El recluso pasó a régimen ordinario en la prisión alicantina tras recurrir su clasificación inicial en primer grado y el fiscal no se opuso