Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» POBREZA Y RIQUEZA: ¿CÓMO DEFINIR AMBAS? Viejo es el dicho o axioma español que afirma una verdad innegable: “No es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita”. Tampoco es corto de miras e
Hoy a las 8:32 pm por Antonio García Fuentes

» Individuo de raza negra canta jotas mejor que un español
Hoy a las 4:16 pm por Lucía

» Portugal pregunta a España por el almacén de Almaraz
Hoy a las 12:13 pm por Neilo65

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Hoy a las 12:08 pm por Neilo65

» bienvenida
Hoy a las 9:02 am por avocado33

» IDEOLOGÍA DE GENERO TIRADA POR TIERRA A SACO. (vídeos) enlaces web. BRUTAL. PÁSALO POR DONDE PUEDAS, QUE SE ENTEREN.
Hoy a las 7:41 am por ruedex

» 6 de diciembre: NADA QUE CELEBRAR
Hoy a las 7:10 am por Valle

» Otegui se queda sin ir a Cuba al no poder sobrevolar el espacio aéreo de Estados Unidos
Hoy a las 6:16 am por PoM

» EL IMÁN SUPREMO DE CANARIAS EXIGE MÁS AYUDAS Y ADVIERTE: “DE LO CONTRARIO, HABRÁ MÁS TERRORISMO”
Hoy a las 6:07 am por PoM

» NO NOS DESTROCÉIS A LOS HÉROES.
Hoy a las 4:41 am por HIMNOSHISTORICOS

» Cómo el marxismo cultural de la Escuela de Frankfurt inventó la persecución al disidente
Hoy a las 3:40 am por HIMNOSHISTORICOS

» PORRA: Villarreal Vs At. de Madrid (12-12-2016)
Hoy a las 3:16 am por Mastieno

» Mi música, tu música, nuestra música
Hoy a las 1:43 am por HIMNOSHISTORICOS

» 1785 motivos para presumir de ser español
Ayer a las 11:50 pm por Invitado

»  Hogar Social desalojado del antiguo edificio del NO-DO
Ayer a las 11:32 pm por JoséUEI

» Patriotas participantes en acto del 20N dan una paliza al activista Lagarder por gritar "Franco, asesino"
Ayer a las 11:14 pm por JoséUEI

» Me presento
Ayer a las 9:58 pm por JoséUEI

» 6 guerras que comenzaron por atentados de falsa bandera
Ayer a las 12:38 pm por Neilo65

» Steven Spielberg hará una película de la conquista de México.
Ayer a las 12:09 pm por Neilo65

» PORRA: FC Barcelona Vs Real Madrid (3-12-2016)
Ayer a las 8:48 am por niunpasoatras.org

» La Guerra de las Naranjas, el origen de la vigente disputa territorial entre Portugal y España
Ayer a las 7:34 am por Juanma_Breda

» La campaña de donar carne de cerdo al 'Banco de Alimentos' triunfa en Facebook
Lun Dic 05, 2016 11:11 pm por HIMNOSHISTORICOS

» Por qué los soldados rezan, por qué la Inmaculada es patrona de España y de la Infantería
Lun Dic 05, 2016 10:51 pm por HIMNOSHISTORICOS

» La verdad… “Ni en el potro del tormento”
Lun Dic 05, 2016 9:29 pm por Antonio García Fuentes

» Sobre los separatistas catalanes (102 vídeos)
Lun Dic 05, 2016 11:40 am por ruedex

» Cristiano Ronaldo, acusado de evadir 150 millones con varias sociedades en un paraíso fiscal
Lun Dic 05, 2016 5:20 am por Valle

» "Adrián, vas a morir", le dice una antitaurina al pequeño con cáncer
Lun Dic 05, 2016 1:36 am por Huroncete

» El CEIP Rosalía de Castro celebra con una jura de bandera escolar su españolidad y la democracia
Dom Dic 04, 2016 11:14 am por Torquemada2014

» Eslovaquia aprueba una ley para evitar la propagación del islam
Dom Dic 04, 2016 8:44 am por HIMNOSHISTORICOS

» Lee y escucha la letra propuesta para el himno de España en una iniciativa de Change.org
Dom Dic 04, 2016 5:37 am por Neilo65

» Qué fue de… Javier Arizmendi: ¿otro futbolista de extrema derecha?
Dom Dic 04, 2016 2:39 am por Juanma_Breda

» "Casa Nostra, Casa Vostra" 300 entidades y personalidades reclaman implicarse en la acogida de refugiados
Dom Dic 04, 2016 1:40 am por Juanma_Breda

» ¿Por qué un dictador de izquierdas no es un dictador?
Dom Dic 04, 2016 12:16 am por HIMNOSHISTORICOS

» Franco Ese Hombre Pelicula Completa En Español
Sáb Dic 03, 2016 11:37 pm por HIMNOSHISTORICOS

» Biografías de Patriotas Vascongados
Sáb Dic 03, 2016 9:57 pm por ilustrado

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 134 SOBRE EL ESPIRITISMO Y EL UNIVERSO
Sáb Dic 03, 2016 8:41 pm por Antonio García Fuentes

» ¿ Porque Gibraltar es una colonia y Ceuta y Melilla no ?
Sáb Dic 03, 2016 9:05 am por Valle

» Historia del Camino de Santiago
Sáb Dic 03, 2016 7:25 am por ilustrado

» Reino Hispano-visigodo
Sáb Dic 03, 2016 7:17 am por ilustrado

» Así acosan por WhatsApp a una chica de 19 años
Sáb Dic 03, 2016 6:26 am por ilustrado

» Manifiesto: Cada Nación debe buscar su Movimiento Patriótico
Sáb Dic 03, 2016 3:04 am por La Revolución por Hacer

» Así fue … Assad: “Putin es el único defensor del cristianismo”
Sáb Dic 03, 2016 1:03 am por Juanma_Breda

» TV marroquí ofrece tutorial a mujeres de cómo maquillar huellas de maltrato
Vie Dic 02, 2016 11:46 pm por El Zorro

» Madrid, París y Ciudad de México vetarán los coches diésel a partir del 2025
Vie Dic 02, 2016 10:05 pm por BRUC

» Costo y rendimiento de un preso en España
Vie Dic 02, 2016 9:30 pm por Antonio García Fuentes

» Historia de las Fallas
Vie Dic 02, 2016 9:21 pm por HIMNOSHISTORICOS

» TEJERO ROMPE SU SILENCIO, LEE ESTA CARTA Y OPINA.
Vie Dic 02, 2016 4:56 pm por BRUC

» Los secretos del 23F y los GAL pueden tener los días contados
Vie Dic 02, 2016 12:53 pm por Torquemada2014

» Gabriel Rufián, ese independentista y marxista
Vie Dic 02, 2016 12:53 pm por Neilo65

» El Ejército, la Policía Nacional, la Guardia Civil, los Mossos de Esquadra y la Guardia Urbana desahuciados del Salón de la Infancia de Barcelona
Vie Dic 02, 2016 12:50 pm por Torquemada2014

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

La actitud golpista del PSOE durante la Segunda República+La Historia oculta del PSOE desde su fundación hasta la actualidad

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La actitud golpista del PSOE durante la Segunda República+La Historia oculta del PSOE desde su fundación hasta la actualidad

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Jue Jul 24, 2014 1:31 am



La sangrienta experiencia revolucionaria de octubre de 1934 no es un caso aislado en la actitud del PSOE hacia la Segunda República. Basta con repasar los incendiarios discursos de Francisco Largo Caballero, secretario general de la UGT hasta 1938 y presidente del PSOE entre 1932 y 1935. Ya el 23 de noviembre de 1931, cuando ocupaba el cargo de Ministro de Economía y ante la posibilidad de que se disolviese el gobierno por falta de apoyos parlamentarios, Largo Caballero advirtió: “No puedo aceptar la posibilidad, que sería un reto al partido, y que nos obligaría a ir a una guerra civil. En febrero de 1933 vuelve a repetir su amenaza: “Si no nos permiten conquistar el poder con arreglo a la Constitución… tendremos que conquistarlo de otra manera”. En agosto evidencia en otro acto del PSOE lo que opina de la República: “Tenemos que luchar, como sea, hasta que en las torres y en los edificios oficiales ondee no la bandera tricolor de una República burguesa, sino la bandera roja de la Revolución Socialista“.
En plena campaña para las Elecciones del 19 de noviembre de 1933, Largo Caballero vuelve a mostrar su peculiar talante: “El jefe de Acción Popular decía en un discurso a los católicos que los socialistas admitimos la democracia cuando nos conviene, pero cuando no nos conviene tomamos por el camino más corto. Pues bien, yo tengo que decir con franqueza que es verdad. Si la legalidad no nos sirve, si impide nuestro avance, daremos de lado la democracia burguesa e iremos a la conquista del Poder“. El 5 de octubre de 1934, como acabamos de ver, cumplió con creces su amenaza, cuatro días después de afirmar en un mitin en Madrid lo siguiente: “Nuestro partido, es ideológicamente, tácticamente, un partido revolucionario… cree que debe desaparecer este régimen“.
Tras esa intentona golpista, Largo Caballero es detenido. El 1 de diciembre de 1935 es puesto en libertad. De cara a las Elecciones Generales de febrero de 1936, el presidente del PSOE continúa con sus soflamas golpistas. El 19 de enero de 1936 afirma en un mitin en Alicante: “si triunfan las derechas nuestra labor habrá de ser doble, colaborar con nuestros aliados dentro de la legalidad, pero tendremos que ir a la guerra civil declarada”. Al día siguiente, en otro mitin socialista en Linares (Jaén), aclara todavía más su posición respecto de la República: la democracia es incompatible con el socialismo, y como el que tiene el poder no ha de entregarlo voluntariamente, por eso hay que ir a la Revolución. El 10 de febrero, en el Cine Europa de Madrid, declara sin rodeos: “estamos ya hartos de ensayos de democracia; que se implante en el país nuestra democracia”. En ese mismo mitin Largo Caballero deja claro lo que entiende por “nuestra democracia” con estas palabras: “Tenemos que recorrer un periodo de transición hasta el socialismo integral, y ese período es la dictadura del proletariado, hacia la cual vamos.”


Última edición por HIMNOSHISTORICOS el Sáb Nov 01, 2014 11:12 pm, editado 2 veces

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18896
Puntos patrióticos : 363036
Reputación : 18500
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: La actitud golpista del PSOE durante la Segunda República+La Historia oculta del PSOE desde su fundación hasta la actualidad

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Jue Jul 24, 2014 1:42 am

La Historia oculta del PSOE desde su fundación hasta la actualidad

1879

Pablo Iglesias fundó el PSOE en 1879 con 900 miembros, y todavía hoy se le tiene enorme respeto y veneración en el partido.

El crecimiento del PSOE fue lento y difícil En 1886 apareció el semanario del partido “El Socialista”, y en 1888 el sindicato ligado al partido UGT (que se independizaría a finales del s. XX).

En un reciente congreso del PSOE, Felipe González cerró su discurso subiendo una foto de Pablo Iglesias y hablando de él en un tono afectuoso y nostálgico recordando su lucha por la democracia y las libertades, la honradez que le caracterizó, su coherencia, su lucha por la paz, y recordó cómo él y muchos como él habían sido perseguidos por defender tales ideas.

Con ello, se rendía un tributo a quien debe ser un modelo a seguir por cualquier socialista, y se recordaba los años de persecución a los socialistas por el mero hecho de creer en la democracia...

1909

Semana Trágica de Barcelona. Como protesta a la guerra de Marruecos, se organizan por socialistas, radicales, anarquistas y sindicalistas múltiples disturbios y desmanes entre los que estuvieron el asesinato de clérigos y la profanación de tumbas, hechos que provocaron la declaración del Estado de Guerra

Francisco Ferrer Guardia, terrorista y creador de la Escuels Moderna que tenía como lema “la destrucción del todo” y “Viva la dinamita”, calificado por Miguel de Unamuno como “tonto, loco y criminal cobarde”, instigador del atentado contra Alfonso XIII el día de su boda y ejecutado por su compañero de Escuela Mateo Morral, y sospechoso de ser el instigado del asesinato de Cánovas en 1897, fue considera principal instigador de los hechos y condenado a muerte.

Suyas son las palabras: “No nos interesa hacer buenos obreros y empleados, buenos comerciantes. Queremos destruir la sociedad actual desde sus comienzos”.

Tras su condena, se desencadenó una ola antiespañola y antigubernamental de manos de la izquierda europea contra la que protestó Pablo Iglesias negando que el tribunal militar (debido al Estado de guerra) hubiera actuado injusta o cruelmente.

1910

Pablo Iglesias reconoce su implicación en la Semana Trágica, defiende la figura de Francisco Ferrer, reconoce que la legalidad le interesa sólo mientras le beneficie, y amenaza con atentar contra el Presidente Maura.

“El PSOE viene a buscar aquí (al Parlamento), a este cuerpo de carácter eminentemente burgués, lo que de utilidad pueda hallar, pero la totalidad de su ideal no está aquí. La totalidad ha de ser obtenida de otro modo. Mi partido está en la legalidad mientras ésta le permita adquirir lo que necesita; fuera cuando ella no le permita alcanzar sus aspiraciones”

A continuación califica a Ferrer de “hombre de ideas”, reconoce la implicación de su partido en los desmanes del año anterior, y justifica la quema de conventos por el carácter antisocial de los religiosos, la campaña antimaurista de la izquierda europea (contra la que él mismo protestó) y asegura que la población de Barcelona estuvo de acuerdo con los desmanes.

Amenaza de muerte al Pres. Maura si se vuelve a presentar: “Debemos, viendo la inclinación de este régimen por S.S, comprometernos para derribar ese régimen. Tal ha sido la indignación por la política del Gobierno del Sr. Maura en los elementos proletarios que nosotros hemos llegado al extremo de considerar que antes de S.S. suba al Poder debemos ir hasta el atentado personal” (pag 439-443 Diario de Sesiones 7-7-1910).

El Presidente del Congreso le invita varias veces a retirar sus palabras, pero Iglesias se niega y se reafirma en ellas. 15 días después, Manuel Posa, de 18 años, disparó 3 tiros contra Maura, que salió gravemente herido.

Muchas calles de España llevan aún el nombre de Pablo Iglesias.

1917

El PSOE apoya la huelga general revolucionaria

El demócrata y defensor de la Paz Pablo Iglesias y su partido, que defendían la dogmática del marxismo puro, la lucha de clases, el Manifiesto Comunista, la dictadura del proletariado, la destrucción de la Iglesia, el Ejército, los Jueces, etc, no tuvo reparos en apoyar en 1917 la huelga general REVOLUCIONARIA a imitación de la soviética de Octubre en medio de un clima de crisis y de crispación social casi sin precedentes.

1923

El PSOE apoya la dictadura de Miguel Primo de Rivera

Tras participar por un breve tiempo en la Internacional comunista de Lenin (el demócrata gaseador de campesinos de la región de Tambov del mismo modo en que Saddam gaseó aldeas kurdas y que sirvió de ejemplo a Hitler 20 años después), el PSOE decidió la colaboración con la dictadura del General Primo de Rivera (1923-1930), padre del fundador de Falange Española.

Largo Caballero ocuparía la Consejería de Estado, los socialistas entraron en el Consejo de trabajo, en el Consejo Interventor de Cuentas, y diversos órganos del Régimen.

Ello permitió a los socialistas una libertad de acción y de expansión de la que no gozaban ni comunistas ni anarcosindicalistas, que sí se opusieron a la Dictadura.

1929-1930

El PSOE abandona al dictador, se niega a colaborar con una República burguesa, y luego se suma a la causa republicana.

Cuando la dictadura de Primo empezaba a declinar, los socialistas consideraron oportuno abandonar el barco y pasarse a la oposición al régimen que tanto les había beneficiado.

Pese a la caída de la dictadura y la crisis de la monarquía la dirección del PSOE se opuso a colaborar en la instauración d e una república burguesa (léase democrática y parlamentaria), para después, a partir de septiembre de 1930, colaborar en las huelgas revolucionarias que la demandaban. Varios altos miembros del PSOE acudieron al Pacto de San Sebastián de agosto de 1930 junto a otros grupos prorepublicanos.

1931

Se proclama la República y el PSOE entra en el Gobierno

En abril de 1931, y pese a haber obtenido las fuerzas monárquicas más concejales que las republicanas y socialistas juntas, la victoria de los republicanos en las principales ciudades llevó a republicanos y socialistas a exigir la salida del Rey bajo el pretexto de que no podían garantizar su integridad si no dimitía antes de las 19h, y pese a que no se había discutido en tales elecciones la continuidad o no de la monarquía. Cuando en 1995 el PP arrasó en las municipales el PSOE no vio motivo alguno para dejar el Gobierno (no digamos ya cambiar el sistema político).

Instaurado un gobierno izquierdista, el PSOE formó parte de él hasta 1933. Se redactó una nueva Constitución sectaria, se persiguió a la Iglesia Católica (el PSOE estuvo al frente de esta actitud), se quemaron conventos, se expulsó a la Compañía de Jesús, las huelgas se multiplicaron, así como los crímenes políticos, se reprimieron violentamente diversos conflictos sociales que llevaron al PSOE a ser tachado de contrarrevolucionario y reaccionario.

Se persiguió y acosó a la disidencia de derechas a la que se tachaba de monárquica y profascista, y se cerraron multitud de publicaciones derechistas con cualquier excusa.

1933

Las Juventudes Socialistas protagonizan la violencia callejera

Largo Caballero crea Grupo Deportivo entre las JJ.SS, entrenado con espíritu paramilitar para combatir en la calle a la “amenaza fascista” a los modos de las S.A o de la kale borroka. Portaban pañuelos rojos, puños en alto y entonaban canciones belicosas sembrando el terror entre los grupos de derechas y especialmente los falangistas, a los que hicieron objeto predilecto de sus ataques. Entre noviembre de 1933 y junio de 1934, Jose Antonio Primo de Rivera se negó a contestar a la violencia con violencia, pese a la casi decena de muertos entre los militantes de FE a manos de los “chíbiris” socialistas, lo que motivó la sorna de la izquierda, la derecha moderada y el ABC, que motejaron a José Antonio de “San Simón el enterrador” y a su FE de Franciscanismo Español o Funeraria Española.

Todo cambió el 10 de junio de 1934, tras un atentado contra el líder de Falange Española y el salvaje ensañamiento contra el joven falangista Cuéllar (cuya cara quedó desfigurada), muerto a manos de los chíbiris socialistas en Cuatro Vientos tras una concentración falangista. Falange decidió contestar a la violencia, y en 1936 las cifras de muertos de ambos bandos se habían equilibrado. No fue la Falange quien inició la violencia callejera como el PSOE intenta vender (la FE no contestó durante 7 meses y 8 muertos), sino el propio PSOE.

El 23 de julio de 1933 Largo Caballero le dijo a sus Juventudes Socialistas que el PSOE aspiraba a conquistar legalmente el poder, pero que de encontrar obstáculos iría a la creación de una República socialista y revolucionaria. Hay multitud de discursos de este estilo en aquellos años. Y hechos que los desarrollaron.

Por su parte, el ministros socialista Jiménez de Asúa creó este año la “Ley de vagos y maleantes”, que fue por tanto una ley creada por los socialista, y no por Franco (como suelen creer muchos socialistas actuales).

1934

El PSOE da un golpe de Estado contra la República y su Gobierno.

En nov de 1933 la derecha de la CEDA de Gil Robles ganó las elecciones pero la izquierda declaró que no aceptaría que formase gobierno, por lo que este se entregó al centro Radical de Lerroux. Los socialistas prepararon durante todo el año 34 la sublevación armada esperando al momento oportuno: “atención al disco rojo” Cuando la CEDA reclamó su derecho a entrar en el Gobierno (lo hicieron sólo 3ministros y sin asumir la Presidencia) el PSOE dio el golpe de Estado revolucionario con las armas conseguidas por Indalecio Prieto y con ayuda de la CNT.

El golpe incluía el secuestro del Presidente de la República y un Gobierno de Comisarios del Pueblo. Al tiempo, Luis Companys proclamó en Cataluña el Estado Catalán de la República Federal Española. El golpe fracasó en todo el país salvo en Asturias, donde con 30.000 hombres, los socialistas y otros grupos se ensañaron con sacerdotes, guardias civiles, y algunos paisanos. El diputado socialista Ramón González Peña voló las cajas fuertes del Banco de España. El Gobierno consiguió mantener el control con el envío del Ejército, pero aún así se perdieron casi 3.000 vidas. Largo Caballero estuvo varios meses en prisión, y Prieto huyó a Francia, de la que volvería después gracias a un democracia más generosa con ellos de lo que ellos fueron con ella.

Cuando en 1984 algunos socialistas quisieron conmemorar los 50 años de aquel ejemplo de ejercicio democrático, Felipe González lo impidió inteligentemente para evitar rememorar un hecho tan grave y nunca recordado. 2 años antes de que Franco diera su golpe de Estado, el PSOE ya lo había hecho con igual violencia pero menor éxito.

1936

El PSOE prepara a conciencia la guerra civil prometida por Largo.

Tras las elecciones de 1936 en las que Largo Caballero había prometido la guerra civil como remedio a todos los males y defendido la bolchevización del PSOE (lo que le serviría para ser Presidente del Gobierno en sept), el PSOE se convirtió en el principal partido del Frente Popular (con comunistas y azañistas), se indultó a los presos de 1934 y se encarceló a Jose Antonio Primo de Rivera por tener una pistola en su casa (moriría fusilado iniciada ya la guerra civil). Se alzaba junto a los comunistas la bandera del 34 y se solicitaba a la URSS la ayuda para “la conquista del poder por medio de la insurrección armada”. Como vemos, el PSOE nunca defendió la República, sino que sólo la usó para lo que le convenía y la violó cuando le venía en gana.

La victoria de la izquierda en 1936 fue arrolladora en la segunda vuelta tras haberse entregado el poder a Azaña tras la primera (que había estado bastante igualada). Curioso cambio en el voto en tan mínimo tiempo.

A Largo Caballero se le conocía ya como el Lenin español y tenía su estatua en la Plaza Roja de Moscú (luego la efigie de Stalin, otro gran demócrata, colgaría de la Puerta de Alcalá de Madrid).

La rivalidad entre Largocaballeristas y prietistas fue aumentando y se discutía a bofetadas en el Retiro entre Araquistáin y Zugazagoitia, cuando no a tiros (la escolta de Prieto, la Motorizada, tuvo que defenderle en un par de ocasiones pistola en mano de los largocaballeristas). Modo habitual este de resolver los debates en el seno de los partidos democráticos.

Un militante del PSOE asesina al Jefe de la Oposición

El 13 de julio (5 días antes del inicio de la guerra civil) un grupo armado de guardias de Asalto de base socialista (aunque no enviado directamente por el PSOE), acude a casa del líder de la derecha republicana Gil Robles, al que no encuentra en casa. Seguidamente, acuden a la 01.30 de la madrugada al domicilio del líder de la derecha monárquica, José Calvo Sotelo, al que se llevan arrestado en un furgón, y en el que el militante socialista Condés le dispara 2 tiros en la cabeza abandonando el cadáver en el cementerio del Este. Este hecho fue el detonante final para el golpe de 1936 que ya se venía preparando.

A la izquierda puede verse la imagen del cadáver ensangrentado de Calvo Sotelo, así como el homenaje que poco menos que como a un héroe se hizo en una sede del PSOE a Condés cuando meses más tarde cayó muerto en la guerra en el frente de Madrid. Había librado al país de “un fascista”.

Mientras muchas calles españolas siguen llevando el nombre de Pablo Iglesias, todo un ejemplo como hemos podido ver, el nombre de José Calvo Sotelo ha sido barrido por “políticamente incorrecto”, por decirlo de alguna manera.

1936-1939

Con Largo Caballero de Presidente del Gobierno,las checas del PSOE desatan el terror el Madrid, mientras la efigie gigante de Stalin cuelga de la Puerta de Alcalá. Matanza de Paracuellos. El PSOE se opone a que exista Parlamento.

Dado su actitud revolucionaria, al Secret, General del PSOE se le nombra Presidente del Gobierno en sept de 1936. Durante su Gobierno las checas del PSOE, creadas a imitación de las soviéticas , asesinan , violan y roban. Ser sospechoso de reaccionario, haber acudido a misa con regularidad, o leer el ABC eran motivos suficientes.

Ya Presidente Largo, casi analfabeto hasta llegar a los 20 años, pero con enorme carisma y que despertaba una confianza ciega entre los obreros, y ante el avance de Franco hacia Madrid, se decreta el fusilamiento de miles de presos civiles en Paracuellos del Jarama, actos de cuya responsabilidad se ha acusado a Santiago Carrillo.

Durante la guerra civil, la efigie de Stalin, uno de los padres de la democracia, presidía la Puerta de Alcalá (foto)

En diciembre, Stalin envía una carta a Largo aconsejándole que abra un parlamento aparentemente libre como estratagema para así ganarse la ayuda de las democracias liberales y no sus lógicas sospechas. Largo le contestó que en la zona republicana nadie sentía la menor inclinación hacia las formas parlamentarias. En su carta del 06-01-37, contesta a Stalin: “Cualquiera que sea la suerte que el porvenir preserva a la institución parlamentaria, ésta no goza entre nosotros, ni aun entre los republicanos, de defensores entusiastas”. Largo no era un demócrata, pero al menos era un hombre coherente.

1939-1977

40 años de deserción, y cesión de la lucha al PCE. Financiación por parte de la CIA?

Tras varios complots y golpes de Estado en los que estuvo inmerso el PSOE en los últimos meses de la guerra civil, comenzó una larga etapa en la que el PSOE no se distinguió por su lucha antifranquista, que quedó en manos del Partido Comunista (a pesar de que algunos socialistas parecen haberse pasado la vida en la cárcel por cómo hablan de aquellos tiempo).

Las pugnas internas en el PSOE continuaron después de la guerra civil. Llopis accedió a la Secretaria General en 1950 desde donde siguió un a política anticomunista y de alianza con los monárquicos de don Juan (quién lo diría) que culminaría en el Pacto de Munich de 1961.

En 1973 Felipe González llegó a la Secretaría en el congreso de Suresnes, en el que desarrolló un juego bastante sucio contra sus oponentes en el Partido. Se dice que el PSOE fue apoyado económicamente por la socialdemocracia alemana y sueca así como por la CIA, deseosa de evitar que el PCE fuera la primera fuerza de la oposición en España. En 1975, 2 semanas después de la muerte de Franco, la policía tenía ordenes de no detener bajo ningún concepto a Felipe González.

1977-1982

Chantaje a la Corona y oposición brutal a UCD

Tras haber dicho en el 75 en “El Socialista” que Juan Carlos I no podía ofrecer una cara distinta a la de Pinochet, el PSOE defendió la república como forma de Estado frente a la monarquía durante el proceso de redacción de la nueva constitución en 1978. EL objetivo no era ese; se buscaba la consecución de otros objetivos a cambio de ceder en eso, lo que no fue otra cosa que una muestra de chantaje a la Corona y de negociación sucia.

Durante el Gobierno de Adolfo Suárez y la UCD, el PSOE llevó adelante una posición durísima e irresponsable. Su labor fiscalizadora fue absoluta, Felipe González, escandalizado de que se metiera a España en una organización militar, viajó al Pacto de Varsovia cuando la UCD introdujo a España en la OTAN (algo similar a lo de Zapatero y su viaje a Marruecos).

Alfonso Guerra (en la foto) ejercía su labor en el Congreso llamando a Adolfo Suárez “tahúr del Missisippi”, “perfecto inculto”, procedente de “las cloacas del fascismo”, ser un jinete del “caballo de Pavía”, y de ser amigo de recurrir al “pinochetismo” y a los “golpes de Estado parlamentarios”. Eso no sería obstáculo para el posterior escándalo protagonizado por su hermano, ni para utilizar un avión mystere del Ejército para desplazarse con su familia al Algarve; ni pretender saltarse el atasco a la vuelta en coche haciéndose abrir paso por su escolta. También es autor de otra frase desafortunada: “Para echar a la UCD me alío hasta con HB”

1982-1996

Paro, chaqueterismo, megalomanía y corrupción

Los socialistas prometieron trabajo (800.000 puestos), el “OTAN de entrada NO”, y la ética; dejaron un paro del 21%, un país comprometido con la OTAN y participando de sus bombardeos, una contínua cesión ante los nacionalistas, y un rosario de escándalos de corrupción: casos Juan Guerra, Flick, Filesa, Cruz Roja, Luis Roldán, la cuentas de la Expo, Mariano Rubio e Ibercorp, las escuchas ilegales del CESID, los GAL que causaron más de 25 muertos en una guerra sucia contra ETA “muy democrática” y por la que se encarceló al ministro del Interior y de la que se acusó también al Presidente González por algunos de los condenados, los vídeos comprometedores hechos a algún periodista opuesto al felipismo, el uso indebido de los fondos reservados, el mystere de Alfonso Guerra, Rumasa, amigos y gente cercana al PSOE que se enriquecía con negocios, la amistad con Betino Craxi, Carlos Andrés Pérez y otros dirigentes corruptos...

Todo se completaba con una gran megalomanía que hizo que Felipe González se paseara en el yate Azor de Franco, o que se construyera un bunker a prueba de bombas nucleares bajo la Moncloa, y que disponía incluso de un cementerio. De tan faraónica obra se dijo que se habían beneficiado constructores cercanos al PSOE

No faltó tampoco el control absoluto del Poder Judicial (“Montesquieu ha muerto”, dijo Alfonso Guerra) cargándose la división de poderes, y controlando el cuarto poder (la Prensa) a través de alianzas con el Grupo PRISA (El País, Canal +, la SER...), propiedad de Jesús de Polanco. TVE llegó a poner un “VOTA PSOE” durante 1 segundo en plena campaña de 1986 cuando Butragueño marcaba un gol a Dinamarca en el Mundial de Méjico86. Todo se coronó con la compra y cierre de Antena3 Radio (emisora opuesta al felipismo), y su posterior cierre.

EL PSOE mantuvo y estrechó lazos con la OTAN y los EE.UU.

El PSOE bombardea con y sin mandato de la ONU a mujeres y niños en Irak y Yugoslavia.

En 1991, el gobierno del PSOE intervino en la guerra contra Irak prestando un inestimable apoyo logístico a EE.UU en los bombardeos de Irak, despegando de España aviones que causaron la muerte a mujeres y niños iraquíes. Tal intervención militar contaba con el apoyo de las Naciones Unidas, pero era rechazada por la mayoría del pueblo español, al que el Gobierno del PSOE no consideró oportuno escuchar.

El apoyo y la confianza que el Gobierno del PSOE generó en EE.UU ayudó a que Javier Solana alcanzase la Secretaría General de la tan denostada en otros tiempos OTAN, y contra la que el PSOE había clamado en la oposición.

Pocos años después, siendo Solana Secretario General de la OTAN y Felipe González Pres. del Gobierno, el PSOE apoyó el bombardeo de Yugoslavia (en el que también murieron mujeres y niños y se destruyeron las infraestructuras del país) bajo la dirección de EE.UU y enviaron tropas de tierra en la postguerra a pesar de que la intervención militar no contaba con el apoyo de las Naciones Unidas, pues tenían en veto de Rusia y de China. La opinión pública española estaba también mayoritariamente en contra, pero eso no amedrentó al PSOE.

En 2003 el PSOE atacó al Gobierno Aznar y le exigió que se opusiese con firmeza a un nuevo ataque contra Irak ante los incumplimientos de Saddam Hussein, basándose en que era una guerra injusta e ilegal porque no contaba con la ONU (como en el caso yugoslavo), aunque luego dijeron que se opondrían con o sin mandato de la ONU, y porque al estar la mayoría de los españoles en contra estaba dando la espalda a los ciudadanos,siendo prepotente y no escuchando a la gente. Se lanzaron acusaciones de “asesinos” y de estar colaborando en la muerte de mujeres y niños, así como de hacer “seguidismo” de EE.UU. Ante la oleada de violencia que sufrieron las sedes del PP y muchos actos públicos de sus miembros, dirigentes del PSOE dijeron que no les gustaban pero que “son mejores las piedras que las bombas”.

La lucha del PSOE contra las dictaduras del mundo.

El PSOE, siempre atento como hemos visto a la lucha por la democracia, volvió a dar una prueba de sus escrúpulos democráticos al negarse a dar la mano al dictador chileno Pinochet en una reunión internacional.

Pero ello no impediría que Felipe González tuviera tratos amigables y concediera créditos a otros dictadores de ideología afín como Daniel Ortega, acusado de violación por una menor, a Fidel Castro con quien bailoteó en Copacabana, o con el líder terrorista Gadaffi cuando éste estaba inmerso en la financiación de grupos terroristas. Curiosamente, las relaciones con el líder libio se cortaron a raíz del ataque de Ronald Reagan contra el líder libio a causa de su apoyo al terrorismo internacional. ¿¿¿Seguidismo de Estados Unidos???

Algunas malas lenguas llegaron a decir que lo importante no parecía ser que se fuera demócrata o dictador, sino que se fuera de izquierdas.

Aún en 2003, y pese a tachar de asesinos a miembros del PP y tachar de matón a Bush y de acudir a manifestaciones antibelicistas, el PSOE no quería acudir a manifestaciones contra los fusilamientos de Fidel Castro, y, cuando finalmente se vieron forzados a ir, enviaron a Caldera (a las otras acudía el propio Zapatero) para condenar la dictadura pero también criticar a la oposición cubana de Miami y al embargo de EE.UU.

1996-2003

Las bases del PSOE eligen como jefe a Borrell, y los poderes fácticos del partido le derriban

Tras la marcha de Felipe González, el PSOE siguió en defensa de los intereses del grupo PRISA, y siendo Joaquín Almunia su Secretario General, decidió legitimizarse a través de su elección por las bases del partido, convencido de ganar en unas primarias. José Borrel, socialista no felipista, se presentó y ganó las primarias con el 55% de los votos.

Pese a su victoria, los poderes fácticos del PSOE (felipistas y polanquistas) torpedearon al líder elegidos por los militantes hasta forzar su dimisión en un nuevo ejemplo del respeto del PSOE a las reglas de la democracia. Almunia, que siguió como Secretario General se presentó a las elecciones del 2000 que dieron mayoría absoluta a la derecha.

Suerte parecida le tocó a Nicolás Redondo terreros en el País Vasco por mantener postulados antinacionalistas, mal vistos por los sectores felipistas y polanquistas del Partido.

Tras la salida de Almunia, las primarias dieron la victoria a Zapatero con un 38% de los votos. Moderado en un principio, los mismos poderes le incitaron a adoptar una postura mucho más dura con el Gobierno de Aznar, y parece no haber podido mantener la disciplina ni el el PSE con Odón Elorza ni en el PSC de Maragall, que van por libre y a veces en dirección opuesta a las directrices del PSOE de Madrid.


Nota: A partir de aqui para abajo, se añadió en fecha posterior al resto, ya que la Historia oculta del PSOE, escrita en este documento, solo estaba hasta el 2003.


Hasta la actualidad, 2005. (Añadido el 10 de Abril del 2005 por ZapatoVelozz)


Acoso y derribo del PP por parte del PSOE...11m, Se produce el atentado mas grande de la historia de España con 192 muertos y 1500 heridos con el fin de volcar el resultado (que absoltutamente todos los sondeos daban por ganador al PP) de las elecciones del 14 de Marzo.


Durante dos años el PSOE junto con IU y algunos partidos nacionalistas, emprendieron una autentica campaña de acoso y derribo hacia el partido del Gobierno de entonces, el Partido Popular.
Ante la imposibilidad de poder desprestigiar al PP por causas de corrupción o mala gestión, con el consiguiente desgaste que eso conllevaria, los partidos de la oposición se dedicaron a EXPLOTAR cualquier cosa que se les pusiese a tiro...desgracias, accidentes, temporales, etc.


La primera gran intentona fue con el accidente del petrolero Presstige, el cual se rompio derramando gran parte del crudo sobre las costas gallegas. Se intentó hacer culpable al gobierno en un acto de manipulación por parte de la oposición increible. No se percataron que los gallegos no son tontos, pues ya habian sufrido esto con anterioridad (aunque fuese en menor dimensión) este tipo de desastre en sus costas...Y en aquella anterior ocasión quien gobernaba era el PSOE, y nadie le echó la culpa entonces. Pero además, muchos afectados de aquel anterior , el que soltó el buque "Mar Egeo", no cobraron sus indemnizaciones hasta años despues, en el gobierno de Aznar. En el desastre del Presstige las ayudas económicas han sido de una gestión impecable.......Ante la incredulidad del PSOE, los gallegos, en las urnas de las elecciones municipales, supieron valorar la realidad con sentido común, y el PP de nuevo se impuso, incluso en las poblaciones costeras mas afectadas.


La gran oportunidad (ya con las elecciones generales mas cerca) para el PSOE, llega con la aprobación y colaboración de nuestro pais en la guerra de Iraq, con tropas en MISION HUMANITARIA (no como en el 91 con el PSOE en el poder, que se fue a BOMBARDEAR). A veces un gobierno tiene que tomar decisiones poco populistas, pero claro, unos tienen "PATENTE DE CORSO" y otro no.
La cuestión es que el PSOE (maestros en propaganda y manipulación), con la enorme ayuda de ciertos medios de comunicación afines a su cuerda, cargaron toda su artilleria pesada contra el partido del gobierno.
Todavia se pudo añadir otra desgracia (para beneficio de la campaña de acoso que estaba llevando la oposición sobre el PP)...El accidente del Yacolev...ESO fué, ni mas ni menos...un accidente de tantos que hay todos los dias en cualquier parte del globo. Sin embargo, el PSOE cargo su repugnante artilleria manipulativa de los muertos sobre el PP una vez mas.
Con todo esto nos ponemos a las puertas de las elecciones generales, donde absolutamente todos los sondeos dan por ganador al Partido Popular, incluso algunos, por mayoria absoluta, revalidando asi la mayoria conseguida en el 2000.


Despues de tantos intentos de EXPLOTACION de hasta los temporales invernales, echandole la culpa al PP de absolutamente todo, (vamos, que si hubiese caido un meteorito, la culpa la hubiese tenido Aznar) para desilusión del PSOE, y la izquierda en general, la gente seguia valorando la fantastica buena gestión del PP, manifestándolo en la intención de voto....No faltaron voces de algun importante dirigente de la izquierda que dijo "HAY QUE ECHAR A LA DERECHA DEL PODER COMO SEA....SI HACE FALTA, SE HUNDE OTRO BARCO".


11 de Marzo. Se produce un gran atentado terrorista con el resultado de 192 muertos y 1500 heridos. En medio de la gran conmoción, se inicia una intensisima campaña de manipulación por parte del PSOE, IU y algunos medios de comunicación, de sobra conocidos. El PP en su afán de dar la información al minuto, por las presiones de la oposición, quizás se precipita a dar datos demasiado definitivos. Aunque nunca descartó ninguna via de investigación, se reafirmó demasiado en la hipótesis de ETA. Eso lo utilizó el PSOE, volcandose en todos los medios afines a su cuerda diciendo que el PP mentia....incitando a parte de la población, a traves de mensajes sms, a manifestaciones "ESPONTANEAS" delante de las sedes del PP el dia 13, en la jornada de reflexión, a las voces de "Aznar asesino", "PP culpable"...e incluso agresiones a algunos dirigentes del PP.


Al final el PSOE en esa especie de "Golpe de Estado", consiguió su tan deseado propósito, EL VUELCO ELECTORAL.
A dia de hoy, no sin varios intentos por cerrar la Comisión que investiga el 11m, el PSOE YA NO QUIERE SABER NADA....Ya no quiere saber como decian en los dias entre el 11 al 14...NO, TODO LO CONTRARIO. Ahora todo su afán es entorpecer y tapar por todos los medios la investigación...Ahora precisamente que, a traves de medios particulares, se están destapando cosas (como el caso Huarte) que, aunque ya habia otros muchos indicios de la participación de ETA, como de ocultación de datos por el PSOE,...ahora se pone de manifiesto lo que ya se sospechaba...QUE LA SOMBRA DEL PSOE PLANEA SOBRE EL 11M....No se sabe todavia en que grado de implicación...Puede ser desde que miembros de este partido tuviese información de lo que iba a ocurrir antes de que ocurriera (algo gravísimo),...hasta, quizás, algo mucho mas grave todavia....Esperemos que algun dia se averigue toda la verdad...Por el momento, el tal Huarte (dirigente socialista en Asturias), está desaparecido.


Que cada cual juzgue como quiera, pero, "EL DISCO DURO DE LA HISTORIA ES INDESTRUCTIBLE".
ZapatoVelozz
http://personal.telefonica.terra.es/web/zapatovelozz/COSAS/Zapacosillas/LaHistoriaOcultadelPSOE/

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18896
Puntos patrióticos : 363036
Reputación : 18500
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: La actitud golpista del PSOE durante la Segunda República+La Historia oculta del PSOE desde su fundación hasta la actualidad

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Jue Jul 24, 2014 1:45 am

Historias inconfesables del PSOE (II). Colaboración con la Dictadura de Primo de Rivera

Analicemos brevemente la estrecha colaboración que el PSOE mantuvo con el régimen antiliberal de Miguel Primo de Rivera, el dictador que dominó la esfera política nacional durante el sexenio 1923-1929. Ni que decir tiene que la práctica totalidad de la ciudadanía desconoce este trascendental episodio rocambolesco de cooperación socialista con el Mussolini de España (así definió Alfonso XIII a Primo de Rivera ante el Rey Víctor Manuel III); algo totalmente lógico si tenemos en cuenta que, gracias a nuestra “letrada” clase rectora, casi nadie sabe ya, aunque estacione en alguna gasolinera de Campsa o riegue la huerta con el agua de alguno de sus pantanos, quién fue Miguel Primo de Rivera.

Tan trascendental fueron los años del colaboracionismo entre el socialismo marxista y el corporativismo organicista que, gracias a ellos, a decir de la práctica totalidad de historiadores solventes, el PSOE y la UGT se convirtieron en las fuerzas izquierdistas españolas hegemónicas de la política y el sindicalismo. Primacía que, casi un siglo después, permanece inalterada por diversas razones que aquí no vamos a analizar. En definitiva, durante aquellos años, el PSOE logró dos cosas decisivas: el Gobierno persiguió duramente al movimiento anarquista, cuyo crecimiento quedó suficientemente castrado como para que durante los años republicanos la CNT y la FAI fueran a remolque de la izquierda marxista en las luchas sociales. Y, además, el PSOE adquirió la notoriedad suficiente como para abortar el crecimiento del PCE que, durante la II República, apenas pudo colar un diputado en las Cortes en 1933.

Aunque Miguel Primo de Rivera era partidario de la superación de la lucha de clases, éste no dudó en buscar la colaboración del entonces (y, no se olvide, hasta 1979) partido marxista, para mejorar las deplorables condiciones de vida de los trabajadores españoles. Desde el lado socialista, y emulando la actitud que tuvo el SPD alemán con Bismarck, el PSOE tuvo un acercamiento no exento de oportunismo hacia el Directorio, mientras otros grupos como los cenetistas y los hombres de la restauración (liberales y conservadores) eran prácticamente borrados del mapa político. A los pocos días de iniciarse el Directorio militar, el general Duque de Tetuán visitaba la Casa del Pueblo de Madrid, desde donde emitió emocionadamente estas palabras: “en este centro se da al obrero una orientación de buena ciudadanía”. Con esta visita, el sorprendente matrimonio entre socialismo y primorriverismo, parecía quedar asegurado.

A pesar de la oposición del sector liderado por Indalecio Prieto, la mayoría del Partido Socialista y de la UGT, de la mano de Largo Caballero, el futuro Lenin Español, decidió colaborar definitivamente con el Directorio militar. Esta colaboración, constante y continuada a lo largo de toda la dictadura, fruto quizá de un cierto temor mutuo, fue ratificada en los congresos del partido y del sindicato en 1928. La doble colaboración –política y sindical- del PSOE y de la UGT, consiguió que ambas organizaciones gozaran de una mayor cohesión y operatividad, amén de librarlas de sospechas gubernativas. Los políticos del PSOE inspiraban la abundante -y bastante mediocre, todo hay que decirlo- legislación social del régimen, mientras la UGT gozaba prácticamente del monopolio de la actividad sindical.

Ya desde el segundo día del Directorio, las huestes socialistas decidieron no secundar la huelga cenetista apoyada por el PCE. Por el contrario, destacados dirigentes socialistas ocuparon cargos de gran relevancia en el sexenio primorriverista: vocalías del Consejo de Estado y del Consejo Interventor de Cuentas del Estado, asientos en el nuevo Consejo Superior del Trabajo y en la Comisión de Corporaciones del Ministerio de Trabajo, consejerías del INP, del Consejo de Información Telegráfica Comercial, del Consejo Superior Ferroviario, representantes gubernamentales en la OIT, representantes en los comités paritarios, en la Oficina Internacional de Ginebra, etc… El propio Largo Caballero logró entrar en el mismísimo Consejo del Estado. Largo Caballero, con el visto bueno de Besteiro, aprobó y perfeccionó los proyectos del general sobre los jurados mixtos y el arbitraje imparcial. Ya ven, la dictadura derechista de Primo de Rivera era un tanto peculiar.

Particularmente interesantes fueron las distintas entrevistas que Miguel Primo de Rivera mantuvo con el dirigente de la UGT Manuel Llaneza. El socialista Andrés Saborit, entonces miembro de la Comisión Nacional Corporativa, señalaba en el XII congreso ordinario del PSOE celebrado en 1928 que “la justicia obliga a reconocer que Primo de Rivera atendió la mayor parte de las reclamaciones formuladas por Llaneza”. En este sentido, cabe aquí recordar, por lo que a Asturias se refiere, la financiación de la compra de la mina de San Vicente para la explotación, en régimen de cooperativa, por el sindicato minero asturiano, al que Primo de Rivera concedió, además, una subvención de 25 céntimos por tonelada de carbón explotada con la condición de que los fondos se destinaran a obras benéficas.

Asimismo, la dictadura subvencionó la creación de casas del pueblo socialistas. Curiosamente, la organización corporativista de los comités paritarios permitió que la UGT durante la Dictadura pasara de 208.170 afiliados en 1822 a 238.501 en 1929, permitiendo la propaganda marxista, sueldos y dietas para sus militantes que participan en el tinglado paritario.

Años después, en una de las sesiones parlamentarias más radicalizadas de nuestra Historia, la cual tuvo lugar el 15 de abril de 1936, varios diputados socialistas arremetieron descabelladamente contra la Dictadura de Miguel Primo de Rivera. Calvo Sotelo tuvo que recordar a estos los viejos socios del dictador lo mucho que habían colaborado con el Marqués de Estella. El ambiente se caldeó, pero Calvo Sotelo se había limitado a decir la verdad. De hecho, cuesta encontrar dirigentes socialistas entre los conspiradores antidictatoriales, entre otras cosas, porque las iniciativas antidictatoriales solían partir de los círculos liberales, los ateneos republicanos y las logias jacobinas. Por el contrario, las Casas del Pueblo administraban su particular luna de miel con la Dictadura, haciendo caja y fomentando las afiliaciones.

Terminamos recordando dos frases para enmarcar; su autor, Indalecio Prieto. Decía éste de Primo de Rivera que era un “Dictador sin muertos” y que “ojalá todas las dictaduras fueran como la suya”. ¡Cómo iba a opinar de otra manera! La etapa de Miguel Primo de Rivera se había convertido en una de las edades de oro del socialismo español, un movimiento político antiliberal por más razones de las que nos creíamos. ¿O qué se pensaban ustedes?

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18896
Puntos patrióticos : 363036
Reputación : 18500
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: La actitud golpista del PSOE durante la Segunda República+La Historia oculta del PSOE desde su fundación hasta la actualidad

Mensaje por Alentian el Jue Jul 24, 2014 7:27 am

No me explico que todavía estén sentados en las Cortes Generales, es inaudito

Alentian
17-Cabo 1º
17-Cabo 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 720
Puntos patrióticos : 5713
Reputación : 2189
Fecha de inscripción : 05/04/2014
Localización : Reino de Valencia

Volver arriba Ir abajo

Re: La actitud golpista del PSOE durante la Segunda República+La Historia oculta del PSOE desde su fundación hasta la actualidad

Mensaje por Valle el Jue Jul 24, 2014 7:51 am

“si triunfan las derechas nuestra labor habrá de ser doble, colaborar con nuestros aliados dentro de la legalidad, pero tendremos que ir a la guerra civil declarada”.

Bien, perdón, con mis respetos, entiendo que la frase fue así...según alguna información que poseo...aunque ya se sabe....

“Quiero decirles a las derechas que si triunfamos colaboraremos con nuestros aliados; pero si triunfan las derechas nuestra labor habrá de ser doble, colaborar con nuestros aliados dentro de la legalidad, pero tendremos que ir a la Guerra Civil declarada. Que no digan que nosotros decimos las cosas por decirlas, que nosotros lo realizamos”.

19-01-1936 en un acto electoral en Alicante, y recogido en El Liberal, de Bilbao, 20-01-1936.


En el hilo...yo creo que estamos a tope con las declaraciones de todos los socialistas que VENDEN LIBERTAD escondiendo realmente sus intenciones.

A eso le llamo yo ILEGALIDAD REPUBLICANA....puagggg!!!

El gran problema es que AGUANTAMOS LO QUE NOS ECHEN.....porque somos jilis.

Y si no que alguien me demuestre otra cosa.

Por cada frase que diga un Psociolisto en pos de la democracia yo le pondré 10 que demostrará lo mentiroso que es.

¿Algún colorao se anima?


Valle
30-Sargento
30-Sargento

Trofeos y Medallas : *8*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1717
Puntos patrióticos : 59758
Reputación : 6921
Fecha de inscripción : 05/04/2014

Volver arriba Ir abajo

Condenados a repetir la historia??

Mensaje por Infierno el Sáb Nov 01, 2014 10:38 pm

Ya tuvimos otro Pablo Iglesias en el pasado y estas fueron las consecuencias.

Nuestra memoria histórica nos debe dar fuerzas para evitar en lo posible que los españoles volvamos a sufrir lo que sufrieron nuestros antepasados, ¿ sera necesario otro baño de sangre? :



Memoria Histórica

Historia del PSOE desde su fundación hasta el final de la Guerra Civil

Por Eduardo Palomar Baró.

Vamos a transcribir cronológicamente las acciones y actuaciones más notables del PSOE (Partido Socialista Obrero Español) desde su fundación, debida a Pablo Iglesias Posse, hasta el final de la Guerra Civil española el 1 de abril de 1939.

1879

Pablo Iglesias el 2 de mayo de 1879, con 28 años, fundaba el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) que presidiría hasta su muerte. La fundación del PSOE tuvo lugar en una comida de fraternidad organizada en la taberna Casa Labra, en la calle Tetuán de Madrid, a la que asistieron 25 personas: 16 tipógrafos, cuatro médicos, un doctor en ciencias, dos joyeros, un marmolista y un zapatero. Se acordó elegir una comisión para redactar el programa y se anunció la esperanza de fundar un periódico que difundiera los ideales socialistas y cuyos trabajos fueran ratificados por un congreso obrero. La comisión quedó integrada por Pablo Iglesias, Victoriano Calderón, Alejandro Ocina, Gonzalo H. Zubiaurre y Jaime Vera. Salvo los dos primeros que habían trabajado en tipografía, los demás eran médicos. Ciertamente, la composición no era en su mayoría de extracción obrera y siquiera en parte esa circunstancia explica que Jaime Vera no considerara necesario añadir el calificativo de obrero al recién creado partido, pero Iglesias sostuvo una opinión contraria y la impuso conociéndose el partido como democrático socialista obrero.

El Programa del PSOE.

El Partido Socialista Obrero Español declara que su aspiración es:

Abolición de clases, o sea, emancipación completa de los trabajadores. Transformación de la propiedad individual en propiedad social o de la sociedad entera. Posesión del poder político por la clase trabajadora.

Y como medios inmediatos para acercarnos a la realización de este ideal, los siguientes:

Libertades políticas. Derecho de coalición o legalidad de las huelgas. Reducción de las horas. Prohibición del trabajo de los niños menores de nueve años y de todo trabajo poco higiénico o contrario a las buenas costumbres, para las mujeres. Leyes protectoras de la vida y de la salud de los trabajadores. Creación de comisiones, elegidas por los obreros, que visitarán las habitaciones en que éstos vivan, las minas, las fábricas y los talleres. Protección a las Cajas de socorros mutuos y pensiones a los Inválidos del trabajo. Reglamento del trabajo de las prisiones. Creación de escuelas gratuitas para la primera y segunda enseñanza y de escuelas profesionales en cuyos establecimientos la instrucción y educación sean laicas. Justicia gratuita y Jurado para todos los delitos. Servicio de las Armas obligatorio y universal y milicia popular. Reformas de las leyes de inquilinato y desahucios y de todas aquellas que tiendan directamente a lesionar los intereses de la clase trabajadora. Adquisición por el Estado de todos los medios de transporte y de circulación, así como de las minas, bosques, etc. y concesión de los servicios de estas propiedades a las asociaciones obreras constituidas o que se constituyan al efecto. Y todos aquellos medios que el Partido Socialista Obrero Español acuerde según las necesidades de los tiempos.

Madrid, 9 de julio de 1879. Alejandro Olcina, Gonzalo H. Zubiaurre, Victoriano Calderón, Pablo Iglesias.

Una vez redactado el programa, fue defendido por Iglesias en una reunión celebrada el 20 de julio de 1879 en una taberna de la calle de la Visitación de Madrid. Fue un texto teñido de un acentuado dogmatismo marxista en lo que se refería al análisis de la sociedad, que emanaba directamente de los escritos de Karl Marx y de Jules Guesde (articulista del periódico L’Égalité a través del cual difundió las ideas marxistas en Francia), pero que tenía escasísimo contacto con la realidad española donde el proletariado era minúsculo y la burguesía muy reducida numéricamente. Ambos segmentos sociales, de hecho, muy lejos de representar la totalidad social posiblemente no habrían llegado ni siquiera a la décima parte de la misma.

Curiosamente el Partido Socialista surgió en sus comienzos sin la E de español, ya que absolutamente fundamentado en el pensamiento marxista, no podía contemplar con agrado la idea de nación especialmente cuando su visión del mundo –errónea por otra parte– era la de una sociedad dividida únicamente en dos clases antagónicas, la burguesía y el proletariado. La E acabaría apareciendo pero siempre a regañadientes por su dificultad para encajarla en la ortodoxia marxista.

El crecimiento del PSOE fue lento y difícil. En 1886 apareció el semanario del partido “El Socialista”. El 12 de agosto de 1888 funda Iglesias la UGT (Unión General de Trabajadores) en Barcelona durante un Congreso que tuvo lugar en el Teatro Jovellanos de la ciudad, coincidiendo con la Exposición Universal de Barcelona de 1888. La UGT nació en íntima relación con el socialismo marxista, a pesar de su apoliticismo estatuario.

1909

Tuvo lugar la Semana Trágica de Barcelona, acontecimiento acaecido entre el 26 de julio y el 2 de agosto de 1909, como protesta por la guerra de Marruecos, fue organizada por socialistas, radicales, anarquistas y sindicalistas, con múltiples disturbios y desmanes entre los que destacaron el asesinato de clérigos y profanación de tumbas.

Francia y España habían acordado en la Conferencia de Algeciras de 1906 repartirse el territorio marroquí –para impedir la entrada de otras potencias europeas– de la siguiente manera:

El interés de España era estratégico y económico (explotación de minas y obras públicas). Los militares lo consideraban como una compensación por la pérdida de Cuba, Puerto Rico y Filipinas. Sin embargo los nativos o rifeños, organizados en Cabilas combatían a las tropas españolas causando numerosas bajas. El Gobierno decidió enviar más tropas a la zona, que debían embarcar en el puerto de Barcelona el 18 de julio de 1909.

Grupos de republicanos, socialistas y anarquistas se amotinaron en el puerto para evitar el embarque de dichos soldados y protestar contra la guerra. Una semana después, el día 24 se reunía un comité de huelga formado por dichos grupos para convocar una huelga general en Cataluña. A la huelga siguieron barricadas y duros enfrentamientos con las fuerzas del orden, asalto de fábricas y quemas de iglesias y conventos, unos 80 en total.

El gobierno de Antonio Maura declaró el estado de guerra y ordenó patrullar al ejército. A finales de mes se controló la situación.

Fueron detenidos y juzgados por rebelión más de 1.500 personas. Los tribunales militares dictaron más de 15 condenas a muerte, siendo ejecutados cinco, entre ellos el maestro pedagogo –simpatizante anarquista– Francisco Ferrer Guardia, acusado de haber inspirado y apoyado la rebelión. Ferrer Guardia había sido el creador de la Escuela Moderna que tenía como lema “la destrucción del todo” y “viva la dinamita”, fue calificado por Miguel de Unamuno como “tonto, loco y criminal cobarde”, incitador del atentado frustrado contra Alfonso XIII el día de su boda, –ejecutado por su compañero de Escuela Mateo Morral–, y sospechoso de ser el instigador del asesinato de Antonio Cánovas del Castillo, ocurrido el 8 de agosto de 1897 en el balneario de Santa Águeda, en el municipio de Mondragón (Guipúzcoa) por el anarquista Michele Angiolillo.

Ferrer Guardia fue fusilado el 13 de octubre de 1909 en el foso de Santa Amalia de la prisión del castillo de Montjuich de Barcelona.

Esta actuación del Gobierno fue muy criticada por un sector de la prensa nacional y europea. Consecuencia de ello Antonio Maura presentó su dimisión al rey Alfonso XIII, que le fue aceptada, nombrando Presidente a Práxedes Mateo Sagasta, líder del Partido Liberal.

Los grupos nacionalistas catalanes buscan un entendimiento político con los republicanos catalanes, surgiendo así un nacionalismo de carácter republicano que posteriormente se denominará Esquerra Republicana. Por su parte los socialistas se aproximan a este bloque para ir en coalición en futuras elecciones para derrotar a los dos partidos monárquicos tradicionales: el Liberal y el Conservador. Y los anarquistas tratan también de consolidar su acción creando a nivel nacional la CNT (Confederación Nacional de Trabajo), gran sindicato obrero anarquista.

1910

Pablo Iglesias reconoce su implicación en la Semana Trágica, defiende la figura de Ferrer Guardia, reconoce que la legalidad le interesa sólo mientras le beneficie, y amenaza con atentar contra el presidente del Gobierno Antonio Maura.

Primer discurso de Pablo Iglesias en el Congreso, el 7 de julio de 1910

Pablo Iglesias subió por vez primera a la tribuna de oradores del Congreso, el 7 de julio de 1910. Su intervención demostró su talante revolucionario y antidemocrático hasta el punto de amenazar de muerte al jefe del partido conservador, Antonio Maura.

El Congreso debatía el proyecto de “contestación al discurso de la Corona”. En aquellos momentos, España trataba de salir de la conmoción que había producido el año anterior la llamada “Semana Trágica” de Barcelona.

El presidente del gobierno Antonio Maura cayó en desgracia por estos hechos tan aciagos y el rey Alfonso XIII lo destituyó poco después. Al año siguiente, el monarca nombró a José Canalejas, presidente del Consejo de Ministros.

En este contexto se produjo el debate de 7 de julio de 1910, que pasará a la historia del parlamentarismo español como una jornada especialmente vergonzosa sobre la que se ha intentado, con notable éxito por cierto, tender un tupido velo, y en la que Pablo Iglesias intervino para justificar la postura del Partido Socialista en estos sucesos. De su discurso extraemos los siguientes párrafos:

«El partido al que yo represento aspira a concluir con los antagonismos sociales, a establecer la solidaridad humana, y esta aspiración lleva consigo la supresión de la Magistratura, la supresión de la Iglesia, la supresión del Ejército, y la supresión de otras Instituciones necesarias para ese régimen de insolidaridad y antagonismo».

«El partido socialista viene a buscar aquí lo que de utilidad puede hallar, pero la totalidad de su ideal no está aquí; la totalidad entiende que ha de obtenerse de otro modo. Es decir, que este partido… estará en la legalidad mientras la legalidad le permita adquirir lo que necesita; fuera de la legalidad, como han estado todos los partidos, cuando ella no le permita realizar sus aspiraciones».

Quedaban así sentadas las bases de lo que iba a ser la actuación del socialismo español durante las siguientes décadas.

A las 18:25, el presidente de la Cámara, Conde de Romanones, vuelve a dar la palabra a Pablo Iglesias, que 40 minutos antes había pedido un descanso por hallarse fatigado.

Pablo Iglesias.- Y el compromiso adquirido por esta conjunción (republicano-socialista) cuando el señor Maura seguía en el mando era derribarle del poder, considerarle un peligro para los intereses del país, para la libertad, para todo lo que aquí debemos defender. Y no solamente derribarlo, sino trabajar para impedir que Su Señoría (en adelante SS) pudiera volver a él. Y como entendíamos que podía no bastar esto y que además había otras razones, como garantía de que SS no vuelva al poder, ya que SS entiende que no se debe retirar de la política, viendo la inclinación del Régimen hacia SS, comprometernos para derribar ese Régimen.

El presidente.- Orden, orden, Sr. Iglesias, no se puede discutir el Régimen.

Pablo Iglesias.- Hagan las protestas que hagan, lo mantengo…Tal ha sido la indignación producida por la política del Gobierno presidido por el Sr. Maura en los elementos proletarios, que nosotros, de quienes se dice que no estimamos a nuestra nación, que no estimamos los intereses de nuestro país, amándolo de veras, sintiendo las desdichas de todos, hemos llegado al extremo de considerar que antes que SS suba al poder debemos llegar hasta el atentado personal.

El presidente.- ¡Orden, orden, señor Iglesias! SS no puede ampararse en la inmunidad parlamentaria para cometer un delito. Por lo tanto SS tiene que retirar esas palabras y darlas por no dichas. No puede continuar SS mientras no rectifique sus palabras. ¡No faltaba más! ¡Orden, orden señores diputados! Señor Iglesias, ruego a SS que oiga las indicaciones de la Presidencia.

A partir de aquí tiene lugar un diálogo surrealista, en el que Romanones trata de hacer entender una y otra vez a Pablo Iglesias que las amenazas de muerte son incompatibles con los usos parlamentarios y el diputado socialista se afirma una y otra vez en lo dicho.

Pablo Iglesias.- Manifestaba antes que yo no quería venir con nada que significase… Recordaba esto, citaba esto para demostrar el estado de ánimo, no mío solamente, sino de las fuerzas que yo represento, y para que no se creyera que esto que había dicho fuera del Parlamento no tenía la sinceridad de decirlo aquí.

(…)

Lo he dicho por esa razón.

El presidente.- A mí no me importa la razón de haberlo dicho. SS tiene que darlo por no dicho.

Pablo Iglesias.- Lo he dicho por esa razón.

El presidente.- (…) Señor Iglesias, invito a SS por última vez a que retire esas palabras (…)

Pablo Iglesias.- ¿Por qué?

El presidente.- Porque no ha debido pronunciarlas.

Pablo Iglesias.- Voy a explicarlas.

El presidente.- Hay que retirarlas.

Pablo Iglesias.- ¿No puedo explicarlas? Pues no las retiro.

El presidente.- Señor Iglesias, SS tiene suficiente dominio de la palabra para poder acceder a esta petición, sin mengua ninguna de sus prestigios. Su señoría ha dicho una cosa que no podía decir, y tengo la seguridad de que ahora estará pesaroso de haberla dicho, porque aquí la inmunidad parlamentaria no está para venir a cometer delitos y lo que ha dicho SS constituye un delito.

Pablo Iglesias.- Su señoría ha hablado de retirarlas y yo he hablado de explicarlas.

Un diputado pide que se lea el artículo 148 del Reglamento, se establece una discusión sobre si es aplicable al caso, que finalmente parece que no lo es, intervienen varios diputados, entre los que destaca el presidente del Consejo de Ministros, José Canalejas, que medió en dos ocasiones para que Pablo Iglesias aceptara tener por no enunciada la amenaza de atentado contra Antonio Maura, y Eduardo Dato que recriminó a Pablo Iglesias su intervención.

Atentado a Antonio Maura

El 22 de julio de 1910, quince días después de esta sesión, Antonio Maura sufrió un atentado, cuando se encontraba en la estación de Francia de Barcelona, procedente de Madrid. El joven socialista Manuel Posa Roca, disparó contra él, resultando herido en una pierna y un brazo.

Al día siguiente se formulaba una protesta en el Congreso a la que, lógicamente, Pablo Iglesias, no se adhirió.

En aquel entonces corrió la siguiente frase: “Pablo Iglesias apuntó al objetivo y Posa disparó contra él”.

Durante los meses siguientes, la labor de Iglesias se centró en desgastar no sólo al gobierno reformador de Canalejas sino también el sistema constitucional.

El verano de 1910 fue verdaderamente crispado y las huelgas, que llegaron al número de 246, tuvieron una carga política evidente.

Citas y frases de Pablo Iglesias

• «Queremos la muerte de la Iglesia… para ello educamos a los hombres, y así les quitamos la conciencia… No combatimos a los frailes para ensalzar a los curas. Nada de medias tintas. Queremos que desaparezcan los unos y los otros». (En el VI Congreso del PSOE en Gijón)

• «No nos interesa hacer buenos obreros y empleados, buenos comerciantes. Queremos destruir la sociedad actual desde sus comienzos».

• «El Partido Socialista es la entera emancipación de la clase trabajadora: es decir, la abolición de todas las clases sociales y su conversión en una sola de trabajadores libres e iguales, honrados e inteligentes».

• Cuando el 8 de agosto de 1897 Cánovas del Castillo fue asesinado por el anarquista Michele Angiolillo Folli, en el balneario de Santa Águeda, Iglesias dijo: «Condenamos los crímenes de abajo tanto como los de arriba, aunque algunas veces los primeros sean corolarios de los segundos». Y añadía: «No contribuyamos a convertir esta sociedad, inarmónica ya por antagonismo de intereses, en una sangrienta lucha de fieras».

1917

El PSOE apoya la huelga general revolucionaria

El demócrata y defensor de la paz, Pablo Iglesias y su partido, que defendían la dogmática del marxismo puro, la lucha de clases, el Manifiesto Comunista, la dictadura del proletariado, la destrucción de la Iglesia, el Ejército, los Jueces, etc., no tuvo reparos en apoyar en 1917 la huelga general revolucionaria a imitación de la soviética de Octubre en medio de un clima de crisis y de crispación social casi sin precedentes.

El 13 de agosto de 1917 con la proclamación de la Huelga General Revolucionaria, se inicia en España un movimiento revolucionario que resultó ser precursor del movimiento también revolucionario bolchevique que terminó con la Monarquía Zarista y que dio lugar al nacimiento de la Unión de República Socialistas Soviéticas (URSS): la Revolución de Octubre de 1917 en San Petersburgo.

La Revolución de 1917 en España se inicia con numerosas huelgas, bien coordinadas en Madrid, Barcelona, Zaragoza, Valencia y Bilbao. El movimiento revolucionario es especialmente violento en Madrid y en el medio rural.

A comienzos de 1917 los síntomas de la economía española hacían presagiar lo que se iba a producir meses más tarde. Una floja cosecha de trigo y la crisis industrial, hacen que se produzcan enfrentamientos revolucionarios en la base social agrícola e industrial de España. El aumento de precios durante los primeros meses de 1917 fue desproporcionada.

La batalla de Verdún parecía indicar falsamente el final de la I Guerra Mundial y el miedo a las pérdidas de pedidos industriales acrecentaba la recesión económica. Para completar el panorama, el 15 de marzo, abdica el Zar en Rusia y se inicia la etapa burguesa de Kerenski, que terminaría desembocando en la revolución de los soviets en octubre.

El PSOE y la CNT lo tuvieron fácil gracias al desprestigio del Gobierno del conservador Eduardo Dato. El Gobierno era incapaz de dar respuesta adecuada al clima de desorden y enfrentamiento motivados por las huelgas revolucionarias organizadas por los agitadores socialistas y anarquistas. En agosto de 1917 las detenciones fueron numerosas.

Los sindicatos militares, organizados en las Juntas de Defensa, también tuvieron influencia en el movimiento revolucionario. Estas organizaciones reclamaban mejores condiciones económicas y cambios en el sistema de ascensos en el Ejército y la Armada. Los cuarteles estaban muy infiltrados por los activistas socialistas y había un estado evidente de insubordinación.

Para terminar de cuadrar el ambiente revolucionario, la situación social de obreros y campesinos era muy penosa. En tal estado de cosas, fundamentalmente los dirigentes del PSOE y ciertos sectores anarquistas, influidos ya unos y otros de una nítida tendencia hacia las soluciones de carácter revolucionario, tal y como se venían propugnando en Rusia, creen llegado el momento de dar el paso definitivo y lo hacen a través de las huelgas parciales y sectoriales que concluyen en la proclamación de la huelga General Revolucionaria en toda España.

El PSOE apoya la huelga general revolucionaria. Su fundador y dirigente, Pablo Iglesias, defensor del marxismo puro, la lucha de clases, el Manifiesto Comunista, la dictadura del proletariado, la destrucción de la Iglesia, el Ejército, los Jueces, etc. , no tuvo reparos en apoyar la huelga general revolucionaria en medio de un clima de crisis y de crispación social casi sin precedentes .
Lo relevante y peculiar de este movimiento no son los fines laborales, ni mucho menos, sino claramente políticos, pues no es el de 1917 un movimiento reivindicativo de origen y finalidad social, sino que bajo tal apariencia sus fines son la toma del poder, el derrocamiento del régimen monárquico y su sustitución por otro de claro matiz revolucionario.

El 27 de marzo de 1917, se publica un manifiesto de socialistas, anarquistas, las Juntas Militares de Defensa y los catalanistas de Cambó. En la proclama firmada por sus líderes y distribuida por toda la nación se dice textualmente que el objetivo de todos los paros, manifestaciones y enfrentamientos es:

“...la constitución de un Gobierno provisional que asuma los poderes ejecutivos y moderador, la elección de Cortes constituyentes... y en definitiva, el cambio completo de régimen...”

Se trataba de destruir el sistema legalmente establecido, es decir, la Monarquía, a través de la violencia y la presión en la calle, para instaurar otro sistema distinto, de claro matiz revolucionario y bolchevique. En Rusia ocurrió lo mismo dos meses después.

El 19 de julio de 1917. Se disuelve la Asamblea de parlamentarios. Se detiene al comité de huelga formado por Andrés Saborit Colomer, Julián Besteiro Fernández, Francisco Largo Caballero y Daniel Anguiano Munguito. Otros dirigentes republicanos como Alejandro Leroux se escondían y huían fuera de España. Los catalanistas de Francesc Cambó i Batlle se arrugaron y cínicamente condenaron a anarquistas y socialistas.

El 13 de agosto de 1917 tiene lugar la huelga general en toda España. El día 17 está controlada la situación, las fuerzas de seguridad y del Ejército devolvieron la calle a la legalidad vigente. Es verdad que la mayoría de la población no secundó las huelgas e incluso, algunos grupos de jóvenes “mauristas”, se organizaron en torno a José Calvo Sotelo, quien irá adquiriendo gran importancia con el paso de los años, oponiéndose abiertamente a los huelguistas y colaborando de manera activa en impedir el colapso total de los servicios públicos y de suministro de artículos de primera necesidad, reventando la eficacia de los paros obreros de transportes y abastecimientos en alguna que otra ciudad. El Gobierno actuó con celeridad y los dirigentes del comité de huelga Anguiano, Largo Caballero, Besteiro y Saborit, acabaron en la cárcel.

El balance de este levantamiento revolucionario se saldó con 100 muertos, de los cuales una treintena lo fueron en Barcelona, catorce en Madrid y cerca de veinticinco en Bilbao. Fueron detenidos y condenados a cadena perpetua sus líderes más destacados, aunque como tantas otras veces, indultados más tarde por el siguiente Gobierno.

Los socialistas Julián Besteiro, Anguiano, Saborit y Francisco Largo Caballero tuvieron un debut político no muy deseable. Sus argumentos no estaban basados en el diálogo, la tolerancia y el respeto a la legalidad, sino que lo hicieron como agitadores, justificando la violencia. Esta actitud permanecería en los dirigentes del PSOE incluso tras la caída de la Monarquía en 1931.

En Rusia, en octubre del mismo año, sí triunfa el movimiento revolucionario de Lenin. Tras una sangrienta guerra civil, los bolcheviques toman el poder y seguirán después de sangrientas purgas y persecuciones de sus enemigos, adversarios o simplemente ciudadanos sin filiación política, convertirán a Rusia en la URSS y en la cuna de la dictadura del proletariado.

En el mes de noviembre de 1917 tuvo lugar una campaña a favor de amnistía de los revolucionarios. Fueron elegidos concejales por Madrid los 4 miembros del comité de huelga. El sistema constitucional sirvió para burlar la acción de la justicia.

En febrero de 1918 se produjo la disolución de las Cortes y la convocatoria de elecciones siendo elegidos diputados Indalecio Prieto por Bilbao, Besteiro por Madrid, Anguiano por Valencia, Saborit por Asturias y Largo Caballero por Barcelona. El sistema trató con benevolencia a los revolucionarios (anarquistas, socialistas, catalanistas y republicanos), pero no se integraron en el sistema. El nuevo Parlamento quedó repleto de grupúsculos políticos, obteniendo actas de diputados Indalecio Prieto y los cuatro miembros del PSOE del Comité organizador de la Revolución de 1917. La paradoja convierte al sistema parlamentario español en una forma de gobierno cuando menos “peculiar” pues los presos de un día, serán diputados al siguiente y viceversa.

1923

Después de los sucesos de 1917, España entró en una etapa revolucionaria durante la cual se consumó la descomposición del sistema canovista. Entre 1917 y 1923, se vivieron años de intenso malestar social, manifestado en huelgas (como la de Correos o “La Canadiense”) y en la violencia de las agitaciones del campesinado (especialmente el Andalucía). Los trabajadores se afiliaron a los sindicatos y se lograron en estos momentos algunas ventajas laborales, como: la jornada de 8 horas, salarios fijos, etc.; sin embargo, la Federación Patronal de Barcelona reaccionó estableciendo el cierre de empresas por quiebra económica.

La efervescencia del mundo obrero español también se debió a la influencia de la Revolución Bolchevique triunfante en Rusia, aunque la afiliación a la III Internacional, promovida por los soviéticos, fue rechazada por la CNT, la UGT y el PSOE (de donde se formó por escisión el PCE en 1921). El ejemplo bolchevique intensificó la violencia y la acción del pistolerismo, siendo Barcelona la más afectada por estos acontecimientos. La dura represión llevada a cabo por el gobernador civil Severiano Martínez Anido y los asesinatos del abogado sindicalista Francisco Layret Foix y del anarquista Salvador Seguí, complicaron más el problema.

El 8 de marzo de 1921 unos anarquistas asesinaban al jefe de gobierno actual, Eduardo Dato, y en julio del mismo año se producía el Desastre de Annual en la guerra de Marruecos. Ambos sucesos conmovieron a la opinión pública, de forma que el general Miguel Primo de Rivera, desde Barcelona, no tuvo nada más que redactar un telegrama para dar el golpe de estado el 13 de septiembre de 1923.

El contexto internacional de esta época estuvo marcado por la crisis de las democracias liberales terminada la I Guerra Mundial, a las que se les acusó de culpables de la contienda. El estado liberal se vio atacado por el socialismo y el fascismo. El primero defendía la existencia de un estado fuerte regido por la dictadura del proletariado, y el fascismo un estado autoritario.

Tras el golpe del 13 de septiembre, Alfonso XIII encargó a Primo de Rivera que formara gobierno, constituyendo así un régimen autoritario: el dictador suprimió el sistema parlamentario, la Constitución de 1876 y disolvió las Cortes, terminando así con el sistema inspirado por Cánovas y Sagasta. La dictadura no fue mal recibida, tuvo el apoyo de la masa neutra, cansada ya del caos civil y político, y al manifestar Primo de Rivera que era una dictadura transitoria, algunos sectores como la burguesía catalana, los socialistas y los republicanos de Alejandro Lerroux también le dieron su apoyo.

En la dictadura se distinguen dos fases: el Directorio Militar (1923-1925) y el Directorio Civil (1925-1930) La primera se caracteriza por la consecución de la paz social, el orden público y la ordenación de la administración central, provincial y municipal y el fin de la guerra de Marruecos, gracias a la ayuda de Francia, que colaboró en el desembarco de Alhucemas en pleno dominio de las cabilas rifeñas lideradas por Abd-el-Krim. Tras estos logros Primo de Rivera decidió continuar con la dictadura, incluyendo en el gobierno algunos políticos civiles. Se forma así el Directorio Civil en el que se destacan las figuras de Calvo Sotelo y del conde de Guadalhorce. La decisión de continuar con el régimen despertó el rechazo y las críticas de muchos, como Unamuno, que acabó exiliado en París.

La dictadura se justificó por sus realizaciones, ya que no contaba con soporte ideológico. A las ya citadas hay que añadir otras:

• Creación de los Comités Paritarios, que estaba integrados por obreros y patronos para la regulación del empleo. Contaron con el apoyo del PSOE y del líder socialista Largo Caballero.

• Política económica intervensionista para superar la crisis de la posguerra. Se aumentó la protección arancelaria y se fomentó la producción nacional con ayudas fiscales y crediticias. Todo ello provocó un incremento de la concentración económica y de los monopolios: se creó la CAMPSA como monopolio del petróleo.

Las industrias básicas como la siderúrgica, la química pesada y el cemento, aumentaron su producción. También se favoreció el incremento del turismo.

Se emprendió también una decidida política de obras públicas, creando una amplia red de carreteras, mejorando los ferrocarriles y abordando el problema del agua (Confederaciones y Plan Hidráulico)

Esta política económica se vio favorecida por los felices años 20 en el contexto internacional, pero los enormes gastos (Exposición Universal de Barcelona y la Iberoamericana de Sevilla) aumentaron la deuda pública. De forma que cuando cambió el contexto internacional favorable, el capital extranjero invertido se retiró y la peseta se despreció, provocando una caída general de la economía.

Colaboración con la Dictadura de Primo de Rivera

Analicemos brevemente la estrecha colaboración que el PSOE mantuvo con el régimen antiliberal de Miguel Primo de Rivera, el dictador que dominó la esfera política nacional durante el sexenio 1923-1929.

Tan trascendental fueron los años del colaboracionismo entre el socialismo marxista y el corporativismo organicista que, gracias a ellos, a decir de la práctica totalidad de historiadores solventes, el PSOE y la UGT se convirtieron en las fuerzas izquierdistas españolas hegemónicas de la política y el sindicalismo. En definitiva, durante aquellos años, el PSOE logró dos cosas decisivas: el Gobierno persiguió duramente al movimiento anarquista, cuyo crecimiento quedó suficientemente castrado como para que durante los años republicanos la CNT y la FAI fueran a remolque de la izquierda marxista en las luchas sociales. Y, además, el PSOE adquirió la notoriedad suficiente como para abortar el crecimiento del PCE que, durante la II República, apenas pudo colar un diputado en las Cortes en 1933.

Aunque Miguel Primo de Rivera era partidario de la superación de la lucha de clases, éste no dudó en buscar la colaboración del entonces partido marxista, para mejorar las deplorables condiciones de vida de los trabajadores españoles. Desde el lado socialista, y emulando la actitud que tuvo el SPD alemán con Bismarck, el PSOE tuvo un acercamiento no exento de oportunismo hacia el Directorio, mientras otros grupos como los cenetistas y los hombres de la restauración (liberales y conservadores) eran prácticamente borrados del mapa político. A los pocos días de iniciarse el Directorio militar, el general Duque de Tetuán visitaba la Casa del Pueblo de Madrid, desde donde emitió emocionadamente estas palabras: “en este centro se da al obrero una orientación de buena ciudadanía”. Con esta visita, el sorprendente matrimonio entre socialismo y primorriverismo, parecía quedar asegurado.

A pesar de la oposición del sector liderado por Indalecio Prieto Tuero, la mayoría del Partido Socialista y de la UGT, de la mano de Francisco Largo Caballero, el futuro Lenin Español, decidió colaborar definitivamente con el Directorio militar. Esta colaboración, constante y continuada a lo largo de toda la dictadura, fruto quizá de un cierto temor mutuo, fue ratificada en los congresos del partido y del sindicato en 1928. La doble colaboración –política y sindical– del PSOE y de la UGT, consiguió que ambas organizaciones gozaran de una mayor cohesión y operatividad, amén de librarlas de sospechas gubernativas. Los políticos del PSOE inspiraban la abundante legislación social del régimen, mientras la UGT gozaba prácticamente del monopolio de la actividad sindical.

Ya desde el segundo día del Directorio, las huestes socialistas decidieron no secundar la huelga cenetista apoyada por el PCE. Por el contrario, destacados dirigentes socialistas ocuparon cargos de gran relevancia en el sexenio primorriverista: vocalías del Consejo de Estado y del Consejo Interventor de Cuentas del Estado, asientos en el nuevo Consejo Superior del Trabajo y en la Comisión de Corporaciones del Ministerio de Trabajo, consejerías del INP, del Consejo de Información Telegráfica Comercial, del Consejo Superior Ferroviario, representantes gubernamentales en la OIT, representantes en los comités paritarios, en la Oficina Internacional de Ginebra, etc. El propio Largo Caballero logró entrar en el mismísimo Consejo del Estado. Largo Caballero, con el visto bueno de Julián Besteiro, aprobó y perfeccionó los proyectos del general Primo de Rivera sobre los jurados mixtos y el arbitraje imparcial.

Particularmente interesantes fueron las distintas entrevistas que Miguel Primo de Rivera mantuvo con el dirigente de la UGT Manuel Llaneza. El socialista Andrés Saborit, entonces miembro de la Comisión Nacional Corporativa, señalaba en el XII congreso ordinario del PSOE celebrado en 1928 que “la justicia obliga a reconocer que Primo de Rivera atendió la mayor parte de las reclamaciones formuladas por Llaneza”. En este sentido, cabe aquí recordar, por lo que a Asturias se refiere, la financiación de la compra de la mina de San Vicente para la explotación, en régimen de cooperativa, por el sindicato minero asturiano, al que Primo de Rivera concedió, además, una subvención de 25 céntimos por tonelada de carbón explotada con la condición de que los fondos se destinaran a obras benéficas.

Asimismo, la dictadura subvencionó la creación de Casas del Pueblo Socialistas. Curiosamente, la organización corporativista de los comités paritarios permitió que la UGT durante la Dictadura pasara de 208.170 afiliados en 1822 a 238.501 en 1929, permitiendo la propaganda marxista, sueldos y dietas para sus militantes que participan en el tinglado paritario.

Años después, en una de las sesiones parlamentarias más radicalizadas de nuestra Historia, la cual tuvo lugar el 15 de abril de 1936, varios diputados socialistas arremetieron descabelladamente contra la Dictadura de Miguel Primo de Rivera. Calvo Sotelo tuvo que recordar a estos, los viejos socios del dictador lo mucho que habían colaborado con el Marqués de Estella. El ambiente se caldeó, pero Calvo Sotelo se había limitado a decir la verdad. De hecho, cuesta encontrar dirigentes socialistas entre los conspiradores antidictatoriales, entre otras cosas, porque las iniciativas antidictatoriales solían partir de los círculos liberales, los ateneos republicanos y las logias jacobinas. Por el contrario, las Casas del Pueblo administraban su particular luna de miel con la Dictadura, haciendo caja y fomentando las afiliaciones.

1929-1930

El PSOE abandona al dictador, se niega a colaborar con una República burguesa, y luego se suma a la causa republicana.

Cuando la dictadura de Primo empezaba a declinar, los socialistas consideraron oportuno abandonar el barco y pasarse a la oposición al régimen que tanto les había beneficiado.

Pese a la caída de la dictadura y la crisis de la monarquía la dirección del PSOE se opuso a colaborar en la instauración de una república burguesa –democrática y parlamentaria–, para después, a partir de septiembre de 1930, colaborar en las huelgas revolucionarias que la demandaban. Varios altos miembros del PSOE acudieron al Pacto de San Sebastián de agosto de 1930 junto a otros grupos prorrepublicanos.

El Pacto de San Sebastián tuvo lugar en la capital donostiarra el 17 de agosto de 1930 bajo la presidencia del representante de Unión Republicana, Fernando Sasiaín. Se realizó una reunión impulsada por Niceto Alcalá-Zamora y Miguel Maura, concurriendo a ella casi todos los defensores de la República. El objetivo era derrocar a la monarquía, encarnada en la figura de Alfonso XIII, sistema que se consideraba causante de la crisis que vivía el país, a pesar de haber sido derrocada la dictadura de Primo de Rivera, el 29 de enero de 1930.

El nuevo Jefe de Gobierno y también Ministro de guerra elegido por el Rey, fue Dámaso Berenguer, a partir del 30 de enero de 1930. Si bien comenzó su gobierno otorgando una amplia amnistía política, pronto se convirtió en un nuevo dictador, en lo que se conoció como “dictablanda”. Su convocatoria a elecciones inmediatas fue resistida por los partidos, desarticulados durante la dictadura de Primo de Rivera.

Por ello, y ante la situación sin salida que vivía el país, el pacto de San Sebastián significaba una esperanza de que la República cambiara el destino de los oprimidos y la libertad fuera algo más que una utopía.

El partido Republicano Radical, estuvo representado por Alejandro Lerroux, que junto a Manuel Azaña, por Acción Republicana, habían conformado la Alianza Republicana.

Manuel Carrasco Formiguera, lo hacía por Acción Catalana, mientras que el Partido Radical-Socialista envió a tres figuras representativas: Marcelino Domingo, Álvaro de Albornoz y Ángel Galarza.

Fueron dos los enviados por la Derecha Liberal Republicana: Niceto Alcalá-Zamora y Miguel Maura, como hemos dicho, promotores del encuentro. La Acción Republicana de Cataluña envió a Matías Mallol Bosch, Estat Català a Jaume Aiguader y la Federación Republicana Gallega, a Santiago Casares Quiroga.

El Partido Socialista, no envió representación. Concurrieron a título personal: Eduardo Ortega y Gasset, Indalecio Prieto, Fernando de los Ríos y Felipe Sánchez Román. Gregorio Marañón no pudo estar presente, por hallarse en Francia, pero se adhirió por carta.

Luego de almorzar en el Hotel de Londres, estos 15 republicanos se dirigieron a los Salones de Casino de Unión Republicana. Luego de una hora y media de deliberaciones se sucedieron varios encuentros más, y aunque los acuerdos fueron secretos y no quedó constancia escrita, trascendieron los siguientes puntos tratados:

Con relación a la autonomía de Cataluña, y otras regiones que reclamaban este derecho, se acordó la presentación por esta región, y en su caso, las demás, de un Estatuto propio y particular, ante unas Cortes Constituyentes elegidas por sufragio universal.

Se formó un Comité Revolucionario, con contacto con organizadores militares, cuyo presidente fue Alcalá-Zamora. El objetivo era establecer la República por medio de un pronunciamiento militar,

Sin embargo, antes de que dicho Pacto pudiera plantearse como una verdadera alternativa pacífica al cambio de sistema, los partidarios más acérrimos de la instauración de la República intentaron la vía golpista. Estimulada por diversos círculos militares (la U.M.R. Unión Militar Republicana) la guarnición de Jaca, con el capitán Fermín Galán y el teniente García Hernández al frente se sublevaron contra la Monarquía y proclamaron la República. Su principal error estribó en no romper las comunicaciones con Francia, por lo que el Gobierno, enterado del levantamiento, pudo tomar las medidas necesarias para sofocarlo. Aislados los rebeldes, fueron hechos prisioneros y sus cabecillas, Fermín Galán y Ángel García Hernández fueron fusilados. La República había conseguido así a sus mártires.

Los firmantes del Pacto de San Sebastián fueron perseguidos. Manuel Azaña y Alejandro Lerroux permanecieron en Madrid, sin ser vistos, y evitaron la represalia. La prisión fue el castigo para Maura, Alcalá Zamora, Fernando de los Ríos, Largo Caballero, Casares Quiroga y Álvaro Albornoz y Liminiana, mientras que Marcelino Domingo, Indalecio Prieto, Nicolau d’Olwer y Martínez Barrio, lograron huir a Francia.

La jefatura de gobierno, al dimitir Berenguer, fue ejercida por el almirante Aznar en febrero de 1931.

1931

El rey Alfonso XIII decidió poner a prueba a la opinión pública convocando elecciones municipales para el 12 de abril de 1931. La escasa popularidad de la Monarquía quedó patente en la victoria de las candidaturas republicanas en todas las principales ciudades españolas. Los datos oficiales señalaron 22.150 concejales monárquicos frente a 5.775 republicanos, pero en aquella época los votos de las ciudades eran los que decidían y éstas habían votado mayoritariamente por la República.

La proclamación de la República tuvo lugar el 14 de abril de 1931 y fue acogida con euforia por la mayoría de la población. Para estas multitudes la República representaba la esperanza de una nueva España moderna y más justa. Mientras el país celebraba la proclamación de la República, Alfonso XIII abandonaba el Palacio rumbo a un exilio voluntario. Antes de marcharse dejó a los españoles esta proclama:

“Las elecciones celebradas el domingo, me revelan claramente que no tengo hoy el amor de mi pueblo [...]. Hallaría medios sobrados para mantener mis regias prerrogativas, en eficaz forcejeo con quienes las combaten. Pero, resueltamente, quiero apartarme de cuanto sea lanzar a un compatriota contra otro, en fraticida guerra civil [...]. Espero conocer la auténtica y adecuada expresión de la conciencia colectiva, y mientras habla la Nación, suspendo deliberadamente el ejercicio del poder real y me aparto de España, reconociéndola como única señora de sus destinos”.

La República quedó instaurada inmediatamente y a ojos de la opinión mundial pudo considerarse como un maravilloso ejemplo de civismo y madurez política. Su primer jefe de gobierno fue Niceto Alcalá Zamora, pero en el nuevo gabinete ya podía identificarse un alto componente de miembros de corte anticlerical o que ejercían profesiones liberales, representantes de la Institución Libre de Enseñanza. Los ministros de ese primer gobierno republicano fueron: Alejandro Lerroux García (Estado), Miguel Maura Gamazo (Gobernación), Fernando de los Ríos Urruti (Justicia), Santiago Casares Quiroga (Marina), Álvaro de Albornoz y Liminiana (Fomento), Marcelino Domingo Sanjuán (Educación), Manuel Azaña Díaz (Guerra), Indalecio Prieto Tuero (Hacienda), Diego Martínez Barrio (Comunicaciones), Francisco Largo Caballero (Trabajo-Previsión Social) y Luis Nicolau d’Olwer (Economía).

Nada más formarse este nuevo gobierno la República tuvo su primer problema ante la reaparición del catalanismo político, que debía su fuerza a una combinación de la expansión económica catalana y su renacimiento literario (Jocs Florals). Desde el balcón de la Generalitat su líder, Francesc Macià, proclamó la República Catalana como Estado Integrante de la Federación Ibérica. Varios ministros viajaron rápidamente de Madrid a Barcelona para persuadir a Macià de que abandonara su idea y se mostrara favorable a la adopción de un estatuto de autonomía promulgado por las Cortes, a lo que accedió.

Sin embargo, menos de un mes después de la proclamación de la República, el 11 de mayo de 1931, el anticlericalismo que ésta había desatado se convirtió en violencia callejera. Después de un enfrentamiento entre monárquicos y republicanos el día anterior, los partidarios de la República prendieron fuego a seis iglesias en Madrid. La policía republicana no hizo nada para impedir la quema de los conventos. Manuel Azaña, futuro presidente de la República, dijo ese día: “Todos los conventos de Madrid no valen la vida de un republicano”. Los católicos practicantes no olvidaron ni perdonaron esta actitud de las autoridades, los republicanos por su parte, promulgaron una Ley de Defensa de la República.

El 28 de junio de 1931 se celebraron elecciones con un notable índice de participación que superaba el 70%. El sistema electoral, que primaba las mayorías otorgó un rotundo triunfo al Gobierno provisional formado tras las elecciones de abril y dio el siguiente resultado en escaños:

FORMACIONES CENTRO-IZQ. ESC. FORMACIONES CENTRO-DER. ESC.

PSOE 117 PARTIDO RADICAL 93

P. R. RADICAL-SOCIALISTA 36 PARTIDOS MONÁRQUICOS 59

ESQUERRA CATALANA 32 P. REP. CONSERVADOR 27

ACCIÓN REPUBLICANA 27 PARTIDO AGRARIO 26

ORGA (Nacionalistas gallegos) 16 VASCONAVARROS 14

AGRUP. AL SERVICIO DE LA REP.14 LLIGA REGIONALISTA 3

FEDERALES 14 OTROS PARTIDOS CENTRO-DER. 6

Las elecciones dieron la mayoría de los escaños a los socialistas y republicanos, los partidos que pertenecían a la izquierda y al centro. Manuel Azaña, fue elegido nuevo jefe de gobierno.

Instaurado un gobierno izquierdista, el PSOE formó parte de él hasta 1933. Se redactó una nueva Constitución sectaria, se persiguió a la Iglesia Católica (el PSOE estuvo al frente de esta actitud), se quemaron conventos, se expulsó a la Compañía de Jesús, las huelgas se multiplicaron, así como los crímenes políticos, se reprimieron violentamente diversos conflictos sociales que llevaron al PSOE a ser tachado de contrarrevolucionario y reaccionario.

Se persiguió y acosó a la disidencia de derechas a la que se tachaba de monárquica y pro fascista, y se cerraron multitud de publicaciones derechistas con cualquier excusa.

1933

Las Juventudes Socialistas protagonizan la violencia callejera. Francisco Largo Caballero crea un Grupo Deportivo entre las Juventudes Socialistas, entrenado con espíritu paramilitar para combatir en la calle a la “amenaza fascista”. Portaban pañuelos rojos, puños en alto y entonaban canciones belicosas sembrando el terror entre los grupos de derechas y especialmente los falangistas, a los que hicieron objeto predilecto de sus ataques. Entre noviembre de 1933 y junio de 1934, José Antonio Primo de Rivera se negó a contestar a la violencia con violencia, pese a la casi decena de muertos entre los militantes de FE a manos de los “chíbiris” socialistas, lo que motivó la sorna de la izquierda, la derecha moderada y el ABC, que motejaron a José Antonio de “San Simón el enterrador” y a su FE de Franciscanismo Español o Funeraria Española.

Los “batallones de chíbiris” se formaban en los barrios donde había personal suficiente para ello, de ideología socialista o comunista. Eran adiestrados para la “lucha final que comienza”. Cada batallón contaba con un número muy variable de elementos, por lo general entre 300 y 600, de ambos sexos, y los días de fiesta se reunían en un lugar determinado de cada barrio. Marchaban en formación y lo hacían marcando el paso al son de una canción de aquellos tiempos, de letra y música pegadizas y de una zafiedad extrema, que llamaban “El Chíbiri”.

Era norma que los chíbirís fueran acompañados por la familia y acampaban, y comían, en el lugar elegido para sus propósitos, expresamente buscado por los asesores militares. Unos, en la Casa de Campo, otros en El Pardo, donde recibían instrucción de combate, impartida por oficiales del ejército de ideología afín. Entre estos estaban el capitán de Ingenieros don Carlos Faraudo, destinado en la Guardia de Asalto y muerto en atentado en mayo de 1936; el capitán de la Guardia Civil don Fernando Condés, que organizó el asesinato de don José Calvo Sotelo y murió combatiendo en el Alto del León, en los primeros días de la guerra civil. También era instructor de “chíbiris” el teniente de infantería, destinado en la Guardia de Asalto, don José del Castillo, autor del disparo que hirió al tradicionalista Luis Llaguno, durante el entierro del alférez de la Guardia Civil, Anastasio de los Reyes. Castillo fue muerto en atentado el 12 de julio de 1936, lo que según algunos historiadores fue lo que provocó, como represalia, el asesinato de José Calvo Sotelo.

El 10 de junio de 1934, tras un atentado contra el líder de Falange Española y el salvaje ensañamiento contra el joven falangista Cuéllar (cuya cara quedó desfigurada), muerto a manos de los chíbiris socialistas en Cuatro Vientos tras una concentración falangista, es cuando la Falange decidió contestar a la violencia, y en 1936 las cifras de muertos de ambos bandos se habían equilibrado. No fue la Falange quien inició la violencia callejera, ya que no contestó durante 7 meses y 8 muertos, sino el propio PSOE.

El 23 de julio de 1933 Largo Caballero les dijo a sus Juventudes Socialistas que el PSOE aspiraba a conquistar legalmente el poder, pero que de encontrar obstáculos iría a la creación de una República socialista y revolucionaria.

Discurso de Largo Caballero: Vamos a la conquista del poder

«Además, hay quien dice: «Ya la República está en marcha, y, como es República, debemos gobernarla los republicanos. (Risas.) ¿Pero qué somos nosotros? ¿Es que porque somos socialistas no somos republicanos? Hace poco hacía referencia al primer punto de nuestro programa mínimo: supresión de la monarquía. Nosotros, por ser socialista

Infierno
9-Soldado de 1ª
9-Soldado de 1ª

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 303
Puntos patrióticos : 2166
Reputación : 155
Fecha de inscripción : 04/04/2014

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.