Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Sobre las tarjetas BLACK y la Agencia Tributaria
Hoy a las 20:26 por Valle

» Ha fallecido nuestro amigo TRAJANO.v
Hoy a las 18:30 por Valle

» Ideología de género contra el sentido común
Hoy a las 18:18 por Clemente

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Hoy a las 18:07 por Juanma_Breda

» BOBOS DE LA TRIBU
Hoy a las 15:15 por El Zorro

» Patriotas participantes en acto del 20N dan una paliza al activista Lagarder por gritar "Franco, asesino"
Hoy a las 14:19 por Clemente

» El milagro de Empel.
Hoy a las 12:48 por HIMNOSHISTORICOS

» Iker Jiménez denuncia la última moda en censuras: prohibir los belenes navideños
Hoy a las 12:33 por HIMNOSHISTORICOS

» SE CONFIRMA LA RELACIÓN PODEMOS-SOROS!! (Conspiración??)
Hoy a las 12:25 por HIMNOSHISTORICOS

» Miniserie "El padre de Cain"
Hoy a las 11:49 por HIMNOSHISTORICOS

» Nuevo batacazo en taquilla de "La Reina de España"
Hoy a las 02:16 por Neilo65

» Sobre los separatistas catalanes (102 vídeos)
Hoy a las 01:10 por ruedex

» IDEOLOGÍA DE GENERO TIRADA POR TIERRA A SACO. (vídeos) enlaces web. BRUTAL. PÁSALO POR DONDE PUEDAS, QUE SE ENTEREN.
Hoy a las 00:17 por ruedex

» Portugal pregunta a España por el almacén de Almaraz
Ayer a las 21:23 por Valle

» Adoctrinamiento Catalán y consecuencias.
Ayer a las 21:11 por El Zorro

» Un vídeo parodia a las feministas radicales y el autor sufre una ola de injurias y amenazas
Ayer a las 18:38 por Neilo65

» Vídeos de Humor
Ayer a las 14:21 por HIMNOSHISTORICOS

» El 6-D para los independentistas: trabajar, quemar una Constitución y criticar la Carta Magna en el exterior
Ayer a las 13:56 por El Zorro

» Los globalistas pierden en Italia y ganan en Austria con trampas.
Ayer a las 12:12 por Juanma_Breda

» POBREZA Y RIQUEZA: ¿CÓMO DEFINIR AMBAS?
Ayer a las 09:32 por Antonio García Fuentes

» Individuo de raza negra canta jotas mejor que un español
Ayer a las 05:16 por Lucía

» bienvenida
Mar Dic 06 2016, 22:02 por avocado33

» 6 de diciembre: NADA QUE CELEBRAR
Mar Dic 06 2016, 20:10 por Valle

» Otegui se queda sin ir a Cuba al no poder sobrevolar el espacio aéreo de Estados Unidos
Mar Dic 06 2016, 19:16 por PoM

» EL IMÁN SUPREMO DE CANARIAS EXIGE MÁS AYUDAS Y ADVIERTE: “DE LO CONTRARIO, HABRÁ MÁS TERRORISMO”
Mar Dic 06 2016, 19:07 por PoM

» NO NOS DESTROCÉIS A LOS HÉROES.
Mar Dic 06 2016, 17:41 por HIMNOSHISTORICOS

» Cómo el marxismo cultural de la Escuela de Frankfurt inventó la persecución al disidente
Mar Dic 06 2016, 16:40 por HIMNOSHISTORICOS

» PORRA: Villarreal Vs At. de Madrid (12-12-2016)
Mar Dic 06 2016, 16:16 por Mastieno

» Mi música, tu música, nuestra música
Mar Dic 06 2016, 14:43 por HIMNOSHISTORICOS

» 1785 motivos para presumir de ser español
Mar Dic 06 2016, 12:50 por Invitado

»  Hogar Social desalojado del antiguo edificio del NO-DO
Mar Dic 06 2016, 12:32 por JoséUEI

» Me presento
Mar Dic 06 2016, 10:58 por JoséUEI

» 6 guerras que comenzaron por atentados de falsa bandera
Mar Dic 06 2016, 01:38 por Neilo65

» Steven Spielberg hará una película de la conquista de México.
Mar Dic 06 2016, 01:09 por Neilo65

» PORRA: FC Barcelona Vs Real Madrid (3-12-2016)
Lun Dic 05 2016, 21:48 por niunpasoatras.org

» La Guerra de las Naranjas, el origen de la vigente disputa territorial entre Portugal y España
Lun Dic 05 2016, 20:34 por Juanma_Breda

» La campaña de donar carne de cerdo al 'Banco de Alimentos' triunfa en Facebook
Lun Dic 05 2016, 12:11 por HIMNOSHISTORICOS

» Por qué los soldados rezan, por qué la Inmaculada es patrona de España y de la Infantería
Lun Dic 05 2016, 11:51 por HIMNOSHISTORICOS

» La verdad… “Ni en el potro del tormento”
Lun Dic 05 2016, 10:29 por Antonio García Fuentes

» Cristiano Ronaldo, acusado de evadir 150 millones con varias sociedades en un paraíso fiscal
Dom Dic 04 2016, 18:20 por Valle

» "Adrián, vas a morir", le dice una antitaurina al pequeño con cáncer
Dom Dic 04 2016, 14:36 por Huroncete

» El CEIP Rosalía de Castro celebra con una jura de bandera escolar su españolidad y la democracia
Dom Dic 04 2016, 00:14 por Torquemada2014

» Eslovaquia aprueba una ley para evitar la propagación del islam
Sáb Dic 03 2016, 21:44 por HIMNOSHISTORICOS

» Lee y escucha la letra propuesta para el himno de España en una iniciativa de Change.org
Sáb Dic 03 2016, 18:37 por Neilo65

» Qué fue de… Javier Arizmendi: ¿otro futbolista de extrema derecha?
Sáb Dic 03 2016, 15:39 por Juanma_Breda

» "Casa Nostra, Casa Vostra" 300 entidades y personalidades reclaman implicarse en la acogida de refugiados
Sáb Dic 03 2016, 14:40 por Juanma_Breda

» ¿Por qué un dictador de izquierdas no es un dictador?
Sáb Dic 03 2016, 13:16 por HIMNOSHISTORICOS

» Franco Ese Hombre Pelicula Completa En Español
Sáb Dic 03 2016, 12:37 por HIMNOSHISTORICOS

» Biografías de Patriotas Vascongados
Sáb Dic 03 2016, 10:57 por ilustrado

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 134 SOBRE EL ESPIRITISMO Y EL UNIVERSO
Sáb Dic 03 2016, 09:41 por Antonio García Fuentes

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

GODOY. EL VALIDO SIN MESURA.

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

GODOY. EL VALIDO SIN MESURA.

Mensaje por Aingeru el Sáb Nov 08 2014, 21:32

GODOY. EL VALIDO SIN MESURA.
En estos Recuerdos de la Historia, haremos memoria hoy sobre un personaje que entró en la historia de la mano de un afortunado infortunio, y salió de ella de la mano del olvido, y abandonado a su recuerdo. Manuel Godoy, valido en España, una España que casi doscientos años antes de su llegada al poder mal gobernada por otros validos como Nithard, el padre Juan Everardo Nithard, confesor de la reina Mariana de Austria, esposa de Felipe IV y regente como madre de Carlos II, un hombre carente de las condiciones necesaria que sin desearlo, se convirtió en valido, sus desaciertos fueron enormes y llevó a España por los caminos de la derrota (Paz de Aquisgran, independencia de Portugal etc), otro valido más que dejó desvalida a España, o por el llamado Duende de Palacio o Corredor de Orejas, que era como antes llamaban a los alcahuetes, nos referimos a Fernando Valenzuela, ejemplar degenerado y que fuera conductor de las desdichas de una monarquía nefasta y de un desgraciado pueblo español. Fue un pícaro napolitano y corrido pendenciero carente de escrúpulo, listo más que inteligente y con sobradas prisas por trepar, otro valido en el resumen de un tiempo en el que una herida casual en una cacería era motivo suficiente para ser Grande de España, o por el narciso Almirante, Juan Tomás Enrríquez de Cabrera y Ponce de León, el del motín del pan, genovés Almirante de Castilla, que supo apoyarse en la debilidad de la reina Maria Ana de Neuburgo, la segunda esposa de Carlos II, otro favorito más, y quien antes también había asediado a su predecesora María Luisa de Orleans, parece ser que en la historia de España era el oficio principal de los validos, o por Anne Marie de la Trémoille, la Princesa de los Ursinos, quien tuvo en sus manos el destino de una España en guerra (Guerra de Sucesión) gobernada por un endeble Felipe V, maestra de intrigas en la Corte de un rey que no sabía cómo reinar. Esta mujer tuvo su pago de la mano de Isabel de Farnesio.


Reyes y reinas extranjeras que hacen una política anti-española y derraman la sangre y los caudales españoles por los campos de Europa buscando tronos para sus hijos que algunos como Felipe, hijo de Isabel de Farnesio, se jactaba y alardeaba de ignorar la lengua castellana. O por el habilidoso cocinero y abate italiano Julio Alberoni, de profesión valido, maestro en la intriga y cuyas previsiones resultaron fallidas en su totalidad y todas sus esperanzas frustradas. O por el aventurero holandés, el barón de Riperdá, Juan Guillermo Ripperdá, un personaje que fue nombrado primer ministro con la influencia de la Farnesio, atenta siempre al bien de sus hijos y no al de España, y que una vez fueron descubiertas las mentiras e intrigas del de Riperdá por divulgar secretos de Estado, fue depuesto, encarcelado y fugado. Convertido al Islam, intentó después apoderarse de Ceuta. Este es el pasado glorioso, entre otros, que entrega España a Napoleón, en manos de otro valido, Godoy.


Manuel Godoy y Álvarez de Faria, hijo de Don José Godoy y Mª Antonia Álvarez de Faria, es uno de los políticos más controvertidos y de más rápido encumbramiento de la Historia de España. Hijo de un Coronel del Ejército, en 1784 fue admitido con 17 años en la Guardia de Corps de Carlos III, donde tenía un hermano mayor, Don Luis, sirviendo en este mismo Cuerpo, al que entonces iban a parar los jóvenes pobres de buena cuna. En este Cuerpo ingresó y no mucho después era favorecido por la amistad de María Luisa de Parma, que le doblaba la edad. Cuatro años después falleció el rey (Carlos III) y comenzó el meteórico ascenso de Godoy, que había intimado con los príncipes herederos desde su llegada a la Corte. Parece ser que una oportuna caída del caballo del joven Godoy, quien se levantó de los pies del animal con furia para volver a montarlo, fue visto por María Luisa y quedó impresionada del vigor del joven Godoy por dominar al animal.
En la imagen, Godoy en uniforme de Guardia de Corps. Agustín Esteve y Marrqués (1753 - 1825) Academia de Bellas Artes de San Fernando.




En 1789 ya era Coronel de Infantería, en enero de 1791 fue designado Ayudante General de la Guardia de Corps, con grado de General de Brigada, en febrero ascendió a Mariscal de Campo y en julio a Teniente General, Comandante General de la Guardia de Corps y Consejero de Estado. El 15 de noviembre de 1792, ocho años después de su ingreso como cadete en la Guardia, fue nombrado Primer Secretario de Estado, cargo similar al de Primer Ministro. Finalmente, en 1801 alcanzó el cargo de Generalísimo, rango militar de más alto grado y nunca hasta entonces usado en España, y un largo etcétera de títulos que nos sería muy difícil resumir aquí, sin contar también con las más preciadas condecoraciones, Gran Cruz de Carlos III, duque de Alcudia y de Sueca, Toisón de Oro, y pese a perder la guerra la guerra con Francia a la que nos condujo Godoy, y la firma de la Paz de Basilea, Príncipe de la Paz, título éste que años después Fernando VII declararía ilegal y Godoy reemplazaría, ya en el exilio, por el italiano de príncipe de Bassano. La compra del feudo de Bassano del Sutri, cerca de Roma, le dio derecho a este título, tras la concesión del Papa Pío VIII, pero esto último, ocurrió mucho después, lo que más interesa es concluir que tan rápida carrera tenía por motivo secretos inconfesables que tenían mucho que ver con su intima amistad con la reina María Luisa de Parma.
En la imagen, Maria Luisa de Parma.





Los contemporáneos no vacilaron en atribuir la fortuna de Godoy a su intimidad con la reina, y hay quien también le atribuye la paternidad de los dos últimos hijos de ésta. Las correspondencias de los embajadores acreditados en Madrid están llenas de escabrosos pormenores que reflejan las hablillas de la corte de Carlos IV, de índole mansa e ingenuo carácter, dominado por la voluntad de la reina, había elevado súbitamente a Godoy sin notar siquiera las maliciosas insinuaciones de las gentes que hacían picantes comentarios a la predilección de María Luisa por el arrogante extremeño. Desde luego no fue Godoy ni el primer Godoy, ya que hubo otro anterior, aunque no de la misma estirpe familiar que el valido, ni el primer Guardia de Corps en disfrutar de las atenciones de María Luisa de Parma. Un cortesano tan documentado como el Marqués de Villa-Urrutia escribió sobre la cónyuge de Carlos IV que era una ninfómana irremediable, hembra chulapona y bravía y buscadora incansable de las sensaciones de cuantos apuestos cortesanos la rodeaban y de los más granados Guardias de Corps. Una mujer asqueada del tedio de la Corte, y de un marido, sin demasiadas luces en una mente ya apagada desde su más tierna juventud.

El monarca le profesó una entrañable amistad, siendo para él indispensable la compañía de Manuel, como siempre le llamaba, y es más, “la Trinidad en la Tierra”, como denominaba la reina la relación entre el matrimonio regio y Manuel, y algún que otro autor afirma también de forma categórica la relación homosexual del monarca con su valido, de hecho, al anochecer del día en el que se propagó el llamado “motín de Aranjuez”, Godoy comparece en Palacio y cuenta a Carlos y María Luisa los rumores. Carlos paternal le dice: Duerme en paz por esta noche; yo soy tu escudo, Manuel mío, y lo seré toda la vida. Godoy debía ser incansable en materia sexual, pasó el día del motín dedicado a juegos de cama con una dama cuyo nombre ha ocultado pudorosamente la historia. También se benefició de la agitación que provocó la Revolución francesa en España y de la incapacidad del Conde de Aranda, que le precedió en el cargo de primer Secretario de Estado para frenar la inquietud que despertaba el radicalismo francés.
En la imagen, el Conde de Aranda.



Se casó con María Teresa de Borbón y Vallabriga, prima del rey Carlos IV y Condesa de Chinchón, aunque su verdadero amor fue Pepita Tudó, huérfana de un oficial de artillería, amante de Godoy, quien nunca cuidó de ocultar su relación con ella, y tuvo dos hijos del mismo valido. Tras la muerte de María Teresa, contrajo matrimonio con Godoy. Según el embajador alemán, Godoy tras cobrar la dote de cinco millones de reales por el matrimonio con María Teresa, tiene la osadía de llevarse a Pepita Tudó a vivir a su casa y de ocupar el lugar preferente, junto a él, en sus actos públicos y privados. Al mes de casados Jovellanos sintió vergüenza ajena al almorzar en la casa de Godoy sentado a la misma mesa con la esposa y la amante de este.
En la imagen, la condesa de Chincón, primera esposa de Godoy.

Se casó con María Teresa de Borbón y Vallabriga, prima del rey Carlos IV y Condesa de Chinchón, aunque su verdadero amor fue Pepita Tudó, huérfana de un oficial de artillería, amante de Godoy, quien nunca cuidó de ocultar su relación con ella, y tuvo dos hijos del mismo valido. Tras la muerte de María Teresa, contrajo matrimonio con Godoy. Según el embajador alemán, Godoy tras cobrar la dote de cinco millones de reales por el matrimonio con María Teresa, tiene la osadía de llevarse a Pepita Tudó a vivir a su casa y de ocupar el lugar preferente, junto a él, en sus actos públicos y privados. Al mes de casados Jovellanos sintió vergüenza ajena al almorzar en la casa de Godoy sentado a la misma mesa con la esposa y la amante de este.
En la imagen, la condesa de Chinchón, primera esposa de Godoy.




La actuación de Godoy como jefe del Ejército fue muy controvertida. En su primera etapa intervino en la Guerra de la Convención, desatada por el ajusticiamiento en la guillotina del rey francés Luis XVI, haciéndose eco del sentimiento monárquico y del espíritu religioso español. La guerra duró del 1793 al 1795 con suerte desigual y tras la invasión de Cataluña, Navarra y el País Vasco por las tropas republicanas, en 1795 Godoy se vio obligado a firmar la Paz de Basilea, por la que España cedió a Francia su parte de la isla de Santo Domingo. A pesar de que fue el propio Godoy el que alentara la guerra, su papel en la firma del armisticio le valió el título, como hemos dicho antes, de Príncipe de la Paz.

Anteriormente, ya había entregado Nutka a los ingleses en 1794-95, y cabe recordar, también, el papel fundamental que tuvo en el presidio y destierro de una de las figuras más importantes que ha tenido España en la mar, Alejandro Malaspina, cuyo artículo ya hemos publicado, y merece la pena recordar aquí.

A partir de ese momento, Godoy partió con los franceses y el 18 de agosto de 1796 ratificó el Tratado de San Ildefonso, por el que ambos Estados se obligaban a la defensa mutua frente a Inglaterra, a la que no había gustado la firma de la Paz de Basilea, esto supuso la ruptura con la Pérfida Albión. Albión es el nombre que se le daba a Inglaterra por la blancura de las rocas de la costa de Dover, y la expresión de pérfida Albión se le atribuye al emperador Napoleón, que se refirió así a la Gran Bretaña por desconfianza hacia ese país en los momentos de máxima tensión.
Imagen de las costas de Dóver. La blanca costa de Dover es lo primero que se ve al llegar a Gran Bretaña por el Canal de la Mancha, desde el Norte de Francia.



Como consecuencia de esta alianza, cabe decir que se cosecharon grandes desastres; la escuadra española que mandaba Córdoba es derrotada junto al Cabo de San Vicente por la inglesa de Jerwis en 1797. Nelson ataca Cádiz y el almirante Harvey se apodera de la isla de Trinidad, aunque fracasa en su empeño contra la de Puerto Rico. Nelson desembarca en Santa Cruz de Tenerife, pero es rechazado y pierde un brazo. Este revés, la creciente impopularidad contra Godoy y las intrigas contra su gobierno le hicieron caer en desgracia en 1798, a pesar de la reina. Durante dos años permaneció apartado del poder gracias a la mediación del embajador francés y fue sustituido por Saavedra y en la secretaría de justicia por Jovellanos, uno de los hombres más cultos e íntegros de su época, de quien Godoy se encargaría después desterrándolo en venganza. No obstante, el favorito ni se retiró de la corte ni dejó de influir en el gobierno, siendo consultado y obedecido, maniobrando en la sombra para conseguir su regreso, siempre, claro está, con el favor de la reina y el beneplácito del rey. En octubre de 1800 negoció un tratado secreto con Napoleón por el que España se comprometía a intervenir en la ocupación de Portugal, para obligar a este país a romper su alianza con Inglaterra. A cambio, Napoleón ofreció a la duquesa de Parma, hija de Carlos IV, el nuevo reino de Etruria (Italia) como propiedad de la familia real española.

Un año después, en 1801, Godoy consiguió el nombramiento de primer secretario para su primo político Pedro Cevallos. Inmediatamente, y siguiendo las instrucciones de Napoleón, se enfrentó a Portugal en la Guerra de las Naranjas, la cual duró dieciocho días y se conoce así porque Godoy ofreció a la reina un ramo de naranjas cogido en los fosos de Olivenza. El valido nombrado Generalísimo dirigió personalmente las operaciones. La guerra fue corta, como hemos dicho antes (20 de mayo-6 de junio); Portugal pidió la paz, se satisfizo a Napoleón y España consiguió la plaza de Olivenza, (la cual, por cierto, no se disparó ni un solo cartucho en su defensa por parte de Portugal) y el compromiso portugués de cerrar sus puertos a Inglaterra, éxito que elevó la popularidad de Godoy hasta sus más altas cotas. Hay que decir, que en este caso, Godoy acertó de pleno, ya que de haber sido las tropas francesas quienes hubieran entrado en batalla, Portugal hubiera perdido de pleno su independencia.
Imagen de Godoy retratado por Goya.



El valido, en estos años, intentó unir su estrella a la ascendente del Emperador. Fue precisamente esta política de seguidismo de Napoleón la que le llevó a la firma en París de un tratado llamado de neutralidad, por el que España se comprometía a pagar seis millones mensuales, y en 1805 un Convenio de Alianza, cuya consecuencia más directa se manifestó con la derrota de la flota franco-española en Trafalgar el 21 de octubre de 1805, operación que se llevo a cabo por el Almirante francés Villeneuve cuando iba a ser destituido por Napoleón y decidió jugárselo todo a una carta y desobedecer las órdenes del Emperador, en contra de la opinión de los militares españoles como Gravina, el Teniente General Álava, Jefes de escuadra Escaño y Cisneros, Alcalá Galiano y al ilustre Churruca, que eran de la opinión de no salir en busca de los ingleses y esperarles cerca de la costa puesto que corrían el riesgo de navegar a barlovento, es decir, en contra del viento favorable, que al final es lo que pasó, ya que recibieron orden desde Madrid de obedecer, con las consecuencias de la destrucción de la invencible armada española.

Aquí es importante señalar la actitud de los españoles, ya que éstos se oponían a salir en busca del inglés, como ya se ha dicho, pues nuestra tropa de a bordo era gente inexperta, en su mayoría gente de leva, holgazana, díscola, de perversas costumbres y mal conocedora de su oficio, y nuestros mandos, sobre todo Gravina, que tuvo un acalorado enfrentamiento con algo más que palabras, no comprendía la apresurada y arriesgada insistencia del francés, ni entendía el porqué de un mando superior francés cuando los mandos españoles estaban más y mejor preparados. Pero la sumisión de la Corte española era tajante. Obedecer hasta la muerte, tal y como ocurrió. Don Manuel Godoy tuvo mucho que ver en esto, por no decir todo, y vino el desastre.
En la imagen, batalla de Trafalgar.



Godoy comprendió que su estrella comenzaba a declinar, pues desde ese momento Fernando, el heredero (Fernando VII) comenzó a aglutinar en torno a sí a los políticos y militares descontentos con las actuaciones del favorito. Empieza ahora el periodo más tenebroso de la historia de Godoy. Las confidencias de éste y Napoleón llegaron a los más graves extremos. Acarició Godoy el sueño de reinar en España, o al menos en un Estado entre España y Portugal.

La reacción de Godoy ante el cada vez más descontento popular hacia su figura fue acercarse aún más a Napoleón, al que propuso invadir Portugal y repartir el país con Francia, con el fin de obtener el título de Príncipe de los Algarves. Las pretensiones de Napoleón eran más concretas: dinero, hombres y adhesión de España al bloqueo continental, y el Príncipe de la Paz le complace en todo, y así se plasmó en el Tratado de Fontainebleau en octubre de 1807. También pone a los pies del corso emperador el cargo de gran almirante, con tratamiento de Alteza Serenísima, y la presidencia del Consejo de Estado, que los reyes le habían otorgado. El valido, creyéndose dueño de la situación, llega a los mayores atrevimientos: a su amante Pepita Tudó Catalán, la hace condesa de Castelfiel o Castillo Fiel y vizcondesa de Rocafuerte, títulos reservados a los bastardos que había dado a Godoy; a su hermano Diego lo convierte en Grande de España y jefe de la guardia walona, incluso pretendió que el Príncipe de Asturias, (Fernando VII) que se había quedado viudo, se casase con la hermana de su mujer. La idea de ser cuñado, indignó a Fernando.


Es interesante recalar y pormenorizar en lo comentado anteriormente sobre el acercamiento más estrecho de Godoy hacia el insaciable y astuto Napoleón, ya que esto propició que un ejército francés de 28.000 hombres entrara en España sin alarmar más que a unos pocos patriotas perspicaces, apoderándose de varias ciudades en el norte. El futuro Rey Felón, (Fernando VII) también llamado el deseado, se apresuró, aconsejado por Escóiquiz, y a espaldas de su padre, a solicitar la protección de Napoleón y la mano de una princesa de su familia, receloso de lo que Godoy pudiera pretender, pero Napoleón, ambicioso y endiosado no desaprovechó semejante coyuntura para intervenir de una manera más inmediata en nuestros asuntos.


El mismo día de firmarse el tan degradante Tratado de Fontainebleau tuvo lugar la conspiración tramada por Fernando contra su madre, María Luisa de Parma, que dio lugar al llamado Proceso de El Escorial, y todo acabó con el felón hijo corto de espíritu y largo de lengua pidiendo perdón por las desvergüenzas de su madre y obtuvo ese perdón, pero esta, es otra historia, simplemente sirve este apunte para plasmar que Fernando, quien bien podría haber levantado toda una nación para defenderla del ultraje de quienes la mal gobernaban, era digno hijo de tales padres. Fernando, acusado de proyectar la muerte de su padre y de haber pedido ayuda a Napoleón, dando pruebas de la bajeza que confirmará en su reinado, denuncia a todos sus compañeros de conspiración: Escoiquiz, Infantado, Orgaz, Ayerbe, a los criados que obraron de correo e incluso a su difunta esposa. El rey perdona a su hijo y en el juicio, en medio de una farsa, se absuelve a todos los procesados, aunque fueron enviados al exilio todos, menos el felón.

Godoy, una vez entrado ya el ejército francés en España, advirtió las intenciones, que no eran otras que las de invadir toda la Península. Pero ya era demasiado tarde para rectificar. Las tropas francesas se apoderaron de Portugal y se asentaron en España; el rey Carlos IV, asustado, publicó un bando en el que acusaba a Godoy del desaguisado. La noche del 19 de marzo de 1808 estalló el Motín de Aranjuez, un grupo de paisanos detuvo el coche de Pepita Tudó y la muchedumbre, enfurecida, invadió el palacete de Godoy y lo saqueó y quemó. Carlos IV, desconcertado, como era lo normal en el, cede a sus cortesanos; la hora de la desgracia había sonado para el privado: el incapaz monarca le destituye y le retira los honores y empleos otorgados. El valido había pasado treinta y seis horas en un desván de su casa, escondido bajo unas esteras, y la sed le obligó a salir de su escondite y entregarse. Los guardias de corps le escoltan y protegen contra la furia popular, pero no pueden evitar que llegue al cuartel golpeado, herido el rostro, cubierto con un viejo manto y en la cabeza un tricornio abollado. El rey llama a su hijo el Príncipe de Asturias para salvar al valido, y creyendo que su seguridad personal y la del odiado privado dependían de su abdicación, cedió la corona a su hijo Fernando, convirtiéndolo en Fernando VII, quien como primera medida de gobierno ordena la confiscación de todos los bienes de Godoy y su encarcelamiento en el castillo de Villaviciosa de Odón (propiedad de la esposa de Godoy, heredado de su padre el infante don Luis).
En la imagen, el Motín de Aranjuez.




María Luisa pide ayuda a Murat, General francés y cuñado de Napoleón que ocupa Aranjuez, para que libere a Godoy y le traslade a su presencia en Bayona, y éste es liberado encontrándose en un estado lamentable, tal y como lo describe el propio Murat a Napoleón, sin camisa, sin vestido y sin limpieza alguna, con la barba crecida y mugrienta, descalzo y varias de sus heridas sin cerrar.
Godoy llega a Bayona el día 26 de abril de 1808, unos días antes lo había hecho Fernando temeroso de que su padre hablase con Napoleón antes que él, los reyes con la hija de Godoy, Carlota, el 30 y Pepita Tudó con su familia el 1 de mayo, todo un vergonzoso espectáculo.

Las fuerzas de Murat intentan sacar de Madrid al resto de la familia real el día 2 de mayo, lo que provocó el levantamiento del pueblo contra los franceses. Tras una serie de engaños por parte de Napoleón, que no vamos a desmenuzar aquí, Napoleón se hace con el gobierno de España que entrega a su hermano José, como José I Bonaparte (Pepe botella). El 9 de mayo, Carlos IV, Godoy y sus familias emprenden un periplo por Francia que los llevaría por Fontainebleau, Aix-en Provence, y Marsella, donde permanecerán cuatro años, hasta que en julio de 1812 llegan a Roma. En 1814, concretamente en el mes de abril, y una vez terminada la Guerra de la Independencia, Fernando VII retorna a Madrid desde Valençay donde estuvo retenido desde 1808, y mantiene el destierro a sus progenitores y a Godoy, mandando sobornar a sus criados para mantenerse informado de sus movimientos y pormenores de su vida. El rey deseado, o el felón, según se mire, consigue el destierro por parte del papado, de Godoy y de Pepita Tudó, junto con la familia de ésta, a Pésaro, en el mar Adriático, concretamente en la bellísima Villa Mattei adquirida por Godoy en 1812. Este destierro se consigue después de que el propio Fernando VII comprara la renuncia de su padre por 8 millones de reales, dato a tener en cuenta para saber la importancia para Carlos IV que tenía la corona de España. También la tuvo para su digno hijo, cuando en su momento (5 de mayo de 1808) el propio Napoleón le dice “Príncipe, aquí se opta entre la abdicación o la muerte”, y el felón, claro está, abdicó.


No vamos a extendernos aquí en el periplo de Godoy en su destierro, y de lo que allí le aconteció, sólo resumir que María Luisa en su lecho de muerte, después de que su consorte intentara divorciarse de ella, se acordó de Manuel, recomendándoselo a su hija Luisetta. ¿Qué pasó con el tesoro Real?, unos dicen que fue expoliado por Napoleón como gastos ocasionados por la guerra, pero Pepita Tudó y su amante Godoy fueron acusados de tal expolio, junto con Maria Luisa, con tales motivos y acusaciones se somete a un interrogatorio brutal a Pepita por parte de la policía francesa y se manda registro sobre sus posesiones en Pisa, pero, Pepita los engaña a todos: Un informe de la policía parisina de 1831 (época en que pepita y Godoy residían en París), indica que Pepita exhibe joyas valoradas en 4 millones de francos, así mismo enajenando algunas joyas adquirió un palacete, una casa de campo y aún pudo aportar dinero para auxiliar a varios compatriotas y avalar un cuantioso préstamo, garantizado con parte de unas joyas no de su propiedad, sino de unos compatriotas amigos refugiados en Francia. ¿Casualidad? Al lector le compete juzgar.


Fernando VII prohibió la vuelta de Godoy y su familia a España y consiguió que se les suprimiesen todas sus pensiones. Impidió también a Carlota (hija de Godoy y si primera esposa, la condesa de Chinchón) que se casara con varios pretendientes, pero esta aprovechó el pronunciamiento de Riego para casarse el 8 de noviembre de 1821 con el príncipe italiano Camilo Rúspoli (sus descendientes viven hoy en Madrid y poseen una gran influencia y patrimonio, que incluso se han permitido publicar unas memorias para limpiar la imagen del valido). Después sus tíos regentes del gobierno provisional la autorizaban a volver a España (que no a Godoy).
En 1828 muere en París la condesa de Chinchón y el siete de febrero del año siguiente, teniendo ya cinco hijos, Godoy y Pepita logran casarse.
En la imagen, Pepita Tudó.



El 11 de abril de 1832 la familia Godoy se traslada a París. El 29 se septiembre de 1833 asciende al trono Isabel II y los Godoy ven la oportunidad de recuperar sus posesiones. En 1836 Godoy publica sus memorias (cumpliendo la promesa, hecha a Carlos IV, de no hacerlo en vida de su hijo Fernando VII; pero, cuando todos los personajes importantes ya habían muerto, y no se podía dilucidar la veracidad de sus escritos) y Pepita se desplaza a Madrid a reclamar las propiedades familiares. Pepita deja a su hijo Manuel y a sus nietos en París con Godoy y no vuelve nunca más con ellos. Previamente Godoy había puesto todos sus bienes a nombre de Pepita para prevenir males mayores, aunque esto pudo suponer un error por su parte.

Pepita Tudó falleció en su piso de la calle Fuencarral a los 92 años, en el año 1869, víctima de las quemaduras producidas por un brasero que prendió en sus ropas. Fue sepultada en el Cementerio de San Isidro, en un nicho que se halla en la fila superior de la Galería nº 4 (contando seis nichos desde la izquierda).



Sobre esta mujer, habría mucho que decir, pero ni es el lugar, ni el momento apropiado. Nos limitaremos a comentar que en realidad, existen muchas posibilidades de que la maja vestida y desnuda que pintó Goya, es Pepita Tudó, no la duquesa de Alba como se pretende. Pero esto será aclarado en otra ocasión, y en otro artículo diferente.
En las imágenes, el cuadro famoso de Goya, en sus dos versiones, Las cuales eran propiedad además de Manuel Godoy, al igual que otro número importante de obras de su colección.






El 30 de abril de 1844, con Isabel II en el trono, el ministerio de Hacienda acordó la devolución a Manuel Godoy de todos los bienes que estuvieran en poder del estado, así como la indemnización por los vendidos y enajenados, pero la medida no se pudo aplicar puesto que muchas obras habían desaparecido en sucesivos expolios. En cambio, a su hija Carlota, en 1829, se le había devuelto la propiedad de los bienes de su madre la Condesa de Chinchón y la mitad de los confiscados a su padre. Godoy tampoco quiso regresar jamás a España, pudiendo hacerlo desde que fue autorizado por el gobierno español el 31 de mayo de 1847, concretamente el gobierno de Joaquín Francisco Pacheco (otro salvador de la memoria histórica interesada del momento) fue el que rehabilitó a Godoy, pero este nunca quiso regresar. Abandonado por todos, muere en París en 1851, sólo y arruinado en un cuchitril. Su cuerpo fue depositado en principio en la iglesia de Saint-Roch y trasladado en 1852 al cementerio de Père-Lachaise en una tumba situada en dicho cementerio, en la División 45 (3ª línea O, 19.donde reposa actualmente, en un apartado que se llama Lísle des espagnoles, donde están enterrados los españoles afrancesados o sus descendientes que en su día, salieron de España o bien desterrados o por propia voluntad. En la imagen, tumba de Godoy en París.



En 1873 llegó la derrota definitiva de la familia con la nacionalización por el gobierno de Emilio Castelar de todos los bienes pertenecientes a Godoy. Hacía 4 años que había muerto Pepita Tudó.

JUICIO A GODOY
Godoy ha sido uno de los personajes más apasionadamente tratados por la Historia. El llamado choricero y Gran Visir es juzgado hoy en día sin acritud ni pasión, ya se ve en las iniciativas tanto de algún Ayuntamiento como Iglesia-Convento como de algún que otro Ministerio Público, de intentar traer sus restos a España. Lo cierto es que tuvo el singular infortunio de sobrevivir muchos años a su desgracia y esta circunstancia desventurada incita hoy a la piedad y a la benevolencia hacia el que contempló durante cerca de medio siglo el doloroso contraste entre su pasada grandeza y el triste presente, lleno de miserias y tribulaciones. Es calificado de mediocre y ambicioso, anhelante en acumular riquezas, aunque no carecía de talento, pues era de una inteligencia clara y despierta. Es verdad que tuvo algunos aciertos, Godoy como gobernante fue un decidido partidario de las luces, suprimió censuras, dejo entrar los libros enciclopedistas, puso trabas a la actuación de la inquisición, fue quien autorizo el regreso de los judíos a España. La herencia educativa y cultural de Godoy es muy superior a la de cualquier otro periodo: Creación del Real Colegio de Medicina, el Cuerpo de Ingenieros y Cosmógrafos, las escuelas de Veterinaria, Sordomudos, Relojería, etc. el Observatorio Astronómico, el Jardín Botánico, los museos de Industria e Hidrográfico, ordenó el primer reglamento para médicos y farmacéuticos, apoyó publicaciones y expediciones de estudios botánicos, etc., pero, las guerras en que nos metió costo a España aproximadamente medio millón de muertos, sin contar los que murieron por el hambre, ya que resultó verdaderamente costosa. Los guerrilleros se aprovisionaron sobre el terreno mediante requisas, la devastación destructora diezmó la producción agraria, la gente del campo temía cultivar por miedo a la incertidumbre, las cosechas fueron malas y escasas y la mortandad por la hambruna se disparó. La industria textil disminuyó casi hasta desaparecer, el transporte de mercancías se paralizó por completo, y la guerra generó un fuerte déficit en las finanzas públicas generando un déficit que superaba los 12.000 millones de reales, cifra veinte veces superior a los ingresos anuales ordinarios, sin contar las pérdidas de las guerras como aliados de Napoleón, la pérdida de la Armada Española, la de tantos buenos héroes sin parangón de la patria, y sobre todo, que a raíz de la guerra en que nos vimos metidos gracias a la, por decirlo de alguna manera, desconsideración del mozo extremeño, las Colonias de América empezaron su periplo independentista de una nación débil, y en quiebra.
Los intereses creados por una muchedumbre de servidores interesados sólo en su propio beneficio forjaron la leyenda de su exagerada competencia y la aureola de prestigios que trataban de encubrir sus grandes dislates. Los acontecimientos que se desarrollaron a su vista eran de trascendencia muy superior a su preparación. La gloria de Napoleón le deslumbró en un principio, le atemorizó después su poder y desde entonces su servilismo no tiene nombre. La vanidad y el instinto de conservar su relevante posición le cegaron en la última época de su gobierno y vendió a su patria sin darse cuenta del crimen que cometía. También es justo decir que la responsabilidad fue también de los reyes que lo elevaron, de los aduladores de la época y de esos españoles que se resignaron en aquel orden de cosas.
Ante todo esto expuesto, compete al lector enjuiciar si Manuel Godoy y Álvarez de Faria fue un noble político que sufrió los desmanes y desatenciones de unos reyes nefastos (como muchos otros por no decir casi todos, tanto Austrias menores como Borbones mayores), y merecedor de ser repuesto en el papel de la Historia de España como ilustre y grande, y que sus restos acaben en la tierra que lo vio nacer y desaparecer por la frontera, o bien, que termine donde siempre ha estado y querido estar, pues ya se ha visto que nunca quiso regresar, más bien lo que quería era sólo, su extenso patrimonio fruto de lo que la fructífera caída a tiempo de un caballo, le quiso regalar.
Para finalizar, cabe reseñar el famoso dicho de Santayana, “Quien olvida su historia, está condenado a repetirla”. Así sea.

http://navegandoenelrecuerdo.blogspot.com.es/



Aingeru
12-Cabo
12-Cabo

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 497
Puntos patrióticos : 5868
Reputación : 2627
Fecha de inscripción : 06/04/2014
Localización : Pamplona

http://navegandoenelrecuerdo.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: GODOY. EL VALIDO SIN MESURA.

Mensaje por HispanoCortés501 el Dom Nov 09 2014, 01:55

Todos los validos de la historia de España han sido muy corruptos preocupándose mas por su bolsillo que por el país.
España ha tenido muy malos gobernantes.

HispanoCortés501
18-Cabo 1º
18-Cabo 1º

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 794
Puntos patrióticos : 27092
Reputación : 3269
Fecha de inscripción : 09/05/2014
Edad : 25
Localización : Bilbao, Vascongadas, España

Volver arriba Ir abajo

Re: GODOY. EL VALIDO SIN MESURA.

Mensaje por Aingeru el Dom Nov 09 2014, 20:37

@HispanoCortés501 escribió: Todos los validos de la historia de España han sido muy corruptos preocupándose mas por su bolsillo que por el país.
España ha tenido muy malos gobernantes.

Cierto, pero sin embargo, los buenos españoles, por amor a su patria, han sabido luchar y morir por esos malos gobernantes como nunca lo ha hecho nadie, con el orgullo de su corazón, y aguantando el tipo incluso en situaciones de evidente inferioridad, incluso sin recibir sus pagas. Así somos...algunos.

Aingeru
12-Cabo
12-Cabo

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 497
Puntos patrióticos : 5868
Reputación : 2627
Fecha de inscripción : 06/04/2014
Localización : Pamplona

http://navegandoenelrecuerdo.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.