En España, sin ir más lejos, tenemos varios especímenes de este tipo. Son españoles a quienes lo que menos les gusta es, precisamente, ser españoles. Parece una contradicción en sí misma, pero no lo es.