Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Franco Ese Hombre Pelicula Completa En Español
Hoy a las 01:42 por HIMNOSHISTORICOS

» NO NOS DESTROCÉIS A LOS HÉROES.
Hoy a las 00:49 por HIMNOSHISTORICOS

» "Casa Nostra, Casa Vostra" 300 entidades y personalidades reclaman implicarse en la acogida de refugiados
Ayer a las 23:01 por Ruta AP7

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Ayer a las 22:11 por Valle

» ¿ Porque Gibraltar es una colonia y Ceuta y Melilla no ?
Ayer a las 22:05 por Valle

» Historia del Camino de Santiago
Ayer a las 20:25 por ilustrado

» Reino Hispano-visigodo
Ayer a las 20:17 por ilustrado

» Así acosan por WhatsApp a una chica de 19 años
Ayer a las 19:26 por ilustrado

» Manifiesto: Cada Nación debe buscar su Movimiento Patriótico
Ayer a las 16:04 por La Revolución por Hacer

» Eslovaquia aprueba una ley para evitar la propagación del islam
Ayer a las 14:50 por Juanma_Breda

» Así fue … Assad: “Putin es el único defensor del cristianismo”
Ayer a las 14:03 por Juanma_Breda

» Patriotas participantes en acto del 20N dan una paliza al activista Lagarder por gritar "Franco, asesino"
Ayer a las 13:11 por Clemente

» TV marroquí ofrece tutorial a mujeres de cómo maquillar huellas de maltrato
Ayer a las 12:46 por El Zorro

» Madrid, París y Ciudad de México vetarán los coches diésel a partir del 2025
Ayer a las 11:05 por BRUC

» Costo y rendimiento de un preso en España
Ayer a las 10:30 por Antonio García Fuentes

» Historia de las Fallas
Ayer a las 10:21 por HIMNOSHISTORICOS

» TEJERO ROMPE SU SILENCIO, LEE ESTA CARTA Y OPINA.
Ayer a las 05:56 por BRUC

» Los secretos del 23F y los GAL pueden tener los días contados
Ayer a las 01:53 por Torquemada2014

» Gabriel Rufián, ese independentista y marxista
Ayer a las 01:53 por Neilo65

» El Ejército, la Policía Nacional, la Guardia Civil, los Mossos de Esquadra y la Guardia Urbana desahuciados del Salón de la Infancia de Barcelona
Ayer a las 01:50 por Torquemada2014

» Novedades de Gibraltar
Jue Dic 01 2016, 22:57 por El Zorro

» Esta es TODA LA INFORMACIÓN de la tragedia aérea de Chapecoense
Jue Dic 01 2016, 22:01 por HIMNOSHISTORICOS

» Vídeos sobre los separatas catalanes, se van a cagar.
Jue Dic 01 2016, 18:40 por ruedex

» Un estudio evidencia la ineficacia de los 'programas de educación sexual'
Jue Dic 01 2016, 17:44 por BRUC

» ¿Han encontrado el oro perdido de Hitler en el naufragio del «Titanic» nazi?
Jue Dic 01 2016, 17:32 por BRUC

» Encuesta sobre simpatía o afinidad política
Jue Dic 01 2016, 16:53 por La Revolución por Hacer

» En un mundo inseguro y que ya da asco
Jue Dic 01 2016, 10:18 por Antonio García Fuentes

» PORRA: FC Barcelona Vs Real Madrid (3-12-2016)
Jue Dic 01 2016, 02:04 por HispanoCortés501

» DONALD TRUMP es una persona de maravilla y PUTIN cree en él.
Jue Dic 01 2016, 01:59 por HispanoCortés501

» Las 10 noticias más censuradas del año 2015 y 2016
Jue Dic 01 2016, 01:56 por HispanoCortés501

» Otegui se queda sin ir a Cuba al no poder sobrevolar el espacio aéreo de Estados Unidos
Jue Dic 01 2016, 01:47 por HispanoCortés501

» EL IMÁN SUPREMO DE CANARIAS EXIGE MÁS AYUDAS Y ADVIERTE: “DE LO CONTRARIO, HABRÁ MÁS TERRORISMO”
Jue Dic 01 2016, 01:45 por HispanoCortés501

» La Unesco declara las Fallas de Valencia Patrimonio de la Humanidad
Jue Dic 01 2016, 01:41 por HispanoCortés501

» Digno de ver: una hispanocubana sacando de quicio a los castristas en un debate televisivo
Jue Dic 01 2016, 01:27 por HispanoCortés501

» El fusilamiento de Muñoz Seca contado por su nieto, Alfonso Ussía
Miér Nov 30 2016, 20:40 por HIMNOSHISTORICOS

» BOBOS DE LA TRIBU
Miér Nov 30 2016, 18:29 por La Revolución por Hacer

» Los indefensos ante la violencia de género
Miér Nov 30 2016, 10:55 por Antonio García Fuentes

» Nacionalismo proteccionista versus Nacionalismo liberal
Miér Nov 30 2016, 01:49 por ilustrado

» Genocidios del Imperio británico
Miér Nov 30 2016, 01:21 por ilustrado

» Más de 200 altos cargos del Gobierno de Puigdemont cobran más que Rajoy.
Miér Nov 30 2016, 00:30 por niunpasoatras.org

» En China aprueban pena de muerte para políticos corruptos
Mar Nov 29 2016, 22:55 por El Zorro

» JUAN GARCÍA CARRÉS
Mar Nov 29 2016, 22:00 por HIMNOSHISTORICOS

» Tres representantes de la CUP viajarán a Cuba para asistir a los actos de homenaje a un tirano
Mar Nov 29 2016, 21:40 por Juanma_Breda

» La embotelladora de Coca Cola se alía con el separatismo y las redes piden el boicot
Mar Nov 29 2016, 18:19 por Netón

» La otra cara del antifascismo.
Mar Nov 29 2016, 16:12 por Ruta AP7

» La Policía pide ayuda para localizar a 10 peligrosos fugitivos
Mar Nov 29 2016, 11:31 por BRUC

» Sobre la muerte del “dios” Castro
Mar Nov 29 2016, 11:18 por Antonio García Fuentes

» El Gobierno navarro apoyará hoy a los agresores de Alsasua
Mar Nov 29 2016, 00:51 por El Zorro

» El ejército sirio conquista un tercio del sector rebelde de Alepo.
Mar Nov 29 2016, 00:36 por ruedex

» ¿Por qué hay tan pocas mujeres en los partidos contrarios a la inmigración?
Lun Nov 28 2016, 23:30 por La Revolución por Hacer

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

DE PATRIA, PATRIOTISMO Y PATRIOTAS, POR VALENTINA ORTE.

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

DE PATRIA, PATRIOTISMO Y PATRIOTAS, POR VALENTINA ORTE.

Mensaje por Aingeru el Sáb Jul 05 2014, 22:25

DE PATRIA, PATRIOTISMO Y PATRIOTAS, POR VALENTINA ORTE.



Según la definición de la Real Academia Española, la patria es aquel lugar natal o adoptivo con el que un individuo siente un vínculo afectivo, cultural, histórico o personal. El término viene del latín y está relacionado con los conceptos de familia, padre y tierra paterna. Una patria es a menudo para cada individuo habitante del planeta el país y en ocasiones, una región, una ciudad o pueblo, lo que se conoce como “patria chica”.

Es decir, Patria es aquello que, en el mundo, configuró una empresa colectiva. Sin empresa no hay patria; sin la presencia de la fe en un destino común, porque todo se disuelve en comarcas nativas, en sabores y colores locales. Esta unidad total, en la que se integran todos los individuos y todas las clases no puede estar en manos de la clase más fuerte ni del partido mejor organizado, ya que es una síntesis trascendente, una síntesis indivisible, con fines propios que cumplir. Es, en definitiva, un sueño de unidad y de común tarea, frente al angosto particularismo y al paso atrás de las fragmentaciones suicidas. Trabajar por la patria es esencialmente cooperar al bien común con lealtad y espíritu de servicio, cada cual en el lugar que el destino le deparó, con la conciencia de participar en un proyecto que, como la humanidad misma, nos supera en la perpetuidad de su misión.

El concepto de patria representa, ni más ni menos, que el espíritu que aúna a una comunidad en el proyecto común de convivencia. Patriotismo, sinónimo de lealtad, pundonor, fidelidad, civilidad, es el concepto que refiere el amor por la Patria, pudiendo ser entendida ésta en un sentido más amplio que nación o Estado. La vinculación emotiva del individuo respecto a la patria implica la constante defensa de ésta por aquél. Se pueden hacer distinciones: el patriotismo recio, de base católica de Marcelino Menéndez y Pelayo; el de Ramiro de Maeztu que lo centra en una "empresa universal": la Hispanidad; y el "regeneracionista" de la Dictadura del general Primo de Rivera, que, sin embargo, nunca llegó a formularse conceptualmente de un modo distinto al de la derecha tradicional y monárquica. La patria representa lo propio de un común denominador de la personalidad de un pueblo. Aquello que lleva a un gran hombre ̶ Calvo Sotelo ̶ a decir con dolor: “antes una España roja, que una España rota”.

Otros intelectuales como Santiago Ramón y Cajal y Pío Baroja opinaron sobre el tema. Apunta el escritor vasco, con absoluta actualidad, que “la falta de un sentimiento patriótico, natural, biológico, falta que se observaba en nuestra juventud, se debía indudablemente al abuso hecho por los políticos de la retórica patriótica que le servía de capa para cubrir sus insensateces”. Dice que al haber acabado la carrera de medicina no se sentía ni español ni vasco: “Al ir a ejercer a Cestona comencé a encontrarme vasco, y al salir por primera vez de España, para pasar una temporada en París, comprendí que era fundamentalmente español en algunas cualidades y en muchos defectos”. Baroja critica que el patriotismo había tomado un aire tan “palabrero” que a la mayoría de las personas les parecía, sobre todo en los discursos, algo vacío “una habilidad de prestidigitador”. Al mismo tiempo que el patriotismo declinaba se hablaba de la decadencia de España. Según don Pío: “Muy posible es que no hubiera en España un motivo serio de pesimismo y que el país en sus capas interiores no lo sintiera; pero había ciertos núcleos intelectuales con una neurosis deprimente”. Para Baroja, la política era la principal causa de esta depresión.

Es muy probable que la crisis del sentimiento patrio proceda de la crisis colectiva de personalidad de gran parte del mundo occidental. El triunfo del consumismo sobre los idearios ha engendrado “el hombre desarraigado de sí mismo”, lo que representa el mayor fracaso de una cultura. Cuando el hombre se pierde como referencia de su propio fin, comienzan a entrar en crisis todas sus creencias, porque todas ellas se soportaban en la trascendencia de vida del ser humano. La patria aglutina la idea de proyección de la comunidad nacional en el concierto internacional. Esa unidad que en lo sustancial caracteriza la conciencia indeleble del ideal patrio que simboliza la convivencia bajo un estilo común, la historia heredada, las costumbres asumidas desde la infancia. Ese patrimonio, precisamente porque es común y no de parte, es por lo que es patria; trabajar por ella es fundamentalmente cooperar al bien común con lealtad y espíritu de servicio, cada cual en el lugar que el destino le deparó, con la conciencia de participar en un proyecto que, como la humanidad misma, nos supera en la perpetuidad de su misión, por lo que su mayor deterioro se sigue de la interpretación subjetiva de su realidad para manipularlo de modo desleal.

De acuerdo a ciertas posturas, la patria siempre está asociada a un Estado nación. Por eso resulta muy importante defender el territorio del Estado, ya que está vinculado a todos los valores que la singularizan. Quizá fuese interesante destacar que ese fuerte sentimiento de poseer algo que les pertenece, denominado por algunos nacionalistas como “voluntad de ser”, ha degenerado en el convencimiento de que además poseen la facultad exclusiva para disponer a su antojo de la supuesta posesión. Esta convicción que en el conjunto de España se denomina patriotismo cuando está alejado de actitudes sectarias, choca frontalmente con otro convencimiento: el de los españoles que se resisten a que les despojen de una parte de su patria. No hay español bien nacido, diríase, que esté dispuesto a aceptar dócilmente ser considerado extranjero en las provincias vascas o en Cataluña relegando al olvido afanes y esfuerzos que juntos hicieron. Porque la realidad es que muchos de esos sentimientos y pasiones que hoy se nos describen como inmemoriales no siempre han sido así. Recordemos que los vascos pidieron su anexión al reino de Castilla, a la que durante tantos siglos han ofrecido grandes servicios y de la que recibieron alta estima y favores. Y que los catalanes, a partir de la unión de las coronas de Castilla y de Aragón, ̶ de la cual formaban parte, ̶ se han comportado exactamente del mismo modo hasta hace cuatro días. Una prueba importante es la Guerra de la Independencia frente al Imperio napoleónico, que, en la medida de los tiempos históricos, 200 años no son apenas nada. En esa larga contienda, tanto el pueblo catalán como el vasco dieron durante seis años abundantes muestras de españolidad y amor a la patria común. Sin duda pudieron haberse quedado al margen de las coronas española o francesa, en una especie de posición neutral, a la expectativa, pero la relación de hechos heroicos de los catalanes y los vascos a favor de la nación española sería interminable. ¿Qué ha podido cambiar desde entonces para convertir a la patria en una especie de madrastra odiosa?

Los esquemas que permanecieron en la sociedad española en el momento de la transición, digamos que defendidos desde postulados de derechas y tradicionalistas, quedaron, de algún modo, obviados por el “dolce far niente” a que induce la cosa ya sabida, ̶ en el más venial de los casos ̶ ; o por la vileza y la cobardía que les impulsó a rechazar los valores por los que sus mayores lucharon y a renegar de los principios que muchos juraron defender. La izquierda y los nacionalismos regionales aprovecharon este vacío para exacerbar su desprecio a lo "patriótico", ante la indiferencia de la derecha post-franquista del Centro vergonzante, y, así, el concepto de España quedó malparado en los años de la Transición e insuficientemente definido en la Carta Constitucional de 1978.

El patriotismo y los símbolos que identifican a la Patria, ̶ respetuosamente venerados en otras naciones democráticas ̶ fueron silenciados y menospreciados; se les acusó de "patrimonio de la ultraderecha" y su lugar fue reemplazado por la fortuna de los nacionalismos autonómicos, con sus correspondientes símbolos, originales o inventados. Así, se dio la tremenda paradoja de que "lo español" pasó a ser "lo reaccionario", mientras que lo autonómico (lo separatista en muchos casos) era lo "progresista".

En esa directriz de vaciar de valores y símbolos de unión y de amor a la Patria nos encontramos con la retirada del lema que hubo en el campamento militar de Talarn en Lérida:


“A ESPAÑA SERVIR HASTA MORIR”

Han pedido que vuelva a ser instalado el campamento, pero creo que no así la divisa. Se ve que les hace daño. Y en este sentido se encuadra la petición que la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) realizó al Gobierno para que retire de los cuarteles los emblemas en los que se exhibe el lema '”Todo por la Patria” y que éste sea sustituido por “Todo por la Democracia”. Justifica la asociación dicha petición en que el cambio considera "el espíritu de la conocida como ley de la memoria y de los cambios sociales que se han dado en los últimos años para el incremento del respeto público a las víctimas de la dictadura franquista". Está claro. El objetivo es ir haciendo perder a los individuos su amor por la Patria y el respeto por los defensores de la misma. ¡Qué diferencia con otros tiempos! Los de Calderón, por ejemplo, que así cantaba a los Tercios:

«Aquí, en fin, cortesía, / el buen trato, la verdad, / la firmeza, la lealtad, / el honor, la bizarría, / el crédito, la opinión, / la constancia, la paciencia, / la humildad y la obediencia, / fama, honor y vida son / caudal de pobres soldados; / que en buena o mala fortuna / la milicia no es más que una / religión de hombres honrados».

La izquierda española hace caso omiso del patriotismo, en términos generales asumiendo la interpretación marxista del Materialismo Histórico y Dialéctico, dejando de lado el concepto de España como mito de la derecha. No deja, sin embargo, de latir un confuso sentido "ibérico", como en el caso de los ácratas, a pesar de sus planteamientos internacionalistas, pero sin identificación alguna en cuanto al concepto de Patria. En los años de la II República y de la Guerra Civil los intelectuales de la Generación del 14, ̶ que influyeron directamente sobre la naciente Falange ̶ , hasta las posturas que intentaron sustentar aquel Régimen desde la izquierda moderada, caso de Besteiro o del propio Azaña, defendían desde sus contrapuestas posturas, la Patria. No obstante, algunos reprochan a dichos intelectuales que no fueran consecuentes en mantener su firmeza y liderazgo espiritual y a los segundos que no pospusieron partidismos y sectarismos ante la resbaladiza pendiente en que se iba arrojando la convivencia nacional. Durante la guerra se produjo la paradoja de que, mientras se exaltaban las figuras de Marx, Lenin y Stalin, se apelaba al patriotismo de soldados, milicianos y población de retaguardia, con invocaciones a la independencia de España de los extranjeros alemanes e italianos.

Al hilo de este debate, algunos sectores del PSOE aprovecharon para volver a poner en circulación y reivindicar la idea de España como Estado plurinacional, fragmentado –España como “nación de naciones”–. Una vieja idea que, paradójicamente, el PSOE en la Transición había declarado una reliquia del periodo antifranquista del partido. Zapatero, inspirado por un proceso de revisión de la Transición, buscó recuperar una política de enfrentamiento ideológico con el objeto de ensanchar la base electoral del partido por la izquierda. Si bien no tuvo una traducción programática, el resultado lógico era que la alianza táctica con los nacionalismos derivase en un cuestionamiento de la existencia misma de España como nación. Algunos líderes regionales del PSOE acogieron con los brazos abiertos y patrocinaron generosamente la ideica. Un proceso que no debe perderse de vista es que Zapatero aprovecha y potencia la línea que se había ido imponiendo en el PSG, PSE y PSC desde la salida de González de la Secretaría General del partido. En las tres Comunidades Autónomas, los socialistas optaron por abandonar su condición de partido nacional para apostar por un progresismo galleguista, vasquista y catalanista. La estrategia era clara: convertirse en la alternativa progresista al nacionalismo tradicional aprovechando la fidelidad del voto más obrerista para seducir a los votantes nacionalistas.

Las promociones educadas a partir de 1975 han ido recibiendo esta impronta sistemáticamente, hasta el punto de que sólo se admite como "patriotismo moderno" y es bien visto, aquél que proviene de las "patrias chicas", mientras que se recela sistemáticamente de un patriotismo español, del mismo modo que las expresiones "este país" o "Estado Español" se siguen utilizando preferentemente para eludir la palabra España, también contemplamos como se sustituyen las palabras "Hispanoamérica" o Iberoamérica" por "Latinoamérica”. Pero no es cuestión solo de mero intercambio de palabras; no se reduce a un simple nominalismo. Va más allá. Se trata de un vaciamiento de conceptos, de extirpar la esencia, el aglutinante de los miembros que componen una nación, aquello que Cajal expresaba: “Hay una identidad nacional, un sentido de lo patrio, fundados en una cultura y un idioma en concreto, un imaginario mítico de un pasado en común: la cultura castellana y el idioma castellano”. ¿Será ésta la razón profunda por la que con tanta virulencia se ataca el idioma común, las creencias, valores, se destruye la educación y se intenta la parcelación de nuestra Patria? Se entendería así la motivación de aquel nefasto individuo al afirmar que una Nación, la nuestra, es un concepto discutido y discutible.

A guisa de explicaciones del desvío actual de las regiones periféricas, se han imaginado varias hipótesis, algunas con ínfulas filosóficas. No nos hagamos ilusiones. La causa real carece de idealidad y es puramente económica. El movimiento desintegrador surgió en 1900, y tuvo por causa principal, aunque no exclusiva, con relación a Cataluña, la pérdida irreparable del espléndido mercado colonial. En cuanto a los vascos, proceden por imitación gregaria. Debemos soslayar raíces raciales o incompatibilidades ideológicas profundas, para contraernos a motivos prosaicos y circunstanciales. El desahogo nacionalista contra España lo centran en Madrid. ¡Pobre Madrid, la supuesta aborrecida sede del imperialismo castellano! ¡Y pobre Castilla, la eterna abandonada por reyes y gobiernos! Ella, despojada primeramente de sus libertades, bajo el odioso despotismo de Carlos V, ayudado por los vascos, sufre ahora la amargura de ver cómo las provincias más vivas, mimadas y privilegiadas por el Estado, le echan en cara su centralismo avasallador.

Tres ejemplos muy diferentes entre sí pero todos modelos de demostrado y heroico patriotismo español en la defensa de valores tangibles, ̶ el suelo patrio, ̶ o intangibles como la libertad o la defensa y desarrollo de nuestro común patrimonio cultural.

En primer lugar una mujer de la Galicia de los siglos XVI a XVII, antecesora de la también heroica Agustina Zaragoza, más conocida como Agustina de Aragón. Me refiero a María Mayor Fernández de Cámara y Pita, conocida simplemente como María Pita (Sigrás, 1565–1643), quien supo encabezar la resistencia al temible pirata Drake en su ataque a España en la ciudad de La Coruña.

Los hechos sucedieron así: En el año 1589 los restos de la Armada Invencible, tras el desastre en el Canal, estaban siendo reparados o sustituidos por galeones de nueva construcción en sus puertos base. Conocedores los ingleses del mal estado en que se hallaba la flota española y calculando que se les presentaba una oportunidad irrepetible, convencieron a Isabel I para aprovechar esta ocasión y con inmenso esfuerzo económico para la Inglaterra de la época, la reina empeñó su corona y asoció en la aventura a nobles y comerciantes. Prepararon una enorme armada con la finalidad de alcanzar tres propósitos: destruir el grueso de la flota española que estaba en reparación y construcción en la bahía de Santander, conquistar Lisboa para soliviantar los ánimos de los portugueses contra Felipe II y provocar la secesión de Portugal entronizando al pretendiente portugués, el Prior de Crato y finalmente, establecer una base permanente en las Islas Azores. De conseguirse el tercer objetivo, se intentaría robar los tesoros de la Flota de Indias en su ruta a Cádiz. Ninguno de los tres objetivos se consiguió.

La flota inglesa zarpó el 13 de abril de 1589 capitaneada por el almirante Francis Drake y por el general John Norris, estaba formada por 120 barcos y 23.375 hombres entre soldados, marineros y mercenarios. La primera plaza que atacó fue La Coruña, la ciudad desde la que había partido la Gran Armada un año antes hacia Inglaterra, confiando en una fácil captura con el botín consiguiente. En cuanto los ingleses tocaron tierra coruñesa comenzaron a hacer grandes destrozos. Eludieron el fuego de las baterías que protegían a la ciudad y desembarcaron al fondo de la ría, encaminándose desde allí por tierra hacia el recinto amurallado que guardaba la Ciudad Vieja, origen de la villa. Para avanzar tenían que pasar por, una zona baja con débiles defensas, “a Peixeria”, es decir, la Pescadería, en la que residían los pescadores y las clases más humildes. Violentada esta primera muralla, media ciudad quedó sometida al pillaje y al saqueo pues al no poder reparar el muro, las incursiones inglesas se cebaron con esos barrios y sus habitantes, que resistían con heroísmo los continuos ataques y vejaciones hasta que tras largos días de lucha feroz y fuego intenso, la población se refugia y ofrece resistencia tras los muros de la Ciudad Vieja.

En la organizada defensa de la Ciudad las mujeres fueron, como venía siendo tradicional en estos casos, las encargadas de entregar agua y comida a todos los defensores ̶ a fin de que estos no abandonasen sus puestos ni un instante ̶ y puntualmente asistir a los heridos y trasladar a los muertos. Días más tarde serían ellas las que suministrarían pólvora, cuerda y proyectiles. Hasta los niños y los ancianos con movilidad estaban en permanente ayuda trasladando comida desde las lonjas. Y cuando no pudieron acarrear más por ser sorprendidos por el enemigo incendiaron las lonjas con su contenido para que no cayeran en manos de los ingleses. A pesar de los esfuerzos, el 4 de mayo de 1589 las tropas inglesas abrieron una brecha y comenzaron el asalto de la Ciudad Vieja, logrando subir a la parte más alta de la muralla donde se enfrentaron cuerpo a cuerpo con los defensores. Certeros disparos ingleses los barrieron, era el fin; los coruñeses ofrecían el triste momento de sucumbir ante el enemigo. En el encarnizado combate murió el segundo esposo de María Pita, el carnicero Gregorio Rocamunde. ¡Ya son nuestros! Voceó un alférez inglés, quien con una bandera en la mano, estaba alcanzando lo más alto de la brecha seguido de sus soldados y con unos pasos más ya sólo tendría que descender para entrar en la Ciudad.

María Pita que se había arrodillado para atender a un tonelero se incorporó y clavó los ojos en aquella figura imponente que farfullaba cosas ininteligibles. Cogiendo una pica, fuera de sí, subió muy deprisa a la brecha, se abalanzó temerariamente contra el sorprendido alférez y, sin darle tiempo a reaccionar, hundió la pica en su vientre. En los ojos del gigante, atravesado de parte a parte, se leyó la sorpresa más absoluta. María lo despeñó piedras abajo pero antes aferró el asta de su bandera y la exhibió mirando a sus conciudadanos.

- ¡ Ayudadme a echarlos de aquí ! ¡ Quien tenga honra que me siga ! –gritó.

Y aquel grito inició una leyenda. Las mujeres, en ese momento, se encaramaron en masa a las murallas y a la brecha, produciendo una avalancha que hizo recular la ofensiva. En medio de ensordecedor griterío femenino lanzaron una lluvia de piedras que acabó de aturdir a las compañías inglesas que veían como su bandera se quedaba en manos enemigas. Después de dos largas horas de feroz batalla logran la retirada de los ingleses dejando cientos de muertos y heridos; el desgaste ha sido tan intenso para los sitiadores que ya no volverán a intentarlo y esta hazaña comentada entre los defensores de la muralla hizo que diversos capitanes utilizasen a las más aguerridas en mayores cometidos. Entre las mujeres que ayudaron a defender la ciudad, está documentado el caso de Inés de Ben que fue herida por dos balas inglesas en la batalla.

El combate ya de por sí duro se vio incrementado en los días 16 y 17 por las intentonas incendiarias que los ingleses lanzaron esas noches aprovechando la bajamar y que fueron cruentamente rechazadas. Los ingleses, contenidos sus buques dentro de la bahía, mantenidos a raya por los cañones del castillo de San Antón e impedidos de saltar a campo abierto por las fuerzas estacionadas en el monte de Arcas, y que controlaban las operaciones inglesas de salida hacia nuevos y más fáciles frentes, no podían maniobrar a su antojo e incluso tenían enormes dificultades de suministros. Su moral de combate decaía en la casi totalidad de los sitiadores y lo que a los generales se les antojó empresa fácil, ahora con la triste realidad de los combates, veían que se les estaba poniendo tan cuesta arriba que les resultaba imposible el creer en una victoria; las cifras de muertos y heridos eran muy elevadas y se ocultaban a la tropa. Finalmente, Francis Drake, humillado y desengañado de su tentativa de conquista y dadas las graves pérdidas, ordenó izar las velas de su galeón el Golden Hind y de los otros navíos para lanzarse sobre su objetivo principal: Lisboa, donde le esperaba otro sonado fracaso.

Finalizada la batalla y consciente de la importancia de su gesta, María Pita pidió una compensación por ello. Lógicamente una mujer solicitando una indemnización por su participación en una acción militar podría llegar a parecer una auténtica locura en el siglo XVI, sin embargo se le concedió ese pago (recibió una pensión que equivalía al sueldo de un alférez más cinco escudos mensuales y un permiso de exportación de mulas de España a Portugal). Indudablemente, esta concesión fue debida a su notorio protagonismo en dicho enfrentamiento.

Otro ejemplo de patriotismo en unas provincias infectadas del nacionalismo radical excluyente, ̶ las provincias vascas ̶ , es el de Pedro Eguillor Atteridge, intelectual bilbaíno nacido en 1877, abogado de profesión, hombre cultísimo, poseedor de una vasta biblioteca, que por sus ideas contrarias a los excesos de la República, consentidos por el PNV, fue asesinado por la turba en el asalto a la cárcel de los Ángeles Custodios del 4 de enero de 1937.

Durante el periodo comprendido entre la primera década del siglo y la guerra civil, Bilbao conoció en su seno el deslumbrante brillo de una tertulia que reunía, habitualmente, a las personalidades más destacadas de la vida cultural de la villa y fue capaz de atraer el interés de los más eminentes hombres de las ciencias y de las artes que visitaron la ciudad durante su rutilante existencia. Se conocía -y aun hoy se recuerda- como la tertulia del Lyon d´Or, porque así se llamaba el café situado en número 3 de la Gran Vía, que daba cobijo a sus ilustradas y eminentes sesiones.

Aunque el fundador del foro fue el doctor Areilza –que empezó congregando a sus amigos e incondicionales en el Café Suizo ̶ , tras la muerte de don Enrique, la dirección del grupo fue asumida por Pedro Eguillor, que mantuvo su mayéutica e incuestionable autoridad moral sobre el grupo, hasta que la guerra civil desbaratase el foro, dispersando a sus componentes y extendiendo la tragedia. La tertulia de El Lyon d´Or brilló como un foro de gran altura intelectual, abierto a las más modernas corrientes literarias, políticas y de pensamiento que circulaban en la Europa de su época. También suele subrayarse su nula confraternización con el nacionalismo vasco; un dato que, no pocas veces, se expresa de forma harto incorrecta, afirmando que sus componentes eran antinacionalistas; olvidándose de distinguir que se puede ser no partidario sin llegar a ser beligerantemente contrario.

La tertulia se nutría de una amplia nómina de periodistas que prestaban servicios en Bilbao y de escritores locales y foráneos, como Juan Pujol, Manuel Bueno Bengoechea, Francisco Santander, Manuel Aznar, Federico García Sanchiz, José María Salaverría, José Félix de Lequerica, Jacinto Miquelarena, Ricardo Mestre, Julián Zuazagoitia, Ramón Olascoaga, Antonio Olascoaga, Juan de la Cruz, Rafael Sánchez Mazas, Pedro Mourlane Michelena, Ramón de Basterra, Joaquín Adán Satué, Francisco de Iturribarria, Juan Antonio Zunzunegui, Saturnino Lafarga, Manuel Aranaz Castellanos, Aureliano López Becerra y un largo etcétera. Tampoco faltaban a la cita políticos y juristas como Esteban Bilbao, Adolfo González de Careaga y Urquijo o Gregorio Balparda y de las Herrerías; historiadores como Fernando de la Quadra-Salcedo y Arrieta Mascarua y pintores como Adolfo Guiard y Julián Tellaetxe. En sus periódicas visitas a Bilbao, don Miguel de Unamuno frecuentaba también el café literario de la Gran Vía.

El listado no es exhaustivo, obviamente. Tampoco homogéneo. En ella coexisten asistentes asiduos que fueron fieles a las veladas del Lyon durante muchos años y gentes que participaron en ellas durante menos tiempo y con mucha menor intensidad. La mayoría de los integrantes de la tertulia despreciaba el nacionalismo vasco por aldeano, pacato, ruralisa y arcaizante; lo suyo eran las ideas universales y las corrientes filosóficas y artísticas globales, a las que, según su peculiar percepción de las cosas, sólo podía accederse mediante una apasionada adhesión a España y un férreo rechazo de las afirmaciones nacionales alternativas. Motivo, al parecer suficiente, para acabar con la vida de muchos de ellos en los asaltos a las cárceles. Así perecieron Joaquín Adán Satué, Antonio Zunzunegui, Miguel Unamuno Ereñaga, capellán de Durango, Adolfo González de Careaga y Urquijo o Gregorio Balparda y de las Herrerías, Manuel Bueno Bengoechea, y Fernando de la Quadra-Salcedo y Arrieta Mascarua, entre otros.

La primera característica que todos destacan en Pedro Eguillor Atteridge, tiene que ver con su natural bonhomía. Los que le conocieron y trataron coinciden en reseñar que era un hombre generoso, cordial y simpático. Un auténtico torrente de afabilidad y dadivosidad. Pródigo en limosnas y propinas, debió gozar de gran consideración entre los mendigos y los necesitados de la villa. El falangista Eugenio Montes anota que “todos le debían en el país un favor y un consejo”. El presbítero José de Echeandía, compañero de cautiverio que consiguió salvarse, le recordaba como “alma escogida y buena […] Era, lo que se dice, una institución de bondad, cortesía, de generosidad, de cultura, de socorro material para los pobres… Él, que casi nada gastaba para sí propio, hallaba modo de dar anualmente miles de pesetas a los menesterosos y a las obras pías”. Según Olascoaga, el señor Eguillor conocía “…los idiomas clásicos y el vascuence, inglés, alemán, francés y ruso”. Echeandía le describe como una “cabeza filosófica de primer orden, lector infatigable [y] espíritu cultísimo”; lo que le sirve de base para rememorar su figura como la de “nuestro Sócrates bilbaíno, el de las altas palabras y los más nobles hechos”. Areilza le recuerda igualmente como “un personaje extraordinario, lleno de talento y lecturas, que deambulaba cotidianamente por las calles de Bilbao buscando interlocutores que no tuvieran quehaceres urgentes”. Y añade que “tenía una sólida formación universitaria y lingüística. Poseía una magnífica biblioteca con las últimas novedades del pensamiento inglés, alemán y francés en los campos de la literatura y de la filosofía política”.

No obstante, en ese desenfreno que fue la II República, sus elevadas cualidades no le eximieron de ser vilmente masacrado por las hordas al servicio de la República. Quizá fuera porque a sus ideas sobre el nacionalismo, habría que añadir, según se expone en una tesis leída el 22 de enero de 1988 en la Universidad de Navarra, que : “Olascoaga evoca algunas actuaciones de Pedro Eguillor que dejan entrever la naturaleza de su íntimo fervor patriótico y militarista. Por ejemplo, el telegrama que dirigió al ministro de la Guerra Juan de la Cierva rogándole que ordenase la inscripción de los nombres de los caídos por la patria en las iglesias de los pueblos”. A más de un espíritu delicado no le gustó lo de la lista con los nombres de los Caídos en los muros de las iglesias, de modo que podría ser la disculpa para ordenar su asesinato que podríamos decir que lo fue el 4 de enero de 1937 en el asalto a la prisión de los Ángeles Custodios y otra, en el momento en que retiraron su estatua dejando sólo la base.

Respecto a Cataluña y su olvido del amor patrio a España recordaremos unos breves ejemplos. En primer lugar, Casanova, aclarando que no se trata de Rafael Casanova el jaleado y vitoreado por el nacionalismo catalán por su odio a la dinastía borbónica, asumido por esos separatistas como “el tradicional sentimiento del pueblo catalán”. No, en absoluto. Me refiero a un personaje, olvidado por el nacionalismo, que casi 100 años más tarde, gobernando los borbones, ̶ y no el mejor, precisamente ̶ , supo dar una gran lección de amor a España, considerando que la Patria está por encima de ideas políticas y gobernantes. Este héroe fue el jovencísimo Isidret Lluçá Casanova.

Después del levantamiento del 2 de Mayo de 1808 en Madrid, la situación de España era caótica. La familia Real estaba presa en Bayona. El poder formal y material había sido ocupado por los franceses. El ejército español se dividía entre quienes preferían sublevarse y quienes, disciplinados, optaban por aguardar instrucciones de la Corona. En diferentes puntos de España, los notables y el pueblo habían promovido la constitución de Juntas que se proclamaban representantes de la verdadera soberanía nacional. Pero apenas si tenían recursos materiales –y menos aún, militares- para apuntalar esa soberanía.

Napoleón veía todo esto con enojo, pero no con gran preocupación. Lo que a él le interesaba era, sobre todo, neutralizar a España y Portugal para cerrar el paso a los ingleses en el sur del continente. Bonaparte pensaba que en España, como había ocurrido en Italia, el pueblo, o al menos parte importante de él, recibiría a los franceses como a liberadores frente al despotismo de los viejos monarcas absolutos. Se equivocó: los españoles, en todas partes, antepusieron su dignidad y su independencia a otras consideraciones. En el caso concreto de Cataluña, el propósito de Napoleón era más ambicioso: no trataba sólo de dominarla, sino que pretendía convertirla en una especie de protectorado, de marca, como en los tiempos de Carlomagno, para bajar hasta allí la frontera sur francesa. Con ese propósito acantonó gran cantidad de tropas estables, incluidas unidades de sus nuevas posesiones italianas. Parece que las tropas invasoras esperaban recibir de la población un trato cordial. Ocurrió todo lo contrario. Muchos soldados españoles, pese a tener órdenes de colaborar con los franceses, desertaron de sus unidades y se echaron al monte.

En Cataluña funcionaba entonces una especie de milicia popular, ̶ el llamado somatén ̶ que actuaba como fuerza de orden en los campos, sobre todo para protegerse de bandoleros y salteadores. En esta hora trágica el somatén también estuvo entre los resistentes. Se produce la rebelión de Manresa al considerar sus habitantes que imprimir el nombre del Lugarteniente General del Reino, mariscal Murat, bajo el rótulo habitual de Carlos IV, era hacer de menos a éste.

Como los franceses no pueden tolerar esta insubordinación, envían una expedición al mando del general Schwartz: 3.800 hombres, todos veteranos de otros frentes. Poco habrían podido hacer los somatenes ante esa fuerza. Pero alguien, al ver partir a los franceses desde Barcelona, a galope tendido, adelantó al enemigo, llegó a Manresa y dio la voz de alarma. Desde los campanarios de todas las iglesias de la zona se tocó a rebato. Los españoles, alertados, decidieron tender una emboscada a las tropas de Schwartz. Lo harían en un paso montañoso: el Bruc.

Hubo suerte: justo antes de que los franceses llegaran al Bruc, el cielo se encapotó, se abrieron las nubes y cataratas de agua se precipitaron desde el cielo. La columna de Schwartz tuvo que refugiarse en Martorell. Era el 6 de junio. Los catalanes aprovecharon este tiempo para tomar posiciones. Eran unos dos mil: somatenes de Manresa, Igualada y otras localidades, soldados suizos y valones de la Corona española, desertores de la guarnición de Barcelona. Mandaba el contingente español Antonio Franch I Estalella por Igualada y Mauricio Carrió i Serracanta por Manresa. Cuando Schwartz intentó franquear el paso obstruido por los españoles con árboles y ramas, se encontró con una terrible lluvia de fuego. El general no pudo reaccionar: sus tropas huyeron dejando en el campo trescientos muertos y un cañón. La vergüenza era excesiva, de manera que los franceses volvieron a la carga, esta vez con refuerzos y con las columnas divididas. Y aquí fue donde sonó el famoso Tambor del Bruc.

Había pasado una semana. Los españoles se habían hecho fuertes y plantan cara a los franceses cuando, el 14 de junio, los de Napoleón volvieron a la carga. La inferioridad numérica de los españoles ante ese nuevo contingente era impresionante y no podrían mantener su posición durante mucho tiempo. Pero cuando el fuego de la artillería francesa iba a desequilibrar el combate, un poderoso redoble de tambores llenó las montañas. Por todas partes sonaban tambores. Se diría que desde todos los puntos afluían nuevas fuerzas a engrosar el contingente español. Eso los franceses no se lo esperaban: los refuerzos españoles desequilibrarían el combate. Ante una derrota segura, el francés optó por la retirada. ¿Quiénes eran esos refuerzos del campo español? No había tales. Tampoco había mil tambores: era un solo tambor. Y quien lo golpeaba era un adolescente, un mocito de 16 ó 17 años que se había sumado al somatén. Su redoble, multiplicado por el eco de las montañas, había creado la impresión de que un formidable ejército acudía al combate.

La gesta del Bruc no significó la retirada francesa: volvieron las tropas de Napoleón en mayor número, quemaron pueblos, asolaron todo a su paso. Pero los catalanes ya habían demostrado que plantarían cara a los invasores, y varios jefes de somatén se convertirían muy pronto en guerrilleros. Manresa fue destruida en 1811 por los franceses. Un año después, las Cortes de Cádiz proclamaban solemnemente el “aprecio y gratitud que merecían a la Nación la lealtad, valor y heroico patriotismo de los manresanos, y se concedía a la ciudad el título de Muy Noble y Muy Leal”. Estos hechos permitieron una lectura en clave de identidad nacional y quizá por ello, en su tierra natal, a la hora de homenajear, se decidan a hacerlo no en quien coadyuvó a una victoria, sino en el que era conseller en cap en el momento de la derrota de Barcelona.

Si patriotismo es saber ensalzar los valores patrios y defender su patrimonio, debemos recordar a un gran compositor y musicólogo español, Felipe Pedrell (Tortosa, 1841 - Barcelona, 1922) no suficientemente reconocido ni en su patria chica. Con Pedrell, España tomó conciencia de su pasado musical; él señaló a las nuevas generaciones un camino de renovación al preconizar la fusión de dos elementos que hasta entonces habían parecido antagónicos: la música popular y la música erudita. Como pedagogo su magisterio se extendió a Albéniz, Granados, Turina, Falla, Millet, Pahissa, etc. que continuaron y difundieron la gran lección del maestro. Su aportación como musicólogo fue fundamental en el redescubrimiento del pasado musical del país, debiéndosele la publicación de la obra completa de Tomás Luis de Victoria. Como compositor debemos mencionar una de sus primeras composiciones a edad muy temprana un Stabat Mater, algunas danzas para orquesta, melodías y misas. A los treinta años tenía ya escritas más de 120 obras de distintos géneros, entre las que destaca la ópera El último abencerraje- Es nombrado catedrático de conjunto vocal del Conservatorio de Madrid e ingresa en la Academia de Bellas Artes. Desde 1896 hasta 1899 publica el boletín mensual “La música religiosa en España”, y en 1898 aparece en Alemania su Folklore musical castellano del siglo XVI”. Como se ve un tortosino preocupado por hacer valorar el patrimonio musical español que es patrimonio de todos.

Este tema del nacionalismo vs. patriotismo ha sido recurrente en declaraciones de personajes importantes e influyentes. Aquí exponemos algunas de sus reflexiones:

Miguel de Unamuno: "El nacionalismo es la chifladura de exaltados echados a perder por indigestiones de mala historia.".

George Bernard Shaw: "El nacionalismo es la extraña creencia de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí.".

Bernard-Henri Lévy: El nacionalismo es siempre una tontería, y el nacionalismo étnico, una tontería asesina.".

Papa Juan XXIII: El mundo está enfermo de nacionalismos insanos y borrachos en base a raza y sangre y en contradicción con el Evangelio.".

Richard Aldington, escritor británico: "El patriotismo es el sentido generoso de la responsabilidad colectiva. El nacionalismo es el gallo jactancioso en su propio corral”.

Juan Carlos Rodríguez Ibarra,(PSOE): "Toda la identidad de los nacionalistas se transforma en euros cuando llega el momento de negociar los Presupuestos".

Ernest Renan, escritor francés: "Lo que constituye una nación no es hablar la misma lengua o pertenecer a un mismo grupo etnográfico, es haber hecho juntos grandes cosas en el pasado y querer hacerlas aún en el porvenir."

Me gustaría que estos pensamientos sirvieran para hacer meditar a aquéllos que se niegan a reconocer nuestra historia en común y para que, consecuentes con ello, no entorpezcan el camino del futuro de España, pero, dada la situación a que unos y otros nos han llevado, creo, tristemente, que actualmente contemplamos esos muros “ya desmoronados” a los que D. Francisco Gómez de Quevedo Villegas y Santibáñez Cevallos, gloria de las letras hispanas, hacía mención en su célebre soneto:

Miré los muros de la Patria mía,
Si un tiempo fuertes, ya desmoronados,
De la carrera de la edad cansados,
Por quien caduca ya su valentía.
Salíme al campo: vi que el sol bebía
los arroyos del hielo desatados,
y del monte quejosos los ganados
que con sombras hurtó su luz al día.
Entré en mi casa: vi que amancillada
de anciana habitación era despojos,
mi báculo más corvo y menos fuerte.
Vencida de la edad sentí mi espada,
y no hallé cosa en que poner los ojos
que no fuese recuerdo de la muerte.


http://www.lavoz.circulocarlista.com/hispanidad/de-patria-patriotismo-y-patriotas

Aingeru
12-Cabo
12-Cabo

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 497
Puntos patrióticos : 5863
Reputación : 2627
Fecha de inscripción : 06/04/2014
Localización : Pamplona

http://navegandoenelrecuerdo.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: DE PATRIA, PATRIOTISMO Y PATRIOTAS, POR VALENTINA ORTE.

Mensaje por URSINO el Sáb Jul 05 2014, 22:38

Gracias por el buen aporte. Existe una frase de padre incierto, no voy a extenderme en la paternidad de la sentencia, que dice: "La Patria es el último refugio de los canallas".
Frase que yo suscribo, en el único sentido de que España se ha convertido en un refugio de canallas que tienen acogotados y contra la pared a los patriotas de buen corazón

URSINO
35-Sargento 1º
35-Sargento 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2273
Puntos patrióticos : 17586
Reputación : 6653
Fecha de inscripción : 14/06/2014
Localización : JAÉN-ESPAÑA

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.