Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Las revueltas contra Maduro llegan a España
Hoy a las 15:40 por Neilo65

» HA MUERTO D. JOSÉ UTRERA-MOLINA EX-MINISTRO
Hoy a las 15:20 por Neilo65

» El Carnicero de Mondragón
Hoy a las 14:55 por Lucía

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Hoy a las 09:52 por deuteros

» Donald Trump se vende a Israel y ataca Siria.
Ayer a las 15:43 por JoséUEI

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 152. La revolución rusa y el comunismo:
Ayer a las 09:43 por Antonio García Fuentes

» Moda españolas en las Monarquías europeas
Ayer a las 01:17 por Neilo65

» PRESENTACIÓN
Vie Abr 21 2017, 23:44 por HUEVON

» Presentacion
Vie Abr 21 2017, 22:19 por Mastieno

» Muere la exministra socialista Carme Chacón a los 46 años en su casa de Madrid
Vie Abr 21 2017, 20:39 por ilustrado

» Mi presentacion
Vie Abr 21 2017, 20:32 por ilustrado

» Ynestrillas, de líder patriota a militante de PODEMOS.
Vie Abr 21 2017, 20:25 por ilustrado

» Expedición científica al Nuevo Mundo por Francisco Hernández
Vie Abr 21 2017, 20:17 por ilustrado

» Biografías de Patriotas Vascongados
Vie Abr 21 2017, 19:39 por ilustrado

» Europa, la diosa fenicia que da nombre a nuestro continente
Vie Abr 21 2017, 19:10 por ilustrado

» Blas de Lezo: textos, videos, libros, homenajes, etc.
Vie Abr 21 2017, 18:19 por ilustrado

» Identidad Mitológica vasca
Vie Abr 21 2017, 18:01 por ilustrado

» Éxtasis místico de Santa Teresa de Jesús
Vie Abr 21 2017, 18:00 por HUEVON

» ¡Huy, que vienen los españoles!
Vie Abr 21 2017, 13:49 por ilustrado

» Robo de dinero público o bienes públicos
Vie Abr 21 2017, 12:04 por Antonio García Fuentes

» Cómo reconocer un ataque de falsa bandera, sus consecuencias y las mentiras sobre otros países
Vie Abr 21 2017, 00:48 por El Zorro

» Ha fallecido nuestro amigo TRAJANO.v
Jue Abr 20 2017, 17:03 por Lucía

» Apoyo total a Al Assad y a Rusia en su lucha contra el Estado Islámico y Al Qaeda y condena al ataque de USA a Siria.
Jue Abr 20 2017, 16:36 por HUEVON

» Compromís reivindica la «república valenciana»
Jue Abr 20 2017, 15:49 por Lucía

» Tertulia en Es Radio Castellón con intervención de Manuel Canduela
Jue Abr 20 2017, 14:44 por Neilo65

» Unos "Si" gigantes se instalan en diferentes municipios catalanes
Jue Abr 20 2017, 14:07 por El Zorro

» Más que palabras- Audios de DNradio
Jue Abr 20 2017, 11:59 por HUEVON

» La guerra del hombre y “las otras”
Jue Abr 20 2017, 10:05 por Antonio García Fuentes

» NOTICIARIOS: Siempre malas noticias
Miér Abr 19 2017, 09:24 por Antonio García Fuentes

» Quién ganaría en una hipotética guerra entre España y el Reino Unido
Miér Abr 19 2017, 00:00 por CALZADA

» Rusia pide a Gran Bretaña que devuelva Gibraltar.
Mar Abr 18 2017, 23:44 por CALZADA

» Guerra de la Independencia española
Mar Abr 18 2017, 21:40 por Juanma_Breda

» Presupuestos Generales o “el timo de la estampita”
Mar Abr 18 2017, 10:12 por Antonio García Fuentes

» Exposición La memoria recobrada: Huellas en la historia de Estados Unidos
Lun Abr 17 2017, 19:54 por ilustrado

» Análisis de la película "Alien" desde una óptica masculinista: la madre arcaica
Lun Abr 17 2017, 15:30 por Juan Garcia

» La deportista que se negó a competir con España, gana el campeonato con Holanda
Lun Abr 17 2017, 14:50 por JoséUEI

» UN PATRIOTA MAS EN LUCHA
Lun Abr 17 2017, 03:35 por JoséUEI

» Colau elimina del callejero la plaza de la hispanidad
Lun Abr 17 2017, 03:25 por JoséUEI

» ¿Cree que deberían endurecerse las sanciones a las instituciones que izan la bandera republicana?
Lun Abr 17 2017, 03:19 por JoséUEI

» A misa no van, pero van a CARITAS.
Dom Abr 16 2017, 19:34 por Torquemada2014

» Los monos de Gibraltar quieren ser españoles.
Sáb Abr 15 2017, 13:54 por Neilo65

» Prisión para tres de los ocho detenidos por los disturbios en la 'Madrugá' de Sevilla
Sáb Abr 15 2017, 13:51 por Neilo65

» ¿Por qué no hay EXTREMA DERECHA EN ESPAÑA?
Vie Abr 14 2017, 22:57 por Torque-mada_62

» El Gobierno frena la compra de 500 granadas "de guerra" por parte de la Generalitat
Vie Abr 14 2017, 13:48 por Neilo65

» Podemos asalta la Semana Santa: El alcalde de Oviedo prohíbe que la Policía escolte los pasos
Vie Abr 14 2017, 00:47 por Valle

» Mi música, tu música, nuestra música
Jue Abr 13 2017, 21:57 por Tigre Blanco

» Simón Bolívar: La historia de un criminal, sanguinario y genocida
Jue Abr 13 2017, 11:07 por Torquemada2014

» Multitudinaria manifestación en Barcelona contra el 'golpe separatista'
Jue Abr 13 2017, 10:41 por Torquemada2014

» Lo que ví el otro día en el Valle de los Caídos
Jue Abr 13 2017, 01:11 por Valle

» El periódico sensacionalista «The Sun» llama «follaburros» a los españoles.
Miér Abr 12 2017, 23:39 por Juanma_Breda

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

LA SOBERBIA: PREPOTENCIA Y ALTANERIA

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LA SOBERBIA: PREPOTENCIA Y ALTANERIA

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Miér Nov 12 2014, 15:01

LA SOBERBIA: PREPOTENCIA Y ALTANERIA


La soberbia consiste en concederse más meritos de los que uno tiene. Es la trampa del amor propio: estimarse muy por encima de lo que uno vale. Es falta de humildad y por tanto, de lucidez. La soberbia es la pasión desenfrenada sobre sí mismo. Apetito desordenado de la propia persona que descansa sobre la hipertrofia de la propia excelencia. Es fuente y origen de muchos males de la conducta y es ante todo una actitud que consiste en adorarse a sí mismo: sus notas mas características son prepotencia, presunción, jactancia, vanagloria, estar por encima de todos lo que le rodean. La inteligencia hace un juicio deformado de sí en positivo, que arrastra a sentirse el centro de todo, un entusiasmo que es idolatría personal.

Hay dos tipos de soberbia; una que es vivida como pasión, que comporta un afecto excesivo, vehemente, ardoroso, que llega a ser tan intenso que nubla la razón, pudiendo incluso anularla e impedir que los hechos personales se vean con una mínima objetividad. La otra es percibida como sentimiento, cursa de forma más suave y esa fuerza se acompasa y la cabeza aún es capaz de aplicar la pupila que capte la realidad de lo que uno es, aunque solo sea en momentos estelares. Entre una y otra deambula la soberbia, transita, circula, se mueve y según los momentos y circunstancias hay más de la una o de la otra.




La soberbia es más intelectual y emerge en alguien que realmente tiene una cierta superioridad en algún plano destacado de la vida. Se trata de un ser humano que ha destacado en alguna faceta y sobre una cierta base, el balance propio saca las cosas de quicio y pide y exige un reconocimiento público de sus logros. Para un psiquiatra, estamos ante lo que se llama una deformación de la percepción de la realidad de uno mismo por exceso.

Ante la soberbia dejamos de ver nuestros propios defectos, quedando estos diluidos en nuestra imagen de personas superiores que no son capaces de ver nada a su altura, todo les queda pequeño.

Hay una gradación entre las tres estirpes, soberbia-orgullo-vanidad, que van de más a menos intensidad, tanto en la forma como en el contenido. Entre la soberbia y el orgullo hay matices diferenciales, aunque el ritornello que se repite como denominador común puede quedar resumido así: apetito desordenado de la propia valía y superioridad. Es una tendencia a demostrar la superioridad, la categoría y la preeminencia que uno cree que tiene frente a los de su entorno. En general estos dos conceptos se manejan como términos sinónimos, aunque se pueden espigar algunas diferencias interesantes.

La soberbia es más cerebral, se da en alguien que objetivamente tiene una cierta superioridad, que realmente sobresale en alguna faceta de su vida. Hay una cierta base. Facetas concretas de su andadura tienen un relieve que las realzaba sobre los demás.

Hay una evidencia por la que puede ser tentado por la soberbia, no necesitando del halago de los otros y haciendo él mismo, su propio y permanente elogio de forma clara y difusa, rotunda y desdibujada, a tiempo y a destiempo, con ocasión y sin ella. Sus manifestaciones son mas internas y privadas, aunque pueden ser observadas por una

atmósfera grandiosa que él crea sobre su persona y además, a través de sus máscaras; hay arrogancia, altanería, tono despectivo hacia los demás, que se mezclan con desprecio, desconsideración, frialdad en el trato, distancia gélida, impertinencia e incluso , tendencia a humillar. Otras veces, esas máscaras son de una insolencia cínica, mordaz, con un ritintín de magnificencia que provoca en el interlocutor un rechazo frontal. En los casos algo mas leves, baja la hoguera del engreimiento y entonces la relación personal se hace más soportable.

El orgullo es mas emocional Es una alta opinión de uno mismo mediante la cual la persona se presenta con una superioridad y un aire de grandeza extraordinario. Puede ser lícito y hasta respetable. Decía Luis Vives que “es un amor a uno mismo por méritos propios”. Puede ponerse de manifiesto en circunstancias positivas, en donde el lenguaje coloquial se mezcla con hechos e intenciones. En esos casos dimana de causas nobles y puede ser hasta justo. El orgullo de ser un buen cirujano, un buen padre, un excelente poeta, ser de una región concreta de un país... Todo esto está dentro de unos límites normales. Puede encuadrarse en el reconocimiento a una labor bien hecha.




La palabra vanidad procede del latín vanitas,-tatis, que significa falto de sustancia, hueco, sin solidez. Se dice, también, de algunos frutos cuyo interior está vacío, en donde solo hay apariencia. Mientras la soberbia es concéntrica, la vanidad es excéntrica. La primera tiene su centro de gravedad dentro, en los territorios más profundos de la arqueología íntima. La segunda es más periférica, se instala en los aledaños de la ciudadela exterior. La soberbia es subterránea. La vanidad está en la pleamar del comportamiento. En la soberbia uno tiene una enfermedad en el modo de estimarse uno a sí mismo, en una pasión que tiene sus raíces en los sótanos de la personalidad en donde brota el error por exceso de autonivel. En la vanidad la estimación exagerada procede de fuera y se acrecienta del elogio, la adulación, el halago, la coba mas o menos afectada y obsequiosa que lleva a dilatar alguna faceta externa y que de verdad tiene un fondo falso, porque no contempla mas que un segmento de la conducta.

En la soberbia y en la vanidad hay una sublevación del amor propio: que pide un reconocimiento general. La primera es más grave, porque se suele añadir la dificultad para descubrir los defectos personales en su justa medida y apreciar las cosas positivas que hay en los demás, al permanecer encerrado en su geografía ampulosa.

Se pueden distinguir dos modalidades clínicas de la soberbia, entre las cuales cabe un espectro intermedio de formas soberbias. Una es la soberbia manifiesta que es notarial y que se la registra a borbotones, con una claridad absoluta, lo cual suele ser poco frecuente. Ahí petulancia y presunción. La otra es la soberbia enmascarada, que es la mas habitual y que se camufla a soto voce por los entresijos de la forma de ser y que es mas propia de las personas inteligentes y teniendo un sentido amplio y desparramado que asoma, se esconde, salta y bulle y revolotea por su mundo a personal. ¿Cuáles son estos síntomas? Voy a resumirlos esquemáticamente:

1- Aire de suficiencia que refleja un bastarse a si mismo y no necesitar de nadie. Engreimiento que esculpe y hace hierático el gesto y lleva al hábito altanero.

2- La borrachera de si mismo tiene su génesis de una zona profunda e íntima donde se elabora esa superioridad. Las manifestaciones mas relevantes son: susceptibilidad casi enfermiza para cualquier crítica con un cierto fundamento; gran dificultad para pasar desapercibido; tendencia a hablar siempre de si mismo, si este no es el tema central de conversación, enseguida decae su interés en la participación y el dialogo con los demás; desprecio olímpico hacia cualquier persona que aflore en su cercanía y de la que se pueda oír alguna alabanza. Esta embriaguez puede disfrazarse de los mas variados ropajes

3-La soberbia entorpece y debilita cualquier relación amorosa. Cuando alguien tiene un amor desordenado a si mismo como el descrito, es difícil darse a otra persona y poner los sentimientos y todos sus ingredientes para que esa relación se consolide. Esto hace casi imposible la convivencia, volviéndola insufrible, pues reclama pleitesía, sumisión, acatamiento y hasta servilismo.

No podemos olvidar, que para estar bien con alguien, para establecer una relación de convivencia estable y que funcione hace falta estar primero bien con uno mismo

4-En la soberbia se hospeda una obsesión exagerada por uno mismo que ha ido conduciendo a una excesiva evaluación del propio mérito. Y afloran términos como alardear, jactarse, vanagloriarse.




Lo contrario de la soberbia es la humildad. Todo el edificio de la persona equilibrada se basa en una mezcla de humildad y autoestima. La una no está reñida con la otra. Una persona que reconoce sus defectos y lucha por combatirlos y a la vez, tiene confianza y seguridad en sus posibilidades.

Entre la soberbia, el orgullo y la vanidad hay grados, matices, vertientes y cruzamientos recíprocos. Por esos linderos se suele acabar en el narcisismo, patrón de conducta presidido por el complejo de superioridad, la necesidad enfermiza de reconocimiento de sus valías por parte de la gente del entorno y la permanente autocontemplación gustosa.

Lasch en su libro la cultura del narcisismo dice que en la cultura americana este es un emblema de nuestro tiempo. Freud puso de moda este término, recordando a la planta del narciso, que crece a orillas de los estanques y se mira en el espejo que el agua le ofrece. Lipovetsky en su libro La sociedad perdida habla del interés desmedido por la propia imagen: por la personalidad, por el cuerpo y sus partes descubiertas (la cara y las manos) y por la necesidad de aprobación de los demás que tienen este tipo de personas.

El análisis se complica más de lo que quisiéramos y hay un terreno magnético e imantado entre estas tres estirpes mencionadas.

Sólo el amor puede cambiar el corazón de una persona. Cuando hay madurez, uno sabe relativizar la propia importancia, ni se hunde en los defectos ni se exalta en los logros. Y a la vez, sabe detenerse en todo lo positivo que observa en los que le rodean. Saber mirar es saber amar a lo sencillo se tarde tiempo en llegar.
 

http://www.taringa.net/posts/info/1209972/La-Soberbia-Prepotencia-y-Altaneria.html
avatar
HIMNOSHISTORICOS
90-General de División
90-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
[table class="medallero"="border: 1px solid blue; width: 100%;"]
[tr style="background-color: Navy ; color: white;"]
[td style="text-align: center; padding: 3px;"]-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas![/td]
[/tr][td]
[/td][/table]
España
Advertencias : 100%
Mensajes : 19291
Puntos patrióticos : 365608
Reputación : 19072
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.