Stefan Lofven, primer ministro sueco, se mostró consternado por una situación “totalmente inaceptable” y aseguró que varios de los sospechosos ya han sido identificados, aunque por el momento no se habían producido detenciones