Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Identidad Mitológica vasca
Ayer a las 20:21 por ilustrado

» Anti-Colonialismo moderno por Bartolomé de las Casas
Ayer a las 20:16 por ilustrado

» Quieren legalizar la pedofilia y la pederastia.
Ayer a las 19:28 por ruedex

» BOBOS DE LA TRIBU
Ayer a las 12:38 por La Revolución por Hacer

» Patriotas participantes en acto del 20N dan una paliza al activista Lagarder por gritar "Franco, asesino"
Ayer a las 12:29 por La Revolución por Hacer

» Coros del ejercito ruso interpretando una Jota aragonesa
Ayer a las 11:14 por BRUC

» Vídeos de Humor
Ayer a las 10:22 por HIMNOSHISTORICOS

» LA FLOR DE PASCUA Y SU HISTORIA
Ayer a las 09:37 por Antonio García Fuentes

» Franco conoció al detalle la conspiración monárquica de 1948
Ayer a las 07:01 por BRUC

» Sobre las tarjetas BLACK y la Agencia Tributaria
Jue Dic 08 2016, 20:26 por Valle

» Ha fallecido nuestro amigo TRAJANO.v
Jue Dic 08 2016, 18:30 por Valle

» Ideología de género contra el sentido común
Jue Dic 08 2016, 18:18 por Clemente

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Jue Dic 08 2016, 18:07 por Juanma_Breda

» El milagro de Empel.
Jue Dic 08 2016, 12:48 por HIMNOSHISTORICOS

» Iker Jiménez denuncia la última moda en censuras: prohibir los belenes navideños
Jue Dic 08 2016, 12:33 por HIMNOSHISTORICOS

» SE CONFIRMA LA RELACIÓN PODEMOS-SOROS!! (Conspiración??)
Jue Dic 08 2016, 12:25 por HIMNOSHISTORICOS

» Miniserie "El padre de Cain"
Jue Dic 08 2016, 11:49 por HIMNOSHISTORICOS

» Nuevo batacazo en taquilla de "La Reina de España"
Jue Dic 08 2016, 02:16 por Neilo65

» Sobre los separatistas catalanes (102 vídeos)
Jue Dic 08 2016, 01:10 por ruedex

» IDEOLOGÍA DE GENERO TIRADA POR TIERRA A SACO. (vídeos) enlaces web. BRUTAL. PÁSALO POR DONDE PUEDAS, QUE SE ENTEREN.
Jue Dic 08 2016, 00:17 por ruedex

» Portugal pregunta a España por el almacén de Almaraz
Miér Dic 07 2016, 21:23 por Valle

» Adoctrinamiento Catalán y consecuencias.
Miér Dic 07 2016, 21:11 por El Zorro

» Un vídeo parodia a las feministas radicales y el autor sufre una ola de injurias y amenazas
Miér Dic 07 2016, 18:38 por Neilo65

» El 6-D para los independentistas: trabajar, quemar una Constitución y criticar la Carta Magna en el exterior
Miér Dic 07 2016, 13:56 por El Zorro

» Los globalistas pierden en Italia y ganan en Austria con trampas.
Miér Dic 07 2016, 12:12 por Juanma_Breda

» POBREZA Y RIQUEZA: ¿CÓMO DEFINIR AMBAS?
Miér Dic 07 2016, 09:32 por Antonio García Fuentes

» Individuo de raza negra canta jotas mejor que un español
Miér Dic 07 2016, 05:16 por Lucía

» bienvenida
Mar Dic 06 2016, 22:02 por avocado33

» 6 de diciembre: NADA QUE CELEBRAR
Mar Dic 06 2016, 20:10 por Valle

» Otegui se queda sin ir a Cuba al no poder sobrevolar el espacio aéreo de Estados Unidos
Mar Dic 06 2016, 19:16 por PoM

» EL IMÁN SUPREMO DE CANARIAS EXIGE MÁS AYUDAS Y ADVIERTE: “DE LO CONTRARIO, HABRÁ MÁS TERRORISMO”
Mar Dic 06 2016, 19:07 por PoM

» NO NOS DESTROCÉIS A LOS HÉROES.
Mar Dic 06 2016, 17:41 por HIMNOSHISTORICOS

» Cómo el marxismo cultural de la Escuela de Frankfurt inventó la persecución al disidente
Mar Dic 06 2016, 16:40 por HIMNOSHISTORICOS

» PORRA: Villarreal Vs At. de Madrid (12-12-2016)
Mar Dic 06 2016, 16:16 por Mastieno

» Mi música, tu música, nuestra música
Mar Dic 06 2016, 14:43 por HIMNOSHISTORICOS

» 1785 motivos para presumir de ser español
Mar Dic 06 2016, 12:50 por Invitado

»  Hogar Social desalojado del antiguo edificio del NO-DO
Mar Dic 06 2016, 12:32 por JoséUEI

» Me presento
Mar Dic 06 2016, 10:58 por JoséUEI

» 6 guerras que comenzaron por atentados de falsa bandera
Mar Dic 06 2016, 01:38 por Neilo65

» Steven Spielberg hará una película de la conquista de México.
Mar Dic 06 2016, 01:09 por Neilo65

» PORRA: FC Barcelona Vs Real Madrid (3-12-2016)
Lun Dic 05 2016, 21:48 por niunpasoatras.org

» La Guerra de las Naranjas, el origen de la vigente disputa territorial entre Portugal y España
Lun Dic 05 2016, 20:34 por Juanma_Breda

» La campaña de donar carne de cerdo al 'Banco de Alimentos' triunfa en Facebook
Lun Dic 05 2016, 12:11 por HIMNOSHISTORICOS

» Por qué los soldados rezan, por qué la Inmaculada es patrona de España y de la Infantería
Lun Dic 05 2016, 11:51 por HIMNOSHISTORICOS

» La verdad… “Ni en el potro del tormento”
Lun Dic 05 2016, 10:29 por Antonio García Fuentes

» Cristiano Ronaldo, acusado de evadir 150 millones con varias sociedades en un paraíso fiscal
Dom Dic 04 2016, 18:20 por Valle

» "Adrián, vas a morir", le dice una antitaurina al pequeño con cáncer
Dom Dic 04 2016, 14:36 por Huroncete

» El CEIP Rosalía de Castro celebra con una jura de bandera escolar su españolidad y la democracia
Dom Dic 04 2016, 00:14 por Torquemada2014

» Eslovaquia aprueba una ley para evitar la propagación del islam
Sáb Dic 03 2016, 21:44 por HIMNOSHISTORICOS

» Lee y escucha la letra propuesta para el himno de España en una iniciativa de Change.org
Sáb Dic 03 2016, 18:37 por Neilo65

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Pizarro, el conquistador que venció a 40.000 soldados incas con 200 españoles

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pizarro, el conquistador que venció a 40.000 soldados incas con 200 españoles

Mensaje por Luego Cabalgamos el Mar Jun 17 2014, 11:33

Pizarro, el conquistador que venció a 40.000 soldados incas con 200 españoles
El aventurero realizó varias partidas de exploración al territorio desconocido de Perú, donde se tuvo que enfrentar a todo tipo de peligros

MANUEL P. VILLATORO / MADRID
Día 21/01/2014 - 16.47h

Pintura que recrea la entrada de los españoles en la ciudad inca de Atahualpa
En los años en los que todavía no se conocían todos los recovecos del planeta eran pocos los que se atrevían a adentrarse en las desconocidas e inexploradas selvas del llamado Nuevo Mundo. Sin embargo, entre ellos se encontraba Francisco Pizarro, un español que, mediante espada y morrión, dirigió varias partidas de exploración a Perú y llegó a vencer, junto a otros 200 españoles, a un ejército de casi 40.000 incas.
Y es que el siglo XVI fue uno de los más prolíficos para la Corona, que mediante Pizarro tomó posesión de una gran parte del oeste de América del Sur. No obstante, esta tarea se realizó gracias al sacrificio de cientos de españoles que, con la promesa de un futuro mejor, se adentraron en inhóspitos e inexplorados territorios sabiendo de antemano que en cualquier momento les podía llegar la muerte.

Aunque a día de hoy todavía no se conoce la fecha exacta en la que nació Francisco Pizarro, se ha establecido la posibilidad de que fuera entre 1476 y 1478. Sin embargo, lo que sí se sabe a ciencia cierta es que el lugar en el que su madre dio a luz fue el pueblo de Trujillo, en el corazón de Extremadura. A su vez, existe consenso en relación a sus progenitores. Concretamente, fue hijo bastardo de don Gonzalo Pizarro (héroe de guerra que luchó a las órdenes de Gonzalo Fernández de Córdoba, el «Gran Capitán») y Francisca González.

Desde pequeño, Francisco nunca se destacó por su interés en la cultura, algo que sin duda ayudó a su padre a tomar la decisión de obligarle a cuidar cerdos. Sin embargo, y según cuenta la leyenda, a los pocos años los animales a su cuidado contrajeron una grave enfermedad y Francisco, por temor a ser culpado de ello, huyó a Sevilla con tan sólo 15 años. Desde allí iniciaría su vida militar, pues decidió embarcarse rumbo a Italia para luchar en los Tercios.

Pizarro comenzaría su andanza por las tierras del Nuevo Mundo con 24 años. Al parecer, viajó a América, como muchos, seducido por las aventuras y la posibilidad de ganar dinero. Tras su llegada participó como soldado en varias expediciones sabiendo de antemano que, debido a que era un hijo bastardo y carecía de cultura, le sería muy difícil ascender.

Eran años difíciles en los que los españoles trataban, a costa de multitud de vidas, de asentarse en el territorio luchando contra los naturales del lugar: los indígenas. «Los indios eran exóticos. Andaban desnudos, dormían en casuchas de madera y dormían en hamacas. Eran lampiños, de menor estatura que los españoles, pero bien proporcionados (…) En cuanto a las mujeres, iban descubiertas de medio cuerpo hacia arriba (…) Las vírgenes dejaban ver su cuerpo enteramente desnudo», determina el escritor y graduado en DerechoRoberto Barletta Villarán en su libro «Breve historia de Francisco Pizarro».

Todo cambió radicalmente para Pizarro durante una de las expediciones que dirigió el conquistador Alonso de Ojeda con la intención de tomar el golfo de Urabá (ubicado cerca de Panamá). El cometido, que en principio no parecía dificultoso, se complicó cuando los nativos locales, armados con arcos y flechas untadas en veneno, asediaron el emplazamiento español levantado en el territorio: el fuerte de San Sebastián.

Tras rudos combates en los que los españoles perdieron multitud de hombres, todo terminó de complicarse cuando Ojeda recibió un disparo en su pierna y tuvo que ser evacuado en un buque. En ese momento fue cuando Pizarro, un militar anónimo para todos hasta el momento, recibió, casi por obligación, su primer mando a los 32 años de edad.

«Al despedirse de sus hombres, Alonso de Ojeda (…) dejó a cargo al soldado barbudo (…). Su nombre lo conocía bien. A sus dotes por él conocidas se sumaba que era uno de sus mejores soldados y que (…) parecía inmune a las plagas que asolaban a su hueste. No dudó en dejarlo al mando ascendiéndolo a capitán y nombrándolo jefe de la expedición en su ausencia», destaca el autor.

Antes de partir, Ojeda ordenó a Pizarro resistir durante 50 días en el fuerte con los escasos soldados de los que disponía. A su vez, determinó que, si pasado ese período no recibía refuerzos, tenía potestad para huir junto a sus hombres en dos bergantines que dejaba a su disposición. El español no lo dudó y se aprestó a defender el lugar durante ese largo tiempo.

Una épica y mortal defensa
Como era de esperar, los casi dos meses siguientes fueron un calvario pues, a los combates con los indios, se sumó la escasez de alimentos. Tal fue la desesperación de los soldados que se vieron obligados a matar y comerse a sus caballos, algo inimaginable en aquella época. Para colmo, según pasaba los días, la posibilidad de recibir refuerzos se reducía.

Finalmente, una vez que pasaron los 50 días y nadie había acudido en su ayuda, Pizarro decidió que era hora de partir. Sin embargo, se le planteó una nueva dificultad: los dos buques amarrados no tenían capacidad para transportar a los 70 soldados que habían sobrevivido. Por ello, se vio obligado a tomar una difícil decisión.
«Pizarro optó entonces por esperar a que el hambre, la enfermedad y los indios redujeran a sus efectivos. Cuando sucedió, los soldados destruyeron el fortín y se amontonaron en los dos bergantines. Hacía seis largos meses que habían llegado a San Sebastián», explica por su parte el profesor de Civilización Hispanoamericana Colonial Bernard Lavallé en su texto «Francisco Pizarro y la conquista del imperio inca».

A partir de ese momento su tenacidad le valió la reputación de hombre valeroso y regio. De hecho, pronto llegó a convertirse en alcalde de Panamá, un territorio que se convirtió en la punta de lanza para la conquista española de Perú.

Sin embargo, parece que Panamá terminó haciéndosele pequeña, pues en 1522 Pizarro decidió que era hora de partir hacia tierras inexploradas. Por ello, a la edad de 32 años decidió asociarse con otros dos buscadores de aventuras y poner rumbo hacia Perú,lugar sobre el que circulaban todo tipo de historias relacionadas con riquezas que esperaban ser capturadas por el primer conquistador que las encontrara.
«La palabra Perú (Pirú o Perú) provenía, parece ser, de Birú, nombre de un cacique rico en oro y en perlas que, según los indios, vivía por allá, en el sur, y de quien los españoles habían escuchado hablar durante sus primeras exploraciones sobre la costa del Pacífico», sentencia Lavallé en su libro.

Las promesas de riqueza cautivaron así al barbudo conquistador español, que organizó en 1524 una primera expedición formada por dos desvencijados barcos, 110 hombres, 4 caballos e, incluso, un perro de guerra. No obstante, y a pesar del dinero invertido, esta primera aventura no tuvo demasiado éxito. A pesar de todo, Pizarro no se dio por vencido, y tan sólo dos años después planeó un nuevo viaje en el que, con unos recursos similares, partió de nuevo en busca de Perú.

Aunque este éxodo comenzó de una forma algo más prolífica que el anterior, pues consiguieron capturar una barcaza mercante india cargada con todo tipo de perlas preciosas, no terminó de forma agradable. Concretamente, las dificultades llegaron después de que la columna española se adentrara en la jungla, donde los soldados, hambrientos, sedientos y carcomidos por las enfermedades,tuvieron que hacer frente también a algunos grupos de indígenas.

Tal fue la situación de los soldados, que, cuando llegaron a una isla segura, muchos decidieron que ya habían pasado suficientes calamidades como para seguir adelante. De hecho, la mayoría plantearon que erahora de izar el ancla y volver a territorio español.

En ese momento, Pizarro lanzó un discurso de gran emotividad intentando convencer a sus hombres de que aguantaran un poco más, pues las riquezas se encontraban al alcance de la mano. «Desenvainando su espada, habría trazado una línea sobre la arena y propuesto pasarla a aquellos que, en vez de la oscuridad y de las miserias seguras de Panamá, ¡prefirieran el oro y la gloria de Perú!. (…) Según la tradición, trece hombres atravesaron la línea trazada por su jefe. La historia de la Conquista los conoce bajo el nombre de los Trece de la Fama», determina el escritor.

Parece que la decisión les fue ventajosa pues, tras explorar una extensa área del oeste de América del Sur, lograron hacerse con todo tipo de riquezas entregadas por algunos caudillos locales y volvieron a Panamá como héroes en 1529. No obstante, tras este último viaje, ahora tocaba proyectar la invasión armada del territorio, la cual alzaría a Pizarro como gran estratega militar.

Una nueva y curiosa expedición
Este viaje armado fue planeado a penas dos años más tarde. «La expedición dejó el puerto de Panamá el 20 de enero de 1531. Llevaba más de 180 hombres y una buena treintena de caballos. (…) Conociendo la importancia militar que tenían entonces estos animales en los combates contra los indios, es una prueba manifiesta de que esta vez el objetivo ya no era explorar Perú, sino más bien conquistarlo militarmente», señala Lavallé.

Al mando de este contingente se destacó Pizarro, quien nombró a su hermano Hernando como uno de sus más destacados oficiales. No pasó mucho tiempo hasta que la columna española, que contaba en este caso con arcabuces -un arma muy temida por indígenas-, decidió pisar definitivamente suelo peruano. De hecho, planearon invadir a la civilización inca aprovechando que esta se encontraba sumida en una guerra civil que enfrentaba a dos de sus líderes (Atahualpa y Huáscar) por el poder.

En poco tiempo, el contingente español recorrió hacia el sur un amplio trecho de la costa oeste de América del sur sin encontrar ni una mera onza de oro. A esto se unió el hecho de que, cuando la desesperación empezaba a cundir entre los soldados -ávidos de riquezas-, llegaron informes de que Atahualpa se había puesto al mando de un contingente formado por miles de incas en el norte. Aunque es cierto que los conquistadores desconocían la actitud del líder suramericano hacia ellos, no podían correr el riesgo de que ese inmenso ejército se hubiera constituido para darles caza.

En busca de Atahualpa
Hoy todavía se desconoce por qué se tomó la decisión, pero ya fuera por soberbia, por descubrir las verdaderas intenciones de Atahualpa, o por buscar suerte en el norte, Pizarro decidió que partiría con sus soldados al encuentro del inca.

De nuevo, y haciendo uso de su oratoria, dio un discurso a los soldados en el que, según los cronistas, señaló que, en el caso de que los incas fueran hostiles, confiaba en que sus soldados estarían a la altura de las circunstancias. «Habría dejado saber a sus hombres que debían estar listos para cualquier eventualidad. Poco importaba su pequeño número frente a la “multitud de gentes” que rodeaban al inca. Pizarro esperaba que todos dieran “muestras de coraje como tenían costumbre como buenos españoles que eran”», señala el autor.

La suerte estaba echada. El contingente español formó decidido a avanzar hacia la ciudad de Cajamarca (ubicada en la sierra norte de Perú), al encuentro del poderoso líder inca. Desconocían si este combatiría o no, pero estaban decididos a hacer frente a cualquier eventualidad y confiaban en sus cañones, en sus fieles arcabuces -cuyo estruendo acongojaba a los indios-.y en sus caballos -animales que los nativos creían infernales y ante los que huían aterrados-.

Durante el largo camino, sin embargo, todo tipo de emisarios de Atahualpa acudieron al encuentro del pequeño ejército de Pizarro,ofreciéndoles multitud de regalos e informándoles de que su jefe pretendía reunirse con ellos en Cajamarca. No obstante, esto no relajó a los oficiales españoles, cuya vista se iba a la empuñadura de la espada con cada paso que daban. Tal era el recelo, que algunos oficiales de la columna aconsejaron al español no comer ni beber nada enviado por el rey enemigo.

Llegada a Cajamarca
El 15 de noviembre de 1532, la columna vio por fin la entrada de Cajamarca, una bella ciudad pétrea a 2.700 metros de altura. «Los españoles se quedaron mudos por el gran espanto que sintieron al ver la extensión del campamento enemigo. En él habría unas 50.000 personas, más de la mitad guerreros», explica, en este caso Barletta.

En un intento de ganar confianza y desconcertar a los posibles asaltantes que esperaran escondidos en la ciudad, Pizarro ordenó quesus jinetes entraran con un estruendoso galope en Cajamarca. En cambio, no hizo falta usar el terror que insuflaban las monturas españolas en los indios, pues esa parte de la ciudad estaba desierta. Aprovechando esa pequeña ventaja, los militares españoles decidieron entonces asentarse en la plaza central del lugar, la cual podría hacer las veces de fortaleza al contar sólo con dos entradas entre los edificios.

Curiosamente, pronto llegó al encuentro de Pizarro un emisario inca para informar a los españoles de que su jefe, Atahualpa, se encontraba acuartelado junto a sus hombres en un complejo cercano. No había más que hablar: Pizarro encomendó a su hermano dirigirse al lugar y entrevistarse con el líder suramericano.

Sin embargo, también ordenó a Hernando que ejecutara un curioso plan que había elaborado para poder vencer al inmenso ejército inca. «Pizarro pensó que Atahualpa podía atacar esa noche, así que tomó la iniciativa. Invitaría al Inca a cenar con él, y en ese momento lo apresaría. (…) El plan era osado, pero (…) lo ejecutó con firmeza», señala el autor peruano.

Tras seleccionar a una pequeñísima escolta, Hernando se presentó ante Atahualpa. Este, según Lavallé, era un hombre fuerte, atractivo y de unos treinta años. Altivo, el líder Inca no se dirigió en ningún momento de forma directa al representante español, sino que hizo que sus palabras pasaran primero por un noble. Por su parte, los españoles no descabalgaron de la montura en toda la entrevista ante el miedo de ser atacados.

Tras beber un licor local -no sin recelo por parte de los españoles, que seguían manteniendo la idea de que los presentes que se les otorgaban podían estar envenenados- Hernando pidió al líder Inca, como estaba previsto, acudir a cenar al improvisado cuartel español. Tras unos segundos, Atahualpa decidió no decepcionar a los visitantes y, aunque explicó que aquel día ya era tarde, acudiría en la jornada siguiente a comer. El plan estaba en marcha. Rápidamente, los jinetes volvieron a contar las novedades a su jefe para iniciar los preparativos para la captura.

Sin embargo, Atahualpa tenía su propia estrategia. «Su plan era simple: él iría ante los españoles aparentemente sin mala intención, pero muy decidido a tomarles por sorpresa, a matarlos junto a sus monturas, y a reducir a la esclavitud a quienes se salvaran. Para esta emboscada, ordenó a sus soldados cubrir sus ropajes hechos de hojas de palma con amplios vestidos de lana», señala por su parte Lavalle.

Una increíble victoria
Al día siguiente los españoles prepararon su emboscada. Concretamente, Pizarro estableció que el rapto de Atahualpa se llevaría a cabo en el centro de la plaza. A su vez, ordenó a todos sus jinetes mantenerse inmóviles hasta que él diera la orden de ataque. Todos se encomendaron a Dios, pues sabían que su única forma de sobrevivir en aquella ciudad era capturar al inca, de lo contrario, serían aplastados por el inmenso ejército enemigo.

Atahualpa llegó al campamento casi al anochecer, después de múltiple insistencias. Junto a él, traía a un inmenso séquito y una ingente cantidad de riquezas que avivaban todavía más las ilusiones españolas. En cambio, también se destacaban en sus filas miles y miles de combatientes ansiosos de acabar con los españoles conquistadores.

Todavía en aparente paz, el sacerdote de la compañía fue el primero en dirigirse, con su debido traductor, a Atahulpa. Como estaba planeado, el religioso se acercó al rey inca para pedirle que se convirtiera al cristianismo y aceptara la palabra de Dios. De hecho, y como símbolo de sus palabras, le entregó una Biblia al poderoso líder, el cual se encontraba sentado en un trono transportado por varios porteadores.

Atahualpa, que jamás había visto un libro, no consiguió ni tan siquiera abrirlo. De hecho, al poco de tratar de averiguar como funcionaba aquel extraño artilugio, lo lanzó contra el suelo con odio para después acusar a los españoles de haber robado y saqueado sus ciudades. Al parecer, esto fue demasiado para el clérigo, que clamó, según Lavallé, venganza.

La paciencia cristiana se agotó. Pizarro, armado con su espada, se abalanzó entonces sobre Atahualpa con un pequeño séquito para, a continuación, dar la señal de ataque. En ese momento, los casi cincuenta jinetes españoles se lanzaron sobre los soldados enemigos y la multitud que, al tratar de huir, provocó una avalancha humana increíble en la que fallecieron cientos y cientos de incas.

Por su parte, mientras los cañones y los arcabuces daban buena cuenta de las tropas enemigas, Pizarro se abalanzó sobre el trono de Atahualpa acompañado por una veintena de soldados. Casi en trance, la escasa tropa atravesó y despedazó con sus espadas a la guardia personal del inca, que, finalmente, fue capturado.
Media hora después la plaza era un caos. La mayoría de las tropas enemigas habían huido de la ciudad con pavor. Por otro lado, casi tres mil cuerpos, una inmensa parte de los soldados de Atahualpa, salpicaban el suelo. Había sido una masacre, y había sido perpetrada por tan sólo dos centenares de españoles que habían puesto en fuga a un ejército de unos 40.000 hombres.

El fallido rescate de Atahualpa
El plan había tenido un final impecable. Tras la captura, Pizarro encarceló en una habitación a Atahualpa, quién, en un intento de ser liberado, prometió a los españoles llenar esa misma estancia de oro y otras dos similares de plata si le dejaban libre. Pizarro aceptó sin dilación y, así, comenzaron a llegar a la ciudad toneladas y toneladas de riquezas para los conquistadores.

Tras varios meses, los españoles lograron conseguir un botín cercano a 1.200.000 pesos, una ingente cantidad que nunca antes había sido obtenida en ninguno de los viajes de Pizarro. Los soldados no cabían en sí de gozo durante el reparto, pues al fin habían obtenido lo que llevaban años buscando.

En cambio, Pizarro se retractó en su promesa y decidió acabar con la vida de Atahualpa tras recibir falsas e interesadas opiniones de sus allegados. Finalmente, el 26 de julio de 1533, los oficiales españoles se reunieron y decidieron el ajusticiamiento del rey por, entre otras cosas, sus traiciones sobre los cristianos.

Esa misma tarde, las tropas españolas se reunieron en la plaza de la ciudad para poner fin a la vida del mandatario. «El inca fue amarrado a un tronco de árbol y se colocaron a sus pies haces de leña, pues se había tomado la decisión de quemarlo vivo por idólatra», destaca el escritor.

En cambio, los sucesos dieron un giro después de que el clérigo español instara a Atahualpa a recibir los santos sacramentos antes de morir para, así, no fallecer en pecado. «Atahualpa habría preguntado adónde iban los cristianos después de su muerte. Frente a la respuesta de que eran enterrados en una iglesia, el inca habría declarado entonces su voluntad de ser cristiano. Añade en el texto Lavallé. Por ello, finalmente fue bautizado y, en lugar de ser quemado vivo, murió ahogado.

La muerte de Pizarro
Después de la proeza llevada a cabo con sus 200 hombres, la suerte dejó de sonreír a Pizarro, que acabó enemistado con otro de los conquistadores españoles, Diego de Almagro. El enfrentamiento llegó a tal nivel que ambos se enfrentaron en una batalla decisiva en la que vencieron las tropas pizarristas.

Tras la muerte de Almagro –el cual fue ajusticiado después de ser enjuiciado por los hermanos Pizarro-, una docena de sus partidarios atacaron por sorpresa a Francisco en su casa de Lima el 26 de junio de 1541. Finalmente, y a pesar de que se defendió hasta el final, el viejo conquistador español cayó muerto de una estocada en la misma ciudad que había fundado sólo seis años antes.

http://www.abc.es/historia-militar/20130524/abci-pizarro-conquistador-vencio-soldados-201305232021.html

Luego Cabalgamos
37-Brigada
37-Brigada

Trofeos y Medallas : *4*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!



España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2722
Puntos patrióticos : 48133
Reputación : 5479
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Vna, Grande, Libre

Volver arriba Ir abajo

Re: Pizarro, el conquistador que venció a 40.000 soldados incas con 200 españoles

Mensaje por Juanma_Breda el Mar Jun 17 2014, 15:19

Hace poco un indigenista peruano se quejaba que Pizarro con sus hombres mataron a millones de indios, sí, que menos de 200 españoles que no llegaban a tal cifra mataron a millones de indios y los tenían totalmente aterrorizados por 300 años de tortura, genocidio y robo aparte de otras soplapolleces.

Era como discutir con un vasco, pero con menos cabeza, porque al menos el vasco asentía algo, pero él solo repetía lo mismo, y decía que por fuerza hubo genocidio pero sin darme pruebas.


Gran aporte sobre eso.

Juanma_Breda
44-Subteniente
44-Subteniente

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 4175
Puntos patrióticos : 30381
Reputación : 12890
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Edad : 34
Localización : Cádiz

Volver arriba Ir abajo

Re: Pizarro, el conquistador que venció a 40.000 soldados incas con 200 españoles

Mensaje por wad ras el Mar Jun 17 2014, 16:52

Resulta muy interesante comparar las personalidades de Pizarro y Hernán Cortés. Quienes por cierto eran parientes, lejanos, pero parientes al fin y al cabo. Entre ambos hay coincidencias y diferencias. Por ejemplo, Cortés era un excelente estratega que sabia gestionar a la perfección los recursos disponibles: Pizarro era por contra un táctico sensacional, más que un estratega, y tenía una extrema habilidad para improvisar soluciones sobre la marcha.

wad ras
20-Cabo 1º
20-Cabo 1º

Trofeos y Medallas : *3*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 863
Puntos patrióticos : 49333
Reputación : 4914
Fecha de inscripción : 07/04/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Pizarro, el conquistador que venció a 40.000 soldados incas con 200 españoles

Mensaje por TRAJANO.v el Mar Jun 17 2014, 17:45

¿Como pueden decir algunos que los españoles cometieron genocidios con los indios, cuándo la mayoria de la población tanto de Perú, Bolivia, o Ecuador es de ésta etnia?.
Pero si hasta tienen, o han tenido Presidentes de raza autóctona.
Si Evo Morales, o Hugo Chávez son indios. ?.

TRAJANO.v
39-Brigada
39-Brigada

Trofeos y Medallas : *1*
-Patriota fallecido en julio de 2016-

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 3144
Puntos patrióticos : 23544
Reputación : 13265
Fecha de inscripción : 04/04/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Pizarro, el conquistador que venció a 40.000 soldados incas con 200 españoles

Mensaje por Luego Cabalgamos el Miér Jun 18 2014, 11:54

200 personas han dado "me gusta" en Facebook a este tema.  Shocked  Serán los 200 de Pizarro.  Laughing

Luego Cabalgamos
37-Brigada
37-Brigada

Trofeos y Medallas : *4*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!



España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2722
Puntos patrióticos : 48133
Reputación : 5479
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Vna, Grande, Libre

Volver arriba Ir abajo

Re: Pizarro, el conquistador que venció a 40.000 soldados incas con 200 españoles

Mensaje por wad ras el Miér Jun 18 2014, 21:59

En realidad, el número con el que se asocia a Pizarro, más que doscientos, es el trece. Los "trece de la fama", en aquel episodio en el que la leyenda coincide con la realidad, cuando Pizarro, ante las dudas de sus compañeros por adentrarse en lo desconocido, marcó con su espada una raya en la arena de la playa y dijo eso de: "«Por este lado se va a Panamá, a ser pobres, por este otro al Perú, a ser ricos; escoja el que fuere buen castellano lo que más bien le estuviere». Trece pasaron al otro lado.

wad ras
20-Cabo 1º
20-Cabo 1º

Trofeos y Medallas : *3*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 863
Puntos patrióticos : 49333
Reputación : 4914
Fecha de inscripción : 07/04/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Pizarro, el conquistador que venció a 40.000 soldados incas con 200 españoles

Mensaje por HispanoCortés501 el Jue Jun 19 2014, 00:19

Francisco Pizarro tuvo mucho éxito en la conquista del Perú gracias a su superioridad armamentística y al valioso apoyo que tuvo por parte de muchos indígenas, los cuales, estaban hartos de la dominación inca.
Si la conquista del Perú la hubiesen llevado a cabo los ingleses, aparte de exterminar a todos los indígenas, tendríamos muchísimas novelas y películas sobre el tema, poniendo a los ingleses como héroes.

HispanoCortés501
18-Cabo 1º
18-Cabo 1º

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 794
Puntos patrióticos : 27094
Reputación : 3269
Fecha de inscripción : 09/05/2014
Edad : 25
Localización : Bilbao, Vascongadas, España

Volver arriba Ir abajo

Re: Pizarro, el conquistador que venció a 40.000 soldados incas con 200 españoles

Mensaje por wad ras el Lun Jun 23 2014, 09:32

Acá abajo, en los comentarios de facebook, hay quien arrastra tráumas infantiles y no puede asumir con naturalidad la historia de su tierra. Y encima de Cajamarca, lugar de emotivos recuerdos para la huesta española, en donde Pizarró dió el paso definitivo e irreversible que entierra el sangriento mundo del incaico y alumbra al Perú moderno.

wad ras
20-Cabo 1º
20-Cabo 1º

Trofeos y Medallas : *3*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 863
Puntos patrióticos : 49333
Reputación : 4914
Fecha de inscripción : 07/04/2014

Volver arriba Ir abajo

No fué así

Mensaje por Carlos87 el Lun Sep 12 2016, 17:39

Eran entre 200-500 castellanos y 15000-20000 guerreros indígenas aliados, sin los cuales los españoles no habrían podido conquistar el Imperio Inca, y para el que dice que los ingleses a parte de conquistar a los incas los hubiesen exterminado, aclararle que eso habría sido imposible, Inglaterra creó su imperio en el XIX gracias a la revolución industrial y a que disponía de bases en los territorios a conquistar donde reclutó tropas nativas para conquistar la India, África,etc. E el siglo XVI se habría tenido que enfrentar cuerpo a cuerpo al ejército inca que contaba con mas de 150000 hombres, España lo consiguió gracias al valor y resistencia de sus soldados curtidos en las guerras europeas y al apoyo de grupos indígenas locales como tlaxcaltecas y huancas, la superioridad armamentística es un mito, pocos soldados llevaban arcabuces y las macanas y machetes y hachas de cobre eran casi tan efectivas como los cuchillos y espadas de los españoles.

Carlos87
0-Recluta
0-Recluta

Advertencias : 100%
Mensajes : 3
Puntos patrióticos : 137
Reputación : 40
Fecha de inscripción : 12/09/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Pizarro, el conquistador que venció a 40.000 soldados incas con 200 españoles

Mensaje por Juanma_Breda el Lun Sep 12 2016, 18:46

Tienes razón en casi todo, salvo que de ser ingleses los habrían exterminado y que dices que es mentira.

Pues es verdad.

El ejemplo claro fue la limpieza de indios que de hizo en las 13 colonias y Canadá, así como en otros lugares de América simplemente porque no los consideraban como seres humanos.

Lo el exterminio y persecución de irlandeses y escoceses que sus lenguas son casi extintas, y que era 10 veces más barato un esclavo blanco católico que uno de África.

Otra es el exterminio y persecución que se hizo a las tribus de África, ya con armas modernas y aun así les costaron como la guerra contra los zulú, o la limpieza de aborígenes y la total eliminación de tasmanos que las cazaban como a animales ya en el siglo XIX.

El listado de las barbaridades inglesas y sus posteriores americanos son cuantiosos.

De ser los ingleses pasaría dos cosas, no habrían podido conquistar tales tierras porque estos iban a erradicarlos por su política de mentalidad o los habrían erradicado según donde tuvieran fuerza.

Si no fuera por la influencia de Estados Unidos, el inglés se hablaría muy poco en sus anteriores colonias.

Juanma_Breda
44-Subteniente
44-Subteniente

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 4175
Puntos patrióticos : 30381
Reputación : 12890
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Edad : 34
Localización : Cádiz

Volver arriba Ir abajo

Re: Pizarro, el conquistador que venció a 40.000 soldados incas con 200 españoles

Mensaje por Aurelioj_2003 el Lun Sep 12 2016, 20:43

Y no olvidemos que, una vez "independientes", los países de Hispanoamérica (ya sin la "perniciosa" influencia de los españoles) se dedicaron a exterminar a su población indígena.

Argentina y Chile, sin ir más lejos, organizaron auténticas guerras de exterminio contra su población indígena. Todavía en el siglo XX, los indígenas del Brasil fueron perseguidos...

Pero los españoles somos los malos de la película...

Aurelioj_2003
55-Alférez
55-Alférez

Trofeos y Medallas : *8*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 6425
Puntos patrióticos : 80963
Reputación : 36716
Fecha de inscripción : 25/06/2014
Edad : 53
Localización : Expatriado... ¿Hasta cuándo, Dios mío?

Volver arriba Ir abajo

Ingleses del XVI

Mensaje por Carlos87 el Mar Sep 13 2016, 16:57

Yo solo constato que en el siglo XVI los ingleses no podrían haber exterminado a los incas porque para empezar no los habrían derrotado, ni si quiera tuvieron lo que hay que tener para intentarlo, Inglaterra solo pudo hacer genocidios cuando la producción de armas en masa, los barcos de vapor o con estructura metálica, las vacunas, su superpoblación y otros avances del siglo XIX lo permitieron, como en Australia.
 El ejemplo de Norteamérica es muy claro, los ingleses del siglo XVII se asentaron en la costa fundando las trece colonias y masacrando tribus diminutas a las que regalaban ropa infectada con viruela, pero evitaron enfrentarse a las poderosas tribus del interior como iroqueses, cherokees o los grupos de las praderas, esa tarea pendiente de exterminio la heredaron sus sucesores los Estados Unidos en el XIX gracias al ferrocarril, armas en masa y superioridad numérica, si los ingleses no pudieron enfrentarse a grupos como los iroqueses es imposible que doblegaran a estados organizados con cientos de miles de soldados como aztecas o incas.
Por último Irlanda era casi un estado tribal que costó a los ingleses un siglo de guerra de conquista y que les pillaba en la puerta de casa, lo que les facilitaba el asunto, de Escocia se puede decir lo mismo.

Carlos87
0-Recluta
0-Recluta

Advertencias : 100%
Mensajes : 3
Puntos patrióticos : 137
Reputación : 40
Fecha de inscripción : 12/09/2016

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.