Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» El filósofo o “zurreón” de la sociedad Fue el propio Sócrates el que definió la misión del filósofo en la sociedad humana, puesto que dijo… “El filósofo es como el zumbido del abejorro que siempre
Hoy a las 11:02 por Antonio García Fuentes

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Hoy a las 10:44 por deuteros

» ¡¡UNIDAD!!
Hoy a las 09:06 por RICHI

» Santander derriba el monumento a la IV División de Navarra
Hoy a las 00:32 por Invitado

» Femen boicotea la llegada de Donald Trump al Museo de Cera de Madrid: "Agárralos por las pelotas"
Ayer a las 19:22 por HIMNOSHISTORICOS

» El CNI compró el silencio de Bárbara Rey, amante de Juan Carlos I, con fondos reservados en Luxemburgo
Ayer a las 18:56 por HIMNOSHISTORICOS

» Sanidad comprará 80.000 fármacos al mes para transexuales
Ayer a las 17:11 por El Zorro

» El Estado como enemigo público número uno
Ayer a las 10:36 por Antonio García Fuentes

» De la atracción de la mujer por los hombres dominantes y sus consecuencias
Ayer a las 10:21 por HIMNOSHISTORICOS

» Leer o no leer embrutecerse o desarrollarse
Lun Ene 16 2017, 18:02 por BRUC

» Multa de 150.000 euros a la Cope por anunciar ron y vino en sus deportes
Lun Ene 16 2017, 17:39 por BRUC

» Las brigadas mixtas, una máquina de asesinar al servicio del Frente Popular
Lun Ene 16 2017, 17:30 por BRUC

» Agentes policiales se manifiestan en Barcelona contra "la impunidad de la CUP"
Lun Ene 16 2017, 17:27 por BRUC

» Portugal presentará una queja contra España por el almacén nuclear de Almaraz
Lun Ene 16 2017, 16:46 por HIMNOSHISTORICOS

» El arzobispo italiano Carlo Liberati, una voz en el desierto: “En 10 años todos los europeos seremos musulmanes por nuestra estupidez”
Lun Ene 16 2017, 16:34 por HIMNOSHISTORICOS

» Humor gráfico y chistes
Lun Ene 16 2017, 15:35 por HIMNOSHISTORICOS

» Zamora retirará a Franco la Medalla de Oro de la ciudad
Lun Ene 16 2017, 15:27 por Torquemada2014

» "Los yihadistas van a ganar. Ellos tienen cojones"
Lun Ene 16 2017, 15:27 por HIMNOSHISTORICOS

» Miguel Blasco: “En poco tiempo, se ha dado un cambio radical en la mentalidad de los españoles”
Lun Ene 16 2017, 14:34 por HIMNOSHISTORICOS

» Suicidios en las fuerzas de seguridad del estado: un mal endémico
Lun Ene 16 2017, 05:56 por BRUC

» El Estado no da a la Iglesia 11.000 millones: desmontando un nuevo bulo de Europa Laica
Dom Ene 15 2017, 20:21 por Invitado

» El PP se acobarda y retira la moción para quitar del callejero a 'La Pasionaria'
Dom Ene 15 2017, 19:11 por Invitado

» Un partido Identitario de donde tendría que arañar votos, de la Izquierda o de la Derecha
Dom Ene 15 2017, 17:09 por Torquemada2014

» El Gobierno del PP 'contempla' incluir fiestas islámicas en el calendario laboral
Dom Ene 15 2017, 14:12 por Invitado

» ¿Las ideas de ETA se pueden defender en democracia, pero las de Alicia Rubio no?
Dom Ene 15 2017, 12:21 por HIMNOSHISTORICOS

» Hasta nunca, Obama
Dom Ene 15 2017, 11:55 por HIMNOSHISTORICOS

» Puerto Rico levanta una estatua de Colón el doble de grande que la de la Libertad de Nueva York
Dom Ene 15 2017, 02:28 por HispanoCortés501

» 2 de enero: 525 años de la Toma de Granada
Dom Ene 15 2017, 02:25 por HispanoCortés501

» Holanda ya obliga a los refugiados a respetar los valores occidentales
Dom Ene 15 2017, 02:21 por HispanoCortés501

» Un joven entra a tiros en el Mercadona gritando ‘Alá es grande’
Dom Ene 15 2017, 02:16 por HispanoCortés501

» El yihadista condenado en Bilbao recibe del Gobierno 875 euros de ayudas
Dom Ene 15 2017, 02:12 por HispanoCortés501

» El separatismo pierde la mayoría en la encuesta de la propia Generalitat
Dom Ene 15 2017, 02:00 por HispanoCortés501

» Jordi Pujol admite que su famiIia tuvo dinero en paraísos fiscales desde hace más de 30 años
Sáb Ene 14 2017, 21:32 por El Zorro

» LUIS JIMÉZ DE ASÚA EL ATENEO DE ALBACETE Y JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA
Sáb Ene 14 2017, 16:05 por RICHI

» Parque temático de la Paleoizquierda
Sáb Ene 14 2017, 15:56 por HIMNOSHISTORICOS

» Expedición filantrópica internacional de la vacuna por Francisco Javier Balmis
Sáb Ene 14 2017, 14:05 por Neilo65

» Aspectos extraños del atentado del maratón de Boston
Sáb Ene 14 2017, 12:21 por Juan Garcia

» Anticorrupción pide prisión para Oleguer Pujol
Sáb Ene 14 2017, 11:45 por Valle

» Un histórico etarra llama a volver a las armas: 'La guerra se gana a tiros'
Sáb Ene 14 2017, 11:43 por Valle

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 139 ¿PONDRÁN NUEVOS IMPUESTOS PARA PAGAR las PENSIONES?
Sáb Ene 14 2017, 09:40 por Antonio García Fuentes

» En China aprueban pena de muerte para políticos corruptos
Sáb Ene 14 2017, 08:19 por Valle

» Guerra de Siria
Sáb Ene 14 2017, 03:48 por Juanma_Breda

» El Ejército pide poder regresar al Salón de la Infancia de Barcelona
Vie Ene 13 2017, 20:27 por Invitado

» La ONU: ¿Para qué sirve a la humanidad?
Vie Ene 13 2017, 10:24 por Antonio García Fuentes

» 1785 motivos para presumir de ser español
Jue Ene 12 2017, 23:57 por ilustrado

» Un satélite israelí descubre en Siria dos lanzamisiles rusos con capacidad nuclear
Jue Ene 12 2017, 23:41 por Neilo65

» ERNESTO "CHE" GUEVARA: UNA GRAN FARSA MARXISTA
Jue Ene 12 2017, 20:43 por El Zorro

» Blas de Lezo: textos, videos, libros, homenajes, etc.
Jue Ene 12 2017, 18:03 por ilustrado

» ESPAÑA: ¿Terminará como Venezuela o peor?
Jue Ene 12 2017, 12:16 por Antonio García Fuentes

» Identidad Mitológica vasca
Jue Ene 12 2017, 00:53 por ilustrado

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

La misión secreta de Hitler para arrasar Nueva York con un colosal bombardero

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La misión secreta de Hitler para arrasar Nueva York con un colosal bombardero

Mensaje por BRUC el Mar Oct 11 2016, 17:40








«Yo solo quería volar». Sobre esta sencilla frase (que brotaba habitualmente de sus arrugados labios durante la última etapa de su vida) Peter Brill construyó su futuro. En base a ella empezó a entrenarse durante su juventud para ser piloto de planeadores y, también rememorándola en su mente, se unió al ejército de Adolf Hitler (por entonces, una de las pocos opciones que le permitían elevarse hasta los cielos en un aeroplano).

Su destino quedó sellado desde ese instante al partido del «Führer» aunque, como él mismo declaró antes de fallecer en 2013, nunca se sintió nazi. Simplemente se veía como un aviador cuyas capacidades le llevaron a combatir en media Europa y que, además, tuvo la suerte de participar en uno de los proyectos más secretos de Segunda Guerra Mundial: el que buscaba enviar un gigantesco bombardero desde Alemania a Estados Unidos. Una misión que (hasta hace bien poco) no se consideraba más que una mera leyenda, pero cuya existencia ha sido corroborada gracias a dos investigadores residentes en España. 

PUBLICIDAD

inRead invented by Teads

Brill fue el único piloto de los seis que particparon en esta misión y que no murió durante la Segunda Guerra Mundial. El resto, por el contrario, fallecieron a lo largo de la contienda e, incluso, durante las pruebas que se llevaron a cabo para ultimar los preparativos del proyecto. Algunos, debido a problemas mecánicos imposibles de solventar en el Heinkel 177 (el bombardero de larga distancia con el que se pretendía llegar hasta los EE.UU.).

PUEDES ACCEDER A LA WEB DEL LIBRO SIGUIENDO ESTE ENLACE: El diario de Peter Brill

Aquellas defunciones, unidas a la imposibilidad de superar las dificultades económicas y técnicas de tener que recorrer los más de 6.000 kilómetros que separan Berlín de Nueva York (12.000, ya que el plan original era que el bombardero volviese a su punto de partida), provocaron que la misión se cancelase. Con todo, aquel suceso no terminó con la carrera como piloto del germano, quien a partir de entonces tuvo que combatir sobre todo tipo de cazas para tratar de detener el empuje de británicos, americanos y soviéticos. Al final, este aviador vivió sus últimos días en España, surcando los cielos de Barcelona sobre una avioneta. 

El proyecto
El proyecto alemán de bombardear Estados Unidos mediante un avión se encontraba hasta ahora a medio camino entre la leyenda y la realidad. De hecho, poco se sabía de ella a ciencia cierta. Era un mito relativamente famoso al que se había hecho referencia en algún que otro libro de historia. No obstante, en 2010 el popular cineasta argentino Laureano Clavero (fundador de Mirasud Producciones y director de largometrajes como «1533 Km hasta casa. Los héroes de Miramar») pudo corroborar su existencia. Como él mismo explica a ABC, el interesante hallazgo fue casi por casualidad y se sucedió mientras recopilaba información para un proyecto relacionado con la caída de algunos cazas alemanes de la Luftwaffe (la fuerza aérea alemana en la Segunda Guerra Mundial) en España. 

«Estábamos investigando el derribo de dos bombarderos alemanes en el Pirineo cuando, buscando información sobre aviadores germanos que viviesen en España, nos hablaron de Peter Brill en el Aeroclub de Sabadell. Nos dijeron que era un piloto que todavía volaba avionetas y nos facilitaron su contacto», explica Clavero.

Peter Brill, durante la entrevista con Clavero
Peter Brill, durante la entrevista con Clavero- El diario de Peter Brill
Ambos concertaron una entrevista. Y fue en ese encomiable encuentro en el que el anciano le desveló su gran secreto: que había participado en la fallida operación para bombardear Nueva York. Desde entonces, este argentino trabaja con el historiador español Pere Cardona (autor del blog «Historias Segunda Guerra Mundial») en la elaboración de «El diario de Peter Brill» (Dstoria Edicions), un libro que se presentará el próximo noviembre y que narrará desde los pormenores de la fallida operación, hasta la vida del piloto.

«La familia nos cedió las memorias de Peter Brill cuando murió y, en base a ellas, hemos elaborado el libro», explica Cardona en declaraciones a ABC. Según sentencia, su labor en el proyecto ha sido doble. En primer lugar, se ha dedicado a contrastar toda la información de las páginas escritas por el piloto. «Peter era una persona muy mayor que había sufrido algún accidente y un derrame cerebral. Por ello, había fechas que no coincidían. Confundía datos y tenía lapsus de tiempo que había que ir corrigiendo. Un ejemplo es que, en principio, nos dijo que había sido entrenado para llegar a Estados Unidos a finales del 45, pero eso es imposible porque ya había acabado la guerra», completa. A su vez, este experto se ha encargado de ampliar los diferentes pasajes de la vida del piloto. «He contextualizado históricamente las memorias mediante anécdotas y curiosidades, lo que hace que sea un libro muy fresco y fácil de leer», destaca. 

«La familia nos cedió las memorias de Peter Brill cuando murió y, en base a ellas, hemos elaborado el libro»
La obra incluirá, por otro lado, un medio metraje realizado por Laureano Clavero a través de su productora (Mirasud Producciones) en 2010. Un documental que ha sido elaborado usando como base la entrevista que Peter Brill mantuvo con él antes de fallecer y que suma una extensión de unos 30 minutos.

Esta pareja de expertos ha contado también con el apoyo del popular periodista e historiador Jesús Hernández (autor de multitud de obras relacionadas con esta contienda tales como «Las cien mejores anécdotas de la Segunda Guerra Mundial»). Y es que, este experto ha sido el encargado de elaborar el prólogo del que, probablemente, es uno de los pocos documentos que corroboran que Adolf Hitler tuvo el delirio de querer llevar el terror hasta la costa de los Estados Unidos. 

El hombre que quería volar
Peter Brill Sander nació en 1924 cerca de Frankfurt. Fue el tercero de cuatro hermanos y, como señala Clavero a este diario, su padre era guarda forestal. El pasado militar le venía por parte de su abuelo, que había combatido en la Primera Guerra Mundial y había permanecido durante largo tiempo como prisionero en Francia.

La época que vivió nuestro joven protagonista no pudo ser peor pues, después de la Gran Guerra, y tras el Tratado de Versalles (las exigencias impuestas a Alemania por parte de los vencedores), se había prohibido a su país contar con una fuerza aérea propia. Eso podría haber truncado sus sueños de volar pero, por suerte para él, la necesidad de no contravenir aquel tratado internacional provocó que proliferaran los clubs de aviación. Grupos en los que era posible surcar los cielos legalmente en planeadores si motor. 


Ficha del libro

Título: El diario de Peter Brill

Año: 2016

Autores: Pere Cardona y Laureano Clavero

Prólogo: Jesús Hernández

Editorial: Dstoria Edicions

Cantidad de Pag: 220 y DVD

Página Web: www.eldiariodepeterbrill.com

Durante su niñez pasó a formar parte de las Juventudes Hitlerianas aunque, como señala Clavero, nunca compartió las ideas del nazismo: «En las memorias afirma que, mientras cursaba primaria en Offenbach, el director llamó a los familiares de Peter para decirles que era amigo de una niña judía y que convenía que no se juntasen. Su padre le ordenó separarse de ella, pero él le desobedeció y fue su amigo hasta el último día de su vida».

Cardona va más allá: «Siempre renegó de la ideología nazi. Cuando estuvimos en su casa, su mujer nos enseñó su carnet de las Juventudes Hitlerianas. Estaba nuevo porque, aunque le habían obligado a unirse a este grupo, jamás lo había llevado en su cartera. Cuando se lo dieron lo dejó olvidado en un cajón y nunca volvió a cogerlo». 



Años después, tras toda una vida soñando con subirse a un avión, empezó a alzarse del suelo en un planeador. Un aparatos que era empujado a mano colina abajo para darle impulso. Brill se curtió en aquellas peligrosas máquinas, las cuales (como él mismo explicó) siempre fueron sus favoritas. «Para volar en ellas solo necesitas una brújula, dos alas, y tu culo», solía decir. El amor por dichos aviones le duró hasta el final de su vida cuando, como socio del Aeroclub de Sabadell, se ponía a los mandos de ultraligeros.

Top Secret
En 1942, cuando apenas sumaba 18 primaveras a sus espaldas, Brill tuvo que servir en el ejército alemán. Y lo hizo, para su suerte, en la Luftwaffe. Posteriormente, en 1943, fue reclutado para formar parte de una misión secreta cuyo objetivo era lograr viajar desde Alemania a Estados Unidos en un gigantesco aeroplano (el Heinkel He 177 Greif) y arrasar la ciudad de Nueva York.

La idea, que tenía la impronta incuestionable del megalómano Adolf Hitler, era descabellada, pues este aeroplano tenía una autonomía de unos 6.500 kilómetros y debía recorrer aproximadamente 12.000 para cumplir su objetivo. No obstante, si algún aparato podía llevar a buen término aquel plan era este gigante de 30 metros de envergadura por 20 de longitud. Uno de los pocos bombarderos de larga distancia en el arsenal del ejército alemán. 



«La idea era ahorrar combustible durante el trayecto y, mediante una serie de modificaciones en los motores que se explican de forma técnica en el libro, llegar hasta el objetivo y dar la vuelta». Brill, junto a otros cinco compañeros, fue reclutado para llevar a cabo esta misión. Aunque ninguno de ellos supo en principio cuál sería su cometido. «Aprendieron a navegar a gran altura, a orientarse con el sol y las estrellas... pero en principio no sabían para qué», determina el historiador. Este entrenamiento se llevó a cabo en la ciudad de Thorn (Polonia), y fue sumamente peligroso, pues los motores del bombardero tendían a incendiarse con relativa facilidad. 

Al final, los alemanes trataron de solventar la extensa distancia de múltiples formas. «Idearon varios planes para lograr su objetivo. Uno de ellos era que el bombardero aterrizase y repostase en alguna base ubicada en algún punto intermedio. Otro consistía en acoplar un Messerschmitt “parásito” a un bombardero Ju-390. Es decir, un avión más pequeño que se pudiera dejar caer desde el principal y que, posteriormente, pudiera ser recogido por un submarino», determina el historiador. 



Hubo multitud de ideas. Pero ninguna salió adelante debido, en primer lugar, a los problemas con el Heinkel 177 y, en segundo término, por la falta de liquidez y de pilotos. «Lo cierto es que estuvieron cerca de conseguir su objetivo, pero todos estos delirios de Hitler se dejaron a un lado tras la batalla de Stalingrado. Fueron apartados por los problemas del día a día», añade Cardona.

Finalmente se abandonó el plan de bombardear Estados Unidos y, con la misión eliminada, se informó a los pilotos supervivientes de la razón por la que habían sido reclutados. Todo ello, después de que se sucedieran multitud de accidentes en las pruebas. Dificultades que, en palabras de los expertos, costaron la vida de algunos pilotos. 

Después de Thorn
Tras el fallido intento de bombardear Estados Unidos, Brill no abandonó la Luftwaffe. Fue destinado al frente, donde (debido a la falta de pilotos) se puso a los mandos de todo tipo de aeroplanos. Los bombarderos medios Heinkel 111, los famosos cazas Messerschmitt Bf 109 (cuya cabina definió Brill como un «ataúd» por la forma en la que se cerraba)… Pocos aviones se escaparon de sus manos.

«Después de Thorn fue destinado a una compañía de aviones de Berlín, la Z.G.1 (Compañía Zielgeschwader)», explica Cardona. Su misión en la misma fue la de hacer pasadas sobre la capital para comprobar la fiabilidad de las baterías antiaéreas que protegían la ciudad. «Era el encargado de dirigir el fuego de artillería. Le disparaban y él iba comunicando la efectividad», determina el historiador español. 

Posteriormente, sus capacidades se vieron puestas a prueba en la denominada «Operación Bodenplatte»: un ataque sorpresa en el que Hitler buscaba que la Luftwaffe destruyera el mayor número de aviones enemigos ubicados en las bases aliadas de Francia, Bélgica y Holanda. «La operación se lanzó el 1 de enero porque los alemanes suponían que los aliados estarían borrachos después de las celebraciones de fin de año», completa Cardona.

En Bodenplatte el objetivo era doble: acabar con los aparatos enemigos y lograr que los nazis volvieran a tener el dominio del espacio aéreo (algo que permitiría a la Luftwaffe apoyar el ataque que la infantería germana iba a llevar a cabo en las Ardenas -al sur de Bélgica-). Fue el último intento de expulsar a los norteamericanos al mar, y la Jagdgeschwader 77 (la escuadrilla de caza en la que estaba encuadrado nuestro protagonista) participó en el. 

Durante esta operación Brill actuó como guardaespaldas del Mayor Freytag. Es decir, que fue el encargado de protegerle de posibles ataques contrarios. «El que le dieran ese cargo implica que era un muy buen piloto. No se lo ofrecían a cualquiera», completa el experto. 

«Destrozamos un montón de aviones, pero eso no significó nada. Tendríamos que haber destruido a los pilotos»
Brill despegó el 1 de enero junto a sus compañeros. Lograron destrozar multitud de aeroplanos, pero todo acabó en desastre. Y es que, contrariamente a lo que consideraron los altos mandos germanos, los aliados lanzaron un gran contraataque que obligó a cada uno de los Messerschmitt en vuelo a enfrentarse a nada menos que 60 enemigos. 

Así explicó posteriormente esta situación el propio Brill en sus memorias: «Destrozamos un montón de aviones, pero eso no significó nada porque seguían teniendo muchos pilotos. Tendríamos que haber destruido a los pilotos». Fue un gran fracaso. 

Posteriormente fue enviado al este, donde se enfrentó a los aviadores de Stalin usando, como campo de batalla, los cielos. Durante aquellos combates corroboró algo que ya sospechaba con anterioridad: el poco aprecio que sentía por los soviéticos. Así lo dejó claro en una carta que envió a su familia y que se podrá leer en el libro de Clavero y Cardona: «Estoy contento de poder volar el Junker 88, que es más rápido y más ágil que el Heinkel 111. También me sería más simpático el combate contra Inglaterra, por lo menos, se tiene un enemigo decente. Escribirme más a menudo». 

Sus últimos años
Medio centenar de combates después, y con cuatro derribos en su currículum, Brill terminó rindiéndose a los aliados cuando acabó la guerra.

«Quería rendirse a los americanos pero, debido a la ingente cantidad de prisioneros que estos recibían (y de los que no podían hacerse cargo) establecieron que los reos debían entregarse al último ejército contra el que hubiesen combatido», completa Cardona. Esta norma le obligaba a capitular frente a los soviéticos, lo que era garantía de una muerte segura. Por ello, prefirió seguir su instinto y capitular ante los hombres de las barras y estrellas «Peter atravesó Checoslovaquia para rendirse a los estadounidenses, pero estos lo acabaron entregando a los rusos, que lo internaron en un campo de prisioneros», determina el experto. 



http://www.abc.es/cultura/abci-mision-secreta-hitler-para-arrasar-nueva-york-colosal-bombardero-201610110207_noticia.html#

BRUC
61-Capitán
61-Capitán

Trofeos y Medallas : *12*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!



España
Advertencias : 100%
Mensajes : 8283
Puntos patrióticos : 148246
Reputación : 24277
Fecha de inscripción : 26/06/2014
Localización : Deslocalizado

http://coe-41.blogspot.com.es/p/vb.html

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.