Los líderes del colectivo queman estelades y amenazan con fusilar a Mas y Junqueras