La policía acordonó la estación de Valencia ante la posibilidad de que se tratara de un caso de terrorismo