En una de las más hermosas páginas que escribió nuestro fútbol, el modesto equipo del barrio de Vallecas subió a primera división –corría el año 1977- para ocupar durante varias jornadas las primeras posiciones de la tabla y ganarse el apelativo de “Matagigantes”. Ni uno solo de los grandes resistió su empuje.