Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» POLÍTICOS CALLADOS ANTE UN ATENTADO A UNA CAPILLA Y UNA AGRESIÓN A UNA MONJA
Hoy a las 10:56 por José Francisco

» PP y Podemos sodomizan a Madrid con el apoyo de Ciudadanos y PSOE
Hoy a las 10:48 por José Francisco

» Viaje por el norte de España
Hoy a las 10:35 por Valle

»  ¿Están tomando Europa los yihadistas?
Hoy a las 10:25 por Valle

» 152 ATAQUES CONTRA CRISTIANOS EN ESPAÑA EN 2016, 147 DE ELLOS CONTRA CATÓLICO
Hoy a las 10:19 por Valle

» Lérida se rebela: no cederá espacios para el referéndum e invita a jugar a la Roja
Hoy a las 10:16 por Valle

» Pensamientos y reflexiones 159 Socialistas, comunistas, “peperos y otras yerbas”: Aquí en España, el domingo (21-05-2017), se dirimió el enfrentamiento de las tres “fracciones o facciones” de lo qu
Hoy a las 08:50 por Antonio García Fuentes

» Mi música, tu música, nuestra música
Ayer a las 23:32 por José Francisco

» No son antitaurinos,
Ayer a las 21:41 por José Francisco

» Un capitán de Fragata defiende a los Harriers ante los planes de compra del F-35
Ayer a las 20:04 por Juanma_Breda

» Ignacio de Loyola: soldado, pecador, santo
Ayer a las 14:54 por Neilo65

» Liberalismo antifisiocrático de Valentín de Foronda
Ayer a las 14:45 por Neilo65

» erepublik juego online
Ayer a las 12:22 por ilustrado

» Historia del Camino de Santiago
Ayer a las 12:04 por ilustrado

» Presos, condenas y trabajos a realizar
Ayer a las 09:21 por Antonio García Fuentes

» El sistema monetario o la gran sanguijuela
Jue Jun 22 2017, 09:40 por Antonio García Fuentes

» Europa: la ultraizquierda cometió 27 veces más atentados que la ultraderecha en 2016
Miér Jun 21 2017, 22:41 por José Francisco

» Europa toma los primeros pasos para legalizar las violaciones cometidas por musulmanes
Miér Jun 21 2017, 22:17 por Neilo65

» Cuando algo invisible te respira en la cara justo antes de dormir
Miér Jun 21 2017, 16:21 por José Francisco

» Cómo protegerse de las entidades del bajo astral.
Miér Jun 21 2017, 14:49 por José Francisco

» Llantos y lamentos pero nadie fue ni va a la cárcel
Miér Jun 21 2017, 09:47 por Antonio García Fuentes

» El último tesoro nazi
Miér Jun 21 2017, 07:15 por BRUC

» Por qué si tienes más de 40 años lo llevas muy crudo en el mercado laboral
Mar Jun 20 2017, 21:42 por Juanma_Breda

» Trabajamos gratis para las multinacionales.¿somos conscientes de ello?
Mar Jun 20 2017, 19:50 por Invitado

» May califica el atentado de Finsbury Park como islamofobia
Mar Jun 20 2017, 14:31 por Neilo65

» La UE y Reino Unido empiezan a negociar el Brexit en Bruselas
Mar Jun 20 2017, 14:24 por Neilo65

» ¿Por qué dicen que abortar es una cuestión moral y no lo dicen sobre matar a adultos?
Mar Jun 20 2017, 14:24 por José Francisco

» Presentación
Mar Jun 20 2017, 14:20 por Neilo65

» Así reaccionan los moros al atropello de uno de los suyos, intento de linchamiento.
Mar Jun 20 2017, 14:17 por Neilo65

» 100 eminentes científicos cristianos (porque no, creer en Dios no te convierte en inculto)
Mar Jun 20 2017, 14:11 por Neilo65

» Sal de la Fila
Mar Jun 20 2017, 13:14 por Neilo65

» ¿Gamberros? ¡No! Delincuentes condenables
Mar Jun 20 2017, 11:41 por Antonio García Fuentes

» Juicio de Dios
Mar Jun 20 2017, 11:32 por José Francisco

» Asesinatos Legales y subvencionados
Lun Jun 19 2017, 21:50 por Valle

» «Fuera españolista, primer aviso»: amenazan a un vecino por colgar la bandera de España en el balcón
Lun Jun 19 2017, 21:50 por Invitado

» Coches kamikazes en Melilla
Lun Jun 19 2017, 21:49 por José Francisco

» Primera condena por odio ideológico en Cataluña
Lun Jun 19 2017, 20:54 por Invitado

» El Gobierno valenciano financiará los DIU y «normalizará» los abortos en centros públicos
Lun Jun 19 2017, 20:25 por Invitado

» Murió Adam West, primer Batman de la televisión
Lun Jun 19 2017, 16:53 por BRUC

» Recordando tiempos pasados “o haciendo Historia”
Lun Jun 19 2017, 08:25 por Antonio García Fuentes

» Rusia dice que podría haber matado al líder de Daesh en un ataque aéreo
Dom Jun 18 2017, 15:10 por Neilo65

» Valencia Basquet - Campeon de liga
Sáb Jun 17 2017, 13:33 por José Francisco

» El Lenguajeno Sexista
Vie Jun 16 2017, 17:07 por BRUC

» Moción de censura del súbdito español
Vie Jun 16 2017, 17:06 por BRUC

» El primer ministro de Hungría acusa a "algunos países de la UE" de querer instaurar una "Eurabia"
Vie Jun 16 2017, 14:27 por Neilo65

» La cínica acusación de algunos paises árabes a Qatar de que apoya al terrorismo.
Vie Jun 16 2017, 09:25 por Torquemada2014

» De nuevo por aqui
Vie Jun 16 2017, 08:14 por José Francisco

» Comprar Pasaportes,licencia de Conducir,DNI,TOEFL,IELTS
Jue Jun 15 2017, 16:57 por niunpasoatras.org

» Bañez propone una ayuda de 430 euros mensuales a jóvenes con un contrato de formación
Jue Jun 15 2017, 16:51 por BRUC

» «No» rotundo del Congreso a la candidatura de Iglesias como presidente del Gobierno
Jue Jun 15 2017, 14:33 por Neilo65

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Españoles sin WhatsApp

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Españoles sin WhatsApp

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Miér Ago 24 2016, 13:56

Vivir en minoría forja la personalidad. Esto lo saben bien los que viven de espaldas a WhatsApp en una España que no entiende a quien renuncia al poder establecido.




España sí es país para WhatsApp. Con los datos del último eurobarómetro en la mano, ningún otro país europeo utiliza tanto WhatsApp. Paralelamente, España es también quien menos utiliza el SMS: el 6% de los españoles envía mensajes de texto regularmente, el 62% no los envía jamás. Natural en un contexto en el que los SMS han tenido precios mucho más altos que en otros países. Para la comunicación directa y breve sin la intrusión de una llamada, la llegada de WhatsApp fue como la primavera.
La victoria de WhatsApp en España ha sido consolidarse como estándar. Es la primera aplicación (y en muchos casos, la única) en ser descargada en un smartphone y para bien o para mal es el epicentro de las comunicaciones: no tener WhatsApp en la España de 2016 es casi el equivalente a no tener teléfono móvil hace diez años. El barómetro del CIS de marzo no deja dudas: la mitad de los españoles usa mensajería instantánea, una proeza teniendo en cuenta que en la otra mitad abundan los niños que todavía no tienen móvil y los ancianos que viven sin 4G. De esos usuarios, el 98,1% ha "escogido" WhatsApp. Si acotamos únicamente al parque móvil actual (incluyendo teléfonos sin conexión a Internet), el 70% tiene WhatsApp instalado y en uso. La pregunta es... ¿qué ha movido a los pocos, poquísimos que viven de espaldas a WhatsApp?

Activista anti-WhatsApp

José Fos, un valenciano de 45 años, rompe con el estereotipo que se puede tener de alguien que vive alejado de WhatsApp en 2016. Es informático, hiperactivo en redes sociales y pionero de todas las apps que comienzan a llamar la atención. "Ahora ya un poco menos, antes me bajaba todo el día 1 de su salida. WhatsApp al principio era una app más para comunicarse, éramos pocos usándola, igual podías usar WhatsApp que Twitter, o que otras más". Luego el servicio se masificó. Al poco, Fos pulsó el aspa de la desinstalación. Eso fue hace tres años y medio, y WhatsApp sigue sin volver a aparecer en su iPhone.

"Antes, los de Twitter éramos los únicos que podíamos ser interrumpidos en una cena. Ahora todo el mundo para lo que está haciendo para atender su WhatsApp"
"Al principio la desinstalé sobre todo por temas de seguridad, que en esa época los mensajes se enviaban en texto plano, sin cifrar. También por cómo tambaleaban con el método de monetización, no era nada claro. A un usuario no le suele importar cómo viva la compañía, pero a mí sí me preocupaba cómo se sostenía y qué pedía a los usuarios. Además, no sacaban app de escritorio, no metían llamadas VoIP... Todo eso hizo que la acabara borrando." Eso fue en 2013, ahora el dilema de la monetización está resuelto, sobre todo desde la compra por parte de Facebook. El de la seguridad, también. La versión web es una realidad y las llamadas, más de lo mismo. Pero Fos sigue resistiendo, ahora por otros motivos: "mi mayor problema ahora con WhatsApp es el mal uso. Está masificado, sobre todo por los grupos. Grupos de veinte personas en los que uno da los buenos días y envía una foto del negro de turno. Veinte personas interrumpidas gratuitamente."
También apunta a un cambio de conducta interesante que se ha dado en menos de un lustro: "antes, los que teníamos Twitter éramos los únicos interrumpidos en una cena, por ejemplo. Y eran interrupciones que todavía tenían cierto valor. Ahora, a todo el mundo le interrumpen, todo el mundo para lo que está haciendo para mirar el teléfono. La gran mayoría de veces, por WhatsApp. Los grupos hacen que no se deje de mirar qué ocurre en la app. Y se hacen grupos de absolutamente todo".
Permanecer aislado de WhatsApp también tiene implicaciones sociales y propicia situaciones de conflicto. "Cuando vendes algo por Wallapop, muchas veces te piden hablar por WhatsApp antes de cerrar la venta como forma de obtener un lazo más de confianza. Decir que no tienes WhatsApp no se entiende, muchas veces no se cree." Se percibe como síntoma de desconfianza: no encaja que haya alguien usando Wallapop y no tenga WhatsApp. "Al final tengo que poner de excusa que no estaré en casa y mejor cierren la venta con mi mujer, que sí usa WhatsApp, diciendo que ella será quien esté en casa". Renunciar a la app de mensajería estrella equivale a levantar suspicacias.

"Que me llamen"

Otro caso es el de Carlos Rodríguez, taxista madrileño de 56 años. En una ciudad en la que cada vez cuesta más encontrar un taxi que no utilice un servicio como MyTaxi, Hailo y compañía en un smartphone acostado en el salpicadero, Carlos es reacio a ellas. También a WhatsApp. "No me hago con esas cosas. Tener que aprender a usarlo y acordarme... qué pereza. Estoy más acostumbrado a llamar. Ni lo he instalado ni me he molestado en mirarlo, no me gusta. Tampoco he usado nunca los SMS."
Pese a esta indiferencia absoluta frente a WhatsApp, sí nota cierta presión social para que se lo instale y comience a usarlo. Empezando por su familia y terminando por todo su círculo de amistades, le piden de forma frecuente que se atreva a dar el paso. Aunque según Carlos, "le da absolutamente igual". En realidad es bastante fácil comprender el origen de esta animadversión: "no me gusta ni el teléfono móvil en general, lo llevo porque no me queda otro remedio, cómo me va a gustar WhatsApp". Su uso del smartphone como tal, más allá de las llamadas de voz ("que me llamen, que para eso se inventaron los teléfonos"), se limita a consultar horarios de llegadas de trenes y aviones para saber cuándo ir a qué lugar y optimizar sus horas de trabajo. Donde no hay WhatsApp, mejor ni hablar de MyTaxi.

"Quiero centralizar todo en el ecosistema Apple"

Es el principal argumento de Daniel López, un barcelonés de 32 años que trabaja en mantenimiento industrial. Admite que tiene una parte de "activista anti-WhatsApp", aunque lo que él prioriza es la posibilidad de utilizar iMessage, algo que con el tiempo ha conseguido con su familia y compañeros laborales. "En el trabajo, los he convencido para que se vayan pasando a iPhone, y finalmente a que conmigo al menos usen iMessage. Con mi familia algo parecido, llegó un punto en que tenía más familiares con iPhone que con Android."

Daniel es creyente del minimalismo, también dentro de su smartphone: no instala más apps de las que realmente necesita, y entre ellas no considera que deba estar WhatsApp
¿Y qué hay de los que no han dado el salto? "A ellos directamente les digo que si quieren algo, me llamen. O que me hagan una perdida y yo les llamo, no tengo problema. Y si me quieren enviar una foto, al mail. Pero no me instalo WhatsApp." Con iMessage se ha encontrado una barrera de entrada elevada para muchos de sus conocidos: creen que iMessage es un servicio de pago, que cada mensaje cuesta dinero. Por supuesto, fruto de estar integrado en la app Mensajes, y fruto de vivir en España, tierra donde a diferencia de otras los SMS han sido durante lustros el equivalente comunicativo a la trucha cobrada a precio de marisco. "Ahora con lo que llegará en septiembre a iMessage [con iOS 10] será mucho más chulo, espero que más gente dé el salto".
Más allá del propósito de anclarse al ecosistema de Apple, hay otros motivos. Por ejemplo, la privacidad. En WhatsApp, si algo abunda, son los grupos. "Un grupo para preparar una boda, por ejemplo. Sesenta personas, yo sólo conocía a diez. Cincuenta personas podían acceder desde ese momento a mi número y enviarme un mensaje. Yo no quiero eso." En ese sentido, los grupos también tienen mucho que ver en la esencia de WhatsApp. "En los grupos de WhatsApp, los límites se difuminan. No es claro cuándo se habla de trabajo, cuándo se pueden hacer chistes, en qué momento sí y en qué momento no..."

También influye algo más: la naturaleza que los usuarios han dado a WhatsApp. O al menos, la que siente Daniel: según él, percibe algo en WhatsApp que no ocurre en otras redes o plataformas: la sensación de que el otro espera una respuesta inmediata. Sobre todo si el double-check delata a quien leyó el mensaje pero todavía no quiere o puede responder.
La anécdota de José Fos con Wallapop y la conversación por WhatsApp como lazo de confianza extra se repite, con un final más divertido, en el caso de Daniel. "He usado mucho Wallapop, y sí es cierto que muchas veces se quiere seguir la conversación por WhatsApp. Una vez accedí, dando el teléfono de mi mujer, ya que era una venta grande (un iMac) y la persona tenía que venir a casa, verlo, probarlo... Consecuencia: lo compró, y se pasó dos semanas haciendo preguntas como si fuéramos el servicio técnico o un amigo, ya que no tenía mucho conocimiento de ordenadores. Y no somos ni una cosa ni la otra. Mi mujer lo terminó bloqueando."

"Renuncio a la obligación de estar conectado permanentemente"

Por no tener, Manuel González no tiene ni smartphone. Granadino de 35 años, astrónomo de profesión, vive con un teléfono móvil no-inteligente (y nos ahorramos el calificativo "tonto"). Eso sí, con tarifa plana de llamadas y SMS. "Me siento más libre así, huyendo de esta obligación. Vivimos cada vez más pendientes del móvil, de lo que ocurre en Internet, con una conectividad permanente. Renuncio a eso. Me puedo concentrar mejor en lo que hago: pasear, ir a la playa, leer... Sin interrupciones o distracciones."
Por supuesto, no todo es este entorno idílico. En la España de esta década, la renuncia a WhatsApp se paga: "me siento algo excluido de mi grupo de amigos. Siempre ha de haber alguien pendiente de mí, o yo pendiente de él, para estar al tanto de los planes. Me he llegado a enterar por un amigo de algo que le ha ocurrido a mi hermana: quien tiene WhatsApp se entera antes de todo".
Todo su círculo de amistades y familiares tiene WhatsApp, sin excepción. Incluyendo a su padre, de 75 años y con visión reducida, que lo utiliza sobre todo con mensajes de voz. "Soy el único. Siempre tengo que dar explicaciones de por qué no lo tengo. En mi trabajo no me hace falta tenerlo tampoco, soy un privilegiado, a mucha gente se lo exigen prácticamente. La presión social es muy grande". No obstante, no nota que haya perdido amistades o contacto con conocidos en el largo plazo por no tener WhatsApp.

"Soy feliz en mi burbuja de Telegram igual que otros lo son en la suya de WhatsApp"

El más joven de la lista es Daniel Fernández, informático madrileño de 22 años. Por supuesto, tuvo WhatsApp durante mucho tiempo, hasta que él y su entorno (eminentemente, el universitario) descubrieron Telegram. Y con él, la posibilidad de usarlo desde el ordenador (cuando WhatsApp aún no tenía versión web, en un entorno de informáticos esto pasó a ser canónico). A eso se le sumó la opción de enviar grandes archivos a contactos y grupos. Al poco, Daniel evangelizó a su novia y sus padres.
A partir de ahí, se encontró con que todo su entorno estaba en Telegram. "Si alguno quedaba sin Telegram, no era de mi entorno más directo, y sabía que podía contactarme por otras vías, como Twitter". El último empujón que faltaba para que Daniel también diese el paso menos habitual en España: pulsar el aspa para desinstalar WhatsApp.
Daniel también se sabe, en cierta forma, un privilegiado: apenas nota presión social por volver a instalarlo, ni siente que se pierde nada. "Si acaso, algunos grupos de eventos, cumpleaños, etc. Pero con saber que cuentan contigo, no hace falta mucho más. Mucha gente se sale de grupos de ese estilo para evitar los aluviones de mensajes".
El gran motivo de Daniel es la existencia de Telegram, incluso ahora que WhatsApp ha incorporado mejoras respecto a la versión de hace dos años. "Uso mucho la conversación contigo mismo, ahí envío archivos, enlaces, de todo. Y ya tengo en Telegram mi burbuja, para qué voy a salir de ella. Igual que el que la tiene en WhatsApp y no ve motivos para probar nada más".

"No sabes lo bien que se vive sin WhatsApp"

Un caso, si cabe, más atípico, es el de Rafa Laguna, desarrollador de videojuegos y profesor de seguridad informática en Barcelona. A sus 35 años, no ha tenido WhatsApp instalado ni un sólo día. "Cuando WhatsApp salió y vi lo que era, decidí que no me interesaba." Al preguntarle por sus motivos, tiene un discurso perfectamente estructurado. Sintomático. A la pregunta de si es cuestionado muchas veces por esta decisión, responde casi con sarcasmo. "Normalmente lo único que digo es que sin WhatsApp se vive muy bien, y la gente ya me suele entender. Pero si hay ocasión de profundizar más, ya doy todas mis razones desarrolladas".
Razones que se resumen en cuatro: de privacidad, de seguridad, filosófica y personal. La que hace referencia a la privacidad se basa en que WhatsApp es una empresa, no un servicio. Más todavía cuando fue comprada por Facebook. Como tal, hace uso de nuestros datos, y a Rafa no le convence que lo haga con conversaciones privadas y la cantidad de datos que puede llegar a manejar de forma automatizada. Sobre seguridad, Rafa recuerda sus clases de hace años, cuando un día estaba enseñado a sus alumnos a interceptar mensajes enviados a través de una red Wi-Fi y de casualidad comenzaron a aparecer en pantalla los mensajes que sus alumnos se estaban enviando a través de WhatsApp. "Ahora ha mejorado, pero así y todo sigue siendo un software que solo controla WhatsApp. Puede tener problemas de seguridad no reconocidos, o incluso que sean descubiertos públicamente pero no sean solucionados".

"Mi discurso está tan preparado y estructurado porque no dejan de preguntarme por qué no uso WhatsApp"
En la parte filosófica es donde entra la convicción de Rafa de utilizar software de filosofía abierta. Como el email. "El email es un protocolo conocido por todo el mundo, estándar, con un certificado de un consorcio que dice cómo funciona el mail. WhatsApp comenzó con algo así pero luego se encerró para tener todo controlado. No me gusta que me digan qué teléfono puedo o no puedo usar para hablar por WhatsApp, quizás mañana WhatsApp decide que mi móvil ya no puede seguir usándolo. Tampoco me gusta que para hacerle llegar un mensaje al WhatsApp de alguien sólo pueda hacerlo desde otro teléfono con WhatsApp." La única red social que Rafa usa es Twitter. "Al final, para comunicarte tienes que elegir al menos malo". Ahí tiene un reducto de mensajería directa (y privada), pero la mayoría del tiempo lo dedica a conversaciones públicas. En una clase pocos meses antes de que Facebook anunciase la compra de WhatsApp, dijo a sus alumnos que no le gustaba un servicio únicamente controlado por una empresa, ya que eso significaba que otra empresa podía comprarla en cualquier momento y hacer lo que le diese la gana con ella.
Finalmente, la parte personal. Sus amigos, como todo español promedio, no dejan de recibir notificaciones durante casi todo el día. ¿Adivinan a dónde apunta el dedo de Rafa? ¡Bingo! "Grupos de veinte, treinta personas, sonando todo el día. Se pierde el hilo, es imposible seguirlos si te dedicas a otras cosas. Sin WhatsApp se vive muy bien." Por supuesto, ni se plantea ceder. "Hay mucha vida más allá de WhatsApp, muchas más vías de comunicación. Yo, si no llamo o hablo por Twitter, envío un SMS, ¡casi todas las operadoras ya tienen tarifas planas de SMS!" Al mismo tiempo, también admite que tiene suerte por rodearse de personas comprensivas con él, que comparten puntos como el deseo de conocer cómo funciona algo antes de utilizarlo.

"Cuando cambié de teléfono y fui a instalar las apps, me di cuenta de que no necesitaba WhatsApp"

Otro veinteañero de la lista es Juan Pablo Delgado, canario de 22 años, actualmente en paro. Tras un lustro usando WhatsApp, su teléfono se rompió y pasó un tiempo sin ninguno. Cuando otro smartphone llegó a sus manos y se vio en el proceso de volver a instalar sus aplicaciones, decidió que WhatsApp pasase de largo. "Me di cuenta de que no lo necesito, igual que con las redes sociales. No fue algo tajante ni una decisión como tal, fue a raíz del teléfono estropeado y de darme cuenta de forma espontánea. No sentía que fuese conmigo".
Por supuesto, sí nota esa presión social. Su círculo de amistades le cuestiona su decisión, quiere entender los motivos (aunque en la práctica casi nunca nadie los entiende) y le pide que vuelva al corral. "Si quieren hablar conmigo, que vengan a mi casa o que me busquen en la calle". Ahora Juan Pablo está en paro, pero en su último trabajo, hace unos meses, también notó que todo el mundo daba por sentado que WhatsApp era la vía de comunicación y organización.
En el día a día, también nota que se pierde algo, como cuando está con un grupo de amigos y percibe que en las conversaciones se habla de temas asumiendo asuntos que han sido tratados en un grupo de WhatsApp. "No es grave, pero a veces sí lo noto". Y una vez más, los grupos. Para Juan Pablo no significaron algo especialmente negativo durante sus tiempos en la aplicación, pero sí admite que se hacían "grupos de todo, grupos y más grupos, grupos de gente en los que sólo había una persona de diferencia entre uno y otro... Grupos donde nadie paraba de hablar. Entiendo que para muchos puede resultar negativo".

Cuando el problema es tecnológico

Normalmente las principales razones a las que se aluden para justificar la renuncia a WhatsApp, como hemos visto, se centran en las sociales, la preferencia de alternativas o la voluntad de permanecer desconectado. Para Roberto Santalla, un ingeniero informático leonés de 23 años, las causas son sobre todo tecnológicas.
"La principal razón es la privacidad. No puedo ocultar mi estado en línea. Ocultar la hora de última conexión es una tontería si los estados online le llegan a todos tus contactos." Roberto se refiere a que el estado "en línea" es imposible de ocultar, así que cualquiera que esté con la conversación abierta puede saber si la otra persona está conectada, aunque haya ocultado su última hora de conexión. Y por supuesto, los grupos también salen a la luz. "Sólo con invitarme a uno, todos los integrantes saben mi número de teléfono y me pueden agregar y hablar. Hasta hace poco había otra razón, que era que no había manera de cifrar los mensajes de extremo a extremo. Ahora se cifran, con un protocolo supuestamente seguro".
También echa de menos una aplicación de escritorio que le permita usar WhatsApp desde el ordenador. No le vale con la versión web estrenada a principios de 2015. "No permite clientes de terceros, y no tiene una API abierta. Esto no me parece vital, pero siempre está bien tener la posibilidad".

"Si no estás en WhatsApp, en muchos sentidos estás fuera de la sociedad"

En enero de 2015, Jesús Hernández decidió llevar a cabo un experimento: un año sin WhatsApp. Este navarro de 47 años, enfermero de oficio, tiene en la tecnología una de sus mayores pasiones. "Lo hice tanto por rebeldía contra la aplicación que todo el mundo usa, como por la experiencia, por ver qué ocurría". Desde entonces, sabe bien lo que es la vida en minoría: "te conviertes en un paria social, la sociedad civil utiliza WhatsApp". Al contrario que testimonios anteriores, cree que WhatsApp es una buena herramienta, pese a algunas carencias que pueda tener frente a, por ejemplo, Telegram o iMessage. El problema, según él, está en el "mal uso" que se suele hacer de WhatsApp.
Ahí entran los grupos. Trombas de mensajes, demasiadas veces intrascendentes, con una triste guinda: las personas que son incapaces de construir oraciones directas y escriben doce pequeños mensajes (con sus doce correspondientes notificaciones) en lugar de una única oración compuesta que transmita la idea. "Esto por supuesto no es culpa de WhatsApp, pero al estar tan masificado, se cuela sobre todo ahí esa gente". Luego está la "otra" presión social: "en cuanto te sales de un grupo, todo el mundo piensa raro de ti, habla, se preguntan por qué saliste..."
Al contrario que para los protagonistas de otros testimonios, especialmente más jóvenes, para Jesús es inviable conminar a su entorno a que instale Telegram, por ejemplo. "Para la gente de mi edad, utilizar el teléfono móvil y WhatsApp a veces ya es un hito, no puedes pedir más". Tanto es así que a veces ha tenido que claudicar temporalmente e instalar WhatsApp de forma efímera en su teléfono móvil secundario. Como cuando unos amigos, vasco y argentina, acudieron a su Navarra para asistir a los sanfermines y sólo querían recibir las fotos de recuerdo en WhatsApp. O como para la organización de un viaje, donde ni siquiera el mail se contemplaba como opción. "Si no estás en WhatsApp, en muchos sentidos estás fuera de la sociedad".

https://hipertextual.com/2016/08/espanoles-sin-whatsapp
avatar
HIMNOSHISTORICOS
90-General de División
90-General de División

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 19328
Puntos patrióticos : 378032
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Españoles sin WhatsApp

Mensaje por JoséUEI el Mar Ago 30 2016, 15:42

Yo me lo creé hace poco, pero porque al final he tenido que hacerlo por diversas cuestiones, eso sí, es la única mierda que tengo. Mi teléfono es un nokia de hace unos cuantos años con teclas y todo, pero me la suda, cuántas gilipolleces. Lo peor es la gente, sobre todo los jóvenes, que no pueden estar ni medio segundo sin mirar el whatsapp, yo he presenciado algunas situaciones, y creo que muchos de nosotros también, lamentables...

Mi padre cuando se le rompe el móvil, por ejemplo, tiene un amigo que, a veces, le puede conseguir teléfonos, y se parte de risa cada vez que mi padre le pide uno.
avatar
JoséUEI
14-Cabo
14-Cabo

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 553
Puntos patrióticos : 15795
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Edad : 20
Localización : Madrid

Volver arriba Ir abajo

Re: Españoles sin WhatsApp

Mensaje por Aurelioj_2003 el Miér Ago 31 2016, 17:20

Por mi parte, y gracias a una serie de incidentes desafortunados (como en la película de Jim Carrey), no tengo teléfono móvil. Cuando lo tenía, incluía el servicio de Whatsapp porque los de Timofónica - Movistar me lo entregaron con la aplicación puesta. Luego vino la pereza de desinstalarlo y otra serie de cosas más y lo fui dejando.

Eso sí, jamás lo usé para algo "serio". Los temas de negocios se atienden en persona, por llamadas o por medio del correo electrónico. Y como amigos, lo que se dice amigos, no tengo muchos en Panamá, tampoco me servía de gran cosa.

Conclusión, si alguien me pregunta si extraño Whatsapp o si me he visto perjudicado por no tenerle... Mi respuesta será un claro NO.
avatar
Aurelioj_2003
55-Alférez
55-Alférez

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 6425
Puntos patrióticos : 91044
Fecha de inscripción : 25/06/2014
Edad : 53
Localización : Expatriado... ¿Hasta cuándo, Dios mío?

Volver arriba Ir abajo

Re: Españoles sin WhatsApp

Mensaje por BRUC el Miér Ago 31 2016, 17:30

Prefiero la guasa española al güasa americano...
avatar
BRUC
63-Capitán
63-Capitán

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 8594
Puntos patrióticos : 163807
Fecha de inscripción : 26/06/2014
Localización : Deslocalizado

http://coe-41.blogspot.com.es/p/vb.html

Volver arriba Ir abajo

Re: Españoles sin WhatsApp

Mensaje por Aurelioj_2003 el Miér Ago 31 2016, 17:32

@BRUC escribió:Prefiero la guasa española al güasa americano...
+10 +10 +10 +10
avatar
Aurelioj_2003
55-Alférez
55-Alférez

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 6425
Puntos patrióticos : 91044
Fecha de inscripción : 25/06/2014
Edad : 53
Localización : Expatriado... ¿Hasta cuándo, Dios mío?

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.