Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» El Ayuntamiento de Sabadell plantea quitar del callejero a Machado, Goya o Quevedo por “españolistas y anticatalanistas”
Hoy a las 03:30 por JoséUEI

» Un grupo antiblanco derriba una estatua en honor a los soldados confederados en Durham (Carolina del Norte, EE.UU.)
Hoy a las 03:27 por JoséUEI

» Citas históricas
Hoy a las 03:23 por JoséUEI

» DELAQUEEL: palabra mágica para cumplir un deseo imposible.
Ayer a las 20:18 por José Francisco

» Rusia pide a Gran Bretaña que devuelva Gibraltar.
Ayer a las 18:46 por Miguel1961

» IDEOLOGIA DE GENERO: LEGALIZACIÓN DE LA PEDOFILIA PRÓXIMAMENTE
Ayer a las 18:43 por HIMNOSHISTORICOS

» Las 40 cosas que debería pensar un juez antes de dictar sentencia
Ayer a las 18:29 por Miguel1961

» Las feministas y el Islam: su perversa alianza
Ayer a las 14:01 por Neilo65

» Malditos los canallas que encubren al islamista que asesinó a una niña en París y acusan a Trump de defender a los “racistas” de Virginia
Ayer a las 13:17 por Neilo65

» los espías islamistas se infiltran en Occidente para aterrorizar a los cristianos
Ayer a las 13:06 por Neilo65

» «Cuando Maduro ordene, estoy vestido de soldado para una Venezuela libre»
Ayer a las 10:42 por HIMNOSHISTORICOS

» ¿Por qué una bandera nazi suscita la condena unánime y las banderas comunistas pasan desapercibidas?
Ayer a las 10:18 por HIMNOSHISTORICOS

» "Analfabetos ha habido siempre pero nunca habían salido de la universidad"
Ayer a las 10:13 por HIMNOSHISTORICOS

» Humor gráfico y chistes
Ayer a las 10:11 por HIMNOSHISTORICOS

» Algunas de sus famosas fuentes y el río de Roma
Ayer a las 09:26 por Antonio García Fuentes

» Mi música, tu música, nuestra música
Mar Ago 15 2017, 23:26 por HIMNOSHISTORICOS

» ESPAÑA 1942.
Mar Ago 15 2017, 23:09 por HIMNOSHISTORICOS

» PUYOL RECONOCIENDO SU ESPAÑOLIDAD
Mar Ago 15 2017, 23:05 por HIMNOSHISTORICOS

» LA ESPAÑA VICTORIOSA
Mar Ago 15 2017, 23:04 por HIMNOSHISTORICOS

» Las visperas de la tragedia en España.
Mar Ago 15 2017, 23:02 por HIMNOSHISTORICOS

» La DIADA de CATALUÑA es MENTIRA. Explicación dentro (tocho).
Mar Ago 15 2017, 21:26 por Valle

» Sale de la cárcel el exlíder de los Joves Socialistas de Elche acusado de difundir vídeos de abusos a bebés
Mar Ago 15 2017, 20:55 por HIMNOSHISTORICOS

» Las tres derrotas que los ingleses no nos perdonarán nunca
Mar Ago 15 2017, 20:38 por Iuris Tantum

» ¿Somos los cristianos intolerantes?
Mar Ago 15 2017, 14:24 por Neilo65

» Melilla retira el monumento 'Héroes de España'
Mar Ago 15 2017, 13:48 por Neilo65

» Separatista analfabeta pide que los no-secesionistas se vayan de Cataluña.
Mar Ago 15 2017, 13:38 por Neilo65

» Roma a la luz del día y por la noche
Mar Ago 15 2017, 10:07 por Antonio García Fuentes

» Una sombrilla con la bandera de España en la playa de La Concha de San Sebastián se convierte en viral
Mar Ago 15 2017, 02:39 por HispanoCortés501

» Ocho falsedades sobre la inmigración e islamización que las élites nos venden como ciertas
Mar Ago 15 2017, 02:32 por HispanoCortés501

» El cantante Francisco: “Si me tachan de facha por amar a España, me siento orgulloso de ser facha”
Mar Ago 15 2017, 02:30 por HispanoCortés501

» España Código Femen: Amazonia empieza en los Pirineos
Mar Ago 15 2017, 02:27 por HispanoCortés501

» Londres intenta frenar el timo de las ‘falsas indigestiones’ de los turistas británicos en España
Mar Ago 15 2017, 02:22 por HispanoCortés501

» ¿ Porque Gibraltar es una colonia y Ceuta y Melilla no ?
Mar Ago 15 2017, 02:14 por HispanoCortés501

» "Barcos y Banderas" VII centenario de la marina de castilla
Mar Ago 15 2017, 02:04 por HispanoCortés501

» Perú defiende la Familia
Mar Ago 15 2017, 02:01 por HispanoCortés501

» «Abraza a un terrorista»: un programa de la policía de Dinamarca para acabar con el terrorismo
Mar Ago 15 2017, 01:56 por HispanoCortés501

» Quince marroquíes contraen la rabia por mantener relaciones sexuales con una burra infectada
Mar Ago 15 2017, 01:55 por HispanoCortés501

» España, los españoles/as/xs y la lengua española son cosas buenas.
Mar Ago 15 2017, 01:48 por HispanoCortés501

» Separatistas andaluces reclaman un Estado que incluye Murcia y Marruecos
Mar Ago 15 2017, 01:45 por HispanoCortés501

» Unos 300 INMIGRANTES asaltan el paso fronterizo de Ceuta – INCLUYE VÍDEO –
Mar Ago 15 2017, 01:42 por HispanoCortés501

» Respuesta contundente de muchos catalanes en apoyo a la Guardia Civil
Mar Ago 15 2017, 01:39 por HispanoCortés501

» Mireia Belmonte (española) bate el record del mundo de 400 de natación.
Lun Ago 14 2017, 22:07 por Valle

» ¿Nueva guerra en Kosovo?
Lun Ago 14 2017, 21:23 por Juanma_Breda

» Vídeos de Humor
Lun Ago 14 2017, 19:44 por HIMNOSHISTORICOS

» LA MARINA Y EL DEPORTE
Lun Ago 14 2017, 19:16 por HIMNOSHISTORICOS

» Un Compatriota más
Lun Ago 14 2017, 19:13 por OBJETIVOUNION

» CAZADORES PARACAIDISTAS 1960
Lun Ago 14 2017, 19:09 por HIMNOSHISTORICOS

» EL MADRID DE 1957 Y EL DESFILE DE ESE AÑO.
Lun Ago 14 2017, 19:00 por HIMNOSHISTORICOS

» LA SEMANA NAVAL DE BARCELONA EN 1966
Lun Ago 14 2017, 18:57 por HIMNOSHISTORICOS

» Busco Camaradas
Lun Ago 14 2017, 16:38 por Valle

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

¿PUDO FRANCO SALVAR A JOSÉ ANTONIO?

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿PUDO FRANCO SALVAR A JOSÉ ANTONIO?

Mensaje por Aingeru el Sáb Oct 11 2014, 20:21

¿PUDO FRANCO, SALVAR A JOSÉ ANTONIO?

INTRODUCCIÓN

Me he permitido la libertad, de crear este artículo basándome de forma principal en un capítulo del libro de Ramón Garriaga, cuyo título es “Franco-Serrano Suñer. Un drama político”. El capítulo al que hago referencia y sobre el que me apoyo en el presente artículo, es “Salvad a José Antonio”. Es un libro muy interesante, y que recomiendo su lectura y valoración de datos, ya que considero sinceramente, que explica no una verdad, si no la verdad de un periodo cerrado de la historia de España, y además, un periodo estigmatizado por una pseudo-historia que empezaron a escribir los vencedores de una guerra civil cruel, y terminaron de hacerlo los perdedores de la misma, obviando la esencia de la figura de un hombre que de haber sobrevivido a la injusticia de su propio asesinato, muy posiblemente la historia habría sido diferente ayer, y hoy. Sirva pues el presente, como homenaje al extraordinario escritor Ramón Garriaga, en su recuerdo, con mi más profundo agradecimiento.

Al mismo tiempo, se hace referencia también a otros títulos dignos de tener en consideración, como por ejemplo es el caso del autor Stanley G. Payne, que entre otros,  publicó un libro que habla sobre el caso, y la historia del fascismo español, que mucha gente desconoce. Nos referimos al título “ Franco y José Antonio. El extraño caso del fascismo español”, publicado por Planeta, que recorre la historia del falangismo desde comienzos de los años treinta hasta la desaparición del Movimiento Nacional, como partido oficial, en 1977 Pero las relaciones entre Franco y José Antonio, hijo del dictador Miguel Primo de Rivera vertebran este ensayo de Stanley Payne,  uno de los historiadores extranjeros que más se ha ocupado de la España contemporánea, y para mi gusto, uno de los mejores. En la imagen, José Antonio Primo de Rivera.



Stanley Payne observa en su trabajo diferencias entre el fascismo español y sus homólogos de Alemania y de Italia, también distintos entre sí. "El fascismo español", según payne, era débil y, de hecho, se convierte en un movimiento de masas sólo gracias a un desastre total como fue la guerra civil. Luego se instala en el poder, pero sin ejercerlo en realidad, porque Franco neutralizó e instrumentalizó a la Falange. Por otra parte, José Antonio miraba más a Benito Mussolini como modelo que a Adolfo Hitler. Al igual que los italianos, los fascistas españoles profesaban un claro catolicismo, no como los alemanes, y no eran racistas ni antisemitas. De hecho, el régimen de Mussolini fue más bien projudío hasta 1938. Lo que es bien cierto es que Franco impidió durante su larga dictadura que apareciera algún sucesor carismático del fundador de Falange y fue arrinconando, uno a uno, a todos los que aspiraban a la jefatura falangista. Así buscó a dirigentes como José Luis Arrese, que le mostraron lealtad y sumisión absolutas. Una mayoría de falangistas, afirma Payne, una vez cumplida la prioridad de ganar la guerra civil, se resignó a los hechos consumados. La comodidad de estar instalados en cargos públicos dentro del Movimiento o el temor a desmarcarse de Franco neutralizaron las ansias de revolución social de los falangistas de la primera hora. Todo el franquismo estuvo teñido de una mitificación casi religiosa de la figura de José Antonio, un protomártir muerto a los 33 años, como Jesucristo, y cuyo retrato presidió centros oficiales, escuelas y hospitales hasta que se aprobó la Constitución en 1978. Un José Antonio muerto resultó ser un símbolo muy útil para Franco, y de esto último, y de esto último, no creemos que exista ninguna duda para los defensores de una u otra postura, es decir, para los que piensan en el antagonismo del falangismo primorriverista y el franquismo, y para los que opinan que no existió tal enfrentamiento ideológico.
 
El historiador estadounidense califica de casi inexistente la presencia del fascismo en la política de la España de hoy y cree que es el más débil de Europa, de esto, tampoco tenemos la menor duda, pero hay que tener en cuenta que la experiencia de la dictadura está muy reciente en la memoria de la gente y que el nacionalismo español todavía se asocia con una tendencia sectaria y autoritaria, tal y como señala Payne en su libro, y no le falta razón, habida cuenta de otro dato, y es la gran cantidad de partidos de ideología nacionalista o patriota, como quiera llamársele, con un efímero apoyo, y con una falta total de consenso entre ellos, lo que en cierta manera, imposibilita la oportunidad de cosechar cualquier tipo de pretensió0n positiva.
No olvidemos, y esto no es una opinión personal, que el franquismo y el falangismo eran dos posturas contrapuestas, dos pensamientos antagónicos, y me refiero, al falangismo llamado primorriverista, esto, repito, no lo digo yo, lo dicen los propios libros de historia, y precisamente no la historia escrita por el bando perdedor en aquella guerra civil, ya que sólo baste recordar que en Salamanca, los falangistas primorriveristas fueron perseguidos a tiros por el régimen de Franco, pero claro, siempre hay quien asegura que esto es una infamia, de todas formas, la cuestión está servida, baste que cada cual, por su cuenta, investigue la certeza o la falsedad de la misma. En la imagen siguiente, Stanly G. Payne.


Nuestra visión sobre la figura del falangismo primorriverista, término este último al que hago alusión de forma personal, no es dividir la esencia de un pensamiento político que, como ya he dicho antes, se ha visto marcado en la historia con un papel de seguidismo ciego y absoluto del franquismo, cuando en realidad, a razón de la literatura que hemos podido recabar de la propia autoría de José Antonio, o de la propia ideología del falangismo en sus inicios, pienso que ambos pensamientos fueron antagónicos en esencia, y que más bien fue el franquismo quien aprovechó el ideal del falangismo como movimiento político que diera carácter al régimen, tras la muerte de José Antonio, el gran ausente. No podemos obviar que el franquismo tenía como en un principio como modelo a seguir la Italia de Mussolini, un grado inferior de totalitarismo, comparado con la Alemania nazi o, más aún, con la Rusia de Stalin, y supo aprovecharse no ya solo del falangismo después de Primo de Rivera, si no del resto de las llamadas familias del régimen.

Sobre las mitificaciones del franquismo, y a su vez, del falangismo primorriverista, o del falangismo que creció después de la muerte de su fundador,  no vamos a extendernos más que lo preciso para dar soporte a la idea principal del artículo, ya que esto sería merecedor de un trabajo mucho más extenso, pero si creo que sería conveniente romper de una vez por todas con esos mitos que la historia superficial a colgado en la espalda del falangismo como un sanbenito que en su fase primigenia nada o poco tuvo que ver con la realidad. Si que es cierto que el franquismo y el falangismo de José Antonio tuvieron puntos de encuentro en común, pero no es menos cierto que los desencuentros tampoco eran casuales ni de menor consideración.

Aparte de las lecturas que he mencionado, recomiendo también la de Javier Tusell, que aunque no es autor de gran agrado para mi, personalmente, sí tiene un interesante título, “La Dictadura de Franco”, para comprender algunos matices de relación.

Ante la certeza de que estas opiniones puedan ser merecedoras de críticas y rasgadura de vestiduras en contra, hago caso a la recomendación de una persona con la que tuve el gran honor de conversar en su momento, me refiero a la catedrática de historia Rosario de la Torre, quien a raíz de una consulta y dándole a entender que determinadas opiniones mitificadas podrían traer la controversia, me indicó la sana costumbre de recomendar la lectura, y eso es lo que desde estas líneas, hago.

Aprovecho la oportunidad de esta introducción, para plantear la pregunta que en síntesis, se dedica a intentar responder el presente trabajo. ¿Pudo Franco salvar a José Antonio?, aunque, desde luego, no es la única, ya que a tenor de lo que va apareciendo en el transcurso del mismo, se plantean otras cuestiones que a fin de cuentas, no pretender cambiar la sensibilidad perceptora del lector, pero, por lo menos, si darle un motivo de interés para que, bajo su criterio, determine si merece o no la pena detenerse un instante a recapacitar.

En el siguiente capítulo, hablaremos del título EL FRACASO ELECTORAL

http://navegandoenelrecuerdo.blogspot.com.es/


Última edición por Aingeru el Sáb Dic 27 2014, 09:21, editado 1 vez
avatar
Aingeru
12-Cabo
12-Cabo

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 498
Puntos patrióticos : 17186
Fecha de inscripción : 06/04/2014
Localización : Pamplona

http://navegandoenelrecuerdo.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿PUDO FRANCO SALVAR A JOSÉ ANTONIO?

Mensaje por URSINO el Sáb Oct 11 2014, 21:02

Interesante y siempre debatido, hasta el final de los tiempos, asunto. Es un hecho de la historia de España muy complejo, así que enhorabuena por lidiar este morlaco.
Sobretodo, la azarosa y disparatada idea forjada en algunos sectores de falange de la orden dada por Franco a un comandante de submarino alemán para liberar a José Antonio y llevarlo a Burgos, otros dicen que a Berlín. Hay debates muy interesantes sobre esto. p.ej: Entre Sigfredo de Hilliers y Ceferino Maestú, interesantísimo, en una parte de este enlace

http://elmunicipio.es/2014/09/exclusiva-para-elmunicipio-es-carta-de-sigfredo-hillers-a-ceferino-maestu/

Recomiendo, a mi vez el creo imprescindible, libro de José María Val, "Por qué no fue posible la falange".
Es un librito de sólo 107 páginas que condensa de admirable ésta y otras cuestiones relacionadas.

Está en este enlace:
https://www.dropbox.com/sh/8u3n9idcikr9kgz/AAC7STeleXDpEO8hjNyFrpeJa?dl=0

Saludos


avatar
URSINO
35-Sargento 1º
35-Sargento 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2273
Puntos patrióticos : 28283
Fecha de inscripción : 14/06/2014
Localización : JAÉN-ESPAÑA

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿PUDO FRANCO SALVAR A JOSÉ ANTONIO?

Mensaje por Aingeru el Sáb Oct 11 2014, 21:49

@URSINO escribió:Interesante y siempre debatido, hasta el final de los tiempos, asunto. Es un hecho de la historia de España muy complejo, así que enhorabuena por lidiar este morlaco.
Sobretodo, la azarosa y disparatada idea forjada en algunos sectores de falange de la orden dada por Franco a un comandante de submarino alemán para liberar a José Antonio y llevarlo a Burgos, otros dicen que a Berlín. Hay debates muy interesantes sobre esto. p.ej: Entre Sigfredo de Hilliers y Ceferino Maestú, interesantísimo, en una parte de este enlace

http://elmunicipio.es/2014/09/exclusiva-para-elmunicipio-es-carta-de-sigfredo-hillers-a-ceferino-maestu/

Recomiendo, a mi vez el creo imprescindible, libro de José María Val, "Por qué no fue posible la falange".
Es un librito de sólo 107 páginas que condensa de admirable ésta y otras cuestiones relacionadas.

Está en este enlace:
https://www.dropbox.com/sh/8u3n9idcikr9kgz/AAC7STeleXDpEO8hjNyFrpeJa?dl=0

Saludos



Gracias por tu comentario, Ursino, espero poder estar a la altura, y gracias por los enlaces que aportas, aunque el artículo ya está terminado, pero pueden servir para aprender más sobre la cuestión. Va por ustedes.
avatar
Aingeru
12-Cabo
12-Cabo

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 498
Puntos patrióticos : 17186
Fecha de inscripción : 06/04/2014
Localización : Pamplona

http://navegandoenelrecuerdo.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿PUDO FRANCO SALVAR A JOSÉ ANTONIO?

Mensaje por URSINO el Sáb Oct 11 2014, 22:07

@Aingeru escribió:
@URSINO escribió:Interesante y siempre debatido, hasta el final de los tiempos, asunto. Es un hecho de la historia de España muy complejo, así que enhorabuena por lidiar este morlaco.
Sobretodo, la azarosa y disparatada idea forjada en algunos sectores de falange de la orden dada por Franco a un comandante de submarino alemán para liberar a José Antonio y llevarlo a Burgos, otros dicen que a Berlín. Hay debates muy interesantes sobre esto. p.ej: Entre Sigfredo de Hilliers y Ceferino Maestú, interesantísimo, en una parte de este enlace

http://elmunicipio.es/2014/09/exclusiva-para-elmunicipio-es-carta-de-sigfredo-hillers-a-ceferino-maestu/

Recomiendo, a mi vez el creo imprescindible, libro de José María Val, "Por qué no fue posible la falange".
Es un librito de sólo 107 páginas que condensa de admirable ésta y otras cuestiones relacionadas.

Está en este enlace:
https://www.dropbox.com/sh/8u3n9idcikr9kgz/AAC7STeleXDpEO8hjNyFrpeJa?dl=0

Saludos



Gracias por tu comentario, Ursino, espero poder estar a la altura, y gracias por los enlaces que aportas, aunque el artículo ya está terminado, pero pueden servir para aprender más sobre la cuestión. Va por ustedes.

Gracias a tí por aportar la calidad de tan importante suceso de nuestra Historia, que tantas implicaciones tuvo posteriormente.
avatar
URSINO
35-Sargento 1º
35-Sargento 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2273
Puntos patrióticos : 28283
Fecha de inscripción : 14/06/2014
Localización : JAÉN-ESPAÑA

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿PUDO FRANCO SALVAR A JOSÉ ANTONIO?

Mensaje por BRUC el Dom Oct 12 2014, 07:20

Es un tema para un amplio debate, no hay duda, y que seguramente no deja contento a nadie. Yo solo quiero, a grosso modo, hacer unas observaciones que se me antojan importantísimas.

1º- En el momento de los hechos narrados España está sumida en un proceso bélico crucial, por tanto las acciones tomadas hay que verlas desde ese punto de vista. Las operaciones no se ejecutan de igual modo desde un despacho en tiempos de paz que desde una mesa de campaña en tiempos de guerra.

2º- la presencia de José Antonio Primo de Rivera en la retaguardia franquista hubiese creado muchos problemas, no sólo en relación con el famoso decreto de Unificación, que venía a ser una combinación de agua y aceite, sino con respecto a la misma conducción de operaciones y por ende en la resolución definitiva de muchas acciones tomadas con gran acierto.

3º- No me cabe ninguna duda de que la suerte de José Antonio se decidió cuando los anarquistas tomaron el control absoluto de la cárcel de Alicante coincidiendo con la estancia del líder falangista.

4º- Todos sabemos a día de hoy como eran realmente las relaciones de Franco y José Antonio y de la máxima tantas veces empleada en la GCE..."no hay mal que por bien no venga"

Un saludo.
avatar
BRUC
63-Capitán
63-Capitán

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 8662
Puntos patrióticos : 170447
Fecha de inscripción : 26/06/2014
Localización : Deslocalizado

http://coe-41.blogspot.com.es/p/vb.html

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿PUDO FRANCO SALVAR A JOSÉ ANTONIO?

Mensaje por Aingeru el Dom Oct 12 2014, 09:13

@Bruc escribió:
Es un tema para un amplio debate, no hay duda, y que seguramente no deja contento a nadie. Yo solo quiero, a grosso modo, hacer unas observaciones que se me antojan importantísimas.

1º- En el momento de los hechos narrados España está sumida en un proceso bélico crucial, por tanto las acciones tomadas hay que verlas desde ese punto de vista. Las operaciones no se ejecutan de igual modo desde un despacho en tiempos de paz que desde una mesa de campaña en tiempos de guerra.

2º- la presencia de José Antonio Primo de Rivera en la retaguardia franquista hubiese creado muchos problemas, no sólo en relación con el famoso decreto de Unificación, que venía a ser una combinación de agua y aceite, sino con respecto a la misma conducción de operaciones y por ende en la resolución definitiva de muchas acciones tomadas con gran acierto.

3º- No me cabe ninguna duda de que la suerte de José Antonio se decidió cuando los anarquistas tomaron el control absoluto de la cárcel de Alicante coincidiendo con la estancia del líder falangista.

4º- Todos sabemos a día de hoy como eran realmente las relaciones de Franco y José Antonio y de la máxima tantas veces empleada en la GCE..."no hay mal que por bien no venga"

Un saludo.

Desde luego que en aquellos momentos, España se hallaba sumida en un proceso pre-bélico muy importante, pero ya desde antes del 18 de julio, incluso dos o tres años antes del 36, por lo menos. Ahora bien, la presencia de José ASntonio en la retaguardia franquista, no sabemos bien qué hubiera podido traer, posiblemente tengas razón en tu comentario, pero yo quisiera ir un poco más lejos, y es el que José Antonio hubiera podido conseguir el apoyo necesario en las elecciones a las que, recordemos, tuvo que presentarse en solitario. Posiblemente el estallido se hubiera producido en igual manera, pero el papel de José Antonio hubiera tenido mucha más importancia al de estar en la retaguardia de franco, creo yo.

Por otro lado, llevas razón en el tema de los anarquistas, pero el futuro de José Antonio estaba ya premeditado con anterioridad, por la injerencia directa del gobierno republicano. Había que quitar a la Falange del medio como fuera, y además, no sólo eran menos buenas las relaciones de Franco y José Antonio, también lo eran entre los cuñados. No olvidemos que, pese a los mitos que algunos intentan hacer realidad, Serrano Suñer y José Antonio fueron grandes amigos.
avatar
Aingeru
12-Cabo
12-Cabo

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 498
Puntos patrióticos : 17186
Fecha de inscripción : 06/04/2014
Localización : Pamplona

http://navegandoenelrecuerdo.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿PUDO FRANCO SALVAR A JOSÉ ANTONIO?

Mensaje por BRUC el Dom Oct 12 2014, 10:13

Creo que ambos tenemos nuestra parte de razón. Lo cierto es que, yo al menos, estoy convencido,  José Antonio no hubiese aportado la estabilidad necesaria para la ofensiva nacional por muchos aspectos y que de sobra son por todos conocidos. Esto visto siempre desde un punto de vista exclusivamente militar. Franco, convencido desde el principio de la contienda de la necesidad imperativa de un mando único albergado en la figura de un Generalísimo político-militar, no podía concebir la afectación que supondría una hipotética desestabilización de corrientes como La Falange, por ello se encargó a través de diferentes personajes de aglutinar todas las fuerzas afectas en una sola dirección amansando a sus principales líderes. Dos gallos en un mismo gallinero siempre es problemático.
En cuanto al hilo del foro conviene recordar que hubo varios intentos para liberar a José Antonio. Ya en septiembre Eugenio Montes y Miguel Maura inician desde París las operaciones para canjear a José Antonio. La petición llega a Prieto a través de Sánchez Román. Prieto fija las condiciones del intercambio, 30 presos en manos de los nacionales y el pago de 6 millones de pesetas. Eugenio Montes viaja a Burgos para conseguir la aprobación de los generales de la Junta de Defensa. Mola y Franco dan su conformidad, pero cuando Sánchez Román se pone en contacto con Prieto, éste le informa que el plan resulta imposible porque los anarquistas que controlaban la cárcel no entregarán nunca el prisionero. Eugenio Montes sigue insistiendo y se juega la baza de un canje de José Antonio por un hijo de Largo Caballero, que está preso e incomunicado en Sevilla. Esta operación también fracasa. Se intenta entonces una operación de comandos. Queipo del Llano, a pesar de haber tenido un encuentro físico con José Antonio incluyendo bofetadas y puñetazos, que le costó su expulsión del Ejército donde obtuvo el grado de alférez de complemento, entrega una importante cantidad de dinero para financiar las operaciones de liberación de José Antonio. Varias personalidades se interesan por la suerte de José Antonio. Romanones, Santiago Alba, Chapaprieta y el mismo Alfonso XIII. Todo inútil.
Por tanto y desde mi punto de vista creo que Franco hace en ese momento todo lo posible para salvar a José Antonio sin poner en peligro el objetivo militar final.
Un saludo Aigeru
avatar
BRUC
63-Capitán
63-Capitán

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 8662
Puntos patrióticos : 170447
Fecha de inscripción : 26/06/2014
Localización : Deslocalizado

http://coe-41.blogspot.com.es/p/vb.html

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿PUDO FRANCO SALVAR A JOSÉ ANTONIO?

Mensaje por Luego Cabalgamos el Dom Oct 12 2014, 11:08

Efectivamente, Franco hizo todo lo posible por salvar a José Antonio. Coordinó o dio su visto bueno a todos los intentos de rescatar al líder de Falange de la cárcel de Alicante. Hubo aproximadamente una treintena de intentos de salvamento.

El mito de la satisfacción de Franco por la casi segura desaparición de José Antonio en manos del Frente Popular parte de tres premisas: primero, que Franco no sólo acogió a regañadientes las insistencias en recuperar a Primo de Rivera sino que torpedeó los ensayos de rescate valiéndose de su autoridad. Segundo, que esa reticencia se debería al descomunal afán de poder de Franco, quien veía en José Antonio un peligroso rival político con capacidad de movilización de miles (posiblemente millones) de españoles. Tercero, que las derechas tampoco pusieron mucho esmero ni interés en las tareas de rescate por miedo a que el falangismo pusiera en riesgo sus privilegios.

Creo que dicha intriga de mentiras se cae como un castillo de naipes si agregamos la opinión de Franco sobre José Antonio registrada por el periodista Víctor Ruiz Albéniz:

"Yo vengo observando a ese muchacho desde sus primeros pasos, y creo sencillamente que su obra y su temple es algo providencial para España en estos momentos... El hombre que ha puesto en pie a nuestra juventud cuenta ya con el triunfo mayor que se podía imaginar. Y es esa juventud, estos que son como tu hijo, que adoran a José Antonio y por él y por lo que él ordene lo dan todo, y desde luego su vida joven con la sonrisa del héroe en los labios, esa juventud será la que salvará a España cuando el ejército diga la última palabra en este drama... hay que contar con José Antonio íntegramente, ya he enviado a mi primo a Madrid para buscar el contacto necesario. Yo quiero conocer hasta el último repliegue de su ideal y que él conozca el mío. Haz tú lo que puedas para que se logre esa inteligencia... Yo puedo darle quizá el ejército, que me dé él la juventud y seremos invencibles. Y puesto que vas a Lisboa, háblale de esto a don Pepe."

Para salvar a José Antonio se pusieron en marcha proyectos de rescate de toda índole:

1º- Que escapara durante una comparecencia el 5 de junio ante los tribunales aprovechando los beneficios que tenía al ejercer los derechos como abogado.

2º- Convencer a los guardias por el propio José Antonio que le transportaban en el coche Hispano del Director General, algo de lo que no se atrevieron.

3º- Durante un proceso extrapolítico desde la Sala de Togas, finalmente frustrado por la rebelión del 18 de julio.

4º- Iniciativa sugerida por César Contreras intercediendo en el traslado de José Antonio a Madrid para hacer frente a la acusación de desacato.

5º- Un asalto a la propia cárcel por parte de una partida de falangistas, todos ellos de orígenes humildes.

Y así sucesivamente casi treinta proyectos de salvación. Desde la documentación y el testimonio sólo es posible afirmar que el general Franco apoyó cuantas iniciativas le presentaron para tratar de liberar a Primo de Rivera, pese a que en el Cuartel General, a principios de noviembre, no se creía posible conseguirlo. A pesar de ello, Franco asumió la iniciativa final, sistemáticamente ocultada, proponiendo un canje, instando a los alemanes que llevaban las gestiones en Alicante.
avatar
Luego Cabalgamos
37-Brigada
37-Brigada

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2722
Puntos patrióticos : 59481
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Vna, Grande, Libre

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿PUDO FRANCO SALVAR A JOSÉ ANTONIO?

Mensaje por Aingeru el Dom Oct 12 2014, 12:54

@Luego Cabalgamos escribió:Efectivamente, Franco hizo todo lo posible por salvar a José Antonio. Coordinó o dio su visto bueno a todos los intentos de rescatar al líder de Falange de la cárcel de Alicante. Hubo aproximadamente una treintena de intentos de salvamento.

El mito de la satisfacción de Franco por la casi segura desaparición de José Antonio en manos del Frente Popular parte de tres premisas: primero, que Franco no sólo acogió a regañadientes las insistencias en recuperar a Primo de Rivera sino que torpedeó los ensayos de rescate valiéndose de su autoridad. Segundo, que esa reticencia se debería al descomunal afán de poder de Franco, quien veía en José Antonio un peligroso rival político con capacidad de movilización de miles (posiblemente millones) de españoles. Tercero, que las derechas tampoco pusieron mucho esmero ni interés en las tareas de rescate por miedo a que el falangismo pusiera en riesgo sus privilegios.

Creo que dicha intriga de mentiras se cae como un castillo de naipes si agregamos la opinión de Franco sobre José Antonio registrada por el periodista Víctor Ruiz Albéniz:

"Yo vengo observando a ese muchacho desde sus primeros pasos, y creo sencillamente que su obra y su temple es algo providencial para España en estos momentos... El hombre que ha puesto en pie a nuestra juventud cuenta ya con el triunfo mayor que se podía imaginar. Y es esa juventud, estos que son como tu hijo, que adoran a José Antonio y por él y por lo que él ordene lo dan todo, y desde luego su vida joven con la sonrisa del héroe en los labios, esa juventud será la que salvará a España cuando el ejército diga la última palabra en este drama... hay que contar con José Antonio íntegramente, ya he enviado a mi primo a Madrid para buscar el contacto necesario. Yo quiero conocer hasta el último repliegue de su ideal y que él conozca el mío. Haz tú lo que puedas para que se logre esa inteligencia... Yo puedo darle quizá el ejército, que me dé él la juventud y seremos invencibles. Y puesto que vas a Lisboa, háblale de esto a don Pepe."

Para salvar a José Antonio se pusieron en marcha proyectos de rescate de toda índole:

1º- Que escapara durante una comparecencia el 5 de junio ante los tribunales aprovechando los beneficios que tenía al ejercer los derechos como abogado.

2º- Convencer a los guardias por el propio José Antonio que le transportaban en el coche Hispano del Director General, algo de lo que no se atrevieron.

3º- Durante un proceso extrapolítico desde la Sala de Togas, finalmente frustrado por la rebelión del 18 de julio.

4º- Iniciativa sugerida por César Contreras intercediendo en el traslado de José Antonio a Madrid para hacer frente a la acusación de desacato.

5º- Un asalto a la propia cárcel por parte de una partida de falangistas, todos ellos de orígenes humildes.

Y así sucesivamente casi treinta proyectos de salvación. Desde la documentación y el testimonio sólo es posible afirmar que el general Franco apoyó cuantas iniciativas le presentaron para tratar de liberar a Primo de Rivera, pese a que en el Cuartel General, a principios de noviembre, no se creía posible conseguirlo. A pesar de ello, Franco asumió la iniciativa final, sistemáticamente ocultada, proponiendo un canje, instando a los alemanes que llevaban las gestiones en Alicante.

Sobre todo esto que comentas, amigo mío, saldrá todo en su momento en los sucesivos capítulos del artículo, y para eso está, para debatirlos, me alegro mucho de haberlo subido al foro para debatirlos con el interés que merece la figura de quien para mi, es uno de los hombres más importantes de nuestra historia. Pido un poco de paciencia.
avatar
Aingeru
12-Cabo
12-Cabo

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 498
Puntos patrióticos : 17186
Fecha de inscripción : 06/04/2014
Localización : Pamplona

http://navegandoenelrecuerdo.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿PUDO FRANCO SALVAR A JOSÉ ANTONIO?

Mensaje por Luego Cabalgamos el Dom Oct 12 2014, 13:16

Me alegro. Espero impaciente el resto de tus escritos, amigo Aingeru.
avatar
Luego Cabalgamos
37-Brigada
37-Brigada

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2722
Puntos patrióticos : 59481
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Vna, Grande, Libre

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿PUDO FRANCO SALVAR A JOSÉ ANTONIO?

Mensaje por Aingeru el Dom Oct 19 2014, 19:19

EL FRACASO ELECTORAL
 
Tras el fracaso electoral de Falange, que tuvo que presentarse en solitario después de haber sido excluida de la alianza derechista que presentaba sus candidaturas en las elecciones de febrero de 1936, José Antonio Primo de Rivera se quedó sin investidura parlamentaria, lo que era sumamente peligroso para él en aquellas circunstancias, cuando ya se encontraba procesado y en prisión, la razón o escusa del procesamiento y encarcelamiento era  de  posesión ilegal de armas de fuego, es decir, la misma izquierda del Frente Popular que había montado la Revolución de Octubre (casi 1.400 muertos) y desperdigado patrullas que cortaban las carreteras se escandalizaba de que el fundador de la Falange Española de las JONS tuviera dos pistolas en su casa, aunque de forma posterior, fue acusado de hasta cuatro cargos, cuyo origen fue las respuesta violenta de los falangistas ante los asesinatos de varios de sus militantes (de los que cabe destacar Matías Montero, primer estudiante caído por el bando falangista en un atentado del que se acusó a un militante del PSOE) propició que la Falange fuera adquiriendo notoriedad en una vida pública cada vez más polarizada en los extremos.
 
 
 Los falangistas, en un ambiente de tensión por ambas partes,  asesinan al ex director general de Seguridad y fundador del Comité Nacional de Acción Republicana, Manuel Andrés Casaus, uno de los impulsores de la proclamación de la República en Eibar, el día después de que asesinaran al líder local de la Falange en San Sebastián. Digamos también que fue gobernador civil en Navarra, derrochó diligencia y celo republicano para cortar de raíz las intentonas carlistas antirrepublicanas, de una forma más que menos represiva.   También asesinan al periodista santanderino Luciano Malumbres, que había sido amenazado  por sus columnas encendidas y sus campañas que, en muchas ocasiones, cayeron en la difamación, y llegó a ser encarcelado por algunos de sus escritos.   La primera asesinada fue Juanita Rico, como represalia por la muerte del falangista Cuéllar, un asesinato en el que ella misma había participado, y posteriormente había orinado encima del cadáver del jóven Cuéllar, muerto por haberse negado a cantar la Internacional. El mismo Rafael Alberti le dedicó un poema por haberse orinado encima del cadáver. Aquel mismo año el gobierno del Frente Popular declaró ilegal a la Falange (aunque después los tribunales revocaran esta medida) como "responsable de desórdenes públicos", entre ellos el atentado contra el catedrático de Derecho Jiménez de Asúa, en el que resultó muerto su escolta, y causó la detención de José Antonio Primo de Rivera como líder de Falange, pero no adelantemos los acontecimientos, y regresemos al hecho  del triunfo del Frente Popular en las elecciones del 16 de febrero de 1936 que privó a José Antonio Primo de Rivera del acta de diputado. 
 
Lo que llama verdaderamente la atención, es que durante el año 1934, año que podemos considerar como el germen del inicio de la guerra civil, no se tomara ninguna medida a raíz de la gran cantidad de miembros y simpatizantes de Falange víctimas de atentados mortales, y que además, se encontraran  en Cuatro Caminos (calle de San Enrique) un depósito de armas con 616 pistolas y 80.000 cartuchos que habían dejado socialistas en la Casa del Pueblo, que confesaron la existencia de otro depósito en el domicilio del diputado socialista por Jaén, Juan Lozano Ruiz.
 
La salida del Congreso de José Antonio,  además de significar la perdida de la tribuna desde la cual encontraban buen eco sus discursos, le suprimió la protección que le daba su inmunidad parlamentaria. La importancia enorme que para él representaba poder moverse como diputado de la nación quedó bien de manifiesto con las repetidas gestiones que hizo con Gil Robles, líder de la CEDA, para ser incluido en una de las listas de sus candidatos que se presentaban en las provincias donde tenían asegurada la elección; sin embargo, los cedistas que acabaron presentándose unidos a los monárquicos y otros elementos conservadores, rechazaron todo entendimiento con Primo de Rivera y la Falange debió presentarse sola ante las urnas. En la imagen siguiente, Gil Robles.


El resultado fue catastrófico, pues no consiguieron los falangistas una sola acta; en Madrid obtuvieron menos de 5000 votos, cerca de 4000 en Valladolid y un total de 40000 en todo el país; José Antonio, que se presentó a la reelección por Cádiz, sumó 6965 votos, o sea que no salió ni por la minoría; de esta manera perdió su condición de representante de la nación y quedó sometido al imperio de la ley como cualquier otro ciudadano.

Pronto tuvo ocasión de comprobar lo dificilísimo que le seria proseguir su actividad política sin contar con la inmunidad parlamentaria. El 12 de marzo se entrevistó con el general Franco, que ultimaba los preparativos para partir para Canarias donde desempeñaría las funciones de jefe militar del archipiélago; la conversación se celebró en el domicilio del padre de Ramón Serrano Suñer; éste había sido reelegido diputado por Zaragoza y tuvo interés que Franco charlara con su amigo Primo de Rivera. De este encuentro salió decepcionado el fundador de Falange de quien las circunstancias convertirían en Caudillo y sucesor suyo.


Dos días después de la mencionada entrevista, el 14 de marzo, fueron detenidos José Antonio y otros miembros de la Junta Política que pudieron ser hallados por la policía. Todos ingresaron en la cárcel Modelo. Casares Quiroga todavía no había sido nombrado jefe de Gobierno y no había declarado en el Congreso que el Gobierno se sentía beligerante contra el fascismo; pero el ministro de la Gobernación en el primer gobierno Azaña después de la victoria frentepopulista, Amós Salvador, se preocupaba mucho más de las actividades de los falangistas que de las conspiraciones de los militares. En la imagen, José Antonio en la cárcel de Alicante.



José Antonio encarcelado constituía un doble problema para los responsables de las fuerzas derechistas, pues resultaba que ellos tenían parte de la responsabilidad por no haberle procurado un acta de diputado y en el terreno político no era aconsejable contribuir a la creación de mártires políticos. El 3 de mayo iban a celebrarse nuevas elecciones, como complemento de las del 16 de febrero, en la provincia de Cuenca, hecho que permitía la unión de todas las fuerzas conservadoras para llevar al Congreso las figuras que era menester que gozaran de categoría parlamentaria.

En el siguiente capítulo, UN PROCESO FALSEADO.


Última edición por Aingeru el Sáb Dic 27 2014, 10:20, editado 1 vez
avatar
Aingeru
12-Cabo
12-Cabo

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 498
Puntos patrióticos : 17186
Fecha de inscripción : 06/04/2014
Localización : Pamplona

http://navegandoenelrecuerdo.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿PUDO FRANCO SALVAR A JOSÉ ANTONIO?

Mensaje por Aingeru el Sáb Nov 01 2014, 19:02

UN PROCESO FALSEADO

Llegados a este punto, que es la detención de José Antonio, hay que aclarar que fue una decisión política y no judicial que comenzó entre marzo y julio de 1936 en que José Antonio se enfrentará a seis procesos judiciales auspiciados por el Gobierno de la República con la clara intención de colocar a la Falange fuera de la Ley y el mantenimiento en prisión de su líder. Estos procesos de los que hablamos, fuera de toda evaluación jurídica que demuestra a su vez las carencias del Estado de Derecho en aquellos días, cuando podemos comprobar entre otros datos, el que consideramos posiblemente más importante, y es el acaecido el 27 de abril de 1936 cuando se efectuó el registro en el domicilio de José Antonio donde se encontraron armas en el mismo…¿el dato?, pues que ya llevaba más de un mes detenido, ¿el resultado y la consecuencia? Pues que en el seguimiento de los procesos judiciales de la Administración republicana era cada vez más evidente la falta de sentido común judicial y policial por la presión gubernativa y política de forma directa y progresiva.

Aprovecharemos el dato de la puesta a disposición judicial de nuestro protagonista en esta historia, para recordar de que en la tramitación en el Tribunal de Urgencia de las sentencias que aún siendo con condenas mínimas y resultando comedidas para el gobierno, sus recursos ante el Tribunal Supremo fueron favorables a José Antonio las esperanzas del gobierno eran que el Alto Tribunal dictaminara la ilegalidad de Falange cosa que no ocurrió, aún bajo las presiones del Gobierno que influía casi directamente en las deliberaciones pero la licitud del partido fue ratificada por lo que los esfuerzos se centraron en la acusación de la tenencia ilicita de armas que ya hemos comentado y en este sentido, nos podemos detener por unos momentos en la intervención del Gobierno ya que la acusación sobre su incipiente intervención merece una explicación.

Resulta que en la documentación conservada se encuentra el testimonio de la mayor parte de los inconvenientes en los registros y en la instrucción. Según las declaraciones de los policías, era evidente que las armas habían sido allí depositadas. La Sala de la Audiencia que juzgaba a José Antonio estaba formada por los magistrados Mariano Rodríguez, Ernesto Sánchez y Eugenio Arizcún (más tarde asesinado en las sacas de la Modelo). Según declaración del magistrado Ernesto Sánchez de Movellán: "Por imperativo de la política entonces reinante se pretendía declarar a Falange como sociedad ilícita y fuera de la ley, para de esa manera tener el gobierno campo libre para perseguir sin traba alguna, a las figuras representativas de aquel movimiento y singularmente a la de don José Antonio Primo de Rivera y a tal fin la representación del Ministerio público, que ostentaba el abogado fiscal de la Audiencia de Madrid, Mariano Medina, pidió se declarara la ilicitud de la Falange y que se condenara al Consejo Nacional de la misma". Pese a las presiones, la declaración de licitud, como ya sabemos, salió adelante, pues bien, sabedor como era de la dificultad que encontraría la Sala para condenar a José Antonio por la tenencia ilícita de armas según indicaban las propias diligencias la Sala, formada por los magistrados Mariano Rodríguez, Ernesto Sánchez y Eugenio Arizcún Carreras, compartía la idea de que las armas no eran de José Antonio, tal y como aduce el entonces comisario de la Brigada de Investigación Social, Joaquín García Villaverde: "La impresión que sacó la Sala, según el cambio de opiniones que allí se tuvo, fue la misma que había tenido el declarante, habiendo hablado directamente el dicente con el señor Arizcún, asesinado después, uno de los magistrados que componían el tribunal. Esta impresión de la Sala, de que aquellas pistolas no eran de José Antonio y que habían sido dejadas allí el día del registro..."

Pero no sólo fue asesinado Arizcún el único miembro del poder judicial asesinado por el Frente Popular, también lo fueron otros cuatro Magistrados del Tribunal Supremo, 11 Magistrados de Audiencia, 28 Jueces de Primera Instancia, 5 aspirantes a la Judicatura, 20 miembros de la Carrera Fiscal, 4 Secretarios de Audiencia, un Secretario Habilitado, 25 Secretarios Judiciales, Un Oficial de Sala, 19 Médicos Forenses y hasta once Funcionarios Subalternos, pero, sigamos con los antecedentes principales de la historia que nos ocupa. En la imagen, la otra cara de la Memoria Historica. Fusilamientos indiscriminados del Frente Popular.



En el próximo capítulo, trataremos del título DOS ESCAÑOS Y UNA AMISTAD

avatar
Aingeru
12-Cabo
12-Cabo

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 498
Puntos patrióticos : 17186
Fecha de inscripción : 06/04/2014
Localización : Pamplona

http://navegandoenelrecuerdo.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿PUDO FRANCO SALVAR A JOSÉ ANTONIO?

Mensaje por Aingeru el Vie Dic 26 2014, 20:56

DOS ESCAÑOS Y UNA AMISTAD
 
 
 Los dos personajes escogidos para que ocuparan los escaños vacantes por Cuenca eran el general Franco y José Antonio Primo de Rivera. Éste no deseaba presentarse emparejado con Franco y pidió a su íntimo amigo Serrano Suñer que le visitara en la cárcel para solicitarle que viajara a Canarias y disuadiese al general de la retirada de su candidatura, pues las lides parlamentarias no eran apropiadas para el militar, quien debía reservarse para unos hechos más terminantes. Según el propio Serrano Suñer, las palabras literales de José Antonio fueron “lo suyo no es eso,  y puesto que se piensa en algo más terminante que una ofensiva parlamentaria, que se quede él en su terreno dejándome a mí este en el que ya estoy probado”, pero no sólo por la idea que él tenía sobre la ineficacia de la presencia de Franco en las Cortes, falto, a su juicio, de toda capacidad oratoria y polémica, sino también porque la unión de los dos nombres en la misma candidatura le parecía una provocación excesiva al Gobierno, con lo que el triunfo electoral iba a resultar imposible
 
  Miguel Primo de Rivera, hermano de José Antonio, que también estaba encarcelado, comentó la situación de una manera irónica y significativa: “Si, aquí y para asegurar el triunfo de José Antonio no faltaba más que incluir el nombre de Franco y además el del cardenal Segura.”
 
Serrano viajó a Santa Cruz de Tenerife y después de pasar dos días con sus cuñados, regresó a la Península con la conformidad de Franco en retirar su candidatura por diputado de Cuenca. La votación se celebró el 3 de mayo, como se ha dicho, y José Antonio no fue proclamado diputado, si bien obtuvo muchos votos, pero en algunas mesas al establecer los cómputos no fueron aceptadas como válidas las papeletas que llevaban su nombre bajo el subterfugio de no figurar su candidatura en las listas presentadas el 16 de febrero. Serrano en el Congreso defendió la validez del triunfo de José Antonio, pero su moción particular fue rechazada por 124 votos contra 49. El fundador de Falange no sólo continuó en la cárcel, sino que fue juzgado por cuatro delitos, como pretextos legales para prolongar su detención, y fue condenado a cuatro meses de prisión. En la imagen, Serrano Suñer.


 
 Casares Quiroga, actuando ya como jefe de Gobierno, declaró en el Congreso, a mediados de mayo, que la Falange era el principal enemigo del Gobierno; no pudo sorprender, por lo tanto, que en la noche del 5 al 6 de junio, José Antonio y su hermano Miguel fueran, como medida de seguridad, trasladados a la cárcel de Alicante.
 
 
El futuro de José Antonio apareció todavía más incierto con su alejamiento de Madrid. Serrano Suñer estaba decidido a no ahorrar esfuerzo de ninguna clase para salvar a su amigo; sabia que estaba en marcha un pronunciamiento militar y su propósito era mantener al amigo al margen de los desordenes que se pudieran cometer al iniciarse el golpe de Estado. Recordemos que  la amistad con José Antonio se empezó a labrar en la misma Facultad de Derecho, que ambos compartían desde el primer curso. Los neofalangistas la han puesto en duda pero se equivocan porque congeniaron y convivieron y Serrano incluso le admiró personalmente. Además, está la cláusula de su testamento que dice lo siguiente:
“Nombro albaceas contadores y partidores de herencia, solidariamente, por término de tres años, y con las máximas atribuciones habituales, a mis entrañables amigos de toda la vida Raimundo Fernández Cuesta y Merelo y Ramón Serrano Súñer, a quienes ruego especialmente:
a) Que revisen mis papeles privados y destruyan todos los de carácter personalísimo, los que contengan trabajos meramente literarios y los que sean simples esbozos y proyectos en período atrasado de elaboración, así como cualesquiera obras prohibidas por la Iglesia o de perniciosa lectura que pudieran hallarse entre los míos.
B) Que coleccionen todos mis discursos, artículos, circulares, prólogos de libros, etc., no para publicarlos –salvo que lo juzguen indispensable–, sino para que sirvan de pieza de justificación cuando se discuta este período de la política española en que mis camaradas y yo hemos intervenido.
C) Que provean a sustiuirme urgentemente en la dirección de los asuntos profesionales que me están encomendados, con ayuda de Garcerán, Sarrión y Matilla, y a cobrar algunas minutas que se me deben.
D) Que con la mayor premura y eficacia posible hagan llegar a las personas y entidades agraviadas a que me refiero en la introducción de este testamento las solemnes rectificaciones que contiene “.
 
Hasta aquí, la parte final del testamento de José Antonio, que ya dice bastante, y podemos decir que a Serrano Suñer no le afectaría tanto su muerte porque estuvo absorto con la de sus dos hermanos mayores e ingenieros, que fueron fusilados en las sacas de Aravaca. Eso no solo le hizo decantarse hacia el bando rebelde sino poner todo su ahínco en ganar la guerra al bando que los mató. Por no contar cuando él mismo estuvo detenido y sufrió dos simulacros de fusilamiento. No considero necesario hablar aquí de las relaciones entre Serrano Suñer y Franco, ya que sería extender el tema que nos ocupa demasiado, y alejarlo de su finalidad explicativa de forma concreta y accesible, por lo que nos limitaremos a declarar que fue un matrimonio político imposible, y de ello se hablará en otro artículo diferente, ahora, sigamos con los hechos.
 En el próximo capítulo, LOS INTENTOS DE UN AMIGO.
avatar
Aingeru
12-Cabo
12-Cabo

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 498
Puntos patrióticos : 17186
Fecha de inscripción : 06/04/2014
Localización : Pamplona

http://navegandoenelrecuerdo.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿PUDO FRANCO SALVAR A JOSÉ ANTONIO?

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Mar Mar 03 2015, 21:38

avatar
HIMNOSHISTORICOS
91-Almirante
91-Almirante

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 19546
Puntos patrióticos : 396972
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿PUDO FRANCO SALVAR A JOSÉ ANTONIO?

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Vie Mar 20 2015, 23:22

Francisco Torres: … Y Franco, que según El País despreciaba a José Antonio, ofreció 1.400 millones de pesetas por su vida
El País vuelve a manipular la historia.
Enviado por Redacción on 17 marzo, 2015.
Guardado en Patriotas
   
Francisco Torres García.- Leo con escaso asombro la segunda entrega -de la tercera mejor ni hablar- de documentos inéditos sobre Francisco Franco publicada por El País -¡qué manía tienen algunos con eso de que sus pretendidos inéditos van a cambiar la historia!-.
No es nada nuevo ver sobre el papel la tesis de que Franco despreciaba a José Antonio, para poder así luego sostener que, por ambición y cálculo político, el general más joven de Europa, el máximo prestigio militar español en su época, presa de los celos, no hizo todo lo posible por salvar al joven líder del paredón de fusilamiento. La pléyade de expertos en tal aserto es tan larga como su capacidad de censurar aquello que molesta a la tesis o incluso establecer una disección entre lo que una misma persona ha dejado como testimonio reproduciendo solo una parte de su argumentación, lo que también es una manipulación.
Ya en mi libro “El último José Antonio” (elultimijoseantoni@terra.com) subrayaba la curiosa proscripción que se prodiga en los trabajos que versan sobre el particular de la última propuesta realizada desde la zona nacional para intentar un canje. Curiosamente es la única que hizo personalmente Francisco Franco -los demás intentos fueron propuestas de otros a los que él brindó su apoyo y colaboración, e incluso su asesoramiento militar-. Fue el cuatro de noviembre de 1936 tras desecharse la posibilidad de realizar un acción de comandos -el juicio comenzó el día 16-. Franco ofrecía un canje por el diputado socialista, líder de la revolución de octubre, Graciano Antuña y 4 millones de pesetas. Como El País ha tenido la amabilidad de convertir en euros actuales las cifras de la época, cifras por cierto coincidentes con los cálculos que yo hice en mi trabajo -pese a las dificultades de valorar la moneda en los primeros meses de la guerra-, resulta que Francisco Franco, el hombre que según la nueva entrega de un tal Jesús Ruiz Mantilla despreciaba a José Antonio, que lo quería “mejor muerto que vivo”, ofreció para facilitar el canje la nada desdeñable cantidad de 4 millones de pesetas de la época que actualizadas a euros de hoy son unos 8.660.080 Euros, casi 1.500 millones de pesetas; ochenta veces más de lo que habitualmente se estaba pagando en Alicante para conseguir una liberación -unas 50.000 pesetas, algo más de cien mil euros actuales-. Curiosa forma de detestar, sobre todo porque además había autorizado, para otra operación de canje, el gasto de seis millones de pesetas: unos 12.990.120 Euros o 2.156 millones de pesetas. Gasto que por cierto fue criticado por otros sectores de la zona nacional, tal y como se desprende de un testimonio de Fal Conde (los carlistas comenzaron a reunir un millón de pesetas de la época para colaborar). Evidentemente con estas cifras en la mano resulta difícil pensar que Franco detestara a José Antonio o prefiriera que se quedara en Alicante y si lo ejecutaban mejor.
Eso sí, dado que la antipatía mutua, los celos y similares tienen muy poca base documental y sólo queda un testimonio al que todos hacen referencia, casi siempre de forma incompleta, Jesús Ruiz Mantilla y El País nos presentan por fin el documento que demuestra de forma fehaciente el desprecio que roía a Franco: la contestación que, por orden suya, se transmite a una supuesta y desconocida “novia” de José Antonio que escribe al “Excmo. General Franco” el 24 de noviembre de 1936. Y a la que Franco no da largas, pues una semana después ya tenía la “novia” la dolorosa respuesta.
No sé si la redacción de el diario El País ha querido jugarle una mala pasada a su articulista al situar junto a su segunda tontería, muestra al mismo tiempo de cierta ignorancia, rotulada con el titular sensacionalista de “El desprecio de Franco por José Antonio”, una entrevista con Raúl Zurita en la que se destaca como síntesis y epígrafe su sentencia “Vivimos la agonía del idioma”. Ignoro si la pluma del señor Ruiz Mantilla es agónica, pero de lo que no tengo ninguna duda es que necesita con cierta urgencia repasar la asignatura de “análisis y comentario de textos”, porque nadie creería que un periodista de El País se deje llevar por los prejuicios, la falta de investigación o la práctica de la manipulación.
Dispuesto a sorprendernos el periodista nos trae una carta dirigida a Franco por la “novia de José Antonio”. Aclaremos para su disgusto que no es ninguna novedad. Hace ya años José María García de Tuñón -¡Ah la funesta manía de algunos de no indicar las fuentes!- escribió sobre esta carta que estaba a la venta a un elevado precio en un anticuario de la villa. Merced a su investigación hice referencia a ella en mi libro “El último José Antonio”. Lamentándolo mucho El País no nos desvela lo esencial, la identidad de, según el autor, “una de las misteriosas amantes de José Antonio” -corrección: novia y amante no son sinónimos, aunque lo parezca ni significan lo mismo-. ¿Quién es María Santos Kant vecina de Segovia? Ya podría El País, que tiene dinero y medios, haber enviado al señor Ruiz Mantilla a investigar en la calle citada pues Segovia no ha cambiado tanto, pero el periodista se ha conformado con consultar los índices onomásticos de unos libros, donde naturalmente no aparece, y mirar en Google según nos informa. ¡Ay, en lo que ha quedado el periodismo de investigación!
Si el periodista hubiera trabajado más se habría encontrado con algunas variables como posible respuesta a su interrogante: primera, que se tratara de la misteriosa Isabel, chica como la firmante de la Sección Femenina, que José Antonio conoció a finales de 1935 y de la que se conservan varias cartas -cabría la posibilidad de que se llamara María Isabel o que utilizara un seudónimo-, pero de la que sabemos que vivía en la calle Santa Engracia de Madrid; segunda, que fuera Carmen Magallón, que si no recuerdo mal o era de Segovia o tenía relación con la localidad; tercera, la que me parece más plausible, que fuera un seudónimo de mujer muy conocida, también falangista, que sí me consta que se dirigió al Cuartel General y que por ello sería posible que se le contestara y de la que hablo en mi libro. Esta última opción es la más lógica y la propia carta nos deja entrever que es un nombre falso, pues nos indica que para contestarle “las señas más seguras son”. De otra parte esta carta y la respuesta ha salido de una partida de documentos de Franco que sorpresivamente salieron a venta. Precisamente por ser importante Franco la guardó.
La identidad, salvo por la curiosidad, es lo menos trascendente de la noticia del diario oficial de la izquierda. Lo fundamental para el articulista es presentar a un Franco frío, cruel, como demuestra la respuesta que da a la pobre novia que se agarra como un clavo ardiendo a que su amado no haya muerto. Franco ni siquiera se toma la molestia de contestarle directamente, sino que lo encarga a su secretaría, lo que como todos sabemos es muy extraño en el proceder de un Jefe de Estado. Amén de esto es en el análisis de la respuesta donde el periodista muestra su escaso conocimiento del contexto -en realidad no hace análisis alguno-. Dejo a un lado sus “piropos” a José Antonio y su entierro, “procesión propia de santurrón medieval”. Pero es que en realidad José Antonio interesa muy poco al señor Ruiz Mantilla, solo es un recurso para meterse con un Franco deseoso de verlo muerto para quedarse con un “aseado corpus ideológico… para fundamentar su política de odio”.
Cerremos este comentario con el análisis de la respuesta de la que el autor deduce el desprecio de Franco. Apliquemos algo tan elemental como la lógica: una señorita escribe a Franco diciendo que es la “novia de José Antonio”. Como partimos de la base de que era alguien conocido y no una chalada, que es lo que en primera instancia podría pensarse, el general Franco, que no debía tener otro asunto más importante que atender mientras intentaba sostenerse ante Madrid y evitar la llegada de material soviético, ordena que se le conteste. Estoy seguro que ni se le pasó por la cabeza preguntar si José Antonio tenía una novia. Evidentemente contesta por consideración a José Antonio. En ello no puede ir mucho más allá de lo que aparece en un texto que, al contrario de lo que anota el periodista, está muy lejos del desprecio.
Algunos, con insidia, han utilizado lo que no dice la carta como prueba del desprecio por el tono despectivo que ellos suponen, así afirman que se refiere a José Antonio como “ese señor”. La realidad es que lo que la carta dice es “dicho señor”. Lo hace porque once palabras antes (incluyendo artículos) ya se menciona a Primo de Rivera, evitando así una reiteración. Dejando a un lado la gramática, lo sorprendente es que Franco, que evidentemente no sabe “directamente nada relativo a la suerte…” -otra frase que el periodista considera prueba de desprecio- de José Antonio, ordene que se confirme indirectamente que el fundador de la Falange ha sido fusilado (“no es creíble que lo digan sin que sea ello verdad, pues el mentir en este asunto no tendría para ellos utilidad”). No ha reparado el periodista en que Franco se había comprometido con la decisión de la Falange, tomada en su Consejo Nacional, de no difundir la muerte de José Antonio y que pese a ello confirma su muerte a esta “novia” sin comprometerse: una confirmación indirecta nada más y nada menos que del Cuartel General del Jefe del Estado. No quiere dar falsas esperanzas a María cuando podía haberse callado o alegar que se estaba trabajando en su liberación. Cierra con un “sintiendo no poderle dar mejores noticias”, que no me parece sea sinónimo de frialdad en este tipo de contestaciones. Y es que Franco no podía en realidad ir mucho más allá.
avatar
HIMNOSHISTORICOS
91-Almirante
91-Almirante

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 19546
Puntos patrióticos : 396972
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.