Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Agentes policiales se manifiestan en Barcelona contra "la impunidad de la CUP"
Hoy a las 15:59 por HIMNOSHISTORICOS

» El Gobierno creará un registro de los españoles que juran la bandera
Hoy a las 15:41 por Torquemada2014

» El Supremo ve "discriminación ideológica" en el asalto a Blanquerna y manda a los condenados a prisión
Hoy a las 15:38 por Torquemada2014

» Izquierda e Islam, la extraña pareja
Hoy a las 14:59 por HIMNOSHISTORICOS

» Hasta nunca, Obama
Hoy a las 14:54 por HIMNOSHISTORICOS

» Podemos recurre a un bulo internetero para su nueva ofensiva anticatólica en el Congreso
Hoy a las 14:46 por HIMNOSHISTORICOS

» Un documental emitido en 1970 sobre el 50 aniversario de la Legión Española
Hoy a las 14:32 por HIMNOSHISTORICOS

» Humor gráfico y chistes
Hoy a las 14:22 por HIMNOSHISTORICOS

» Vídeos de Humor
Hoy a las 13:01 por HIMNOSHISTORICOS

» La “paella política” española
Hoy a las 10:43 por Antonio García Fuentes

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Ayer a las 22:07 por deuteros

» Santander derriba el monumento a la IV División de Navarra
Ayer a las 21:47 por Neilo65

» Sanidad comprará 80.000 fármacos al mes para transexuales
Ayer a las 21:43 por Neilo65

» Femen boicotea la llegada de Donald Trump al Museo de Cera de Madrid: "Agárralos por las pelotas"
Ayer a las 21:28 por Neilo65

» El filósofo o “zurreón” de la sociedad
Ayer a las 11:02 por Antonio García Fuentes

» ¡¡UNIDAD!!
Ayer a las 09:06 por RICHI

» El CNI compró el silencio de Bárbara Rey, amante de Juan Carlos I, con fondos reservados en Luxemburgo
Mar Ene 17 2017, 18:56 por HIMNOSHISTORICOS

» El Estado como enemigo público número uno
Mar Ene 17 2017, 10:36 por Antonio García Fuentes

» De la atracción de la mujer por los hombres dominantes y sus consecuencias
Mar Ene 17 2017, 10:21 por HIMNOSHISTORICOS

» Leer o no leer embrutecerse o desarrollarse
Lun Ene 16 2017, 18:02 por BRUC

» Multa de 150.000 euros a la Cope por anunciar ron y vino en sus deportes
Lun Ene 16 2017, 17:39 por BRUC

» Las brigadas mixtas, una máquina de asesinar al servicio del Frente Popular
Lun Ene 16 2017, 17:30 por BRUC

» Portugal presentará una queja contra España por el almacén nuclear de Almaraz
Lun Ene 16 2017, 16:46 por HIMNOSHISTORICOS

» El arzobispo italiano Carlo Liberati, una voz en el desierto: “En 10 años todos los europeos seremos musulmanes por nuestra estupidez”
Lun Ene 16 2017, 16:34 por HIMNOSHISTORICOS

» Zamora retirará a Franco la Medalla de Oro de la ciudad
Lun Ene 16 2017, 15:27 por Torquemada2014

» "Los yihadistas van a ganar. Ellos tienen cojones"
Lun Ene 16 2017, 15:27 por HIMNOSHISTORICOS

» Miguel Blasco: “En poco tiempo, se ha dado un cambio radical en la mentalidad de los españoles”
Lun Ene 16 2017, 14:34 por HIMNOSHISTORICOS

» Suicidios en las fuerzas de seguridad del estado: un mal endémico
Lun Ene 16 2017, 05:56 por BRUC

» El Estado no da a la Iglesia 11.000 millones: desmontando un nuevo bulo de Europa Laica
Dom Ene 15 2017, 20:21 por Invitado

» El PP se acobarda y retira la moción para quitar del callejero a 'La Pasionaria'
Dom Ene 15 2017, 19:11 por Invitado

» Un partido Identitario de donde tendría que arañar votos, de la Izquierda o de la Derecha
Dom Ene 15 2017, 17:09 por Torquemada2014

» El Gobierno del PP 'contempla' incluir fiestas islámicas en el calendario laboral
Dom Ene 15 2017, 14:12 por Invitado

» ¿Las ideas de ETA se pueden defender en democracia, pero las de Alicia Rubio no?
Dom Ene 15 2017, 12:21 por HIMNOSHISTORICOS

» Puerto Rico levanta una estatua de Colón el doble de grande que la de la Libertad de Nueva York
Dom Ene 15 2017, 02:28 por HispanoCortés501

» 2 de enero: 525 años de la Toma de Granada
Dom Ene 15 2017, 02:25 por HispanoCortés501

» Holanda ya obliga a los refugiados a respetar los valores occidentales
Dom Ene 15 2017, 02:21 por HispanoCortés501

» Un joven entra a tiros en el Mercadona gritando ‘Alá es grande’
Dom Ene 15 2017, 02:16 por HispanoCortés501

» El yihadista condenado en Bilbao recibe del Gobierno 875 euros de ayudas
Dom Ene 15 2017, 02:12 por HispanoCortés501

» El separatismo pierde la mayoría en la encuesta de la propia Generalitat
Dom Ene 15 2017, 02:00 por HispanoCortés501

» Jordi Pujol admite que su famiIia tuvo dinero en paraísos fiscales desde hace más de 30 años
Sáb Ene 14 2017, 21:32 por El Zorro

» LUIS JIMÉZ DE ASÚA EL ATENEO DE ALBACETE Y JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA
Sáb Ene 14 2017, 16:05 por RICHI

» Parque temático de la Paleoizquierda
Sáb Ene 14 2017, 15:56 por HIMNOSHISTORICOS

» Expedición filantrópica internacional de la vacuna por Francisco Javier Balmis
Sáb Ene 14 2017, 14:05 por Neilo65

» Aspectos extraños del atentado del maratón de Boston
Sáb Ene 14 2017, 12:21 por Juan Garcia

» Anticorrupción pide prisión para Oleguer Pujol
Sáb Ene 14 2017, 11:45 por Valle

» Un histórico etarra llama a volver a las armas: 'La guerra se gana a tiros'
Sáb Ene 14 2017, 11:43 por Valle

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 139 ¿PONDRÁN NUEVOS IMPUESTOS PARA PAGAR las PENSIONES?
Sáb Ene 14 2017, 09:40 por Antonio García Fuentes

» En China aprueban pena de muerte para políticos corruptos
Sáb Ene 14 2017, 08:19 por Valle

» Guerra de Siria
Sáb Ene 14 2017, 03:48 por Juanma_Breda

» El Ejército pide poder regresar al Salón de la Infancia de Barcelona
Vie Ene 13 2017, 20:27 por Invitado

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

El fusilamiento de Muñoz Seca contado por su nieto, Alfonso Ussía

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El fusilamiento de Muñoz Seca contado por su nieto, Alfonso Ussía

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Miér Nov 30 2016, 20:40

El veterano periodista Alfredo Semprún desvela, de la mano de Alfonso Ussía, detalles ignotos para la mayoría sobre la muerte de Pedro Muñoz Seca hace ahora 80 años. "Sufrió mucho en la cárcel, pero mantuvo la dignidad y la bonhomía de su carácter", relata Ussía.




Acaban de cumplirse 80 años de uno de los espisodios más terribles de la Guerra Civil española: los fusilamientos ocurridos en Paracuellos del Jarama por orden de Santiago Carrillo.
Entre los muchos miles que perecieron en aquellas sacas se encontraba el dramaturgo Pedro Muñoz Seca, cuyo nieto, Alfonso Ussía, desvela ahora detalles ignotos para el gran público, en un brillante reportaje que firma en La Razón el veterano Alfredo Semprún y que, por su interés, reproducimos:

Regreso a Paracuellos ochenta años después

Más de 4.000 personas fueron asesinadas en Paracuellos del Jarama por designio del Partido Comunista. De las cárceles fueron sacados los presos y llevados a la muerte en expediciones perfectamente organizadas. Entre ellos, Pedro Muñoz Seca, abuelo de Alfonso Ussía, dramaturgo ilustre, español cabal, que está camino de la beatificación.
«Nos matan, nos matan». Pedro Muñoz Seca acaba de tener una breve entrevista con el director de la Cárcel de San Antón, el antiguo caserón del colegio de los Escolapios, reconvertido en prisión, que le confirma lo que ya todos sospechan. Que las órdenes de traslado a Chinchilla o a San Miguel de los Reyes son la contraseña que cubre la palabra «paredón».
Es el 27 de noviembre de 1936, su juicio, farsa en realidad, había tenido lugar el día anterior. «Me lo podéis quitar todo, menos el miedo que os tengo», se le escucha decir al comediógrafo en la sala donde se celebra la vista. Pero, al final, al oír la sentencia, rectifica «No. Hasta el miedo habéis conseguido quitarme…».
Muñoz Seca afronta la muerte, que intuye próxima, como lo que es: un católico sin estridencias, padre de nueve hijos y marido enamorado. Su delito, ser monárquico, de derechas y ese inigualable sentido del humor que levanta ampollas en los soberbios marxistas, constructores del «hombre nuevo», ése que Muñoz Seca sabe, y lo cuenta, siempre será el mismo. No quiere, por supuesto, morir. Pero se resigna y se prepara.
Esos días, con la maquinaria de asesinar puesta a toda marcha por la Junta de Defensa de Madrid, menudean las confesiones en las galerías, en el patio donde una vez gritaron y rieron los escolares y en las propias aulas, reconvertidas en celdas. Sacerdotes, desde luego, no faltan.
“Y si Dios tiene dispuesto que no volvamos a vernos, mi último pensamiento será siempre para ti”, aseguró Muñoz Seca en la última carta a su esposa
Allí, con Muñoz Seca, están presos, entre otros religiosos, los hermanos de San Juan de Dios y los 55 frailes agustinos de El Escorial, los que fueron profesores de Manuel Azaña y por quienes el presidente de la República no ha movido un dedo.
Alfonso Ussía, su nieto, que ha investigado a fondo la vida y, sobre todo, la muerte de su abuelo, supo de su serenidad y hombría de bien por quienes compartieron con él la prisión.
– La leyenda tan extendida –nos dice– de que murió haciendo chistes es completamente falsa. Sufrió mucho en la cárcel, pero mantuvo la dignidad y la bonhomía de su carácter. Siempre trató de levantar el ánimo de sus compañeros y, eso sí, tuvo que sufrir bromas rastreras de sus carceleros.
Y es que detrás de esa leyenda –creemos nosotros– del humorista que ejerce como tal hasta en el borde de la fosa hay una especie de descargo moral, como de quitarle importancia al hecho de que se había asesinado a un hombre y, además, inocente. Pero no.
Si prospera la causa de su beatificación, Muñoz Seca será un buen abogado del bien morir, de la conciencia plenamente asumida y de la fe en la Resurrección. «Cuando recibas esta carta –escribe apresurado a su esposa– estaré fuera de Madrid. Voy resignado y contento. Dios sobre todo».
Su último texto nos dice que el reo tiene la certeza de su suerte, pero que, aun así, brinda al amor de su vida, a su «ángel bueno», una brizna de esperanza: «Y si Dios tiene dispuesto que no volvamos a vernos, mi último pensamiento será siempre para ti». Y la posdata: «Como comprenderás, voy muy bien preparado y limpio de culpas».
Había que prepararse. Si la matanza había querido ser discreta, los rumores sobre los falsos traslados de presos, sobre lo que de verdad significaban las órdenes de «libertad» que venían en las fichas amarillas, hacía tiempo que los habían confirmado la jactancia cruel de los milicianos comunistas, el maltrato sobre los que salían, maniatados, camino de los autobuses, y la ausencia vergonzante, en esas horas, de los pocos funcionarios de prisiones que permanecían en sus puestos.
Sí, prepararse… «Había una larga galería, y en una parte de ella estaba la mitad de la expedición, en tres filas, con las manos atadas atrás con un cordel. Entre otros, estaban el padre superior Fray Guillermo Llop, y otros hermanos jóvenes; me llamó con gran tranquilidad al pasar delante de ellos y me dijo: “Vea cómo estamos. Nos van a fusilar a todos y además tienen el propósito de sacar a todos los presos. Dígaselo al padre provincial para que los hermanos que quedan se preparen bien».
El testigo es Antonio González, uno de los frailes de San Juan de Dios, que también ve, al otro lado de la galería, al resto de la expedición. Allí está, maniatado, Muñoz Seca. Otro testigo, Buenaventura González de Lara, relatará a los jueces de la Causa General cómo uno de los milicianos, se ensaña con el dramaturgo y le tira de los legendarios bigotes. Don Pedro aguanta, impertérrito, la humillación cobarde.
“Un miliciano, con algo de humanidad, le ofreció un cigarrillo y mi abuelo lo aceptó. Un par de caladas. Dijo: ‘Qué bueno está’, y ‘vamos ya'”, relata Ussía

El control anarquista

Horas antes, la tarde del 27 de noviembre, ha partido otro convoy. En él viajan los hermanos Rafael y Cayetano Luca de Tena, y Julián Cortés Cavanillas, que han compartido celda con Muñoz Seca. Tendrán suerte. La salida se ha demorado y la noche se echa encima. Según una versión, la de Cayetano, el chófer se pierde camino de Paracuellos y, tras muchas vueltas, da con un control anarquista, de esos que, según Santiago Carrillo, pululaban por la retaguardia y estaban sedientos de sangre. Pero no parece.
«Traemos una cuadrilla de fascistas para fusilar», se escucha decir al miliciano jefe del autobús.
«Nosotros no sabemos nada», contestan desde el control.
«La contraseña es el “Papa es un cabrón”», insisten desde el autobús.
«Que el Papa es un cabrón estamos de acuerdo, pero nosotros de contraseña no sabemos nada. Acercaos a la cárcel de Alcalá y preguntad».
Los presos llegaron a la prisión de la ciudad complutense y se salvaron. Pero Muñoz Seca estaba en otra fila, formando parte de otra «saca», la que iba a partir en la mañana del 28.
En el mismo convoy, iban 10 agustinos y 17 hermanos de San Juan de Dios, y un hombre, ya mayor, vestido de luto y acompañado de sus dos hijos, muy jóvenes. Muñoz Seca se sentó al lado del padre Llop. Hay que imaginarse la escena.
Los autobuses del Ayuntamiento de Madrid, unos, de dos pisos; otros, de uno, van llegando a la vieja carretera de Belvís, al pie de Paracuellos del Jarama. Ya es de día. Detrás de una arboleda de pinos, cerca del arroyo seco de San José, aún se está enterrando a los fusilados de la madrugada anterior.
Algunos cadáveres están casi desnudos, despojados de sus ropas de valor y de los zapatos. En unas mantas, se acumulan relojes, anillos, pulseras, plumas… Muchos hombres gritan órdenes. Las puertas de los autobuses se abren y en grupos de veinte o veinticinco se hace bajar a los presos. Muñoz Seca no tiene mucha suerte. Saldrá en el penúltimo grupo, testigo directo de la muerte de quienes le han precedido.
«Ahí fumó su último cigarrillo. Fueron apenas unas caladas», nos relata Ussía. «Mi abuelo había sufrido de úlcera de estómago, que empeoró en 1918 y le obligó a guardar reposo. Aprovechó para escribir, con tranquilidad, “La Venganza de Don Mendo”, que es su obra más conocida y de las más representadas en la historia de España. Y dejó de fumar. Pero, en la espera, un miliciano, con algo de humanidad, le ofreció un cigarrillo y mi abuelo lo aceptó. Un par de caladas. Dijo: “Qué bueno está”, y “vamos ya”.
El cementerio de los mártires de Paracuellos de Jarama / Flickr

Testigo de su muerte

Esa mañana, en la zanja del arroyo de San José, trabaja Gregorio Muñoz Juan, uno de los vecinos de Paracuellos a los que el comité de milicias local ha reclutado forzosamente para enterrar a las víctimas. Desde el 7 de noviembre, cuando empezó a cavar la primera fosa, hasta el 4 de diciembre, cuando dejaron lista la última, la número seis, Gregorio ha sido testigo del horror de las matanzas.
Su declaración ante la causa general, sencilla en su sordidez, nos interesa porque se dice testigo directo de la muerte de Muñoz Seca, al que reconoció junto al autobús, algo nada extraño en un hombre tan popular, personaje habitual en periódicos y revistas.
De hecho, la Prensa de Barcelona, al dar nota breve de su detención en la plaza de Cataluña, señaló que Pedro Muñoz Seca había sido reconocido por dos policías, cuando estaba en compañía de su mujer. Era el 30 de julio de 1936.
Alfonso Ussía guarda el recorte de «La Libertad», con la noticia de la detención, que nos lee: «Pedro Muñoz Seca, detenido en la plaza de Cataluña, cuando paseaba en mangas de camisa, seguramente a causa del calor. El ex jefe de Administración de Hacienda ha sido trasladado a la Comisaría de Orden Público».
Le comento a Ussía mis dudas sobre si en la referencia a las mangas de camisa sólo hay una intención malévola, la de denigrar a un hombre que siempre cuidaba su atuendo, o una acusación nada velada a que hubiera participado en la rebelión, y se hubiera desprendido de cualquier prenda que pudiera comprometerle. Ussía se inclina por la maldad primera y creemos que tiene razón.
Muñoz Seca caminó “con ademán tranquilo los veinte metros que le separaban desde el autobús al punto donde fue muerto”
Por aquellas fechas, 30 de julio, la persecución de los militares, falangistas y requetés sublevados estaba prácticamente acabada. Los «paseos», sin embargo, estaban en sus peores momentos. «La Vanguardia» daba cuenta ese día de que en el cementerio nuevo y en el Depósito Judicial habían ingresado más de 400 cadáveres, la mitad de ellos sin identificar.
El matrimonio Muñoz Seca estaba en Barcelona desde el 15 de julio, hospedados en una pensión de la calle de Lauria, que regentaba la madre de la actriz Lina Santamaría, para preparar el estreno de su obra «La Tonta del Rizo».
Se dijo en esa época que otro actor había denunciado al dramaturgo y conducido a la Policía hasta la pensión. Pero los periódicos señalaron la plaza de Cataluña, uno de los lugares donde habían sido más duros los combates, como lugar de la detención, lo que no quiere decir que sea verdad. Por cierto, Muñoz Seca, al que no siempre la literatura le dio para criar a su numerosa familia, era, en efecto, funcionario de Hacienda.
Apelando a esa condición, consiguió que, una vez detenido, lo trasladaran a Madrid, donde creía que podría defenderse mejor. Su presencia en Paracuellos nos dice que se equivocó.
Gregorio ha reconocido al escritor, aguardando su turno, sereno. Las tandas de fusilados se suceden. El padre de luto y sus dos hijos consiguen mantener unas palabras a solas, apenas dos minutos. Cogidos por los hombros, de frente al pelotón, el padre grita «Fuego» y caen los tres.
Gregorio sigue a Muñoz Seca sin perderle de vista. Declara: «Le vio caminar con ademán tranquilo los veinte metros que le separaban desde el autobús al punto donde fue muerto, y al pasar junto a los cadáveres de los recién asesinados, decía: “Ahí va el último actor de la escena; hasta al morir, con la sonrisa en los labios. Este es el último epílogo de mi vida”». Y luego, ahogados por las descargas, los gritos de «Viva Cristo Rey».

A los que con el dolor todavía vivo hicieron la Transición

La familia Escribano perdió a todos sus varones el 5 de noviembre de 1936. Padre, cuatro hijos y un yerno. Tenían una empresa de autocares y ayudaron a huir de Madrid a un grupo de monjas, entre las que se encontraba la madre Maravillas. Su hija, que aún vive y a la que conozco desde que yo era niño, nunca nos transmitió el menor sentimiento de odio o revancha.
Tan solo, cuando Santiago Carrillo volvió a España, se le ensombrecía la mirada si se le tropezaba en la tele. Natividad, a quien Dios conserve muchos años su elegancia, alegría y lucidez, es uno de esos españoles a quienes se refirió el Rey en su discurso de apertura de las Cortes: «Aquellos que con el dolor y la memoria todavía vivos en su alma» hicieron posible la Transición. De los dos bandos.

http://www.actuall.com/persecucion/el-fusilamiento-de-munoz-seca-contado-por-su-nieto-alfonso-ussia/

HIMNOSHISTORICOS
90-General de División
90-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 19049
Puntos patrióticos : 364031
Reputación : 18711
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.