El párroco de Llorenç del Penedés había permitido a la ANC colocar la enseña separatista en el pleno. El suceso se produjo durante las fiestas.