Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Ha fallecido nuestro amigo TRAJANO.v
Hoy a las 18:30 por Valle

» Vídeos de Humor
Hoy a las 18:18 por Clemente

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Hoy a las 18:07 por Juanma_Breda

» BOBOS DE LA TRIBU
Hoy a las 15:15 por El Zorro

» Patriotas participantes en acto del 20N dan una paliza al activista Lagarder por gritar "Franco, asesino"
Hoy a las 14:19 por Clemente

» El milagro de Empel.
Hoy a las 12:48 por HIMNOSHISTORICOS

» Iker Jiménez denuncia la última moda en censuras: prohibir los belenes navideños
Hoy a las 12:33 por HIMNOSHISTORICOS

» SE CONFIRMA LA RELACIÓN PODEMOS-SOROS!! (Conspiración??)
Hoy a las 12:25 por HIMNOSHISTORICOS

» Miniserie "El padre de Cain"
Hoy a las 11:49 por HIMNOSHISTORICOS

» Nuevo batacazo en taquilla de "La Reina de España"
Hoy a las 02:16 por Neilo65

» Sobre los separatistas catalanes (102 vídeos)
Hoy a las 01:10 por ruedex

» IDEOLOGÍA DE GENERO TIRADA POR TIERRA A SACO. (vídeos) enlaces web. BRUTAL. PÁSALO POR DONDE PUEDAS, QUE SE ENTEREN.
Hoy a las 00:17 por ruedex

» Portugal pregunta a España por el almacén de Almaraz
Ayer a las 21:23 por Valle

» Adoctrinamiento Catalán y consecuencias.
Ayer a las 21:11 por El Zorro

» Un vídeo parodia a las feministas radicales y el autor sufre una ola de injurias y amenazas
Ayer a las 18:38 por Neilo65

» El 6-D para los independentistas: trabajar, quemar una Constitución y criticar la Carta Magna en el exterior
Ayer a las 13:56 por El Zorro

» Los globalistas pierden en Italia y ganan en Austria con trampas.
Ayer a las 12:12 por Juanma_Breda

» POBREZA Y RIQUEZA: ¿CÓMO DEFINIR AMBAS?
Ayer a las 09:32 por Antonio García Fuentes

» Individuo de raza negra canta jotas mejor que un español
Ayer a las 05:16 por Lucía

» bienvenida
Mar Dic 06 2016, 22:02 por avocado33

» 6 de diciembre: NADA QUE CELEBRAR
Mar Dic 06 2016, 20:10 por Valle

» Otegui se queda sin ir a Cuba al no poder sobrevolar el espacio aéreo de Estados Unidos
Mar Dic 06 2016, 19:16 por PoM

» EL IMÁN SUPREMO DE CANARIAS EXIGE MÁS AYUDAS Y ADVIERTE: “DE LO CONTRARIO, HABRÁ MÁS TERRORISMO”
Mar Dic 06 2016, 19:07 por PoM

» NO NOS DESTROCÉIS A LOS HÉROES.
Mar Dic 06 2016, 17:41 por HIMNOSHISTORICOS

» Cómo el marxismo cultural de la Escuela de Frankfurt inventó la persecución al disidente
Mar Dic 06 2016, 16:40 por HIMNOSHISTORICOS

» PORRA: Villarreal Vs At. de Madrid (12-12-2016)
Mar Dic 06 2016, 16:16 por Mastieno

» Mi música, tu música, nuestra música
Mar Dic 06 2016, 14:43 por HIMNOSHISTORICOS

» 1785 motivos para presumir de ser español
Mar Dic 06 2016, 12:50 por Invitado

»  Hogar Social desalojado del antiguo edificio del NO-DO
Mar Dic 06 2016, 12:32 por JoséUEI

» Me presento
Mar Dic 06 2016, 10:58 por JoséUEI

» 6 guerras que comenzaron por atentados de falsa bandera
Mar Dic 06 2016, 01:38 por Neilo65

» Steven Spielberg hará una película de la conquista de México.
Mar Dic 06 2016, 01:09 por Neilo65

» PORRA: FC Barcelona Vs Real Madrid (3-12-2016)
Lun Dic 05 2016, 21:48 por niunpasoatras.org

» La Guerra de las Naranjas, el origen de la vigente disputa territorial entre Portugal y España
Lun Dic 05 2016, 20:34 por Juanma_Breda

» La campaña de donar carne de cerdo al 'Banco de Alimentos' triunfa en Facebook
Lun Dic 05 2016, 12:11 por HIMNOSHISTORICOS

» Por qué los soldados rezan, por qué la Inmaculada es patrona de España y de la Infantería
Lun Dic 05 2016, 11:51 por HIMNOSHISTORICOS

» La verdad… “Ni en el potro del tormento”
Lun Dic 05 2016, 10:29 por Antonio García Fuentes

» Cristiano Ronaldo, acusado de evadir 150 millones con varias sociedades en un paraíso fiscal
Dom Dic 04 2016, 18:20 por Valle

» "Adrián, vas a morir", le dice una antitaurina al pequeño con cáncer
Dom Dic 04 2016, 14:36 por Huroncete

» El CEIP Rosalía de Castro celebra con una jura de bandera escolar su españolidad y la democracia
Dom Dic 04 2016, 00:14 por Torquemada2014

» Eslovaquia aprueba una ley para evitar la propagación del islam
Sáb Dic 03 2016, 21:44 por HIMNOSHISTORICOS

» Lee y escucha la letra propuesta para el himno de España en una iniciativa de Change.org
Sáb Dic 03 2016, 18:37 por Neilo65

» Qué fue de… Javier Arizmendi: ¿otro futbolista de extrema derecha?
Sáb Dic 03 2016, 15:39 por Juanma_Breda

» "Casa Nostra, Casa Vostra" 300 entidades y personalidades reclaman implicarse en la acogida de refugiados
Sáb Dic 03 2016, 14:40 por Juanma_Breda

» ¿Por qué un dictador de izquierdas no es un dictador?
Sáb Dic 03 2016, 13:16 por HIMNOSHISTORICOS

» Franco Ese Hombre Pelicula Completa En Español
Sáb Dic 03 2016, 12:37 por HIMNOSHISTORICOS

» Biografías de Patriotas Vascongados
Sáb Dic 03 2016, 10:57 por ilustrado

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 134 SOBRE EL ESPIRITISMO Y EL UNIVERSO
Sáb Dic 03 2016, 09:41 por Antonio García Fuentes

» ¿ Porque Gibraltar es una colonia y Ceuta y Melilla no ?
Vie Dic 02 2016, 22:05 por Valle

» Historia del Camino de Santiago
Vie Dic 02 2016, 20:25 por ilustrado

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Los Musulmanes deben regresar a sus países

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los Musulmanes deben regresar a sus países

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Jue Ene 08 2015, 16:25

Debemos comenzar una política de deportaciones antes de que sea demasiado tarde.

 

Los recientes acontecimientos vividos en el país vecino no hacen si no fortalecer las tesis de Democracia Nacional. El modelo multicultural ha fracasado y una sociedad no puede convivir con su antagónica enquistada en su propio seno.
 
Durante las pasadas semanas varios atentados cometidos por musulmanes han sembrado el pánico en el país galo pero la matanza de hoy,  en la revista ‘Charlie Hebdo’ , ha transformado ese miedo en rabia e indignación.
 
La política de inmigración de las potencias occidentales esta siendo suicida y demencial, máxime si tenemos en cuenta el seguidísimo que Europa hace de las campañas bélicas norteamericanas e israelíes.
 
En pocas palabras, no podemos declarar la guerra a países musulmanes, bombardear sus casas, ciudades y luego, sin ningún tipo de control invitarles a venir aquí a instalarse, construirles mezquitas y dejarles parasitar en nuestro sistema social. El resultado de esta política demente es obvio, traemos esas guerras a nuestro hogar.
 
La política que propone DN es la diametralmente opuesta ya que nos oponemos radicalmente a apoyar las campañas bélicas de Estados Unidos e Israel en estos países y a su vez reclamamos un cierre de fronteras que garantice nuestra seguridad.
 
El pueblo francés según todas las encuestas está empezando a reaccionar ya que se auguran los mejores resultados para Marine Le Pen del Frente Nacional, partido que lleva en su programa el control exhaustivo de la inmigración y el cese de esa política seguidista de los intereses de USA e Israel. Desde aquí quiero solidarizarme con el pueblo francés que ha recibido este golpe terrorista brutal.
 
Pero es en España donde la situación es más delicada. Mientras que el Gobierno del PP realiza una política servil frente a los intereses yanqui-sionistas, al mismo tiempo va dando grandes pasos en la equiparación del Islam con la Fe Católica, algunas autonomías empiezan a incluir el árabe en sus planes de estudio y las mezquitas se abren por todo el territorio nacional. La inmigración , especialmente la musulmana, no encuentra ninguna traba a la hora de instalarse en nuestro país y los musulmanes reciben todo tipo de ayudas que, por otro lado, se niegan a los españoles.  Para colmo las encuestas dan como favorito en las elecciones a “Podemos” un partido que no esconde sus simpatías por el islamismo, que cataloga a la “Reconquista” como genocidio y que aboga por el “Papeles para todos” y “el ningún ser humano es ilegal” Los Españoles debemos reaccionar antes de que sea tarde y mostrar nuestro rechazo a este estado de cosas.
 

¿Y si se trata de un atentado de Falsa Bandera?

 
Debo reconocer que viendo la pericia militar del comando asesino, el momento político que vive Europa y teniendo en cuenta los antecedentes del 11M, 11S y 7J es la primera posibilidad que se me ha pasado por la mente, no obstante eso no invalidaría nuestro análisis ya que es solo cuestión de tiempo y de número que este conflicto entre Europa y el Islam desgarre nuestro continente en una sangrienta guerra si no lo solucionamos ya y  solo hay una solución: Deben regresar a sus hogares. EUROPA PARA LOS EUROPEOS.

MANUEL CANDUELA
PRESIDENTE DE DN
https://www.facebook.com/manuel.canduela.5

http://democracianacional.org/dn/los-musulmanes-deben-regresar-a-sus-paises/

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18905
Puntos patrióticos : 363094
Reputación : 18510
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Musulmanes deben regresar a sus países

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Jue Ene 08 2015, 17:15

ESTAMOS EN GUERRA
ROBERTO FIORE




”La matanza de Paris es una declaración de guerra abierta hacia Europa, es necesario responder adecuadamente”, en calidad de presidente del partido europeo APF y como secretario nacional de Forza Nuova, Roberto Fiore traza un plan operativo:
”(1: Cierre inmediato de las embajadas de Arabia Saudita y del Catar en Europa, que son de todo menos centros culturales islámicos y mezquitas; a través de TV, bancos, empresas son entre los primeros que financian el terrorismo del ISIS y, gracias a la libertad de movimiento del que gozan sus Servicios Secretos, constituyen importantes enlaces del enemigo en tierra europea.
2: Censo urgente de los musulmanes en Europa, a través de las mezquitas y los centros islámicos; quien no esté regularizado debe ser expulsado con un procedimiento de urgencia, el resto debe ser puesto bajo un escrupuloso control, en espera de análogos procesos de expulsión inmediata, la misma suerte debe reservarse para los Imanes que se nieguen a colaborar”.
”Esperamos también que en los demás países europeos- concluye- que se formen movimientos populares anti-fundamentalistas, así como se ha producido con Pegida en Alemania. Los días de las charlas ”progres” han terminado”
https://www.facebook.com/pages/Forza-Nuova/158945334122993
https://www.facebook.com/pages/Roberto-Fiore/702795233100895
https://www.facebook.com/pages/Alliance-for-Peace-and-Freedom/534241563377494?ref=profile


http://democracianacional.org/dn/estamos-en-guerra/

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18905
Puntos patrióticos : 363094
Reputación : 18510
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Musulmanes deben regresar a sus países

Mensaje por URSINO el Jue Ene 08 2015, 19:44

Certeras palabras de Canduela y de Fiore, de éste último, suscribo plenamente su plan operativo, que lógicamente se quedará en papel mojado en la Gran Ramera  de Babilonia en la que se ha convertido Europa actual.

URSINO
35-Sargento 1º
35-Sargento 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2273
Puntos patrióticos : 17591
Reputación : 6653
Fecha de inscripción : 14/06/2014
Localización : JAÉN-ESPAÑA

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Musulmanes deben regresar a sus países

Mensaje por Diego Gutiérrez el Jue Ene 08 2015, 19:56

Aunque me molesta las publicaciones del semanario francés de izquierdas, Charlie Hebdo, en especial cuando molesta a la derecha y al catolicismo, ellos jugaron con fuego, sabiendo que los intolerantes son los radicales musulmanes, los cuales son una comunidad importante en los guettos parisinos, ahora respecto al Islam en Europa o la Operación Eurabia,  los primeros musulmanes en llegar a Europa durante finales de la Segunda Guerra Mundial, lo hicieron para reconstruir y sustituir la mano de obra de Europa Occidental destruida, pero ellos, muchos de los cuales deben ser bisabuelos, se integraron a la nueva Europa, aprendiendo su idioma y sus reglas, pero dejando su cultura para sus casas o suburbios, su hijos también aprendieron bien, pero sus nietos y bisnietos, no, al ser rechazado y ser integrados a grupos de izquierdas en estos guettos urbanos, mas empezaron a depender de estos radicales encerrados en un barrios céntricos. Muchos europeos que participan en el ISIS, eran de familias cristianas, pero como hijos rebeldes, abandonaron a sus padres, se dedicaron a rapear, de hay a las drogas, después a ser activistas políticos, y cuando los dejaban en la cárcel, los agarraba una célula islámica para su conversión en milicia radical. 
Quisiera proponer el integrar a los musulmanes buenos(sin antecedentes penales y que no sean activistas), ellos pueden contribuir, trabajando, pero los musulmanes, que vivan del bienestar estatal y que sea activista, debe ser expulsado y si es islamita radical, el expulsar y extraditarlo a la justicia de su patria de origen, total, una prisión árabe es el infierno a diferencia de una prisión europea que para muchos pobres es un hotel. 

Diego Gutiérrez
3-Soldado
3-Soldado

Chile
Advertencias : 100%
Mensajes : 51
Puntos patrióticos : 1269
Reputación : 187
Fecha de inscripción : 22/10/2014
Edad : 27
Localización : Concepción, Chile

http://historiadoresuniversales.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Por un manifiesto contra el islam en Europa

Mensaje por José Francisco el Jue Ene 08 2015, 20:17

Por E. Milà
No hay que forjarse falsas esperanzas o refugiarse en mera palabrería: estamos asistiendo en Europa Occidental a los habituales choques entre vanguardias de dos ejércitos enemigos que se aproximan uno contra otro y que preceden a los enfrentamientos generalizados. A un lado, las vanguardias islamistas; de otro, quienes perciben la realidad del problema, lo inaplazable del conflicto y están dispuestos a reaccionar. Estamos asistiendo al inicio de un conflicto que será, a la vez, una guerra civil, racial y social. No se trata de que queramos o no combatir en ese conflicto: se trata de que los islamistas residentes en Europa nos lo han impuesto. Ahora nos toca reaccionar y dar una respuesta acorde con el desafío. Otra cosa sería, simplemente, suicidarse.
I. El islam no es una religión como las demás.
Amparado en las leyes de libertad religiosa existentes en todos los países de Europa, el islam progresa a lo largo de todo el continente. Sus bases no están compuestas por europeos de origen sino por inmigrantes llegados de otros horizontes. Así, se da la paradoja de que una doctrina contraria al espíritu europeo, contrario a la legislación europea, contraria a los valores europeos, situada entre 400 y 800 años por detrás de la evolución del continente, puede extenderse, progresar y contar con todos los beneplácitos legales.
Y sin embargo, el islam no es una religión como las demás. Es la única religión por la que sus miembros están dispuestos a matar. Es la única religión que incluye entre sus presupuestos el extenderse mediante la guerra. Es la única religión, entre cuyos “pilares” se encuentra la guerra como forma de extender su influencia. Eso hace del islam una forma supersticiosa, conflictiva, primitiva y ofensiva, completamente diferente a cualquier otra religión existente en la actualidad.
De ahí que no pueda aplicarse al islam por más tiempo el estatuto de libertad religiosa vigente en el continente. Hacerlo es equivalente a un país que facilita a quienes quieren destruirlo todos los elementos necesarios para hacerlo, empezando por la piqueta de demolición
II. No hay diferencia entre “islam moderado” e “islam radical”.
El islam es una superstición que ha demostrado a lo largo de la historia una increíble facilidad para deslizarse desde su vertiente moderada hasta los límites más extremos del fundamentalismo en cuestión de pocos años. En su área natural de expansión –el mundo árabe– el islam, en apenas treinta años, ha liquidado a casi todos los regímenes laicos, ha elevado barreras fundamentalistas, ha dado gigantescos pasos atrás en las costumbres sociales en esos países, ha desestabilizado regímenes, zonas y países y, finalmente, ha terminado amenazando a Europa, en donde su presencia se debe solamente a la llegada masiva de inmigración procedente de países árabes.
Permitir la difusión y la expansión del islam en Europa, aceptar que pueda tratarse de una religión como cualquier otra en el Viejo Continente, supone allanar el camino hacia la yihad, facilitarla, hacerla posible y admitir la desestabilización en todo el territorio de la Unión Europea. Hacerlo en razón de que el “islam moderado” no parece “peligroso” e incluso, ocasionalmente, se muestra dialogante, se ha revelado como un error: existen muchas posibilidades de que ese mismo islam, moderado hoy, se convierta en intolerante e integrista mañana, que el imán que hoy predica “integración”, mañana truene en defensa de su “identidad religiosa” más extrema.
¿Es que no habéis visto en vuestras ciudades a hijas de familias islamistas que se comportan como cualquier otra chica de su edad y que, bruscamente, un buen día empiezan a utilizar el velo islámico y a distanciarse de las que hasta entonces habían sido sus amigas? ¿Es que no habéis conocido comunidades islámicas que han ido creciendo normalmente y que, de repente, son radicalizadas por un imán wahabita subsidiado?
III. El mecanismo de auto–exclusión social
El fatalismo coránico hace que la inmensa mayoría de fieles islamistas en Europa se sitúen entre los estratos con menos ingresos de la población. Apenas hay estudiantes islámicos en universidades europeas; los que hay, en su inmensa mayoría, proceden de élites sociales de los países árabes. Los hijos de los islamistas presentes en Europa, por el contrario, prefieren que sus hijos trabajen desde la adolescencia a que sigan estudiando o aumenten su preparación profesional. Ni aun facilitándoles el acceso a la universidad (algo que se ha hecho en toda Europa y recientemente también en España mediante medidas de “discriminación positiva”), las familias islamistas parecen interesadas en que sus hijos tengan acceso a la enseñanza superior.
La “falta de competitividad” de los jóvenes islamistas o descendientes de familias islamistas en suelo europeo la “compensan” psicológicamente desarrollando una agresividad inusitada y creciente contra las sociedades europeas de acogida que cristaliza en salvajismo puro y simple (las quemas de coches por parte de jóvenes islamistas se han convertido en el siniestro acompañamiento de las noches en media Europa) o bien con la adhesión a las formas más primitivas y fundamentalistas de su identidad originaria identificada con el islam.
Todo esto lleva directamente a que las bolsas de islamistas presentes en Europa experimenten siempre los mismos procesos de auto–exclusión social. No se puede reprochar a los empresarios europeos que se nieguen a contratar a individuos que no renuncian a estar vestidos como en sus países de origen, que muestran ostensiblemente prendas de significado religioso, especialmente cuando en todo el mundo violencia e islam se muestran cada vez más de la mano.
Así pues, la “ideología” que acompaña al islamismo y sus prácticas sociales generan, por sí mismas, falta de competitividad (especialmente de los grupos más jóvenes que comparten esta creencia o que proceden de grupos étnicos mayoritariamente islámicos), brutalización de muchos sectores con ese origen, rechazo social para franjas crecientes de europeos y terminan en una auto marginación social insuperable.
IV. No existe fórmula de “integración” posible con el islamismo.
Las bolsas islámicas en Europa figuran entre las comunidades halógenas más subvencionadas. En Holanda primero, en el Reino Unido, en Francia, en España, en Italia, en Bélgica, los programas para lograr la “integración” del islam en las sociedades de acogida han fracasado, uno tras otro, estrepitosamente y, poco importa de dónde hayan procedido esas bolsas de inmigración, si del Magreb, si del África subsahariana o del mundo árabe. No ha habido –y es bueno recordarlo– ni un solo proyecto nacional de integración de la inmigración islamista, ni de derechas, ni de izquierdas, ni generoso, ni cicatero en la donación de subsidios, que se haya coronado con un mínimo éxito. De hecho, cuantos más fondos se dispensan a la cuestión, menos resultados se obtienen.
Ahora cabe ya preguntarse, después de treinta años de proyectos frustrados, si el problema es que las sociedades europeas han fracasado o, simplemente, es que el islam es inintegrable en la cultura y en la legalidad europea y si la falsa sensación de que esos proyectos de “integración” avanzaban no ha venido dado por actitudes de simulación de las comunidades islámicas receptoras de los fondos de ayuda.
¿Cuánto tiempo deberá pasar antes de que Europa se convenza de que el islam es inintegrable? ¿Cuánto tiempo deberá pasar antes de que los europeos entiendan que ese mundo ideal que ha forjado su ideología “humanista” y “universalista”, en el que basta con facilitar las condiciones adecuadas para que un grupo social se integre, para que, efectivamente se produzca tal integración, es una falacia miserable y un error palmario? ¿Cuántos décadas más partidos de derechas y de izquierdas prolongarán esta política absurda de mano tendida hacia el islam recibiendo a cambio aumento de la delincuencia, chispazos cada vez más frecuentes de terrorismo, negativa pura y simple a integrarse o, simplemente, persistencia de la inestabilidad étnico–social?
Las tasas de delincuencia entre la comunidad islámica o de origen islámico superan a cualquier otra comunidad inmigrante. Y esto no puede atribuirse a la pobreza: hoy, cualquier joven islámico tiene un Smartphone, maneja las tecnologías de la información, y es muy posible que reciba una subvención, sino él si al menos su familia. No es la “pobreza” la que genera delincuencia y exclusión, sino la “ideología” (el islamismo) y sus hábitos antropológicos.
V. La ideología “humanista y universalista” es responsable.
Los islamistas no son los únicos culpables de lo que está ocurriendo. Si están aquí se debe a que una banda de políticos, oportunistas sin escrúpulos, irresponsables sin conciencia y traidores a su pueblo y a su cultura, los han traído. Casos tan absurdos como el de Jordi Pujol, quien prefirió desviar inmigración magrebí a Cataluña para evitar que llegaran inmigrantes que hablaban ya castellano y no se esforzarían en aprender catalán, no son una excepción en el Viejo Continente. No es raro que las máximas sospechas de corrupción recaigan sobre estos exponentes que durante su gestión se ampararon en la ideología “humanista” y en las “virtudes de la integración” para importar carne humana islamista.
Luego están aquellos endófobos estilo Zapatero o estilo ONGs (con SOS Racismo en vanguardia) para los que la “ideología integracionista” se convierte en dogma, a pesar de que el paso del tiempo y los reiterados fracasos hayan evidenciado su peligrosa vacuidad. La izquierda, mayoritariamente, es responsable de no percibir que la llegada masiva de inmigración a Europa no se ha debido a la libre decisión de las poblaciones de ubicarse en los lugares de su elección, sino que esas corrientes migratorias han sido generadas artificialmente para abaratar el precio de la mano de obra en Europa. Para cubrir esta realidad, la izquierda “humanista” ha recurrido a una batería de dogmas extravagantes (la “multiculturalidad”, el “mestizaje”, “España país de las tres culturas”, “Alianza de Civilizaciones”) que, en el fondo, han sido los principales causantes del hundimiento de su prestigio entre las clases populares que se ven obligadas a convivir con el islamismo en los arrabales.
Por su parte, la Iglesia tiene también su parte de responsabilidades. Eludiendo vergonzosa y bochornosamente el hecho de que las comunidades católicas son masacradas allí en donde gobierna el islam, que carecen de libertad de culto e incluso de garantías para la supervivencia física de sus fieles, los últimos papas han multiplicado incomprensiblemente sus actitudes de mano tendida hacia el islam… Resulta absolutamente grotesco, sino criminal, que el día antes de la masacre de Charlie–Hebdo, las luces de la catedral de Colonia fueran apagadas por la autoridad obispal en… protesta contra la “xenofobia”. O que el papa Bergoglio aludiera poco antes al islam como “religión de paz”. Tales actitudes no son menos criminales que el “humanismo universalista” procedente de la izquierda, están fuera de lugar y, confirman, sobre todo que la “infalibilidad” ya no está entre las virtudes del jefe de la iglesia. El Vaticano ignora que estamos ante una “guerra santa” que él no ha elegido, pero que el islam sí tiene presente y está dispuesto a librar en territorio europeo.
VI. El problema no es la “xenofobia y el racismo”, el problema es el islam
A nadie se le puede escapar el símbolo de la estupidez realizada por la autoridad de la catedral de Colonia: la tradición quiere que allí estén las tumbas de los Reyes Magos y, por tanto, el hecho de que sus luces se apagaran el día de la Epifanía es doblemente elocuente, por la fecha y porque precedió en apenas unas horas a la masacre de París.
La masacre de París se muestra, como hemos dicho, como la acción –una más de las que se vienen multiplicando cada vez con mayor frecuencia– de las vanguardias islamistas en Europa. Demuestra que estamos implicados en una guerra que ni hemos querido, ni hemos desatado, pero que estamos sufriendo por voluntad de otros.
Las reacciones de las masas populares suelen ser primitivas. Sin embargo, en todo el territorio de la Unión Europea no se ha producido ni una sola acción “xenófoba y racista” que causara doce víctimas. Europa ha ido aceptando a toda la inmigración islamista que ha forzado su presencia en el continente por la vía del hecho consumado. Europa ha subvencionado a las bolsas islamistas, les ha cedido terrenos para edificar sus mezquitas, ha aceptado que los muecines atronaran las mañanas de los viernes en Europa con sus llamadas a la oración, han asumido incluso el que en una tierra de laicidad se enseñe el Corán en las escuelas. Los medios de comunicación, los partidos mayoritarios, la Iglesia, las ONGs, han condenado sistemáticamente la “xenofobia y el racismo”… a pesar de que no ha existido más xenofobia y racismo que el que ha gestado la intolerancia islamista y su incapacidad demostrada reiteradamente para la integración.
Si hubo en El Egido manifestaciones anti–islamistas hace 15 años fue porque, previamente, habían aumentado los robos cometidos por individuos procedentes de grupos islamistas que, de paso, habían asesinado en pocos días a tres personas… y esto ante la pasividad del aznarismo. Si en Francia se produjo la intifada de noviembre–diciembre de 2005 no fue por la actividad de las “bandas racistas y xenófobas” sino por el fracaso de las políticas integración y por la brutalización creciente de individuos procedentes de la segunda y tercera generación de inmigrantes. Si en Holanda se certificó hace una década el fracaso de las políticas de integración (las más antiguas de Europa) se debió a los asesinatos de Pym Fortune y de Theo van Gogh.
Siempre la aparición de “xenofobia y racismo” ha ido por detrás de las exacciones, crímenes, revueltas y atentados islamistas. Nunca se ha generado “radicalismo islámico” o “fundamentalismo religioso” porque, previamente, existiera ninguna forma de racismo. Aquí sí que podemos establecer que el “huevo” fue anterior a la “gallina”, que existe una relación de causa a efecto entre la incapacidad para la integración del islamismo y la respuesta social en forma de “xenofobia y racismo”. El origen del problema es la presencia del islamismo, moderado o radical, en Europa.
VII. Las palabras ya no sirven: los europeos pedimos hechos
Tras el asesinato de doce personas en el curso del atentado islamista a la revista satírica Charlie–Hebdo, ya no vale la palabrería tan repetida en las últimas décadas: no basta ni con llamar a la “convivencia”, ni con el recurso a la “calma” y a “evitar reaccionar en caliente”. No basta con que un Holande o un Rajoy, hablen ahora de “reforzar los poderes del Estado”, “estar vigilantes ante el terrorismo” o “permanecer firmes” con los que nos han obsequiado en las últimas horas. No basta con las declaraciones tristonas, ingenuas y cándidas de un Bergoglio o de sus delegados, llamando a la “bondad”, al “perdón” y a la “caridad”:ESTAMOS AFRONTANDO LOS PRIMEROS CHISPAZOS DEL CHOQUE CON LAS VANGUARDIAS DE LA YIHAD QUE SE DIRIGEN CONTRA EUROPEA AMPARADAS EN LAS TASAS DEMOGRÁFICAS DE LA COMUNIDAD ISLAMISTA Y EN LA LLEGADA MASIVA DE INMIGRANTES DE ORIGEN ISLAMISTA. Y ante esto no caben ni declaraciones atemperadas, ni tranquilizadoras, ni mucho menos cabe repetir los tópicos que nos han llevado hasta donde nos encontramos hoy (“tolerancia”, “multiculturalidad”, “integración”, “mestizaje”…).NOSOTROS NO HEMOS ELEGIDO ESTA SITUACIÓN: NOS LA HAN IMPUESTO y lo peor que podemos hacer es engañarnos con la palabrería tranquilizadora difundida por la vieja clase política, determinadas ONGs endófobas y los balbuceos de líderes religiosos con pocas opciones.
Ya hace tiempo que ha pasado la época en la que podíamos confiar en las virtudes de la “integración”. Si eso ha funcionado con otras comunidades, desde luego, con el islam nunca ha dado el más mínimo resultado. Cuando antes lo reconozcamos, menos sorpresas nos llevaremos y más preparados estaremos ante el futuro. QUEREMOS QUE EUROPA REACCIONE y “reaccionar” supone viajar a los orígenes del conflicto, identificar la naturaleza del problema, el fracaso de las opciones practicas hasta ahora y reconocer las exigencias para resolverlo.
En las actuales circunstancias no hay nada peor que engañarse: si lo hacemos, el futuro de nuestros hijos peligra y, no digamos, el de nuestra cultura. Lo hemos dicho desde el principio y lo repetimos ahora: EXISTE UNA INCOMPATIBILIDAD ABSOLUTA Y TOTAL ENTRE EL ISLAM Y EUROPA. No vale la pena emplear grandes volúmenes en demostrar algo que está ahí, que es cada vez más evidente y que puede ver todo aquel que percibe la realidad sin dogmatismos, ni apriorismos, sin prejuicios ni prismas deformantes.
QUEREMOS SOLUCIONES YA, hoy cuando todavía pueden establecerse soluciones y es posible, con mínimos esfuerzos, contener a las vanguardias del ejército islamista que están intentando librar sus primeras escaramuzas en Europa. Y SI LA VIEJA CLASE POLÍTICA, LA QUE YA HA FRACASADO, NO ESTÁ EN CONDICIONES DE APLICARLAS, NI TIENE EL VALOR SIQUIERA PARA ENUNCIARLAS, HABRÁ QUE VOLCARSE EN APOYO DE UNA NUEVA CLASE POLÍTICA QUE SIN MIEDO, REALISTA Y DECIDIDA, ENTIENDA EL PELIGRO DEL ACTUAL MOMENTO HISTÓRICO Y DECIDA AFRONTARLO COMO SE AFRONTAN LOS RIESGOS DE GUERRA: CON DECISIÓN, ENTEREZA, REALISMO Y FUERZA.
Creemos necesario una batería de medidas tendentes
1) a alejar el riesgo de conflicto civil y étnico–social en Europa,
2) a contener primero y aligerar después la presión del islamismo sobre Europa y
3) a restablecer la normalidad social en Europa y la normalidad del mercado laboral reduciendo las tasas de inmigración.
Por todo ello proponemos, y llamamos a personas, organizaciones y asociaciones, a APOYAR UN PROGRAMA DE ACCIÓN BASADO EN DIEZ PUNTOS:
1) Imponer el “principio de prudencia” ante el islamismo: él mismo se ha encargado de demostrar que no se trata de una religión como las demás; por tanto, no puede estar sometida al mismo estatuto que cualquier otra creencia religiosa. Crear Comisiones para la Vigilancia del islam en Europa encargadas de controlar que la difusión de las ideas coránicas esté de acuerdo con los principios de la legalidad y de la tradición europea.
2) Cesar cualquier forma de ayudas oficiales a las comunidades islamistas. Ante la imposibilidad de integrarlas en las sociedades europeas no queda más remedio que inducirlas a retornar a sus países de origen y la primera fase de esta “operación retorno” solamente puede ser el reducir las “ayudas” al islamismo a una sola: par el retorno a sus países de origen.
3) Cesar de conceder la nacionalidad europea a gentes que profesen la religión islámica entendida como contraria a la tradición y a los valores europeos. Para pertenecer a cualquiera de las naciones europeas debe ser preciso abjurar del islamismo en tanto que esta doctrina es la antítesis exacta de los valores de la tradición europea.
4) Cesar la construcción de mezquitas en Europa, auditar las existentes, impedir por ley que las comunidades islamistas que actúan en el continente reciban subsidios y subvenciones llegados del extranjero.
5) Incluir en el código penal el delito de “endofobia” (hostilidad hacia los miembros de la propia comunidad) en la que caerían aquellas personas, partidos y ONGs que asuman la defensa del yihadismo y de sus colaboradores.
6) Pérdida inmediata de la nacionalidad de cualquier nación europea a todos aquellos ciudadanos que desciendan de halógenos en tres generaciones anteriores y que se vean implicados en actividades delictivas relacionadas o no con el islamismo.
7) Prohibición de la construcción de minaretes en territorio europeo, derribo de los existentes y prohibición de realizar “llamadas a la oración”.
8) Exclusión de fieles islamistas de todos los cuerpos de seguridad e instituciones armadas en cualquier país europeo.
9) Cese de la inmigración en Europa procedente de países con mayoría islamista y repatriación progresiva de los contingentes actualmente residentes en el continente.
10) Depuración de responsabilidades entre la vieja clase política para determinar niveles de responsabilidad en el proceso de islamización del continente con aplicación del delito de traición a quienes hayan colaborado activamente en tal proceso.
Consideramos que estos diez puntos son suficientes para alejar a las vanguardias del yihadismo del territorio europeo. Podemos elegir entre un programa duro, pero que excluye medias tintas y deja atrás opciones fracasadas, y la reiteración de la palabrería “humanista y universalista” de que vienen haciendo gala líderes políticos y religiosos en las últimas décadas. Que cada cual elija su opción.
ES LA HORA DE LA VERDAD: el atentado contra la revista Charlie–Hebdo y los atentados que le han precedido en las últimas semanas son suficientemente elocuentes sobre la situación que afrontamos Y QUE NO HEMOS BUSCADO, QUERIDO, NI PROVOCADO. La inacción ante esta situación sería un crimen contra las generaciones que nos han precedido y las que seguirán. INACCIÓN SUPONE DEJAR QUE LAS VANGUARDIAS ISLAMICAS ABRAN PASO AL EJÉRCITO YIHADISTA EN LAS PRÓXIMAS DÉCADAS. Y ese es un crimen que la raza que venció en Salamina e Himera, que derrotó al islam en las Navas y en Lepanto, que cerró las puertas de Europa a los turcos en Viena y expulsó a los moriscos, alejando durante 400 años el riesgo de islamización del Viejo Continente, se incline ahora ante una superstición llegada del desierto.
Los hechos hablan por sí mismos y el asesinato de doce personas en París no es un atentado “contra Francia”, sino contra todos los pueblos de Europa. De la misma forma que en el vecino país la palabra“RECONQUISTA”, con todas sus letras y en perfecto castellano, resuena otra vez como llamada a la movilización general, entre nosotros la sangre vertida por el fanatismo islámico debe ser considerada como algo propio.
Europa afronta en estos momentos múltiples problemas generados en su mayoría por una clase política ineficiente y corrupta, la islamización del continente es solamente un efecto más de su lamentable gestión: pero esa islamización es también un anticipo de la guerra civil racial y social que se está iniciando. De ahí la necesidad de ser conscientes de la gravedad del problema y no tratarlo como una de las muchas excrecencias generadas por la vieja clase política que percibe ya su funeral, sin gloria, con bochorno y aroma a traición.
A los europeos nos corresponde ahora tomar de nuevo las riendas de nuestro destino y es preciso tener muy presente que LA LUCHA CONTRA LA ISLAMIZACIÓN DE EUROPA ES TAMBIÉN LA LUCHA POR LA RENOVACIÓN POLÍTICA DEL CONTINENTE.
¡POR UNA EUROPA LIBRE DEL PELIGRO ISLAMISTA!
¡POR UN FUTURO SIN LA SOMBRA YIHADISTA!
¡EL ISLAM ES AJENO A LA CULTURA Y A LA TRADICIÓN EUROPEA!
¡NO HAY LUGAR PARA EL ISLAM EN EUROPA!
¡ISLAM Y SUS CÓMPLICES FUERA DE EUROPA!





José Francisco
35-Sargento 1º
35-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2227
Puntos patrióticos : 13946
Reputación : 1812
Fecha de inscripción : 25/07/2014
Edad : 69
Localización : Valencia

http://luzdelunal.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Musulmanes deben regresar a sus países

Mensaje por Luego Cabalgamos el Vie Ene 09 2015, 16:49

No al islam en Europa





Info|krisis.- No hay que forjarse falsas esperanzas o refugiarse en mera palabrería: estamos asistiendo en Europa Occidental a los habituales choques entre vanguardias de dos ejercitos enemigos que se aproximan uno contra otro y que preceden a los enfrentamientos generalizados. A un lado las vanguardias islamistas; de otro, quienes perciben la realidad del problema, lo inaplazable del conflicto y están dispuestos a reaccionar. Estamos asistiendo al inicio de un conflicto que será una guerra civil y una lucha por la identidad. No se trata de que queramos o no combatir en tal conflicto: se trata de que los islamistas residentes en Europa nos lo han impuesto. Ahora nos toca reaccionar y dar una respuesta política acorde con el desafío. Otra cosa sería, simplemente, suicidarse.
I. El islam no es una religión como las demás.
Amparado en las leyes de libertad religiosa existentes en todos los países de Europa, el islam progresa a lo largo de todo el continente. Sus bases no están compuestas por europeos de origen sino por inmigrantes llegados de otros horizontes. Así, se da la paradoja de que una doctrina contraria al espíritu europeo, contrario a la legislación europea, contraria a los valores europeos, situada entre 400 y 800 años por detrás de la evolución del continente, puede extenderse, progresar y contar con todos los beneplácitos legales.
Y sin embargo, el islam no es una religión como las demás. Es la única religión por la que sus miembros están dispuestos a matar. Es la única religión que incluye entre sus presupuestos el extenderse mediante la guerra. Es la única religión, entre cuyos “pilares” se encuentra la guerra como forma de extender su influencia. Eso hace del islam una forma supersticiosa, conflictiva, primitiva y ofensiva, completamente diferente a cualquier otra religión existente en la actualidad.
De ahí que no pueda aplicarse al islam por más tiempo el estatuto de libertad religiosa vigente en el continente. Hacerlo es equivalente a un país que facilita a quienes quieren destruirlo todos los elementos necesarios para hacerlo, empezando por la piqueta de demolición
II. No hay diferencia entre “islam moderado” e “islam radical”.
El islam es una superstición que ha demostrado a lo largo de la historia una increíble facilidad para deslizarse desde su vertiente moderada hasta los límites más extremos del fundamentalismo en cuestión de pocos años. En su área natural de expansión –el mundo árabe– el islam, en apenas treinta años, ha liquidado a casi todos los regímenes laicos, ha elevado barreras fundamentalistas, ha dado gigantescos pasos atrás en las costumbres sociales en esos países, ha desestabilizado regímenes, zonas y países y, finalmente, ha terminado amenazando a Europa, en donde su presencia se debe solamente a la llegada masiva de inmigración procedente de países árabes.
Permitir la difusión y la expansión del islam en Europa, aceptar que pueda tratarse de una religión como cualquier otra en el Viejo Continente, supone allanar el camino hacia la yihad, facilitarla, hacerla posible y admitir la desestabilización en todo el territorio de la Unión Europea. Hacerlo en razón de que el “islam moderado” no parece “peligroso” e incluso, ocasionalmente, se muestra dialogante, se ha revelado como un error: existen muchas posibilidades de que ese mismo islam, moderado hoy, se convierta en intolerante e integrista mañana, que el imán que hoy predica “integración”, mañana truene en defensa de su “identidad religiosa” más extrema.
¿Es que no habéis visto en vuestras ciudades a hijas de familias islamistas que se comportan como cualquier otra chica de su edad y que, bruscamente, un buen día empiezan a utilizar el velo islámico y a distanciarse de las que hasta entonces habían sido sus amigas? ¿Es que no habéis conocido comunidades islámicas que han ido creciendo normalmente y que, de repente, son radicalizadas por un imán wahabita subsidiado?
III. El mecanismo de auto–exclusión social
El fatalismo coránico hace que la inmensa mayoría de fieles islamistas en Europa se sitúen entre los estratos con menos ingresos de la población. Apenas hay estudiantes islámicos en universidades europeas; los que hay, en su inmensa mayoría, proceden de élites sociales de los países árabes. Los hijos de los islamistas presentes en Europa, por el contrario, prefieren que sus hijos trabajen desde la adolescencia a que sigan estudiando o aumenten su preparación profesional. Ni aun facilitándoles el acceso a la universidad (algo que se ha hecho en toda Europa y recientemente también en España mediante medidas de “discriminación positiva”), las familias islamistas parecen interesadas en que sus hijos tengan acceso a la enseñanza superior.
La “falta de competitividad” de los jóvenes islamistas o descendientes de familias islamistas en suelo europeo la “compensan” psicológicamente desarrollando una agresividad inusitada y creciente contra las sociedades europeas de acogida que cristaliza en salvajismo puro y simple (las quemas de coches por parte de jóvenes islamistas se han convertido en el siniestro acompañamiento de las noches en media Europa) o bien con la adhesión a las formas más primitivas y fundamentalistas de su identidad originaria identificada con el islam.
Todo esto lleva directamente a que las bolsas de islamistas presentes en Europa experimenten siempre los mismos procesos de auto–exclusión social. No se puede reprochar a los empresarios europeos que se nieguen a contratar a individuos que no renuncian a estar vestidos como en sus países de origen, que muestran ostensiblemente prendas de significado religioso, especialmente cuando en todo el mundo violencia e islam se muestran cada vez más de la mano.
Así pues, la “ideología” que acompaña al islamismo y sus prácticas sociales generan, por sí mismas, falta de competitividad (especialmente de los grupos más jóvenes que comparten esta creencia o que proceden de grupos étnicos mayoritariamente islámicos), brutalización de muchos sectores con ese origen, rechazo social para franjas crecientes de europeos y terminan en una auto marginación social insuperable.
IV. No existe fórmula de “integración” posible con el islamismo.
Las bolsas islámicas en Europa figuran entre las comunidades halógenas más subvencionadas. En Holanda primero, en el Reino Unido, en Francia, en España, en Italia, en Bélgica, los programas para lograr la “integración” del islam en las sociedades de acogida han fracasado, uno tras otro, estrepitosamente y, poco importa de dónde hayan procedido esas bolsas de inmigración, si del Magreb, si del África subsahariana o del mundo árabe. No ha habido –y es bueno recordarlo– ni un solo proyecto nacional de integración de la inmigración islamista, ni de derechas, ni de izquierdas, ni generoso, ni cicatero en la donación de subsidios, que se haya coronado con un mínimo éxito. De hecho, cuantos más fondos se dispensan a la cuestión, menos resultados se obtienen.
Ahora cabe ya preguntarse, después de treinta años de proyectos frustrados, si el problema es que las sociedades europeas han fracasado o, simplemente, es que el islam es inintegrable en la cultura y en la legalidad europea y si la falsa sensación de que esos proyectos de “integración” avanzaban no ha venido dado por actitudes de simulación de las comunidades islámicas receptoras de los fondos de ayuda.
¿Cuánto tiempo deberá pasar antes de que Europa se convenza de que el islam es inintegrable? ¿Cuánto tiempo deberá pasar antes de que los europeos entiendan que ese mundo ideal que ha forjado su ideología “humanista” y “universalista”, en el que basta con facilitar las condiciones adecuadas para que un grupo social se integre, para que, efectivamente se produzca tal integración, es una falacia miserable y un error palmario? ¿Cuántos décadas más partidos de derechas y de izquierdas prolongarán esta política absurda de mano tendida hacia el islam recibiendo a cambio aumento de la delincuencia, chispazos cada vez más frecuentes de terrorismo, negativa pura y simple a integrarse o, simplemente, persistencia de la inestabilidad étnico–social?
Las tasas de delincuencia entre la comunidad islámica o de origen islámico superan a cualquier otra comunidad inmigrante. Y esto no puede atribuirse a la pobreza: hoy, cualquier joven islámico tiene un Smartphone, maneja las tecnologías de la información, y es muy posible que reciba una subvención, sino él si al menos su familia. No es la “pobreza” la que genera delincuencia y exclusión, sino la “ideología” (el islamismo) y sus hábitos antropológicos.
V. La ideología “humanista y universalista” es responsable.
Los islamistas no son los únicos culpables de lo que está ocurriendo. Si están aquí se debe a que una banda de políticos, oportunistas sin escrúpulos, irresponsables sin conciencia y traidores a su pueblo y a su cultura, los han traído. Casos tan absurdos como el de Jordi Pujol, quien prefirió desviar inmigración magrebí a Cataluña para evitar que llegaran inmigrantes que hablaban ya castellano y no se esforzarían en aprender catalán, no son una excepción en el Viejo Continente. No es raro que las máximas sospechas de corrupción recaigan sobre estos exponentes que durante su gestión se ampararon en la ideología “humanista” y en las “virtudes de la integración” para importar carne humana islamista.
Luego están aquellos endófobos estilo Zapatero o estilo ONGs (con SOS Racismo en vanguardia) para los que la “ideología integracionista” se convierte en dogma, a pesar de que el paso del tiempo y los reiterados fracasos hayan evidenciado su peligrosa vacuidad. La izquierda, mayoritariamente, es responsable de no percibir que la llegada masiva de inmigración a Europa no se ha debido a la libre decisión de las poblaciones de ubicarse en los lugares de su elección, sino que esas corrientes migratorias han sido generadas artificialmente para abaratar el precio de la mano de obra en Europa. Para cubrir esta realidad, la izquierda “humanista” ha recurrido a una batería de dogmas extravagantes (la “multiculturalidad”, el “mestizaje”, “España país de las tres culturas”, “Alianza de Civilizaciones”) que, en el fondo, han sido los principales causantes del hundimiento de su prestigio entre las clases populares que se ven obligadas a convivir con el islamismo en los arrabales.
Por su parte, la Iglesia tiene también su parte de responsabilidades. Eludiendo vergonzosa y bochornosamente el hecho de que las comunidades católicas son masacradas allí en donde gobierna el islam, que carecen de libertad de culto e incluso de garantías para la supervivencia física de sus fieles, los últimos papas han multiplicado incomprensiblemente sus actitudes de mano tendida hacia el islam... Resulta absolutamente grotesco, sino criminal, que el día antes de la masacre de Charlie–Hebdo, las luces de la catedral de Colonia fueran apagadas por la autoridad obispal en… protesta contra la “xenofobia”. O que el papa Bergoglio aludiera poco antes al islam como “religión de paz”. Tales actitudes no son menos criminales que el “humanismo universalista” procedente de la izquierda, están fuera de lugar y, confirman, sobre todo que la “infalibilidad” ya no está entre las virtudes del jefe de la iglesia. El Vaticano ignora que estamos ante una “guerra santa” que él no ha elegido, pero que el islam sí tiene presente y está dispuesto a librar en territorio europeo.
VI. El problema no es la “xenofobia y el racismo”, el problema es el islam
A nadie se le puede escapar el símbolo de la estupidez realizada por la autoridad de la catedral de Colonia: la tradición quiere que allí estén las tumbas de los Reyes Magos y, por tanto, el hecho de  que sus luces se apagaran el día de la Epifanía es doblemente elocuente, por la fecha y porque precedió en apenas unas horas a la masacre de París.
La masacre de París se muestra, como hemos dicho, como la acción –una más de las que se vienen multiplicando cada vez con mayor frecuencia– de las vanguardias islamistas en Europa. Demuestra que estamos implicados en una guerra que ni hemos querido, ni hemos desatado, pero que estamos sufriendo por voluntad de otros.
Las reacciones de las masas populares suelen ser primitivas. Sin embargo, en todo el territorio de la Unión Europea no se ha producido ni una sola acción “xenófoba y racista” que causara doce víctimas. Europa ha ido aceptando a toda la inmigración islamista que ha forzado su presencia en el continente por la vía del hecho consumado. Europa ha subvencionado a las bolsas islamistas, les ha cedido terrenos para edificar sus mezquitas, ha aceptado que los muecines atronaran las mañanas de los viernes en Europa con sus llamadas a la oración, han asumido incluso el que en una tierra de laicidad se enseñe el Corán en las escuelas. Los medios de comunicación, los partidos mayoritarios, la Iglesia, las ONGs, han condenado sistemáticamente la “xenofobia y el racismo”… a pesar de que no ha existido más xenofobia y racismo que el que ha gestado la intolerancia islamista y su incapacidad demostrada reiteradamente para la integración.
Si hubo en El Egido manifestaciones anti–islamistas hace 15 años fue porque, previamente, habían aumentado los robos cometidos por individuos procedentes de grupos islamistas que, de paso, habían asesinado en pocos días a tres personas… y esto ante la pasividad del aznarismo. Si en Francia se produjo la intifada de noviembre–diciembre de 2005 no fue por la actividad de las “bandas racistas y xenófobas” sino por el fracaso de las políticas integración y por la brutalización creciente de individuos procedentes de la segunda y tercera generación de inmigrantes. Si en Holanda se certificó hace una década el fracaso de las políticas de integración (las más antiguas de Europa) se debió a los asesinatos de Pym Fortune y de Theo van Gogh.
Siempre la aparición de “xenofobia y racismo” ha ido por detrás de las exacciones, crímenes, revueltas y atentados islamistas. Nunca se ha generado “radicalismo islámico” o “fundamentalismo religioso” porque, previamente, existiera ninguna forma de racismo. Aquí sí que podemos establecer que el “huevo” fue anterior a la “gallina”, que existe una relación de causa a efecto entre la incapacidad para la integración del islamismo y la respuesta social en forma de “xenofobia y racismo”. El origen del problema es la presencia del islamismo, moderado o radical, en Europa.
VII. Las palabras ya no sirven: los europeos pedimos hechos
Tras el asesinato de doce personas en el curso del atentado islamista a la revista satírica Charlie–Hebdo, ya no vale la palabrería tan repetida en las últimas décadas: no basta ni con llamar a la “convivencia”, ni con el recurso a la “calma” y a “evitar reaccionar en caliente”. No basta con que un Holande o un Rajoy, hablen ahora de “reforzar los poderes del Estado”, “estar vigilantes ante el terrorismo” o “permanecer firmes” con los que nos han obsequiado en las últimas horas. No basta con las declaraciones tristonas, ingenuas y cándidas de un Bergoglio o de sus delegados, llamando a la “bondad”, al “perdón” y a la “caridad”: ESTAMOS AFRONTANDO LOS PRIMEROS CHISPAZOS DEL CHOQUE CON LAS VANGUARDIAS DE LA YIHAD QUE SE DIRIGEN CONTRA EUROPEA AMPARADAS EN LAS TASAS DEMOGRÁFICAS DE LA COMUNIDAD ISLAMISTA Y EN LA LLEGADA MASIVA DE INMIGRANTES DE ORIGEN ISLAMISTA. Y ante esto no caben ni declaraciones atemperadas, ni tranquilizadoras, ni mucho menos cabe repetir los tópicos que nos han llevado hasta donde nos encontramos hoy (“tolerancia”, “multiculturalidad”, “integración”, “mestizaje”…). NOSOTROS NO HEMOS ELEGIDO ESTA SITUACIÓN: NOS LA HAN IMPUESTO y lo peor que podemos hacer es engañarnos con la palabrería tranquilizadora difundida por la vieja clase política, determinadas ONGs endófobas y los balbuceos de líderes religiosos con pocas opciones.
Ya hace tiempo que ha pasado la época en la que podíamos confiar en las virtudes de la “integración”. Si eso ha funcionado con otras comunidades, desde luego, con el islam nunca ha dado el más mínimo resultado. Cuando antes lo reconozcamos, menos sorpresas nos llevaremos y más preparados estaremos ante el futuro. QUEREMOS QUE EUROPA REACCIONE y “reaccionar” supone viajar a los orígenes del conflicto, identificar la naturaleza del problema, el fracaso de las opciones practicas hasta ahora y reconocer las exigencias para resolverlo.
En las actuales circunstancias no hay nada peor que engañarse: si lo hacemos, el futuro de nuestros hijos peligra y, no digamos, el de nuestra cultura. Lo hemos dicho desde el principio y lo repetimos ahora: EXISTE UNA INCOMPATIBILIDAD ABSOLUTA Y TOTAL ENTRE EL ISLAM Y EUROPA. No vale la pena emplear grandes volúmenes en demostrar algo que está ahí, que es cada vez más evidente y que puede ver todo aquel que percibe la realidad sin dogmatismos, ni apriorismos, sin prejuicios ni prismas deformantes.
QUEREMOS SOLUCIONES YA, hoy cuando todavía pueden establecerse soluciones y es posible, con mínimos esfuerzos, contener a las vanguardias del ejército islamista que están intentando librar sus primeras escaramuzas en Europa. Y SI LA VIEJA CLASE POLÍTICA, LA QUE YA HA FRACASADO, NO ESTÁ EN CONDICIONES DE APLICARLAS, NI TIENE EL VALOR SIQUIERA PARA ENUNCIARLAS, HABRÁ QUE VOLCARSE EN APOYO DE UNA NUEVA CLASE POLÍTICA QUE SIN MIEDO, REALISTA Y DECIDIDA, ENTIENDA EL PELIGRO DEL ACTUAL MOMENTO HISTÓRICO Y DECIDA AFRONTARLO COMO SE AFRONTAN LOS RIESGOS DE GUERRA: CON DECISIÓN, ENTEREZA, REALISMO Y FUERZA.
Creemos necesario una batería de medidas tendentes
1) a alejar el riesgo de conflicto civil y étnico–social en Europa,
2) a contener primero y aligerar después la presión del islamismo sobre Europa y
3) a restablecer la normalidad social en Europa y la normalidad del mercado laboral reduciendo las tasas de inmigración.
Por todo ello proponemos, y llamamos a personas, organizaciones y asociaciones, a APOYAR UN PROGRAMA DE ACCIÓN BASADO EN DIEZ PUNTOS:
1) Imponer el “principio de prudencia” ante el islamismo: él mismo se ha encargado de demostrar que no se trata de una religión como las demás; por tanto, no puede estar sometida al mismo estatuto que cualquier otra creencia religiosa. Crear Comisiones para la Vigilancia del islam en Europa encargadas de controlar que la difusión de las ideas coránicas esté de acuerdo con los principios de la legalidad y de la tradición europea.
2) Cesar cualquier forma de ayudas oficiales a las comunidades islamistas. Ante la imposibilidad de integrarlas en las sociedades europeas no queda más remedio que inducirlas a retornar a sus países de origen y la primera fase de esta “operación retorno” solamente puede ser el reducir las “ayudas” al islamismo a una sola: par el retorno a sus países de origen.
3) Cesar de conceder la nacionalidad europea a gentes que profesen la religión islámica entendida como contraria a la tradición y a los valores europeos. Para pertenecer a cualquiera de las naciones europeas debe ser preciso abjurar del islamismo en tanto que esta doctrina es la antítesis exacta de los valores de la tradición europea.
4) Cesar la construcción de mezquitas en Europa, auditar las existentes, impedir por ley que las comunidades islamistas que actúan en el continente reciban subsidios y subvenciones llegados del extranjero.
5) Incluir en el código penal el delito de “endofobia” (hostilidad hacia los miembros de la propia comunidad) en la que caerían aquellas personas, partidos y ONGs que asuman la defensa del yihadismo y de sus colaboradores.
6) Pérdida inmediata de la nacionalidad de cualquier nación europea a todos aquellos ciudadanos que desciendan de halógenos en tres generaciones anteriores y que se vean implicados en actividades delictivas relacionadas o no con el islamismo.
7) Prohibición de la construcción de minaretes en territorio europeo, derribo de los existentes y prohibición de realizar “llamadas a la oración”.
8) Exclusión de fieles islamistas de todos los cuerpos de seguridad e instituciones armadas en cualquier país europeo.
9) Cese de la inmigración en Europa procedente de países con mayoría islamista y repatriación progresiva de los contingentes actualmente residentes en el continente.
10) Depuración de responsabilidades entre la vieja clase política para determinar niveles de responsabilidad en el proceso de islamización del continente con aplicación del delito de traición a quienes hayan colaborado activamente en tal proceso.
Consideramos que estos diez puntos son suficientes para alejar a las vanguardias del yihadismo del territorio europeo. Podemos elegir entre un programa duro, pero que excluye medias tintas y deja atrás opciones fracasadas, y la reiteración de la palabrería “humanista y universalista” de que vienen haciendo gala líderes políticos y religiosos en las últimas décadas. Que cada cual elija su opción.
ES LA HORA DE LA VERDAD: el atentado contra la revista Charlie–Hebdo y los atentados que le han precedido en las últimas semanas son suficientemente elocuentes sobre la situación que afrontamos Y QUE NO HEMOS BUSCADO, QUERIDO, NI PROVOCADO. La inacción ante esta situación sería un crimen contra las generaciones que nos han precedido y las que seguirán. INACCIÓN SUPONE DEJAR QUE LAS VANGUARDIAS ISLAMICAS ABRAN PASO AL EJÉRCITO YIHADISTA EN LAS PRÓXIMAS DÉCADAS. Y ese es un crimen que la raza que venció en Salamina e Himera, que derrotó al islam en las Navas y en Lepanto, que cerró las puertas de Europa a los turcos en Viena y expulsó a los moriscos, alejando durante 400 años el riesgo de islamización del Viejo Continente, se incline ahora ante una superstición llegada del desierto.
Los hechos hablan por sí mismos y el asesinato de doce personas en París no es un atentado “contra Francia”, sino contra todos los pueblos de Europa. De la misma forma que en el vecino país la palabra“RECONQUISTA”, con todas sus letras y en perfecto castellano, resuena otra vez como llamada a la movilización general, entre nosotros la sangre vertida por el fanatismo islámico debe ser considerada como algo propio.
Europa afronta en estos momentos múltiples problemas generados en su mayoría por una clase política ineficiente y corrupta, la islamización del continente es solamente un efecto más de su lamentable gestión: pero esa islamización es también un anticipo de la guerra civil que se está iniciando. De ahí la necesidad de ser conscientes de la gravedad del problema y no tratarlo como una de las muchas excrecencias generadas por la vieja clase política que percibe ya su funeral, sin gloria, con bochorno y aroma a traición.
A los europeos nos corresponde ahora tomar de nuevo las riendas de nuestro destino y es preciso tener muy presente que LA LUCHA CONTRA LA ISLAMIZACIÓN DE EUROPA ES TAMBIÉN LA LUCHA POR LA RENOVACIÓN POLÍTICA DEL CONTINENTE.
¡POR UNA EUROPA LIBRE DEL PELIGRO ISLAMISTA!
¡POR UN FUTURO SIN LA SOMBRA YIHADISTA!
¡EL ISLAM ES AJENO A LA CULTURA Y A LA TRADICIÓN EUROPEA!
¡NO HAY LUGAR PARA EL ISLAM EN EUROPA!
¡ISLAM Y SUS CÓMPLICES FUERA DE EUROPA!

08/01/2015



http://infokrisis.blogia.com/2015/010901-no-al-islam-en-europa.php

Luego Cabalgamos
37-Brigada
37-Brigada

Trofeos y Medallas : *4*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!



España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2722
Puntos patrióticos : 48131
Reputación : 5479
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Vna, Grande, Libre

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Musulmanes deben regresar a sus países

Mensaje por Diego Gutiérrez el Vie Ene 09 2015, 18:09

Hace 6 años, cuando entre a estudiar leyes en mi universidad(después me cambie a Historia), tuve clases de Historia del Derecho, con un buen profesor, que había hecho su doctorado en la Universidad de Navarra, el nos hablaba acerca de su experiencia en España y como sus colegas hablaban acerca de una islamización pacifica en Europa, la teoría de Eurabia, que a través de una migraciones pasivas, los musulmanes tienen 6 a 8 hijos mientras que los europeos tienen 1 o 2.

Cuando fue el atentado en Noruega del 2011, del joven que asesino a 97 personas, el escribió una novela acerca del futuro de Europa, respecto a una nueva guerra santa y la resistencia europea contra los islámicos.

Diego Gutiérrez
3-Soldado
3-Soldado

Chile
Advertencias : 100%
Mensajes : 51
Puntos patrióticos : 1269
Reputación : 187
Fecha de inscripción : 22/10/2014
Edad : 27
Localización : Concepción, Chile

http://historiadoresuniversales.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

¿Qué interés hay detrás del islamismo radical?

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Lun Ene 12 2015, 17:43

Por Jorge del Valle



Puede que a estas alturas la mayor parte del pueblo español no entienda que está sucediendo en la escena política mundial respecto a la amenaza de terrorismo islámico. La televisión del $istema, para variar, ofrece datos e información tergiversada y sin conexión, para que escuchemos y veamos mucho, pero no se entienda nada. De esta forma la masa cree estar informada. Es la más efectiva de las manipulaciones.
Pues bien un resumen, que a mi modo de ver, puede servir para tener una idea más clara de la situación.
El terrorismo islamista, como el EI o el ISIS, es de corte wahavita, es decir, financiado y dirigido por Arabia Saudí. Este país, donde gobierna la peor dictadura de corte islámico del mundo, es además, y contrariamente a lo que se suele creer cuando hablamos de islamismo, aliada de EEUU e Israel. También de la UE, incluyendo por supuesto a España. Especial mención haremos en este apartado al ex Rey Juan Carlos I de Borbon, que siempre ha mantenido una estrecha relación personal y comercial con la casa real saudí, con la que se ha lucrado hasta convertirse en multimillonario, partiendo de una economía muy poco holgada cuando comenzó su reinado. Poco le ha importado si en su país no existían libertades, se asesinaba a mujeres y disidentes, se amputaban manos o se financiaba al terrorismo islámico internacional.
Pero no solo a él. Tampoco a Israel, que ha tenido en esta dictadura islámica a su mejor aliado en oriente medio, mientras masacraba palestinos o bombardeaba el Líbano. También EEUU, formando un tridente contra Iraq y después Siria, paises que siempre habían respetado a las comunidades cristianas, hasta el punto de que Siria seguía manteniendo poblaciones cristianas que hablaban el arameo, el idioma original de Jesucristo. O Iraq, que con Sadam Husein en el gobierno se convirtió en un país próspero y con libertades individuales, donde las mujeres iban descubiertas y sin velo, o donde Tareq Asis, cristiano, llegó a ser ministro del gobierno con Sadam Hussein, hasta el final de su mandato.
Podríamos meter aquí al régimen taliban, tambien aliado de Arabia Saudí, hasta el punto de que Osama Bin Laden y otros líderes talibanes, aparte de haber sido reclutados y entrenados por la CIA, pertenecían a la “nobleza” Saudí. Siempre ellos sembrando el germen islamista para pudrir los países, desestabilizarlos y llevarles la “democracia” de los civiles degollados ante una turba que chilla como chimpances excitados.
O el terrorismo checheno. También Arabia Saudí. O los musulmanes alvanokosovares y sus matanzas terribles. Siempre el mismo tridente. Recordemos también que La Meca está en Arabia Saudí y allí peregrinan millones de musulmanes. Los radicales, todos. Arabia Saudí/EEUU/Israel y su convidado de piedra y pelele, la UE, con una Francia con algo mas de peso y en pugna constante con Alemania, y una Inglaterra siempre al lado del tridente y sus negocios.
Y de donde saca el dinero para financiar el terrorismo? De los petrodolares.
Y que sucede si un país les hace sombra en su negocio? Que EEUU/Israel y sus aliados lo satanizaran para acabar bombardeandolo e invadiendolo, llevándoles la consabida “democracia” del islamismo radical terrorista.
Pero……¿y esto no lo saben los gobernantes europeos? Claro que lo saben. Y son siervos de las élites que gobiernan la finanza internacional, y a cambio de poder regional, favorecen el poder global de sus amos, firmando contratos favorables a sus intereses. Y de aquellos polvos, estos lodos.
Es importante saber que absolutamente todas las “primaveras árabes” han sido revueltas falsas y cocinadas, para desestabilizar a los países afectados y así imponer su “orden tras el caos”.
Sucede igual en Ucrania, y ahora vienen a por Europa. Por supuesto los medios de comunicación y su poder sobre los gobiernos y la educación, así como su red de mezquitas y asociaciones pro inmigración, juegan sus cartas a favor de quien paga. Y este es el problema.
Sobre esto podríamos extendernos mucho mas, pero creo que puede servir al menos ,para aprender a identificar al enemigo islamista, sus planes,objetivos y hoja de ruta, así como sus fuentes de financiación y sus aliados tras las bambalinas.
Unas fotos sobre las amistades de la familia real saudí servirán para comprender mejor lo que sucede. Una vez comprendido esto podremos defendernos mejor y alertar a los nuestros. Humildes son nuestros medios, pero grande y poderosa nuestra razón. ¡Difunde!


http://democracianacional.org/dn/que-interes-hay-detras-del-islamismo-radical/

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18905
Puntos patrióticos : 363094
Reputación : 18510
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Musulmanes deben regresar a sus países

Mensaje por Patriota99 el Dom Ene 18 2015, 17:42

Insensatos, es que no os dais cuenta, lo cometido en Francia fue todo un atentado que ya estaba previsto desde hace tiempo, los moros quieren reconquistar España, tienen sed de venganza desde que les vencimos, ay que echarlos a todos cuando antes, ya que pronto estos moros darán lugar a la tercera guerra mundial, y si queremos vencer-los, como ya hicimos, mejor no tener-los dentro de España. Hay que iniciar una campaña cuando antes para echar al Islam de España, España es España, y los Españoles somos Cristianos. Y aquel que no le guste que se vuelva de donde ha venido.
Viva España!!
Viva La Legión!!

Patriota99
1-Guardia Civil
1-Guardia Civil

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 17
Puntos patrióticos : 796
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 18/01/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Musulmanes deben regresar a sus países

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Dom Nov 15 2015, 19:52

Ya ni tendrían que haber entrado ya que tienen unas costumbres muy diferentes a las nuestras y son totalmente incompatibles con la cultura occidental

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18905
Puntos patrióticos : 363094
Reputación : 18510
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

No al islam en Europa

Mensaje por Luego Cabalgamos el Dom Nov 15 2015, 21:40

Publicado: Viernes, 09 de Enero de 2015 15:23 por Ernesto Milá enORIENTACIONES


Info|krisis.- No hay que forjarse falsas esperanzas o refugiarse en mera palabrería: estamos asistiendo en Europa Occidental a los habituales choques entre vanguardias de dos ejercitos enemigos que se aproximan uno contra otro y que preceden a los enfrentamientos generalizados. A un lado las vanguardias islamistas; de otro, quienes perciben la realidad del problema, lo inaplazable del conflicto y están dispuestos a reaccionar. Estamos asistiendo al inicio de un conflicto que será una guerra civil y una lucha por la identidad. No se trata de que queramos o no combatir en tal conflicto: se trata de que los islamistas residentes en Europa nos lo han impuesto. Ahora nos toca reaccionar y dar una respuesta política acorde con el desafío. Otra cosa sería, simplemente, suicidarse.
I. El islam no es una religión como las demás.
Amparado en las leyes de libertad religiosa existentes en todos los países de Europa, el islam progresa a lo largo de todo el continente. Sus bases no están compuestas por europeos de origen sino por inmigrantes llegados de otros horizontes. Así, se da la paradoja de que una doctrina contraria al espíritu europeo, contrario a la legislación europea, contraria a los valores europeos, situada entre 400 y 800 años por detrás de la evolución del continente, puede extenderse, progresar y contar con todos los beneplácitos legales.
Y sin embargo, el islam no es una religión como las demás. Es la única religión por la que sus miembros están dispuestos a matar. Es la única religión que incluye entre sus presupuestos el extenderse mediante la guerra. Es la única religión, entre cuyos “pilares” se encuentra la guerra como forma de extender su influencia. Eso hace del islam una forma supersticiosa, conflictiva, primitiva y ofensiva, completamente diferente a cualquier otra religión existente en la actualidad.
De ahí que no pueda aplicarse al islam por más tiempo el estatuto de libertad religiosa vigente en el continente. Hacerlo es equivalente a un país que facilita a quienes quieren destruirlo todos los elementos necesarios para hacerlo, empezando por la piqueta de demolición
II. No hay diferencia entre “islam moderado” e “islam radical”.
El islam es una superstición que ha demostrado a lo largo de la historia una increíble facilidad para deslizarse desde su vertiente moderada hasta los límites más extremos del fundamentalismo en cuestión de pocos años. En su área natural de expansión –el mundo árabe– el islam, en apenas treinta años, ha liquidado a casi todos los regímenes laicos, ha elevado barreras fundamentalistas, ha dado gigantescos pasos atrás en las costumbres sociales en esos países, ha desestabilizado regímenes, zonas y países y, finalmente, ha terminado amenazando a Europa, en donde su presencia se debe solamente a la llegada masiva de inmigración procedente de países árabes.
Permitir la difusión y la expansión del islam en Europa, aceptar que pueda tratarse de una religión como cualquier otra en el Viejo Continente, supone allanar el camino hacia la yihad, facilitarla, hacerla posible y admitir la desestabilización en todo el territorio de la Unión Europea. Hacerlo en razón de que el “islam moderado” no parece “peligroso” e incluso, ocasionalmente, se muestra dialogante, se ha revelado como un error: existen muchas posibilidades de que ese mismo islam, moderado hoy, se convierta en intolerante e integrista mañana, que el imán que hoy predica “integración”, mañana truene en defensa de su “identidad religiosa” más extrema.
¿Es que no habéis visto en vuestras ciudades a hijas de familias islamistas que se comportan como cualquier otra chica de su edad y que, bruscamente, un buen día empiezan a utilizar el velo islámico y a distanciarse de las que hasta entonces habían sido sus amigas? ¿Es que no habéis conocido comunidades islámicas que han ido creciendo normalmente y que, de repente, son radicalizadas por un imán wahabita subsidiado?
III. El mecanismo de auto–exclusión social
El fatalismo coránico hace que la inmensa mayoría de fieles islamistas en Europa se sitúen entre los estratos con menos ingresos de la población. Apenas hay estudiantes islámicos en universidades europeas; los que hay, en su inmensa mayoría, proceden de élites sociales de los países árabes. Los hijos de los islamistas presentes en Europa, por el contrario, prefieren que sus hijos trabajen desde la adolescencia a que sigan estudiando o aumenten su preparación profesional. Ni aun facilitándoles el acceso a la universidad (algo que se ha hecho en toda Europa y recientemente también en España mediante medidas de “discriminación positiva”), las familias islamistas parecen interesadas en que sus hijos tengan acceso a la enseñanza superior.
La “falta de competitividad” de los jóvenes islamistas o descendientes de familias islamistas en suelo europeo la “compensan” psicológicamente desarrollando una agresividad inusitada y creciente contra las sociedades europeas de acogida que cristaliza en salvajismo puro y simple (las quemas de coches por parte de jóvenes islamistas se han convertido en el siniestro acompañamiento de las noches en media Europa) o bien con la adhesión a las formas más primitivas y fundamentalistas de su identidad originaria identificada con el islam.
Todo esto lleva directamente a que las bolsas de islamistas presentes en Europa experimenten siempre los mismos procesos de auto–exclusión social. No se puede reprochar a los empresarios europeos que se nieguen a contratar a individuos que no renuncian a estar vestidos como en sus países de origen, que muestran ostensiblemente prendas de significado religioso, especialmente cuando en todo el mundo violencia e islam se muestran cada vez más de la mano.
Así pues, la “ideología” que acompaña al islamismo y sus prácticas sociales generan, por sí mismas, falta de competitividad (especialmente de los grupos más jóvenes que comparten esta creencia o que proceden de grupos étnicos mayoritariamente islámicos), brutalización de muchos sectores con ese origen, rechazo social para franjas crecientes de europeos y terminan en una auto marginación social insuperable.
IV. No existe fórmula de “integración” posible con el islamismo.
Las bolsas islámicas en Europa figuran entre las comunidades halógenas más subvencionadas. En Holanda primero, en el Reino Unido, en Francia, en España, en Italia, en Bélgica, los programas para lograr la “integración” del islam en las sociedades de acogida han fracasado, uno tras otro, estrepitosamente y, poco importa de dónde hayan procedido esas bolsas de inmigración, si del Magreb, si del África subsahariana o del mundo árabe. No ha habido –y es bueno recordarlo– ni un solo proyecto nacional de integración de la inmigración islamista, ni de derechas, ni de izquierdas, ni generoso, ni cicatero en la donación de subsidios, que se haya coronado con un mínimo éxito. De hecho, cuantos más fondos se dispensan a la cuestión, menos resultados se obtienen.
Ahora cabe ya preguntarse, después de treinta años de proyectos frustrados, si el problema es que las sociedades europeas han fracasado o, simplemente, es que el islam es inintegrable en la cultura y en la legalidad europea y si la falsa sensación de que esos proyectos de “integración” avanzaban no ha venido dado por actitudes de simulación de las comunidades islámicas receptoras de los fondos de ayuda.
¿Cuánto tiempo deberá pasar antes de que Europa se convenza de que el islam es inintegrable? ¿Cuánto tiempo deberá pasar antes de que los europeos entiendan que ese mundo ideal que ha forjado su ideología “humanista” y “universalista”, en el que basta con facilitar las condiciones adecuadas para que un grupo social se integre, para que, efectivamente se produzca tal integración, es una falacia miserable y un error palmario? ¿Cuántos décadas más partidos de derechas y de izquierdas prolongarán esta política absurda de mano tendida hacia el islam recibiendo a cambio aumento de la delincuencia, chispazos cada vez más frecuentes de terrorismo, negativa pura y simple a integrarse o, simplemente, persistencia de la inestabilidad étnico–social?
Las tasas de delincuencia entre la comunidad islámica o de origen islámico superan a cualquier otra comunidad inmigrante. Y esto no puede atribuirse a la pobreza: hoy, cualquier joven islámico tiene un Smartphone, maneja las tecnologías de la información, y es muy posible que reciba una subvención, sino él si al menos su familia. No es la “pobreza” la que genera delincuencia y exclusión, sino la “ideología” (el islamismo) y sus hábitos antropológicos.
V. La ideología “humanista y universalista” es responsable.
Los islamistas no son los únicos culpables de lo que está ocurriendo. Si están aquí se debe a que una banda de políticos, oportunistas sin escrúpulos, irresponsables sin conciencia y traidores a su pueblo y a su cultura, los han traído. Casos tan absurdos como el de Jordi Pujol, quien prefirió desviar inmigración magrebí a Cataluña para evitar que llegaran inmigrantes que hablaban ya castellano y no se esforzarían en aprender catalán, no son una excepción en el Viejo Continente. No es raro que las máximas sospechas de corrupción recaigan sobre estos exponentes que durante su gestión se ampararon en la ideología “humanista” y en las “virtudes de la integración” para importar carne humana islamista.
Luego están aquellos endófobos estilo Zapatero o estilo ONGs (con SOS Racismo en vanguardia) para los que la “ideología integracionista” se convierte en dogma, a pesar de que el paso del tiempo y los reiterados fracasos hayan evidenciado su peligrosa vacuidad. La izquierda, mayoritariamente, es responsable de no percibir que la llegada masiva de inmigración a Europa no se ha debido a la libre decisión de las poblaciones de ubicarse en los lugares de su elección, sino que esas corrientes migratorias han sido generadas artificialmente para abaratar el precio de la mano de obra en Europa. Para cubrir esta realidad, la izquierda “humanista” ha recurrido a una batería de dogmas extravagantes (la “multiculturalidad”, el “mestizaje”, “España país de las tres culturas”, “Alianza de Civilizaciones”) que, en el fondo, han sido los principales causantes del hundimiento de su prestigio entre las clases populares que se ven obligadas a convivir con el islamismo en los arrabales.
Por su parte, la Iglesia tiene también su parte de responsabilidades. Eludiendo vergonzosa y bochornosamente el hecho de que las comunidades católicas son masacradas allí en donde gobierna el islam, que carecen de libertad de culto e incluso de garantías para la supervivencia física de sus fieles, los últimos papas han multiplicado incomprensiblemente sus actitudes de mano tendida hacia el islam... Resulta absolutamente grotesco, sino criminal, que el día antes de la masacre de Charlie–Hebdo, las luces de la catedral de Colonia fueran apagadas por la autoridad obispal en… protesta contra la “xenofobia”. O que el papa Bergoglio aludiera poco antes al islam como “religión de paz”. Tales actitudes no son menos criminales que el “humanismo universalista” procedente de la izquierda, están fuera de lugar y, confirman, sobre todo que la “infalibilidad” ya no está entre las virtudes del jefe de la iglesia. El Vaticano ignora que estamos ante una “guerra santa” que él no ha elegido, pero que el islam sí tiene presente y está dispuesto a librar en territorio europeo.
VI. El problema no es la “xenofobia y el racismo”, el problema es el islam
A nadie se le puede escapar el símbolo de la estupidez realizada por la autoridad de la catedral de Colonia: la tradición quiere que allí estén las tumbas de los Reyes Magos y, por tanto, el hecho de  que sus luces se apagaran el día de la Epifanía es doblemente elocuente, por la fecha y porque precedió en apenas unas horas a la masacre de París.
La masacre de París se muestra, como hemos dicho, como la acción –una más de las que se vienen multiplicando cada vez con mayor frecuencia– de las vanguardias islamistas en Europa. Demuestra que estamos implicados en una guerra que ni hemos querido, ni hemos desatado, pero que estamos sufriendo por voluntad de otros.
Las reacciones de las masas populares suelen ser primitivas. Sin embargo, en todo el territorio de la Unión Europea no se ha producido ni una sola acción “xenófoba y racista” que causara doce víctimas. Europa ha ido aceptando a toda la inmigración islamista que ha forzado su presencia en el continente por la vía del hecho consumado. Europa ha subvencionado a las bolsas islamistas, les ha cedido terrenos para edificar sus mezquitas, ha aceptado que los muecines atronaran las mañanas de los viernes en Europa con sus llamadas a la oración, han asumido incluso el que en una tierra de laicidad se enseñe el Corán en las escuelas. Los medios de comunicación, los partidos mayoritarios, la Iglesia, las ONGs, han condenado sistemáticamente la “xenofobia y el racismo”… a pesar de que no ha existido más xenofobia y racismo que el que ha gestado la intolerancia islamista y su incapacidad demostrada reiteradamente para la integración.
Si hubo en El Egido manifestaciones anti–islamistas hace 15 años fue porque, previamente, habían aumentado los robos cometidos por individuos procedentes de grupos islamistas que, de paso, habían asesinado en pocos días a tres personas… y esto ante la pasividad del aznarismo. Si en Francia se produjo la intifada de noviembre–diciembre de 2005 no fue por la actividad de las “bandas racistas y xenófobas” sino por el fracaso de las políticas integración y por la brutalización creciente de individuos procedentes de la segunda y tercera generación de inmigrantes. Si en Holanda se certificó hace una década el fracaso de las políticas de integración (las más antiguas de Europa) se debió a los asesinatos de Pym Fortune y de Theo van Gogh.
Siempre la aparición de “xenofobia y racismo” ha ido por detrás de las exacciones, crímenes, revueltas y atentados islamistas. Nunca se ha generado “radicalismo islámico” o “fundamentalismo religioso” porque, previamente, existiera ninguna forma de racismo. Aquí sí que podemos establecer que el “huevo” fue anterior a la “gallina”, que existe una relación de causa a efecto entre la incapacidad para la integración del islamismo y la respuesta social en forma de “xenofobia y racismo”. El origen del problema es la presencia del islamismo, moderado o radical, en Europa.
VII. Las palabras ya no sirven: los europeos pedimos hechos
Tras el asesinato de doce personas en el curso del atentado islamista a la revista satírica Charlie–Hebdo, ya no vale la palabrería tan repetida en las últimas décadas: no basta ni con llamar a la “convivencia”, ni con el recurso a la “calma” y a “evitar reaccionar en caliente”. No basta con que un Holande o un Rajoy, hablen ahora de “reforzar los poderes del Estado”, “estar vigilantes ante el terrorismo” o “permanecer firmes” con los que nos han obsequiado en las últimas horas. No basta con las declaraciones tristonas, ingenuas y cándidas de un Bergoglio o de sus delegados, llamando a la “bondad”, al “perdón” y a la “caridad”: ESTAMOS AFRONTANDO LOS PRIMEROS CHISPAZOS DEL CHOQUE CON LAS VANGUARDIAS DE LA YIHAD QUE SE DIRIGEN CONTRA EUROPEA AMPARADAS EN LAS TASAS DEMOGRÁFICAS DE LA COMUNIDAD ISLAMISTA Y EN LA LLEGADA MASIVA DE INMIGRANTES DE ORIGEN ISLAMISTA. Y ante esto no caben ni declaraciones atemperadas, ni tranquilizadoras, ni mucho menos cabe repetir los tópicos que nos han llevado hasta donde nos encontramos hoy (“tolerancia”, “multiculturalidad”, “integración”, “mestizaje”…). NOSOTROS NO HEMOS ELEGIDO ESTA SITUACIÓN: NOS LA HAN IMPUESTO y lo peor que podemos hacer es engañarnos con la palabrería tranquilizadora difundida por la vieja clase política, determinadas ONGs endófobas y los balbuceos de líderes religiosos con pocas opciones.
Ya hace tiempo que ha pasado la época en la que podíamos confiar en las virtudes de la “integración”. Si eso ha funcionado con otras comunidades, desde luego, con el islam nunca ha dado el más mínimo resultado. Cuando antes lo reconozcamos, menos sorpresas nos llevaremos y más preparados estaremos ante el futuro. QUEREMOS QUE EUROPA REACCIONE y “reaccionar” supone viajar a los orígenes del conflicto, identificar la naturaleza del problema, el fracaso de las opciones practicas hasta ahora y reconocer las exigencias para resolverlo.
En las actuales circunstancias no hay nada peor que engañarse: si lo hacemos, el futuro de nuestros hijos peligra y, no digamos, el de nuestra cultura. Lo hemos dicho desde el principio y lo repetimos ahora: EXISTE UNA INCOMPATIBILIDAD ABSOLUTA Y TOTAL ENTRE EL ISLAM Y EUROPA. No vale la pena emplear grandes volúmenes en demostrar algo que está ahí, que es cada vez más evidente y que puede ver todo aquel que percibe la realidad sin dogmatismos, ni apriorismos, sin prejuicios ni prismas deformantes.
QUEREMOS SOLUCIONES YA, hoy cuando todavía pueden establecerse soluciones y es posible, con mínimos esfuerzos, contener a las vanguardias del ejército islamista que están intentando librar sus primeras escaramuzas en Europa. Y SI LA VIEJA CLASE POLÍTICA, LA QUE YA HA FRACASADO, NO ESTÁ EN CONDICIONES DE APLICARLAS, NI TIENE EL VALOR SIQUIERA PARA ENUNCIARLAS, HABRÁ QUE VOLCARSE EN APOYO DE UNA NUEVA CLASE POLÍTICA QUE SIN MIEDO, REALISTA Y DECIDIDA, ENTIENDA EL PELIGRO DEL ACTUAL MOMENTO HISTÓRICO Y DECIDA AFRONTARLO COMO SE AFRONTAN LOS RIESGOS DE GUERRA: CON DECISIÓN, ENTEREZA, REALISMO Y FUERZA.
Creemos necesario una batería de medidas tendentes
1) a alejar el riesgo de conflicto civil y étnico–social en Europa,
2) a contener primero y aligerar después la presión del islamismo sobre Europa y
3) a restablecer la normalidad social en Europa y la normalidad del mercado laboral reduciendo las tasas de inmigración.
Por todo ello proponemos, y llamamos a personas, organizaciones y asociaciones, a APOYAR UN PROGRAMA DE ACCIÓN BASADO EN DIEZ PUNTOS:
1) Imponer el “principio de prudencia” ante el islamismo: él mismo se ha encargado de demostrar que no se trata de una religión como las demás; por tanto, no puede estar sometida al mismo estatuto que cualquier otra creencia religiosa. Crear Comisiones para la Vigilancia del islam en Europa encargadas de controlar que la difusión de las ideas coránicas esté de acuerdo con los principios de la legalidad y de la tradición europea.
2) Cesar cualquier forma de ayudas oficiales a las comunidades islamistas. Ante la imposibilidad de integrarlas en las sociedades europeas no queda más remedio que inducirlas a retornar a sus países de origen y la primera fase de esta “operación retorno” solamente puede ser el reducir las “ayudas” al islamismo a una sola: par el retorno a sus países de origen.
3) Cesar de conceder la nacionalidad europea a gentes que profesen la religión islámica entendida como contraria a la tradición y a los valores europeos. Para pertenecer a cualquiera de las naciones europeas debe ser preciso abjurar del islamismo en tanto que esta doctrina es la antítesis exacta de los valores de la tradición europea.
4) Cesar la construcción de mezquitas en Europa, auditar las existentes, impedir por ley que las comunidades islamistas que actúan en el continente reciban subsidios y subvenciones llegados del extranjero.
5) Incluir en el código penal el delito de “endofobia” (hostilidad hacia los miembros de la propia comunidad) en la que caerían aquellas personas, partidos y ONGs que asuman la defensa del yihadismo y de sus colaboradores.
6) Pérdida inmediata de la nacionalidad de cualquier nación europea a todos aquellos ciudadanos que desciendan de halógenos en tres generaciones anteriores y que se vean implicados en actividades delictivas relacionadas o no con el islamismo.
7) Prohibición de la construcción de minaretes en territorio europeo, derribo de los existentes y prohibición de realizar “llamadas a la oración”.
8) Exclusión de fieles islamistas de todos los cuerpos de seguridad e instituciones armadas en cualquier país europeo.
9) Cese de la inmigración en Europa procedente de países con mayoría islamista y repatriación progresiva de los contingentes actualmente residentes en el continente.
10) Depuración de responsabilidades entre la vieja clase política para determinar niveles de responsabilidad en el proceso de islamización del continente con aplicación del delito de traición a quienes hayan colaborado activamente en tal proceso.
Consideramos que estos diez puntos son suficientes para alejar a las vanguardias del yihadismo del territorio europeo. Podemos elegir entre un programa duro, pero que excluye medias tintas y deja atrás opciones fracasadas, y la reiteración de la palabrería “humanista y universalista” de que vienen haciendo gala líderes políticos y religiosos en las últimas décadas. Que cada cual elija su opción.
ES LA HORA DE LA VERDAD: el atentado contra la revista Charlie–Hebdo y los atentados que le han precedido en las últimas semanas son suficientemente elocuentes sobre la situación que afrontamos Y QUE NO HEMOS BUSCADO, QUERIDO, NI PROVOCADO. La inacción ante esta situación sería un crimen contra las generaciones que nos han precedido y las que seguirán. INACCIÓN SUPONE DEJAR QUE LAS VANGUARDIAS ISLAMICAS ABRAN PASO AL EJÉRCITO YIHADISTA EN LAS PRÓXIMAS DÉCADAS. Y ese es un crimen que la raza que venció en Salamina e Himera, que derrotó al islam en las Navas y en Lepanto, que cerró las puertas de Europa a los turcos en Viena y expulsó a los moriscos, alejando durante 400 años el riesgo de islamización del Viejo Continente, se incline ahora ante una superstición llegada del desierto.
Los hechos hablan por sí mismos y el asesinato de doce personas en París no es un atentado “contra Francia”, sino contra todos los pueblos de Europa. De la misma forma que en el vecino país la palabra“RECONQUISTA”, con todas sus letras y en perfecto castellano, resuena otra vez como llamada a la movilización general, entre nosotros la sangre vertida por el fanatismo islámico debe ser considerada como algo propio.
Europa afronta en estos momentos múltiples problemas generados en su mayoría por una clase política ineficiente y corrupta, la islamización del continente es solamente un efecto más de su lamentable gestión: pero esa islamización es también un anticipo de la guerra civil que se está iniciando. De ahí la necesidad de ser conscientes de la gravedad del problema y no tratarlo como una de las muchas excrecencias generadas por la vieja clase política que percibe ya su funeral, sin gloria, con bochorno y aroma a traición.
A los europeos nos corresponde ahora tomar de nuevo las riendas de nuestro destino y es preciso tener muy presente que LA LUCHA CONTRA LA ISLAMIZACIÓN DE EUROPA ES TAMBIÉN LA LUCHA POR LA RENOVACIÓN POLÍTICA DEL CONTINENTE.
¡POR UNA EUROPA LIBRE DEL PELIGRO ISLAMISTA!
¡POR UN FUTURO SIN LA SOMBRA YIHADISTA!
¡EL ISLAM ES AJENO A LA CULTURA Y A LA TRADICIÓN EUROPEA!
¡NO HAY LUGAR PARA EL ISLAM EN EUROPA!
¡ISLAM Y SUS CÓMPLICES FUERA DE EUROPA!


08/01/2015


http://infokrisis.blogia.com/2015/010901-no-al-islam-en-europa.php

Luego Cabalgamos
37-Brigada
37-Brigada

Trofeos y Medallas : *4*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!



España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2722
Puntos patrióticos : 48131
Reputación : 5479
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Vna, Grande, Libre

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Musulmanes deben regresar a sus países

Mensaje por Luego Cabalgamos el Dom Nov 15 2015, 21:41

A martillazos con el islam


Publicado: Lunes, 12 de Enero de 2015 10:28 por Ernesto Milá enORIENTACIONES



Info|krisis.- Los acontecimientos que se han sucedido de manera trepidante en Francia del 7 al 10 de enero de 2015 nos confirman en la necesidad de clarificar urgentemente posiciones y aislar el origen de los problemas. En definitivo, es preciso, aquí y ahora, hacer todo lo contrario a lo que está haciendo la casta política del “viejo orden” en todo el continente: enmascarar los hechos y diluir sus propias responsabilidades. Quizás los siguientes “martillazos” puedan ser útiles para alguien.

1. ¿Inmigración? Sólo hay un motivo por el que hay inmigración masiva en Europa: la economía.

Abandonemos toda tesis conspiranoica y despreciemos las consideraciones dogmáticas de aquellos que piensan que las oleadas masivas de inmigración están generadas por “sionistas”, “iluminatis” o de aquellos otros convencidos de que palabras como “mestizaje”, “multiculturalidad”, “universalismo” tienen algún sentido. El único motivo por el que la Europa ha admitido inmigración sin límites y sin barreras, procedente de no importa dónde y a despecho de cuáles fueran sus orientaciones antropológicas, religiosas y culturales, el único, ha sido lograr competitividad en un mundo globalizado. Admitiendo inmigración se modificaba artificialmente el mercado laboral y se obligaba a bajar los salarios, abaratando el precio de los productos y alcanzando –al menos por unos años- “competitividad”. No existe ningún otro elemento, absolutamente ninguno, que esté en el origen de las oleadas sucesivas de inmigración masiva al Viejo Continente.

2. Los responsables de las oleadas migratorias: empresarios, gobiernos…

El error de estas políticas de inmigración ha sido mayúsculo. Demuestra, en primer lugar, que las políticas de gobierno no son elegidas en elecciones libres por los ciudadanos, sino que están al albur de los grupos de presión económicos que las imponen a los vencedores de las contiendas electorales. El resultado es que se aplican fríamente políticas económicas que benefician a determinadas patronales y perjudican al conjunto de la nación que debe pagar la factura. Esto solamente demuestra que Europa está huérfana de “estadistas” y evidencia la miseria de las clases políticas europeas ninguna de las cuales pasa de ser gestores temporales y oportunistas de la cosa pública, huérfanos de proyectos políticos, sin horizontes históricos que vayan más allá de los cuatro años que median entre una y otra elección y atraídos únicamente, los “mejores” por la posibilidad de un rápido enriquecimiento mientras ejercen el poder, y los “peores”, evidenciando simplemente su carácter de psicópatas criminales.

3. Las distintas falacias ideológicas para justificar la inmigración masiva

Para justificar la llega masiva de inmigración entre las poblaciones de los países occidentales las se emplea (y recompensa generosamente) a todo tipo de “especialistas”: desde los “comunicadores” y “tertulianos” que afirman que “no pueden ponerse puertas al campo”, hasta los economistas que explican que “sólo con inmigración se podrán pagar las pensiones de los abuelos”, pasando por los gurús del dogmatismo universalista (“caminamos hacia una sociedad multiétnica y multicultural”), los angelicales miembros de determinadas ONGs (“ningún ser humano es ilegal”, “papeles para todos”) o los miembros de las izquierdas marxistas de otras eras geológicas (“la inmigración son los nuevos oprimidos”, “es el pago justo por la colonización”), todos los cuales han coincidido en un punto: “oponerse a la inmigración masiva es hacer gala de xenofobia y racismo”…

4. El clima que ha favorecido el problema: el liberalismo

Nada de todo esto hubiera ocurrido si la Política con mayúsculas (es decir el gobierno de los pueblos) se hubiera mantenido por encima de la economía. Pero, primero el liberalismo y hoy el neo-liberalismo, han alterado esta relación: la idea de que la política debe ser independiente de la economía ha sido impuesta por los “señores del dinero”, lo que equivale a decir que el político debe comer de su mano, hacer lo que le convenga a éste e intervenir lo menos posible en la economía recibiendo como premio y contrapartida la posibilidad de un rápido enriquecimiento. Entonces ¿para qué convocar elecciones? ¿para qué existen constituciones democráticas? ¿para qué hay siglas de partido si las políticas sociales y económicas se deciden en los pisos de dirección de las grandes corporaciones y entre los gestores de los fondos de inversión? ¿para qué alimentar a los zánganos del parlamento si su papel “legislativo” es tan risible como el papel “ejecutivo” de los gobiernos europeos, meros perros de presa sumisos al “dinero” y a sus exigencias? La responsabilidad reside en que, la doctrina liberal de que el Estado debe intervenir lo menos posible en economía, tiene como corolario el que los “señores del dinero”, al controlar la economía, controlan así mismo el Estado. Aparece así la contradicción entre el concepto de “democracia” como “mando del pueblo” y la realidad de unos sistemas políticos “democráticos” que terminan velando sobre todo por los intereses de tales “señores del dinero”.

5. Las consecuencias de la inmigración masiva

Era tan evidente que la llegada masiva de inmigración iba a alterar profundamente las estructuras del Viejo Continente que solamente la narcosis generada por medios de comunicación, los gurús del universalismo, las izquierdas huérfanas de doctrina tras la caída del marxismo, los pobres aprovechados de ONGs ultrasubvencionadas y las derechas liberales amamantados por los “señores del dinero”, podían ignorarla. Estaban llegando masivamente y sin control, ni selección de ningún tipo, gentes con otros horizontes culturales, otras religiones, con mentalidades y tasas demográficas muy diferentes a la nuestra. Es cierto que gracias a la inmigración, Europa ha podido mantener, mal que bien, una precaria competitividad en las dos últimas décadas… pero también es cierto que se ha alterado su paz social, que en todo el continente aparece claro que si bien la mayoría de inmigrantes han llegado para trabajar, al mismo tiempo, la mayoría de delincuentes son inmigrantes y que, finalmente, al estar relegados a las franjas salariales más bajas y a los trabajos más serviles, iban a terminar (ellos, pero especialmente sus hijos y nietos) albergando resentimientos atávicos y odios étnico-sociales, frecuentemente enmascarados bajo el manto de la religión. Era evidente para quien observaba la realidad europea sin apriorismos que se iba a producir una escalada: primero formación de guetos étnicos, luego constitución de bandas étnicas de delincuentes, armamento de estas bandas y control de determinadas actividades delictivas, odio étnico-social, sabotajes contra propiedades de los autóctonos, revueltas étnicas, pequeñas acciones armadas esporádicas y, finalmente, aparición de un terrorismo propiamente dicho. Tal es el proceso que se ha ido afirmando en los últimos 20 años con mayor intensidad en algunos países (Francia, Reino Unido), menor en otros (Bélgica, Alemania, Suecia) y a mayor velocidad en algunos (España). Los gobiernos europeos ni siquiera se han dignado prestar atención al problema y lo han despachado sistemáticamente aumentando visiblemente la partida destinada a “integración”. Pero se equivoca el que crea que las cosas han terminado aquí. Solamente la acción determinante contra las vanguardias del terrorismo y un realismo extremo en la apreciación sobre su origen permitirán cortar el camino a la guerra civil, religiosa y social que se anuncia en el horizonte.

6. La irrupción del terrorismo islámico en la historia

No vale la pena lanzar cábalas sobre quién y cómo generó o impulsó el terrorismo islámico, ni lo que hay detrás de Al Qaeda o lo que hubo tras Bin Laden, ni siquiera vale la pena hoy recordar los muchos puntos oscuros (verdaderos agujeros negros) de atentados como el 11-S o el 11-M y otros de la misma matriz. El terrorismo es, sin duda, un elemento de gran repercusión psicológica y no es extraño que sea utilizado en operaciones de “bandera falsa”. Pero hoy, este nuevo terrorismo es de otra matriz: así que hoy, lo que vale la pena considerar es la naturaleza del terrorismo islamista presente en Europa. Hay que recordar que el islam es una “religión aparte”: la única entre cuyos pilares dogmáticos fundamentales se encuentra la expansión mediante la “guerra santa”. Es cierto que existe un “islam moderado” y un “islam radical”, como también es cierto que toda forma de islam es exterior a Europa y contraria a los valores europeos. De la misma forma que es rigurosamente cierto que, por las características de las comunidades islámicas y por la experiencia histórica reciente, es incontestable que existe en el islam una increíble facilidad para que, bruscamente, sus sectores más “moderados”, se deslicen en pocos meses hacia el radicalismo más extremista. Desaparecido el terrorismo social (anarquista y de extrema-izquierda), desaparecido el terrorismo separatista (IRA, ETA), desaparecido el terrorismo de extrema-derecha… el único terrorismo que opera hoy en Europa es el de matriz islamista y éste tienen unas bases sociales fácilmente identificables en la inmigración procedente de países islámicos y entre los islamistas con pasaporte europeo cuyos antecedentes familiares proceden fundamentalmente del Magreb, de Paquistán o del África negra islamizada. Por tanto, es un terrorismo fácilmente identificable y simple de desarticular: pero, para ello, es preciso tener voluntad político de hacerlo y no cubrirse con el manto de fantasías ingenuas.

7. La reacción del “viejo orden” ante la irrupción del terrorismo islamista en Europa

En el que, sin duda, será uno de los últimos gestos históricos de la casta que gestiona el “viejo orden” europeo, figura adoptar la política de la avestruz o la negativa a reconocer que el problema actual generado por el terrorismo islamista es el producto de los errores pasados de esa misma casta degenerada e ineficiente. Para Holande, por ejemplo, ese terrorismo “no tiene matriz religiosa”. En toda Europa han aumentado los controles policiales… pero en ningún país, ningún miembro de la casta política se le ha ocurrido exigir y proponer medidas para restringir la inmigración masiva en Europa, ni suquiera la procedente de países islámicos, para controlar la predicación del islam en las mezquitas o para afrontar el problema globalmente, en lugar de abordarlo sólo desde una perspectiva policial que intente contener los efectos del terrorismo islámico. Cualquier especialista en terrorismo sabe, para combatirlo es preciso actuar en dos frentes: contra los grupos armados… y contra las causas que los generan. Y aquí la causa es una sola: la presencia de bolsas islamistas en Europa llegadas con la inmigración y cuya presencia solamente se justifica soto voce para seguir falseando el mercado de trabajo y seguir manteniendo los salarios bajos. No podemos esperar, pues, soluciones por parte de la casta política europea, ni siquiera un reconocimiento de la naturaleza del problema por parte de na parte importante de fuerzas sociales, medios de comunicación o intelectuales…

8. La casta europea y los defensores de la “equidistancia”

Entre las muchas barbaridades que se han oído estos días y que demuestran que en Europa todavía no se había alcanzado las más altas cotas de la estupidez humana, se ha repetido con cierta frecuencia por parte de la izquierda y de los habituales “tertulianos” a sueldo que el terrorismo islamista es una respuesta… al auge del Front National. Así pues, ¡el terrorismo islamista en Europa no sería más que una respuesta a la “xenofobia y al racismo” cada vez más presentes en el continente! Eso supone olvidar los hechos: el primero de todos es que el objetivo, Charlie Hebdo, era una revista que compartía precisamente este punto de vista y que hace veinte años ya pidió la prohibición del Front National (algo que encaja poco con la defensa de la libertad de expresión en la que se han escudado los “Yo soy Charli-Hebdo”), mientras se burlaba de cristianos y musulmanes en sus caricaturas… pero solamente los islamistas han respondido con el terrorismo. No así cristianos, ni el Front National. Así pues, no hay equidistancia posible: la única equidistancia posible y aceptable es la que ve a los terroristas islamistas a un lado y a la casta del “viejo orden” en otro. Estos han traído a los otros. Los terroristas serían inconcebibles en Europa sin la casta del “viejo orden” que ha traído a bolsas y más bolsas de inmigración islamista. Así pues, no nos engañemos: quien ve al “terrorismo islamista”, no como el producto del fanatismo religioso, el odio étnico y la frustración social, sino como una respuesta a presuntos comportamientos “xenófobos y racistas” o se equivoca en su torpe ingenuidad, o simplemente miente o pertenece al grupo de intereses de la casta europea del “viejo orden”.

9. El enemigo ofrece una oportunidad. El sueño de Luther King reconducido…

Parafraseando a Luther King y utilizando ciertas dosis de retórica mística podría decirse aquello de“he tenido un sueño… He soñado que se reembarcaba a los excedentes de inmigración islamista, matriz del terrorismo, hacia sus países de origen y que con ellos se reembarcaba también a la casta política y a los señores del dinero que los trajeron a Europa”… Vale la pena establecer esta cadena de axiomas:

a) La inmigración islámica es un problema en Europa.

b) No existe gran diferencia entre islam moderado e islam radical.

c) El islam, moderado o radical, es siempre ajeno a la cultura y a la tradición europea.

d) El islam ha llegado a Europa con la inmigración masiva.

e) No toda la inmigración residente en Europa es islamista, pero sí que la inmigración más conflictiva se gesta en el entorno islamista.

f) Los impulsores de tal inmigración han sido la casta del “viejo orden” y los “señores del dinero”

g) Si han actuado así es por necesidades de mantener competitividad en un mundo globalizado y por el servilismo de la clase política hacia la clase económica.

h) Por todo ello, el problema del terrorismo islámico en Europa no se resolverá hasta que no se resuelva la cuestión de la inmigración islámica en Europa y hasta que no se desplace a la actual casta política del “viejo orden”.

i) Si el enemigo inmediato a abatir son las hienas sedientas de sangre que quieren traer la yihad a Europa, el problema solamente se resolverá definitivamente afrontando con decisión la repatriación de los contingentes islamistas a sus países de origen y desplazando a la actual casta del “viejo orden”.

j) Así pues, la erradicación de la nueva amenaza terrorista que se cierne sobre Europa pasa solamente por el desplazamiento del grupo seudo-religioso del que nace y por la erradicación de la casta que lo trajo al Viejo Continente y del sistema mundial globalizado perjudicial para la mayoría de la población europea y beneficiosa sólo para una ínfima minoría.

10. En memoria de las primeras víctimas del terrorismo islámico en Europa

Todos estos puntos, repetimos, nos parecen “axiomáticos” en la medida en que “axioma” deriva del término griego αξιωμα, «lo que parece justo» o, que se le considera evidente, sin necesidad de demostración. Esa demostración existe y está al alcance de todos sólo mediante el ejercicio de la crítica. Para quien se niega a razonar, quien se ampara en la trinchera de los dogmatismos y los apriorismos utilizando los argumentos más retorcidos, para quien se siente parte del “viejo orden”, nada de todo esto es admisible y asumible y ningún argumento conseguirá hacerle entrar en razón. No hay fortaleza más impenetrable que un cerebro que se niega a argumentar por miedo a que todos los valores de los que se ha alimentado hasta ese momento se derrumben como un castillo de naipes arrasado por el viento nuevo. No hay nada más triste que morir como han muerto los redactores deCharlie-Hebdo: asesinados en un inmisericorde episodio de terrorismo e inconscientes hasta última hora del proceso mental y político que han seguido sus asesinos para disparar sobre sus cuerpos. Una de las víctimas, el director de la publicación, había parafraseado la famosa frase de “más vale morir libre que vivir de rodillas”; pues bien, nosotros, haciendo otro tanto, podríamos decir que “más vale conocer la realidad que morir engañado”. Cuando se produce un atentado terrorista, en primer lugar, hay que estar del lado de las víctimas, por supuesto, pero incluso entonces es admisible que a las condolencias y a los lamentos sigan los razonamientos y las resoluciones. Eso es lo que hemos intentado en estas líneas. En cuanto a las resoluciones tras lo que ha ocurrido, podemos establecer algunas a modo de conclusión:

 Estos crímenes me animan a luchar contra el islamismo en Europa.

 Estos crímenes me reafirman en que no habrá paz en Europa mientras haya islamismo en nuestro continente.

 Estos crímenes me convencen de que la lucha contra el terrorismo islámico y la lucha contra la inmigración masiva son dos frentes de un mismo problema.

 Estos crímenes me suscitan el más absoluto rechazo a la casta política europea del “viejo orden” que lo ha sacrificado todo a los intereses económicos empezando por la paz social y la identidad del continente.

 Estos crímenes me inducen a desechar todo eclecticismo y cualquier ambigüedad, retóricas tranquilizadoras y estupefacientes ideológicos humanistas y universalistas, en definitiva, a hablar claro y simple.
http://infokrisis.blogia.com/2015/011201-a-martillazos-con-el-islam.php

Luego Cabalgamos
37-Brigada
37-Brigada

Trofeos y Medallas : *4*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!



España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2722
Puntos patrióticos : 48131
Reputación : 5479
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Vna, Grande, Libre

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Musulmanes deben regresar a sus países

Mensaje por Luego Cabalgamos el Dom Nov 15 2015, 21:42

Estos artículos fueron publicados por Ernesto Milà con ocasión del atentado contra Charlie Hebdo, pero siguen siendo perfectamente válidos en estos momentos, y más que entonces.

Luego Cabalgamos
37-Brigada
37-Brigada

Trofeos y Medallas : *4*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!



España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2722
Puntos patrióticos : 48131
Reputación : 5479
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Vna, Grande, Libre

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Musulmanes deben regresar a sus países

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Mar Mar 22 2016, 19:59

La mejor solución para terminar con el terrorismo yihadista, todos a sus países de origen

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18905
Puntos patrióticos : 363094
Reputación : 18510
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Musulmanes deben regresar a sus países

Mensaje por Aurelioj_2003 el Mar Mar 22 2016, 20:54

@HIMNOSHISTORICOS escribió:La mejor solución para terminar con el terrorismo yihadista, todos a sus países de origen
Todos a sus países de origen, junto con sus familias (nacidas o no en Europa, nacionalizados o no) y sin posibilidad de retorno a Europa bajo ninguna circunstancia. De hecho, y hablando sobre los nacionalizados o ya nacidos en Europa, CANCELACIÓN de su ciudadanía...

Aurelioj_2003
55-Alférez
55-Alférez

Trofeos y Medallas : *8*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 6425
Puntos patrióticos : 80961
Reputación : 36716
Fecha de inscripción : 25/06/2014
Edad : 53
Localización : Expatriado... ¿Hasta cuándo, Dios mío?

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Musulmanes deben regresar a sus países

Mensaje por HispanoCortés501 el Miér Mar 23 2016, 00:39

Si Europa no empieza a tomarse en serio la amenaza islámica tendrá un futuro muy negro.

HispanoCortés501
18-Cabo 1º
18-Cabo 1º

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 794
Puntos patrióticos : 27092
Reputación : 3269
Fecha de inscripción : 09/05/2014
Edad : 25
Localización : Bilbao, Vascongadas, España

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Musulmanes deben regresar a sus países

Mensaje por Aurelioj_2003 el Miér Mar 23 2016, 14:42

@HispanoCortés501 escribió:Si Europa no empieza a tomarse en serio la amenaza islámica tendrá un futuro muy negro.
Si bien la amenaza islámica es la más directa y actual, tampoco debemos pensar que el resto de los "inmigrantes" son mucho mejores que ellos:

1. Pandillas hispanoamericanas.
2. Mafias de Europa del Este.
3. Mafias asiáticas.

¿Son esos menos peligrosos? Y todavía hay muchas personas en este país que siguen pensando que, por ejemplo, hay que ayudar a los "hermanos" hispanoamericanos. Por experiencia propia te digo que aquí no somos bien vistos ni bienvenidos... Que ese cuento de la "Madre Patria" es solamente mientras les conviene. Que ya no tienen nada en común con nosotros.

Y sobre los otros dos casos (Europa del Este y Asia), todavía peor... Esos jamás tuvieron nada en común con nosotros.

Aurelioj_2003
55-Alférez
55-Alférez

Trofeos y Medallas : *8*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 6425
Puntos patrióticos : 80961
Reputación : 36716
Fecha de inscripción : 25/06/2014
Edad : 53
Localización : Expatriado... ¿Hasta cuándo, Dios mío?

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.