Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Identidad Mitológica vasca
Ayer a las 20:21 por ilustrado

» Anti-Colonialismo moderno por Bartolomé de las Casas
Ayer a las 20:16 por ilustrado

» Quieren legalizar la pedofilia y la pederastia.
Ayer a las 19:28 por ruedex

» BOBOS DE LA TRIBU
Ayer a las 12:38 por La Revolución por Hacer

» Patriotas participantes en acto del 20N dan una paliza al activista Lagarder por gritar "Franco, asesino"
Ayer a las 12:29 por La Revolución por Hacer

» Coros del ejercito ruso interpretando una Jota aragonesa
Ayer a las 11:14 por BRUC

» Vídeos de Humor
Ayer a las 10:22 por HIMNOSHISTORICOS

» LA FLOR DE PASCUA Y SU HISTORIA
Ayer a las 09:37 por Antonio García Fuentes

» Franco conoció al detalle la conspiración monárquica de 1948
Ayer a las 07:01 por BRUC

» Sobre las tarjetas BLACK y la Agencia Tributaria
Jue Dic 08 2016, 20:26 por Valle

» Ha fallecido nuestro amigo TRAJANO.v
Jue Dic 08 2016, 18:30 por Valle

» Ideología de género contra el sentido común
Jue Dic 08 2016, 18:18 por Clemente

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Jue Dic 08 2016, 18:07 por Juanma_Breda

» El milagro de Empel.
Jue Dic 08 2016, 12:48 por HIMNOSHISTORICOS

» Iker Jiménez denuncia la última moda en censuras: prohibir los belenes navideños
Jue Dic 08 2016, 12:33 por HIMNOSHISTORICOS

» SE CONFIRMA LA RELACIÓN PODEMOS-SOROS!! (Conspiración??)
Jue Dic 08 2016, 12:25 por HIMNOSHISTORICOS

» Miniserie "El padre de Cain"
Jue Dic 08 2016, 11:49 por HIMNOSHISTORICOS

» Nuevo batacazo en taquilla de "La Reina de España"
Jue Dic 08 2016, 02:16 por Neilo65

» Sobre los separatistas catalanes (102 vídeos)
Jue Dic 08 2016, 01:10 por ruedex

» IDEOLOGÍA DE GENERO TIRADA POR TIERRA A SACO. (vídeos) enlaces web. BRUTAL. PÁSALO POR DONDE PUEDAS, QUE SE ENTEREN.
Jue Dic 08 2016, 00:17 por ruedex

» Portugal pregunta a España por el almacén de Almaraz
Miér Dic 07 2016, 21:23 por Valle

» Adoctrinamiento Catalán y consecuencias.
Miér Dic 07 2016, 21:11 por El Zorro

» Un vídeo parodia a las feministas radicales y el autor sufre una ola de injurias y amenazas
Miér Dic 07 2016, 18:38 por Neilo65

» El 6-D para los independentistas: trabajar, quemar una Constitución y criticar la Carta Magna en el exterior
Miér Dic 07 2016, 13:56 por El Zorro

» Los globalistas pierden en Italia y ganan en Austria con trampas.
Miér Dic 07 2016, 12:12 por Juanma_Breda

» POBREZA Y RIQUEZA: ¿CÓMO DEFINIR AMBAS?
Miér Dic 07 2016, 09:32 por Antonio García Fuentes

» Individuo de raza negra canta jotas mejor que un español
Miér Dic 07 2016, 05:16 por Lucía

» bienvenida
Mar Dic 06 2016, 22:02 por avocado33

» 6 de diciembre: NADA QUE CELEBRAR
Mar Dic 06 2016, 20:10 por Valle

» Otegui se queda sin ir a Cuba al no poder sobrevolar el espacio aéreo de Estados Unidos
Mar Dic 06 2016, 19:16 por PoM

» EL IMÁN SUPREMO DE CANARIAS EXIGE MÁS AYUDAS Y ADVIERTE: “DE LO CONTRARIO, HABRÁ MÁS TERRORISMO”
Mar Dic 06 2016, 19:07 por PoM

» NO NOS DESTROCÉIS A LOS HÉROES.
Mar Dic 06 2016, 17:41 por HIMNOSHISTORICOS

» Cómo el marxismo cultural de la Escuela de Frankfurt inventó la persecución al disidente
Mar Dic 06 2016, 16:40 por HIMNOSHISTORICOS

» PORRA: Villarreal Vs At. de Madrid (12-12-2016)
Mar Dic 06 2016, 16:16 por Mastieno

» Mi música, tu música, nuestra música
Mar Dic 06 2016, 14:43 por HIMNOSHISTORICOS

» 1785 motivos para presumir de ser español
Mar Dic 06 2016, 12:50 por Invitado

»  Hogar Social desalojado del antiguo edificio del NO-DO
Mar Dic 06 2016, 12:32 por JoséUEI

» Me presento
Mar Dic 06 2016, 10:58 por JoséUEI

» 6 guerras que comenzaron por atentados de falsa bandera
Mar Dic 06 2016, 01:38 por Neilo65

» Steven Spielberg hará una película de la conquista de México.
Mar Dic 06 2016, 01:09 por Neilo65

» PORRA: FC Barcelona Vs Real Madrid (3-12-2016)
Lun Dic 05 2016, 21:48 por niunpasoatras.org

» La Guerra de las Naranjas, el origen de la vigente disputa territorial entre Portugal y España
Lun Dic 05 2016, 20:34 por Juanma_Breda

» La campaña de donar carne de cerdo al 'Banco de Alimentos' triunfa en Facebook
Lun Dic 05 2016, 12:11 por HIMNOSHISTORICOS

» Por qué los soldados rezan, por qué la Inmaculada es patrona de España y de la Infantería
Lun Dic 05 2016, 11:51 por HIMNOSHISTORICOS

» La verdad… “Ni en el potro del tormento”
Lun Dic 05 2016, 10:29 por Antonio García Fuentes

» Cristiano Ronaldo, acusado de evadir 150 millones con varias sociedades en un paraíso fiscal
Dom Dic 04 2016, 18:20 por Valle

» "Adrián, vas a morir", le dice una antitaurina al pequeño con cáncer
Dom Dic 04 2016, 14:36 por Huroncete

» El CEIP Rosalía de Castro celebra con una jura de bandera escolar su españolidad y la democracia
Dom Dic 04 2016, 00:14 por Torquemada2014

» Eslovaquia aprueba una ley para evitar la propagación del islam
Sáb Dic 03 2016, 21:44 por HIMNOSHISTORICOS

» Lee y escucha la letra propuesta para el himno de España en una iniciativa de Change.org
Sáb Dic 03 2016, 18:37 por Neilo65

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Jue Ago 21 2014, 11:19

“En esta hora no quiero olvidar a la admirable mujer española que supo conducir a sus hijos hacia la lucha y la muerte, hasta el punto de que no sé qué es más sublime en esta gesta, si el hijo que cae o la madre heroica y sublime que lo empujó hacia la gloria.” Palabras del Caudillo citadas en “Escritos, discursos y circulares”. Sección Femenina de FET y JONS. Madrid, 1943. Pág. 99

La historia ha evidenciado que para la implantación de cualquier régimen totalitario, autoritario o fascista, éste debe apoyarse en una base social, donde es crucial la familia, como pieza clave en una sociedad jerarquizada, y por tanto, los nuevos valores que se atribuirán a la  figura de la mujer. Tanto Mussolini, Hitler, José Antonio, y Franco, reescribieron un discurso de feminización dentro de la política del régimen  para ganarse el apoyo de las mujeres. Ellas eran las madres de la patria. Este discurso vendría siempre marcado por una vuelta de los valores tradicionales,  pertenecientes a las corrientes reaccionarias del siglo XIX e inicios del XX, donde la mujer quedaba ligada a las tareas domésticas, y ensalzada por su faceta como madre.
La instauración de la dictadura franquista destruyó todos los logros y conquistas que había alcanzado la Segunda República en materia de género. La situación económica y el peso de la Iglesia Católica facilitaron al nuevo régimen, ilegítimo, articular una política que definiera el papel que la mujer debía, y tenía, dentro de la sociedad. Al igual que el fascismo en Italia o el nazismo en Alemania, el Franquismo frenaba las conquistas femeninas del período de entreguerras arguyendo un discurso antifeminista, en el cual, la mujer se percibía como un ser inferior al hombre, tanto espiritual como intelectualmente, pretexto que utilizaban para relegar a la mujer a las tareas del hogas. De ahí, el ensalzamiento de la figura de la mujer como madre y esposa.
Desde nuestra siempre atenta mirada, vamos a intentar a grandes rasgos hablarles de uno de los movimientos dentro nuestra historia más reciente que más calado  ha tenido en el ideario femenino, e incluso de forma implícita hasta nuestros días, y, que durante años excluyó a la mujer de la vida política del país. Les hablamos de uno de los pilares claves dentro de la maquinaria del franquismo, la Sección Femenina nacida en 1934 como rama femenina de Falange Española, y, dirigida desde sus comienzos hasta su disolución, por Pilar Primo de Rivera, hermana de José Antonio, fundador del partido. Pilar Primo de Rivera entró en política a través de su hermano José Antonio. El 29 de octubre de 1933, participó en el acto del Teatro de la Comedia, en el que se creó Falange Española.
 La Sección Femenina de F.E. nació en 1934, bajo la Segunda República, con siete afiliadas bajo la sombra del secretario general de Falange Española. De hecho, el ideario de la Sección Femenina viene marcado por la propia concepción que tiene José Antonio Primo de Rivera sobre la función de la mujer en la sociedad. “El verdadero feminismo no debiera consistir en querer para las mujeres las funciones que hoy se estiman superiores, sino en rodear cada vez de mayor dignidad humana y soical a las funciones femeninas” (P. Primo de Rivera, Discursos, circulares, escritos, Sección Femenina de FET y de las JONS, Madrid). En esta etapa sus tareas se circunscriben a la asistencia de los presos y heridos de su partido, sin apenas repercusión en la sociedad. Sin embargo, el número de afiliadas irá creciendo: en 1935 son 800 las militantes, y en julio de 1936 las afiliadas ya eran 2500, organizadas en 18 secciones femeninas en distintas provincias.
La hermana del fundador de la Falange Española organizó la Sección Femenina, en la que ocupó el cargo de Delegada Nacional durante cuarenta y tres años.  A partir de entonces, este grupo asumió y dirigió los trabajos asistenciales a los presos del Partido o de las familias de los caídos en las luchas callejeras, entre estudiantes socialistas y falangistas. La Sección Femenina, no obstante, encontrará tras el estallido de la guerra una verdadera razón de ser.
  El ideario de la Sección Femenina estuvo marcado por la doctrina de la Iglesia, y el propio José Antonio, “el fin esencial de la mujer, en su función humana, es servir de perfecto complemento al hombre, formando con él, individual o colectivamente, una perfecta unidad social”, y las circunstancias propias del país; resaltando algunos puntos dependiendo de las circunstancias políticas del momento. Así, la doctrina de la Sección Femenina difundía los principios del nacionalsindicalismo y en valores tradicionales, donde la figura de la mujer quedaba inscrita en los papeles de madre y de esposa sumisa.
La afiliación de la Sección Femenina fue aumentando desde su creación hasta cotas mucho más altas en 1936, encuadradas en el Auxilio de Invierno y en el Auxilio Social. De esta manera, las mujeres falangistas se erigieron por los suyos como ángeles protectores, o del hogar.
La Sección Femenina de Falange Española y de las JONS  se convirtió en Sección Femenina del Movimiento en 1939, siendo crucial en la maquinaria estatal del franquismo. A través de las directrices de la Iglesia y el Movimiento se configuraba la política, nada autónoma, de la Sección Femenina. Gracias a la cual se ensalzaba la figura de la mujer como perfecto ángel del hogar, y pilar fundamental de la familia y los valores tradicionales que alejaban a la mujer de la vida política del país. La mujer, de nuevo, volvía a ser considerada como una menor de edad. “No entendemos que la manera de respetar a la mujer consista en sustraerla a su magnífico destino y entregarla a funciones varoniles. A mí siempre me ha dado tristeza ver a la mujer en ejercicios de hombre, toda afanada y desquiciada en una rivalidad donde lleva -entre la morbosa complacencia de los competidores masculinos- todas las de perder”, así se refería en un discurso José Antonio Primo de Rivera al alcance que diez años atrás había comenzado a tener las mujeres al introducirse en nuevas carreras y profesiones. Con ello, quedaba claro el ideario que se quería imponer desde la Falange y la Sección Femenina.
El punto de inflexión lo marcó la propia guerra civil. Con el avance de las tropas rebeldes, la de los sublevados, todas las mujeres de los territorios que van siendo ocupados pasan a ser miembros de la Sección Femenina o a depender de las organizaciones por ellas dirigidas que acometen tareas relacionadas con la situación bélica.  En 1936 se creó el Auxilio de Invierno, por Mercedes Sanz Bachiller, y dependiente de la Sección Femenina.
En 1937 se celebró el Primer Consejo Nacional de la Sección Femenina en Salamanca, del cual, queda instituido el Auxilio Social y se redactan los primeros estatutos de la organización. Las principales tareas serán: atender a los que se encuentran en el frente y abrir comedores, cuidando tener una información completa de la familia de los atendidos. Al mismo tiempo que se instruye a las mujeres en los principios falangistas.
En 1938 se celebrará el Segundo Consejo Nacional en Segovia. A partir de aquí, Pilar Primo de Rivera concreta aún más la posición de la mujer, en la Iglesia y el hogar, dentro de la España que Franco está ocupando.
A partir del verano de 1939 el objetivo es aglutinar a todas las mujeres bajo un mismo ideario político e ideológico. En los albores de lo que los sublevados llamarían la “nueva España”, la Sección Femenina en su tercer consejo definió aún más el papel de la mujer dentro de la sociedad española. Esta nueva mujer que dibujan desde el ideario de la Sección Femenina está ligado a los preceptos que la Iglesia Católica, más conservadora, asignaba a la mujer dentro de la sociedad, donde la maternidad se exalta como la máxima de la feminidad, caracterizada por su fragilidad, sumisión y espíritu de sacrificio. Así se aniquilaba la capacidad intelectual, creativa y crítica de la mujer. De ahí, la relevancia mayor que adquiere la religión al convertirse en la base ideológica de homogeneización de las mujeres. Será, por tanto, la religión uno de los pilares fundamentales del nuevo régimen y, donde la mujer será un punto clave en la propagación de esa doctrina católica.
La importancia de los servicios prestados por la Sección Femenina durante la guerra, y la necesidad de una organización que controlara y fuera definiendo a la mujer española para el régimen franquista hacen que el 27 de julio de 1939 Franco encargue a la Sección Femenina de la FET la formación de las mujeres españolas. A partir de ese momento, la Sección Femenina pasa de ser sección de un partido a órgano burocrático del Estado. El objetivo no es otro que la mujer se convierta en el máximo estandarte dentro de la familia, y entendiendo la familia como célula imprescindible para el régimen.
“A través de toda la vida, la misión de la mujer es servir. Cuando Dios hizo el primer hombre, pensó: No es bueno que el hombre esté solo. Y formó a la mujer para su ayuda y compañía, y para que sirviera de madre. La primera idea de Dios fue el hombre. Pensó en la mujer después, como un complemento necesario, esto es, como algo útil” (Formación Político-Social del primer curso de Bachillerato, 1963).
Tras la guerra civil y la instauración del régimen ilegítimo, durante los crudos años de posguerra el ideario del franquismo respecto a la mujer fue muy sencillo. La mujer pasó de tener una vida política a quedar confinada en las fronteras del hogar, de sujeto activo a pasivo, de mayor de edad a menor de edad. La exaltación de la familia como células capaces de sostener la maquinaria del Estado jugó un papel crucial para recluir a la mujer a la esfera privada, para convertirse en el perfecto ángel del hogar. Si la constitución republicana española había afirmado la igualdad jurídica entre los sexos, ahora el régimen franquista aniquilaba todas las reformas del código civil republicano, como el divorcio, el matrimonio civil, etcétera. Asimismo, la educación volvía a ser segmentada, volvía a construirse un tabique entre niños y niñas. El propio ideario de la Sección femenina así recoge la distinción de sexos en materia educativa: “el niño mirará al mundo, la niña mirará al Hogar”.
En 1940, con la celebración del cuarto congreso se programa la instauración del Servicio Social, “como exigencia de la Patria, a recabar, a cuantos formen parte de ella, actos de servicio para el mantenimiento firme de la existencia nacional y la realización de su vocación de Imperio”, para asegurar las enseñanzas de la Sección Femenina. A través de este organismo tendrán la obligatoriedad de pasar las mujeres españolas. Todas las mujeres entre los 17 y los 35 años habrían de prestar servicio durante un tiempo mínimo de seis meses.
El objetivo, marcado por la religión y bajo las directrices del partido, no era otro que potenciar el papel de la mujer como madre y como perfecta ángel de los quehaceres domésticos. Durante los años siguientes, que corresponden a los años del terror, el número de afiliación dentro de la Sección Femenina irá incrementándose. La mujer debía de ser abnegada y callada, debían pasar desapercibidas en la vida pública del país, ya que la máxima de las mujeres quedaba relegada a las fronteras del hogar.
En 1945 se puede decir que se cierra el ciclo de formación y consolidación de la Sección Femenina como organización con unos objetivos definidos y una ideología que transmitir.  Como ejemplo, a partir de esa fecha las maestras están obligadas a pertenecer a la Sección Femenina y, también a partir de este mismo año la Organización Juvenil (OJE), agrupada en chicos y chicas hasta los 18 años, quedaba, la rama femenina,  bajo el control de la S.F. La Sección Femenina no dudo en esfuerzos por aglutinar todas las herramientas  concernientes a la educación femenina. De ahí que la educación fuese un instrumento  fundamental de adoctrinamiento. Ya en los años 50 se evidenció el control que a través de todo el organigrama de la Sección Femenina se tenía sobre la educación, primaria especialmente, y el cuerpo de maestras. Será durante los años de Autarquía cuando el programa diseñado por la Sección Femenina se extienda al ámbito rural. El medio rural es el espacio más idóneo para desarrollar el modelo de mujer sacrificada y obediente, y allí se sitúan las Granjas-Escuelas que pretenden ayudar a las mujeres a montar pequeñas industrias domésticas y, más tarde, las Cátedras Ambulantes. Sin embargo, ya en los años 60 la Sección Femenina no concuerda con la evolución económica del país, lo que provocará el paulatino arrinconamiento de dicho organismo dentro de la dictadura hasta su total disolución tras la muerte del dictador.
A pesar de su desaparición el ideario de la Sección Femenina caló en la sociedad, tanto en hombres como mujeres, de ahí, que la mujer emprendiese desde los albores de la democracia una lucha constante en pro una situación de igualdad dentro de la sociedad. Sin embargo, y como observamos a día de hoy, desgraciadamente, la mujer no vive en las mismas condiciones de igualdad que los hombres.
La lucha, por tanto, aún no ha terminado.
Extractos de “Sección Femenina” de la Falange Española y de las JONS (partido único del movimiento nacional). Editado en 1958.
Ten preparada una comida deliciosa para cuando tu marido regrese del trabajo. Especialmente, su plato favorito. Ofrécete a quitarle los zapatos. Habla en tono bajo, relajado, placentero.
Prepárate: retoca tu maquillaje, coloca una cinta en tu cabello, hazte un poco más interesante para él. Su duro día de trabajo quizá necesite de un poco de ánimo y uno de tus deberes es proporcionárselo.
Durante los días más fríos deberías preparar y encender un fuego en la chimenea para que él se relaje frente a él. Después de todo, preocuparte por su comodidad te proporcionará una satisfacción personal inmensa.
Minimiza cualquier ruido. En el momento de su llegada, elimina zumbidos de lavadora o aspirador. Salúdale con una cálida sonrisa y demuéstrale tu deseo de complacerle. Escúchale, déjale hablar primero. Recuerda que sus temas de conversación son más importantes que los tuyos. Nunca te quejes si llega tarde o si sale a cenar o a otros lugares de diversión sin ti. Intenta, en cambio, comprender su mundo de tensión y estrés, sus necesidades reales.
Haz que se sienta a gusto, que repose en un sillón cómodo o que se acueste en la recámara. Ten preparada una bebida fría o caliente para él. No le pidas explicaciones acerca de sus acciones o cuestiones su juicio o integridad. Recuerda siempre que es el amo de la casa.
Anima a tu marido a poner en práctica sus aficiones e intereses y sírvele de apoyo sin ser excesivamente insistente. Si tú tienes alguna afición, intenta no aburrirle hablándole de ella, ya que los intereses de las mujeres son triviales comparados con los de los hombres. Al final de la tarde, limpia la casa para que esté limpia de nuevo en la mañana. Prevé las necesidades que tendrá a la hora del desayuno. El desayuno es vital para tu marido si debe enfrentarse al mundo interior con talante positivo.
Una vez que ambos os hayáis retirado a la habitación, prepárate para la cama lo antes posible, teniendo en cuenta que aunque la higiene femenina es de máxima importancia, tu marido no quiere esperar para ir al baño. Recuerda que debes tener un aspecto inmejorable a la hora de la cama… si debes aplicarte crema facial o rulos para el cabello, espera hasta que él esté dormido, ya que eso podría resultar chocante para un hombre a última hora de la noche.
En cuanto respecta a la posibilidad de relaciones íntimas con tu marido, es importante recordar tus obligaciones matrimoniales: si él siente la necesidad de dormir, que así y no le presiones o estimules la intimidad. Si tu marido sugiere la unión, entonces accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es más importante que la de una mujer.
Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquier goce que hayas podido experimentar. Si tu marido te pidiera prácticas sexuales inusuales, se obediente y no te quejes. Es probable que tu marido caiga entonces en un sueño profundo, así que acomódate la ropa, refréscate y aplícate crema facial para la noche y tus productos para el cabello. Puedes entonces ajustar el despertador para levantarte un poco antes que él por la mañana. Esto te permitirá tener lista una taza de café para cuando se despierte.
Sección Femenina Falange Española.
Enlaces de interés:
La República y las mujeres
Por A. Carceller

http://losojosdehipatia.com.es/cultura/historia/seccion-femenina-la-mujer-dentro-del-franquismo/

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18907
Puntos patrióticos : 363103
Reputación : 18510
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Jue Ago 21 2014, 11:47






























HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18907
Puntos patrióticos : 363103
Reputación : 18510
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por URSINO el Miér Sep 17 2014, 20:57

Magnífico aporte de texto y fotografías. La idea repetida por José Antonio de que el hombre y por tanto la mujer es portador de valores eternos espirituales y de un alma que se desarrolla en un cuerpo, no es nada superflua, y contribuyó de manera decisiva a la revitalización de una mujer española marchita y embrutecida en algunas zonas de la España roja.
Sólo decir que Mercedes Sanz Bachiller, la creadora e impulsora de Auxilio Social fue la viuda del gran Onésimo Redondo. bandera1 falange

URSINO
35-Sargento 1º
35-Sargento 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2273
Puntos patrióticos : 17592
Reputación : 6653
Fecha de inscripción : 14/06/2014
Localización : JAÉN-ESPAÑA

Volver arriba Ir abajo

Re: Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por BRUC el Lun Sep 22 2014, 11:56

Un apartado para Mercedes Sanz. Creo que lo merece...

Mercedes Sanz Bachiller, creadora y fundadora del Auxilio Social.



Procedente de una familia bien vallisoletana, quedó huérfana a los catorce años y entró a estudiar interna en un colegio de monjas francesas de Valladolid. En 1931 se casó con Onésimo Redondo, uno de los fundadores de La Falange. En el año 1936 tenía ya tres hijos y estaba embarazada del cuarto. A la semana de comenzar la guerra, su marido fue asesinado. La noticia le hizo perder el hijo que esperaba. Con este trauma personal a cuestas, ideó y fundó el Auxilio Social, una institución creada para ayudar a los niños y mujeres de ambos bandos víctimas de la guerra.

Soy madrileña de Chamberí. Por casualidad, porque mis padres fueron una temporada a Madrid por negocios. Mi historia es francamente triste. Me quedé huérfana a los catorce años. Mi padre murió cuando yo tenía tres años y un poco después murió mi madre. Mis padres estaban separados, algo un poco raro para la época. Mi padre era un hombre de una inteligencia privilegiada y con una imaginación extraordinaria. Debió morir con treinta y pocos años, y ya había ido tres veces a Argentina. Esto ahora es normal, pero entonces no lo era. Se tardaba un mes en ir a Argentina. Era un espíritu inquieto, un aventurero con ganas de conocer el mundo y de no quedarse en el pueblo. Nació en Montemayor de Pililla, en Valladolid.

Mi madre era una mujer de terruño. Muy amante del campo, pero del campo de labrar. Mi familia era gente de fincas y de mulas y vacas. Yo continué con esa afición. Luego tuve la suerte de casarme con Onésimo, que también era un hombre de campo. Primero hizo las oposiciones a abogado del Estado, pero le suspendieron en el último ejercicio, injustamente, en mi opinión, porque ya estaba totalmente involucrado en una línea de derechas. Entonces se dedicó a organizar el sindicato de remolacheros de Castilla la Vieja.

En esos días los fabricantes de azúcar abusaban de los agricultores y pagaban la remolacha a muy bajo precio. Onésimo creó un sindicato que reunía a todos los agricultores (de Valencia, Zamora, Valladolid, Segovia...) y se pusieron de acuerdo para no sembrar en todo un año. El equivalente a una huelga. Eso puso a las fábricas en una situación difícil. Al final llegaron a un acuerdo y se empezó a pagar más del doble de lo que se estaba pagando anteriormente por la tonelada de remolacha.



Mi madre murió cuando yo tenía catorce años. Yo había ingresado interna en el colegio de las monjas francesas a los nueve. Creo que mi madre ya no se encontraba muy bien y quiso que estuviese habituada al internado para que cuando ella desapareciese el tránsito fuera menos duro. Mi tutor era un hombre muy recto y frío. Bellísima persona y muy caritativo, pero no era cariñoso. Así es la vida. El problema fue que no tenía casa. Bueno, casas tenía, era propietaria de casas, pero no tenía hogar. Es muy distinto una casa a un hogar. Era una chica de catorce años sin padre, sin madre, sin hermanos, sin tíos, sin abuelos... sin nada. ¡Qué iba a tener! Además, mis casas eran de muchas habitaciones, con paneras, corrales, bodegas... imposible vivir sola ahí. Eso sí, tenía muchas amigas. Yo era simpática, abierta y estaba ávida de cariño. Las niñas me adoraban. Todo el mundo decía: «Merceditas puede venir el domingo a casa». Se salía un domingo sí y otro no, y todas se peleaban porque fuera a su casa el domingo que me correspondía. Pero mis grandes amigos, los que me acogieron en su casa y fueron como mis segundos padres o mis tutores, fueron los Alonso Las Heras Pimentel, una familia de Valladolid muy importante, que habían sido ya amigos de mis bisabuelos por asuntos de fincas y cosas de esas. Vivían en una casa que era del Banco Hispanoamericano.

Un hermano de Onésimo, el mayor, era el director del banco y, como tal, tenía derecho a un piso en la misma finca. Era una casa magnífica y muy bonita. En la puerta de al lado vivían los Alonso Pimentel. Los domingos que me tocaba iba a su casa llegaba siempre a la hora de almorzar y, a esa misma hora, llegaba Onésimo, que vivía con su hermano. Siempre coincidíamos en el ascensor.

Un día Onésimo le dijo a don Millán Alonso Pimentel: «Viene de vez en cuando a casa de usted una chica con uniforme negro... Es tan mona, que la querría yo conocer». Y él le contestó: «Pero si es que le conviene a usted como novia esa chica». «Pero si no la conozco», dijo él. «Mire, es una chica huérfana que está interna en las francesas, que es el mejor colegio de Valladolid. El sábado que viene pase usted a tomar café y así la conoce». Don Millán era, además, el presidente del sindicato remolachero, de manera que conocía muchísimo a Onésimo. Ese sábado apareció y, después de tomar café, me dijo: «¿Tú vas a misa?» «Sí, todos los días» contesté. «Pues yo también. ¿Y a que misa vas?» Afirmé: «Voy a misa de nueve a los jesuitas». Me dijo: «Pues nada, mañana nos vemos allí». Al día siguiente nos vimos en misa. Yo tenía entonces 18 años. En aquella época, para poder comulgar no se desayunaba. Íbamos en ayunas y, generalmente, cuando un chico quedaba en verte en misa, tenía luego la delicadeza de invitarte a desayunar un chocolate con churros o algo así. Era un momento feliz para una chica. Así que me invitó a desayunar y luego me dijo: «¿Por qué no damos un paseo por aquí, por el Campo Grande?» Y mirándome, mirándome, me preguntó: «Oye, Merceditas, ¿tú te querrías casar conmigo?» ¡Así lo dijo! Entonces me quedé mirándole y le dije: «¡Pues sí!» Onésimo era un hombre apuesto, moreno, tenía en aquel momento 25 o 26 años. Tenía los hombros más bonitos que los de su amigo José Antonio Primo de Rivera, que era un poco más caído de hombros. Yo le veía muy atractivo. Además, yo estaba tan sola... sin padre, sin madre, sin nada, que cuando me dijo aquello, me gustó y pensé: «De todas maneras, en estos meses también puedo reflexionar y decir que no más adelante. Todavía no vamos al altar, así que hay tiempo».



Fueron poco más de seis meses de noviazgo. Yo me enamoré realmente de Onésimo por sus cartas. Tuvimos un noviazgo en el que él tenía muchísimo trabajo con el sindicato. Viajaba sin parar y las cartas que me escribía eran literariamente tan bonitas... Una manera de expresar el amor y la bondad... Porque él era una persona muy virtuosa en todos los sentidos y, además, era apuesto, algo que siempre gusta a una mujer. Yo tenía 18 años y tampoco estaba mal.

Nos casamos el 11 de febrero de 1931 y el 10 de agosto de 1932 se produjo el movimiento militar de Sanjurjo. A Onésimo le vinieron a buscar y le dijeron: «Vete de España, porque van a venir a matarte». Él no había formado parte del movimiento, porque no era militar, pero sí era simpatizante. Se marchó a Portugal, a Curía, y, poco después, fui yo. Hasta que me marché estuve viviendo ocho días en una finca de los Calero. Era una finca de secano a la que se accedía por un camino de tierra. Si venía un automóvil, levantaba mucho polvo y se veía de lejos. Entonces me escondían en la buhardilla.

Cuando llegué a Portugal, los jesuitas nos dejaron una de sus habitaciones. Onésimo era abogado, pero esos días sólo cobraba lo poco que le llegaba del sindicato remolachero. Bueno, también tenía lo del bastanteo que hacía para el banco de su hermano, consistía en hacer una valoración del patrimonio de la gente que moría. Se pagaba muy poco, pero bueno, también la vida era distinta y éramos jóvenes.

Yo estaba siempre regateando con las portuguesas. «Un coello, que era un conejo, tres escudos». Y yo les decía: «¡Con uno y medio tienen de sobra!» Esos años salió mucha gente de Madrid por miedo. Era gente de dinero que vivía en el hotel de Estoril a todo lujo. Nosotros vivimos primero en el hotel Londres gracias a las rentas de mi patrimonio, pero al poco tiempo, ya no podíamos gastar tanto y nos fuimos a una pensión muy buena. Los portugueses son muy respetuosos con quienes tienen una carrera universitaria. El doctor Onésimo era para ellos una persona importante. Le llamaban el Señor Doctore. Íbamos a tener una niña, mi hija, que tiene ya setenta años, la actual condesa de Labajos. Nació en una pensión y, además, con fórceps y sin ninguna anestesia, ¡y con un cuarto de baño que tenía que compartir con alguno de los otros señores de allí! He pasado muchas cosas. ¡Y que todavía la gente me criticase después por casarme de nuevo!

Onésimo murió el 24 de julio en el pueblo de Labajos. Lo mataron una semana después de producirse el alzamiento militar. Yo creo que fue una cosa preparada. No sé. Hay un gran misterio alrededor de esto. No se sabe si hasta lo asesinó alguien casi nuestro... Es una barbaridad decir esto, pero José Antonio estaba en la cárcel, había cierta rivalidad entre las JONS y La Falange, y la verdad es que Onésimo el día anterior había ido y vuelto sin tener ningún problema. Iba al Alto del León a dar ánimo a los combatientes falangistas. Fue en coche con su escolta, bueno, con un chico, porque a él no le gustaba llevar escolta, con el conductor, que era un íntimo amigo, y con su hermano Andrés Redondo, que luego lo sustituyó como jefe de La Falange. Ellos tres se salvaron, se metieron por los trigos y pudieron escapar. Pero él no, porque, además, les hizo frente.

Sucedió así: Al llegar a Labajos les pararon unos individuos que iban en un camión vestidos con camisas azules. Dijeron que eran de la columna de Mangada, pero la verdad es que no se sabe quienes eran. Se detuvieron, porque el camión de los milicianos estaba atravesado en la carretera, de manera que el coche no podía continuar. Entonces empezaron a pegarles tiros.

«¡Al de los cordones! ¡Al de los cordones!», gritaban. Lo decían por Onésimo, que llevaba cordones. Primero le hirieron en las piernas y cayó. Desde el suelo, les decía a sus asesinos: «Estáis confundidos, yo no vengo en contra vuestra. Yo vengo a liberaros de muchas cosas que no son justas. Jamás mataré a un hombre con alpargatas». Eso lo decía siempre, porque la alpargata era el calzado habitual de la gente más humilde. Entonces dijeron: «Dale en la cabeza». Y lo remataron. Lo dejaron tirado en el suelo, cubierto de sangre. La vida es así. Hacía tres días que había salido de la cárcel de Ávila.

Me quedé viuda con 25 años. ¡Era una niña! Y con tres hijos. Había tenido ya un aborto y cuando me enteré de que lo habían matado perdí también el hijo que esperaba. De manera que tuve cinco embarazos en cinco años y medio y, además, otra vez estaba sola. O sea que la guerra, para mí, tuvo siete días de felicidad. ¡Qué poco me duró la felicidad! En esos primeros días pensábamos que la guerra iba a durar una semana o una batalla, poco. Jamás pensamos en una guerra civil. Yo enseguida me puse a trabajar. Como creíamos que sería una cosa breve, al Auxilio Social le pusimos el nombre de Auxilio de Invierno. Javier Martínez de Bedoya era ya mi más estrecho colaborador, pero no éramos novios ni nada. Viví los tres años de guerra dedicada en cuerpo y alma a Auxilio Social. Después de la guerra, en el año 1939, me casé por segunda vez con Javier. Yo tenía ya 29 años. Mi boda fue muy criticada, porque yo entonces era la viuda de un héroe. En aquel momento, a Onésimo se le consideraba un héroe con una gran exaltación y con un gran reconocimiento. Sin embargo, hoy ya casi nadie sabe quién es Onésimo Redondo.

Javier era un discípulo de Onésimo. Trabajábamos juntos y nos enamoramos. Tenía un año menos que yo y cinco menos que Onésimo; era mucho más joven. He sido felicísima con él. Hemos cumplido cincuenta años de matrimonio, que ya es raro. Era hijo de un notario y cuando le dijo a su padre: «Mira, me voy a casar con Mercedes», él le dijo: «Ya sabes lo que queremos a Mercedes en esta casa, la queremos muchísimo, pero piensa, hijo mío, que tiene tres hijos, y te quedas con una carga grande». Él dijo: «Eso es precisamente lo que me lleva al matrimonio. Quiero ser el padre de los hijos de Onésimo. La persona que más he querido en este mundo y que más admiro».

El 30 de octubre de 1936 se inauguraron ocho comedores de Auxilio de Invierno. Era tal la fe que se tenía en la guerra y tan grande el deseo de liberarnos del comunismo, que la gente no es que respondiese con toda su alma, respondía con todo su corazón, con toda su mente y con todo. Así es más fácil hacer las cosas. Recibí ayudas y colaboración de todo el mundo. Mi única enemiga, porque fuimos un poco enemigas, fue Pilar Primo de Rivera. Son pequeñas cosas que hay en la vida. Nos queríamos mucho, pero tuvimos problemas porque ella era muy absorbente y yo era mujer y tenía el Auxilio Social y ella quería que todo lo que hiciese una mujer le perteneciera y eso no era así. Yo siempre digo que era más inteligente de lo que parecía. No era tonta y estaba preparada. Era la hija de un dictador y en su casa no se respiraba precisamente un ambiente analfabeto, sino todo lo contrario. Pero era mucho menos humilde de lo que la gente creía porque la veían vestida, no mal, descuidada. Yo consideraba que la mujer debía ser siempre femenina, pero ella no. Tenía un poco de calva la pobrecilla, pero no era tan fea. No era ni tan tonta ni tan humilde. Era descuidada. Es una cuestión de coquetería.

Dicen que yo copié el Auxilio Social de Alemania. Mi idea original fue dar de comer a los niños de España. Yo no había estado nunca en Alemania, y, además, como se puede comprender, de julio a octubre no me moví prácticamente de Valladolid. ¡Si no se podía pasar! ¡Estábamos prácticamente en guerra mundial! Surgió de una manera espontánea. Yo pensaba: «¿Cómo vamos a permitir que los niños pasen hambre?» Pasaban hambre sencillamente porque sus padres habían sido rojos y estaban en la cárcel o porque sus padres habían muerto en el frente. Lo merecieran o no, así era. Entonces pensé: «¿Quién llevará el pan a esos hogares? Nosotros tenemos que sustituir esto por algo que ayude a estos niños a comer». Para mí, entre los niños no hay rojos, ni blancos, ni azules, ni morados. Para mí, el niño es el niño, sea de la clase que sea, y lo mismo me da que proceda de una familia anarquista, que su padre esté en la cárcel o que haya muerto en el frente. Más motivo para darle de comer. Entonces se nos ocurrió la idea de las huchas. Eso sí fue por imitación. Javier lo había visto en Alemania y se le ocurrió copiarlo. En nuestras huchas ponía «Auxilio Social» con unas letras que nos había hecho un dibujante alemán. Parece una bobada, pero era importante que estuvieran bien diseñadas, con un emblema que se viera bien y que la gente reconociera. Hoy esto está a la vista de todos pero entonces todavía no. Con esto se recaudó mucho, pero no era suficiente, de modo que creamos «la ficha azul», una especie de suscripción que te pasa el banco y no te das ni cuenta. Con eso, poquito a poco, se hace mucho. Luego, además, tuve una importantísima ayuda del exterior. Eso sí que lo monté yo, con Carmen de Icaza.

Carmen de Icaza, era mayor que yo y guapísima. Era hija de un embajador mexicano que se había casado con una española, una mujer muy rica y muy guapa, que dicen que fue el amor de Alfonso XII. Conocía a muchísima gente; había vivido en Alemania siendo su padre embajador. Hablaba muy bien el alemán y el inglés. Yo dominaba el francés. Con ella organicé los Comités de Ayuda a Auxilio Social. Uno de los comités estaba presidido por la reina Victoria Eugenia, que vivía en Londres. La finalidad de esto era que la gente del extranjero colaborara, porque en aquella época nuestra guerra era una de las cosas más importantes que estaban pasando en el mundo, de manera que si se organizaba un garden party o una obra de teatro, se hacía a beneficio de Auxilio Social. También se hacían rifas presididas por personas importantes, que son las que tienen amistades, lo lógico. También me ayudaron mucho los cuáqueros. Son una especie de religión que no son ni católicos ni judíos, pero son amigos de la humanidad, de los necesitados. Son muy generosos. Sólo nos pusieron una condición: que la misma ayuda que diesen para la zona nacional la querían hacer para la zona roja. A mí me pareció bien. Para mí todos eran españoles. Entonces, de cada barco que llegaba a Alicante, la mitad era para Auxilio Social y la otra mitad para la zona roja. A medida que se iba extendiendo la zona nacional, nos correspondía una proporción mayor de lo enviado. Esto no fue cualquier cosa. Tuvimos barcos enteros, ¡barcos! Es bonito y también es historia.

Una cosa verdaderamente tremenda fue encontrarme con muchas niñas y jóvenes que se habían quedado embarazadas de los soldados. Unos serían de la parte nacional y otros de la parte roja, daba lo mismo. Entonces hicimos una maternidad. Con esto también tuve problemas con Pilar Primo de Rivera. En aquel momento eso de ser madre soltera estaba bastante mal visto. Los conventos y las instituciones religiosas, de las que también sufrí muchas críticas, no las acogían porque no tenían fondos, y por otros motivos. Entonces, estas mujeres venían a mí, y Pilar se indignaba. Yo le decía: «Piensa que tú eres soltera y que no has pasado por la experiencia de tener hijos. ¡Que yo he tenido cuatro, hija mía! Y entonces, una chica de este tipo, cuando se acerca a mí, me habla, o yo le puedo hablar, de una manera que tú no puedes: primero, porque algunas cosas las desconoces y, segundo, porque hasta te da cierto pudor. En mí confían de una manera más amplia, así que tenemos que poner esa maternidad». Yo creo que llegó a comprenderlo. Pilar sólo me llevaba dos años, pero no era cuestión de la edad. Eran mi experiencia y la suya, que era nula. Yo era una mujer muy moderna para mi época, quizás porque mi formación era francesa y Francia siempre ha ido un paso por delante.

Cuando terminó la guerra en el año 39 me casé y, a los diez meses, tuve otra hija, de manera que para mí la vida cambió totalmente. No obstante me han seguido ocurriendo cosas interesantes y he seguido conociendo a mucha gente.

Al acabar la guerra, Franco se encontró con una España deshecha, quemada por todas partes, y lo primero que tuvo que hacer fue reparar las vías de comunicación, los edificios y dar de comer a la gente. Tuvimos ayudas, claro. Una de ellas de Argentina. Vino Eva Perón y me encargaron atenderla todo el tiempo que estuviera en España. Era una mujer interesante. Era fuerte, orgullosa de haber triunfado, porque no cabe duda de que triunfó y, claro, como había sido vedette, tenía cierta coquetería. Hacía preguntas interesantes. Me acuerdo que me dijo: «¿Usted qué cree: Es mayor la mortalidad entre los hijos de las mujeres que trabajan, o entre los de las que no trabajan?»

La guerra fue absolutamente inevitable. Toda Asturias estaba armada, pero armada en milicias organizadas. Y Rusia quería apoderarse de España. La prueba es que sin la ayuda de Rusia la guerra no hubiera durado ni un mes. Lo que me da pena de la juventud actual es que no pueda comprender la Guerra Civil. No era, ni mucho menos, un deseo de ir unos socialistas frente a unos falangistas... No era eso. La Guerra Civil fue una estrategia, sobre todo de Rusia, que entonces era la gran potencia, para apoderarse del Mediterráneo. Nosotros hicimos la guerra para que España no fuese una Albania. Para eso la hicimos. Los que nos levantamos lo veíamos así. La fe, el entusiasmo y el horror de entrar en el comunismo hicieron milagros. Se ganan muchas batallas por amor y por decisión.

Al acabar la guerra quedó una simiente comunista. Franco debió estar tres o cuatro años más, hasta consolidar una democracia, y luego debió marcharse. Quizás el poder hace más que la ambición. Era un hombre honrado, pero no cabe duda de que le pudo el poder.

http://www.elmundo.es/especiales/2006/07/espana/guerracivil/hist_sanzbachiller.html

BRUC
61-Capitán
61-Capitán

Trofeos y Medallas : *12*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!



España
Advertencias : 100%
Mensajes : 8194
Puntos patrióticos : 147715
Reputación : 24247
Fecha de inscripción : 26/06/2014
Localización : Deslocalizado

http://coe-41.blogspot.com.es/p/vb.html

Volver arriba Ir abajo

Re: Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Lun Sep 22 2014, 22:37










HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18907
Puntos patrióticos : 363103
Reputación : 18510
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por URSINO el Mar Sep 23 2014, 12:16

Bruc, muy bueno el artículo de Mercedes Sanz, muy revelador de aspectos concretos y polémicos de la época de guerra y postguerra

URSINO
35-Sargento 1º
35-Sargento 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2273
Puntos patrióticos : 17592
Reputación : 6653
Fecha de inscripción : 14/06/2014
Localización : JAÉN-ESPAÑA

Volver arriba Ir abajo

Re: Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por BRUC el Mar Sep 23 2014, 12:25

@URSINO escribió:Bruc, muy bueno el artículo de Mercedes Sanz, muy revelador de aspectos concretos y polémicos de la época de guerra y postguerra
Gracias amigo. Creo que era justo insertarlo y que otros no se apropien indebidamente de las iniciativas que tuvieron estas grandes luchadoras. Un saludo semi-paisano.

BRUC
61-Capitán
61-Capitán

Trofeos y Medallas : *12*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!



España
Advertencias : 100%
Mensajes : 8194
Puntos patrióticos : 147715
Reputación : 24247
Fecha de inscripción : 26/06/2014
Localización : Deslocalizado

http://coe-41.blogspot.com.es/p/vb.html

Volver arriba Ir abajo

Re: Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por URSINO el Mar Sep 23 2014, 12:42

@Bruc escribió:
@URSINO escribió:Bruc, muy bueno el artículo de Mercedes Sanz, muy revelador de aspectos concretos y polémicos de la época de guerra y postguerra
Gracias amigo. Creo que era justo insertarlo y que otros no se apropien indebidamente de las iniciativas que tuvieron estas grandes luchadoras. Un saludo semi-paisano.

Un saludo. Hay que seguir subiendo y leyendo testimonios de estos patriotas, antes de que las de POUM-DEMOS, creen la "Sección Feminista la Pasionaria", y a las pocas españolas honradas y trabajadoras que van quedando, las sometan "al tercer grado" de lavado de cerebro. Las mujeres españolas sí tienen cerebro en contra de lo que dice el rojerío machorro-feminista.

URSINO
35-Sargento 1º
35-Sargento 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2273
Puntos patrióticos : 17592
Reputación : 6653
Fecha de inscripción : 14/06/2014
Localización : JAÉN-ESPAÑA

Volver arriba Ir abajo

Re: Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por URSINO el Vie Oct 24 2014, 20:07

La Obra Social de la Falange como ésta de la Sección Femenina, es fruto de los valores que encierra el nacionalsindicalismo de una verdade4ra comunidad nacional que se ayuda mutuamente, muy alejados del buenismo y la falsa solidaridad, palabrejo que no dice nada, y de la también falsa sociedad civil, término que se han inventado los demoliberales para engañar al pueblo.

Sin la labor de aquellos años, la Falange no habría existido más que en el recuerdo de los primeros afiliados, por mucho que se empeñen en oscurecer los puristas el periodo que siguió a la unificación FET-JONS. Otra cosa son los debates doctrinales, que aunque importantes, viendo las fotos , pasan a segundo plano.

URSINO
35-Sargento 1º
35-Sargento 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2273
Puntos patrióticos : 17592
Reputación : 6653
Fecha de inscripción : 14/06/2014
Localización : JAÉN-ESPAÑA

Volver arriba Ir abajo

Re: Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Mar Dic 16 2014, 14:50

La sección femenina y sus damas mártires



Pilar Primo de Rivera –en el centro, falda clara– junto a un grupo de mujeres de la Sección Femenina.
La Sección Femenina de la Falange Española, conocida simplemente como Sección Femenina, fue constituida en 1934 como la rama femenina del partido político Falange Española que, posteriormente al Decreto de Unificación, pasaría a denominarse FET y de las JONS. Fue dirigida desde su constitución hasta su liquidación por Pilar Primo de Rivera y Sáenz de Heredia, hermana de José Antonio, el fundador de Falange. Impregnada su Jefa Nacional de un ferviente catolicismo, y por la influencia de la  colaboración prestada por el monje benedictino de Silos, fray Justo Pérez de Urbel, la Sección Femenina adoptó las figuras de Isabel la Católica y Santa Teresa de Jesús como modelos de conducta y símbolos de su acción.

Fundación

 
Cuando José Antonio pronunció su discurso fundacional el 29 de octubre de 1933 en el teatro de la Comedia de Madrid, cinco muchachitas se sintieron subyugadas por aquellas palabras que resaltaban “en medio de la gris opacidad que dominaba el ambiente político”, en palabras del ilustre historiador don Luis Suárez. Abundaba en la idea el diario orteguiano “El Sol” al calificarlo de “Pieza poética”. Cuando el 2 de noviembre, como consecuencia inmediata del discurso, se fundó Falange Española, las cinco (Pilar y Carmen Primo de Rivera, sus primas Inés y Dolores y una amiga, Luisa Mª Aramburu) acudieron a inscribirse, pero se las rechazó porque por ser mujeres y muy jóvenes, no parecía que tuvieran cabida en un grupo que ya se preveía tendría que participar en una lucha intensa. Se las indicó que podían afiliarse al Sindicato Español Universitario (SEU) que por entonces comenzaba a formarse. Pilar, Inés y Dolores así lo hicieron, coincidiendo allí con dos muchachas universitarias Justina Rodríguez de Viguri y la que, posteriormente, sería importante escritora, Mercedes Fórmica.
De este modo tan sencillo nació la Sección Femenina, un grupo femenino dentro del SEU al que se le encomendó realizar las labores de propaganda con menos riesgos, la atención a los detenidos proporcionándoles tabaco, comida, etc., a las familias de los caídos[1] y recaudar dinero. Al núcleo fundacional se unieron Dora Maqueda, Marjorie Munden, que tenía nacionalidad inglesa y María Luisa Bonifaz, que más adelante profesaría como religiosa. Este pequeño grupo al que se dio la consigna de desarrollarse muy rápidamente, no estaba destinado a ser un sector de mujeres dentro de un partido, sino una sección autónoma destinada a cobrar cada vez mayor independencia.
A finales de 1934 no se había superado el número de 300 falangistas, pero no era poco si se tiene en cuenta el peligro a que estaban expuestas. Las funciones que debían desempeñar eran cada vez más comprometidas. Estas muchachas, en general muy jóvenes, tenían que desafiar las prohibiciones de sus padres que no querían verlas correr riesgos. Pronto se les encomendaron también tareas de propaganda: éstas no consistían sólo en ordenar y distribuir los documentos sino en aprenderlos y comentarlos, identificándose con la línea señalada en el pensamiento de José Antonio. El número de muertos falangistas crecía sin cesar y la conciencia del peligro era directa y real.
La labor de la Sección Femenina, clandestina y peligrosa en gran medida, la cumplían las afiliadas haciendo cuestaciones entre los amigos, organizando rifas, vendiendo sellos de cotización u otros peregrinos objetos como las pastillas de jabón en cuyo envoltorio figura una proclama política sobre los colores rojo y negro: Por la revolución nacional-sindicalista, por la Patria, el Pan y la Justicia. Arriba España”. Para poder entrar en el locutorio de la cárcel, tenían que fingirse hermanas o novias de los detenidos, como recuerda en un informe Luisa Mª Aramburu, jefe provincial de Madrid, quien se hizo pasar por novia de uno de ellos para demostrar su inocencia.[2]
La referencia jonsista en el SEU, partidario de la respuesta violenta y la lucha en la calle, no querían mujeres en sus filas, porque querían apartarlas de esos riesgos; no obstante, el propio Ledesma Ramos tuvo que aceptar al ver que las mujeres hacían la distribución de propaganda y periódicos con menos peligro que los hombres. Nace así el Sindicato Femenino de las JONS en el curso 33/34 en la facultad de filosofía; María Dolores Galvarriato, Carmen Rico y Justina Rodríguez de Viguri se inscribieron en FE de las JONS. En diciembre de 1934 una circular firmada por el propio José Antonio estableció el estatuto de organización de la Sección Femenina, el cual estuvo vigente hasta finales de abril de 1937, es decir tanto durante la República como durante los nueve primeros meses de guerra civil.
El 11 de marzo de 1936 se produjo en Madrid un atentado contra el catedrático Luis Jiménez de Asúa, uno de los redactores de la Constitución republicana; murió uno de los policías de su escolta, pero la presunta víctima permaneció ilesa. No se pudo saber de donde partió el ataque; los autores del mismo nunca fueron identificados ni detenidos, no obstante, se achacó el atentado a Falange y tres días más tarde, sin acuerdo de Cortes ni declaración jurídica alguna, el Gobierno decretó la ilegalidad de Falange y la prisión de José Antonio y de los miembros de su Junta Política. También Alejandro Salazar y los miembros de la Junta de mando del SEU fueron detenidos.
En pocos días, más de dos mil falangistas fueron detenidos: algunos puestos en libertad al poco tiempo pero a otros se les retuvo comenzando a buscarse a posteriori algún motivo de acusación. La ilegalización de Falange fue acogida con entusiasmo por la izquierda, cuyas bases entendieron que se les daba libertad de iniciativa contra los falangistas, quizás, envalentonados por ello, el 14 de abril de 1936 el jefe provincial de Cádiz, Joaquín Bernal, fue arrastrado por las calles por una multitud ante la pasividad de la policía; abandonado y tenido por muerto, salvó, sin embargo, la vida.
La Sección Femenina hubo de hacerse cargo de toda la organización incluyendo las armas y propaganda. Lo ocurrido en Cádiz sucedió en otros sitios; la situación de Falange con José Antonio en la cárcel, el Frente Popular, instrumento claro de la Komintern para hacerse dueño del poder, y los manejos de las izquierdas, decididos a impedir la elección de candidatos derechistas, se presentaba muy complicada. Comenzó a asumir la misión de enlace en la clandestinidad, a pesar de la mayor dificultad que conllevaba. La policía efectuaba centenares de registros en las casas de los afiliados y en la mayor parte de los casos introducían pruebas para imputarles por hechos de los que no habían sido acusados en el momento de la detención.
Desde la cárcel José Antonio recomendaba a sus seguidores que se abstuviesen de participar en ninguna clase de conspiraciones, pero el 13 de mayo coincidieron con un grupo de Chíbiris[3] que pretendieron obligarles a cantar “La Internacional”; al negarse, fueron objeto de agresión y uno de ellos, Juan Cuéllar, un muchacho de 18 años, resultó muerto de una pedrada. Numerosos afiliados de Falange decidieron vengarle y en la refriega resultó muerta una chíbiri, Juanita Rico. “Mundo Obrero” propaló la noticia de que entre los asaltantes estaba Pilar Primo de Rivera, lo que era falso, pero sirvió para hacer circular una consigna de muerte contra ella y contra Alberto Ruiz Gallardón[4]. Fernando Primo de Rivera, el menor de los hermanos, asumió la dirección de la Falange hasta el 12 de julio en que también fue detenido. Sería asesinado en la Cárcel Modelo de Madrid. Se había entrado en la espiral de violencia, que nadie iba a poder detener, la ley y el orden desaparecieron en aquel verano, antes del alzamiento.
Pilar, de refugio en refugio, trataba de mantener la unión y el espíritu del Fundador. Las mujeres asumían cada vez labores más expuestas: pasaban porras y pistolas y se encargaron de recoger un envío de armas que, de fuera de España, mandaba Marjorie Munden, del que los falangistas de Valladolid no pudieron hacerse cargo por resultar detenidos. Realizaron labores de espionaje, “Elena dio a luz un hermoso niño”, la consigna por la que comunicaban la inminencia del alzamiento. Elena Medina comunicó a Raimundo Fernández Cuesta las instrucciones de Mola que llevaba ocultas en una hebilla del vestido y María del Llano Marcos, pudo hacer llegar a José Antonio, ya en Alicante, la noticia de que en la mañana del 17 de julio había comenzado la insurrección del Ejército en Marruecos.[5]
Ante el fracaso madrileño, organizaron un sector muy original, sostenido, en principio, exclusivamente por mujeres, la llamada por las izquierdas “quinta columna”. Se trataba  del Auxilio Azul, antítesis del Socorro Rojo de los comunistas, cuyo objetivo era facilitar comida, documentación falsa y traslado a escondidas hasta las embajadas a aquellas personas que corrían gran peligro. María Paz Unciti dirigió, entre agosto y noviembre de 1936, estas peligrosas misiones hasta que fue capturada mientras organizaba la fuga de un falangista por lo que murió fusilada. Generosamente, su hermana Caridad tomó el relevo. Falsificaron cartillas de racionamiento, buscaron víveres y ropa y cooperaron con el padre José García Lahiguera (vicario en funciones) proporcionando domicilios particulares para la celebración de misas, bodas y bautizos, que ya se sabe, estaban prohibidos.
Pilar, huyendo de sitio en sitio, consigue refugiarse en la embajada argentina. José Antonio en la cárcel de Alicante, aislado, sin contacto siquiera con sus familiares más cercanos que se habían instalado allí para poder mantener las relaciones que estaban permitidas y que fueron encarceladas en el antiguo reformatorio de dicha ciudad. Así las cosas, Pilar quiso desplazarse a Alicante, pero se lo impidieron por el inminente riesgo que suponía. También se intentó en varias ocasiones rescatar a José Antonio. Joachim von Knobloch, cónsul alemán honorario en Alicante y representante de la naviera Slomann de Hamburgo tomó parte muy activa en ello. En la última tentativa, Franco (en contra de lo que algunos autores atribuyen), intervino directamente ordenando que se hiciera todo lo posible para rescatar al Fundador, disponiendo que se reuniese la enorme suma[6] de tres millones de pesetas en monedas de plata que un enlace había señalado como monto total. El comandante del “Graf von Spee”, Otto Ciliax, se entrevistó en el buque con Jesús Monzón, comunista, gobernador civil de Alicante y se propuso un canje y como mediador al Gobierno británico. Franco ofreció a Graciano Antuña, diputado socialista por Asturias, además de los mencionados tres millones de pesetas[7], pero todas las gestiones resultaron inútiles, la sentencia estaba predeterminada y José Antonio fue fusilado el 20 de noviembre de 1936.
Para entonces habían comenzado a escribirse algunas de las páginas heroicas con Carmen Tronchoni en Barcelona, María Paz Unciti en Madrid, o Carmen Werner en Málaga. En enero de 1937 celebran en Valladolid su I Consejo Nacional. De las 2.000 afiliadas se había pasado a 60.000, se habían creado lavanderías, aún en los ríos, se prepara a enfermeras con cursos acelerados antes de pasar a desarrollar su trabajo en los frentes y se trabaja sin cesar en los talleres haciendo calcetines, chalecos, guantes…., se ayuda a las familias necesitadas y se organizan también Secciones Femeninas en el extranjero.
El Decreto de Unificación supuso una convulsión para falangistas y carlistas ya que ninguno de los dos grupos lo aceptó, especialmente los segundos, al comprobar la proporción minoritaria que les correspondía: la Delegada Nacional de la Sección Femenina seguiría siendo Pilar, Mercedes Sanz Bachiller, también de FE, figuraba como Delegada de Auxilio Social y María Rosa Urraca Pastor, procedente de las filas carlistas, fue Delegada de Frentes y Hospitales. Pilar, que tampoco fue partidaria de la unificación en un  principio, llegó a la conclusión de que no quedaba otro remedio que aceptarlo con la mejor voluntad, de modo que redactó un llamamiento a las mujeres del País Vasco y Navarra que eran las regiones con mayor número de “margaritas”[8] opuestas a la integración, tratando de convencerlas de que compartían muchos valores como Religión y Patria y se justificaba de los pocos nombramientos entre ellas, por la sencilla razón de que no le fueron propuestos.
El Gobierno cedió el castillo de la Mota el 30 de mayo de 1939 para que en él se instalara la Escuela Mayor de Mandos, pero eso añadía una responsabilidad difícil: la de buscar dinero y medios para convertir las magníficas ruinas en un lugar confortable. En esos actos de Medina se puso en marcha un sistema de recompensas: la Y de Oro, la más alta distinción a que podía aspirar cualquier afiliada, cuando los hechos recompensados implicaban un sacrificio heroico en beneficio de la Patria; la Y de Plata, cuando los actos señalados: prisión, muerte o herida en acto de servicio, habían sido sin decaer la moral ni el espíritu de servicio; la Roja, si por espacio de tres años se hubiesen prestado servicios continuados y beneficiosos para la Organización, con superación ejemplar. Franco impuso a Pilar Primo de Rivera la primera Y de oro y la de plata a todas aquellas que, de alguna manera, habían contribuido al esfuerzo de guerra. La relación oficial de camaradas caídas de la Sección Femenina de Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S. figura en el archivo de la Sección Femenina, fechado el 10 de octubre de 1941.

DULCE ET DECORUM EST PRO PATRIA MORI (Horacio) (Dulce y honroso es morir por la Patria)

Condecoradas con la Y de Oro:
Mª LUISA TERRY DE LA VEGA: Jefe local de la Sección Femenina en Cádiz, enlace entre todas las secciones, perdió primero a su novio, Eustaquio Ávila y Taylor que había muerto en combate defendiendo posiciones nacionales bajo el mando de Manuel Mora Figueroa; entonces ella misma se fue a servir como enfermera en líneas avanzadas y así murió, en medio de una acción de guerra en las cercanías de Griñón.

Mª PAZ MARTÍNEZ UNCITI
Mª PAZ MARTÍNEZ UNCITI: Junto a su hermana Carina participa en las labores de Auxilio Azul, siendo ella la precursora, se dedican en cuerpo y alma a paliar con medios materiales y espirituales, todo el dolor y necesidades de los perseguidos, encarcelados y soldados en el frente. Reparten víveres, lavan sus ropas, cosen, organizan misas clandestinas, bautizos, piden dinero, buscan escondites, colaboran en fugas, van a las prisiones una y otra vez. El 1 de noviembre Mª Paz acompaña, fingiendo ser novios, a un camarada falangista a la Embajada de Finlandia para ocultarle, pero los detienen y la llevan a la terrible checa de Fomento. En el procedimiento sumarísimo que se le incoó, fue condenada a muerte, pena que le proponían evitar si daba el nombre de siete compañeros, pero, naturalmente, lo rechazó con una contestación espectacular:”En la Falange no morimos: Pasamos de la guardia en la tierra a la guardia de los luceros. Allí están los mejores y con ellos trabajaré por nuestra España”.
CARMEN TRONCHONI SORIA: Tenía 22 años y, aunque era valenciana, estaba inserta en la organización que en Cataluña preparaba la fuga de perseguidos nacionales. Conoció a dos oficiales del ejército, Bielsa y García Bravo y organizó para ellos el paso del Pirineo, pero un hermanastro suyo, comandante rojo y una supuesta amiga que pertenecía al contraespionaje republicano le tendieron una trampa y fue detenida y condenada a muerte.
ROSA BRÍOS GÓMEZ: Operadora de la centralita de Alcañiz (Teruel) que resistió en su puesto hasta el fin de la batalla. Acusada de haber pasado información a los nacionales, fue fusilada.
FRANCISCA MAGDALENO DE LA HOZ: Al comienzo de la guerra fue interrogada para que denunciase a sus compañeros de partido. Se negó a hacerlo y la asesinaron en agosto de 1936. Era natural de Reus y en su honor la Diputación de Tarragona creó un premio destinado a la provincia que destaque en la labor de cátedras ambulantes de la Sección Femenina. Era “margarita”, es decir, tradicionalista.
AGUSTINA SIMÓN SANZ: También, margarita, de Zaragoza, estaba de enfermera en el Seminario de Belchite, convertido en hospital, y en la heroica defensa que del mismo hicieron los Requetés Aragoneses del Tercio de los Almogávares fue hecha prisionera. Estaba vestida ya de forma andrajosa, como el resto de los defensores, de manera que nadie podía averiguar que pudiera ser mujer, pues sus ropas femeninas habían sido convertidas en vendajes para los heridos. Llevada en un camión con los prisioneros, que no habían querido rendirse sino reducidos a la fuerza, fue fusilada junto con los Requetés y enterrada con ellos en la misma fosa. Aseguran que el enemigo le ofreció la vida a cambio de sus servicios como enfermera: -«Si prometes ser enfermera en nuestros hospitales, esta noche no te fusilaremos». Contestó toda resuelta, sin quitarse la boina colorada. -«Conforme, si me garantizáis por escrito que me autorizaréis a rezar el Rosario en los hospitales, juntamente con vuestros enfermos y heridos». Como contestación se oyeron unas blasfemias, pero ella rechazó la oferta diciendo. “NO ME SEPARO DE MIS REQUETÉS”. No quiero nada con los enemigos de Dios y de mi Patria. En el momento del fusilamiento por las tropas ROJAS extranjeras fue ella quien grito ¡VIVA ESPAÑA Y VIVA CRISTO REY!
JULIA SÁENZ: Una de las fundadoras de la Sección Femenina, extremeña alegre y generosa. El 4 de septiembre de 1936, solicitó un puesto de vanguardia y salió de Cáceres con la Tercera Bandera.
Condecoradas con la Y de Plata:
SAGRARIO MURO ÁLVAREZ: Nació en Toledo en 1919, Mlitante falangista, Jefe Provincial de la Sección Femenina de la Falange en Toledo.  El día 18 de septiembre de 1936 estaba anunciado por las autoridades marxistas como la fecha en que tendría lugar el estallido de la mina que habían colocado en el subsuelo del Alcázar. Se aconsejó a los habitantes de Toledo que saliesen de sus casas del casco histórico para alejarse de la ciudad buscando un refugio seguro, por el peligro que podría originar para la población el estallido de la citada mina. Muchos que estaban escondidos para evitar ser asesinados por los rojos, tuvieron que salir de su encierro, lo que supuso su inmediata muerte. Sagrarito también salió de su domicilio de la calle de la Plata, con su madre y su tía, al igual que casi todas las personas de Toledo para buscar un lugar retirado y más seguro.

SAGRARIO MURO ÁLVAREZ
De regreso a su casa, cuando ya iban por la calle Real, después de haber accedido a la ciudad por la Puerta del Cambrón, un miliciano rojo las reconoció, alertando a las milicianas que merodeaban por allí:
   – ¡Andad con ellas, que son fascistas!
   El grupo de mujeres marxistas comenzó a gritar:
   – Ahora debemos ser nosotras las que nos dediquemos a matar a los «fascistas» que quedan por ahí. Estas son fascistas, ¡míralas como se «persinan»! (sic)
En efecto, con un movimiento reflejo de la costumbre, tía y sobrina se habían santiguado al pasar delante del Templo de las Carmelitas Descalzas. Las milicianas, se arremolinaron alrededor de las tres mujeres.  Las vejaron e insultaron, las agarraron del pelo, las lapidaron con cantos rodados de grueso calibre que iban arrancando del empedrado de las calles, y como si todo ello aún fuese poco, igual que de peleles se tratara, la emprendieron a puñetazos con ellas y con palos y estacas.  La agresión recibida fue tan brutal y violenta que, perdidas ya toda fuerza y resistencia, cuando comenzó a desfallecer, en su agonía seguía repitiendo cada vez con menor intensidad y fuerza: “¡Arriba España!” “¡Arriba España!”, hasta que, finalmente un miliciano, entre sonrisas y carcajadas compartidas con otros compañeros, se acercó y le dio el tiro de remate a bocajarro y en la nuca. Manchadas y empapadas de sangre fueron despojadas de sus ropas y joyas.
CARMEN MIEDES LAJUSTICIA:

CARMEN MIEDES LAJUSTICIA
Carmen, doctora en Medicina, era muy querida y conocida entre los humildes y los pobres de Toledo, a quien atendía con cariño y gratuitamente, con todo entusiasmo. En 1934 se atrevió a declarar como testigo ocular de un crimen cometido en la persona del trabajador Moraleda durante una huelga en el mes de agosto y desde ese momento, fue amenazada de muerte. A pesar de las presiones y amenazas que sobre ella se ejercieron, no vaciló en presentarse ante el Tribunal y reconstruir milimétricamente los hechos que presenció. Las once secciones que duró el juicio fueron de gran tensión para Toledo. Se temía que las personas que tenían que testificar en el, acobardados por las amenazas de los socialistas eludiesen declarar y el crimen permaneciera impune. El temor era fundado, pues hubo retractaciones increíbles y hasta testificaciones tan incompletas que parecían perjurios.
Gracias a la colaboración de Carmen, se dictó una justa sentencia, de fecha 4 de octubre de 1934, contra los compañeros de Moraleda condenando a treinta años de cárcel a cada uno de los tres asesinos actuantes. Los procesados fueron defendidos por el Jefe Provincial del Partido Comunista, Virgilio Carretero. Y fue ese mismo día 4 de octubre, cuando Carmen empezó su calvario. La insultaban por la calle, la amenazaban en los mítines y marchas y en las manifestaciones públicas socialistas, y por todo Toledo se oía cantar unas ignominiosas coplas que decían:
“A los presos de Chinchilla// les vamos a regalar//
la cabeza de la Miedes//para jugar al billar//
La cabeza de la Miedes// pronto la vamos a ver //
colgadita de un farol//en medio de Zocodover”.
Tras las elecciones de febrero de 1936 que dieron triunfo al Frente Popular, fueron muchos los criminales a los que se les permitió salir de las cárceles. Al llegar a Toledo los asesinos de Moraleda, les ofrecieron agasajos y festejos; uno de ellos era entregarles la cabeza de Carmen Miedes, según rezaba el estribillo de la canción.
Cuando la familia Miedes se enteró de las intenciones que tramaba la chusma, lo denunció al Gobernador Civil (José Vega López), quien, cínicamente, les respondió, “que lo menos que él tenía que conceder a los vencedores del Frente Popular era la cabeza de una mujer si se la pedían”.
Estalla la guerra civil. El 22 de julio de 1936, la familia se dispersó. Sus hermanos, Mariano, y Joaquín, entraron en el Alcázar; a su hermano Luis, -abogado-, ya le habían asesinado poco antes y su padre, don Mariano, fue acribillado a balazos ese mismo día en su droguería de la calle del Comercio. Las balas le hirieron mortalmente, aunque no lo remataron. Quedó desangrándose y con vida durante las veinticuatro horas siguientes. En el momento de su muerte, lucía en el pecho su insignia de veterano de la Guerra Carlista.
En la saca del 23 de agosto, fueron asesinados los otros dos hermanos de Carmen, José y Jaime. Su madre, doña Petra Lajusticia, murió de tristeza al cumplirse un año del asesinato de su esposo. Tan sólo sobrevivieron milagrosamente a la tragedia y exterminio familiar su hermana Petra, que era farmacéutica, Mariano, que salió con vida del Alcázar, y Joaquín, aunque éste moriría años más tarde combatiendo en la División Azul.
Carmen también tenía pensado entrar el día 22 en el Alcázar, pero antes, decidió ir a visitar a una paciente, la hija enferma de una familia conocida la cual le rogó que en vez de refugiarse en el Alcázar, se quedara a vivir con ellos para atenderla pues la niña precisaba atención médica constante, y que ella, Carmen, sería considerada un miembro más de la familia. Gracias a los desvelos y a la profesionalidad de la doctora, la niña entró en una fase de franca recuperación. Al verse los padres aliviados por la mejoría de su hija, y teniendo miedo de que los marxistas descubriesen que Carmen estaba con ellos, le dijeron que tenía que abandonar la casa porque les podía comprometer y el 3 de agosto la echaron a la calle… Quedó detenida junto con el grupo de monjas de San Juan de la Penitencia.
Estando rezando el rosario con las monjas dominicas y jerónimas llegaron los milicianos para asesinar a Carmen. Ésta llevaba un crucifijo grande, era su compañero inseparable, y un escapulario con los cordones tan a la vista que se lo advirtieron las monjas. Ella contestó: “Conmigo anduvo siempre y no me lo quitaré, aunque me maten”. El presidente del Comité rojo le había prometido mandarla a
cuidar a una enferma, cosa que recelaba creer, pues a las monjas les dijo “Me llevan para matarme”. “Enséñenme un acto de contrición breve. Y si no, empezaré el Credo y hasta donde llegue”, añadió.
Al llegar los milicianos armados, se adelantó uno sin armas, y pronunció su nombre y apellidos. Salió escoltada por seis milicianos armados, tres a cada lado, a pasos presurosos por una puerta trasera. Pronto las monjas oyeron la descarga fatal. Su cadáver quedó allí durante todo el día insepulto, compadecido por muchos que lamentaban la muerte de quien a tantos había librado de ella, y profanado por algunas miserables mujerzuelas que registraron sus ropas y exhibían luego como un trofeo lo que en ellos habían encontrado. Los marxistas nunca perdonaron a Carmen la valentía de su testimonio en el juicio contra los asesinos de Moraleda. La odiaban también por ser una persona honrada, profundamente religiosa y por preocuparse y cuidar desinteresadamente de los pobres.
VICENTA  E INMACULADA CHABÁS RIERA: Sobrinas del historiador valenciano don Roque e hijas del abogado don José quien al no poder impedir su detención ni su condena a la última pena, murió de amargura a los pocos días. Estas jóvenes fueron las que pudieron sacar la última fotografía de José Antonio en la cárcel de Alicante.
CASILDA DE CASTELLVÍ Y TRÉNOR: Baronesa de Estivella, JESUSA y JULIANA LACAMBRA LEJARRETA de Barbastro, y MARINA MORENO TENA, de Huesca, quien al  tratar de rescatar el cadáver de un falangista que yacía en una cuneta, cayó en una trampa vil. Salieron los milicianos de su escondite, la detuvieron y asesinaron en el acto.
ROSA FORTUNY RAMOS y SARA JORDÁ GUALTER, asesinadas por pertenecer al Socorro Blanco de Barcelona ( anteriormente, habían fusilado a sus maridos). MARÍA LUISA GIL CALVERA, CATALINA VIADER FORNS, CARMEN VIDAL ROVIRA, (Tradicionalista), JOAQUINA SOT DELCLOS y MARÍA MIRA CALDERÓN, junto a ALBA BOSCH, fueron torturadas para que delataran a quienes tomaban parte en operaciones de fuga de personas perseguidas en Cataluña. Fueron fusiladas en Montjuich, el 11 de agosto de 1938.
OLVIDO SERRANO IRIONDO, CARMEN CABEZUELO, JOSEFINA MARÍA ARAMBURU, ANA VILLEGAS REDONDO, ANA MARÍA GARNICA, CONCEPCIÓN GARRUDO, LUISA COBO MOLDES (de Lago de Carrucedo, León), MARÍA SUÁREZ (de Infiesto, Asturias), SAGRARIO DEL AMO, de Valladolid, PILAR MADRAZO, de Barruelo, Palencia), y TERESA y MARÍA RIBERA BALSELLS y FRANCISCA SALTO CASTAÑÉ, de Espluga Calva, Lérida.
Por último, entre las condecoradas con medalla de Plata encontramos a dos hermanas jefes de FE en Madrid. Se trata de las HERMANAS SORIA VIEJO: ANGELITA y MATILDE. El padre, don Simón Soria Celayeta, natural de Pamplona, era capitán retirado y por esta circunstancia, unida a la vinculación a FE de las hijas, hizo que sufrieran muchos registros. En uno de ellos, violentísimo, según declara la esposa y madre, miembros de la CNT se llevaron el sable del uniforme militar de su marido, así como la Cruz de San Hermenegildo que le tenían concedida y a él mismo junto a su hija de 15 años Carmen, por tratar de defenderle, a ella le otorgarán la medalla Y roja. Desaparecieron los dos en un coche en dirección a las Vistillas. No supieron más de ellos.
Tres días más tarde, el 22 de octubre de 1936, volvieron de nuevo los anarquistas preguntando por Angelita y Matilde, la primera de las cuales exigió a los que se decían policías que se identificaran, aunque es bien sabido que también lo hizo Calvo Sotelo, obteniendo el mismo resultado. Las detuvieron y  según el testimonio de la hermana pequeña, Pura, que se subió a la trasera del coche hasta que le fallaron las fuerzas y se cayó del mismo, las llevaron en dirección a la estación del Norte. Es cuanto pudieron saber por más averiguaciones que intentaron.
Condecoradas con la Y roja
MARÍA DE LA CRUZ JIMÉNEZ, de 17 años a quien los milicianos persiguieron hasta la iglesia de Carrascalejo de la Jara (Cáceres) donde se refugió. Allí, sin respeto a haberse acogido a lugar sagrado, entraron, la detuvieron y asesinaron en el acto.
DOLORES PLÁ, estudiante del SEU, EUTIMIA MUÑOZ de Teruel, FRANCISCA RIVAS PARDO, de Ferrol y MARÍA CASTÁN DE RIVAS de Caspe (Zaragoza). De Moreda (Asturias) encontramos a LUZ MADERA PENA, ROSARIO VÁZQUEZ LLANEZA, ELENA DÍAZ FERNÁNDEZ y JOSEFA FERNÁNDEZ ALONSO y de Reinosa (Santander) BALBINA L. ROBLEDO.
AMELIA ABAD CASASEMPERE, (Tradicionalista), presidenta de la sección de Moralidad en Acción Católica  de Valencia, y FLORENCIA CAEROLS MARTÍNEZ, ambas han sido beatificadas.
De Madrid lo fueron, además de la pequeña CARMEN SORIA VIEJO, mencionada anteriormente, GREGORIA GARCÍA, ESPERANZA SANCHO, PILAR CASTRO, CARMEN Y ELIA G. DE AGUILAR Y MARÍA DOLORES MOYANO.
 

El final de una era

El 20 de diciembre de 1973 al producirse el asesinato de Carrero Blanco, pieza fundamental e insustituible del régimen, con un Franco ya mayor y enfermo, empiezan a desvelarse profundas divisiones en el Gobierno de Arias Navarro. Se toman medidas como la Ley de prerrogativas que a personajes perspicaces como al Ministro Secretario General, Utrera Molina, le provocan alarmas, no solo por los proyectos de reconocimiento de socialistas y comunistas, sino porque la mencionada ley permitía que la Jefatura Nacional del Movimiento y la Presidencia del Consejo Nacional que ostentaba Franco, fueran transferidas al Presidente del Gobierno. Ante la enfermedad irreversible de Franco, “el Régimen parecía un barco que navegaba después de haber sido desarbolado”[9]. Utrera Molina que ya estaba profundamente decepcionado, comprendió que era necesario vigorizar las instituciones del Movimiento para situarlas en posición eficaz de defensa, pero las distorsiones que se producían en el Gobierno hicieron que Licinio de la Fuente, Ministro de Trabajo, presentara su dimisión. Arias aprovechó la coyuntura para desembarazarse de quienes se le resistían. Ruiz Jarabo y Utrera Molina fueron cesados. Este cese fue considerado por la Sección Femenina como un golpe a muchas de sus esperanzas.
Llenas de incertidumbre llegan al 16 de diciembre de 1975, momento en el que el Rey Juan Carlos recibe al Consejo Rector de la Sección Femenina en el Palacio de Oriente. Pilar ofreció la adhesión de la Sección Femenina, hizo la alabanza del Caudillo a quien tanto debían y, por último, invocó la ayuda de Dios declarándose en permanente actitud de servicio. Juan Carlos respondió con un breve discurso en tono afectuoso:
Si vuestra política es una política de servicio, ya os digo que esa es también mi política: el servicio a España, el servicio a todos los españoles. Y si decís que seréis fieles a Franco por la común empresa realizada con él y por todo lo que le debéis, aún más fiel debo serle yo, que le debo más que nadie. Yo sé de vuestra lealtad, y contamos la Reina y yo con vosotras para la tarea de hacer esta España Una, Grande y Libre, que todos deseamos”[10].
A pesar de sus palabras, quince meses y medio después, el 1 de abril de 1977, a los treinta y ocho años de aquella Victoria, a la que tanto contribuyó, la Sección Femenina fue suprimida por un Decreto que firmaban el Rey Juan Carlos I y el Presidente Adolfo Suárez González, aquél que había sido Ministro Secretario General del Movimiento.


[1] Ya antes del 18 de julio de 1936 tuvieron bajas por defender sus ideas. Entre ellos: José Luís de la Hermosa, Juan Jara, Tomás Polo Gallego, en 1933 y en 1934, Nemesio García Pérez, Francisco de Paula Sampol Cortés, José María de Oyarbide, Manuel Baselga de Yarza , Vicente Pérez Rodríguez, Matías Montero y Rodríguez de Trujillo,  Ángel Abella García, Ángel Montesinos Carbonell, Jesús Hernández Rodríguez, Juan Cuéllar Campos. Todos, solo por defender sus ideas. José Antonio les había pedido que no hubiera represalias, a pesar de contar con los caídos antes nombrados y con centenares de heridos en sus filas. A partir de junio de 1934 la situación cambió, tocaba defenderse de los agresores.
[2] Luis Suárez Fernández: “Crónicas de la Sección Femenina y su tiempo” p. 37
[3] Grupos de pioneros frentepopulistas, ataviados con pañuelo rojo, al modo de los boy scouts.
[4] Alberto Ruíz Gallardón, de 23 años, soltero y vecino de Madrid, vivía en la calle de San Mateo 8 con sus padres,  (Víctor Ruíz Albéniz  y Julia Gallardón Gutiérrez) pero dada la inseguridad que se vivía en Madrid, se refugió en casa de unos amigos (c/Sagasta 4), donde fue detenido y llevado a la checa de Bellas Artes con los demás, y de allí sacado y asesinado el día 13 de agosto de 1936. Su cadáver apareció identificado en el cementerio de la Almudena o del Este, así llamado en aquella época. Este señor era hermano de don José María Ruíz Gallardón, padre del actual ex-ministro de Justicia.
[5] Ibidem p. 50
[6] Se trataba de una cantidad de dinero tal de dinero que tocaba las disponibilidades en el bando nacional
[7] Ibidem p. 53
[8] El origen de las Margaritas se encuentra en la última guerra carlista. Debe su nombre a la esposa de Carlos VII, Doña Margarita, llamada el Ángel de la Caridad por sus labores sanitarias en los hospitales de campaña, principalmente en el del monasterio de Irache, cerca de Montejurra (La Montaña Sagrada de la Tradición). Las margaritas realizaban generalmente sus actividades en los domicilios e instituciones benéficas de la ciudad como las Hermanitas de los Pobres, la Casa de Misericordia,  Hospitales y puestos sanitarios, talleres roperos, para confeccionar uniformes, comedores y almacenes de alimentos, acompañamiento en algún caso a una partida de requetés toda la guerra, distribución de medallas y “detentes” o “detente bala”, escribir a los requetés como madrinas de guerra, almacenamiento y fabricación de armas y explosivos, servicio como “cartero” en pueblos donde había muerto éste, visitas a los tercios para darles ánimo, etc.
[9]Luis Suárez Fernández: Crónica de La Sección Femenina, p. 481
[10] Ibidem p.485

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18907
Puntos patrióticos : 363103
Reputación : 18510
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por Ruta AP7 el Miér Dic 24 2014, 05:56

Pues ami como mujer no me hubiese gustado vivir en la época de Franco por que ¿Que libertad tenía la mujer en la época del caudillo? Creo que prácticamente MUY POCA! Estaba supeditada a cuidar de su marido y sus hijos... todo pertenecía al marido y esta no se podía ni alejar del marido porque iba la Guardia Civil a buscarla y después buenos palos en casa, anda ya! Que aquí lo ponéis todo como muy bonito pero la realidad de la mujer era muy diferente. 

Claro que había mujeres que eran felices así como las que salen en las fotos que ponéis faltaría más... era a lo que estaban enseñadas...  a todo eso y a ir a misa tapadas como cuervos eso si... que a la iglesia una no entraba de cualquier manera! 






Estas cosas ami me claman!




 




Y hablo de la mujer durante el franquismo no antes ni después... 


Y no hablo de la propia mujer franquista ojo! Como esta señora  Rolling Eyes






Ciertas cosas que se han puesto yo las considero mera propaganda un engaña bobAs! Neutral

Ruta AP7
4-Soldado
4-Soldado

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 83
Puntos patrióticos : 1378
Reputación : 162
Fecha de inscripción : 28/11/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por Ruta AP7 el Miér Dic 24 2014, 06:16

Alomejor me he colao porque yo soy femenina pero en el franquismo no me veo me da repelús y he hablado de la época de franco no del franquismo y su sección femenina. joer ya me vale.  risa

Ruta AP7
4-Soldado
4-Soldado

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 83
Puntos patrióticos : 1378
Reputación : 162
Fecha de inscripción : 28/11/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por BRUC el Miér Dic 24 2014, 08:20

@Ruta AP7 escribió:Pues ami como mujer no me hubiese gustado vivir en la época de Franco por que ¿Que libertad tenía la mujer en la época del caudillo? Creo que prácticamente MUY POCA! Estaba supeditada a cuidar de su marido y sus hijos... todo pertenecía al marido y esta no se podía ni alejar del marido porque iba la Guardia Civil a buscarla y después buenos palos en casa, anda ya! Que aquí lo ponéis todo como muy bonito pero la realidad de la mujer era muy diferente. 

Claro que había mujeres que eran felices así como las que salen en las fotos que ponéis faltaría más... era a lo que estaban enseñadas...  a todo eso y a ir a misa tapadas como cuervos eso si... que a la iglesia una no entraba de cualquier manera! 


No estoy, en nada, de acuerdo contigo Ruta en tus afirmaciones (para variar)...
Tampoco me hace falta alejarme mucho para buscarte un ejemplo de mujer valiente y feliz en el franquísmo como lo fue mi madre. Mujer luchadora donde las hubo y que, seguramente,  hoy en día daría lecciones de valentía y arrojo a muchas sindicalistas y feministas que actualmente amparan sus acciones en una mierda de justicia garantista en exceso y que hace cuarenta años no hubiesen tenido ovarios para, ni siquiera, levantar el puño.
No vestía jamás de negro lutoso pero si con la decencia y la coherencia que requiere la convivencia en lo social y el respeto en lo religioso, ¿o es que acaso ves normal ir semidesnuda a un lugar de retiro y encuentro con Dios? ¿es eso lo que defienden nuestras conocidas libertarias? ¿se sentirán realizadas así? Me temo que no.
Fiel a su marido y a su familia por qué así lo sentía su corazón y no por qué se lo dictara ninguna ley política y, por supuesto, por la misma ley natural de la vida en esencia; supo en todo momento dar ese abrazo que solo una madre puede dar, esas palabras que solo una madre puede decir y tender ese puente de concordia entre toda la familia cuando las discusiones eran de lo más acaloradas. Siempre al quite como los grandes toreros.
Podría extenderme más y más en lo que considero que eran virtudes femeninas de una etapa que no volverá, pero creo que con ello ya tienes una idea de como era mi madre como muchas otras, una mujer humilde, una mujer feliz, una mujer del franquismo.

BRUC
61-Capitán
61-Capitán

Trofeos y Medallas : *12*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!



España
Advertencias : 100%
Mensajes : 8194
Puntos patrióticos : 147715
Reputación : 24247
Fecha de inscripción : 26/06/2014
Localización : Deslocalizado

http://coe-41.blogspot.com.es/p/vb.html

Volver arriba Ir abajo

Re: Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Miér Dic 24 2014, 12:38

@Ruta AP7 escribió:Pues ami como mujer no me hubiese gustado vivir en la época de Franco por que ¿Que libertad tenía la mujer en la época del caudillo? Creo que prácticamente MUY POCA! Estaba supeditada a cuidar de su marido y sus hijos... todo pertenecía al marido y esta no se podía ni alejar del marido porque iba la Guardia Civil a buscarla y después buenos palos en casa, anda ya!

Antes del franquismo no era muy diferente y si seguimos retrocediendo en el tiempo peor aun, no te digo nada ya de la edad media, en esos tiempos la mentalidad de las personas incluidas las mujeres era diferente a la mentalidad de la mujer actual pero no es cosa solo del franquismo, yo aun recuerdo la época en la que estaba mal visto ver una mujer en un bar, una mujer que fumara o incluso que llevara pantalones, pero creeme, antes del franquismo en las dos repúblicas estaba igualmente mal visto incluso por las mismas mujeres.

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18907
Puntos patrióticos : 363103
Reputación : 18510
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por Ruta AP7 el Jue Dic 25 2014, 10:54

@Bruc escribió:
@Ruta AP7 escribió:Pues ami como mujer no me hubiese gustado vivir en la época de Franco por que ¿Que libertad tenía la mujer en la época del caudillo? Creo que prácticamente MUY POCA! Estaba supeditada a cuidar de su marido y sus hijos... todo pertenecía al marido y esta no se podía ni alejar del marido porque iba la Guardia Civil a buscarla y después buenos palos en casa, anda ya! Que aquí lo ponéis todo como muy bonito pero la realidad de la mujer era muy diferente. 

Claro que había mujeres que eran felices así como las que salen en las fotos que ponéis faltaría más... era a lo que estaban enseñadas...  a todo eso y a ir a misa tapadas como cuervos eso si... que a la iglesia una no entraba de cualquier manera! 



@Bruc escribió:
No estoy, en nada, de acuerdo contigo Ruta en tus afirmaciones (para variar)...
Tampoco me hace falta alejarme mucho para buscarte un ejemplo de mujer valiente y feliz en el franquísmo como lo fue mi madre. Mujer luchadora donde las hubo y que, seguramente,  hoy en día daría lecciones de valentía y arrojo a muchas sindicalistas y feministas que actualmente amparan sus acciones en una mierda de justicia garantista en exceso y que hace cuarenta años no hubiesen tenido ovarios para, ni siquiera, levantar el puño.
No vestía jamás de negro lutoso pero si con la decencia y la coherencia que requiere la convivencia en lo social y el respeto en lo religioso, ¿o es que acaso ves normal ir semidesnuda a un lugar de retiro y encuentro con Dios? ¿es eso lo que defienden nuestras conocidas libertarias? ¿se sentirán realizadas así? Me temo que no.
Fiel a su marido y a su familia por qué así lo sentía su corazón y no por qué se lo dictara ninguna ley política y, por supuesto, por la misma ley natural de la vida en esencia; supo en todo momento dar ese abrazo que solo una madre puede dar, esas palabras que solo una madre puede decir y tender ese puente de concordia entre toda la familia cuando las discusiones eran de lo más acaloradas. Siempre al quite como los grandes toreros.
Podría extenderme más y más en lo que considero que eran virtudes femeninas de una etapa que no volverá, pero creo que con ello ya tienes una idea de como era mi madre como muchas otras, una mujer humilde, una mujer feliz, una mujer del franquismo.




Es que una cosa es ser como tu madre por naturaleza y otra por condición.. si me pones el ejemplo del antes y el ahora pues claro que hemos pasado de un extremo al otro yo eso no te lo voy a discutir yo tampoco estoy con las progres feministas de hoy en día ni mucho menos que me imagino será lo que tu te refieres...  y no veo bien entrar en una iglesia semi desnuda porque eso es una falta de respeto para eso que no entren! Pero tampoco veo bien que tuvieran que entrar cubiertas con un velo las mujeres y los hombres no, es más y aunque no es el tema pero no veo bien que se tenga que ir a misa porque franco fuese profundamente catolico porque si no estabas mal visto verdad o mentira? Y claro que nadie se atrevía a levantar el puño con Franco porque obligaban ya desde el colegio a estirar el brazo!. Lo ideal seria que quien quisiera levantase el puño y quien quisiese levantase el brazo que se pudiese saludar puño con brazo!


@HIMNOSHISTORICOS escribió:Antes del franquismo no era muy diferente y si seguimos retrocediendo en el tiempo peor aun, no te digo nada ya de la edad media, en esos tiempos la mentalidad de las personas incluidas las mujeres era diferente a la mentalidad de la mujer actual pero no es cosa solo del franquismo, yo aun recuerdo la época en la que estaba mal visto ver una mujer en un bar, una mujer que fumara o incluso que llevara pantalones, pero creeme, antes del franquismo en las dos repúblicas estaba igualmente mal visto incluso por las mismas mujeres.


Es que España ha sido siempre muy moruna Himnoshistoricos! Federica Montseny lo decía y que gran verdad!


Ruta AP7
4-Soldado
4-Soldado

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 83
Puntos patrióticos : 1378
Reputación : 162
Fecha de inscripción : 28/11/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Jue Ene 22 2015, 21:07

Sección Femenina de Falange y Pilar Primo de Rivera



La Sección Femenina de la Falange Española, conocida simplemente como Sección Femenina, fue constituida en 1934 como la rama femenina del partido político Falange Española que, posteriormente al Decreto de Unificación, pasaría a denominarse FET y de las JONS. Fue dirigida desde su constitución hasta su liquidación por Pilar Primo de Rivera y Sáenz de Heredia, hermana de José Antonio, el fundador de Falange. Impregnada su Jefa Nacional de un ferviente catolicismo, y por la influencia de la colaboración prestada por el monje benedictino de Silos, fray Justo Pérez de Urbel, la Sección Femenina adoptó las figuras de Isabel la Católica y Santa Teresa de Jesús como modelos de conducta y símbolos de su acción.

Cuando José Antonio pronunció su discurso fundacional el 29 de octubre de 1933 en el teatro de la Comedia de Madrid, cinco muchachitas se sintieron subyugadas por aquellas palabras que resaltaban “en medio de la gris opacidad que dominaba el ambiente político”, en palabras del ilustre historiador don Luis Suárez. Abundaba en la idea el diario orteguiano “El Sol” al calificarlo de “Pieza poética”. Cuando el 2 de noviembre, como consecuencia inmediata del discurso, se fundó Falange Española, las cinco (Pilar y Carmen Primo de Rivera, sus primas Inés y Dolores y una amiga, Luisa Mª Aramburu) acudieron a inscribirse, pero se las rechazó porque por ser mujeres y muy jóvenes, no parecía que tuvieran cabida en un grupo que ya se preveía tendría que participar en una lucha intensa. Se las indicó que podían afiliarse al Sindicato Español Universitario (SEU) que por entonces comenzaba a formarse. Pilar, Inés y Dolores así lo hicieron, coincidiendo allí con dos muchachas universitarias Justina Rodríguez de Viguri y la que, posteriormente, sería importante escritora, Mercedes Fórmica.

De este modo tan sencillo nació la Sección Femenina, un grupo femenino dentro del SEU al que se le encomendó realizar las labores de propaganda con menos riesgos, la atención a los detenidos proporcionándoles tabaco, comida, etc., a las familias de los caídos y recaudar dinero. Al núcleo fundacional se unieron Dora Maqueda, Marjorie Munden, que tenía nacionalidad inglesa y María Luisa Bonifaz, que más adelante profesaría como religiosa. Este pequeño grupo al que se dio la consigna de desarrollarse muy rápidamente, no estaba destinado a ser un sector de mujeres dentro de un partido, sino una sección autónoma destinada a cobrar cada vez mayor independencia.



A finales de 1934 no se había superado el número de 300 falangistas, pero no era poco si se tiene en cuenta el peligro a que estaban expuestas. Las funciones que debían desempeñar eran cada vez más comprometidas. Estas muchachas, en general muy jóvenes, tenían que desafiar las prohibiciones de sus padres que no querían verlas correr riesgos. Pronto se les encomendaron también tareas de propaganda: éstas no consistían sólo en ordenar y distribuir los documentos sino en aprenderlos y comentarlos, identificándose con la línea señalada en el pensamiento de José Antonio. El número de muertos falangistas crecía sin cesar y la conciencia del peligro era directa y real.

La labor de la Sección Femenina, clandestina y peligrosa en gran medida, la cumplían las afiliadas haciendo cuestaciones entre los amigos, organizando rifas, vendiendo sellos de cotización u otros peregrinos objetos como las pastillas de jabón en cuyo envoltorio figura una proclama política sobre los colores rojo y negro: Por la revolución nacional-sindicalista, por la Patria, el Pan y la Justicia. Arriba España”. Para poder entrar en el locutorio de la cárcel, tenían que fingirse hermanas o novias de los detenidos, como recuerda en un informe Luisa Mª Aramburu, jefe provincial de Madrid, quien se hizo pasar por novia de uno de ellos para demostrar su inocencia.


La referencia jonsista en el SEU, partidario de la respuesta violenta y la lucha en la calle, no querían mujeres en sus filas, porque querían apartarlas de esos riesgos; no obstante, el propio Ledesma Ramos tuvo que aceptar al ver que las mujeres hacían la distribución de propaganda y periódicos con menos peligro que los hombres. Nace así el Sindicato Femenino de las JONS en el curso 33/34 en la facultad de filosofía; María Dolores Galvarriato, Carmen Rico y Justina Rodríguez de Viguri se inscribieron en FE de las JONS. En diciembre de 1934 una circular firmada por el propio José Antonio estableció el estatuto de organización de la Sección Femenina, el cual estuvo vigente hasta finales de abril de 1937, es decir tanto durante la República como durante los nueve primeros meses de guerra civil.

El 11 de marzo de 1936 se produjo en Madrid un atentado contra el catedrático Luis Jiménez de Asúa, uno de los redactores de la Constitución republicana; murió uno de los policías de su escolta, pero la presunta víctima permaneció ilesa. No se pudo saber de donde partió el ataque; los autores del mismo nunca fueron identificados ni detenidos, no obstante, se achacó el atentado a Falange y tres días más tarde, sin acuerdo de Cortes ni declaración jurídica alguna, el Gobierno decretó la ilegalidad de Falange y la prisión de José Antonio y de los miembros de su Junta Política. También Alejandro Salazar y los miembros de la Junta de mando del SEU fueron detenidos.

En pocos días, más de dos mil falangistas fueron detenidos: algunos puestos en libertad al poco tiempo pero a otros se les retuvo comenzando a buscarse a posteriori algún motivo de acusación. La ilegalización de Falange fue acogida con entusiasmo por la izquierda, cuyas bases entendieron que se les daba libertad de iniciativa contra los falangistas, quizás, envalentonados por ello, el 14 de abril de 1936 el jefe provincial de Cádiz, Joaquín Bernal, fue arrastrado por las calles por una multitud ante la pasividad de la policía; abandonado y tenido por muerto, salvó, sin embargo, la vida.

La Sección Femenina hubo de hacerse cargo de toda la organización incluyendo las armas y propaganda. Lo ocurrido en Cádiz sucedió en otros sitios; la situación de Falange con José Antonio en la cárcel, el Frente Popular, instrumento claro de la Komintern para hacerse dueño del poder, y los manejos de las izquierdas, decididos a impedir la elección de candidatos derechistas, se presentaba muy complicada. Comenzó a asumir la misión de enlace en la clandestinidad, a pesar de la mayor dificultad que conllevaba. La policía efectuaba centenares de registros en las casas de los afiliados y en la mayor parte de los casos introducían pruebas para imputarles por hechos de los que no habían sido acusados en el momento de la detención.

Desde la cárcel José Antonio recomendaba a sus seguidores que se abstuviesen de participar en ninguna clase de conspiraciones, pero el 13 de mayo coincidieron con un grupo de Chíbiris que pretendieron obligarles a cantar “La Internacional”; al negarse, fueron objeto de agresión y uno de ellos, Juan Cuéllar, un muchacho de 18 años, resultó muerto de una pedrada. Numerosos afiliados de Falange decidieron vengarle y en la refriega resultó muerta una chíbiri, Juanita Rico. “Mundo Obrero” propaló la noticia de que entre los asaltantes estaba Pilar Primo de Rivera, lo que era falso, pero sirvió para hacer circular una consigna de muerte contra ella y contra Alberto Ruiz Gallardón. Fernando Primo de Rivera, el menor de los hermanos, asumió la dirección de la Falange hasta el 12 de julio en que también fue detenido. Sería asesinado en la Cárcel Modelo de Madrid. Se había entrado en la espiral de violencia, que nadie iba a poder detener, la ley y el orden desaparecieron en aquel verano, antes del alzamiento.


Pilar, de refugio en refugio, trataba de mantener la unión y el espíritu del Fundador. Las mujeres asumían cada vez labores más expuestas: pasaban porras y pistolas y se encargaron de recoger un envío de armas que, de fuera de España, mandaba Marjorie Munden, del que los falangistas de Valladolid no pudieron hacerse cargo por resultar detenidos. Realizaron labores de espionaje, “Elena dio a luz un hermoso niño”, la consigna por la que comunicaban la inminencia del alzamiento. Elena Medina comunicó a Raimundo Fernández Cuesta las instrucciones de Mola que llevaba ocultas en una hebilla del vestido y María del Llano Marcos, pudo hacer llegar a José Antonio, ya en Alicante, la noticia de que en la mañana del 17 de julio había comenzado la insurrección del Ejército en Marruecos.

Ante el fracaso madrileño, organizaron un sector muy original, sostenido, en principio, exclusivamente por mujeres, la llamada por las izquierdas “quinta columna”. Se trataba del Auxilio Azul, antítesis del Socorro Rojo de los comunistas, cuyo objetivo era facilitar comida, documentación falsa y traslado a escondidas hasta las embajadas a aquellas personas que corrían gran peligro. María Paz Unciti dirigió, entre agosto y noviembre de 1936, estas peligrosas misiones hasta que fue capturada mientras organizaba la fuga de un falangista por lo que murió fusilada. Generosamente, su hermana Caridad tomó el relevo. Falsificaron cartillas de racionamiento, buscaron víveres y ropa y cooperaron con el padre José García Lahiguera (vicario en funciones) proporcionando domicilios particulares para la celebración de misas, bodas y bautizos, que ya se sabe, estaban prohibidos.

Pilar, huyendo de sitio en sitio, consigue refugiarse en la embajada argentina. José Antonio en la cárcel de Alicante, aislado, sin contacto siquiera con sus familiares más cercanos que se habían instalado allí para poder mantener las relaciones que estaban permitidas y que fueron encarceladas en el antiguo reformatorio de dicha ciudad. Así las cosas, Pilar quiso desplazarse a Alicante, pero se lo impidieron por el inminente riesgo que suponía. También se intentó en varias ocasiones rescatar a José Antonio. Joachim von Knobloch, cónsul alemán honorario en Alicante y representante de la naviera Slomann de Hamburgo tomó parte muy activa en ello. En la última tentativa, Franco (en contra de lo que algunos autores atribuyen), intervino directamente ordenando que se hiciera todo lo posible para rescatar al Fundador, disponiendo que se reuniese la enorme suma de tres millones de pesetas en monedas de plata que un enlace había señalado como monto total. El comandante del “Graf von Spee”, Otto Ciliax, se entrevistó en el buque con Jesús Monzón, comunista, gobernador civil de Alicante y se propuso un canje y como mediador al Gobierno británico. Franco ofreció a Graciano Antuña, diputado socialista por Asturias, además de los mencionados tres millones de pesetas, pero todas las gestiones resultaron inútiles, la sentencia estaba predeterminada y José Antonio fue fusilado el 20 de noviembre de 1936.


Para entonces habían comenzado a escribirse algunas de las páginas heroicas con Carmen Tronchoni en Barcelona, María Paz Unciti en Madrid, o Carmen Werner en Málaga. En enero de 1937 celebran en Valladolid su I Consejo Nacional. De las 2.000 afiliadas se había pasado a 60.000, se habían creado lavanderías, aún en los ríos, se prepara a enfermeras con cursos acelerados antes de pasar a desarrollar su trabajo en los frentes y se trabaja sin cesar en los talleres haciendo calcetines, chalecos, guantes…., se ayuda a las familias necesitadas y se organizan también Secciones Femeninas en el extranjero.
El Decreto de Unificación supuso una convulsión para falangistas y carlistas ya que ninguno de los dos grupos lo aceptó, especialmente los segundos, al comprobar la proporción minoritaria que les correspondía: la Delegada Nacional de la Sección Femenina seguiría siendo Pilar, Mercedes Sanz Bachiller, también de FE, figuraba como Delegada de Auxilio Social y María Rosa Urraca Pastor, procedente de las filas carlistas, fue Delegada de Frentes y Hospitales. Pilar, que tampoco fue partidaria de la unificación en un principio, llegó a la conclusión de que no quedaba otro remedio que aceptarlo con la mejor voluntad, de modo que redactó un llamamiento a las mujeres del País Vasco y Navarra que eran las regiones con mayor número de “margaritas” opuestas a la integración, tratando de convencerlas de que compartían muchos valores como Religión y Patria y se justificaba de los pocos nombramientos entre ellas, por la sencilla razón de que no le fueron propuestos.

El Gobierno cedió el castillo de la Mota el 30 de mayo de 1939 para que en él se instalara la Escuela Mayor de Mandos, pero eso añadía una responsabilidad difícil: la de buscar dinero y medios para convertir las magníficas ruinas en un lugar confortable. En esos actos de Medina se puso en marcha un sistema de recompensas: la Y de Oro, la más alta distinción a que podía aspirar cualquier afiliada, cuando los hechos recompensados implicaban un sacrificio heroico en beneficio de la Patria; la Y de Plata, cuando los actos señalados: prisión, muerte o herida en acto de servicio, habían sido sin decaer la moral ni el espíritu de servicio; la Roja, si por espacio de tres años se hubiesen prestado servicios continuados y beneficiosos para la Organización, con superación ejemplar. Franco impuso a Pilar Primo de Rivera la primera Y de oro y la de plata a todas aquellas que, de alguna manera, habían contribuido al esfuerzo de guerra. La relación oficial de camaradas caídas de la Sección Femenina de Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S. figura en el archivo de la Sección Femenina, fechado el 10 de octubre de 1941.

http://terciosaguilar.blogspot.com.es/2015/01/seccion-femenina-de-falange-y-pilar.html

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18907
Puntos patrióticos : 363103
Reputación : 18510
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Mar Abr 07 2015, 11:06

LA SECCIÓN FEMENINA DEL SEU




 
El 2 de noviembre, fundada Falange Española, cinco mujeres acudieron a inscribirse, pero fueron rechazadas al ser mujeres y muy jóvenes. En un primer momento no parecía que tuviesen cabida en el Movimiento recién nacido, antipartido y concebido para una lucha tensa, pero se las instó para que se afiliaran al recién nacido SEU, Sindicato Español Universitario.
Pilar, Inés y Dolores así lo hicieron, militando de esta manera en el SEU, por disposición de José Antonio Primo de Rivera, siendo así las primeras mujeres falangistas.
El nacimiento de la Sección Femenina como tal, fue en junio de 1934, cuando empezó la persecución contra la Falange y se tomó la decisión de crear, todavía dentro del SEU, una Sección de mujeres con un cometido específico: realizar las labores de propaganda, con menos riesgos que asumían los muchachos, porque aún existía, por aquellos años, cierto respeto a la condición femenina. De todas formas, estas mujeres, realizaron antes y durante la Cruzada, acciones verdaderamente heroicas.
En diciembre de 1934, en vista de la importancia que iba teniendo la Sección Femenina, se acordó reorganizarla independizándola del SEU y pasando a depender directamente de la Secretaria General de la Falange, como las demás Secciones del Movimiento, aunque siempre hubo una vinculación con el SEU, no sólo porque la Sección Femenina nació en su seno, sino porque en entendimiento y acción siempre fueron y estuvieron unidos. Este vínculo con el SEU lo expresó Pilar Primo de Rivera en el discurso que dio al recibir la beca de Colegial de Honor en el Colegio Mayor “José Antonio” de Madrid:
“Todo el mundo en su vida tiene algunos huecos no cubiertos, alguna parte de su vocación frustrada, y en mí quizá sea ésta la de no haberme incorporado a la edad en que me correspondía a la luz de la Universidad. Por otro lado, en la primitiva Falange, la Sección Femenina y el SEU éramos una misma cosa, figurábamos en los mismos ficheros todas como estudiantes y, como tales, miembros del Sindicato; compartíamos nuestra vida de riesgos y esperanzas con las Centurias y los Grupos de Medicina, de Derecho, de Filosofía. Las Banderas del SEU las hacíamos nosotras, los emblemas del SEU los bordábamos nosotras; sólo ya cuando la organización fue creciendo es cuando oficialmente nos separaron. Pero aquella primera unión y la vocación intelectual en muchas de nosotras ha dejado para siempre unos hilos subterráneos que nos unen en todas las coyunturas”.
Desde la creación del Sindicato Español Universitario, SEU, el 21 de noviembre de 1933, la mujer formó parte de él, al entrar y participar activamente, desde sus comienzos, algunas chicas como:
-Clotilde Salazar Salvador, hermana del que sería Jefe Nacional del SEU, Alejandro Salazar, asesinado posteriormente por los rojos en Paracuellos del Jarama.
-Justina Rodríguez de Viguri, primera mujer afiliada a las JONS, perteneciente al Sindicato Femenino de las JONS creado en el curso 1933/34 en la Facultad de Filosofía. Cuando el 12 de febrero de 1934 se acordó la unificación entre JONS y FE, se inscribió en FE de las JONS junto a otras dos Jonsistas: Carmen Rico y María Dolores Galvarriato. Justina fue la primera Delegada de la Sección Femenina del SEU, redactó el reglamento propio del SEU Femenino y fue Jefe de la Primera Escuela de Mandos de la Sección Femenina de Málaga.
-Mercedes Fórmica Corsi, gran abogada y defensora de los derechos femeninos toda su vida, fue en su tiempo una de las tres únicas abogadas de Madrid, Fue Delegada Nacional del SEU Femenino en 1936 y miembro de la Dirección de la Falange. Llegó a ser una gran escritora en periódicos y revistas e, igualmente, publicó muchos libros, destacando: A instancia de parte; Monte de Sancha; La hija de Juan de Austria; Escucho el silencio; y Visto y vivido. Añadir que utilizaba el pseudónimo de Elena Puerto para la novela rosa.
Otras mujeres, que también destacaron y que muchas fueron Mandos de la Sección Femenina, muy unidas, de todas formas al SEU, fueron: Pilar Anadón, que confeccionó casi todos los textos de Formación de la Sección Femenina, Parusa Nieto, Cheli Valcarce, Vicky y Pilar Lago, Magüi de León Llorente, sin olvidar a Carmen Werner, Teresa Lóring, Belén Landáburu, la mismísima Mercedes Sanz Bachiller y tantísimas otras, que colaboraron de manera sobresaliente con el SEU. Desde el principio existió dentro del SEU una representación femenina de dos universitarias como miembros de la Junta Consultiva del Sindicato.
Antes de que la Sección Femenina consiguiese la promulgación de la Ley de Derechos Políticos, Profesionales y de Trabajo de la Mujer, la Sección Femenina del SEU tuvo como tarea fundamental el realizar un Servicio Social Universitario para la formación y posterior ayuda a las camaradas que se encontraban con grandes dificultades para ejercer sus carreras. La Sección Femenina del SEU asumió la misión de formar a la mujer española universitaria, de representarla ante las autoridades y ante el SEU y ayudarla, sobre todo, económicamente.
Para ello disponía de varios medios que se complementaban entre sí:
-Instituciones: Colegios Mayores, promovidos entre la Sección Femenina y el SEU, en los cuales llegaron a alcanzar verdadero prestigio bajo mandos tan responsables como los de Pilar de Balle y de Conchita Pérez Zalabardo, en la Almudena; en Salamanca, Carmen Moreno; en Valencia, Conchita Rodríguez; en Valladolid, Lolita de la Peña; en Santiago, María Luisa Rodejas…; Hogares universitarios, bibliotecas y residencias para universitarias, albergues y campamentos con dos o tres turnos cada verano.
-Organismos: Ayuda Universitaria, Intercambio cultural, Formación Profesional.
-Actividades formativas: Servicio Social, Cursos, Seminarios, Educación Física, Prensa, Murales, Emisiones de Radio, Exposiciones, Canastillas, Coros y Danzas, Teatro Español Universitario (TEU), en el que se iniciaron multitud de actores y actrices, luego muy conocidos, aunque una gran mayoría ocultó en la transición su pertenencia al TEU, que los formó como actores y personas. Cosas del chaqueterismo que estuvo en boga.
-También proporcionaba mandos o profesorado a la Sección Femenina, además de ayudar a la incorporación de las camaradas a Círculos Culturales Universitarios, que a veces era algo difícil de conseguir. Además realizó una campaña de extensión cultural en zonas rurales dirigida por Chely Valcarce, regidora del SEU, consistente en organizar durante el verano un mes de enseñanzas generales a semejanza de lo que hacían las Cátedras Ambulantes, consiguiéndose realizar unos cuarenta cursos. Para conseguir todos los fines, se celebraban en el Castillo de la Mota cursos de formación cada dos años, Seminarios Nacionales sobre la problemática de la Universidad, mesas redondas en los distintos Distritos sobre la situación de la mujer y las dificultades que encontraba para situarse, reuniones de estudios en la Granja-Escuela de Las Rozas, reuniones en San Rafael para universitarias de toda España…
La estructura de la Sección Femenina del SEU estaba formada: a nivel nacional, por una Regidora Central del SEU, dependiente directamente del Jefe Nacional del Sindicato, quien la nombraba a propuesta de la Delegada Nacional de la Sección Femenina, Pilar Primo de Rivera. En los Distritos existía una Regidora de Distrito, propuesta por la Regidora Central y que necesitaba del conforme del Jefe de Distrito. En los primeros años, esta Regidora tenía el nombre de Delegada, con su correspondencia en todos los Distritos. La organización interna de la Jefatura seguía las pautas de evolución de la estructura de funcionamiento del SEU, y era considerablemente más sencilla que la de la organización puramente masculina.

Fueron miles y miles las mujeres que, anónimamente, entregaron todo su trabajo y esfuerzo por ayudar a sus semejantes en todo tipo de actividades. Por poner un ejemplo de todas ellas, podemos nombrar a Sara Barranco Soro, que fue también una mujer adelantada para su tiempo, escritora, poetisa, periodista, actriz de teatro y cine, con el pseudónimo Sarah Demaris, que ayudó muchísimo en el SEU, donde desempeñó puestos de Servicio, al igual que en la Sección Femenina. Realizó importantes acciones durante la Cruzada, como por ejemplo el organizar un viaje a la Roma de Mussolini. En verano de 1937 fue la Directora de la Expedición de la Sección Femenina a Roma, para realizar diferentes entrevistas con el fin de recabar ayuda de todo tipo para nuestra Nación en guerra. El colofón del viaje fue una audiencia con Benito Mussolini, que había invitado a dicha expedición a pasar unos días en Italia y a recibir noticias directas y vividas de la Cruzada Española. A dicha expedición, que salió de Sevilla, se unieron Adriano del Valle, Ernesto Jiménez Caballero, Manuel Díaz Crespo y César González Ruano entre otros muchos personajes, poetas y escritores relevantes. Fueron días de alegría, en lo que todo fue hablar de España y de proyectos preciosos. Todos iban triunfales en el viaje, y Adriano del Valle iba, en palabras de César González Ruano: “Triunfal, con un mono arbitrario, como un héroe del aire, lleno de Flechas y de Águilas”. El viaje lo hicieron en un barco trasatlántico italiano Ospedale, con cientos de camaradas. Se realizaron las citadas entrevistas con gran éxito para nuestra Patria, pues se consiguió el envío de alimentos, telas, libros, papel, y cantidad de cosas necesarias para la Sección Femenina y el SEU.
El 5 de abril de 1965 se firmó el Decreto de supresión del SEU. Su desaparición no fue seguida de ningún intento de establecer una Asociación Universitaria. La Sección Femenina sufrió un duro golpe, pero siguió atendiendo, aunque con bastante dificultad, los problemas universitarios a través de la nueva Regiduría Central de Estudiantes y Graduadas.
Después de la muerte de Franco aparecieron una gran pluralidad de sindicatos y fuerzas políticas hostiles que llevaron a la desaparición de la Sección Femenina en 1977. Entonces se creó la Asociación “Nueva Andadura”, que intentó salvaguardar los valores de la Sección Femenina con gran dignidad. Esta Asociación desapareció definitivamente en 2008.

http://elcadenazo.com/?p=3855

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18907
Puntos patrióticos : 363103
Reputación : 18510
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Sáb Abr 11 2015, 01:06

LA MUJER EN LA ESPAÑA NACIONAL



 
Con la llegada de la guerra civil y el triunfo del Alzamiento en determinadas zonas de España, la situación de la mujer experimentó un profundo cambio dentro del nuevo contexto político y militar en el que se vieron mezcladas. La asociación de Falange Española de las JONS con el naciente régimen nacional posibilitó que la mujer, como colectivo social, fuera incluida en el nacionalsindicalismo a través de su Sección Femenina. Dicha organización, fundada en junio de 1934 por José Antonio Primo de Rivera, que tenía como misión la asistencia a los presos del Partido o de las familias de los caídos en las luchas callejeras, encontrará ahora tras el estallido de la guerra, una verdadera razón de ser. Al frente de ella se nombró jefe nacional a Pilar Primo de Rivera.
Estaba dotada de una organización jerárquica, piramidal. Hasta el 18 de julio de 1936, la cifra más creíble era la de menos de 2.500 afiliadas. A partir de ahí su número aumentó considerablemente dentro de la vorágine de la guerra. Las mujeres de la Falange debido a las necesidades de la guerra fueron destinadas a desempeñar funciones tales como la de organizar sección de enfermeras, a establecer asociaciones de beneficencia y atención a los huérfanos etc. El 6 de enero de 1937 se reúne el I Congreso Nacional de Sección Femenina en el que se dan las primeras reglas para la extensión organizativa de enfermeras, lavaderos, talleres y auxilio de invierno. Su organización constaba de cinco departamentos, al frente de cada uno de ellos se encontraba una delegada nacional nombrada por Pilar Primo de Rivera. Estos departamentos o delegaciones eran: Prensa y Propaganda, Administración, Enfermeras y Aguinaldo de Soldado, Auxilio de Invierno y Flechas.
Delegación de Frentes y Hospitales (encargada de las atenciones al frente) y el Auxilio Social (que se ocupa de la función benéfica).La delegada nacional de Frentes y Hospitales era María Rosa Urraca Pastor.
Desde la Unificación, esta organización se había hecho con el control de todos los servicios del frente, incluidos aquellos organizados por Sección Femenina. Ello fue fuente de innumerables choques que se veían agravados por el hecho de que Frentes y Hospitales era una organización de militantes carlistas (las llamadas “margaritas”). La jefe nacional de Sección Femenina protestó repetidamente por el presunto “boicot” que Frentes y Hospitales realizaban a la “verdadera tarea de la mujer”. Presentó quejas sobre la indisciplina de margaritas y requetés que, en su opinión, no se incorporaban debidamente a las tareas comunes. Durante la guerra, la unidad de requetés resultaba necesaria pero tras el final de la guerra los carlistas, paulatinamente, fueron perdiendo toda su influencia en el seno del partido unificado de Falange Española y Tradicionalista de las JONS. La delegación de Frentes y Hospitales se apresuró a desarrollar otro tipo de actividades asistenciales tras la guerra pero el 24 de mayo de 1939 apareció un decreto extinguiendo la delegación.
La otra organización, Auxilio Social, tuvo más suerte y no fue rápidamente absorbida por la Sección Femenina de Pilar Primo de Rivera. Los orígenes de esta organización se encuentran el la labor de la que sería su delegada nacional, Mercedes Sanz Bachiller, viuda de Onésimo Redondo. En octubre de 1936, en Valladolid, fundó el llamado Auxilio de Invierno, según el modelo del Wintherhilfe alemán. Ello se debía a que había recibido íntegramente su formación en Alemania. En el verano de 1937, fruto de su aprendizaje creó el Auxilio Social cuyo funcionamiento empezó en octubre del mismo año. Sin duda, la influencia germánica era muy ostensible en el Auxilio Social, su delegada nacional identificaba una gran organización capaz de encargarse de la asistencia social en el nuevo Estado. A finales de 1938, el choque entre Auxilio Social y Sección Femenina era inevitable. Mercedes Sanz Bachiller acusó a Sección Femenina de intentar controlar el Auxilio Social, de que éste estuviera integrado en la rama femenina del Movimiento. Lo cierto es que Auxilio Social creció enormemente durante y después de la guerra. Tras el reparto callejero de comida, el Auxilio Social se ocupó de abrir centros para niños y Casas de la Madre, comedores para embarazadas y centros de maternología. Más tarde crearon los hogares-cuna, infantiles y escolares para atender a niños y niñas abandonados o huérfanos. Luego siguieron los hogares profesionales y de estudios superiores y las residencias rigurosamente separados por sexos para recibir la educación adecuada. Un decreto del 17 de mayo de 1940 reorganizaba el Auxilio Social para su actuación tras finalizar la guerra, integrada en FET de las JONS y protegida por el Estado para cumplir, por delegación de éste, funciones benéficas y sociales.
Por último encontramos dos asociaciones que también entraban dentro de las competencias de la mujer en el nuevo estado franquista. Hablamos del Servicio Social de la Mujer, que prestaba servicio fundamentalmente en instituciones militares, en Auxilio Social, Frentes y Hospitales y de la Organización Juvenil de Falange que dependía exclusivamente de la Sección Femenina.
El Servicio Social de la Mujer fue establecido el 7 de octubre de 1937, “como exigencia de la Patria, a recabar, a cuantos formen parte de ella, actos de servicio para el mantenimiento firme de la existencia nacional y la realización de su vocación de Imperio”. Dadas las circunstancias de la guerra se imponía el cumplimiento obligatorio de dicho servicio para aplicar las “aptitudes femeninas” al alivio de los dolores de la guerra y de las angustias sociales de posguerra. Todas las mujeres comprendidas entre los 17 y los 35 años habrían de prestar servicio durante un tiempo mínimo de seis meses. La polémica sostenida por Pilar Primo de Rivera y Mercedes Sanz Bachiller a lo largo de 1939 llevó a Sección Femenina a exigir un nuevo decreto que le entregara el Servicio Social. Finalmente, dicho servicio quedó adscrito a la Sección Femenina por el decreto del 28 de diciembre de 1939 aunque, como ya hemos visto, ésta fue la única victoria, al menos durante la guerra y principios de posguerra, que Pilar Primo de Rivera obtuvo sobre la delegada nacional de Auxilio Social.

http://elcadenazo.com/?p=3865

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18907
Puntos patrióticos : 363103
Reputación : 18510
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Vie Mayo 08 2015, 02:18

Pilar Primo de Rivera asume la jefatura de la Sección Femenina como una "misión inconclusa" de José Antonio al servicio de España. La Sección Femenina se convertirá en un dinámico instrumento encaminado a la educación y concienciación de la población femenina española para devolverla a lo que el franquismo considera su lugar natural: el hogar y el servicio a la familia.
La Sección Femenina se convertirá en un dinámico instrumento encaminado a la educación y concienciación de la población femenina española para devolverla a lo que el franquismo considera su lugar natural: el hogar y el servicio a la familia.
La Sección Femenina, que llegaría a tener una compleja estructura en la que se encuadran miles de afiliadas, escuelas de mandos, albergues de verano, sedes y centros culturales así como capacidad para actuar en todo el territorio español, influir en la politica del franquismo y la educación de millones de mujeres, comenzó como un grupo integrado por chicas entusiastas de las ideas falangistas.
Cuando estalla la Guerra Civil la Sección Femenina, como el resto de Falange, participa de forma decidida en la contienda al lado de los rebeldes.
Consiguió mantenerse activa hasta incluso después de la muerte de Franco (lo estuvo hasta su definitiva disolución por el primer gobierno de Adolfo Suárez dentro de las estructuras de la Subsecretaría de la Mujer) apoyándose en la inalterable fidelidad de las camaradas al legado de José Antonio y el liderazgo de su hermana Pilar Primo de Rivera (TVE2).

Coproducción de Canal de Historia y New Atlantis que recuerda la institución liderada por Pilar Primo de Rivera y sus postulados, próximos a la Falange, que inspiraron la educación y actividad de muchas españolas durante 43 años.
El documental cuenta con testimonios de la propia Primo de Rivera e incluye entrevistas a sociólogas, políticas y profesoras. La escritora y actual directora de la Biblioteca Nacional, Rosa Regàs; la ex ministra Matilde Fernández; la profesora de la Universidad Complutense de Madrid Rosa Capel, y la profesora especializada en cultura tradicional María Luisa García, entre otras, rememoran y opinan sobre lo que significó la Sección Femenina.
Según Rosa Regàs, la mujer tenía para el Movimiento "un papel de invisibilidad". "Debía ser sumisa, vivir en silencio para los demás, atender al hogar para que el hombre estuviera contento". Rocío Primo de Rivera, escritora y familiar de la fundadora, considera por su parte que la Sección Femenina "creó un espacio que la mujer necesitaba".
Asimismo, repasa la compleja estructura de este organismo, que creó los llamados Coros y Danzas, grupos que recogieron la cultura musical de los pueblos y que se convirtieron durante décadas en exponente del folclore español. Para María Luisa García, en estos bailes "no importaba tanto la calidad como la cantidad, ya que eran un instrumento de propaganda del régimen fuera de España". La Sección Femenina recuerda también la apertura que la sociedad española experimentó en los años sesenta y las nuevas modas que trajeron ideas diferentes sobre el papel de la mujer y dejaron obsoletos los principios de esta organización. Con la muerte de Franco empezó a tener menos peso hasta que desapareció, en 1977, en el primer Gobierno de Adolfo Suárez.


HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18907
Puntos patrióticos : 363103
Reputación : 18510
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Jue Mayo 12 2016, 16:19


HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18907
Puntos patrióticos : 363103
Reputación : 18510
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Sáb Jun 18 2016, 15:35


HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18907
Puntos patrióticos : 363103
Reputación : 18510
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Jue Ago 18 2016, 21:57


HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18907
Puntos patrióticos : 363103
Reputación : 18510
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Sección Femenina. La mujer dentro del franquismo

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Mar Oct 04 2016, 10:35


HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18907
Puntos patrióticos : 363103
Reputación : 18510
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.