Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» 7 cosas que tendría que hacer Rajoy si es verdad que no cree en muros ni fronteras
Hoy a las 12:12 por Valle

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Hoy a las 12:04 por Valle

» Cataluña y sus memorias historicas
Hoy a las 11:09 por RICHI

» Vídeos de Humor
Hoy a las 10:31 por HIMNOSHISTORICOS

» Guerra de Siria
Hoy a las 10:06 por Juanma_Breda

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 146 LA SOLEDAD Y EL PODER
Ayer a las 11:54 por Antonio García Fuentes

» SABADOS HIMNOS Y POEMAS
Ayer a las 06:25 por RICHI

» Un sistema solar repleto de Tierras.
Ayer a las 02:29 por HispanoCortés501

» Historia del Escudo y la bandera
Ayer a las 02:06 por HispanoCortés501

» Las Femen boicotean a Le Pen por defender a la mujer en el islam
Ayer a las 02:03 por HispanoCortés501

» El FN, 'más fuerte que nunca' según la prensa francesa
Ayer a las 01:58 por HispanoCortés501

» Donald Trump: “El islam supone un gran problema para planeta”
Ayer a las 01:56 por HispanoCortés501

» La extrema izquierda amenaza el Campus de Vox: ‘¡No pasarán!’
Ayer a las 01:50 por HispanoCortés501

» Ceuta pide ayuda al Ejército para hacer frente a la oleada de inmigrantes
Ayer a las 01:44 por HispanoCortés501

» Una senadora de Podemos duda de la españolidad de Ceuta y Melilla
Ayer a las 01:43 por HispanoCortés501

» Declaración conjunta del Presidente Juncker, el Presidente Rajoy y el Primer Ministro Costa sobre el acuerdo amistoso a propósito del asunto de Almaraz
Vie Feb 24 2017, 22:15 por Valle

» 23-F: Quintana Lacaci y su promesa a Franco
Vie Feb 24 2017, 17:52 por BRUC

» Bripac recupera la bandera de su primera operacion de guerra
Vie Feb 24 2017, 16:41 por BRUC

» Maniatan y dan una paliza a un cura de una parroquia de Coslada para robarle
Vie Feb 24 2017, 16:36 por Neilo65

» El “bizcochazo real”
Vie Feb 24 2017, 16:34 por Neilo65

» Carmena quiere poner a los madrileños a tejer la bandera del Orgullo Gay
Vie Feb 24 2017, 15:26 por Neilo65

» El coletas hace apologia del terrorismo al estilo Etarra
Vie Feb 24 2017, 13:24 por Invitado

» El tiempo pasa todo sigue igual o peor…
Vie Feb 24 2017, 09:40 por Antonio García Fuentes

» Urdangarin, libre sin fianza por su "arraigo y conducta"
Jue Feb 23 2017, 22:10 por Neilo65

» El repartidor que zanjó con una torta la broma del 'caranchoa' alega miedo
Jue Feb 23 2017, 22:00 por Neilo65

» Rajoy lo ha dicho en el Senado: “No hay que magnificar”
Jue Feb 23 2017, 09:35 por Antonio García Fuentes

» LA FRASE - MITAD MONJE MITAD SOLDADO
Miér Feb 22 2017, 19:30 por RICHI

» Aquí la voz de Europa
Miér Feb 22 2017, 18:54 por Juanma_Breda

» Una más por aquí!!
Miér Feb 22 2017, 18:49 por niunpasoatras.org

» Alfonso: «Guardiola debió renunciar a la selección, y Piqué está en la misma tesitura»
Miér Feb 22 2017, 15:19 por Mastieno

» Paises mas temidos por otras naciones
Miér Feb 22 2017, 14:53 por Neilo65

» La Memoria Histórica de Cartagena también ataca a Millán Astray
Miér Feb 22 2017, 14:35 por Neilo65

» ESCRITOS DE Y PARA EL ALMA 8 LA FILOSOFÍA... ¡A LA HOGUERA!
Miér Feb 22 2017, 10:17 por Antonio García Fuentes

» EL GRAN ERROR DE ESTA DEMOCRACIA
Mar Feb 21 2017, 23:25 por RICHI

» El Congreso gastará 230.000 euros en cambiar sus cocinas y electrodomésticos
Mar Feb 21 2017, 20:53 por Clemente

» Una familia italiana acoge a un refugiado y viola dejando embaraza a la hija de 12 años
Mar Feb 21 2017, 16:17 por Neilo65

» Hallado Zelandia, un enorme continente sumergido en el Pacífico
Mar Feb 21 2017, 15:22 por BRUC

» El cerebro' de los atentados del 11-M es puesto en libertad tras sólo 12 años de cárcel
Mar Feb 21 2017, 15:04 por Juanma_Breda

» Alberto Garzón defiende que el opositor venezolano Leopoldo López esté en la cárcel "por golpista"
Mar Feb 21 2017, 15:02 por BRUC

» Decenas de refugiados queman coches y atacan a la policía en Estocolmo.
Mar Feb 21 2017, 14:54 por Juanma_Breda

» Los Mossos detendrían a Forcadell y Puigdemont si lo ordena un juez
Mar Feb 21 2017, 13:25 por Agustín1968

» Blas Piñar la España de hoy
Mar Feb 21 2017, 08:19 por APKSPAIN

» BOBOS DE LA TRIBU
Mar Feb 21 2017, 00:38 por La Revolución por Hacer

» La lucha ideológica en las Universidades
Lun Feb 20 2017, 19:19 por La Revolución por Hacer

» Resumen de los partidos anti-inmigración de Europa (I): Front National (Francia), Afd (Alemania), FPÖ (Austria), Reino Unido, Holanda, Bélgica y Suiza
Lun Feb 20 2017, 19:00 por Juan Garcia

» La Legión Española
Lun Feb 20 2017, 14:21 por HIMNOSHISTORICOS

» Mi música, tu música, nuestra música
Lun Feb 20 2017, 14:14 por HIMNOSHISTORICOS

» EL ROBO DE ESPAÑA Y LOS ESPAÑOLES RESUMIDO EN CORTO ESPACIO
Lun Feb 20 2017, 10:36 por Antonio García Fuentes

»  La II Republica española
Dom Feb 19 2017, 18:10 por Valle

» RAMBLA LIBRE .COM / CIEN MIL PAYASOS Y SETENTA MIL TONTOS ÚTILES
Dom Feb 19 2017, 17:11 por PODER JUDIO

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

La mujer maltratadora: El tabú silenciado

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La mujer maltratadora: El tabú silenciado

Mensaje por José Francisco el Dom Ago 31 2014, 12:06



José Luis Cano Gil*.- (A todos los hombres humillados por sus mujeres y discriminados por la sociedad). Todos conocemos el grave problema del maltrato físico o emocional que muchos hombres infligen a sus mujeres. Pero hay también otra plaga, no menos extendida, que es la violencia emocional o física de muchas mujeres contra sus parejas masculinas. Como ya existe abundantísima información sobre el primer asunto, examinaremos aquí con cierto detalle el segundo -un drama tabú-, a fin de obtener una visión más completa de la terrible violencia doméstica (1).

Ante todo, cabe entender toda violencia familiar como un síntoma neurótico surgido de profundos conflictos emocionales de sus miembros, y a menudo de severas patologías de la personalidad. En el caso de las mujeres, además, es un hecho que muchas de ellas no se emparejaron desde un principio a partir de un genuino amor a su pareja -y ni siquiera al varón en general o con unas mínimas aptitudes para la empatía y la convivencia-, sino desde apremiantes necesidades prácticas o neuróticas (p.ej., huir de la familia, vacíos emocionales, embarazo no deseado, deseo de tener hijos, interés económico, imitación social, etc.) (2). Así, tras las primeras semanas de romance y en cuanto la mujer asume su nuevo estatus de casada (o incluso desde mucho antes), muchas de ellas comenzarán a descargar sus amarguras inconscientes contra su chivo expiatorio más cercano: sus maridos. (Y, por supuesto, también contra sus hijos (3) u otras personas e incluso contra sí mismas. Pero éste es un tema que no abordaremos aquí). Comenzará, entonces, la pesadilla secreta de los hombres maltratados.

La conducta de estas mujeres es siempre la misma: culpan de forma exclusiva, continua y desproporcionada a sus parejas masculinas de los problemas inherentes a toda convivencia, presentándose ellas mismas como las víctimas ajenas e inocentes de todo. No hay diálogo, no hay autocrítica, no hay afecto, no hay disculpas; la percepción de la mujer es siempre inequívoca y furiosa: “¡es por tu culpa, eres un egoísta, eres un inútil, eres un idiota, eres un desagradecido, eres un hp…! Y desfoga inagotablemente contra él toda su rabia y su desprecio.

Si el hombre se muestra cariñoso, se burla de él (“eres un pesado, eres un crío, siempre estás con el sexo, sólo piensas en ti”). Si se defiende, entonces lo amenaza (“a mí no me hables así, tú qué te has creído, te denunciaré”). Si se repliega sobre sí mismo para protegerse, se queja (“no me haces caso, me tienes abandonada, nunca me has querido”). Y si el hombre, demasiado inmaduro y dependiente de la figura femenina (a causa de sus carencias maternales y sexuales), se rinde definitivamente y se somete mansamente a su mujer, entonces ella aún lo detesta más (“eres débil, eres patético, un calzonazos, me das asco”). Etcétera. De modo que, haga él lo que haga, ella siempre encontrará la manera de deformar la realidad para justificar su compulsiva necesidad de agredirlo y humillarlo. (4)

En los casos moderados, estas mujeres son simplemente mandonas, exigentes, desdeñosas y manipuladoras con sus parejas (5). Cuando, en cambio, su narcisismo es ya patológico (p.ej., sufren verdaderos trastornos de personalidad), su violencia emocional será terrible (6), y también puede ser fácilmente física (bofetadas, arañazos, patadas, golpes con objetos, amenaza con objetos punzantes o armas, etc., e incluso homicidio). Pero, muy significativamente y a pesar de tanto dolor y odio, no suelen hacer nada para separarse de sus maridos, ni tampoco están dispuestas a renunciar a los bienes -dinero, lujos, prestigio social, amistades- que su “enemigo” pueda proporcionarle. Más aún, algunas de estas mujeres, aun pudiendo trabajar, no quieren hacerlo, O, si trabajan, guardan su dinero para sí mismas negándose a veces a compartir los gastos domésticos, con la excusa de que su pareja debe mantenerlas en “justa compensación por lo mucho que sufren por su culpa”. Este tipo de actitudes demuestra claramente la psicodinámica narcisista y explotadora en todos los sentidos (emocional, económico, a veces incluso sexual) de estas mujeres (7). Obviamente, cuanto más dinero gana el hombre, más feroz puede ser esta explotación.

Ante semejante situación, muchos hombres buscarán consciente o inconscientemente el amor y el sexo en otra parte, es decir, tenderán a ser infieles. Cuando son finalmente descubiertos (lo que suele ocurrir, a menudo porque ellos mismos buscan inconscientemente el castigo que creen merecer), la brutalidad más absoluta caerá sobre ellos. La esposa engañada, dolida, resentida, fuera de sí, gritará: “¡ya lo sabía yo, eres un canalla, todos los hombres sois iguales, ¿quién es esa p…?, ¡ella se va a enterar!”, etc.. Y escenificará todo tipo de escándalos privados y públicos, manipulará y se entrometerá en las vidas de terceros, etc. La exageración de su respuesta dependerá también de su educación y de su entorno familiar y sociocultural.

¿Son los celos o el dolor ante la posible pérdida del amor de su pareja lo que motiva estos estallidos, como ellas piensan? En absoluto. El tormento de estas mujeres es la humillación insoportable de su inmenso orgullo herido, y la no menor frustración de haber perdido el control sobre la vida y la conducta del hombre, y que otra mujer pueda asumir este dominio. Porque, si la mujer violenta necesita sentirse omnipotente, ¿cómo podría sobrevivir emocionalmente sin una víctima a la que aferrarse? Hay, pues, un fondo de terror y envidia en la furia de la engañada. Y, llegada a este punto, suele reaccionar de dos maneras básicas: o bien aumentará su odio contra la pareja durante meses (o años, por mucho que éste se haya arrepentido sinceramente mil veces). O bien exigirá el divorcio inmediatamente. Ambas reacciones demuestran su desvinculación afectiva básica respecto al hombre, es decir, su nulo interés inconsciente por conservar un “amor” que, en rigor, nunca existió. Los procesos legales de separación tenderán a ser extremadamente conflictivos y, debido a los prejuicios sociales y las leyes ideologizadas, a menudo cruelmente abusivos contra el varón.

Muchos hombres, naturalmente, no soportarán este infierno (8). Algunos buscarán alivio en el alcohol, las drogas, la prostitución, el trabajo o los amigos -dando así más pábulo a su mujer-, o desarrollarán trastornos psicológicos severos (depresión, violencia, problemas laborales, disfunciones sexuales, etc.)… sin atinar, desde luego, a divorciarse. Pese a sus tormentos y a menudo desde graves inmadureces afectivas o problemas de personalidad, son infantilmente dependientes de su verduga, a la que sienten inconscientemente como una madre justiciera que, en realidad, “suele tener razón y les da su merecido” (9). Son hombres débiles, inseguros, inhibidos, sin autoestima (aunque puedan tener un gran brillo en lo social, profesional, etc.), y sufren en secreto sintiéndose habitualmente confundidos, culpabilizados, anulados por la esposa. Les cuesta mucho discernir qué sienten, qué piensan, qué desean hacer ellos mismos con su matrimonio y con su vida, con independencia de la voluntad de la mujer, que tienen interiorizada de forma obsesiva.

De momento, no les cabe esperar mucha comprensión por parte de la sociedad, que contempla su problema con incredulidad, ironía o indiferencia. Después de todo, ¿no es muy habitual la relación entre una mujer “de carácter” y un hombre “obediente”? ¿No se dijo siempre que ellas son “princesas” y “madres” y que siempre mandaron “en casa”, mientras ellos “trabajan y pagan”? ¿Y no pensamos también que ellas son sensibles y amorosas por naturaleza, mientras que ellos son brutos, egoístas y educados para no llorar? ¿Por qué quejarse, entonces? Mientras “la sangre no llegue al río”…. Por eso, social y oficialmente, el sufrimiento masculino a manos de su mujer “no existe”.

Pero el tabú de la mujer maltratadora no sólo es perjudicial para los hombres, sino también, obviamente, para ellas mismas. Para las relaciones entre los sexos. Para el amor y la creación de familias. Para la crianza y la felicidad de los hijos. Para la paz y la justicia social. Etcétera. Este tabú impide a mujeres y hombres concienciar y resolver las bases neuróticas de su sadomasoquismo compartido. Las mujeres violentas, como los hombres violentos, no lo son por maldad o por gusto, sino por tremendos déficits emocionales infantiles. A causa de ello son niñas vacías, inestables, rabiosas, desesperadas. Por eso necesitan un “huésped” al que aferrarse y violentar. Desgraciadamente, muchísimas de ellas -dada la aquiescencia social- jamás advertirán su problema. Sólo sus víctimas, a veces, llegarán a pedir ayuda terapéutica y/o legal.

Dejo, en fin, estas reflexiones con la esperanza de que ayuden a arrojar un poco de luz sobre un problema muy extendido y, por negado, doblemente dramático.

1. Por motivos didácticos, en este artículo nos referiremos tácitamente a los matrimonios, aunque el fenómeno es casi idéntico en cualquier tipo de convivencia.

2. Lo mismo sucede, obviamente, con muchos hombres. La psicodinámica de la violencia es similar en ambos sexos.

3. Una gran parte del maltrato emocional y físico en las familias, sobre todo contra los niños, proviene de sus madres.

4. Lo que caracteriza a la persona maltratadora no es que el otro no pueda ser también problemático (a menudo el maltrato es mutuo), sino que se siente por encima de toda autocrítica, de modo que cualquier posibilidad de comprensión, diálogo y solución está descartada de antemano. En realidad, la necesidad primordial inconsciente del maltratador/a es usar al otro/a como chivo expiatorio de su propia infelicidad intrínseca. Ver también “El narcisismo”.

5. Un ejemplo cualquiera visto en la calle: una pareja joven sale de un centro comercial. Hace mucho frío. Él va cargado con cuatro grandes bolsas y ella camina a su lado con las manos cómodamente metidas en los bolsillos. De pronto, unas testigas de Jehová se les acercan, cambian unas palabras con la mujer y le entregan una pequeña revista. Las testigas de Jehová se van. Al momento, la revista cae de la mano de la mujer y ésta, metiéndose de nuevo las manos en los bolsillos, se detiene y ordena al chico: “recógela”. Éste, refunfuñando, deja trabajosamente las bolsas en el suelo, obedece y le entrega la revista.

6. Por ejemplo, gritos, burlas, críticas, insultos, humillación privada y pública, indiferencia, coacciones, amenazas, prohibiciones, castigos, chantaje emocional y sexual, acoso físico y telefónico, mentiras, venganzas, destrozo de objetos personales, falsas acusaciones, falsas denuncias, celos paranoicos, envidias patológicas, lavado de cerebro, manipulación de los hijos, parientes y amigos, etc.

7. La persona narcisista, por definición, no puede vivir sin aferrarse y dominar/explotar al otro/a.

8. Un infierno voluntariamente silenciado por la propaganda estatal, de base feminista. Que yo sepa, desde 2006 se oculta en España toda información oficial sobre la violencia femenina contra los hombres. Se considera ideológicamente que cualquier violencia cuya víctima sea una mujer es “cultural”, machista, y no, como es lo habitual, neurótica, similar en hombres y mujeres, y necesitada de urgentes medidas terapéuticas y psicosociales. Por eso, en la práctica, la agresiva lucha contra la llamada “violencia de género” no es más que una vana y destructiva caza de brujas. Ver textos recomendados más abajo.

9. Casi siempre, en efecto, estos hombres sufrieron madres similares, o fueron criados bajo graves carencias, miedos o humillaciones que les hacen ahora “adaptarse” sin resistencias al maltrato. Lo mismo sucede con muchas mujeres violentadas, que también se resisten a separarse o vuelven a menudo con sus maltratadores.

http://www.alertadigital.com/2014/08/30/la-mujer-maltratadora-el-tabu-silenciado/

José Francisco
35-Sargento 1º
35-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2227
Puntos patrióticos : 14026
Reputación : 1812
Fecha de inscripción : 25/07/2014
Edad : 69
Localización : Valencia

http://luzdelunal.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: La mujer maltratadora: El tabú silenciado

Mensaje por Juanma_Breda el Dom Ago 31 2014, 16:02

Amén a eso, y de hecho tengo amigos que sufren o sufrieron ese infierno psicológico con sus mujeres, madres o hermanas.

De hecho tengo un amigo de infancia que sufre un terrible maltrato psicológico de su hermana, él tiene 30 años, y ella 20 o 21.
Él no hace nada, pero su hermana menos hace y encima es poco higiénica y cuando se le critica por algo siempre salta con "¿y tú?", o "no quiero", o mal contestaciones, o echando en cara de cosas del pasado que en su mayoría son mentiras o exageraciones pero que siempre no viene a cuento con el tema.

Por ejemplo ella tiene la terrible manía de escupir en un caso habiendo una gran flema viscosa, asquerosa. Aunque eso esté en el fregadero da asco como es evidente, mi amigo le dijo que no vuelva hacer eso y se lo dijo de buena manera y ella se puso a echar en cara de que él tiene la manía de mojar el baño cuando se afeita. ¿Que tendrá que ver una cosa con la otra?, y lo peor de todo es que ni deja hablar al otro, sino que se pone a interrumpir o simplemente nunca para de hablar para que el otro no le pueda contestar.

Yo ya no puedo ir a la casa de mi amigo por una terrible pelea con su hermana. Ya que tiene unos modales de las que no me puedo callar aunque esté en su casa. Pero mi amigo como está en el paro no puede irse y ella lo sabe y le reprocha que es un vago y que no hace nada, y lo dice una que no es que haga nada, sino menos que nada, y esta encima ni trabaja y ni estudia y muchas veces llega a la casa oliendo porros y mirando a todos sus familiares y sobre todo a su hermano por encima del hombro.
Y resulta que mi amigo al igual que yo, no hay palmo de Cádiz por donde nos podamos mover, que no hayamos dejado un curriculum, pero en las pocas entrevistas que hemos tenido exigían demasiado para nuestro nivel aprovechando los empresarios de la crisis que tenemos.
Aparte que él a diferencia que yo, tiene coche y se ha movido más que yo en poder repartir curriculums y buscar trabajo, pero nada.

Entonces él se amarga, habiendo en su casa un ambiente irrespirable de hostilidad, él no puede irse de la casa porque apenas tiene dinero y entonces solo se encierra en su cuarto cuando no busca trabajo y cosas por el estilo y se sucumbe a los videojuegos más que nada porque no puede hacer otra cosa, también tuve un amigo que se volvió alcohólico por el constante conflicto con su mujer y se volvió putero hasta tal punto que se jactaba de ello en el bar sabiendo que luego se enteraría su mujer, se divorció y con tal de no dar la mitad de la casa con la que él en siete años a sudado sangra para pagarlo prefirió que se lo quedase la hacienda antes de darle un céntimo a su ex. Por fortuna él dejó el alcohol y vive bien con otra mujer.
Pero mi otro amigo no sabe que hacer con su hermana conflictiva, no para de darle la puntilla en lo más mínimo e incluso una vez me contó que mientras ella le insultaba poniéndolo como la mayor mierda que hay sobre la faz de la Tierra, gritandole y hablandole con el mayor desprecio que os podáis imaginar y con una mano empujandolo en el pecho de desprecio y con la otra con el móvil como diciendo "tocame y te denuncio".
De hecho incluso así una vez lo empujó y ella de repente a machorra provocadora, se pasó a victima maltratadora y solo lo empujó sin apenas fuerza o eso me dijo y apunto estuvo de llamar a la policía, solo su madre evitó que tal cosa ocurriera.

Él no sabe que hacer, porque no se puede hablar con ella, y solo no sea con sangre de por medio no hay solución pero eso le va a buscar la ruina ya que él es vigilante de seguridad y sabe que una denuncia así puede perder la placa , una orden de alejamiento o sea fuera de la casa y por tanto su vida arruinada.

No me extraña que hallan tantas mujeres asesinadas en España, si el hombre ve que lo va a perder todo a favor de ella, dirá que mata a la mujer, luego en la cárcel se hace el loco o simplemente espera que termine la condena y cuando salga vuelvo a tener la casa y cobrando el paro.

Pero aun no quiere llegar a eso, pero se le ve muy amargado y él solia ser una persona alegre.


La cuestión es si habéis llegado a leer todo esto, ¿que hay que hacer frente a este tipo de problemas?

Porque yo no sé como ayudarle y ya no puedo ir a su casa por culpa de su hermana.

Un saludo.

Juanma_Breda
45-Subteniente
45-Subteniente

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 4293
Puntos patrióticos : 30995
Reputación : 12950
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Edad : 34
Localización : Cádiz

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.