Uno de los presuntos autores de la agresión sexual de San Fermín es guardia civil