Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» El CEIP Rosalía de Castro celebra con una jura de bandera escolar su españolidad y la democracia
Hoy a las 00:14 por Torquemada2014

» NO NOS DESTROCÉIS A LOS HÉROES.
Hoy a las 00:04 por HIMNOSHISTORICOS

» La Guerra de las Naranjas, el origen de la vigente disputa territorial entre Portugal y España
Ayer a las 22:29 por HIMNOSHISTORICOS

» Eslovaquia aprueba una ley para evitar la propagación del islam
Ayer a las 21:44 por HIMNOSHISTORICOS

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Ayer a las 21:37 por Valle

» Lee y escucha la letra propuesta para el himno de España en una iniciativa de Change.org
Ayer a las 18:37 por Neilo65

» Qué fue de… Javier Arizmendi: ¿otro futbolista de extrema derecha?
Ayer a las 15:39 por Juanma_Breda

» "Casa Nostra, Casa Vostra" 300 entidades y personalidades reclaman implicarse en la acogida de refugiados
Ayer a las 14:40 por Juanma_Breda

» ¿Por qué un dictador de izquierdas no es un dictador?
Ayer a las 13:16 por HIMNOSHISTORICOS

» Franco Ese Hombre Pelicula Completa En Español
Ayer a las 12:37 por HIMNOSHISTORICOS

» Biografías de Patriotas Vascongados
Ayer a las 10:57 por ilustrado

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 134 SOBRE EL ESPIRITISMO Y EL UNIVERSO
Ayer a las 09:41 por Antonio García Fuentes

» Cristiano Ronaldo, acusado de evadir 150 millones con varias sociedades en un paraíso fiscal
Ayer a las 07:17 por BRUC

» ¿ Porque Gibraltar es una colonia y Ceuta y Melilla no ?
Vie Dic 02 2016, 22:05 por Valle

» Historia del Camino de Santiago
Vie Dic 02 2016, 20:25 por ilustrado

» Reino Hispano-visigodo
Vie Dic 02 2016, 20:17 por ilustrado

» Así acosan por WhatsApp a una chica de 19 años
Vie Dic 02 2016, 19:26 por ilustrado

» Manifiesto: Cada Nación debe buscar su Movimiento Patriótico
Vie Dic 02 2016, 16:04 por La Revolución por Hacer

» Así fue … Assad: “Putin es el único defensor del cristianismo”
Vie Dic 02 2016, 14:03 por Juanma_Breda

» Patriotas participantes en acto del 20N dan una paliza al activista Lagarder por gritar "Franco, asesino"
Vie Dic 02 2016, 13:11 por Clemente

» TV marroquí ofrece tutorial a mujeres de cómo maquillar huellas de maltrato
Vie Dic 02 2016, 12:46 por El Zorro

» Madrid, París y Ciudad de México vetarán los coches diésel a partir del 2025
Vie Dic 02 2016, 11:05 por BRUC

» Costo y rendimiento de un preso en España
Vie Dic 02 2016, 10:30 por Antonio García Fuentes

» Historia de las Fallas
Vie Dic 02 2016, 10:21 por HIMNOSHISTORICOS

» TEJERO ROMPE SU SILENCIO, LEE ESTA CARTA Y OPINA.
Vie Dic 02 2016, 05:56 por BRUC

» Los secretos del 23F y los GAL pueden tener los días contados
Vie Dic 02 2016, 01:53 por Torquemada2014

» Gabriel Rufián, ese independentista y marxista
Vie Dic 02 2016, 01:53 por Neilo65

» El Ejército, la Policía Nacional, la Guardia Civil, los Mossos de Esquadra y la Guardia Urbana desahuciados del Salón de la Infancia de Barcelona
Vie Dic 02 2016, 01:50 por Torquemada2014

» Novedades de Gibraltar
Jue Dic 01 2016, 22:57 por El Zorro

» Esta es TODA LA INFORMACIÓN de la tragedia aérea de Chapecoense
Jue Dic 01 2016, 22:01 por HIMNOSHISTORICOS

» Vídeos sobre los separatas catalanes, se van a cagar.
Jue Dic 01 2016, 18:40 por ruedex

» Un estudio evidencia la ineficacia de los 'programas de educación sexual'
Jue Dic 01 2016, 17:44 por BRUC

» ¿Han encontrado el oro perdido de Hitler en el naufragio del «Titanic» nazi?
Jue Dic 01 2016, 17:32 por BRUC

» Encuesta sobre simpatía o afinidad política
Jue Dic 01 2016, 16:53 por La Revolución por Hacer

» En un mundo inseguro y que ya da asco
Jue Dic 01 2016, 10:18 por Antonio García Fuentes

» PORRA: FC Barcelona Vs Real Madrid (3-12-2016)
Jue Dic 01 2016, 02:04 por HispanoCortés501

» DONALD TRUMP es una persona de maravilla y PUTIN cree en él.
Jue Dic 01 2016, 01:59 por HispanoCortés501

» Las 10 noticias más censuradas del año 2015 y 2016
Jue Dic 01 2016, 01:56 por HispanoCortés501

» Otegui se queda sin ir a Cuba al no poder sobrevolar el espacio aéreo de Estados Unidos
Jue Dic 01 2016, 01:47 por HispanoCortés501

» EL IMÁN SUPREMO DE CANARIAS EXIGE MÁS AYUDAS Y ADVIERTE: “DE LO CONTRARIO, HABRÁ MÁS TERRORISMO”
Jue Dic 01 2016, 01:45 por HispanoCortés501

» La Unesco declara las Fallas de Valencia Patrimonio de la Humanidad
Jue Dic 01 2016, 01:41 por HispanoCortés501

» Digno de ver: una hispanocubana sacando de quicio a los castristas en un debate televisivo
Jue Dic 01 2016, 01:27 por HispanoCortés501

» El fusilamiento de Muñoz Seca contado por su nieto, Alfonso Ussía
Miér Nov 30 2016, 20:40 por HIMNOSHISTORICOS

» BOBOS DE LA TRIBU
Miér Nov 30 2016, 18:29 por La Revolución por Hacer

» Los indefensos ante la violencia de género
Miér Nov 30 2016, 10:55 por Antonio García Fuentes

» Nacionalismo proteccionista versus Nacionalismo liberal
Miér Nov 30 2016, 01:49 por ilustrado

» Genocidios del Imperio británico
Miér Nov 30 2016, 01:21 por ilustrado

» Más de 200 altos cargos del Gobierno de Puigdemont cobran más que Rajoy.
Miér Nov 30 2016, 00:30 por niunpasoatras.org

» En China aprueban pena de muerte para políticos corruptos
Mar Nov 29 2016, 22:55 por El Zorro

» JUAN GARCÍA CARRÉS
Mar Nov 29 2016, 22:00 por HIMNOSHISTORICOS

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

El asedio de Castelnuovo.

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El asedio de Castelnuovo.

Mensaje por HispanoCortés501 el Dom Oct 05 2014, 02:05


Eran apenas 3.000, pero tuvieron en jaque a todo el ejército turco. Por desgracia, el de Castelnuovo no es un episodio que narre una victoria española, pero, por el contrario, si habla de valentía y heroísmo en el campo de batalla. Y es que, en 1.539 y a miles de kilómetros de España -en la actual Herceg Novi (Montenegro)-, un tercio comandado por Francisco de Sarmiento resistió hasta la muerte el asedio de nada menos que 50.000 turcos durante varios días. Aquella jornada, aunque combatir no sirvió para vencer, si permitió iniciar una leyenda que perdura hasta nuestros días.
Sentaba entonces sus reales posaderas en el trono español Carlos I (V del Sacro Imperio Romano Germánico). No pasaba por una buena época la cristiandad, que veía que las aguas del Mediterráneo escapaban a su control por culpa de un turco, el sultán Solimán, quien –junto al conocido pirata y almirante otomano Barbarroja- se había convertido en un molesto inconveniente para media Europa.
Por ello, y debido a las bofetadas constantes del turco por tierra y mar, no pasó mucho tiempo hasta que la cristiandad decidió formar la Santa Liga, una alianza militar mediante la que Carlos I, Venecia, Austria y el papado pretendían devolver a Barbarroja los espadazos que, durante meses, les había dado con su flota. Era el momento de atacar y derramar sangre en contra del Islam.
La Liga al ataque
Corría el año 1.538 cuando al fin, y con el pendón de la Santa Liga ondeando al viento del Mediterráneo, la alianza cristiana pasó a la acción y dirigió sus picas y arcabuces hacia Montenegro. En este territorio, perdido de la mano de Su Majestad Imperial, se ubicaba en la costa una fortaleza –la de Castelnuovo- protegida por una pequeña división turca que, a priori, nada podría hacer ante el poderío de la flota formada por españoles y venecianos.
(La Santa Liga) se dirigió a Castelnuovo, en el golfo de Cattaro, con el propósito de hacer un desembarco y constituir allí un núcleo de fuerzas que extendiera en aquellas costas el predominio cristiano.
Sabedores de que contaban con superioridad numérica, los aliados se limitaron a bombardear durante horas -desde tierra y galera- las murallas del castillo de Castelnuovo con su artillería. A su vez, pusieron cerco a la fortaleza y bloquearon la entrada a la plaza fuerte para evitar la entrada de víveres. Finalmente, parece que los turcos decidieron no morir por su país pues, al poco tiempo, rindieron la cimitarra a la Santa Alianza.
Sarmiento gobierna Castelnuovo
Con la fortaleza en poder cristiano, a la Santa Liga ya sólo le quedaba dirimir que nación pondría su insignia en las murallas. Esta tarea, como era de esperar, sembró la controversia entre los aliados. Sin embargo, y a pesar de que los venecianos reclamaron para sí la plaza en primer lugar, fueron finalmente los españoles los que tomaron posesión del castillo.
Así pues, los oficiales de Su Majestad Imperial recibieron el honor de quedarse con el lugar, pero también el deber de defenderlo ante el turco (una peligrosa misión pues, entre otras cosas, se hacía casi imposible recibir refuerzos y víveres rápidamente en aquel olvidado paraje del mundo).
Una vez establecida la guarnición que defendería la plaza, el resto de los soldados de la Santa Liga embarcaron en sus navíos y dejaron tras de sí, y a su suerte, a más de 2.500 de los mejores soldados de los que España disponía.
Barbarroja se arma
Sin embargo, y mientras los españoles ultimaban los pormenores del gobierno de Castelnuovo, los turcos preparaban sus sables para cobrarse la venganza por la toma de una plaza que, hasta hacía unos meses, estaba en su poder. Así, el calendario marcaba el año 1.539 cuando el conocido pirata y almirante otomano Barbarroja recibió órdenes de izar velas y partir con sus hombres hacia Montenegro.
«La resolución de Solimán de recuperar Castelnuovo como testimonio de su predominio en el Archipiélago Jónico, tuvo inmediata ejecución al comenzar la primavera de 1.539. Barbarroja reunió 200 velas, 150 galeras reales, bien armadas y provistas, y 70 galeotas, fustas y bergantines. Las fuerzas (que reunió) fueron 10.000 turcos y 4.000 jenízaros en la armada, y 30.000 hombres, con la caballería correspondiente», destaca el experto en su texto. Tan sólo unos meses después, las primeras naves se divisaron desde la fortaleza de Castelnuovo.
La suerte estaba echada para los hombres de Sarmiento quienes, sitiados y sin posibilidad de recibir refuerzos, iniciaron los preparativos para defenderse de aquel gran ejército que llamaba a sus puertas. De esta forma, sin nada más en su zurrón que la firme determinación de resistir lo suficiente como para llevarse al máximo número de enemigos a la tumba, los soldados de los tercios afilaron sus armas y limpiaron sus arcabuces dispuestos a librar su última contienda.
Las huestes de Barbarroja pisaron tierra a mediados de julio, aunque en escasa cantidad. Concretamente, desembarcaron unos pocos cientos de turcos con órdenes de reconocer el terreno. Sin embargo, los enemigos no llegaron a terminar su misión pues, haciendo acopio de toda su veteranía, los españoles les devolvieron al mar a base de pica, daga y arcabuz. La primera ofensiva se tradujo así en victoria para los tercios.
Pero la situación cambió rápidamente a los pocos días cuando Barbarroja ordenó bajar de los buques a sus más de 50.000 hombres. Ante la visión de un ejército de tales dimensiones, los españoles decidieron retirarse de los alrededores y establecerse en la fortaleza de Castelnuovo. Serían derrotados, pero venderían caro el resultado de la batalla. Por su parte, los otomanos dispusieron varias piezas de artillería en las colinas cercanas al castillo e iniciaron un bombardeo constante contra los hombres de Sarmiento los cuales, según Laiglesia, recibieron desde entonces varios centenares de balas de unas 100 libras (aproximadamente 45 Kg.).
A lo largo de varias jornadas, los hombres de Sarmiento demostraron su habilidad empuñando armas, pues resistieron, tajo aquí, sablazo allá, todos los intentos otomanos de hacerse con la fortaleza. Por ello, Barbarroja decidió ofrecer una salida honrosa los soldados de los Tercios al considerar que habían combatido con un valor que quedaría rubricado en las páginas de la Historia.
El Berlebey de la romería, capitán del ejército, escribió a Sarmiento pidiéndole que se rindiese y dejase la tierra a su señor, quien le daría naves para pasar a Apulia con todo lo suyo y sin ningún daño. En cambio, parece que la oferta no gustó demasiado en la pequeña e irreductible fortaleza, pues Sarmiento, tras reunirse con sus capitanes, envió a un emisario con el siguiente mensaje para Barbarroja: «Quel no se pensaba rendir por cosa alguna; antes pensaba morir con toda la gente defiendo la tierra».
El contenido de la respuesta de Sarmiento se ha ido diluyendo a lo largo de los años pues, a su vez, existe otra versión de la conversación apoyada por escritores y expertos como la que recogen Fernando Martínez Laínez y José María Sánchez de Toca en el libro «Tercios de España. La infantería legendaria»: «Los turcos ofrecieron a la guarnición una rendición honrosa, pero los sitiados les desafiaron a “venir cuando quisiesen”». Sea como fuere, lo único cierto es que aquellos soldados le dieron al pirata con el portalón en sus narices turcas.
La meteorología, en contra
Poco más tuvo que decir Barbarroja, y es que, ante la negativa de rendición, ya sólo esperaba la muerte al tercio de Sarmiento. En los días siguientes se acrecentaron las escaramuzas entre los turcos y los españoles -condenados pero todavía vivos, coleando, y con capacidad para atizar más de un arcabuzazo a sus asaltantes-.
De hecho, bien demostraron los defensores su habilidad en las pequeñas contiendas posteriores pues provocaron cientos de víctimas en el ejército otomano. Tan graves fueron los reveses, que el líder enemigo prohibió combatir cara a cara contra los cristianos hasta nueva orden. Y es que Barbarroja sabía que, si tenía paciencia, su poderosa artillería acabaría minando la moral y las vidas de los de Sarmiento.
Así pues, los turcos se limitaron, en el comienzo de comienzos de agosto, a ahorrar fuerzas y lanzar toda la munición posible sobre el castillo. A su vez, y como las desgracias siempre vienen acompañadas de sus ídem, la meteorología se puso en contra de los españoles al cargar contra ellos con el peor enemigo de la pólvora: la lluvia. Esta, convirtió los letales arcabuces en herramientas casi inservibles.
A sabiendas de la situación en la que se encontraban ya los de Sarmiento, Barbarroja ordenó, en la mañana del 7 de agosto, atacar la fortaleza y a sus últimos 600 defensores. Aquellos hombres eran lo único que quedaba de esos 2.500 valerosos españoles que, a miles de kilómetros de España, estaban dando sus vidas por un país que los había abandonado.
Hasta la muerte
En aquel asalto final, los restos del tercio resistieron espada y pica en mano hasta la extenuación. Sin embargo, la superioridad numérica terminó abrumando a los defensores y les obligó a retroceder y abandonar las defensas de las almenas. Pero lo peor estaba aún por llegar pues, durante un combate frenético, el líder que había mantenido con vida las esperanzas españolas -Sarmiento- fue herido en una de sus piernas primero y, posteriormente, asesinado por los turcos.
Ya sin expectativas, los capitanes y soldados españoles restantes fueron cayendo uno tras otro, siempre con sus armas en la mano, frente a una ingente cantidad de enemigos. Finalmente, la crónica de aquella matanza anunciada había tocado a su fin. Los que no fueron asesinados fueron condenados a galeras.
Una vez terminada la contienda, con los soldados de Barbarroja recuperando aún el resuello, los turcos tuvieron que llevar a cabo la desagradable tarea de detallar las bajas sufridas. Los números, como no podía ser de otra forma, les dejaron perplejos, pues contaron entre 12.000 y 20.000 muertos.
Habían acabado con un tercio español, pero también habían iniciado una leyenda que ha llegado hasta nuestros días. «La gesta impresionó a toda Europa y el hecho heroico fue cantado por muchos poetas de aquel tiempo, aunque hoy día pocos españoles (amnésicos de su propia historia) lo recuerden.
http://www.abc.es/historia-militar/20131117/abci-castelnuovo-heroica-resistencia-tercio-201311161817.html

HispanoCortés501
18-Cabo 1º
18-Cabo 1º

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 794
Puntos patrióticos : 27078
Reputación : 3259
Fecha de inscripción : 09/05/2014
Edad : 25
Localización : Bilbao, Vascongadas, España

Volver arriba Ir abajo

Re: El asedio de Castelnuovo.

Mensaje por HispanoCortés501 el Jue Oct 16 2014, 01:46


HispanoCortés501
18-Cabo 1º
18-Cabo 1º

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 794
Puntos patrióticos : 27078
Reputación : 3259
Fecha de inscripción : 09/05/2014
Edad : 25
Localización : Bilbao, Vascongadas, España

Volver arriba Ir abajo

Re: El asedio de Castelnuovo.

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Mar Abr 07 2015, 23:57


HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18884
Puntos patrióticos : 362945
Reputación : 18470
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: El asedio de Castelnuovo.

Mensaje por ilustrado el Sáb Jun 13 2015, 02:15

Defensa de Castelnuovo por Machín de Mungia


Machín de Mungia es seguramente el mungiarra sobre quien durante más tiempo se ha escrito sus hazañas. Se sabe que nació en Mungia a principios del siglo XVI y que combatió bajo las órdenes de Andrea Doria contra los turcos en las batallas de Previsa en 1538. Al año siguiente, luchó en la defensa de Castelnuovo, donde cayó preso a manos de Barbarroja. Así lo demuestran algunos documentos de contabilidad, donde se da conocimiento de su soldada, o crónicas casi contemporáneas como la de Paolo Giovio, humanista italiano y cronista militar de su tiempo. 

Era verano de 1539, en la Costa Dálmata, la defensa de Castelnuovo en Herzegnovi (Montenegro), dependía de unos 4.000 soldados integrados en 6 banderas del tercio de Florencia, 3 del de Lombardía, 2 del de Nápoles, 1 del de Niza y otra 3 mandadas por los capitanes Machín de Mungia, Zambrana y Pedro de Sotomayor, una compañía de caballos ligeros albaneses y griegos, la artillería mandada por el capitán Juan de Urres, una partida de 125 aventureros y una exigua marina compuesta por una fusta, una fragata y tres barcazas. El hospital estaba a cargo de tres frailes de la orden de San Agustín y del médico Bartolomé Romero.


CASTELNUOVO, SIGLO XVI
 

Solimán el Magnífico había decidido recuperar Castelnuovo a cualquier precio, para lo cual envió una flota de 138 galeras y 70 galeotes con 20.000 hombres, de los cuales 5.000 eran jenízaros, unidades de élite del ejército otomano, todos al mando del pirata Barbarroja. Por tierra completaba el cerco Uleman, gobernador turco de Bosnia al mando de 38.000 hombres.

Los españoles, acaudillados por el burgalés Francisco de Sarmiento, maestre de Campo, quedaron abandonados a sus propias fuerzas para resistir el asedio turco, ni Andrea Doria, cuya flota de 47 galeras era cuatro veces inferior a la turca, consideró prudente auxiliarles, pues ello hubiera significado desguarnecer Sicilia y Nápoles, ni la Republica de Venecia, molesta entonces con España, se dignó acudir en su ayuda.

Antes del ataque Barbarroja ofreció una rendición honorable y el embarque de los españoles a sus puntos de origen, lo cual fue rechazado. Sarmiento, en consulta con sus capitanes y oficiales "resolvieron que preferían morir en servicio de Dios y de su majestad y que viniesen cuando quisiesen".

La defensa fue terrible y las bajas causadas al turco resultaron tan importantes que Barbarroja, enfurecido, intensificó de tal forma sus ataques que no dejó piedra sobre piedra. Sarmiento luchó hasta el final "espalda con espalda con los capitanes Juan Vizcaíno y Sancho Frías, rodeados de cuerpos de los enemigos que ellos habían muerto”.




La cabeza del maestre de Campo, puesta a precio por Barbarroja, no pudo ser encontrada y este tuvo que contentarse con un escaso número de supervivientes, entre los cuales estaba el valiente de Machín de Munguía, malherido.

Soleimán propuso perdonar la vida a Machín de Mungia a cambio de prestarle vasallaje y fidelidad. El cronista Sandoval describió en 1620 sobre la bravuconería y fidelidad de Machín de Munguia a su emperador Carlos V, quien era también señor de Vizcaya, y a la Cristiandad, que prefirió morir antes que convertirse al islam y prestar sus servicios al gran turco. Así se muestra en el siguiente pasaje:


“Que como rogasen mucho a Machín de Munguia, que se tornase Turco, y él blasonase arrogantemente, contando, como avia defendido su nao; Barbarroja, ayrandose contra el, le hizo cortar la cabeza.”


 Machín de Munguía murió decapitado el 7 de agosto de 1539. 

Según Sandoval, el asedio les costó a los turcos cerca de 20.000 bajas y el sacrificio español sirvió para retener unas fuerzas que de otro modo hubieran podido causar verdaderos estragos en occidente.

Europa entera se hizo eco de la hazaña como ejemplo del valor español y poetas como Fernando de Herrera, Gutierre de Cetina y Luigi Tansillo lo reflejaron en sus versos.

 


Durante mucho tiempo los cadáveres quedaron sin enterrar y sus huesos a la vista del viajero. Los inmortales versos de Gutierre de Cetina son impresionantes:
"Héroes gloriosos, pues el cielo
os dio más partes que os negó la tierra
bien es que los trofeos de tanta guerra
se muestren vuestros huesos por el suelo.
No por vengarnos, no, que no dejasteis
a los vivos gozar de tanta gloria
que envuelta en vuestra sangre la llevasteis,
sino para aprobar que la memoria
de la dichosa muerte que alcanzasteis
se debe envidiar más que la victoria."


Así enfatizó su valor en la lucha al enfrentarse en inferioridad de condiciones a un poderoso enemigo, como era la Armada del temido Barbarroja. Según relataba Zaldivia, causó admiración entre sus compañeros y entre el propio Andrea Doria.



http://vascongados.blogspot.com.es/2015/06/defensa-de-castelnuovo-por-machin-de.html

ilustrado
32-Sargento 1º
32-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *6*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1952
Puntos patrióticos : 57245
Reputación : 4568
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Castelnuovo: La resistencia feroz de los tercios

Mensaje por Juanma_Breda el Vie Jul 29 2016, 22:31

No presiones a un enemigo desesperado. Un animal agotado seguirá luchando, pues esa es la ley de la naturaleza. – El arte de la Guerra, Sun Tzu.
Desde que en 1453 cayese Constantinopla, el Imperio Otomano se había configurado como una fuerza expansiva que no parecía tener freno. El año 1529, menos de cien años después, “El Turco” avanzaba por Centroeuropa a sus anchas llegando a asediar Viena. Solo una cristiandad unida podría frenar el inefable poder de Solimán el Magnífico. Nacía así la Liga Santa en 1538 encabezada por la mayor potencia de la época, el Imperio Español. Los jenízaros de los que hablábamos la semana pasada encontrarían su contrapunto en los temibles tercios, protagonistas indiscutibles del artículo de hoy, donde 3500 de ellos se enfrentarán a más de 50.00 soldados otomanos.
Según Manuel Fernández Álvarez, Carlos V tenía un objetivo muy claro: la paz universal cristiana. El monarca gantés es posiblemente uno de los emperadores más belicosos de la historia: las guerras contra Francia, las guerras de religión o las revueltas de sus territorios (comunidades, germanías…), no obstante eso no le alejará de este anhelado sueño. Para él, como emperador de los romanos su misión era enfrentarse al enemigo que creía más peligroso. Tal es así que incluso esperó la colaboración de Francia para formar la Liga Santa, sin embargo, Francisco I ya había tenido algún que otro escarceo amistoso con Solimán para destruir al emperador del Sacro Imperio y máximo enemigo. No podemos olvidar que Francisco cayó preso de Carlos en la Batalla de Pavía y que incluso este último le había retado en dos ocasiones a un duelo.

[size=31]La formación de la Liga Santa: Precedentes antes del sitio[/size]

La liga Santa de 1538 está compuesta por tres cabezas visibles de la época. La primera, de la que ya hemos hablado es la del emperador Carlos V que se encontraba enfrentado con Francisco I aliado con Solimán. Con esta política de alianza con la piratería turca y berberisca, Carlos ve amenazado por completo su estatus hegemónico en Europa y sus costas en grave peligro, ya que éstos habían atacado Valencia y las Baleares.
Muchos historiadores consideran que Francisco I vendió en este caso sus ideales en favor de su supervivencia. No podemos olvidar que el monarca galo estaba rodeado de potencias que conjuraban para repartirse el territorio, el imperio de Carlos V prácticamente cubría la mayoría de sus fronteras e Inglaterra en ese momento todavía no se había vuelto protestante y era un poderoso aliado del emperador del Sacro Imperio. Pese a todo, Francia, al tener su monarquía el título de cristianísima, fue invitada aun así a participar en esta alianza. Sin embargo, la rechazó, aunque en un principio pareció que iba a enviar algunas galeras. De Francisco I se intentan extraer algunas garantías de que no va a atacar, por ello se elabora la Paz de Niza en un concilio mediante el cual se elaborarán unas conversaciones para lograr una tregua de diez años.
El hermano de Carlos, Fernando, se enfrentaría como rey de Hungría a los turcos en la frontera del Danubio.
Venecia tenía el control de todo el comercio con la Ruta de la Seda, llegado el momento de máximo esplendor de los otomanos, verá como sus ingresos se reducen al tener que pagar peaje para atravesar sus territorios. Esto causará que se conviertan en su mayor enemigo. No podemos olvidar los lazos comerciales que unen a Venecia y a Anatolia, pues gran parte de sus exportaciones iban para el gran imperio islámico. Aceptaron unirse con tal de que los territorios conquistados en la zona de los Balcanes fueran incorporados a sus fronteras.
Por su parte, Pablo III compone la cabeza de los Estados Pontificios que por su parte temen un desembarco en la península italiana que ponga en jaque sus territorios. No sería la primera vez que Roma tuviera que enfrentarse al peligro de un posible saqueo por parte de musulmanes. Sin embargo, este problema nunca llegó a catalizarse, bien puede ser por la actuación de la Santa Liga. Al papa le preocupaba demasiado esto, así que lo que intenta es crear esta coalición para frenar las ansias expansionistas.
Pablo III

 
En las capitulaciones se establece que la guerra tiene que ser contra el Turco y consiste en enfrentamientos tanto por mar como por tierra. Esto supone un sistema de inteligencia y logística sin parangón en una guerra bastante moderna. Como es evidente, la Santa Liga necesitaba una gran flota para moverse por el mediterráneo, se estableció la cifra de 200 galeras dirigidas por Andrea Doria. 36 serían del papado, 86 de España y 82 de Venecia, aunque nunca se alcanzará esta cifra realmente.
Carlos enviará a 2000 soldados españoles a Hungría para ayudar a Fernando. Por otro lado, se envían cuatro compañías y el tercio de Florencia a Mesina. Allí se encontrarán con 2000 soldados italianos reclutados por Agustín Spínola y el tercio de Sicilia – capitaneado por el protagonista de este artículo,Francisco de Sarmiento-. Allí embarcarán las tropas en las galeras de Andrea Doria y se dirigirán a Tarento para unirse a otros 7.000 españoles. Cruzarán de Italia a los Balcanes hacia la isla de Corfú, donde se reunirían con los venecianos y las tropas del Papa. Allí irían a Preveza, donde se daría el primer fracaso.
Los generales italianos decidieron atacar la fortaleza turca sin esperar al resto de fuerzas, lo que causaría la muerte de bastantes hombres y bienes materiales. Uno de los puntos flacos de la Liga era la infantería y perder tropas en estas situaciones fue un error bastante grave. La fuerza de la Santa Liga contaba con unos 50.000 hombres en total y unos 2500 cañones, incluso las naves de transporte iban fuertemente armadas.
A partir de allí buscarían cazar a Barbarroja, que había formado una flota para contrarrestar a la Santa Liga. No tendrían que buscar mucho, ya que se hizo fuerte en Préveza previendo la llegada del conglomerado cristiano. El general de tierra recomienda un ataque anfibio contra la posición, pero Andrea Doria opina que la flota no está preparada para enfrentarse a semejante enemigo y propone conquistar Lepanto. Los venecianos, al ser un territorio histórico suyo aceptan y ponen rumbo hacia allí.
Pasando por Preveza se encuentran con una avanzadilla turca y son detectados. Entonces estalla el conflicto y se salda con una derrota por parte cristiana, algo que sorprende a todos ya que la flota de Barbarroja era muy inferior y la moral de la Liga era inmensa. Las galeras venecianas ni siquiera entablaron combate. Aquí entra en juego otro personaje imprescindible para los eventos posteriores: Machín de Munguía.
Cuando el corsario otomano atacó la vanguardia de la Liga hundió dos naves y la tercera fue la defendida por la infantería de marina de Machín. Trescientos hombres españoles se vieron rodeados por ochenta y tres naves que les cañonearon sin descanso y después la asaltaron. Previendo esto, los tercios se ocultaron y justo cuando los otomanos llegaron a cubierta salieron a la luz y destrozaron a la primera fuerza de asalto. La confusión y el terror fue tal que las naves otomanas se retiraron aun cuando la superioridad numérica era aplastante. La segunda vez que entraron en la nave de Munguía fue para parlamentar, prometiendo que serían recompensados si se cambiaban de bando. Como era de esperar, el capitán se negó y su única respuesta fue que solo saldrían de ahí muertos.
De nuevo, ochenta naves continuaron el cañoneo, pero no lograron hundirlo aun dejándola inutilizada. Solo murieron veintiocho hombres bajo el mando del superior vizcaíno.
Al final del día las tropas se retiraron a Corfú con treinta naves capturadas y una decena de hundimientos. La última nave en llegar sería la de Machín, éstos improvisaron una vela y consiguieron hacerla navegar aun estando totalmente inutilizada, tanto su timón como otras partes del casco.
Mapa de los movimientos militares antes de Preveza. Fuente: Histocast.com

[size=31]Llegando a Castelnuovo[/size]

El desastre de Preveza es imprescindible para entender todo lo que sucede en Castelnuovo (actual Herceg-Novi, Montenegro). Para redimirse de semejante error, la flota leva anclas en Corfú y se dirige a este lugar que en principio parece de fácil conquista. Solo 350 turcos defendían la plaza fuerte y tenía un relieve muy agreste. En unas primeras escaramuzas en la playa se establece una cabeza a partir de la cual se empezará a bombardear el fuerte por mar y tierra.
La plaza fuerte tenía dos ciudadelas, una al borde del mar y otra en el interior, actualmente la que se encontraba en el interior es un teatro de verano y mantiene las fortificaciones intactas.
Un afortunado error hará que las galeras que bombardean por mar se choquen entre si y se acerquen contra los muros del castillo. Aprovecharán esta situación para elaborar unas escalas con los remos y ascender hacia los muros y entablar combate. Las tropas de tierra, viendo esto, no iban a ser menos y atacan los muros con escalas. La plaza fuerte se rinde tras semejante ataque y la guarnición queda como cautiva perdonando su vida.
Como decíamos anteriormente, toda conquista en terreno Dálmata iba a ir en favor expansionista de Venecia, sin embargo, Andrea Doria decide que se establezcan tropas españolas en su lugar, algo que le enfrenta a la república. Sea como fuere, se acercaba el invierno y las tropas tenían que ser acantonadas en algún lugar. Los hombres de los tercios eran fieras en combate, pero en la paz eran un peligro constante para las poblaciones cercanas, esta puede ser una de las razones por las que dejó a un contingente de 3000 hombres en la plaza fuerte recién conquistada.
Andrea Doria nombrará gobernador de Castelnuovo aFrancisco Sarmiento con varias compañías de distintos tercios con los que formará el tercio de Sarmiento. Entre los capitanes destaca de nuevo Munguía. También contaba con algo menos de un centenar de soldados albaneses.
Sarmiento tendría que mantener una buena relación con los venecianos y las poblaciones cercanas, pero estas tenían que seguir siendo fieles al turco, ya que en caso de rebelarse no podrían ayudarles hasta la llegada de la primavera. No podemos olvidar que las tropas iban a quedar aisladas en ese territorio durante todo el invierno.
Actual teatro de verano de Herceg-novi, antigua ciudadela norte

 

[size=31]Cambian las tornas: Castelnuovo sitiado por El Turco[/size]

Barbarroja había intentado socorrer el sitio, pero no llegó a tiempo. Cuando se avecinó el invierno las tropas de la Santa Liga volvieron a sus puertos, los españoles al sur de Italia, venecianos y romanos a Venecia. El comienzo de la coalición había ido peor de lo esperado, en Préveza podían haber perdido toda la flota y los venecianos no habían actuado como se esperaba. Solimán contestó reforzando la flota para garantizar la hegemonía de Barbarroja y reclutó nuevas tropas de tierra para comenzar una campaña contra Venecia. Éstos, asustados por el poderío otomano, decidieron firmar la paz y la Liga quedó deshecha.
Mientras, el tercio de Sarmiento dirigía la vida pública del nuevo asentamiento, se mezclaban con la población endémica y comerciaban sin muchos contratiempos. Como es evidente, las cosas no iban a tardar en torcerse, las sombras otomanas empezaban a centrar sus ojos en la pequeña fortaleza. Sarmiento tenía muy claro lo que se avecinaba, así que empezó a parapetar y fortificar aún más el territorio mientras enviaba emisarios solicitando ayuda urgente. No obtuvo respuesta de ningún lugar.
La única fuerza que podía ayudarle era la de Juan Doria que tenía 47 galeras en las costas de Apulia, pero semejante flota no era una garantía de nada debido a su tamaño. Muchos historiadores se plantean por qué no fueron evacuados del lugar, todo apunta a que era un castigo de Carlos V a los tercios que se habían amotinado en algunas ocasiones, otros apuntan que no hubo capacidad logística para traerlos de vuelta.
La idea otomana era atacar por dos puntos, por mar con la flota del corsario y por tierra con un ejército comandado por el gobernador de Bosnia. No debemos pensar que el ejército turco era muy puntero, pero si numeroso. A las tropas regulares se unían miles de milicianos pobres armados con lo que tenían a mano como arcos y hondas. De hecho, los cronistas mencionan que algunos no tenían ni calzado.
Sarmiento, se va quedando sin provisiones ya que los venecianos no avituallan la plaza y, además, tiene que hacer frente a un intento de invasión turco. Avisados por un espía los tercios, cazan en campo abierto a estas tropas y las destrozan pudiendo capturar una cantidad ingente de artillería que luego sería muy útil. Los españoles llegan a hacer incursiones a cien kilómetros a la redonda para reconocer el terreno y buscando provisiones. Desgraciadamente, las provisiones tienen que ser racionadas, tan solo 100 gramos de arroz y 9 de alubias por día y soldado. Posteriormente el virrey mandará embarcaciones para aprovisionarles, pero no es suficiente así que arman unas cuantas embarcaciones para darse al saqueo de las costas cercanas.
En junio de 1539 la flota de Barbarroja estaba compuesta por más de 200 embarcaciones con 10.000 soldados y 4000 jenízaros. Como sabía que se había roto la Santa Liga zarpa hacia el Adriático para impedir que Castelnuovo fuera aprovisionado, pero son incapaces de evitarlo con lo que la plaza podría aguantar un sitio más largo. Tras este fracaso, uno de los capitanes de Barbarroja -Dragut- desembarcará cerca del fuerte para recoger agua y establecer una cabeza de playa. Un alférez español se encontraba por allí con 20 arcabuceros recogiendo pertrechos y regresó a Castelnuovo con la información de las fuerzas con las que contaba el enemigo.
El tercio no se iba a quedar quieto, así que envió a varias compañías entre las que destaca la de Machín de Munguía y la caballería albanesa que aún se encontraba allí. El ataque se produce en las orillas donde los turcos sorprendidos tienen que huir, pero más tarde volverán buscando prisioneros. Cuando se acercaron a la plaza fuerte, Sarmiento salió con 600 españoles y arremetió en una arrolladora ofensiva que eliminó a más de 300 turcos y capturó a unos 30 que más tarde contarían los planes de la ofensiva otomana. Dragut tuvo que embarcar de nuevo y huir de la zona esperando la llegada de refuerzos.
Por un accidente con la pólvora, cerca de 30 soldados morirán por sus quemaduras en el interior de la fortaleza.
El sitio como tal comenzará con la llegada de Barbarroja, el gobernador de Bosnia llega un poco después furioso por la derrota que le había propinado a los invasores que había enviado un tiempo antes. En total, el Imperio Otomano había desplegado cerca de 50.000 soldados. Los españoles hacen muchas encamisadas llegando a matar a más de 1000 turcos, incluido a un capitán de jenízaros. Sin embargo, las tropas españolas tendrán que recluirse de nuevo en la fortaleza cuando los otomanos desplieguen su artillería y empiecen a batir la muralla.
Los jenízaros tenían muchas ganas de enfrentarse a los poderosos tercios así que se dedicaban a increparles desde fuera para intentar provocarlos. Más temprano que tarde consiguieron que 800 españoles salieran furiosos de la seguridad de sus muros y cargasen contra los jenízaros. Más de mil soldados de élite murieron y otros tantos fueron heridos, los supervivientes tuvieron que atravesar el mar porque no podían volver al campamento de otra forma. Como es evidente, después de demostrar su valía, los soldados españoles volvieron a la fortaleza.
“Un soldado español vale por dos soldados turcos, pero un jenízaro se basta para abatir a dos españoles” Fue la gota que colmó el vaso de la paciencia española haciendo que salieran de los muros.
Barbarroja no tuvo más remedio que prohibir terminantemente los combates cuerpo a cuerpo porque los soldados cristianos eran muy superiores. El punto determinante de estas victorias es que los soldados españoles estaban mucho más acorazados.
El 23 de julio los turcos envían un renegado a Sarmiento prometiendo una rendición honrosa en la que se les pagaba y se les daría embarcaciones para que se marcharan a donde quisieran. Los tercios podrían conservar sus banderas y su honor al igual que todos sus pertrechos. La oferta era muy tentadora, el tercio de Sarmiento estaba totalmente abandonado, pues Doria le había enviado una misiva en la que le comentaba que el emperador no podía romper el sitio. De hecho, el genovés recomendó al español que se rindiese si la oferta era honrosa.
Sin embargo, Sarmiento cuenta con la opinión de sus capitanes y estos se niegan en rotundo a rendirse ante los turcos. No se iban a rendir por causa alguna más que por la muerte en honor a Dios y al Emperador. Barbarroja, ante esta respuesta, sintió una profunda admiración por los españoles y se reunió con el alférez de Sarmiento para convencerle de que se rindieran, pero fue incapaz. La única solución continuaba siendo la muerte ya que los soldados no podían vivir con honra si se rendían.
No hay que olvidar que la madre de Barbarroja era española andalusí, razón por la que el almirante otomano sabía español.
Comenzó el bombardeo de la muralla que se prolongó durante nueve largos días. Los soldados españoles combatían de día y reconstruían todo de noche. El primer asalto turco sería rechazado con grandísimas bajas para ambas partes, replicas de menor magnitud se sucederían en los momentos posteriores. En una de estas réplicas, los soldados españoles enardecidos por los días de combate sin descanso hicieron huir a los turcos en tal desbandada que hasta arrancaron la tienda de Barbarroja del suelo en la huida. El corsario tuvo que huir a su nave por miedo a ser asesinado. Ese día murieron 6000 turcos y 50 españoles según las crónicas, pero es algo bastante discutido.
Continuaron las encamisadas, hostigaban a los sitiadores y volvían al interior. En ese momento, finalizando julio, más de 1000 españoles habían muerto. Comenzaban las deserciones.
El 5 de agosto comienza el segundo ataque general sobre los muros derruidos de la fortaleza norte, sin embargo, vuelven a ser repelidos. El 6 de agosto los muros de la ciudadela norte (la del teatro) habían sido arrasados, comienza el tercer asalto general con un abrumador empuje otomano que hace retroceder a los españoles. No obstante, los soldados de los tercios tenían un as bajo la manga, habían excavado una mina en el corazón de la fortaleza y la habían hecho explotar, llevándose a cientos de enemigos por delante. La lucha duró toda la tarde, viendo los turcos que habían perdido muchísimos hombres huyeron. De los 280 soldados que tenía la compañía de Sarmiento solo quedaban 12 vivos.
El cuarto asalto general sería reforzado por el grueso de fuerzas que quedaban en la fortaleza. La iniciativa fue llevada por los jenízaros que conquistaron una de las torres y después llegaron a la ciudadela donde hicieron una rampa con los muertos para poder cruzar la muralla. La ciudadela cayó tres veces y fue retomada otras tres, la lluvia impidió que se usase la polvora, así que comenzó una batalla cuerpo a cuerpo muy cruenta. Ese día murieron otros mil españoles, casi todos piqueros. Con los mil soldados que restaban se atrincheraron en la otra ciudadela, la que estaba en el mar.
A estas alturas, el maestre de campo ya estaba muy malherido y envía a su alférez para hacer retroceder a los primeros turcos que inundaban el pueblo para ganar algo de tiempo y trancar la puerta. Las fuerzas del alférez fueron mermadas hasta que solo sobrevivieron cuatro soldados y decidieron volver a la ciudadela, allí les lanzaron una cuerda para entrar, pues el puente de acceso había sido volado y la puerta reforzada. Sin embargo, muchos quedaban fuera, entre ellos su superior, Sarmiento. Éste había recibido tres heridas de flecha en la cara, un tiro en la pierna y varias heridas en el pecho, prácticamente era un muerto en vida, así que cuando intentó lanzarle una maroma, Sarmiento le respondió de la siguiente manera:
“Nunca dios tal quiera que me salve y los compañeros se pierdan sin mí”
En ese momento llegan los jenízaros a la plaza y viendo que la batalla estaba perdida Sarmiento decidió luchar hasta el final formando un cuadro espalda con espalda. Los jenízaros le gritaban que se rindiese, pero decidieron luchar junto con sus capitanes que murieron también a su lado.
Muerto Sarmiento y todos los que habían quedado a las puertas de la fortaleza solo quedaba un último reducto, el castillo del mar, que había servido de hospital. Machín de Munguía y el alférez de Sarmiento son enviados a parlamentar con Barbarroja y la fortaleza se rinde. En el interior quedaban unas 300 personas, la mayoría mujeres y niños. Los jenízaros exigieron que los soldados fueran degollados, pero el corsario decidió comprarlos para salvar su vida al haber luchado con tanto valor.
Cuando Barbarroja se dio cuenta de que entre esos capitanes estaba Machín de Munguía que había dado tantos problemas le ofreció servir al sultán convirtiéndose al islam. Al negarse este fue decapitado.
Murieron cerca de 25.000 soldados enemigos y casi la totalidad de los 3500 españoles. Andrea Doria escribió una carta en la que aseguraba a Carlos V que solo habían muerto 3000 enemigos, esto puede ser mera propagandística ya que el marino genovés intentaba barrer para si, ya que no había movido un dedo para socorrer al tercio de Sarmiento y encima había fracasado en Préveza.
Los supervivientes españoles serían cautivos en las galeras donde terminarían sus días, mientras que otros irían a Constantinopla como triunfo. Entre ellos estarían muchos de los capitanes que huirían de allí y llegarían a Italia tiempo después.
Concluía así una de las mayores gestas de la historia militar y uno de los más importantes ejemplos de una resistencia numantina. Estratégicamente no tendría una gran importancia en el transcurso de la historia, hasta 1571 no se haría otra Liga Santa donde se vencería al turco en la Batalla de Lepanto.
El milagro de Empel – Augusto Ferrer-Dalmau


Juanma_Breda
44-Subteniente
44-Subteniente

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 4155
Puntos patrióticos : 30289
Reputación : 12890
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Edad : 34
Localización : Cádiz

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.