Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Susana Díaz: “No va a haber referéndum y Puigdemont lo sabe”
Ayer a las 18:20 por Neilo65

» Navarra baraja la opción de dejar sin competencias a la Policía Nacional y la Guardia Civil
Ayer a las 17:08 por Neilo65

» La imperdonable voracidad política
Ayer a las 12:37 por Antonio García Fuentes

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Ayer a las 12:35 por deuteros

» Saludos al foro. ¡ VIVA ESPAÑA !
Ayer a las 06:44 por BRUC

» Dimite Esperanza Aguirre
Mar Abr 25 2017, 23:44 por Neilo65

» Un concejal de Carmena llama «gentuza» a los católicos del «Yo voy a misa»
Mar Abr 25 2017, 21:31 por Iuris Tantum

» “Lo he dado todo por España y ahora me dan una patada como a un perro”
Mar Abr 25 2017, 21:19 por Iuris Tantum

» El Tribunal de Justicia de la UE declara ilegal el impuesto español de sucesiones ¡COMPÁRTELO!
Mar Abr 25 2017, 16:57 por Invitado

» Expedición científica al Nuevo Mundo por Francisco Hernández
Mar Abr 25 2017, 15:38 por JoséUEI

» De vergüenza: 11 de los 14 ministros de Aznar están imputados, cobraron sobresueldos o duermen en prisión
Mar Abr 25 2017, 13:35 por Invitado

» Prisión para tres de los ocho detenidos por los disturbios en la 'Madrugá' de Sevilla
Mar Abr 25 2017, 12:34 por Invitado

» Moda españolas en las Monarquías europeas
Lun Abr 24 2017, 22:37 por JoséUEI

» Venezuela: ¿cómo se echó a perder este paraíso?
Lun Abr 24 2017, 19:22 por Torquemada2014

» HA MUERTO D. JOSÉ UTRERA-MOLINA EX-MINISTRO
Lun Abr 24 2017, 18:59 por JoséUEI

» El terrorismo de la OTAN: atentado de Belgrado y absolución de Milosevic
Lun Abr 24 2017, 15:49 por Juan Garcia

» Cómo reconocer un ataque de falsa bandera, sus consecuencias y las mentiras sobre otros países
Lun Abr 24 2017, 15:46 por Juan Garcia

» El Carnicero de Mondragón
Lun Abr 24 2017, 13:00 por JoséUEI

» Las revueltas contra Maduro llegan a España
Lun Abr 24 2017, 11:35 por BRUC

» Compromís reivindica la «república valenciana»
Dom Abr 23 2017, 21:44 por Invitado

» Éxtasis místico de Santa Teresa de Jesús
Dom Abr 23 2017, 21:25 por Invitado

» Cervantes y el Quijote un año más
Dom Abr 23 2017, 20:00 por Antonio García Fuentes

» Donald Trump se vende a Israel y ataca Siria.
Sáb Abr 22 2017, 15:43 por JoséUEI

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 152. La revolución rusa y el comunismo:
Sáb Abr 22 2017, 09:43 por Antonio García Fuentes

» PRESENTACIÓN
Vie Abr 21 2017, 23:44 por HUEVON

» Presentacion
Vie Abr 21 2017, 22:19 por Mastieno

» Muere la exministra socialista Carme Chacón a los 46 años en su casa de Madrid
Vie Abr 21 2017, 20:39 por ilustrado

» Mi presentacion
Vie Abr 21 2017, 20:32 por ilustrado

» Ynestrillas, de líder patriota a militante de PODEMOS.
Vie Abr 21 2017, 20:25 por ilustrado

» Biografías de Patriotas Vascongados
Vie Abr 21 2017, 19:39 por ilustrado

» Europa, la diosa fenicia que da nombre a nuestro continente
Vie Abr 21 2017, 19:10 por ilustrado

» Blas de Lezo: textos, videos, libros, homenajes, etc.
Vie Abr 21 2017, 18:19 por ilustrado

» Identidad Mitológica vasca
Vie Abr 21 2017, 18:01 por ilustrado

» ¡Huy, que vienen los españoles!
Vie Abr 21 2017, 13:49 por ilustrado

» Robo de dinero público o bienes públicos
Vie Abr 21 2017, 12:04 por Antonio García Fuentes

» Ha fallecido nuestro amigo TRAJANO.v
Jue Abr 20 2017, 17:03 por Lucía

» Apoyo total a Al Assad y a Rusia en su lucha contra el Estado Islámico y Al Qaeda y condena al ataque de USA a Siria.
Jue Abr 20 2017, 16:36 por HUEVON

» Tertulia en Es Radio Castellón con intervención de Manuel Canduela
Jue Abr 20 2017, 14:44 por Neilo65

» Unos "Si" gigantes se instalan en diferentes municipios catalanes
Jue Abr 20 2017, 14:07 por El Zorro

» Más que palabras- Audios de DNradio
Jue Abr 20 2017, 11:59 por HUEVON

» La guerra del hombre y “las otras”
Jue Abr 20 2017, 10:05 por Antonio García Fuentes

» NOTICIARIOS: Siempre malas noticias
Miér Abr 19 2017, 09:24 por Antonio García Fuentes

» Quién ganaría en una hipotética guerra entre España y el Reino Unido
Miér Abr 19 2017, 00:00 por CALZADA

» Rusia pide a Gran Bretaña que devuelva Gibraltar.
Mar Abr 18 2017, 23:44 por CALZADA

» Guerra de la Independencia española
Mar Abr 18 2017, 21:40 por Juanma_Breda

» Presupuestos Generales o “el timo de la estampita”
Mar Abr 18 2017, 10:12 por Antonio García Fuentes

» Exposición La memoria recobrada: Huellas en la historia de Estados Unidos
Lun Abr 17 2017, 19:54 por ilustrado

» Análisis de la película "Alien" desde una óptica masculinista: la madre arcaica
Lun Abr 17 2017, 15:30 por Juan Garcia

» La deportista que se negó a competir con España, gana el campeonato con Holanda
Lun Abr 17 2017, 14:50 por JoséUEI

» UN PATRIOTA MAS EN LUCHA
Lun Abr 17 2017, 03:35 por JoséUEI

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

La otra cara del antifascismo.

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La otra cara del antifascismo.

Mensaje por Ruta AP7 el Mar Nov 29 2016, 16:12


 Por:  JTolkien Strasser. Nacional Anarquista.


El antifascismo es un fragmento ideológico de amplio alcance que hoy domina al conjunto económico, político y social. Todo el mundo es antifascista, todos excepto los “fascistas” lo son, todos, de cualquier tendencia política.








Históricamente, el antifascismo fue una estrategia soviética de lucha contra el fascismo que vino a sustituir a la anterior maniobra, ya fracasada, de los frentes populares. La creación de éstos fue aprobada por el Komintern en 1935 y pretendía la unión de comunistas con socialistas y otras fuerzas de izquierda.

 La estrategia del antifascismo trata, en cambio, de aglutinar a toda la oposición al fascismo, incluida la oposición burguesa. Involuntariamente supone el reconocimiento de que marxismo y liberalismo proceden de una misma cosmovisión. Políticamente prestó grandes servicios al bolchevismo de la época, aunque posteriormente las burguesías de Estados Unidos y del oeste europeo lo consideraron también útil para ellas. En ambos casos toma la forma citada de fragmento ideológico de amplio alcance, un mínimo común denominador de todas las ideologías no fascistas y no superhumanistas.

 El antifascismo no es en absoluto patrimonio de la extrema izquierda, ni de los sharperos o “guarros” (término coloquial ganado a pulso por éstos a fuerza de no lavarse y de utilizar un vestuario andrajoso), aunque estos elementos sí han hecho algo único con el antifascismo, que se comentará más abajo. El antifascismo es uno de los fundamentos ideológicos de este régimen y de esta sociedad. No descubro nada si afirmo que en Wall Street son antifascistas, tanto como en la sede de Izquierda Unida. Siendo esto así, hay, no obstante, determinados tipejos que lucen ostentosamente la denominación política de antifascistas. Son los mencionados antifascistas de extrema izquierda, elementos también conocidos como sharperos o “guarros” que, a falta de identificación nítida con alguna ideología política de izquierda concreta (socialdemocracia, comunismo, anarquismo, etcétera), la cual parece quedarles grande, se autodenominan antifascistas.

 Carece el antifascismo de extrema izquierda de un corpus teórico, con sus obras y sus autores característicos (algo que les da igual, pues esta gente no lee), así como de un modelo particular de sociedad que plantear y una forma de alcanzarla, como es el caso de los comunistas, o el de los anarquistas. El mismo análisis léxico revela que son puramente reactivos (antifascistas), no teniendo nada que ofrecer en términos de construcción o de creación social. A falta de una ideología propia, toman en la década de 1970 este fragmento ideológico creado por los comunistas soviéticos como estrategia política en un contexto determinado de la década de 1940, reciclado por la burguesía posteriormente, y hoy útil como unificador de toda ideología política conforme con el régimen, como si de una ideología política genuina se tratara. Para estos obtusos, que parcialmente terminan configurando una especie de subcultura juvenil, es más que suficiente. En la izquierda, quien no vale para otra cosa se hace antifascista. Entonces queda explicar el relativo éxito del antifascismo de extrema izquierda, el hecho de que semejante impostura no se haya disuelto sin más. Creo que su éxito está en la utilidad que los antifascistas de extrema izquierda tienen para los actuales regímenes del centro y oeste europeo, amalgama de liberalismo económico y socialdemocracia política y social. ¿Para qué sirven esta particular ideología sin textos, sin teóricos y sin propuestas positivas, y los adscritos a ella? La democracia burguesa actual (dictadura democrática para sus enemigos) debe garantizar sobre el papel una serie de derechos civiles y políticos para ser llamada democrática.

 Frente a la disidencia real, la policía de los estados organizados según el modelo de democracia burguesa no puede hacer ciertas cosas que este estado necesita hacer, sin contradecir flagrantemente este conjunto de garantías. Los antifascistas de extrema izquierda son los encargados de hacerles este trabajo sucio a los respetables antifascistas liberales y socialdemócratas. Puede decirse que los antifascistas de extrema izquierda son una policía alternativa de la que se dotan los regímenes burgueses demoliberales. Esto lo comenté en otra ocasión. Si un grupo auténticamente nacionalista y disidente convoca un acto de tipo pacífico y legal y logra las autorizaciones, en virtud de los derechos políticos de que el sistema se ha dotado, no puede el gobierno enviar a la policía a disolverlo sin entrar en contradicción evidente consigo mismo. Pero sí puede “disponer” de grupúsculos de antifascistas de extrema izquierda para que acudan a reventar el acto. Los sharperos le hacen a la burguesía ese trabajo policial. ¿Y cómo dispone el régimen de estos elementos? Por la propia obsesión de estos individuos hacia los “fascistas”, el régimen no necesita hacer nada para que los guarros actúen.

 No obstante, algunos de estos infames al servicio del capital, organizados como asociaciones culturales, reciben subvenciones. Por otro lado, la mayoría de estos hechos de gamberrismo político consistente en reventar actos políticos legales de la disidencia, suelen quedar impunes. Los antifascistas de extrema izquierda, amparados en la buena prensa de la que disfrutan (los medios del régimen les miman) y que les da un plus de legitimidad, saturan políticamente determinados barrios de muchas ciudades. Logran con eso apartar de la auténtica disidencia, que siempre es nacionalista y antiglobalizadora, a jóvenes que por situación objetiva de opresión y represión por parte del régimen serían candidatos a nutrirla. En lugar de eso, convertidos en los sirvientes de la burguesía, fortalecen las filas de la pseudo-oposición que representa el antifascismo de extrema izquierda, con su izquierdismo carente de táctica y estrategia, su xenomanía, su endofobia y su característica y repugnante apología del consumo de drogas, elementos todos que refuerzan al sistema. No quiero decir con esto que entre los antifascistas de extrema izquierda no haya numerosos miembros de origen burgués, un elemento característico y que sería interesante analizar.

 Pero cualquiera que conozca el ambiente de la juventud fascista y de la juventud antifascista podrá constatar que en parte está integrada por personas en situación social similar, personas que comparten una misma clase social trabajadora y un mismo territorio. Los antifascistas de extrema izquierda están obsesionados, como se ha dicho, con los “fascistas”, que son denigrados y criminalizados con la impunidad de la que solo disfruta el que es útil al régimen. Con ello, en la medida de sus posibilidades, distraen la atención de la gente a la hora de que ésta pueda identificar a los responsables de la degradación (o intensificación del capitalismo) actual en las naciones de Europa. Aquí hemos denunciado repetidamente quiénes son éstos: multinacionales, financieros internacionales, traficantes de la Bolsa y todo el entramado político-social a su servicio (en España hablamos del conjunto de partidos del arco parlamentario y de sus detestables políticos profesionales, desde Otegui hasta Rajoy, con sus privilegios y sus autonomías, de las inmundas patronales, de los nauseabundos sindicatos amarillos, de las grotescas ONGs inmigracionistas empeñadas en destruir nuestra autoctonía, etcétera).

 Otro servicio de los antifascistas de extrema izquierda, quizás el más importante, es que mantienen en el imaginario colectivo, escenificándola, la continuidad de la lucha fascismo/antifascismo, tan necesaria en unas sociedades edificadas sobre el consenso antifascista. Parece que se quiere transmitir que si hay antifascistas permanentemente en lucha es porque hay siempre malvados fascistas dispuestos a atacar a la sociedad y a su magnífico ordenamiento político democrático. Y esto hay que escenificarlo, para adoctrinamiento de las muchedumbres. Volvemos pues a encontrarnos a los antifascistas de extrema izquierda como fenomenales guardianes del statu quo, como eficaces paladines del gran capital.







http://rutaenaccion.blogspot.com.es/2016/11/la-realidad-del-antifascismo.html





Impresionante y excepcional articulo que revela lo que es en realidad el antifascismo.
avatar
Ruta AP7
4-Soldado
4-Soldado

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 95
Puntos patrióticos : 1589
Reputación : 162
Fecha de inscripción : 28/11/2014

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.