlo, una vez vencida la insurrección, como su peor enemigo.”
   
Continúa explicando su opinión al respecto haciendo hincapié en la oportunidad perdida según su opinión:
 
“Primo de Rivera no lo vio así ni quiso verlo así. Quizás en que vacilo en comprometer la vida de la organización en un propósito tan grave, al mes escaso de de tener en sus manos la jefatura del movimiento. Hay que suponer que influiría también en su resistencia el hecho que antes mencionamos, no por absurdo menos real y verdadero: que Primo subestimaba el relieve del Partido, considerando utopía pura el que éste pudiese aspirar, tan pronto, a la dirección del Estado. No tenía, pues la menor confianza en el éxito de una acción decretada y dirigida, en aquella hora, por el partido.”  
 
Considera igualmente que la inquietud reinante en el partido socialista y UGT de que los cuadros de “...sus Sindicatos iban a ser materialmente trasplantados a las organizaciones de F.E. de las J.O.N.S...” y en cambio no fue así y así lo comenta:
 
“Y ya hemos dicho que, después de octubre, F.E. de las J.O.N.S. no demostró la decisión necesaria ni encontró su verdadero camino, es decir ni se decidió a la insurrección; ni luego, pasada la oportunidad de ella, pudo encontrar el secreto de las masas españolas. De hecho, hubo en el partido una incompresible debilidad y falta de visión para la única consigna que entonces era justa y podía tener éxito: la de hostigar y hostilizar al Gobierno Lerroux-Ceda.”
 
Nos habla igualmente de la elaboración de los Puntos Programáticos, dando su versión:
 
“La hoja-programa fue elaborada por la Junta política en la primera decena de noviembre. Contiene 27 puntos, considerados desde entonces por los militantes como su evangelio político. Hizo su primera redacción Ramiro Ledesma, que presidía aquel organismo, y modificado luego por Primo de Rivera en el sentido de hacer más abstractas las expresiones y de dulcificar, des radicalizar, algunos de los puntos.
 
La hoja quedo así un tanto desvaída, llena de preocupaciones académicas, menos apta para interesar a las grandes muchedumbres de la ciudad y el campo.” (21)
 
“A los cuatro meses de la revolución de octubre, y también la jefatura única de Primo de Rivera, el partido se encontraba en una situación de impotencia y de debilidad que equivalía, francamente, a su inexistencia. Y ello, como hemos visto, después de la ocasión histórica más fecunda que podía sonarse.”
 
Continua explicando la marcha de los antes mencionados que pasaron al nuevo partido de Renovación Española fundado por Calvo Sotelo y de algunos otros grupos que se marchaban desilusionados.
 
“La descomposición interna iba creciendo, asimismo. De moco angustioso. Nada resultaba posible. Ni prensa ni trabajo alguno de ninguna índole. Además como el Partido no había logrado constituir una organización adecuada para la acción y la propaganda ilegal, únicas posible en aquellos meses de silencio obligado por el rigor del estado de guerra, la inacción absoluta enmohecía y desmoralizaba hasta a los elementos más entusiastas y más firmes.”
 
Y resumiendo nos explica:
 
“La escisión tuvo dos aspectos:
 
Uno, político, que representaba Ramiro Ledesma y los grupos jonsistas que se identificaron con su actitud, en vista de la experiencia de los últimos meses y de la desgraciada coyuntura del Partido al medio año escaso de octubre.
 
Otra, sindical, de indisciplina de los Sindicatos, que mantenían Sotomayor y Mateo. Este fue a Valencia a influir en aquella sección, y a la vuelta creyó más conveniente para él quedarse con Primo de Rivera, sustituyendo a su compañero en el cargo de dirigente sindical. José Antonio lo acogió con suma alegría, y hasta parece que lo distingue con su confianza, no queriendo saber, quizá, que fue uno de los más activos forjadores de la actitud escisionista de enero. Mateo hizo bien, por otro lado, en apartarse de la labor sindical de Sotomayor, individuo, al parecer, un tanto averiado.”
 
                                                           ===
 
De Francisco Bravo, exponemos su opinión en dos libros distintos, el primero ya mencionado “José Antonio, el hombre,...” de 1939,  página 84 explica el resultado de la separación:
 
“En cuanto a las consecuencias de la depuración, fueron ventajosas para el Movimiento. José Antonio, deseoso de reparar la incuria de los meses anteriores, en lo que su autoridad era minada por la desconfianza y los actos de algunos de sus colaboradores, se puso a la tarea con una voluntad resuelta. No obstante el pesimismo de los que querían  que nuestro camino fuera una marcha fulgurante hacia el poder –siempre abundo entre nosotros la gente que no sabía situarse en la Historia-, 1935 sirvió para extender la Organización, robustecerla como cuerpo de doctrina y de lucha y exaltar y agigantar la figura cesárea de José Antonio.”
 
Y en su segundo libro “Historia de la Falange Española de las J.O.N.S.”  Editora Nacional 1940 páginas 84-85:
 
“Venia larvada en la vida interna de la Organización una diferencia de tipo personal y no ideológico. El mismo Ledesma confeso en su libro polémico ya citado. Que José Antonio había ido radicalizándose, es decir compenetrándose más y más con los postulados del nacionalsindicalismo, de los que resultó un expositor exacto. Lo que sucedía era que, al fin y al cabo, había quien no podía sustraerse a la acción de la envidia, esa pasión tan propia de la España mediocre, opuesta a la selección adecuada de los valores.
 
Todos los que tomaron parte en la escisión, es decir, los que dieron lugar a que José Antonio se emplease a fondo en la depuración de los cuadros de los Sindicatos y del Movimiento, venían a ser unos resentidos. Los hubo que después rectificaron a tiempo, evitando verse alejados de la Falange…” 
 
                                                           ===
 
                  “Comentarios de historiadores y escritores diversos”
                    
                                                 
Stanley G. Payne, en su primer libro “Falange – Historia del Fascismo…” año 1965, ya mencionado, basa toda su explicación  en los escritos de Ramiro.  Y en su libro “José Antonio Primo de Rivera”  de Ediciones B Grupo z, año 2003 en su página 214-215 nos da su opinión más reciente:
 
“…Ledesma decidió finalmente que sus diferencias con José Antonio eran irreconciliables; no se limitaba a una cuestión de tácticas a corto plazo, sino que tenía mucho más que ver con el predominio personal de José Antonio, con su personalidad y su estilo, sus antecedentes aristocráticos y sus contactos derechistas (esto, pese a que el propio Ledesma dependió de las mismas fuentes de financiamiento) y su actitud general de moderación y contención. Se reunió con varios ex colegas jonsistas y decidieron que, en lugar de intentar escindir directamente a Falange, alentarían a cuantas personas pudieran, ex jonsistas y otros, a dejar el partido y fundar unas nuevas e independientes JONS.”   
 
                                                           <<>>
 
E. Álvarez Puga. “Historia de la Falange” Editorial Dopesa año 1969, página 69-70
 
“Según sus propias manifestaciones el líder jonsista “creía irresoluble por las vías normales la situación a que había llegado el partido. Estimaba a Primo como víctima, en cierto modo, de los mismos estatutos por él elaborados, y cuya rigidez hacía casi imposible dar cara con eficacia a los problemas que implicaba la revigorización de la Falange jonsista. Esa creencia lo llevo a la escisión acordada con los demás y que se hizo pública el 15 de enero”
 
“La figura de Ledesma, fracasado en su intento de atraer a los núcleos obreros a las J.O.N.S., se fue diluyendo políticamente.”
 
                                                           <<>>
 
José María Sánchez Diana “Ramiro Ledesma…” año 1975 página 209
 
La causa del cisma entre Ledesma Ramos y Primo de Rivera era más que singular, era plural, atizada por las diferencias de sus consejeros. Los de Ledesma de significación anterior extremistas, y los de Primo, de signo contrario, cuyos resabios tenían que aparecer. Las preocupaciones personales obraron de manera nefasta, cayendo en el lado más íntimo, detalle, que ni José Antonio ni Ramiro podían culparse y,  sin embargo, lo hicieron. El uno en la elegancia natural y el otro en su carácter científico, olvidaron la formación original. Sabemos que un grupo de jonsistas votó a favor de Ledesma en el consejo. Era tan natural como la inclinación de la balanza por Primo de Rivera. En ambos casos más que posturas doctrinales las hay personales. Los jonsistas aceptaron lealmente la matemática de la elección por un solo voto de mayoría. La diferencia era escasa, pero el triunfo claro. Los acontecimientos de octubre hicieron pasar a segundo plano el hecho de la elección, pero una vez tranquilizado el ambiente político vino la reflexión, el contraste y la comparación forzosa. La necesidad del dialogo y la polémica para un hombre del espíritu de Ledesma era natural, como el deseo de respirar, y Ledesma empezó a rematar y contemplar las deficiencias de lo que antes había llamado grupo “fascista” de Primo, en donde notaba la falta del sentido enérgico revolucionario que implicaba la jefatura”   
 
                                                           <<>>
 
José María Martínez Val, colaboro en "La Patria Libre". En los numero 3, 5 y 7, y en su libro “¿Por qué no fue posible la Falange?” Editorial Dopesa, página 43, escrito en 1975, dice:
 
"... el semanario no sirvió más que para envenenar las relaciones con Falange Española, pues se publicaron algunos sueltos de grave acusación, y para intentar explicar que FE sé había apropiado de símbolos, banderas y consignas que incluso se pensó en reivindicar ante los tribunales."
 
                                                           <<>>
 
Carlos de Arce Robledo, su libro  “José Antonio…” año 1983, página 240-241
 
“La marcha del último monárquico puso a Falange al borde de la ruina total. Al final de año apenas si podían pagar la electricidad del local, y José Antonio discutió con Ruiz de Alda la posibilidad de ceder ante el Bloque Nacional. Pero ninguno de los dos consideró que Falange obtuviese beneficio alguno de ello.
 
Ledesma también empezó a temer que habían llegado al fin del camino. Y se propuso provocar una escisión con el ánimo de reconstruir JONS a partir de los sindicatos falangistas. Trato de implicar en sus proyectos a Onésimo Redondo y a Manuel Mateo, un antiguo comunista que dirigía los sindicatos. Incluso se fue a Valencia para convencer a los viejos jonsistas.
 
Sin embargo ninguno le hizo caso ni considero factible la idea…”
 
“…La separación obligo a José Antonio a una radicalización definitiva. Entraba en lo que se ha considerado la mejor  etapa militante de la Falange, aunque las perspectivas en aquellos momentos eran las más tenebrosas…”
 
                                                           <<>>
 
Raimundo Fernández Cuesta, “Testimonio recuerdos y…”  año 1985, página 32
 
“Ramiro Ledesma Ramos, de origen modesto, empleado de correos, autodidacta, discípulo de Ortega en la carrera de Filosofía, de la que era licenciado universitario, muy inteligente y sabiendo bien lo que quería; fanático en sus ideas, que podemos clasificar dentro de la izquierda nacional por su pasión española y social. De carácter independiente, poco inclinado a la disciplina y, consciente de su valía doctrinal, origino disgustos e incidentes que terminaron con su separación de Falange Española. Ramiro nunca aceptó sinceramente la jefatura de José Antonio, y José Antonio nunca tuvo plena confianza en Ramiro, del que le separaban características humanas antagónicas. No obstante, un año después de su separación de la Falange, Ramiro y José Antonio volvieron a confluir en el diagnostico de la situación española, reconciliándose tras la visita que Ramiro hizo a José Antonio cuando esté permanecía preso en la cárcel Modelo…”
 
                                                           <<>>
 
“Antonio Gibello García, “José Antonio ese…” 1985 páginas 197-201
 
Una vez más Gibello, se destaca por su brillante comentario y exposición de los hechos:
 
“Con la llegada de 1935 va a conocer la falange el trauma de la escisión. Son momentos de absoluta penuria económica. En el local de marques de Riscal no hay ni suministro de luz eléctrica, cortada por falta de pago. Hay criterios financieros y políticos opuestos en el seno de la Junta Política. También los sindicatos sufren una crisis de proselitismo, quizá como consecuencia del ambiente general que ha seguido al desenlace de la revolución socialista de octubre.
 
Es el momento en que Ramiro decide separarse. En torno a la escisión de Ramiro Ledesma se han producido hasta ahora tres tipos de actitudes: una, la de aquellos que achacan su postura a un rapto de soberbia, a una envidiosa rivalidad con la jefatura que ejerce José Antonio; otra, la de los que entienden que su conducta responde a una maniobra derechista, que alienta su inquieta personalidad para debilitar y aún hacer desaparecer a la Falange; y, finalmente, la que supone a José Antonio un reaccionario de la peor especie, un señorito incapaz de asimilar el espíritu revolucionario, en tanto que Ramiro es el líder popular, sacrificado y pospuesto por el brillo social y la elegancia aristocrática del Marqués de Estella.
 
De acuerdo con estas arbitrarias clasificaciones, se han alentado las pasiones y se puesto el acento, con deleite, en perennizar el clima de división y distanciamiento que el episodio supuso.
 
Las perspectivas históricas permiten hacer hoy justicia. Para ello hay que despojarse de filias y fobias personales, empezando por admitir que la escisión fue, sin duda, dolorosa y perturbadora  a corto plazo, pero beneficiosa por sus resultados finales. Y esto sin desdoro del respeto y admiración que merecen tanto Ramiro Ledesma como José Antonio Primo de Rivera.
 
Ha habido demasiado empeño en ocultar los hechos, primero, y en deformarlos y magnificarlos, después, explotándolos en perjuicio de la esencialidad doctrinal y aireándolos como piedra de escándalo, para que quienes estamos alejados de aquellos acontecimientos por medio siglo de distancia, no deseemos encararnos a la verdad.


Y la verdad es que el acontecimiento hay que reducirlo a su exacta dimensión: la del lamentable incidente ocasional superado por protagonista y antagonista, quienes, un año después, a causa de un giro parabólico del drama de la historia, supieron deponer sus diferencias personales como amigos y camaradas, reconciliándose”
 
Continúa su exposición aportando las pruebas de la reconciliación.   
     
                                                           <<>>
 
José Luis Mínguez Goyanes “Onésimo Redondo 1905-1936…”
 
Mínguez, efectúa varias entrevistas, para intentar conocer los motivos de la separación, entrevista a Javier Martínez de Bedoya, cuya opinión ya conocemos por su escrito antes señalado, a Gutiérrez del Castillo (De Valladolid) del cual dice:
 
“… asegura también que Onésimo estaba preocupado por esta situación e incluso llego a oírle algún comentario acerca de los personajes que rodeaban a José Antonio”
 
“Del mismo modo Sanz Alonso señala el carácter capitalista, burgués, que tenían ciertos falangistas de la capital de España”  (También de Valladolid)
 
Nos menciona un comentario de Payne no reseñado anteriormente que comenta:

“el peor defecto de José Antonio como jefe político era su incapacidad para elegir subordinados eficaces” y añade, quizá un poco injustamente, que en torno a José Antonio “se formo en Madrid una camarilla servil, compuesta de viejas amistades personales, poetas fascistas, antiguos pasantes de su bufete y otros aduladores por el estilo.”
(Estos comentarios se pueden encontrar en el libro señalado de Payne “Falange. Historia del…”  página 70)

 
“Onésimo Redondo estaba de acuerdo con el enfoque de Ledesma y opinaba que era necesaria la separación, sin embargo, hizo la salvedad de que se sometería a lo que decidiesen los falangistas vallisoletanos. Onésimo comento que no está seguro de la fidelidad de algunos cabecillas de la Falange de Valladolid” (Esta opinión la recoge de la entrevista con Martínez de Bedolla, que recordamos que junto con Emilio Gutiérrez Palma, son los únicos que se separaron de Valladolid)
 
                                                           <<>>
 
  
Julio Gil Pecharromán “José Antonio Primo de Rivera…” año 1996 páginas 345 y 347
 
Nos recuerda la escasa sintonía entre José Antonio y Ramiro:
 
 “Pero resulta evidente que, por encima de la incompatibilidad personal, lo que se dilucidaba era una rivalidad por el liderazgo del nacionalsindicalismo y, sobre todo, dos formas de concebir la ética y la estrategia del movimiento.
 
Y comenta que en la reunión de la cafetería Fuyma, los reunidos estuvieron en desacuerdo con el rumbo derechista de Falange. Qué:
 
“Ledesma y sus compañeros se habían refugiado en la secretaria de las CONS... Desde allí contemplaban con creciente preocupación las dificultades económicas y organizativas y la marginación a que ellos mismos se creían sometidos por los cuadros joseantonianos...”
 
 Ramiro menciona nuevamente a Onésimo en el “Heraldo” como uno de los disidentes;
 
“Pero no era cierto, y es posible que tal decisión nunca se le llegara a plantear seriamente Redondo, quien, pese a sus dudas, mantuvo siempre su lealtad a la jefatura.” Y “Parece que también Manuel Mateo, temeroso de las consecuencias del enfrentamiento, había dado marcha atrás y le había informado de la reunión en la cafetería y de los pasos dados con posterioridad.”
 
                                                           <<>>
 
José Luis Rodríguez Jiménez, “Historia de Falange Española de…” año 2000 página 185
 
Cree basándose en el análisis sobre los escritos de Ramiro, que él:
 
 “... estancamiento del partido no hizo sino agudizar las disensiones internas. Ledesma, personaje siempre inquieto, no tardó en expresar su disgusto por la orientación que Primo de Rivera daba a FE de las JONS”;
 
Desarrolla una serie de consideraciones, siempre basadas en lo escrito por Ramiro y finaliza recordando la ocasión de Giménez Caballero para escribir un artículo no laudatorio sobre José Antonio.
 
                                                           <<>> 
                                                         
                                            Comentario e Historia
 
Ante los comentarios de los historiadores y protagonistas de este tema, poco puedo hacer yo -sólo recopilador-, nada más que aportar los mayores datos posibles y un pequeño resumen histórico, para que otros opinen con más causa y conocimiento que yo.
 
                                                           ===     
 
Antes de la carta de Ramiro del día 23 de agosto a Santiago Montero:
 
Después de la fusión, al poco tiempo el 3 de mayo de 1934, José María Poblador Álvarez, triunviro de Falange Española de la J.O.N.S, en Barcelona, envía una carta a Enrique Compte Azcoaga, antiguo tesorero de la J.O.N.S., prohibiéndole que “la comuniques a nadie”  y en ella se queja:
 
“de que la política seguida en esta es completamente equivocada”
 
“...la actuación la marcan los que tienen mayoría en el “cotarro” son los que hoy mandan, sin soldados que les obedezcan, pues no tienen a nadie, y en cambio la única fuerza disciplinada es la nuestra, los antiguos de JONS, que están quietos, aburridos, esperando que la dirección ordene hacer algo, nos vamos a quedar los más convencidos únicamente habiendo destrozado una labor de tres años. ¡Que lastima! 
 
El Triunviro se formo el 23 de marzo de 1934, en un viaje a Barcelona de José Antonio, Ramiro Ledesma y Julio Ruiz de Alda y hemos de recordar que de acuerdo con las bases del acuerdo la organización de Barcelona corría a cargo de los antiguos integrantes de Falange Española, que eran Roberto Bassas Figo, Luis Fontes de Albornoz y Luis Gutiérrez Santa Marina (Luys Santa Marina) y por J.O.N.S., José María Poblador  Álvarez, Ildefonso Cebrián y José María Maluquer Cueto.


Se celebra una comida en el restaurante “Las siete puertas” y en el trascurso de ella, Luis Fontes de Albornoz, de la organización de Falange Española,  puso su cargo a disposición de José Antonio, para que entrara en el triunvirato José María Poblador, quedando constituido el triunviro por Poblador, Bassas Figa y Santa Marina es decir dos procedentes de la organización F.E y uno de la organización JONS. Ignoramos sí el descontento de Poblador, fue comunicado a Ramiro Ledesma, cosa que podría ser posible.

 
Poblador fue uno de los disidentes de Barcelona, pero regreso a Falange.
 
                                                           ===
 
Aunque Ramiro, justifica parte de su descontento, a partir de los hechos de octubre, el descontento parece anterior, ya, que en el mes de agosto sin que nos especifique día, en el diario de Alejandro Salazar, este nos apunta:
               
Ya en el mes de agosto se intentó despojar de la Jefatura a Primo de Rivera. Desde hace tiempo Ramiro Ledesma no es nuestro. Hemos sostenido una conversación en su Hotel y me ha confesado que «nosotros» somos los verdaderos, no los niños de Primo de Rivera. Desconocía estos manejos. Yo creía que dentro de la Falange no existía sino cariño y entusiasmo; sacrificio y energía.” (22)
 
                                                           <<>>
 
Apuntada toda la documentación por mí localizada, solo me resta hacer la pequeña explicación sobre la documentación aportada y destacar los hechos más sobresalientes ocurridos desde el 23 de agosto hasta el 24 de enero de 1935.
 
                                                           ===

Continuara.

RICHI
Patriota Importante
Patriota Importante

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 204
Puntos patrióticos : 1148
Reputación : 192
Fecha de inscripción : 07/05/2016

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.