Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Sobre los separatistas catalanes (102 vídeos)
Hoy a las 00:40 por ruedex

» Portugal pregunta a España por el almacén de Almaraz
Ayer a las 23:05 por deuteros

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Ayer a las 21:46 por Valle

» Cristiano Ronaldo, acusado de evadir 150 millones con varias sociedades en un paraíso fiscal
Ayer a las 18:20 por Valle

» La campaña de donar carne de cerdo al 'Banco de Alimentos' triunfa en Facebook
Ayer a las 17:48 por Torquemada2014

» "Adrián, vas a morir", le dice una antitaurina al pequeño con cáncer
Ayer a las 14:36 por Huroncete

» NO NOS DESTROCÉIS A LOS HÉROES.
Ayer a las 13:44 por Juanma_Breda

» La Guerra de las Naranjas, el origen de la vigente disputa territorial entre Portugal y España
Ayer a las 13:43 por Juanma_Breda

» El CEIP Rosalía de Castro celebra con una jura de bandera escolar su españolidad y la democracia
Ayer a las 00:14 por Torquemada2014

» Eslovaquia aprueba una ley para evitar la propagación del islam
Sáb Dic 03 2016, 21:44 por HIMNOSHISTORICOS

» Lee y escucha la letra propuesta para el himno de España en una iniciativa de Change.org
Sáb Dic 03 2016, 18:37 por Neilo65

» Qué fue de… Javier Arizmendi: ¿otro futbolista de extrema derecha?
Sáb Dic 03 2016, 15:39 por Juanma_Breda

» "Casa Nostra, Casa Vostra" 300 entidades y personalidades reclaman implicarse en la acogida de refugiados
Sáb Dic 03 2016, 14:40 por Juanma_Breda

» ¿Por qué un dictador de izquierdas no es un dictador?
Sáb Dic 03 2016, 13:16 por HIMNOSHISTORICOS

» Franco Ese Hombre Pelicula Completa En Español
Sáb Dic 03 2016, 12:37 por HIMNOSHISTORICOS

» Biografías de Patriotas Vascongados
Sáb Dic 03 2016, 10:57 por ilustrado

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 134 SOBRE EL ESPIRITISMO Y EL UNIVERSO
Sáb Dic 03 2016, 09:41 por Antonio García Fuentes

» ¿ Porque Gibraltar es una colonia y Ceuta y Melilla no ?
Vie Dic 02 2016, 22:05 por Valle

» Historia del Camino de Santiago
Vie Dic 02 2016, 20:25 por ilustrado

» Reino Hispano-visigodo
Vie Dic 02 2016, 20:17 por ilustrado

» Así acosan por WhatsApp a una chica de 19 años
Vie Dic 02 2016, 19:26 por ilustrado

» Manifiesto: Cada Nación debe buscar su Movimiento Patriótico
Vie Dic 02 2016, 16:04 por La Revolución por Hacer

» Así fue … Assad: “Putin es el único defensor del cristianismo”
Vie Dic 02 2016, 14:03 por Juanma_Breda

» Patriotas participantes en acto del 20N dan una paliza al activista Lagarder por gritar "Franco, asesino"
Vie Dic 02 2016, 13:11 por Clemente

» TV marroquí ofrece tutorial a mujeres de cómo maquillar huellas de maltrato
Vie Dic 02 2016, 12:46 por El Zorro

» Madrid, París y Ciudad de México vetarán los coches diésel a partir del 2025
Vie Dic 02 2016, 11:05 por BRUC

» Costo y rendimiento de un preso en España
Vie Dic 02 2016, 10:30 por Antonio García Fuentes

» Historia de las Fallas
Vie Dic 02 2016, 10:21 por HIMNOSHISTORICOS

» TEJERO ROMPE SU SILENCIO, LEE ESTA CARTA Y OPINA.
Vie Dic 02 2016, 05:56 por BRUC

» Los secretos del 23F y los GAL pueden tener los días contados
Vie Dic 02 2016, 01:53 por Torquemada2014

» Gabriel Rufián, ese independentista y marxista
Vie Dic 02 2016, 01:53 por Neilo65

» El Ejército, la Policía Nacional, la Guardia Civil, los Mossos de Esquadra y la Guardia Urbana desahuciados del Salón de la Infancia de Barcelona
Vie Dic 02 2016, 01:50 por Torquemada2014

» Novedades de Gibraltar
Jue Dic 01 2016, 22:57 por El Zorro

» Esta es TODA LA INFORMACIÓN de la tragedia aérea de Chapecoense
Jue Dic 01 2016, 22:01 por HIMNOSHISTORICOS

» Vídeos sobre los separatas catalanes, se van a cagar.
Jue Dic 01 2016, 18:40 por ruedex

» Un estudio evidencia la ineficacia de los 'programas de educación sexual'
Jue Dic 01 2016, 17:44 por BRUC

» ¿Han encontrado el oro perdido de Hitler en el naufragio del «Titanic» nazi?
Jue Dic 01 2016, 17:32 por BRUC

» Encuesta sobre simpatía o afinidad política
Jue Dic 01 2016, 16:53 por La Revolución por Hacer

» En un mundo inseguro y que ya da asco
Jue Dic 01 2016, 10:18 por Antonio García Fuentes

» PORRA: FC Barcelona Vs Real Madrid (3-12-2016)
Jue Dic 01 2016, 02:04 por HispanoCortés501

» DONALD TRUMP es una persona de maravilla y PUTIN cree en él.
Jue Dic 01 2016, 01:59 por HispanoCortés501

» Las 10 noticias más censuradas del año 2015 y 2016
Jue Dic 01 2016, 01:56 por HispanoCortés501

» Otegui se queda sin ir a Cuba al no poder sobrevolar el espacio aéreo de Estados Unidos
Jue Dic 01 2016, 01:47 por HispanoCortés501

» EL IMÁN SUPREMO DE CANARIAS EXIGE MÁS AYUDAS Y ADVIERTE: “DE LO CONTRARIO, HABRÁ MÁS TERRORISMO”
Jue Dic 01 2016, 01:45 por HispanoCortés501

» La Unesco declara las Fallas de Valencia Patrimonio de la Humanidad
Jue Dic 01 2016, 01:41 por HispanoCortés501

» Digno de ver: una hispanocubana sacando de quicio a los castristas en un debate televisivo
Jue Dic 01 2016, 01:27 por HispanoCortés501

» El fusilamiento de Muñoz Seca contado por su nieto, Alfonso Ussía
Miér Nov 30 2016, 20:40 por HIMNOSHISTORICOS

» BOBOS DE LA TRIBU
Miér Nov 30 2016, 18:29 por La Revolución por Hacer

» Los indefensos ante la violencia de género
Miér Nov 30 2016, 10:55 por Antonio García Fuentes

» Nacionalismo proteccionista versus Nacionalismo liberal
Miér Nov 30 2016, 01:49 por ilustrado

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Actos de guerra británicos para separar a Hispanoamérica

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Actos de guerra británicos para separar a Hispanoamérica

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Mar Jul 15 2014, 13:08

“Los voluminosos estudios y libros que en su momento se publicaron para relatar y analizar los actos de guerra británicos para separar a Hispanoamérica de España (…) exigen en este tercer milenio (…) una nueva reedición integral y un nuevo estudio profundizado (…) como elemento vital para explicar por qué Hispanoamérica está cada vez más balcanizada, en territorio y en penurias para sus pueblos, y qué es lo que debe hacerse para que Hispanoamérica sea de una vez y para siempre un país”

Detalle de un grabado del Congreso de Viena representado por J. B. Isabey. Inglaterra manipuló este Congreso para lograr el control de las rutas marítimas mundiales, mientras  intervenía militarmente en Hispanoamérica para destruir su unidad y así asegurar la dominación política, comercial y financiera británica.
El siguiente texto es un extracto del libro “La involución hispanoamericana. De provincias de las Españas a territorios tributarios. El caso argentino. 1711-2010″ (Capítulo IX: Los actos de guerra británicos para separar a Hispanoamérica de España en el diagrama internacional), obra de Julio C. González, abogado y economista, ex Secretario Técnico de la Presidencia de Perón, ex Profesor de la Universidad de Buenos Aires, y Profesor Titular de Estructura Económica Argentina en la Universidad Lomas de Zamora (Buenos Aires).
En Argentina, reiteramos, un arma eficiente para la dominación y el vasallaje inveterado ha sido la supresión sutil de los hechos y de los actos que eslabonaron los grilletes que nos encadenan. Esa supresión de fuentes para el entendimiento o intelecto es lo que ha permitido borrar de nuestra historia y de nuestras políticas a la memoria colectiva. Una comunidad sin memoria no es un pueblo, es un mejunje de gente que no sabe por qué se halla en una situación de penuria, ni conoce su destino. No sabe si existe y para qué existe. No tiene un principio de proveniencia. Tampoco una causa final para realizar sus vidas. Los años que transcurren desde 1810 hasta 1880 conforman una masacre sostenida de la etnia criolla o hispanoamericana: guerras con millares de muertos para separarnos de España; guerras civiles con millares de muertos entre Buenos Aires y las provincias; guerra con millares de muertos contra el Paraguay; epidemias de cólera y de fiebre amarilla con miles de muertos; guerra con miles de muertes contra los argentinos autóctonos, llamados indios…
Sin conocimiento de la conducción jurídica exterior y de la conducción jurídica económica no hay explicación de todas las calamidades que nos ocurren. La dependencia del Estado y del pueblo se mantiene inalterable. La leyenda histórica ocupa el lugar de la verdad. Y que la verdad permanezca desconocida es el seguro que tienen los poderes internacionales de la vigencia del sometimiento bajo apariencia de una Argentina Independiente que es inexistente. Y lo mismo ha acontecido con todas las repúblicas de papel, creadas en Hispanoamérica, después que dejamos de ser Provincias de España en cumplimiento de los planes británicos de 1711 y 1804.
El General Simón Bolívar, en sus últimos tramos de vida lo explicó muy bien:
“Dejamos de ser españoles y luego hemos ido de aquí para allá, en países que cambian tanto de nombres como de gobiernos de un día para el otro, que ya no sabemos ni de dónde carajo somos.”
[…] Aquí no habrá más guerras que las de los unos contra los otros, y éstas son como matar a la madre.” (García Márquez, El General en su laberinto, Sudamericana, 1989, págs. 190-191).
Después de estas reflexiones retomamos la exposición cronológica de la secesión o separación de Argentina y de Hispanoamérica.
Los voluminosos estudios y libros que en su momento se publicaron para relatar y analizar los actos de guerra británicos para separar a Hispanoamérica de España y los actos jurídico-políticos en que se enfrentaron y/o aliaron las potencias europeas con relación al plan británico de separar a Hispanoamérica de España exigen en este tercer milenio de la historia una nueva reedición integral y un nuevo estudio profundizado. No para curiosear un pasado como testigos mudos e intrascendentes, sino como elemento vital para explicar por qué Hispanoamérica está cada vez más balcanizada, en territorio y en penurias para sus pueblos, y qué es lo que debe hacerse para que Hispanoamérica sea de una vez y para siempre un país [...]
I. Independencia de América. Fuentes para su estudio
Colección de Documentos Conservados en el Archivo General de Indias de Sevilla. Dirección de Pedro Torres Lanzas, Jefe del Archivo de Indias y Director del Centro  de Estudios Americanistas, Tomos Primero y Segundo, Ed. Tip. Zarzuela, Teniente Borges 7, Sevilla, 1924.
En esta obra se enumeran las notas internacionales, acuerdos, alianzas y tratados realizados por España, Gran Bretaña, Portugal, Francia, Austria, Prusia, Rusia y Estados Unidos con relación a la guerra de secesión que Inglaterra había promovido en Hispanoamérica. Un tema esencial y no conocido es la vinculación de Rusia y España para desbaratar los planes británicos sobre Hispanoamérica y la paz con España que propiciaba José Gervasio de Artigas. Las intrigas, deslealtades y traiciones llevadas a cabo para separar a las Provincias de España en la Península Ibérica de las Provincias de España en Hispanoamérica.
II. “La diplomacia de la Revolución. El Director Pueyrredón y el Emisario Le Moyne”
Esta ignota obra del autor de Juvenilia, Miguel Cané, se publicó en “La Biblioteca”, Dirección de Paul Groussac, Tomos IV-V, fechada en París, 1897 (1).
Un tema esencial de esta obra es el rol de Pueyrredón, Director Supremo, que, consecuente con su resistencia a la invasión bélica británica desde el combate de Perdriel en tiempos de Beresford (1806), mantiene el mismo criterio contra la invasión económica británica posterior a 1810, lo cual lo lleva a proyectar una vinculación con Francia  para desterrar el dominio de los británicos, encubierto tras la forma de independencia jurídica (declarada pero nunca efectivizada).
Este sorprendente estudio cuestiona severamente la actuación de San Martín y explica cómo los intereses británicos instigan las guerras interprovinciales y promueven un federalismo anárquico en 1820 para mantener la hegemonía del Puerto de Buenos Aires y sus intereses, sobre las provincias y ciudades del interior. Todo lo cual impide a la Argentina de tener otras vinculaciones exteriores, quedando así vinculada en forma unilateral a Gran Bretaña. De donde surge con claridad meridiana, que la política exterior de Argentina con la comunidad internacional ha quedado subordinada (salvo heroicas herejías de algunos gobernantes) a la decisión del Foreign Office.
Ahora, para poder apreciar en forma adecuada la complejidad del proceso independentista, ya la decisiva intervención británica en el mismo, sería necesario revisar, previamente, la situación europea a partir de 1814, el surgimiento del Congreso de Viena y de la Santa Alianza, así como de la manipulación de ellos por la diplomacia inglesa.
El Congreso de Viena de 1814, preludio de la Santa Alianza
El 6 de abril de 1814, Napoleón Bonaparte, emperador de una Francia que durante un cuarto de siglo, desde 1789, no había cesado de guerrear, y que había dejado aproximadamente un millón cuatrocientos mil personas muertas, en los campos de batalla de toda Europa, abdica en Fontainebleau a favor de su pequeño hijo Napoleón Francisco José Carlos Bonaparte. La regencia de la esposa de Napoleón, María Luisa de Austria, no fue posible y Carlos Mauricio de Talleyrand (1754-1838), que se desempeñó como obispo de Autun, antes de la Revolución Francesa, y luego fue sucesivamente presidente de la Asamblea Nacional (1790) y ministro durante el Directorio, el Consulado y el Imperio, en el que fue además Gran Chambelán de la Corte, formó un gobierno provisional que hizo que el senado, el mismo día de la abdicación de Napoleón, votase la constitución de un gobierno monárquico hereditario a favor de Luis Estanislao Javier de Francia, hermano de Luis XVI, decapitado el 21 de enero de 1793. Talleyrand sirvió y traicionó invariablemente a todos los gobiernos que integró. Con absoluta naturalidad.

Batalla de Waterloo, según un grabado anónimo de la Biblioteca Thiers (Instituto de Francia, París). Waterloo supuso el fin del poder napoleónico y el triunfo de la supremacía de Inglaterra como primera potencia marítima mundial y árbitro del equilibrio de fuerzas de las potencias europeas.
Empero, mientras las intrigas perdurables del “poder” destruían sucesivamente los gobiernos, Napoleón, confinado en la isla de Elba, emprende su intempestivo regreso y el 20 de marzo de 1815, llevado en triunfo por un pueblo que hecho multitud lo ha rescatado de su cautiverio y lo sigue incondicionalmente, vuelve al palacio de las Tullerías. Reinicia así sus últimos cien (100) días de gobierno. Cien días que por cierto no fueron exclusivos del último gobierno de Napoleón. Porque esos últimos cien días también le fueron adjudicados a otros gobernantes de distintos países antes de su destrucción total…
Ante la abdicación de Napoleón en abril de 1814, los aliados que lo habían derrotado deciden convocar en Viena en el plazo de dos meses una reunión de plenipotenciarios para tratar el destino de Europa. El Congreso de Viena se celebró en esa ciudad a fines de septiembre de 1814 reuniéndose con el Ministro de Asuntos Exteriores de Austria, Clemente Lotario Wenceslao, príncipe de Metternich-Winneburg (1773-1850). Metternich había negociado el casamiento de Napoleón Bonaparte con la princesa María Luisa de Austria, reproduciendo así la alianza entre Francia y Austria verificada por el casamiento de Luis XVI de Francia con la princesa María Antonieta de Austria.
No obstante ese antecedente con toda displicencia hacia su pasado, Metternich citó en Viena a todos los representantes de los aliados que habían derrotado a Napoleón para constituir la Santa Alianza monárquica, anterior a la Revolución Francesa, y diagramar las fuerzas de las potencias europeas. Así se hizo y Metternich pasó a ser el árbitro de Europa manteniendo un equilibrio que duró –con algunas contingencias como la guerra franco-prusiana de 1870- hasta el siglo XX en 1914.
A Viena, invitados por Metternich concurrieron el representante ruso, conde de Nesselrode, los ministros prusianos, Hardenberg y Guillermo de Humboldt, y el secretario de Estado de Asuntos Extranjeros inglés, lord Castlereagh. Talleyrand asiste como delegado de Luis XVIII. Muchos príncipes, el emperador de Austria, el zar Alejandro, el rey Federico Guillermo III, acuden a animar, con su presencia y su fasto, el Congreso, el cual, según la frase del príncipe de Ligne, “baila, pero no avanza”.
“En efecto (2), las disensiones entre los aliados son grandes: fundamentalmente, surge la rivalidad entre Rusia e Inglaterra. Ambas tienen un concepto completamente distinto acerca del equilibrio de fuerzas europeo: Rusia, orgullosa de su nueva gloria, busca la supremacía continental y el equilibrio de las potencias marítimas; Inglaterra desea asegurar su indiscutible supremacía naval sobre el equilibrio de las potencias del continente. Prácticamente, según el plan inglés, las cartas podrían jugarse así: Inglaterra se reservaba el mundo atlántico, donde se apresuraría a firmar tratados con España, los Países Bajos y Estados Unidos de Norteamérica”. Por su parte, los países terrestres del continente buscaban reforzar a Prusia cuyo territorio ampliarían, anexándole Sajonia y la orilla izquierda del Rhin a la cual se separaría de Francia. De esta manera, Austria y Prusia mucho más extendida en su territorio, evitarían los proyectos de expansión de Rusia. En definitiva: la perpetua oposición entre el poder de la masa terrestre y su centro en el heartland que es Moscú, y el poder del anillo insular y por ende del mar, y su centro en el heartsea, que es Londres.
Waterloo (18 de junio de 1815)
El 13 de marzo de 1815 el Congreso de Viena declara a Napoleón Bonaparte “el perturbador de la paz del mundo fuera de la ley”. Napoleón ante este ultimátum busca una transacción con el zar de Rusia y el emperador de Austria. Pero Sir Arthur Wellesley, Duque de Wellington, no le da tiempo; desembarca precipitadamente en Amberes (Bélgica-Países Bajos) y reúne al sur de Bruselas un ejército heterogéneo compuesto por ingleses, holandeses, belgas y alemanes. El 18 de junio se produce la gran batalla en el pueblo de Waterloo (Bélgica). Ingleses y prusianos han derrotado definitivamente a Napoleón Bonaparte que se traslada a Rochefort, donde espera poder embarcar para América. Al no poder hacerlo resuelve, en un acto de descontrol emocional, entregarse a los ingleses y le escribe al príncipe regente de Gran Bretaña, hijo de Jorge III, una misiva en la cual expresa: “es el más fuerte, el más constante y el más generoso de todos mis enemigos…” “por lo cual me pongo bajo la protección de sus leyes”. Ingenuidad superlativa en un genio como era Napoleón… Tras esto es embarcado en el buque inglés “Belerofonte” conducido a Plymouth donde se le comunica que no será conducido a América, sino a Santa Elena, una isla peñasco en el centro del Océano Atlántico, donde muere envenenado (años después se encontró arsénico en sus cabellos). Es el 5 de mayo de 1821…
En Madrid, cuando visité al General de Ejército Juan Domingo Perón, pude observar que en su sobrio cuarto de trabajo no había no retratos ni estatuas. Sólo un pequeño busto de Napoleón Bonaparte sobre su escritorio. Toda una exhibición sustancial de su pensamiento recóndito.
Inglaterra árbitro del Congreso de Viena y de la Santa Alianza
Destruido definitivamente el poder de Napoleón Bonaparte, Inglaterra se convirtió en árbitro total del Congreso de Viena y era la gran ganadora de las guerras francesas y napoleónicas que duraron un cuarto de siglo. Lord Castlereagh ha hecho triunfar la supremacía del poder marítimo y controlar el equilibrio de las fuerzas de los Estados Europeos, contra las pretensiones hegemónicas del zar de Rusia o el retorno de una Francia potencia (Historama, 1965: 175).
La adjudicación de la Isla de Malta a Gran Bretaña, de las Islas Jónicas (Grecia) y el dominio ahora irreversible de los ingleses sobre Gibraltar, le aseguran a Gran Bretaña el dominio absoluto del Mar Mediterráneo y su acceso a todos los países del sur de Europa, del Asia Menor y del Norte de África.
A su vez con el Tratado del 2 de febrero de 1825, que en cuatro meses se impone a Chile, Perú, Gran Colombia (Colombia y Venezuela), a Guatemala y a México, el transporte naval con Hispanoamérica y los mercados de América del Sur (Brasil inclusive) quedan reservados a Gran Bretaña, con exclusión de toda otra potencia. A Francia se le impone una prolongada ocupación de sus fronteras y el pago de una indemnización de setecientos millones (Historama, 1965:176).
Se crea el Reino de los Países Bajos que se integra con Holanda, Bélgica y Luxemburgo en beneficio de Guillermo de Orange (Guillermo I, adlátere de Inglaterra). Las colonias holandesas de Cabo (África) y Ceilán (India) son transferidas a Inglaterra. Austria restablece su preeminencia sobre Italia. Rusia se incorpora a Finlandia y la mayor parte de Polonia. Los 35 estados alemanes que conforman la Confederación Alemana constituían una unión muy débil que estará subordinada a Austria hasta 1870, fecha en que Bismarck y Lasalle la unifican y crean la actual Alemania. Suecia gobernada por el mariscal Bernardote que había dejado a Napoleón y se había pasado a los aliados, se anexa Noruega que había pertenecido a Dinamarca, país que permaneció fiel a Napoleón hasta sus últimos días (1815).
El zar de Rusia por su parte buscó siempre un equilibrio territorial y marítimo contra Inglaterra. Lo que habría de unir a todas las potencia territoriales y marítimas era su común religión cristiana. Pero Inglaterra inmediatamente deshizo esta unión religiosa de la Santa Alianza: impidió que Rusia, unida a España hiciera posible la reunificación de Hispanoamérica con la España Europea. Por eso la revolución de Riego de 1820 impide zarpar a la expedición que se dirigía contra el enclave comercial inglés de Buenos Aires. Por otra parte, mantuvo separados y hasta hostiles entre ellas a las tres potencias marítimas de Europa: España, Francia y Países Bajos. Rusia como potencia terráquea fue separada de las otras naciones mediterráneas Austria y Prusia.
En definitiva, Clemente Lotario Wenceslao, príncipe de Metternich-Winneburg, canciller de Austria, dirigía el equilibrio de los países territoriales de Europa, pero Lord Enrique Roberto Hewarth, vizconde de Castlereagh, de Inglaterra, dirigía el accionar de los países marítimos España, Portugal, Francia y Holanda. Hispanoamérica –que antes era un país, al decir de Manuel Ugarte- fue balcanizada y dividida, después de ser separada de España con una sangría de guerras civiles interminables durante el siglo XIX y también en gran parte del siglo XX.
El divide et impera británico fue el principio que dirigió la fuerza de las ideas y la fuerza de los pueblos, de las armas, de las economías y hasta de las religiones, siglos XVIII, XIX, XX y XXI. Seguimos “sin saber de qué se trata”. Guerras o ventajas por pactos políticos. Acuerdos y desacuerdos comerciales. Democracias o dictaduras. Concilios ecuménicos o económicos. Un breve tiempo después: todo sigue igual.

Viajes de Cochrane en toda la extensión de Hispanoamérica para apoyar los movimientos de secesión, de acuerdo con los planes de Gran Bretaña.
Lord Thomas A. Cochrane
Para estudiar los actos de guerra británicos para separar a Hispanoamérica de España es conveniente comenzar por el análisis de una figura paradigmática de dicho accionar.
Lord Thomas A. Cochrane, Conde de Dundonal, Gran Cruz de la Orden del Baño de la Imperial Brasileña del Crucero Real de San Salvador de Grecia, Almirante de la Escuadra Roja, Contralmirante de la Gran Bretaña, etcétera. Estos eran los títulos nobiliarios y militares del marino inglés que, en cumplimiento de los planes británicos de 1711 y el plan operativo de Maitland-Pitt de 1804, tuvo a su cargo la expedición marítima al Perú que en 1820 consumó la secesión de Hispanoamérica de la España Ibérica.
Es necesario por lo tanto esbozar una sinóptica reseña biográfica de quien consumó para beneficio de Gran Bretaña la conquista económica y financiera de Hispanoamérica, conquista que quedó encubierta con gobiernos nativos ostensibles, cuyo único poder estaba y está limitado a actos protocolares y formas extrínsecas de una “independencia política”, solamente estética, formal. No jurídica-económica, sustancial.
El personaje en cuestión nació en 1775 y murió en 1860. Entre 1818 y 1821 realizó la campaña naval para conquistar Chile (Valdivia) y Perú (Callao). Actuó luego al servicio de Brasil y separó a este país de Portugal. La separación e independencia del Brasil del Reino de Portugal, consumada el 7 de septiembre de 1822, tuvo similitudes económicas y financieras con la “independencia” de Hispanoamérica. Brasil adoptó la forma monárquica de gobierno bajo el ampuloso nombre de Imperio del Brasil y coronó emperador a Pedro I. este era hijo del príncipe regente Juan de Portugal que se trasladó con la Corte Lusitana a Brasil en 1808 con motivo de la invasión de Portugal por Napoleón y gobernó en Río de Janeiro hasta 1821.
El primer acto de dependencia y subordinación económica financiera del Brasil fue hacia Gran Bretaña. “El naciente Imperio del Brasil se comprometió a entregar a su metrópoli, Portugal, una suma millonaria en libras, las cuales debía tomar prestadas a un conjunto de bancos británicos que eran acreedores de Portugal por la misma cantidad”. La “independencia” de Brasil, fue, por ende, comprada a Portugal (3). El autor de quien tomamos estos importantísimos datos sintetiza así las conclusiones de su análisis de inicio de la independencia del Brasil: “Brasil inició así su vida autónoma cargando con  una deuda agobiante cuyos beneficios no había recibido”.
La conquista económico-financiera de todo el continente Sur Americano para las bancas anglosajona fue, por lo tanto, integral.
Retomando las actividades de Lord Cochrane en 1827 lo hallamos combatiendo en Grecia, que dominada por los turcos desde 1458, recobró su independencia en una lucha entablada entre 1821 y 1824 en que fue declarada Reino Soberano con el concurso militar de Rusia, Francia y Gran Bretaña. Cochrane era, como es evidente, un ejecutor naval de la política exterior de Gran Bretaña. Tal era su profesión, sin idealismos ni impulsos de aventurero que lo motivasen. En el año de su muerte tenía publicadas en inglés cuatro volúmenes de sus Memorias: los dos primeros sobre sus operaciones en el Pacífico (Chile y Perú) y Brasil, y los otros dos restantes detallando su genealogía y su acción desde que llegó a Chile. Bilbao tuvo su autorización para traducir al español esta última parte de sus Memorias, que se publicaron en Lima en 1863 en la imprenta de José Masías. De esta obra transcribimos los siguientes párrafos que se refieren a la campaña del Perú:
“Mi aparición en el Callao causó grave aunque inútil alarma al gobierno. Volví sí a pedirle se pagasen las cantidades que se adeudaban a la escuadra, aludiendo con fuerza a los sucesos que habían tenido lugar en Guayaquil. Sin dárseme una respuesta por escrito, Monteagudo vino al buque “O’Higgins” lamentándose que hubiese yo recurrido a tan inmoderadas expresiones, puesto que el Protector, antes de saberlas, me había escrito una carta privada pidiéndome una entrevista; pero que al recibir la mía se había indignado de tal manera que su salud había peligrado. Me aseguró también Monteagudo que en aquella carta me había ofrecido una hacienda considerable y la decoración del Sol engarzada en diamantes, con tal que yo consintiese en mandar las marinas reunidas de Chile y el Perú en una expedición proyectada para capturar las Islas Filipinas, con lo cual yo haría una inmensa fortuna. Mi respuesta fue: “Diga V. al Protector de mi parte, Sr. Monteagudo, que si después de la conducta que ha observado, me hubiese enviado a una carta privada sobre un asunto tal, se la habría devuelto sin respuesta; y puede V. también decirle, que no es mi ánimo causarle perjuicio; que ni le temo ni le odio, pero que desapruebo su conducta”.
Lo novedoso y significativo de este texto es el proyecto “de capturar las Islas Filipinas” que se atribuye a San Martín. Si esto fuese cierto, la rebelión de San Martín en contra de todo el mundo hispánico por motivos que no se encuentran documentados ni estudiados.
Es oportuno destacar que en una obra recientemente publicada, Hugo Chumbita (4) pretende explicar el accionar de San Martín contra España como revancha psíquica al saberse hijo de una india guaraní cuyo nombre era Rosa Guarú y del capitán español Diego de Alvear y Ponce de León. El desgarramiento o exclusión social que sufría al saberse vástago “del opresor y la oprimida” determina su rotunda “certidumbre americana” de combatir a la potencia que había explorado, conquistado y colonizado América desde finales del siglo XV. Hipótesis como esta nos exhibe una falencia terrible de nuestra historia: ¿dónde está el archivo de San Martín? ¿Por qué esta pregunta tiene siempre un riguroso silencio por respuesta? El plan integral de San Martín para América y Filipinas debe aparecer y publicarse. La verdad no puede buscarse en conjeturas ni en suposiciones, necesita que se demuestre con pruebas sólidas e indubitables. Es el único medio de dar certeza a las elementales preguntas que se formula cualquier crítico que quiere separar la historia, como “prognosis” del futuro, de la novela y la leyenda a que se limitó el conocimiento de sucesivas generaciones de argentinos e hispanoamericanos.
NOTAS
(1) La Editorial Devenir, de Buenos Aires, con una introducción de José Raed, realizó una reedición en 1960. La Editorial Docencia, en su Biblioteca Testimonial del Bicentenario, ha realizado la edición facsimilar, con la introducción de Julio C. González (J.M.G.)
(2) Cfr. Historama (1965) Las revoluciones: la revolución de América, Europea revolucionaria y napoleónica, la revolución de América del Sur, Editorial Codex, Buenos Aires, pp. 174-175.
(3) Estrada, Fernando de (2000) trabajo publicado en Octubre Sudamericano, Año I, Nº 0, Ed. Raíces-Buenos Aires, diciembre de 2000, p. 115.
(4) Chumbita, Hugo (2001) El secreto de Yapeyú. El origen mestizo de San Martín, Ed. EMECÉ-Buenos Aires, págs. 213 y 215.


HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18884
Puntos patrióticos : 362956
Reputación : 18480
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Actos de guerra británicos para separar a Hispanoamérica

Mensaje por HispanoCortés501 el Mar Jul 22 2014, 02:41

La ayuda inglesa fue muy importante para la separación de Hispanoamérica de España y su posterior desmembramiento.
Una lastima que Hispanoamérica no haya sido capaz de crear un país federal unido capaz de plantar cara a los EEUU como quería Simón Bolívar.

HispanoCortés501
18-Cabo 1º
18-Cabo 1º

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 794
Puntos patrióticos : 27079
Reputación : 3259
Fecha de inscripción : 09/05/2014
Edad : 25
Localización : Bilbao, Vascongadas, España

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.