Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Un año de cárcel para la tuitera que se mofó de Carrero Blanco
Hoy a las 00:57 por Neilo65

» La UE asume las tesis de España y rechaza un estatus especial para Gibraltar
Hoy a las 00:53 por Neilo65

» Ofensiva de Podemos en Zaragoza para arrebatar iglesias al Arzobispado
Ayer a las 15:29 por Neilo65

» Joven español asesinado de una paliza.
Ayer a las 15:18 por Neilo65

» «Escrache» de la CUP a una sede del PP para exigir el referéndum catalán
Ayer a las 13:29 por Invitado

» Winston Churchill, un maníaco genocida
Ayer a las 12:27 por El Zorro

» 1957-2017 EN ROMA EL PAPA Y LOS QUE DICEN GOBERNARNOS
Ayer a las 09:25 por Antonio García Fuentes

» Un diario oculto de Kennedy apunta que la muerte de Adolf Hitler fue un gran engaño nazi
Mar Mar 28 2017, 22:48 por Juanma_Breda

» EL ROMPECABEZAS DEL ZEBRO (IV): EL ZEBRO TRAS SU EXTINCIÓN. SIGLOS XVI, XVII Y XVIII.
Mar Mar 28 2017, 22:32 por Juanma_Breda

» "PEQUEÑAS NOTAS DE NUESTRA DOCTRINA"
Mar Mar 28 2017, 20:23 por RICHI

» Multas de 9.000 euros para los propietarios que no eliminen las placas franquistas en Cataluña.
Mar Mar 28 2017, 14:56 por Neilo65

» Una anciana expulsa con un bate a unos okupas que habían entrado en su finca.
Mar Mar 28 2017, 14:10 por Neilo65

» APORTAR “LA GOTA”
Mar Mar 28 2017, 09:42 por Antonio García Fuentes

» La agresión de Alsasua, según Podemos: ‘Una pelea de bar’
Mar Mar 28 2017, 09:30 por Torquemada2014

» Novedades de Gibraltar
Mar Mar 28 2017, 04:48 por Juanma_Breda

» Pérez-Reverte contesta a la peineta de la maestra con hiyab: "Menuda empanada mental"
Mar Mar 28 2017, 04:46 por Juanma_Breda

» Tras la pista del Neandertal en el Boquete de Zafarraya (Málaga)
Mar Mar 28 2017, 04:42 por Juanma_Breda

» Aquí la voz de Europa
Mar Mar 28 2017, 04:37 por Juanma_Breda

» Los americanos blancos se están muriendo
Mar Mar 28 2017, 04:31 por Juanma_Breda

» Carne sintética: llega el bistec sin vaca
Lun Mar 27 2017, 22:52 por Juanma_Breda

» Destruyen los restos de la ciudad romana de Iliturgi, en Mengíbar (Jaén)
Lun Mar 27 2017, 22:49 por Juanma_Breda

» "CON PLUMA AJENA"
Lun Mar 27 2017, 20:46 por RICHI

» Beatificados 115 mártires de la persecución religiosa en la Guerra Civil
Lun Mar 27 2017, 17:33 por BRUC

» La mayoría de nacidos son de extranjeros. Analogía entre el ocaso del Sol y el futuro de Europa
Lun Mar 27 2017, 16:39 por Juan Garcia

» ‘LAS CORRUPTOCRACIAS’
Lun Mar 27 2017, 09:28 por Antonio García Fuentes

» MENSAJE PARA HIMNOSHISTORICOS
Dom Mar 26 2017, 23:22 por Lucía

» Ynestrillas, de líder patriota a militante de PODEMOS.
Dom Mar 26 2017, 20:40 por Torquemada2014

» Muere la periodista Paloma Gómez Borrero a los 82 años
Dom Mar 26 2017, 18:48 por Invitado

» Dastis: «No tenemos intención de cerrar la Verja de Gibraltar tras el Brexit»
Dom Mar 26 2017, 17:55 por Neilo65

» Podemos asalta la Semana Santa: El alcalde de Oviedo prohíbe que la Policía escolte los pasos
Dom Mar 26 2017, 16:29 por Valle

» Un concejal de Carmena llama «gentuza» a los católicos del «Yo voy a misa»
Dom Mar 26 2017, 15:04 por Invitado

» Latinoamericanos abandonan España para volver a sus países.
Dom Mar 26 2017, 01:01 por Juanma_Breda

» Cómo era el Sahara antes de convertirse en uno de los mayores desiertos del planeta.
Dom Mar 26 2017, 00:02 por Juanma_Breda

» Jordi Pujol admite que su famiIia tuvo dinero en paraísos fiscales desde hace más de 30 años
Sáb Mar 25 2017, 15:02 por El Zorro

» Unidad Europea contra los nacionalismos
Sáb Mar 25 2017, 14:26 por Neilo65

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 149 ¿DÓNDE ESTAMOS Y HACIA DÓNDE NOS LLEVAN?
Sáb Mar 25 2017, 11:06 por BRUC

» Fallece el banquero multimillonario estadounidense David Rockefeller
Vie Mar 24 2017, 18:18 por Mastieno

» Apoyo de la juventud catalana: El Ejército vence al antiespañolismo de los radicales y triplica presencia en el salón educativo catalán
Vie Mar 24 2017, 12:55 por Invitado

» ¿La nueva destrucción de España? Desde la contundente verdad acuñada por el “canciller de hierro”… (“Los españoles llevan siglos tratando de destruir España y no lo consiguen”) y mucho antes, o sea t
Vie Mar 24 2017, 09:32 por Antonio García Fuentes

» PEQUEÑAS NOTAS DE NUESTRA DOCTRINA
Vie Mar 24 2017, 06:10 por RICHI

» Cuatro jueces de Marruecos dictaminan que España no tiene soberanía sobre Ceuta y Melilla.
Vie Mar 24 2017, 02:35 por Invitado

» REFLEXIONES ANTE MI ORDENADOR
Jue Mar 23 2017, 23:40 por RICHI

» Jaén, la Atlántida y el misterio del hombre
Jue Mar 23 2017, 09:21 por Antonio García Fuentes

» España y sus infinitos impuestos
Miér Mar 22 2017, 09:25 por Antonio García Fuentes

» El épico final del Imperio español en Sudamérica: los últimos defensores de Perú.
Mar Mar 21 2017, 18:33 por Torquemada2014

» ESCRITOS DE Y PARA EL ALMA 1 - Apreciada Viola:
Mar Mar 21 2017, 09:39 por Antonio García Fuentes

» Multitudinaria manifestación en Barcelona contra el 'golpe separatista'
Mar Mar 21 2017, 07:38 por Huroncete

» ¿Sabías que la OTAN fue dirigida por un nazi?
Lun Mar 20 2017, 16:56 por Juan Garcia

» Por qué han sobrevivido los indios en Norteamérica
Lun Mar 20 2017, 16:45 por Juanma_Breda

» El «híper» de las armas vendió más de 6.000 cetmes por más de 1,2 millones de euros
Lun Mar 20 2017, 16:43 por Juanma_Breda

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Los capitanes de Flandes.

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los capitanes de Flandes.

Mensaje por URSINO el Lun Ago 04 2014, 13:48

Al oro que Castilla recibía desde América, el reino español sumaba otro importante activo para los intereses de la casa Habsburgo: su infantería. Esta es la historia de algunos de los más célebres capitanes de los Tercios, cabezas de la unidad más belicosa de su tiempo.

Capitán es una palabra procedente del latín, «caput», que significa cabeza. Desde tiempos del ejército romano, pasando por la caótica Edad Media, todos los brazos armados han necesitado cabezas. El cargo de capitán se asocia al valor y al respeto. Tan cerca de los soldados como para combatir a su lado, tan lejos de ellos como para congregar el mando sobre cientos. La jerarquía militar siempre ha reservado una posición intermedia para este peculiar rango militar. En la turbulenta Guerra de Flandes (1550-70), los soldados de los tercios, rodeados por oleadas de hostilidad, encontraban en los capitanes de sus compañías a auténticos patriarcas que encarnaban la experiencia del oficio. Un consuelo, en tierras remotas y furiosas.


No obstante, la tradición de míticos capitanes tiene largo recorrido en nuestro país. Tierra de batallas fronterizas durante la Reconquista, una enorme cantidad de hidalgos –nobles de bajo estrato– vislumbraba en el rango de capitán una oportunidad de alcanzar gloria y oro.

Con la gestación del Imperio, muchos de aquellos hidalgos se decidieron por viajar a América en busca de dorados porvenires, allí de manera informal eran designados como capitanes. Otros tantos, no por ello menos intrépidos, se alistaron a las compañías castellanas que combatieron en Italia, primero, y más tarde en la eterna guerra de los 80 años. Fue allí donde se concibió su leyenda.

Los capitanes de Flandes se encargaban del mando y disciplina de su compañía, un grupo de 250 soldados. Ya fuera infantería, caballería o arcabuceros, los capitanes podían hacerse cargo de cualquier situación. Si bien la parte estratégica estaba reservada al general y al maestre de campo, muchas decisiones tácticas quedaban a espesas de lo que cada capitán decidiera sobre la marcha. Las acertadas acciones tácticas de pequeñas compañías castellanas decidieron muchas batallas. Por ejemplo, en la batalla de Gravelinas la acertada intervención del capitán Carvajal determinó un incierto choque de infantería, con una ráfaga de pólvora quirúrgicamente ejecutada. Por supuesto, muchos, los que vivían lo suficiente fueron con el tiempo cargos de mayor peso. Para el imaginario popular, no obstante, han quedado identificados con la figura del soldado humilde, altivo y bravucón, pero de atronadora valentía.


El sistema para convertirse en capitán se iniciaba con la convocatoria del rey a aquellos soldados veteranos que se creyera con capacidad de lograr patente. Los soldados, con permiso de sus generales, acudían a la corte, en concreto al Consejo de Guerra, con los papeles de servicio acumulados de toda una vida. En estos documentos –guardados en un tubo de hojalata sellado en cera– se incluían las recomendaciones de sargentos, capitanes e incluso generales. Luego de una entrevista en privado, si el candidato cumplía con los requisitos, el rey le otorgaba «patente de capitán», le concedía un sueldo y le daba una «conduta». Esto significaba que podía levantar una compañía en un lugar –señalado en el documento– de su reino. En lo referido a la financiación, recibía una bolsa de oro para vestir, armar y dar la primera paga a los nuevos reclutas.

El capitán elegía alférez, sargento, cabos y tambor para su compañía. Una vez seleccionado su séquito de fieles alzaba bandera, una sábana blanca cruzada por unas astas rojas, y comenzaba, uno por uno, el reclutamiento.

Cómo se organizaba un Tercio de Flandes.

Ante la necesidad de afrontar numerosas campañas militares, Carlos V decidió sacar el máximo provecho de su mayor activo militar, las coronelías españolas, para constituir los primeros tercios en 1533. Los tercios castellanos conformaban la élite de los ejércitos de la casa Habsburgo y fueron determinantes para sostener el cetro mundial durante casi dos siglos. Sobre el papel, cada tercio estaba conformado por entre 2.500 a 3.000 soldados –aunque la cifra solía ser muy inferior– bajo el mando de un solo maestre de campo, nombrado directamente por el rey, que era capitán efectivo de la primera compañía de las doce disponibles. Segundo en rango estaba el sargento mayor que, además, era capitán de la segunda compañía. El resto de las compañías, cada una de 250 soldados, estaba a las órdenes de distintos capitanes.



Al alistamiento efectuado por cada capitán se presentaban antiguos veteranos, labriegos, campesinos, hidalgos, etc. Las únicas restricciones quedaban reservadas a los menores de 20 años –ya veremos que esto pocas veces se cumplía– a los ancianos, frailes, clérigos o enfermos contagiosos. En lo referido a las condiciones, por lo pronto recibían buenas vestimentas y una bolsa de oro. La parte negativa era que el alistamiento tenía un tiempo indefinido y que el soldado raso solo cobraba 3 escudos.

Los soldados bisoños eran repartidos por las compañías para mitigar la inexperiencia. El sargento y los cabos de la compañía se encargaban de su adiestramiento. Para ascender solo se requería experiencia militar, aunque conforme avanzó el siglo XVII la corrupción en la corte española emponzoñó el sistema de designación de cargos. Los tiempos medios eran 5 años para subir de soldado a cabo, un año de cabo a sargento, 2 años de sargento a alférez (que era un puesto incomodo pero obligatorio para subir más escalafones), y 3 años para ser capitán. No obstante, el puesto de capitán requería algo más que una trayectoria ejemplar, exigía valor extremo.

http://www.unapicaenflandes.es/capitanes-de-flandes.html
avatar
URSINO
35-Sargento 1º
35-Sargento 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2273
Puntos patrióticos : 17702
Reputación : 6653
Fecha de inscripción : 14/06/2014
Localización : JAÉN-ESPAÑA

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.