Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Hoy a las 16:51 por deuteros

» BOBOS DE LA TRIBU
Hoy a las 15:15 por El Zorro

» Patriotas participantes en acto del 20N dan una paliza al activista Lagarder por gritar "Franco, asesino"
Hoy a las 14:19 por Clemente

» El milagro de Empel.
Hoy a las 12:48 por HIMNOSHISTORICOS

» Iker Jiménez denuncia la última moda en censuras: prohibir los belenes navideños
Hoy a las 12:33 por HIMNOSHISTORICOS

» SE CONFIRMA LA RELACIÓN PODEMOS-SOROS!! (Conspiración??)
Hoy a las 12:25 por HIMNOSHISTORICOS

» Miniserie "El padre de Cain"
Hoy a las 11:49 por HIMNOSHISTORICOS

» Nuevo batacazo en taquilla de "La Reina de España"
Hoy a las 02:16 por Neilo65

» Sobre los separatistas catalanes (102 vídeos)
Hoy a las 01:10 por ruedex

» IDEOLOGÍA DE GENERO TIRADA POR TIERRA A SACO. (vídeos) enlaces web. BRUTAL. PÁSALO POR DONDE PUEDAS, QUE SE ENTEREN.
Hoy a las 00:17 por ruedex

» Portugal pregunta a España por el almacén de Almaraz
Ayer a las 21:23 por Valle

» Adoctrinamiento Catalán y consecuencias.
Ayer a las 21:11 por El Zorro

» Un vídeo parodia a las feministas radicales y el autor sufre una ola de injurias y amenazas
Ayer a las 18:38 por Neilo65

» Vídeos de Humor
Ayer a las 14:21 por HIMNOSHISTORICOS

» El 6-D para los independentistas: trabajar, quemar una Constitución y criticar la Carta Magna en el exterior
Ayer a las 13:56 por El Zorro

» Los globalistas pierden en Italia y ganan en Austria con trampas.
Ayer a las 12:12 por Juanma_Breda

» POBREZA Y RIQUEZA: ¿CÓMO DEFINIR AMBAS?
Ayer a las 09:32 por Antonio García Fuentes

» Individuo de raza negra canta jotas mejor que un español
Ayer a las 05:16 por Lucía

» bienvenida
Mar Dic 06 2016, 22:02 por avocado33

» 6 de diciembre: NADA QUE CELEBRAR
Mar Dic 06 2016, 20:10 por Valle

» Otegui se queda sin ir a Cuba al no poder sobrevolar el espacio aéreo de Estados Unidos
Mar Dic 06 2016, 19:16 por PoM

» EL IMÁN SUPREMO DE CANARIAS EXIGE MÁS AYUDAS Y ADVIERTE: “DE LO CONTRARIO, HABRÁ MÁS TERRORISMO”
Mar Dic 06 2016, 19:07 por PoM

» NO NOS DESTROCÉIS A LOS HÉROES.
Mar Dic 06 2016, 17:41 por HIMNOSHISTORICOS

» Cómo el marxismo cultural de la Escuela de Frankfurt inventó la persecución al disidente
Mar Dic 06 2016, 16:40 por HIMNOSHISTORICOS

» PORRA: Villarreal Vs At. de Madrid (12-12-2016)
Mar Dic 06 2016, 16:16 por Mastieno

» Mi música, tu música, nuestra música
Mar Dic 06 2016, 14:43 por HIMNOSHISTORICOS

» 1785 motivos para presumir de ser español
Mar Dic 06 2016, 12:50 por Invitado

»  Hogar Social desalojado del antiguo edificio del NO-DO
Mar Dic 06 2016, 12:32 por JoséUEI

» Me presento
Mar Dic 06 2016, 10:58 por JoséUEI

» 6 guerras que comenzaron por atentados de falsa bandera
Mar Dic 06 2016, 01:38 por Neilo65

» Steven Spielberg hará una película de la conquista de México.
Mar Dic 06 2016, 01:09 por Neilo65

» PORRA: FC Barcelona Vs Real Madrid (3-12-2016)
Lun Dic 05 2016, 21:48 por niunpasoatras.org

» La Guerra de las Naranjas, el origen de la vigente disputa territorial entre Portugal y España
Lun Dic 05 2016, 20:34 por Juanma_Breda

» La campaña de donar carne de cerdo al 'Banco de Alimentos' triunfa en Facebook
Lun Dic 05 2016, 12:11 por HIMNOSHISTORICOS

» Por qué los soldados rezan, por qué la Inmaculada es patrona de España y de la Infantería
Lun Dic 05 2016, 11:51 por HIMNOSHISTORICOS

» La verdad… “Ni en el potro del tormento”
Lun Dic 05 2016, 10:29 por Antonio García Fuentes

» Cristiano Ronaldo, acusado de evadir 150 millones con varias sociedades en un paraíso fiscal
Dom Dic 04 2016, 18:20 por Valle

» "Adrián, vas a morir", le dice una antitaurina al pequeño con cáncer
Dom Dic 04 2016, 14:36 por Huroncete

» El CEIP Rosalía de Castro celebra con una jura de bandera escolar su españolidad y la democracia
Dom Dic 04 2016, 00:14 por Torquemada2014

» Eslovaquia aprueba una ley para evitar la propagación del islam
Sáb Dic 03 2016, 21:44 por HIMNOSHISTORICOS

» Lee y escucha la letra propuesta para el himno de España en una iniciativa de Change.org
Sáb Dic 03 2016, 18:37 por Neilo65

» Qué fue de… Javier Arizmendi: ¿otro futbolista de extrema derecha?
Sáb Dic 03 2016, 15:39 por Juanma_Breda

» "Casa Nostra, Casa Vostra" 300 entidades y personalidades reclaman implicarse en la acogida de refugiados
Sáb Dic 03 2016, 14:40 por Juanma_Breda

» ¿Por qué un dictador de izquierdas no es un dictador?
Sáb Dic 03 2016, 13:16 por HIMNOSHISTORICOS

» Franco Ese Hombre Pelicula Completa En Español
Sáb Dic 03 2016, 12:37 por HIMNOSHISTORICOS

» Biografías de Patriotas Vascongados
Sáb Dic 03 2016, 10:57 por ilustrado

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 134 SOBRE EL ESPIRITISMO Y EL UNIVERSO
Sáb Dic 03 2016, 09:41 por Antonio García Fuentes

» ¿ Porque Gibraltar es una colonia y Ceuta y Melilla no ?
Vie Dic 02 2016, 22:05 por Valle

» Historia del Camino de Santiago
Vie Dic 02 2016, 20:25 por ilustrado

» Reino Hispano-visigodo
Vie Dic 02 2016, 20:17 por ilustrado

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Entrevistas a historiadores hispanistas

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Entrevistas a historiadores hispanistas

Mensaje por ilustrado el Mar Jun 24 2014, 01:32

Abro este tema para que presentemos a historiadores hispanistas, sean españoles o no, y publiquemos entrevistas sobre su obra literaria en texto o en video, ya que sus conocimientos y su visión contextualizada aportan gran información de interés sobre la Historia de la nación española y el Imperio.

Seguro que todos hemos leído entrevistas investigadores y escritores que nos han parecido muy constructivas y esclarecedoras de nuestra Historia. Algunos de ellos podrían ser Fernando García de Cortázar, Juan Antonio Cebrián, Cesar Vidal, Arturo Pérez-Reverte o José Javier Esparza entre españoles, y John Elliott, Hugh Thomas, Stanley G. Payne, Pierre Villar o Jhon Lynch, entre los extranjeros.



ilustrado
32-Sargento 1º
32-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *6*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1952
Puntos patrióticos : 57249
Reputación : 4568
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevistas a historiadores hispanistas

Mensaje por ilustrado el Mar Jun 24 2014, 01:40

"Los españoles siempre nos hemos avergonzado de nuestra historia"


Salvador Rus Rufino es catedrático de Historia del Pensamiento. Presenta su novela Tanto Monta, en la que narra en primera persona como Fernando el Católico asumió un reino empobrecido y amenazado como el de Aragón y se convirtió, años después, en un gobernante global.



-Ha escrito un libro sobre Fernando el Católico. ¿Miramos poco los españoles a nuestro pasado?

-Siempre nos hemos avergonzado de nuestra historia. Por lo menos, no hemos sabido apreciarla. En Francia a la figura de los Borbones se la trata con tanta o más dignidad que cualquier otra, y eso que al último le cortaron la cabeza.

-¿Y eso en qué afecta al hoy?

-En que no tenemos modelos a los que seguir.

-O no queremos buscarlos.

-Y los tenemos. Fernando el Católico vive una crisis muy profunda. Vive grandes cambios, y es capaz de asimilarlos. En nuestra crisis, los españoles no quieren malas noticias. Pero tenemos que acostumbrarnos a que haya momentos en los que además de apretarse el cinturón habrá que sufrir y padecer.

-¿Hay alguna razón histórica para esta actitud de negación?

-El carácter español. Necesitamos ser optimistas. ¿Qué nos pasó cuando la selección perdió contra Suiza? Que nadie hablaba de fútbol. ¿Qué pasó cuando ganamos a Alemania? Que todo el mundo hablaba de fútbol.

-Y si no asumimos la crisis, ¿qué pasa?

-El deterioro va a ser muy fuerte, y lo malo es que la crisis puede pasar de ser económica a ser social, y eso es poco controlable.

-Quizás falte alguien que se acerque a la figura de Fernando.

-Alguien que diga lo que pasa y que busque soluciones. Un liderazgo indiscutido y reconocido.

-No se atisba ese líder.

-En la clase política, no. En Andalucía había un líder y desde que se fue, la caída en las encuestas ha sido brutal. No digo que Chaves fuera un líder, pero por lo menos ejercía un liderazgo.

-¿El problema es el sustituto?

-¿El cambio ha revitalizado el partido? No. ¿Por qué se hace un cambio de entrenador en un equipo de fútbol? Para mejorar el juego. ¿Para qué se hace en política? Para lo mismo.

-¿Le pasa lo mismo a los empresarios?

-Históricamente, las personas que han sacado las crisis adelante son empresarios comprometidos con su entorno social, que se han jugado su nombre, su patrimonio y su fama por un proyecto en el que creen.

-¿Eso quiere decir que están haciendo los deberes?

-Mucho más que los políticos, porque tienen que reducir gastos en ellos mismos. Algunos avalan con su patrimonio su actividad.

-¿Qué hubiera hecho Fernando hoy con España?

-Hubiera elegido un buen equipo de gestores. Muchos de los que le sirvieron en la primera época no están en la segunda. El Gran Capitán era muy bueno para conquistar Nápoles pero no para pacificarla.

-¿Qué le debe América a Fernando el Católico?

-América es una apuesta de Isabel, pero Fernando crea obispados, estructuras de Gobierno, universidades… Otra cosa es que la praxis fuera mejorable. Un detalle: sólo hubo un caso de rebelión. Ningún virrey se proclamo rey, y fíjate si estaban lejos España.

-¿Había conciencia de ser español hace quinientos años?

-No, eso es más tardío. La había de ser súbdito del Rey de las Españas. No hay conciencia de pertenencia, sino de lucha bajo unas banderas. Y también se luchaba por unos ideales.

-¿La fe católica?

-Ideales de fe, políticos, sociales… El heroísmo era premiado. Una de las experiencias más emocionantes de mi vida fue ver el límite del imperio español en California. Te imaginas a un soldado, súbdito del rey. ¿Qué móvil tiene para estar allí? La fe, la ambición o la riqueza. Tengo dudas de que hoy la sociedad tenga ideales. Quizás una vida mejor.

-Son ideales más pequeños.

-Inmediatos. ¿Por qué se vota a un partido o a otro? No hay juego de ideales, sino de intereses. No digo que entonces no los hubiera, pero se movían en otro plano. Y hay otra cosa: Fernando tenía conciencia de su responsabilidad ante Dios y ante la Historia. Eso se ha perdido. Lo de Dios, por supuesto, pero, ¿la Historia?

-¿La Historia también controla el poder?

-La figura de Suárez fue denostada y ahora es reivindicada. Felipe González asumió la reconversión industrial, y ahora mismo se exige la reforma del sistema productivo, y eso no lo hace un gobernante, ni un partido, sino una generación de políticos. Aquí nos estamos dejando llevar.

http://herenciaespanola.wordpress.com/2010/11/05/los-espanoles-siempre-nos-hemos-avergonzado-de-nuestra-historia/

ilustrado
32-Sargento 1º
32-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *6*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1952
Puntos patrióticos : 57249
Reputación : 4568
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevistas a historiadores hispanistas

Mensaje por ilustrado el Mar Jun 24 2014, 11:37

"El País Vasco es el corazón de España"


Fernando García de Córtazar (Bilbao, 1942) es uno de los grandes historiadores españoles de nuestro tiempo, que ha sabido mezclar su rigor científico con una asombrosa capacidad de divulgación. Quizá porque, como nos confiesa, siempre ha querido mimar el lenguaje, la forma, lo que en conjunción con su esmerada formación jesuítica lo convierten en un auténtico líder del best seller historiográfico. Premio Nacional de Historia en 2008, actualmente dirige las fundaciones 2 de Mayo, Nación y Libertad, y Vocento, además de la revista de pensamiento El Noticiero de las Ideas. Nos recibe con toda amabilidad en su despacho, y hoy publicamos la primera parte de la entrevista que ha tenido el detalle de concedernos.




El prestigioso historiador bilbaíno, en una entrevista exclusiva para diario Ya, desmonta las falsedades del nacionalismo vasco con unas declaraciones muy reveladoras.

Usted siempre se ha caracterizado por dar a sus libros un enfoque global, completo, hablando no sólo de Historia, específicamente, sino también de cultura, de arte. ¿A qué se debe esa inquietud tan particular?

Esa preocupación nace de mi formación, yo tengo una formación interdisciplinar, por mi condición de jesuita que insistía en los contenidos humanísticos, no sólo de griego y latín, sino tb de literatura, tuve unos magníficos profesores de literatura universal y española y de arte, y también la carrera de Filosofía y Letras. Luego también hice Derecho y Teología, es una formación interdisciplinar que me abre las puertas a distintas disciplinas.

Siempre pensé que la Historia de España, aparte de dar expresión y manifestar lo que sería una construcción nacional de España en este caso, debía expresar también un sentido misionero de la Historia que también debía expresar el sentimiento de España. Y creo que la mejor forma para expresar el sentimiento de España era utilizar siempre el soporte literario, que se ajusta tb a mi deseo de hacer una obra bella, yo cuido mucho el lenguaje, las metáforas, el color, etc., y por eso me apoyaba en la literatura, en el arte, y además España tiene tal patrimonio literario y artístico que sería un fraude no dárselo a todos los españoles.

Yo recuerdo esa frase, no recuerdo de quién es: “Haced vosotros las leyes, dejadme a mí cantar las baladas de mi nación”. Yo creo que en estos años ha habido pocos poetas de la nación española, el propio concepto de España, más allá de las manipulaciones de los nacionalistas y de una izquierda desorientada que pacta con ellos, no ha estado muy presente, entonces yo también he querido cantar las baladas de mi nación española, porque tengo un gran sentimiento de España, heredado también de mis padres.


En cambio, otros historiadores no lo han hecho, han preferido limitarse a contar la Historia de España o del mundo, haciendo incluso a veces compartimentos estancos que no tienen mucho sentido, porque al final todo está relacionado.

Yo entiendo que es difícil, perdón por lo que pueda parecer de vanidad por mi parte, hacer un tipo de historia que relaciona tanto, que se hace desde el presente, que trata de ser una obra bella, estética, yo entiendo que es mucho más fácil lanzarse tranquilamente a una erudición sin más, sin saber si interesa o no, yo suelo decir a veces que los historiadores muchas veces respondemos a preguntas que nadie nos hace, y en cambio quedan sin responder las preguntas que los ciudadanos se hacen. Yo he querido responder a las preguntas que la gente se hace, por eso creo que las instituciones académicas, la universidad y la propia academia, no está tocando el latido de la realidad y a veces da la sensación de que el destinatario de esas obras son los propios universitarios. Yo creo que no, la Historia es mucho más importante que eso, y debe saltar los propios muros de las instituciones académicas y de la Universidad, y buscar lo que los ciudadanos nos piden, el ciudadano de la calle.

Suelo decir que la Historia es una magnífica asignatura de EpC, pienso que pocas disciplinas como ella están cargadas de principios cívicos y éticos, y expresan bien lo que podíamos llamar la utopía, no en un sentido real, como Campanella o Tomás Moro, sino en un sentido metafórico, de cambio, de mejora, de aspiración a algo mejor. En definitiva, qué es la Historia si no la aspiración a algo mejor, de supervivencia de las personas frente a los acontecimientos, algunos adversos, frente a la propia naturaleza, etc.


Quisiera saber su opinión acerca de eso que se han dado en llamar “mentiras de consenso” sobre los nacionalistas, ese proceso de renuncia que desde hace décadas está protagonizando España para tener contentos a los nacionalismos periféricos, ¿qué le parece esto?

Yo pienso que sí, yo suelo decir que me he podido equivocar, y ciertamente me he equivocado muchas veces en mi trayectoria vital, en mi vida, pero mis mayores equivocaciones no están en la interpretación del nacionalismo, que siempre tuve muy claro lo que era. Ya mucho antes de que distintos movimientos y personas fueran críticas con el nacionalismo, yo lo fui, publiqué un libro a principios de los ´90 muy crítico con el nacionalismo vasco.

Pienso que el gran problema para la democracia nuestra actual era esta especie de religión secular que es el nacionalismo, que más allá de los derechos individuales de las personas pone su objetivo en los derechos de una pretendida patria común, nación, etc.

Sí me ha llamado la atención la complacencia con la que se ha tratado a los nacionalistas, con la que se sigue tratando a los nacionalistas, me llama la atención porque así mismo creo que la Historia debe hacer balance, que es otra característica de mi historia. Hay un momento en el que yo reflexiono sobre los acontecimientos, sobre el pasado, con un sentido de adjudicar aciertos y errores desde mi punto de vista individual.

Creo que hemos llevado al tribunal de la Historia al fascismo en sus distintas vertientes, también al estalinismo y al comunismo, en cambio no hemos llevado al tribunal de la Historia al nacionalismo que es tan responsable de tales horrores y tales desgracias, y que realmente golpea en este momento a una España integrada en Europa y parece un anacronismo tremendo pero que lo es; que yo tenga que llevar escolta policial por escribir, pues es tan injusto, y te hiere que esto esté pasando en el corazón de Europa, y está pasando porque hay una ideología nacionalista en su versión terrorista que trata de afirmarse a través del terror y la violencia.

No hay que olvidar que en este momento en el corazón de Europa, se mata, se asesina por el pretendido derecho de autodeterminación. Yo creo que ha habido demasiada contemporización con estas ideologías que pueden estar en esa teoría de no airar a los nacionalistas, de no decirles las verdades del todo, para ver si colaboran con nosotros. Yo suelo decir que ellos tienen tan claro el objetivo, el problema es que al otro lado de la mesa no hay gente que crea en su idea de nación española, y por eso tienen tal exceso de publicidad, mucho más de lo que sus votos en el conjunto de la nación española les podían reportar.


Sería bueno que alguien de su prestigio pudiera explicar a nuestros lectores, de forma didáctica, cuál cree que es el origen de las mentiras sobre la patria vasca, por qué razones no es posible hablar de la existencia de una nación vasca como tal.

Se podrían dar muchísimas razones, se podría decir que la Historia es la gran partera de la nación, y realmente así se ha considerado. No es que existan historias nacionales porque hay naciones, sino al revés, existen naciones porque hay historias y acontecimientos nacionales.

Por ejemplo, un acontecimiento nacional y estamos hablando desde la Fundación 2 de Mayo, es la Guerra de la Independencia, que es un acontecimiento nacional que va a precipitar la idea de nación. Entonces no podemos, hacer una nación vasca, porque la Historia por el contrario, dice exactamente lo contrario, jamás ha existido en buena parte del País Vasco hasta 1980, la puesta en marcha de la Comunidad Autónoma vasca y del Estatuto de Guernica, porque antes existían las provincias vascongadas, y cada uno con su itinerario, pero que no existía ninguna institución común que nos permita hablar de eso.

Por otro lado, yo suelo decir que ciertamente, lo afirmo con rotundidad, no hay otra región en España que pueda reivindicar menos su capacidad de secesión o su independencia que el País Vasco. El País Vasco está en el corazón de Castilla, y es como la gran abuela de España: eso nos dice la Historia. Y por eso realmente, la capacidad de la manipulación de la Historia es más fuerte en el País Vasco que en otra regiones, incluso en la propia Cataluña donde también se da manipulación de la historia pero tienen muchísima más identidad nacional “la historia catalana” que la del País Vasco.

El País Vasco no me canso de insistir, es el corazón de España. En Vizcaya en el año 60 es la provincia menos autóctona de España, en cambio en Badajoz el 92% de la población ha nacido allí. Una cosa es que electoralmente, en un momento determinado los vascos deciden un proyecto secesionista, pues habría que considerarlo, se podría considerar.

Pero realmente la nación en el sentido que nosotros tenemos, de comunidad nacional basada en una historia común, en una lengua común, en determinados elementos comunes no existe nada en el País Vasco y llamativamente podríamos decir que en el País Vasco todo ha sido objeto de debate y confrontación entre los propios vascos. No coincidimos ni en el idioma, la gran mayoría de la población tiene como único idioma el castellano, sólo son unos pocos los que tienen el vascuence, no coincidimos ni en el nombre a la hora de llamarlo (yo siempre lo llamaría vascuence y no euskera), no coincidimos ni en los límites geográficos de lo que sería ese pretendida nación de los nacionalistas, unos incluyen Navarra y otros el País Vasco francés… no coincidimos ni en el himno ni en la bandera…

Es decir, que es todo lo menos empastado y llamativamente nacional que existe. Porque realmente cuando los nacionalistas se les llena la boca con sus exigencias de una España plural, que me parece estupendo, y efectivamente desde 1978, es una España plural, lo que hay que recordarles es que es muchísimo más plural el País Vasco y Cataluña que lo que sería el gran conjunto de España.


¿Por qué es mucho más plural?

Porque han tenido dos grandes oleadas migratorias, una a finales del XIX, y otra en los años 50 y 60 del franquismo, que en caso del País Vasco coinciden con dos grandes momentos o dos grandes gritos nacionalistas: el de Sabino Arana y el de ETA.

Yo como no soy nacionalista pienso que las naciones no son un fenómeno natural, sino que es algo que se construye y realmente lo llamativo es que eso lo han sabido hacer los nacionalistas, y durante estos años ellos han aprovechado teóricamente los márgenes que han interpretado que les tenía que conceder la Constitución para ir construyendo su nación. Y tenemos declaraciones clarísimas en esta línea, “primero construyamos la nación y luego la independencia”, tanto en el caso de Arzallus como en el caso de Pujol.

En cambio sorprende que durante estos años, el discurso nacional español es de una pobreza enorme, casi prácticamente está soterrado, es decir, se da por hecho, y no hay que darlo por hecho porque la nación es un plebiscito diario. La nación se construye diariamente y lo que se ha ido construyendo en las autonomías es una nación étnico-lingüística de los nacionalismos catalán, vasco y gallego, y en cambio no se ha hecho lo mismo con la idea de ciudadanía del campo español.


http://www.diarioya.es/content/f-garc%C3%ADa-de-cort%C3%A1zar-el-pa%C3%ADs-vasco-es-el-coraz%C3%B3n-de-espa%C3%B1a

ilustrado
32-Sargento 1º
32-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *6*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1952
Puntos patrióticos : 57249
Reputación : 4568
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevistas a historiadores hispanistas

Mensaje por ilustrado el Jue Jul 10 2014, 01:21

Toda la verdad sobre la Reconquista, que para nada fue "insidiosa"

La Reconquista fue un momento crucial de la Historia de España
: por primera vez un país expulsaba a los ocupantes islámicos. Ahí nació la España que luego se proyectaría al mundo. Hoy, el masoquismo progresista pretende cubrir aquel episodio con el oprobio y la vergüenza. José Javier Esparza lo rescata. La revista francesa Nouvelle revue d´Histoire ha entrevistado al autor de La gesta española sobre la Reconquista. Sin mitos y sin complejos. Cosas que todos deberíamos saber.





- Escuchando y leyendo los principales medios de comunicación españoles uno acaba convenciéndose que ninguna de las grandes hazañas de España han sobrevivido a la leyenda negra. Importantísimos acontecimientos como la Reconquista o el descubrimiento de América se califican a menudo de actos de intolerancia, xenofobia, racismo o atentados a la dignidad humana. Numerosos historiadores callan, otros siguen la moda. Impera el odio a lo hispánico en nombre del multiculturalismo, de las ideologías indigenistas y de la islamofilia. El estudio riguroso y desinteresado de los principales hechos de la Historia de España sin instrumentalizaciones partidarias de uno u otro signo se vuelve más difícil? ¿Por qué surgió este nuevo brote de sectarismo en su país?

- Es una larga historia, que arranca de finales del siglo XIX y ha ido conociendo sucesivos avatares hasta hoy. El último impulso al odio español hacia sí mismo procede los pasados años sesenta y setenta y tiene un origen claro: frente a un régimen como el de Franco, que reivindicaba –de forma muy primaria- la historia de España, la izquierda, incapaz de presentar una oposición eficaz en el interior del país, reaccionó fabricando un discurso de execración de lo español. Si lo español era franquista, entonces, para ser antiframquista, había que ser antiespañol. Ahora bien, ser antifranquista podía tener un sentido (tanto como la posición contraria), pero ser antiespañol por principio era simplemente suicida. Sin embargo, esa es actualmente la posición de buena parte del poder cultural en España. Es una patología nacional.


- ¿Que ocurrió exactamente a principios del siglo VIII? ¿Cómo pudo ser ocupada España por la invasión mora?

- Lo que ocurrió es que el reino visigodo conoció una guerra civil. Uno de los bandos llamó en su socorro a los musulmanes del otro lado del Estrecho de Gibraltar. Éstos decidieron la guerra, en efecto, pero, además, se quedaron aquí, lo cual no estaba en el contrato. La situación de descomposición del orden godo facilitó la sucesión de elites: una elite goda fue sustituida por otra musulmana. Muchos nobles godos se islamizaron, particularmente en el valle del Ebro; otros lo perdieron todo o marcharon al norte, fuera del dominio islámico. Así empezó todo.


- ¿Es el rey Don Pelayo, iniciador de la Reconquista, una figura real o un personaje de leyenda que nunca existió?

- Hay demasiadas fuentes históricas convergentes como para dudar de la existencia real de Pelayo. Sabemos que era espatario (una suerte de guardia de corps) del rey Rodrigo (uno de los pretendientes del trono hispanogodo), que combatió en la decisiva batalla de Guadalete (que perdió) y que huyó al norte, a Asturias, probablemente pasando antes por Toledo, capital histórica del reino. Los sucesos de su vida familiar son igualmente conocidos. La leyenda posterior ha magnificado algunos hechos, incluida la crucial batalla de Covadonga, pero lo sustancial es cierto: Pelayo existió, era un noble godo, se refugió en Asturias y allí emprendió una guerra de resistencia, primero como caudillo de los astures (cuando el trono de España, como se ha dicho, no era más que una silla de montar), y después agrupando a más pueblos del norte. Él, por cierto, nunca fue propiamente rey: sus descendientes recogieron su herencia y con ella crearon el reino de Asturias.


- ¿Fue rápida y fácil la expansión islámica por la Península o hubo resistencia religiosa y social contra el Islam?

- El tópico dice que fue fácil. En realidad, no lo fue. Es verdad que la sucesión de la elite goda por la elite mora fue muy rápida (entre otras cosas, por la conversión al islam de muchos nobles godos), y cabe pensar que la población no habría resistido gran cosa si la invasión se hubiera limitado a un cambio de elites en el poder. Pero el Islam quería imponer su religión, traía un orden propio, y eso lo cambiaba todo. La resistencia fue, sobre todo, religiosa: son los mártires, cuya huella encontramos en la Córdoba y el Toledo del siglo IX o en la Ceuta del siglo XIII; lo avanzado de la fecha demuestra hasta qué punto los españoles se resistieron a la islamización. En cuanto al término "expansión por la península", hay que hacer una precisión: buena parte del cuarto noroccidental de la península quedó sin ocupar; sujeto, sí, a la presión militar islámica, pero sin un dominio moro efectivo.


- ¿Era Al-Andalus un territorio pacífico, de convivencia tolerante entre las religiones?

- Al-Andalus nunca fue un territorio pacífico. El poder islámico conoció numerosas conmociones internas. De hecho, la historia de la España andalusí puede contarse como una sucesión de invasiones africanas, cada vez más fundamentalistas, que penetraban en la península al calor del propio caos del sistema. Hubo también, por supuesto, etapas de gran esplendor. Pero, por así decirlo, cada vez que Al-Andalus se relajaba, se civilizaba, se europeizaba, venía una nueva conmoción política, una nueva disgregación y una nueva invasión fundamentalista. Entre las tres religiones presentes en aquel mundo -cristiana, musulmana y judía- nunca hubo convivencia tolerante. Sólo se toleró la existencia de cristianos y judíos subordinados al Islam. Y esto, por otro lado, con mayor o menor intensidad según los lugares y los periodos, porque la España islámica no fue un mundo uniforme. Los cristianos fueron perseguidos, frecuentemente a muerte; los judíos también. Hay un ejemplo notable: el de una familia judía andalusí donde el padre llegó a general de los ejércitos y el hijo, por el contrario, fue asesinado en un pogrom de los musulmanes contra los judíos. La fuga de cristianos mozárabes (los que vivían bajo el Islam) hacia el norte fue constante; los judíos también pasaron continuamente la frontera, sobre todo a partir del siglo XI, porque en los reinos cristianos vivían más libres. La imagen de un Al-Andalus tolerante y convivencial es una construcción posterior, del siglo XIX.


- ¿Cómo se hizo la Reconquista? ¿Fue sólo cosa de caballeros y soldados o involucró todo el pueblo? ¿Como se explica que después de liberar la mitad de la Península en solo 200 años se tardó más de cinco siglos para rescatar el resto del territorio?

- La reconquista fue, sobre todo, cosa del pueblo, especialmente en los primeros siglos, y eso es lo más portentoso del fenómeno. Los reyes auspician la progresiva toma de tierras al sur, pero quienes la ejecutan son familias de campesinos que han descubierto en el Valle del Duero una oportunidad para sus propias vidas; esa gente tiene que garantizar al mismo tiempo su supervivencia económica y su supervivencia militar, lo cual irá configurando una mentalidad de campesino-soldado muy singular. En el este, en el Valle del Ebro, las cosas irán de otra manera: era un área más urbanizada desde los tiempos de Roma, donde la estructura de poder estaba mucho más organizada, de manera que no era tan fácil ocupar espacios; la monarquía carolingia pilotará la configuración de una “marca” protectora sobre la base de condados independientes, los cuales, por su parte, llevarán directamente la conquista de nuevos espacios hacia el sur, normalmente bajo la dirección de nobles guerreros.

El hecho de que la reconquista se detuviera hacia el siglo XI parece obedecer sobre todo a razones demográficas: el norte peninsular estaba mucho menos poblado que el sur. Lo más impresionante de todo el proceso quizá es esto: cuando los moros parecen resurgir y pasan a fuego las tierras cristianas, los cristianos, una y otra vez, vuelven a ocupar los territorios desolados para convertirlos nuevamente en frontera militar. Aparece entonces una situación realmente sorprendente: los reinos cristianos, antes sometidos, se convierten en pequeñas potencias militares, y los reinos moros, ya desintegrado el califato, dejan de ser la potencia dominante. Surge el sistema de las “parias”, que era un tributo que los reinos moros, ricos pero débiles, pagaban a los cristianos, pobres pero belicosos. Al-Andalus conocerá momentos de ocasional resurrección, pero, en general, el sistema cambiará poco hasta el final de la reconquista.


- ¿Cómo reaccionaron los moros ante la importancia religiosa y cultural que llegó a tener en toda Europa aquel remoto rincón de España llamado Santiago? ¿Cuál era el sentido de la invocación de Santiago como auxilio de los españoles en las batallas, invocación muy famosa en la época de los Tercios españoles y que perduró hasta hoy?

- El hallazgo de la tumba del apóstol Santiago tuvo un eco enorme en toda la cristiandad, y particularmente en la Francia carolingia. A partir del siglo IX se convirtió en foco para toda Europa. Por supuesto, los moros lo sabían: Almanzor no descansará hasta arrasar en el año 977 la capital jacobea. Pero eso no detendrá el culto; se construye una nueva catedral y la peregrinación a Santiago de Compostela seguirá siendo un rito fundamental de la cristiandad europea.

En cuanto al sentido de la invocación jacobea en la historia militar de España, parece remontarse a mediados del siglo IX, cuando la tradición hace aparecer al apóstol, sobre un caballo blanco y espada en mano, arremetiendo contra los moros en la batalla de Clavijo. De entonces data la figura de Santiago Matamoros, que representa al santo cabalgando sobre las cabezas de los sarracenos vencidos; es una imagen que hoy tiende a ser censurada en nombre de la “multiculturalidad”. De entonces data también el grito de guerra “Santiago y cierra, España”, donde “cierra” significa “acomete”, “ataca”. El santo fue convertido en patrón de España en los siglos medievales y como tal recibía veneración en la época de los Reyes Católicos, aunque no tanto por sus virtudes militares como por ser, según la tradición, el primer apóstol de España. Hoy sigue siendo patrón, aunque su culto tiende a quedar difuminado para la España oficial. El arma de Caballería, no obstante, mantiene la invocación “Santiago y cierra, España” en su himno.


- El Cid Campeador ¿es historia o leyenda?

- El Cid es historia transformada después en leyenda (gracias, entre otros, al francés Corneille). Se llamaba Rodrigo Díaz de Vivar, nació hacia 1043 en una aldea de Burgos, en el norte de Castilla, hijo de una familia de la nobleza militar. Se crió en la corte del Rey castellano, fue armado caballero con 17 ó 18 años y destacó muy pronto como un guerrero excepcional. Enemistado con la Corona, fue desterrado y creó su propia hueste, a cuya cabeza combatió al servicio de señores moros y también de señores cristianos, aunque sus mayores servicios los prestó a la Cruz al detener la invasión almorávide. Murió hacia 1099. Después, su vida se convirtió en objeto de un cantar de gesta que a partir del siglo XIII le elevó al rango de héroe popular y nacional.


- Los historiadores revisionistas de la Reconquista acostumbran decir que los reyes cristianos pasaban más tiempo peleando entre sí que contra los moros. ¿Es esto verdad?

- La verdad es mucho más complicada: los cristianos peleaban entre sí, los moros peleaban entre sí, reyes cristianos se aliaban con reyes moros para combatir a otros moros o a otros cristianos… Hay que tener en cuenta que a partir del siglo XI la península vive un periodo de gran fragmentación del poder tanto en el norte cristiano como en el sur musulmán. Por otro lado, los españoles parecen pensar que los reinos moros de taifas, ya muy hispanizados, no eran propiamente un enemigo exterior. Por el contrario, cada vez que aparezca en el horizonte una invasión africana, realmente exterior, todos los reinos cristianos harán causa común, lo mismo frente a los almorávides en el siglo XI como frente a los almohades en el siglo XIII. El hecho es que, en ese camino, la tendencia será siempre la progresiva expansión de la cristiandad hacia el sur y, al mismo tiempo, la progresiva unificación de los reinos cristianos frente al moro.


- ¿Por qué la batalla de las Navas de Tolosa, en 1212, fue fundamental en la historia de España y de Europa?

- Fue fundamental por lo que toda Europa se jugaba: detener la última gran invasión africana en occidente. Los almohades, una secta guerrera fundamentalista del sur de Marruecos, habían conseguido reunir bajo su liderazgo a todos los pueblos del norte de África, habían pasado a la península y se habían hecho con el poder en Al-Andalus; tenían la potencia militar, política y económica suficiente para romper la frontera, que en ese momento estaba situada en Sierra Morena, al norte de Andalucía, y desparramarse de nuevo por la meseta castellana. Tan obvia era la amenaza que al rey castellano no le costó obtener del Papa Inocencio III la proclamación de cruzada, y así, en 1212, se reunieron millares de europeos –alemanes, bretones, lombardos, provenzales…- para frenar a los almohades en España. Aunque la mayoría de los europeos resistieron mal las condiciones extremas del combate, una buena porción de caballeros provenzales permaneció junto a las tropas de los reinos españoles y compartió la gloria de la victoria. Después de las Navas de Tolosa, nunca más una invasión musulmana volvería a amenazar el suelo europeo por occidente.


- Unos pocos miles de hombres al mando de Roger de Flor, aquellos famosos Almogávares, tropas de choque de la Corona de Aragón constituidas por pastores de las sierras ibéricas, consiguieron retrasar casi un siglo y medio la muerte de Bizancio. ¿Cómo pudo ser esto?

- Es sencillamente inverosímil y, sin embargo, ocurrió. Los almogávares eran una suerte de tropa de elite de los ejércitos cristianos en la reconquista, tanto aragoneses como castellanos, y esencialmente de infantería. Una gente singular: vivían permanentemente en el frente de guerra, con sus familias, y su existencia consistía en atacar sin descanso las líneas enemigas, infiltrarse tras ellas y sobrevivir con lo que capturaban al enemigo. Cuando el Reino de Aragón llegó hasta su límite sur de expansión en la península, los almogávares (la palabra viene del árabe al-mugavar, que significa “los que provocan confusión”) fueron empleados en el nuevo horizonte de la Corona aragonesa, que fue la expansión por el mediterráneo. Después de conquistar Sicilia y Nápoles, acudieron a la llamada del emperador de Bizancio, amenazado por los turcos. Era 1302. La mera idea de viajar a Bizancio para pelear contra el inmenso ejército turco era perfectamente demencial, pero ese era exactamente el carácter almogávar. Su jefe, Roger de Flor (en realidad, Roger von Blum, hijo de un halconero de Federico II Hohenstauffen, criado con los templarios y viejo templario él mismo), aceptó el reto y embarcó hacia Constantinopla con 4.500 hombres. Llegará a haber 7.000 almogávares en la península de Anatolia. Su gesta es asombrosa: destrozaron a los ejércitos turcos en Cízico, en toda la costa mediterránea, al pie del monte Tauro… Traicionados por los propios bizantinos, masacran a éstos en Galípoli, pasan a Grecia y constituyen un ducado propio en Tesalia, donde mantendrían su presencia durante un siglo.


- ¿Por qué los Reyes Católicos, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, fueron dos figuras absolutamente decisivas de la historia de España?

- Por su labor unificadora y modernizadora: bajo su reinado se culmina la Reconquista y se incorpora Navarra, se codifica la lengua castellana moderna, se unifica la religión del país con la expulsión de los judíos, se diseña un sistema de poder post feudal reconociendo fueros (derechos) a las ciudades más que a los nobles, se crean instituciones de ámbito ya propiamente nacional y se afronta la empresa americana. Fue un proceso consciente: tanto Fernando como Isabel compartían las ideas de la época acerca de la “república cristiana”. Con los Reyes Católicos nace la España moderna.


- ¿Qué supuso la conquista de Granada el 2 de enero de 1492? ¿Qué eco tuvo en Europa?

- Los españoles, por lo general, ignoran que la toma de Granada fue celebrada en casi todas las capitales europeas, desde Roma hasta Londres. En la mentalidad de la época, vino a ser la culminación exitosa de la cruzada más larga. Para la historia de España fue crucial, porque supuso devolver a la península la unidad que tuvo con Roma. Y para la historia de Europa, significó confinar al Islam al otro lado del estrecho de Gibraltar.


- Numerosos historiadores explican la decisión política de los Reyes Católicos de lanzarse al descubrimiento de América por su ambición de riqueza o su voluntad de poder. Otros insisten en la obsesión de Isabel, respaldada por Fernando, que era prolongar la Reconquista, convertirla en Cruzada y devolver el norte África al espacio mediterráneo original - romano y cristiano-. Añaden que para eso les hacía falta dinero, oro, que para eso necesitaban nuevas rutas hacia las Indias y que para eso financiaron la aventura de Colon. ¿Usted qué opina?

- Todo eso es verdad, pero no es toda la verdad. La cuestión clave es por qué los Reyes deciden proseguir la aventura una vez se ha constatado que aquello no son las Indias. Aquí es crucial el elemento religioso, la vocación evangelizadora. Sin ese elemento no se entiende nada de la Historia de España hasta el siglo XVIII. Se buscaba un paso al mundo conocido; se descubrió un mundo desconocido; se decidió plantar allí la cruz.


- Otro acontecimiento decisivo para la cristiandad y para Europa fue la batalla de Lepanto que detuvo la amenaza del Imperio otomano en 1571. ¿Por qué tuvo tan enorme trascendencia aquella batalla?

- Porque los turcos, que ya habían puesto sitio a Viena, estaban a punto de desembarcar en Italia, para gran angustia del Papa, que pidió ayuda a todas las cortes europeas. Ese desembarco habría convertido el Mediterráneo en un mar interior musulmán, habría deshecho Europa y habría golpeado decisivamente a la cristiandad. La Historia nunca será suficientemente severa con la Corona francesa, que no quiso ver el peligro. Finalmente fue España, con la Santa Sede, Venecia y Génova, quien asumió la responsabilidad. La batalla de Lepanto quebró el poder naval turco, salvó la hegemonía europea en el continente y detuvo la marcha del islam hacia el oeste.


- Dos de los episodios más polémicos de la historia de España son la expulsión de los judíos, dictada por los Reyes Católicos en 1492 y la de los moriscos decidida en 1609 por Felipe III. Para unos fueron gestos de intolerancia que además lesionaron de manera irreversible la prosperidad de la sociedad española. Para otros fueron frutos inevitables de la hostilidad popular y pasos decisivos en la unificación tanto religiosa como política del país. ¿Fueron decisiones arbitrarias de un poder despótico y racista o obedecieron a autenticas motivaciones políticas, religiosas y sociales? ¿Cuantos judíos y moriscos se expulsaron y por qué?

- Son dos procesos distintos, que obedecieron a causas diferentes. La expulsión de los judíos ha de inscribirse en el proceso de unificación religiosa de España: el problema no era tanto la existencia de judíos observantes como la supuesta influencia de éstos sobre los judíos que se habían convertido al cristianismo; se argüía que la influencia de los judíos les impedía abrazar una conversión plena. Es interesante ver que los promotores de la expulsión fueron, en gran medida, cristianos nuevos, es decir, judíos conversos. La hostilidad popular hizo el resto. También es interesante recordar que la Universidad de la Sorbona felicitó a los Reyes por la medida. La expulsión afectó a un máximo de 100.000 personas, según los cálculos más recientes.

En cuanto a la expulsión de los moriscos –musulmanes que habían permanecido en España después de 1492-, su contexto es el temor a que la presencia de una fuerte minoría musulmana en España sirviera de trampolín a los turcos para atacar la península. Las violentas revueltas de las Alpujarras, donde bandas de moriscos sembraron el terror hacia 1568-1571, confirmaron los temores. Esas bandas (¡de hasta 25.000 insurrectos!) estaban siendo apoyadas con dinero argelino y turco. Hizo falta una campaña militar en toda regla para sofocarla. Aún así, no se decretó la expulsión de los moriscos, sino su traslado a otros lugares de España. La expulsión llegó más tarde, al comprobar que era imposible la integración política de las comunidades moriscas. La cifra de expulsados pudo ascender a 275.000 personas.

http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=2586

ilustrado
32-Sargento 1º
32-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *6*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1952
Puntos patrióticos : 57249
Reputación : 4568
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevistas a historiadores hispanistas

Mensaje por ilustrado el Miér Jul 30 2014, 20:25

JOSÉ JAVIER ESPARZA

“Es necesario que los españoles reconquistemos nuestra propia historia”

Hay pocos libros de los que pueda decirse que son necesarios. Este lo es: era necesario empezar a revisar la Historia de España sin complejos, sin traumas, liberados de esa pesada losa de culpa con la que nos ha cargado medo siglo de historiografía masoquista. En eso pensaba Cristina López Schlichting cuando encargó a José Javier Esparza el programa de radio, en COPE, del que han salido todos estos episodios: La gesta española. La buena acogida de la audiencia, primero, y de los lectores después, demuestra que hacía falta una reivindicación general de lo que hemos sido, históricamente, los españoles. “Por supuesto –señala el autor-, en esa tarea yo sólo soy uno más, y no otra cosa que un alumno aplicado: hay fuentes magistrales como las obras de Domínguez Ortiz, Cuenca Toribio, Maravall, Elliot, etc., de las que todos bebemos”.

Elmanifiesto.com habla con José Javier Esparza sobre La gesta española.




La gesta española se lee más como una novela de aventuras que como un libro de historia.

La Historia de España es una aventura prodigiosa. En ese sentido, era importante que la narración fuera capaz de trasladar el espíritu de aventura, de gesta, que es la nota dominante tanto en aquellos labradores que cruzaron la cordillera cantábrica para iniciar la Reconquista como en los pensadores que en el siglo XVI sentaron los principios de los derechos humanos.


¿Qué fue la Reconquista?

Uno de esos proyectos capaces de comprometer a generaciones enteras durante siglos y siglos, a pesar de sus altibajos y de sus oscilaciones. Es la Reconquista lo que va tallando la conciencia de España como nación histórica, como sentimiento de pertenencia a algo común. En eso el diagnóstico de Sánchez Albornoz sigue siendo válido.


¿La España de las tres culturas?

Una fantasía contemporánea. La historia de Al Andalus es una sucesión de olas fundamentalistas: cada vez que el poder musulmán se relajaba, se hispanizaba, se europeizaba, venía otra ola africana cada vez más integrista. Las “tres culturas” –cristiana, judía, mora- sólo pudieron convivir bajo la férula de reyes cristianos, no en otras situaciones.


¿La expulsión de los judíos y los moriscos?

Son dos episodios muy distintos, separados por siglo y medio de distancia y motivados por razones dispares. En el libro los explico por lo menudo. No se trata de sucesos agradables, pero la pregunta, después del examen histórico, es si acaso a la Corona española le quedaba, en ambos casos, otra alternativa que la expulsión.


¿El Descubrimiento?

Una extraordinaria hazaña científica, política y humana. Para calibrar su alcance sólo cabe compararla con lo que supuso en el siglo XX la llegada a la Luna.


¿La conquista, el genocidio indio, la leyenda negra?

También eso tiene sus detallados espacios en La gesta española. La conquista de América fue una aventura humana excepcional y que, por cierto, habría sido imposible sin la anuencia de una buena parte de las poblaciones amerindias. Ninguna conquista, por supuesto, está exenta de sangre, pero es absurdo juzgar a la conquista española de América con más severidad que a la conquista romana de Europa o que a cualquier otro proceso histórico de dominación. Y en la comparación, hay algo que debe ser subrayado: el imperio español fue el primero que se preguntó por la legitimidad moral de sus conquistas, y eso desde 1550. En la historia universal no hay nada semejante. Respecto a lo del genocidio, hoy eso ya no es más que un argumento retórico del neoindigenismo: todo el mundo sabe que la gran mortandad de indios se debió a la expansión de virus importados por los españoles, no a una política de exterminio.


¿Lepanto?

La más alta ocasión que vieron los siglos, como bien dijo Cervantes, aquel ilustre ex combatiente. España paró al Islam primero en la península ibérica, con la Reconquista; después en Turquía, con la increíble proeza de los almogávares catalanoaragoneses; más tarde en Lepanto, en efecto, en una batalla naval sin precedentes. Es como un sino histórico de los españoles.


¿España, luz de Trento, martillo de herejes?

Es que la aportación de España al Concilio de Trento fue decisiva. Y respecto al objeto general de la fórmula de Menéndez Pelayo, que es definir el carácter catoliquísimo de la trayectoria histórica española, ¿qué se le va a hacer? La historia es como es, y nada de lo que ocurre en España desde la caída del Imperio Romano es comprensible si prescindimos del factor religioso y, aún más, de la identificación del proyecto España con la defensa de la Cruz. Sería erróneo extraer de aquí la conclusión de que España sólo puede existir como país confesional (como aún lo son, por cierto, Noruega o Gran Bretaña), pero también lo sería pensar que España puede conservar su identidad colectiva si prescinde de la tradición católica. El argumento se ha empleado, en época moderna, para sellar con una suerte de cerrilidad oscurantista a la cultura tradicional española; eso es sencillamente falso, y basta ver –en el libro lo cuento- episodios como el de la expedición científica de Francisco Hernández en Nueva España, la primera del mundo en su género, encargo expreso de Felipe II.


¿España o Españas?

España y Españas. La historia de España es un proceso de incorporación, y en eso tenía razón Ortega cuando copió a Mommsen. Toda comprensión de lo español como algo homogéneo y uniforme es, simplemente, un error de perspectiva. En ese proceso van haciéndose españoles distintos reinos, comunidades, tierras, gentes que no han de dejar de ser lo que son para entrar en el conjunto. Cualquier jacobinismo sería un atentado contra la realidad histórica de España. Cualquier separatismo, también, y por las mismas razones.


¿La decadencia?

Julián Freund escribió en algún sitio que el estado perpetuo de Europa es la decadencia; en efecto, desde tiempos de los romanos siempre nos estamos preguntando por nuestra propia decadencia. Quizás es la única forma de no caer definitivamente. En el caso de España, el imperio cae, la sociedad se quiebra, pero la nación histórica sobrevive. Nuestra tarea, hoy, es que siga existiendo. Y para eso es fundamental el amor a la propia Historia.


La gesta española concluye en la batalla de Bailén. ¿Por qué?

La sublevación contra el francés marca, convencionalmente, el momento en que surge en España la conciencia de nación política, ciudadana. Hasta ese momento había existido una conciencia muy clara de nación histórica, de pertenencia a algo común, encarnado en la Corona; para que aparezca la conciencia de nación política hace falta que el pueblo asuma –conscientemente- la representación de ese algo común, y esto ocurre de manera particularmente visible en 1808. No deja de ser una convención, insisto, pero es útil y, además, no falta a la verdad.


Dirán que es un libro patriotero.

Eso lo dirán los que no lo han leído. El reproche forma parte también de las habituales trampas del lenguaje que atenazan a los españoles: no se puede hablar de autoridad sin ser “autoritario”, no se puede hablar de moral sin “hacer moralina”, no se puede hablar de patria sin ser “patriotero”. Son los anatemas lanzados por los enemigos de la autoridad, de la moral, del patriotismo… Ellos han marcado el terreno de juego, y es un terreno plagado de minas. ¡Ya está bien! Sobre este punto, me acojo a la figura de Nietzsche: cuando la serpiente entre en tu boca y se aferre a tu garganta, muérdela, muérdele la cabeza y escúpela lejos. Los españoles tenemos que morder aún muchas cabezas de serpiente para poder respirar con soltura. Respecto a La gesta española, paladinamente declaro que sí, que es el libro de un patriota, o de alguien que aspira a serlo de la manera más limpia posible: amor a lo propio, veneración de las raíces, gusto por la propia identidad. No ignoro los errores, las manchas, los pecados, pero… ¿acaso, cuando amamos, no asumimos también los defectos del amado?


Una última pregunta: ¿Ese parche…?

Perdí el ojo izquierdo el pasado verano, mientras terminaba, por cierto, la edición de La gesta española. Lo tomo como un regalo de la Providencia para entrar, inmerecidamente, en la singular cofradía formada por Blas de Lezo, Almagro y tantos otros tuertos ilustres de la Historia de España.


http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=1316


ilustrado
32-Sargento 1º
32-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *6*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1952
Puntos patrióticos : 57249
Reputación : 4568
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevistas a historiadores hispanistas

Mensaje por ilustrado el Miér Ago 06 2014, 18:52

FERNANDO GARCÍA DE CORTÁZAR

"Ya no se puede contar la historia sin imágenes"

La serie de 26 capítulos que prepara TVE sobre la historia de España (desde Atapuerca hasta hoy) ha tenido un recorrido azaroso. Finalmente, Fernando García de Cortázar, catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Deusto, coordina la que será la gran apuesta de la cadena pública. Esta vez, TVE no ha escatimado medios. García de Cortázar ha sido un pionero en conseguir hacer de los libros de historia auténticos superventas. Ha escrito 30 en total.




Pregunta. ¿Cómo se plasma la historia en imágenes para hacerla interesante?

Respuesta. Estamos haciendo un gran esfuerzo para hacer de la historia una gran aventura. Si no logramos hacerla entretenida, no sirve; esto es fundamental, aunque el objetivo final sea instruir.


P. ¿A qué público va dirigida?

R. Queremos hacer una serie de gran divulgación, captar a la gente que no ha leído un libro de historia. Pensamos en un público muy numeroso, que empieza a partir de los 14 años. Se emitirá en La Primera, y eso significa una audiencia no especializada.


P. ¿Cómo se resuelve la puesta en escena de la historia de la que no existen documentos gráficos?

R. Hay algo que hoy está muy de moda que es la infografía. Lo hacemos mediante reconstrucciones virtuales, y así contamos acontecimientos y batallas; también recurrimos a actores.


P. ¿Y han acudido a películas?

R. Sí, a algunas, como Esquilache, de Josefina Molina, y Goya en Burdeos, de Carlos Saura. También rodamos en la calle. No se trata de hacer un producto rancio, sino de insertar al público español en su historia.


P. Usted ya ha realizado alguna incursión en este medio.

R. Participé en una serie para TVE en 1986 con un equipo diferente al de ahora. Fueron 30 capítulos sobre la guerra civil. Para muchos españoles supuso darles una visión real de la guerra sin la censura del franquismo. Con ella recuperamos además mucho material de distintos archivos, como los de México y Rusia.


P. El BNG ha criticado que usted esté en esta serie por "su reconocido talante antinacionalista".

R. No voy a entrar ahí.


P. ¿Es más fácil contar la historia en papel o en imágenes?

R. Hoy ya no se puede contar la historia sin imágenes, por eso los historiadores debemos de entrar cuanto antes en el lenguaje audiovisual, si no, corremos el riesgo de no ser atendidos. A mí, como tengo una gran vocación para transmitir mis conocimientos, me resulta apasionante la televisión. Además, TVE ha triplicado los recursos para este proyecto y estamos aprendiendo mucho.


P. Una serie que lleva bastante tiempo danzando.

R. Ha sufrido diversos parones. Finalmente, después de barajar muchos títulos, se llamará Memoria de España.



http://www.elpais.com/articulo/Pantallas/puede/contar/historia/imagenes/elpepirtv/20030309elpepirtv_3/Tes

ilustrado
32-Sargento 1º
32-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *6*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1952
Puntos patrióticos : 57249
Reputación : 4568
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevistas a historiadores hispanistas

Mensaje por Hispanoamericano el Miér Ago 06 2014, 19:33

Entrevista a Pablo Victoria



Pablo Victoria es colombiano de nacimiento y en la actualidad reside en España. Estudió en los Estados Unidos, donde obtuvo una licenciatura, maestría y doctorado en economía, Doctorado en filosofía por la Universidad Complutense de Madrid. Su vida profesional ha alternado en la empresa privada, en la que ha desempeñado importantes puestos ejecutivos y en la cátedra universitaria, y es  autor de varios libros
Su incursión en la historia de España promete dar al lector una visión fresca de los acontecimientos que marcaron el Imperio Español e iluminar las sombras que la historiografía comprometida ha echado sobre sus hazañas.

D. Pablo, ante todo ¿Cómo se siente un colombiano en España, exiliado o acogido?

Creo que nuestras tierras de América son extensiones de la Madre Patria; por tanto, España es en casi todo una tierra similar a la nuestra.


¿Cómo ve la situación política, económica y social de Europa, y en especial de España?

Las mismas fuerzas que desintegraron el Imperio son las que ahora, resurgidas de la sombra, quieren acabar con lo que queda de España. El problema surge en la educación escolar, se consolida en la universidad y se manifiesta en la vida pública. La sociedad está enferma; hace falta curarla con dosis de patriotismo, píldoras de responsabilidad y cataplasmas de esperanza. España y Europa, descristianizadas, van a la deriva de las fuerzas disolventes del parroquialismo.

Como observador imparcial ¿Cree usted que España va a permanecer unida, o por el contrario España y Bélgica van a fragmentarse en los años venideros?

No soy observador imparcial; estoy altamente comprometido con la integridad de España, no sólo como territorio, sino como Nación y cultura. Se fragmentarán si continúa la orgía de derechos imposibles en la que estamos sumidos.

Vayamos a cuestiones más agradables. Háblenos de su “El día que España derrotó a Inglaterra”.

Es la historia del orgullo patrio, del valor personal y de todo lo que hicieron los vascos por llevar a los confines de la tierra los valores de la hispanidad. Pero es también la historia de cuando los vascos y, en general los españoles, defendían el patrimonio cultural que nos legaron nuestros antepasados.

¿El que apenas usted y José Javier Esparza reivindiquen a Blas de Lezo es un síntoma de que los españoles no conocemos ni apreciamos nuestra historia?

Atisbo en ciertos sectores un afán por conocerla, pero conocer aquella parte que nos habla de nuestras glorias y victorias, no de nuestras derrotas, que nos han martillado propios y extraños.


Usted es hispanoamericano. ¿Cree que está justificado el tono crítico, que a veces se acerca al desprecio, de ciertos sectores españoles e hispanoamericanos con la Conquista y la Colonia?

A mi juicio el tono crítico con que se ve a España hunde sus raíces en dos fenómenos: el fenómeno de la Leyenda Negra, diseminada por holandeses e ingleses que pusieron los recursos de la propaganda y la imprenta a estos fines, y el patriotismo que era menester consolidar a partir de la expulsión de España de sus territorios de Ultramar. Esto último se apoya en lo primero.

Ahora en muchos países de América ha surgido un movimiento indigenista que sostiene que los “pueblos originarios” sufren discriminación y explotación desde hace 500 años? ¿Está justificada esta opinión? ¿Era la vida antes de la llegada de los españoles tan inocente y buena como afirma Rigoberta Menchú?

La llamada explotación es una farsa; en primer lugar, porque los españoles en América establecieron fuerte protección para la población indígena en resguardos, ejidos y similares. La jornada de ocho horas era habitual. Esta situación, es cierto, se deterioró con la salida de los españoles y el poder detentado por las oligarquías criollas. Los indios dejaron de estar protegidos y las horas de trabajo se prolongaron para todos.
Sin embargo, justo es decirlo, la situación económica también se deterioró para todos por el caudillismo y el mesianismo, las rivalidades y las guerras civiles. Es decir, en unos territorios donde durante trescientos años hubo paz y riqueza, ahora imperó la guerra y la contienda. La inversión decayó y con ella se vino abajo la productividad en las manufacturas y la agricultura. La consecuencia fue un deterioro permanente del nivel de vida que terminó por arrastrar a la mayoría de la población.
Entonces, lo que se llama “explotación” no es más que la pobreza impuesta por el deterioro general del clima de trabajo que repercute con mayor fuerza en las clases populares e indígenas y menos en las blancas que, por lo general, son más productivas y activas.
Ahora bien, pertenece a la mitología americana decir que la población indígena era inocente y buena; al contrario, las crónicas de la época nos afirman que los indios varones era borrachos, mentirosos e irresponsables y preferían poner a trabajar a sus mujeres mientras ellos se divertían, holgazaneaban y se emborrachaban. Además, los principales esclavistas eran las castas altas indias que oprimían a las castas de menor abolengo.
De lo contrario, nadie podría explicarse cómo Hernán Cortés conquistó el imperio azteca con tan sólo un puñado de hombres. Lo que hizo fue reclutar a los indios oprimidos para que se rebelaran y pelearan contra los aztecas que les imponían cuotas de sangre para sus sacrificios humanos.

Hispanoamericano
5-Soldado
5-Soldado

Colombia
Advertencias : 100%
Mensajes : 108
Puntos patrióticos : 1757
Reputación : 390
Fecha de inscripción : 04/04/2014
Localización : La Piel de Toro

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.