La extrema izquierda, contra David Bisbal