Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Un año de cárcel para la tuitera que se mofó de Carrero Blanco
Hoy a las 17:50 por BRUC

» La UE asume las tesis de España y rechaza un estatus especial para Gibraltar
Hoy a las 17:43 por BRUC

» Ofensiva de Podemos en Zaragoza para arrebatar iglesias al Arzobispado
Hoy a las 15:29 por Neilo65

» Joven español asesinado de una paliza.
Hoy a las 15:18 por Neilo65

» «Escrache» de la CUP a una sede del PP para exigir el referéndum catalán
Hoy a las 13:29 por Invitado

» Winston Churchill, un maníaco genocida
Hoy a las 12:27 por El Zorro

» 1957-2017 EN ROMA EL PAPA Y LOS QUE DICEN GOBERNARNOS
Hoy a las 09:25 por Antonio García Fuentes

» Un diario oculto de Kennedy apunta que la muerte de Adolf Hitler fue un gran engaño nazi
Ayer a las 22:48 por Juanma_Breda

» EL ROMPECABEZAS DEL ZEBRO (IV): EL ZEBRO TRAS SU EXTINCIÓN. SIGLOS XVI, XVII Y XVIII.
Ayer a las 22:32 por Juanma_Breda

» "PEQUEÑAS NOTAS DE NUESTRA DOCTRINA"
Ayer a las 20:23 por RICHI

» Multas de 9.000 euros para los propietarios que no eliminen las placas franquistas en Cataluña.
Ayer a las 14:56 por Neilo65

» Una anciana expulsa con un bate a unos okupas que habían entrado en su finca.
Ayer a las 14:10 por Neilo65

» APORTAR “LA GOTA”
Ayer a las 09:42 por Antonio García Fuentes

» La agresión de Alsasua, según Podemos: ‘Una pelea de bar’
Ayer a las 09:30 por Torquemada2014

» Novedades de Gibraltar
Ayer a las 04:48 por Juanma_Breda

» Pérez-Reverte contesta a la peineta de la maestra con hiyab: "Menuda empanada mental"
Ayer a las 04:46 por Juanma_Breda

» Tras la pista del Neandertal en el Boquete de Zafarraya (Málaga)
Ayer a las 04:42 por Juanma_Breda

» Aquí la voz de Europa
Ayer a las 04:37 por Juanma_Breda

» Los americanos blancos se están muriendo
Ayer a las 04:31 por Juanma_Breda

» Carne sintética: llega el bistec sin vaca
Lun Mar 27 2017, 22:52 por Juanma_Breda

» Destruyen los restos de la ciudad romana de Iliturgi, en Mengíbar (Jaén)
Lun Mar 27 2017, 22:49 por Juanma_Breda

» "CON PLUMA AJENA"
Lun Mar 27 2017, 20:46 por RICHI

» Beatificados 115 mártires de la persecución religiosa en la Guerra Civil
Lun Mar 27 2017, 17:33 por BRUC

» La mayoría de nacidos son de extranjeros. Analogía entre el ocaso del Sol y el futuro de Europa
Lun Mar 27 2017, 16:39 por Juan Garcia

» ‘LAS CORRUPTOCRACIAS’
Lun Mar 27 2017, 09:28 por Antonio García Fuentes

» MENSAJE PARA HIMNOSHISTORICOS
Dom Mar 26 2017, 23:22 por Lucía

» Ynestrillas, de líder patriota a militante de PODEMOS.
Dom Mar 26 2017, 20:40 por Torquemada2014

» Muere la periodista Paloma Gómez Borrero a los 82 años
Dom Mar 26 2017, 18:48 por Invitado

» Dastis: «No tenemos intención de cerrar la Verja de Gibraltar tras el Brexit»
Dom Mar 26 2017, 17:55 por Neilo65

» Podemos asalta la Semana Santa: El alcalde de Oviedo prohíbe que la Policía escolte los pasos
Dom Mar 26 2017, 16:29 por Valle

» Un concejal de Carmena llama «gentuza» a los católicos del «Yo voy a misa»
Dom Mar 26 2017, 15:04 por Invitado

» Latinoamericanos abandonan España para volver a sus países.
Dom Mar 26 2017, 01:01 por Juanma_Breda

» Cómo era el Sahara antes de convertirse en uno de los mayores desiertos del planeta.
Dom Mar 26 2017, 00:02 por Juanma_Breda

» Jordi Pujol admite que su famiIia tuvo dinero en paraísos fiscales desde hace más de 30 años
Sáb Mar 25 2017, 15:02 por El Zorro

» Unidad Europea contra los nacionalismos
Sáb Mar 25 2017, 14:26 por Neilo65

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 149 ¿DÓNDE ESTAMOS Y HACIA DÓNDE NOS LLEVAN?
Sáb Mar 25 2017, 11:06 por BRUC

» Fallece el banquero multimillonario estadounidense David Rockefeller
Vie Mar 24 2017, 18:18 por Mastieno

» Apoyo de la juventud catalana: El Ejército vence al antiespañolismo de los radicales y triplica presencia en el salón educativo catalán
Vie Mar 24 2017, 12:55 por Invitado

» ¿La nueva destrucción de España? Desde la contundente verdad acuñada por el “canciller de hierro”… (“Los españoles llevan siglos tratando de destruir España y no lo consiguen”) y mucho antes, o sea t
Vie Mar 24 2017, 09:32 por Antonio García Fuentes

» PEQUEÑAS NOTAS DE NUESTRA DOCTRINA
Vie Mar 24 2017, 06:10 por RICHI

» Cuatro jueces de Marruecos dictaminan que España no tiene soberanía sobre Ceuta y Melilla.
Vie Mar 24 2017, 02:35 por Invitado

» REFLEXIONES ANTE MI ORDENADOR
Jue Mar 23 2017, 23:40 por RICHI

» Jaén, la Atlántida y el misterio del hombre
Jue Mar 23 2017, 09:21 por Antonio García Fuentes

» España y sus infinitos impuestos
Miér Mar 22 2017, 09:25 por Antonio García Fuentes

» El épico final del Imperio español en Sudamérica: los últimos defensores de Perú.
Mar Mar 21 2017, 18:33 por Torquemada2014

» ESCRITOS DE Y PARA EL ALMA 1 - Apreciada Viola:
Mar Mar 21 2017, 09:39 por Antonio García Fuentes

» Multitudinaria manifestación en Barcelona contra el 'golpe separatista'
Mar Mar 21 2017, 07:38 por Huroncete

» ¿Sabías que la OTAN fue dirigida por un nazi?
Lun Mar 20 2017, 16:56 por Juan Garcia

» Por qué han sobrevivido los indios en Norteamérica
Lun Mar 20 2017, 16:45 por Juanma_Breda

» El «híper» de las armas vendió más de 6.000 cetmes por más de 1,2 millones de euros
Lun Mar 20 2017, 16:43 por Juanma_Breda

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Testimonio del hombre que sacó a Alfonso XIII del Palacio Real , y lo dejó en Marsella.

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Testimonio del hombre que sacó a Alfonso XIII del Palacio Real , y lo dejó en Marsella.

Mensaje por URSINO el Sáb Jul 26 2014, 20:39

"Antes de abandonar el barco, recibió honores y después rompió a llorar"

El rey Alfonso XIII fue sacado la noche del 14 de abril de 1931 por una puerta secreta del Palacio Real que daba a los jardines del Campo del Moro. En la calle se había proclamado la República. De Madrid fue conducido a Cartagena y embarcado hacia Marsella. El Rey no sabía adónde le llevaban. Cuándo le dijeron que a Cartagena, preguntó: “¿Quién me ha empaquetado a mí para Cartagena?”. Cuando se enteró de que le llevaban a Marsella pidió que le desembarcaran en Toulon. No le obedecieron. Antes de abandonar el barco, recibió honores militares y rompió a llorar.

Son algunos detalles de los nueve folios que escribió José Rivera y Álvarez de Canedo, el hombre encargado de sacar al Rey y depositarlo sano y salvo en los muelles de Marsella. El relato de Rivera, que era ministro de Marina, al que ha tenido acceso El Confidencial, fue entregado por su hija al contralmirante Julio Guillén Tato, al que las autoridades franquistas consideraron republicano, aunque después rectificaron y le repusieron de archivero de la Armada.


Rivera escribió un relato austero, casi notarial. Cuenta que después de las elecciones municipales del 12 de abril, el Gobierno consideró inevitable la proclamación de la II República –de la que esta semana se cumple el 79 aniversario-. El conde de Romanones (Álvaro de Figueroa y Torres), que era ministro de Estado, dijo que la única salida que les quedaba era que el Rey se marchara de España y el Gobierno dimitiera. El presidente del Consejo de Ministros, Juan Bautista Aznar y Cabana, notificó el acuerdo al monarca y ordenó a Rivera que dispusiera su evacuación. “El Rey ya está convencido de que tiene que abandonar España”, escribió Rivera tras hablar con él.

Miguel Primo de Rivera y Alfonso XIII
A las cuatro de la tarde del 14 de abril, Alfonso XIII comunicó al Consejo de Ministros que se iba. En Cartagena ya estaba alistado un crucero para sacarle. El marqués de Hoyos, ministro de Gobernación, se ofreció a ir con él, pero Romanones señaló que debía acompañarle el ministro de Marina, Rivera, quien quedó en recogerle a las nueve de la noche. Previamente había ordenado al jefe del Estado Mayor de la Armada, Juan Cervera Valderrama, que transmitiera un mensaje al comandante jefe de la Escuadra, Joaquín Montagut Miró, para que alistase urgentemente un crucero para realizar una misión delicada. El buque asignado fue el Príncipe Alfonso y se encontraba listo para zarpar a las 03h00 de la madrugada del día 15.

También dispuso que preparasen un segundo barco, pues existía la intención de sacar por mar hacia Francia al resto de la Familia Real, aunque finalmente se decidió el traslado por ferrocarril hacia la frontera francesa. Sobre el infante don Juan, que cursaba estudios de guardiamarina en la Escuela Naval Militar de San Fernando (Cádiz), Rivera ordenó que lo trasladasen a Gibraltar y recibió la respuesta de que el torpedero 16 estaba listo para la misión.

La hora convenida para recoger al Rey fue adelantada a las 20h30, pero el centro de la ciudad era intransitable: las calles estaban tomadas por el gentío. Rivera y su chofer, Requeijo, optan por ir a Palacio atravesando los bulevares por la calle de Génova. La multitud alborozada obstaculiza su llegada. Finalmente aparcan ante la puerta del Príncipe. Rivera baja del coche y cruza a pie entre “una gran multitud, que me dejó paso a pesar de ir de uniforme”. Subió al Palacio. En la saleta le esperaba el ayudante del monarca, capitán de fragata Moreu, que le condujo a las habitaciones particulares de la familia real. En el pasillo ya estaba el Rey con el sombrero puesto. Al salir a otro salón grande, una multitud de servidores le rodearon cariñosamente y le dijeron: “Vuelva pronto”.

Empaquetado a Cartagena

Bajan en un ascensor y abandonan el palacio por la puerta secreta del Campo del Moro. El Rey dice que irá delante con el infante Alfonso de Orleans y con su ayudante Moreu. Rivera y el duque de Miranda irán detrás. “La oscuridad es grande. Sólo se ven los coches y un montón de gente que da vivas al Rey”, recuerda Rivera. Abandonan Madrid sin novedad y sin ser reconocidos. En el camino hacia Aranjuez, les sigue un coche de la Guardia Civil con un sargento y cuatro guardias. En esta localidad madrileña y en otros pueblos por los que pasan ven “mucha gente en la calle principal (la carretera), y en todos chillaban, pero sin hacer otra demostración”. Realizan la primera parada en pleno campo y Rivera y el duque de Miranda hablan con el monarca y con el infante, que “nunca se separaba de él”.
Entonces el Rey pregunta “quién le había empaquetado para Cartagena”, y Rivera le contesta que el Gobierno. El Rey vuelve  preguntar: “¿A dónde vamos después?”. Y Rivera responde que se lo dirá más tarde, aunque le susurra al oído: “A Marsella”. Vuelven a los coches y siguen camino a gran velocidad. A las doce de la noche paran nuevamente porque el Rey quiere cenar. Saciado el apetito real, se ponen de nuevo en marcha y poco después paran por tercera vez porque el Rey quiere decirles que no se pase por las calles de Albacete y que el ministro Rivera vaya delante, pues conoce bien el camino. Así se hace.

La siguiente parada se produce a las dos de la madrugada para suministrar gasolina. “Gracias a mi previsión de abarrotar mi coche (de combustible) pudo hacerse”. Al llegar a Murcia no había gente en la calle, pero el paso a nivel de la línea férrea se cerró, pues había un tren en maniobra; la parada dura siete u ocho minutos, durante los cuales se acercan cinco hombres, se quedan parados observándoles a prudente distancia y, al poco tiempo les saludan quitándose los sombreros.

De Murcia a Cartagena circulan a más de cien kilómetros por hora, entran en la calle Real y se dirigen a la puerta del arsenal, que esta abierta. En las proximidades ven mucha gente que, contenida por los guardias, prorrumpe en vivas a la República. Ya en el interior de la base, llegan al muelle de la “Machina”, donde la marinería y los oficiales le rinden homenaje. Cuando sube al bote-auto que le conducirá hasta el crucero Príncipe Alfonso, el jefe del arsenal, vicealmirante Juan Cervera Valderrama, da siete vivas al Rey, y monarca contesta: “¡Viva España!” Eran ya las 4: 30 de la madrugada.

Rivera cuenta que, cuando el buque navegaba ya fuera del malecón, Alfonso XIII le pidió subir al puente de mando, pues “quería ver España por última vez”, y que allí le volvió a preguntar a dónde iban. “A Marsella”, le repitió el ministro. El Rey le manifestó que prefería que le dejasen en Toulón, un lugar más discreto, pero Rivera le convenció de que era mejor Marsella y que llegarían entre dos luces, al amanecer del día 16. Finalmente, el Rey aceptó y, ya más tranquilo, se retiró a descansar.



El Rey divaga

Durante el almuerzo, a las 13h00 del día 15, el Rey invita a su mesa al comandante del buque, un jefe y un oficial y “los cuatro que veníamos con él” y se muestra “siempre sereno, si bien en las conversaciones divagaba algo (no es extraño)”. Habla de su porvenir y de cosas de los barcos. El infante también habla de su porvenir. El Rey pide al comandante una bandera bordada en seda y oro para llevársela como recuerdo, pero éste se disculpa diciendo que no se lo puede dar porque no es suya, sino del buque a su cargo. Rivera sugiere que le dé un banderín de un bote, y el comandante responde que tiene mucho gusto en ofrecerle otra bandera de más valor material y espiritual para él: la que le regaló la dotación del buque.

Durante la travesía, Rivera va recibiendo mensajes y mantiene informado al Rey sobre el contenido de los mismos. Le notifican que se ha proclamado la República y que en cuanto desembarque Alfonso XIII ha de izar la bandera republicana. También le transmiten que el infante don Juan ha llegado sin novedad a Gibraltar. El Rey quiere enviarle un telegrama pidiéndole que se traslade a París, pero el comandante le da a conocer la prohibición de utilizar la radio y de romper el secreto de la misión. Rivera y el Rey conversan hasta las 23h00 de la noche, sentados en el sofá de la cámara del almirante. El Rey le pide que cuando vuelva a España entregue a la prensa dos manifiestos despidiéndose del Ejército y de la Armada. El ministro acepta el encargo, pero la prensa no los publica.

Honores y lágrimas

A las 5h30 de la madrugada llegan a Marsella y fondean a unos 500 metros de la bocana del puerto. El Rey quiere despedirse con un discurso, pero Rivera le aconseja que no lo haga y se limite a saludar a los jefes y oficiales. El Rey obedece, les da la mano y no pronuncia una sola palabra. La dotación está correctamente formada en sus puestos de babor y estribor de guardia. El comandante del crucero está frente al portalón y los oficiales en línea. El Rey, de pie a popa, manda “abre” y el ministro Rivera observa: “Mire, señor, qué correctos están”. Entonces, el Rey rompe a llorar y metiéndose en la cámara dice: “Dispense, don José, no lo he podido evitar”.

El monarca se recompone, avanza hacia el portalón, la guardia presenta armas y el corneta rompe marcha cuando el Rey sale por el portalón. La música no cesará hasta que el que el Rey manda parar desde el bote-auto. Rivera y su ayudante acompañan al monarca, al infante Alfonso, al duque de Miranda y al criado hasta el muelle más próximo, de la Joliette, al que saltan por un remolcador que estaba atracado. Eran las seis menos cinco de la madrugada y en el muelle no había más que cuatro o cinco hombres pertenecientes al remolcador. El infante les preguntó si no había coches cerca, y uno de ellos silbó para avisar. La última travesía de Alfonso XIII había terminado.

http://www.elconfidencial.com/espana/alfonso-xiii-exilio-espana-francia-20100410.html
avatar
URSINO
35-Sargento 1º
35-Sargento 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2273
Puntos patrióticos : 17702
Reputación : 6653
Fecha de inscripción : 14/06/2014
Localización : JAÉN-ESPAÑA

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.