La Plataforma per la Llengua crea un dispositivo para controlar los usos lingüísticos de un millón y medio de establecimientos.