Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» El CEIP Rosalía de Castro celebra con una jura de bandera escolar su españolidad y la democracia
Hoy a las 00:14 por Torquemada2014

» NO NOS DESTROCÉIS A LOS HÉROES.
Hoy a las 00:04 por HIMNOSHISTORICOS

» La Guerra de las Naranjas, el origen de la vigente disputa territorial entre Portugal y España
Ayer a las 22:29 por HIMNOSHISTORICOS

» Eslovaquia aprueba una ley para evitar la propagación del islam
Ayer a las 21:44 por HIMNOSHISTORICOS

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Ayer a las 21:37 por Valle

» Lee y escucha la letra propuesta para el himno de España en una iniciativa de Change.org
Ayer a las 18:37 por Neilo65

» Qué fue de… Javier Arizmendi: ¿otro futbolista de extrema derecha?
Ayer a las 15:39 por Juanma_Breda

» "Casa Nostra, Casa Vostra" 300 entidades y personalidades reclaman implicarse en la acogida de refugiados
Ayer a las 14:40 por Juanma_Breda

» ¿Por qué un dictador de izquierdas no es un dictador?
Ayer a las 13:16 por HIMNOSHISTORICOS

» Franco Ese Hombre Pelicula Completa En Español
Ayer a las 12:37 por HIMNOSHISTORICOS

» Biografías de Patriotas Vascongados
Ayer a las 10:57 por ilustrado

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 134 SOBRE EL ESPIRITISMO Y EL UNIVERSO
Ayer a las 09:41 por Antonio García Fuentes

» Cristiano Ronaldo, acusado de evadir 150 millones con varias sociedades en un paraíso fiscal
Ayer a las 07:17 por BRUC

» ¿ Porque Gibraltar es una colonia y Ceuta y Melilla no ?
Vie Dic 02 2016, 22:05 por Valle

» Historia del Camino de Santiago
Vie Dic 02 2016, 20:25 por ilustrado

» Reino Hispano-visigodo
Vie Dic 02 2016, 20:17 por ilustrado

» Así acosan por WhatsApp a una chica de 19 años
Vie Dic 02 2016, 19:26 por ilustrado

» Manifiesto: Cada Nación debe buscar su Movimiento Patriótico
Vie Dic 02 2016, 16:04 por La Revolución por Hacer

» Así fue … Assad: “Putin es el único defensor del cristianismo”
Vie Dic 02 2016, 14:03 por Juanma_Breda

» Patriotas participantes en acto del 20N dan una paliza al activista Lagarder por gritar "Franco, asesino"
Vie Dic 02 2016, 13:11 por Clemente

» TV marroquí ofrece tutorial a mujeres de cómo maquillar huellas de maltrato
Vie Dic 02 2016, 12:46 por El Zorro

» Madrid, París y Ciudad de México vetarán los coches diésel a partir del 2025
Vie Dic 02 2016, 11:05 por BRUC

» Costo y rendimiento de un preso en España
Vie Dic 02 2016, 10:30 por Antonio García Fuentes

» Historia de las Fallas
Vie Dic 02 2016, 10:21 por HIMNOSHISTORICOS

» TEJERO ROMPE SU SILENCIO, LEE ESTA CARTA Y OPINA.
Vie Dic 02 2016, 05:56 por BRUC

» Los secretos del 23F y los GAL pueden tener los días contados
Vie Dic 02 2016, 01:53 por Torquemada2014

» Gabriel Rufián, ese independentista y marxista
Vie Dic 02 2016, 01:53 por Neilo65

» El Ejército, la Policía Nacional, la Guardia Civil, los Mossos de Esquadra y la Guardia Urbana desahuciados del Salón de la Infancia de Barcelona
Vie Dic 02 2016, 01:50 por Torquemada2014

» Novedades de Gibraltar
Jue Dic 01 2016, 22:57 por El Zorro

» Esta es TODA LA INFORMACIÓN de la tragedia aérea de Chapecoense
Jue Dic 01 2016, 22:01 por HIMNOSHISTORICOS

» Vídeos sobre los separatas catalanes, se van a cagar.
Jue Dic 01 2016, 18:40 por ruedex

» Un estudio evidencia la ineficacia de los 'programas de educación sexual'
Jue Dic 01 2016, 17:44 por BRUC

» ¿Han encontrado el oro perdido de Hitler en el naufragio del «Titanic» nazi?
Jue Dic 01 2016, 17:32 por BRUC

» Encuesta sobre simpatía o afinidad política
Jue Dic 01 2016, 16:53 por La Revolución por Hacer

» En un mundo inseguro y que ya da asco
Jue Dic 01 2016, 10:18 por Antonio García Fuentes

» PORRA: FC Barcelona Vs Real Madrid (3-12-2016)
Jue Dic 01 2016, 02:04 por HispanoCortés501

» DONALD TRUMP es una persona de maravilla y PUTIN cree en él.
Jue Dic 01 2016, 01:59 por HispanoCortés501

» Las 10 noticias más censuradas del año 2015 y 2016
Jue Dic 01 2016, 01:56 por HispanoCortés501

» Otegui se queda sin ir a Cuba al no poder sobrevolar el espacio aéreo de Estados Unidos
Jue Dic 01 2016, 01:47 por HispanoCortés501

» EL IMÁN SUPREMO DE CANARIAS EXIGE MÁS AYUDAS Y ADVIERTE: “DE LO CONTRARIO, HABRÁ MÁS TERRORISMO”
Jue Dic 01 2016, 01:45 por HispanoCortés501

» La Unesco declara las Fallas de Valencia Patrimonio de la Humanidad
Jue Dic 01 2016, 01:41 por HispanoCortés501

» Digno de ver: una hispanocubana sacando de quicio a los castristas en un debate televisivo
Jue Dic 01 2016, 01:27 por HispanoCortés501

» El fusilamiento de Muñoz Seca contado por su nieto, Alfonso Ussía
Miér Nov 30 2016, 20:40 por HIMNOSHISTORICOS

» BOBOS DE LA TRIBU
Miér Nov 30 2016, 18:29 por La Revolución por Hacer

» Los indefensos ante la violencia de género
Miér Nov 30 2016, 10:55 por Antonio García Fuentes

» Nacionalismo proteccionista versus Nacionalismo liberal
Miér Nov 30 2016, 01:49 por ilustrado

» Genocidios del Imperio británico
Miér Nov 30 2016, 01:21 por ilustrado

» Más de 200 altos cargos del Gobierno de Puigdemont cobran más que Rajoy.
Miér Nov 30 2016, 00:30 por niunpasoatras.org

» En China aprueban pena de muerte para políticos corruptos
Mar Nov 29 2016, 22:55 por El Zorro

» JUAN GARCÍA CARRÉS
Mar Nov 29 2016, 22:00 por HIMNOSHISTORICOS

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Viriato El Caudillo de Hispania.

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Viriato El Caudillo de Hispania.

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Mar Ene 13 2015, 18:02

“Viriato: encarnación del héroe hispano.”



El ejemplo de Viriato nos demuestra que los pueblos se forjan a través de los hombres que son sus mejores hijos. En el bravo lusitano encontramos al héroe que lo fue a su pesar, luchando en incontables ocasiones hasta rendir la vida en una traición. Viriato, guerrero del siglo II antes de Cristo, fue, como sus conciudadanos, un pastor cuyo lugar de nacimiento se atribuye en el Monte Herminius ( nombre que los romanos daban a lo que hoy es la Sierra de Estrella, en el centro de Portugal), tierra del Occidente de los lusitanos, pueblo muy pobre y rudo que llegó a habitar aproximadamente una franja de terreno entre los ríos Tajo y Duero, hasta el Atlántico, comprendiendo también la actual Extremadura española y tal vez algunas otras tierras adyacentes.



Diodoro Sículo nos presenta al personaje como fuerte, sobrio, resistente al frío y al calor y sin necesitar dormir mucho. Su boda con la hija del rico Astolpas, que hacía ostentación de sus riquezas contrastaba con el porte del rudo Viriato, sosteniendo en todo momento su lanza, hasta subir a la esposa a lomos de su caballo para conducirla a su hogar en las montañas. Sin embargo, la irrupción en la Historia del indomable caudillo se produce tan sólo tras el recrudecimiento de las guerras celtibéricas contra el invasor romano.



En el año 150 antes de Cristo, la traición de Lúculo ( que pasó a cuchillo a los habitantes de Cauca, hoy Coca, en Segovia) y Sergio Galba, llegaron a escandalizar a la misma Roma. Galba, so pretexto de repartir tierras entre los lusitanos, junta a unos treinta mil de estos desarmados, en tres campamentos, a los que cerca. Nueve mil son pasados a cuchillo y unos veinte mil se venden como esclavos en pública almoneda. Viriato, allí presente, logra escapar de un destino tan atroz para dejar su sello en una memorable epopeya.



En el año 147, llegadas negociaciones de los celtíberos con Cayo Vetilio, fue Viriato quien recordó la traición de Galba y otras muchas habidas desde el arribo de los romanos, convirtiéndose, desde ese momento, en caudillo de los hispanos. Más tarde, trabado combate con el propio pretor Cayo Vetilio, escapó con un millar de seguidores hacia Tríbola ( cercana a la actual Ronda), donde en una emboscada hizo caer y morir a su enemigo, con cuatro mil de sus soldados. Tras esto, derrotó más al Norte, en la meseta a Cayo Plaucio, que estaba reforzado por celtíberos en el Monte de Venus ( probablemente la Sierra de San Vicente, en los Montes Carpetanos) y a Claudio Unimano, y a continuación a Cayo Nigido, ocupando Segóbriga ( hoy ruinas frente a Saelices, provincia de Cuenca), ciudad leal a los romanos. Ante tales desastres, Roma se rearmó frente a la contumacia lusitana, con un poderoso ejército, al mando de Quinto Fabio Máximo Emiliano, de la familia de los Escipiones, que después de dedicar un año entero a preparar la campaña puso en fuga a Viriato, que volvió, en el 144 a sus montañas. Todo ello no fue aprovechado por los romanos, que tuvieron que dedicar sus esfuerzos a Numancia, animada por los éxitos lusitanos. Menos agobiado ya por los romanos, derrotó al pretor de la Hispania Citerior, Quincio, y avanzó por la Bética antes de tener que volver a replegarse a Lusitania, donde derrotó en varias ocasiones a Serviliano, inflingiendo a este enormes y vergonzosas pérdidas (140). Es por ello, que Serviliano, hermano adoptivo de Fabio Máximo, firmó un tratado en el que se reconocía a Viriato como amigo de Roma y rey, aunque el Senado no reconoció el pacto, y Quinto Servilio Cepión, hermano de Serviliano, fue artífice de la traición y muerte del guerrero, en el año139, y tras nueve años de cruenta guerra.



Así, Audas, Ditalcón y Minuros, capitanes de Viriato, seducidos por la promesa de grandes riquezas, mataron a su caudillo mientras este dormía, en su tienda. Si bien no hay real constancia histórica de la anécdota, es lugar común que, llegados a la ciudad de Rómulo y Remo, el Senado pronunció la célebre sentencia: “Roma no paga a traidores”, que hizo marchar cabizbajos a los asesinos.



Ya en la antigüedad, Diodoro Sículo le prestó atención a Viriato. Fue además comparado con Tucídides, Rómulo o Aníbal. En la Crónica de Alfonso X, el sabio, también se le menciona, caracterizándole como héroe hispánico por antonomasia. En España, Ambrosio de Morales y el Padre Mariana han glosado su figura. Como también Fernández Duro o Aguado Bleye, más recientemente. En las artes, destaca el enorme lienzo neoclásico de José Madrazo, que se halla en el Casón del Buen Retiro, perteneciente al Museo del Prado. Existen también obras pictóricas de E. Oliva y Carlos Alberto Santos, y sendas estatuas en Zamora ( Eduardo Barrón) y en Viseo.

http://guerrerosdeeuropa.blogspot.com.es/2009/12/viriato-el-caudillo-de-hispania.html

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18884
Puntos patrióticos : 362945
Reputación : 18470
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Viriato El Caudillo de Hispania.

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Jue Feb 25 2016, 14:58

Viriato, terror romanorum


Antes de empezar quiero dejar claro que el término lusitano es anterior a la provincia llamada Lusitania, ya que Augusto la creó en el 27 a.C. (fundando su capital Augusta Emerita en el 25 a.C). y el pueblo lusitano tiene orígenes más antiguos. Se entiende por lusitanos aquellas etnias celtas que compartían idioma y costumbres y habitaban las zonas comprendidas entre: la ribera del Duero al norte, la actual Extremadura al este, y hasta el sur en lo que hoy es la actual subregión portuguesa de Alto Alentejo. Es importante reseñar que los lusitanos no se habían mezclado con los celtas, a diferencia de otros pueblos de la península, el geógrafo griego Estrabón así lo refleja en su III volumen de geografía, el dedicado a Iberia.
Su nombre procede posiblemente del término “viria” que significa pulsera o brazalete, de esta forma sería algo muy parecido al sobrenombre “torquatus” que recibió Tito Manlio al arrebatarle un torque a un guerrero galo. Se desconoce la fecha y el lugar de nacimiento de Viriato, existen disensiones sobre dónde nació y vivió sus primeros años. La versión tradicional lo sitúa en los Montes Herminios (actual Serra da Estrela) el célebre (aunque no para todos) arqueólogo e historiador alemán Adolf Schulten sostenía esta teoría. Existe cierta guerra mediática y propagandística en torno a los orígenes y  la propia nacionalidad de Viriato, no entraré en ese debate puesto que no soy experto y considero que es una tontería pelearse por esto y además nacionalizar a una persona que ni siquiera entendía el concepto de nación tal y como hoy en día hacemos referencia.

Estatua de Viriato en Zamora.
Como he dicho, los orígenes de Viriato son inciertos, bien pudiera ser un pastor que se vio obligado como tantos otros lusitanos a la rapiña y los saqueos de las vecinas regiones o tal vez ya fuera guerrero desde su juventud. Lo que sí sabemos es que es muy probable que su nombre empezara a hacerse un hueco en la historia cuando consiguió guiar en la retirada a los supervivientes lusitanos de una encerrona provocada por el pretor romano Servio Sulpicio Galba. Dicho pretor había logrado reunir, separar y desarmar 30.000 lusitanos que se disponían a rendirse. Los lusitanos estaban muy ofendidos porque el tratado de paz firmado por el pretor Marco Atilio Serrano fue roto por Galba, quien los atacó con el pretexto de que habían saqueado regiones de las ciudades íberas aliadas a Roma. De los 30.000 lusitanos que acudieron, 20000 fueron hechos presos y posteriormente vendidos como esclavos en la Galia, 9.000 fueron masacrados y los 1.000 restantes escaparon. Hay que destacar que la provincia de Lusitania no disponía de muchos recursos naturales, el clima era duro, tanto en invierno como en verano, la tierra era baldía y había escasa vegetación, lo que dificultaba seriamente que los lusitanos pudieran vivir de la agricultura o de la ganadería. Este hecho obligaba a muchos lusitanos a vivir de la rapiña, saqueando territorios que sí tenían recursos.
Sea como fuere, Viriato tenía buenas dotes de mando y era un combatiente hábil, no tan inteligente como muchas crónicas lo muestran pero sí muy buen estratega, sobre todo por su conocimiento del terreno, algo que fue fundamental durante los ocho años que estuvo combatiendo a Roma (147 a.C. /139 a.C.). Los historiadores clásicos lo consideran persuasivo y honrado, diestro para la guerra y frugal tanto en la comida como en los repartos de botín, este último hecho ayudó sin duda a estrechar los lazos entre sus soldados y él. Su primera victoria tras tomar el mando fue en Tribola (se desconoce su localización actual), en Turdetania, donde los lusitanos se encontraban realizando incursiones para obtener víveres. El pretor Cayo Vetilio los cercó, y les propuso un tratado de paz, pero Viriato ya no iba a volver a confiar en los romanos tras la masacre efectuada por Galba y ofreció a sus hombres un discurso esperanzador en el cual les recordaba la perfidia romana y les pedía que le obedecieran si querían salir vivos de aquella encerrona. Viriato dispuso sus huestes que eran unos pocos miles ya que muchos habían muerto en emboscadas de los romanos cuando se encontraban talando árboles en Turdetania. Pero en vez de atacar a los 10.000 romanos, Viriato ordenó que todos se retirasen en varias direcciones y que sólo 1.000 jinetes se quedaran junto a él. Vetilio no podía atacar a los lusitanos porque eran grupos reducidos y cada uno tomaba una dirección, decidió entonces atacar a los que se habían quedado, pero Viriato era muy astuto y no atacó, sólo se limitaba a lanzar fugaces ataques con sus veloces jinetes para posteriormente retirarse. De esta forma dio tiempo a sus restantes hombres para que escaparan y llegaran a la ciudad de Tribola. Así estuvo todo ese día y parte del siguiente. Al anochecer huyó del campo de batalla e internándose por senderos que sólo él conocía llegó a Tribola, los romanos no fueron capaces de darle alcance ya que no conocían la zona y su equipamiento era más pesado. Vetilio por fin se aproximaba a Tribola pero volvió a morder el anzuelo; una emboscada lusitana los pilló por sorpresa y mataron a más de 4.000, además, Vetilio fue capturado y asesinado por un lusitano que al verlo tan obeso y viejo lo tomó por hombre despreciable y le quitó la vida sin ni siquiera saber que era el pretor que comandaba ese ejército romano.

Viriato, por Eugenio Oliva 1881.
Los supervivientes de esta batalla se refugiaron en una ciudad llamada Carteia (actualmente en el término municipal de San Roque, en la provincia de Cádiz) Allí el cuestor de Vetilio ordenó a los romanos supervivientes que se apostaran en las murallas y envió a 5.000 aliados titos y belos para que se enfrentaran a Viriato. Pero todos fueron masacrados y ninguno pudo huir en busca de refuerzos, este hecho hizo que el cuestor se quedara en la ciudad sin intentar más salidas desesperadas. Tras esta gran victoria, los lusitanos saquearon Carpetania y aumentaron aún más si cabe el aprecio por su líder. Pero un nuevo pretor llamado Gayo Plaucio acudió para acabar con Viriato, y para ello contaba con 10.000 infantes y 1.300 jinetes. Pero Viriato volvió a recurrir a su estratagema de falsa huída y posterior ataque para acabar con el ejército romano, que quedó reducido a unos pocos miles. Viriato siguió su camino y cruzó el Tajo, para detenerse posteriormente en el Monte Venus (según Schulten, Sierra de San Vicente, en Toledo). Allí Plaucio lo alcanzó con su mermado ejército dispuesto a vengarse, pero Viriato le volvió a vencer y no tuvo más remedio que refugiarse en las ciudades aliadas y acuartelarse para el crudo invierno. Esto ocurrió en el 146 a.C., año en el que Escipión Emiliano conseguía por fin tomar y destruir Cartago.
En el mismo año Viriato consiguió conquistar Segóbriga (la actual Saelices, en la provincia de Cuenca), al entrar en la ciudad hizo gala de los estandartes e insignias que había capturado tras su victoria contra el pretor Claudio Unimanio, el gobernador de Hispania CiteriorEn el 144 a.C. Roma envió al cónsul Quinto Fabio Máximo Emiliano, el hijo de Lucio Emilio Paulo Macedónico y hermano mayor de Publio Cornelio Escipión Emiliano.
Esta decisión supondría un punto de inflexión en la llamada Guerra Lusitana, normalmente se dice en plural ya que hubieron dos levantamientos, el primero en el 155 a.C. por medio del caudillo lusitano Púnico (no, no era cartaginés) y el segundo el de Viriato que estoy narrando. Fue un punto de inflexión porque se enviaron más tropas que los anteriores intentos de “pacificación”, esto se debía a que ya no se necesitaban tantas tropas en Cartago, que ya había sido destruida, y además se había acabado con los levantamientos en Grecia (siendo arrasada Corinto) y la guerra de Macedonia había terminado con la victoria romana.

Viriato, ilustración de Johnny Shumate.
Quinto Fabio Máximo disponía de dos legiones y de varios miles de aliados, en total contaba con 15.000 infantes y 2.000 jinetes. Pero las dos legiones reclutadas estaban compuestas por muchos legionarios jóvenes e inexpertos, y conociendo los anteriores enfrentamientos con Viriato convenía que estuvieran mejor preparados. Fabio Máximo se dirigió a Gades para hacer un sacrificio a Hércules, y Viriato atacó una partida de romanos que había salido a hacer leña, mató a muchos y consiguió un considerable botín. Máximo regresó de Gades y Viriato lo provocaba constantemente para que entrase en batalla, pero Máximo prefería que sus tropas estuvieran más entrenadas antes de entablar batalla campal. Ya no iba a caer en la trampa de Viriato y cada vez que una partida salía a hacer leña era escoltada por legionarios y caballería.
Tras pasar el invierno (tras ser prorrogado el mando de Quinto Fabio Máximo) las tropas romanas ya estaban preparadas para el combate, pero seguía dando la espalda a un combate directo. Aun así, saqueó una ciudad que estaba en posesión de los lusitanos e incendió otra. Viriato escapó y se refugió en una ciudad llamada Baecor o Baikor (ciudad no identificada que según Schulten podría tratarse de Baecula, la actual Bailén, también se ha supuesto que fuera la ciudad cordobesa de Baena e incluso Béjar, en Salamanca). Se cuenta que Quinto Fabio Máximo no fue el único que puso en fuga a Viriato, ya que Cayo Lelio Sapiens (hijo de Cayo Lelio, el cónsul del año 190 a.C. y que fue gran amigo de Publio Cornelio Escipión el Africano. Cayo Lelio Sapiens tenía una gran amistad con el segundo Africano, Publio Cornelio Escipión Emiliano) le hizo retroceder acosándolo desde el norte.
¿Que haría Viriato para detener a los romanos?, ¿había acabado su suerte?, bueno, lo podréis comprobar en la siguiente entrega sobre la vida de éste gran caudillo.
Bibliografía y fuentes:
Estrabón, Geografía Tomo III.
Apiano, Guerras ibéricas.



http://historiaoleyenda.com/viriato-terror-romanorum/

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18884
Puntos patrióticos : 362945
Reputación : 18470
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Viriato El Caudillo de Hispania.

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Jue Feb 25 2016, 14:59

Viriato, Roma no paga traidores


En el 143 a.C. Viriato fue derrotado en la Hispania Ulterior por un general romano llamado Quinto (se desconoce su procedencia), y tuvo que retirarse de nuevo al Monte de Venus, como ya hizo cuatro años antes, y de nuevo como entonces se dio a la vuelta y mató a mil soldados de Quinto, arrasó su campamento y puso en fuga a la guarnición de Tucci (actual Martos, en la provincia Jaén). Tras esto Viriato y sus hombres saquearon la tierra de los bastetanos, y el inexperto Quinto permaneció acuartelado en Córduba y sólo se atrevía a enviar contra Viriato a Gayo Mario (no, no es el que todos pensáis) un íbero nacido en Itálica (Santiponce, en la provincia de Sevilla).
Al año siguiente Quinto fue relevado del mando por el cónsul Quinto Fabio Máximo Serviliano (hijo adoptivo de Quinto Fabio Máximo Emiliano) y le acompañaba una fuerza de dos legiones romanas más varios miles de aliados, en total eran 18000 infantes y 1600 jinetes, y además había escrito a Micipsa, el rey de Numidia (hijo y heredero de Masinisa) para que le enviase elefantes lo más pronto posible. Cuando Serviliano marchaba hacía Tucci fue atacado por Viriato, que contaba con 6000 guerrreros. Pero Serviliano mantuvo a sus hombres firmes y no permitió que el griterío y las provocaciones de los lusitanos medraran el valor de los romanos. Los lusitanos fueron rechazados y tuvieron que retirarse.

Emboscada de los hombres de Viriato
Cuando por fin llegaron los 10 elefantes y 300 jinetes que Micipsa había enviado, fortificó un gran campamento y atacó a Viriato, que tuvo que huir. Pero de nuevo los perseguidos se convirtieron en perseguidores y 3.000 romanos perecieron bajo las armas lusitanas. No contento con esto, Viriato atacó el campamento de Serviliano y sólo se encontró con una pequeña resistencia en las puertas. Viriato siguió acosando a los romanos con su caballería ligera y Serviliano tuvo que replegarse a Tucci. Viriato se replegó hacia Lusitania para lamerse las heridas, no sin antes quemar el campamento de Serviliano. Para suerte de los lusitanos, Serviliano fue atacado por un ejército de 10000 hombres liderados por dos desertores llamados Curio y Apuleyo. Pero los rebeldes fueron derrotados por Serviliano y éste continuó con su particular campaña sangrienta, capturando varias ciudades afines a Viriato y consiguiendo esclavizar a 10.000 supervivientes, de los cuales 500 fueron decapitados. Tras esta matanza volvió a Roma y fue sustituido por Quinto Servilio Cepión, su propio hermano.
Pero antes de regresar a Roma, Serviliano persiguió una última vez a Viriato y éste último tuvo que refugiarse en una ciudad llamada Erisana (ciudad no identificada actualmente). Viriato salió al amanecer y puso en fuga a los sitiadores, con tan buena fortuna que los acorraló en unos precipicios. Viriato ahora jugaba con ventaja, pero no quiso hacer uso de la violencia desmedida con la que tantas veces los romanos habían usado contra su pueblo y pactó con Serviliano. El tratado (según Apiano) <<declaraba a Viriato amigo de los romanos y concedía tierras a todos los que estaban bajo su mando>>.
Un bonito y pacífico final para tan larga y cruenta guerra, pero no amigos, lamentablemente no terminó aquí la guerra porque el hermano de Serviliano, Cepión, que lo relevaba, informó a Roma del indecoroso tratado, y el Senado le respondió que podía hostigar a Viriato de forma secreta con el modo que estimara oportuno, pero Cepión no dejaba de enviar correo a Roma para presionarles, y finalmente el Senado rompió el pacto y declaró de nuevo enemigo a Viriato, Cepión se frotaba las manos, tenía de nuevo una presa a la que cazar. Amparado con las órdenes del Senado, ya no había tratado que impidiera a Cepión atacar a Viriato, y su primer objetivo fue tomar la ciudad de Arsa (relacionada con la anterior pero también desconocida en la actualidad) la cual habían abandonado los lusitanos.

Estatua dedicada a Viriato y a los guerreros lusitanos en Viseu, Portugal.
Después de esto Cepión persiguió a Viriato, que se retiraba mientras saqueaba toda la Carpetania a su paso. Viriato volvió a usar su táctica preferida, mandó al grueso de su ejército que se retirara a un lugar seguro mientras él y un reducido número de jinetes formaban para entablar combate, pero cuando la vanguardia romana se disponía a atacar los lusitanos huyeron al galope, sin que los romanos tuvieran posibilidad de alcanzarlos. Cepión resignado no tuvo más remedio que buscar otra presa y atacó a los vetones y los galaicos.
Ya en el 139 a.C. Viriato se encontraba exhausto tras ocho años de interminable guerra cuyas bajas él no podía reemplazar, mientras que los romanos enviaban un ejército tras otro. Además Cepión había recibido refuerzos del cónsul de la Citerior, Marco Popilio Lenate. Ante esta situación Viriato envió a sus más leales amigos, Audax, Ditalcón, y Minuro para llegar a un acuerdo de paz con Cepión. Pero el astuto romano sabía que los tres codiciaban el oro por encima de todo, y les hizo prometer que matarían a Viriato a cambio de una recompensa copiosa. Viriato solía dormir muy pocas horas al día, y siempre lo hacía con la armadura puesta para estar listo en caso de emergencia. Los tres “leales” amigos entraron en su tienda y lo degollaron, ya que el cuello era la única parte del cuerpo expuesta. Todo ocurrió en silencio y los tres pudieron salir tranquilamente de la tienda y dirigirse de nuevo al campamento de Cepión en busca de su ansiada recompensa. Recompensa que no recibieron ya que Cepión les dijo que se conformaran con lo que ya tenían y les remitió a Roma para cobrar lo que pensaban que merecían. Aquí vamos a entrar en el escabroso terreno de la leyenda y la atribución de frases célebres a personajes que tantas veces resultan ser falsas o de invención posterior. Y es que supuestamente según algunos autores, Cepión recibió a los tres asesinos con esta frase tan conocida <<Roma no paga traidores>> para posteriormente mandar que los ejecutasen.

La muerte de Virato, por Madrazo.
Otras fuentes en cambio narran que esta frase fue pronunciada en el Senado cuando los tres viajaron a Roma para recibir la recompensa. También en unas fuentes son ejecutados los tres asesinos y en otras les dejan marchar. Fuera así o no, Viriato murió asesinado y sus autores de dicho asesinato han pasado a la historia como sinónimo de cobardía y traición. También es importante recalcar que de ser cierto que fueran seducidos por los romanos para que asesinaran a su líder no hubieran querido que este hecho saliera a la luz, y es que los romanos siempre trataban de parecer fieles a sus principios como hombres civilizados que eran, o eso creían ellos. Los hombres de Viriato se empezaron a preocupar al ver que su líder no se había levantado ya, algo poco habitual en él que siempre solía ser el primero en levantarse. Al entrar en la tienda se dieron cuenta de que había sido asesinado y con mucho dolor comprendieron que habían sido privados de su líder y las esperanzas decayeron, lo que más les dolió fue no hallar culpable alguno de tan atroz asesinato.
Le lavaron las heridas y se dispusieron a celebrar un funeral digno de tan célebre líder. Se ofrecieron sacrificios humanos, los guerreros danzaron a pie y a caballo alrededor de la pira funeraria mientras Viriato se consumía en el fuego. Al finalizar el funeral 200 parejas de guerreros combatieron entre sí en honor a su líder. Taútalo fue nombrado sucesor de Viriato y dirigió a la maltrecha hueste lusitana a atacar Saguntum, (ciudad refundada por Aníbal tras destruirla en el 218 a.C.) pero allí fueron rechazados y mientras cruzaban el río Betis (Guadalquivir) fueron atacados por Cepión y no tuvieron más remedio que rendirse. Fueron desarmados y se les dieron tierras para que las cultivaran y no tuvieran que levantarse más en armas contra Roma.
Este era el fin de las Guerras Lusitanas, que tantas muertes habían provocado, por fin los lusitanos tenían tierras pero eran muy pocos y prácticamente habían sido extinguidos, poco sabemos de su lengua o de sus costumbres. Viriato no consiguió su objetivo pero a punto estuvo de ver realizados sus objetivos, sólo la traición pudo acabar con la vida de uno de los mayores héroes de la resistencia en Hispania. Pero Hispania no se rendiría, hasta la época de Augusto los combates y las guerras se sucederían, haciendo que cada palmo conquistado costara vidas romanas, pero bueno eso como sabéis es otra historia.
Bibliografía y fuentes:
Estrabón, Geografía Tomo III.
Apiano, Guerras ibéricas.


http://historiaoleyenda.com/viriato-roma-no-paga-traidores-ii/

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18884
Puntos patrióticos : 362945
Reputación : 18470
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Viriato El Caudillo de Hispania.

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Sáb Mar 12 2016, 15:54

Viriato, el pastor que hizo frente a Roma




ras la victoria de Publio Cornelio Escipión el Africano sobre las tropas del general cartaginés Aníbal Barca en Zama Regia en 202 a.C. Cartago se encuentra derrotada. Desarmada, sin flota y limitada a su propio territorio, la potencia del Mediterráneo está ahora supeditada a la voluntad de Roma.

Con el fin de la Segunda Guerra Púnica y los cartagineses eliminados de la escena, ha llegado el momento de centrarse en la expansión para la República Romana. Y el objetivo es Hispania. Roma, vencedora de los púnicos, con sus generales victoriosos y sus temibles legiones, pensó que sería poco menos que un paseo.
No contaban con los pueblos de Iberia.
218 a.C. es el año en que Roma llega a Hispania por vez primera, con el desembarco de Cneo Cornelio Escipión Calvo en la colonia griega de Ampurias, aunque con una finalidad puramente estratégica: cortar las líneas de abastecimiento cartaginesas que sostenían a Aníbal mientras hacía de las suyas por la península itálica (el hermano de Cneo, Publio Cornelio Escipión el Viejo, padre de el Africano, hacía lo propio en la también colonia griega de Massalia, la actual Marsella).
Sus tropas invernarían el año siguiente en el asentamiento íbero de Tarakon, que acabaría convirtiéndose en la ciudad romana de Colonia Iulia Urbs Triumphalis Tarraco, o Tarraco a secas (actual Tarragona).
Pero también habían comenzado ya la invasión, fundando en 206 a.C. la primera ciudad romana fuera de territorio italiano: Itálica (actual Santiponce, en Sevilla). Ciudad que, por cierto, años después daría a la Roma imperial su primer emperador no itálico, Trajano.

Viriato, el pastor que hizo frente a Roma. Anfiteatro de Itálica
La política de Roma en Hispania sería la de explotar los recursos económicos de los nuevos territorios en beneficio de la República. Ya comenté cuando hablaba de la crisis del siglo III que Roma básicamente sólo producía una cosa, legionarios, y que sostenía toda su economía mediante la explotación de los territorios conquistados.
E Hispania fue donde toda esa maquinaria se puso en marcha de verdad. Aceite de oliva, cereales, vino, caballos, manufacturas y esclavos sin olvidar, por supuesto, los yacimientos minerales, cuyas minas explotaron durante siglos a través de las societas publicanorum, concesiones de obras públicas para la explotación minera: plata en Carthago Nova, Mazarrón o la Bética, mercurio en Almadén, cobre y oro en Asturias…
Hispania es profusa en metales de plomo, hierro, cobre, plata y oro, la Citerior posee lapis specularis, la Bética cinabrio.
Historia (Libro III-30), Plinio el Viejo
Las minas las explotaron durante siete siglos, hasta la llegada de los visigodos. Pero realmente en un principio no supieron calcular bien hasta dónde podían apretar sin que los pueblos nativos de Iberia se lanzasen a la rebelión contra la rapacidad romana. Y erraron el cálculo.

Celtas, íberos y celtíberos

A día de hoy “sólo” un 58% de los lectores de este blog son españoles. Algo de lo que me congratulo, ya que creo que si no fuera capaz de llegar más que a mis compatriotas, teniendo en cuenta que comparto idioma con 416 millones de personas, es que algo estaba haciendo rematadamente mal. Así que, como supongo que algunos no lo conocerán, me detendré a resumir muy por encima el panorama que encontraron los romanos cuando llegaron a Iberia.
En dos palabras: había aquí un lío de pueblos de dos pares de narices. Quiero decir que Iberia era una mezcla más o menos heterogénea de pueblos y culturas que se habían interrelacionado en mayor o menor medida, resultado de los distintos grados de mestizaje (tanto genético como cultural) entre los pobladores originales (íberos) y distintas oleadas de inmigrantes sucedidas durante la edad del bronce o incluso a comienzos de la edad del hierro: celtas, ligures e ilirios, principalmente.

Viriato, el pastor que hizo frente a Roma. Infantes íbero y celtíbero
Así que en el siglo III a.C., aunque hay algunos pueblos reconocibles como celtas o íberos, en buena parte de la península encontramos una serie de pueblos que los romanos llamaron genéricamente celtíberos, pero bastante distintos entre sí resultado, como ya he mencionado más arriba, de los distintos grados de mestizaje y de la idiosincrasia cultural de cada región. Así encontramos en Iberia lusitanos, turdetanos, vascones, astures, ilergetes, edetanos, cántabros…
Baste añadir que se organizaban en pueblos y ciudades independientes (las de cierta entidad, amuralladas) aunque con un activo comercio e intercambio cultural entre ellas. Las ciudades estaban gobernadas por una cúpula aristrocrática en cuya cima se encontraba el régulo, y la participación popular se producía mediante una asamblea y un consejo de ancianos.

Viriato, el pastor que hizo frente a Roma. Poblado íbero
En fin, lo he resumido tanto que si algún purista viniera con intenciones aviesas, no tendría yo escapatoria. Pero se me entiende. Los de aquí ya saben como va la cosa (si son anteriores a la LOGSE) y los de allí se pueden hacer una idea general con este resumen y podrán seguir el hilo de la historia.

En los Montes Herminios

El territorio que ocupaban los lusitanos, entre las cuencas del Duero y el Guadalquivir, formó más tarde la provincia romana de Lusitania. Allí es donde nació Viriato, seguramente en torno a 180 a.C. La tradición dice que en los Montes Herminios, que es como los romanos llamaron a la Sierra de la Estrella, la sierra más occidental del Sistema Central, en actual territorio portugués. Eso dice la tradición, porque lo que se sabe a ciencia cierta sobre su fecha y lugar de nacimiento es… nada.
Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazca: Descárgalo Aquí

Las guerras celtíberas

Aunque después, cuando fuera conquistada por completo, Hispania quedaría dividida en más provincias, originalmente Roma la dividió en dos: Hispania Ulterior, con capital en Corduba (Córdoba) e Hispania Citerior, con capital en Tarraco.
Si bien sobre el papel estas provincias dividían Iberia en dos mitades, ocupando una la mitad norte y la otra la parte sur, la realidad en el siglo II a.C. distaba mucho de esto. Sobre el terreno, Roma sólo dominaba una franja en la costa mediterránea, mientras que el resto del territorio seguía controlado por los pueblos autóctonos.

Viriato, el pastor que hizo frente a Roma
El gobierno romano, situado en la capital de la provincia, recaía sobre un pretor, un propretor, un cónsul o un procónsul, dependiendo de la importancia que adquiriera el territorio en cada momento y de su belicosidad. En 151 a.C., una época marcada por las guerras celtíberas por la conquista de Hispania, el puesto de pretor de la Hispania Ulterior recayó sobre Servio Sulpicio Galba.

El pretor Galba

Roma no estaba preparada para este tipo de guerra. Sus legiones estaban entrenadas para enfrentarse a ejércitos organizados, y eran temibles en esa situación, pero se volvían completamente ineficaces cuando se trataba de enfrentarse a incursiones de furtivos y salteadores. Los celtíberos inventaron la guerra de guerrillas, e hicieron mucho (¡mucho!) daño a las tropas de Galba.
Así que el pretor comenzó una política de castigo como no se había visto en sus antecesores. En la primavera de 150 a.C., rompiendo un tratado con los lusitanos, se internó en Lusitania y asoló el país. Los lusitanos enviaron entonces embajada ante el pretor.
Galba recibió a los embajadores lusitanos con amabilidad, y les ofreció terminar con las hostilidades. Según el pretor, había sido la pobreza del país lo que había provocado la rebelión contra Roma y, para terminar con las hostilidades, ofreció tierras fértiles para que todo el que quisiera cultivarlas en paz con Roma pudiera hacerlo.
Treinta mil lusitanos acudieron al ofrecimiento del pretor Galba, ofreciendo paz y solicitando el cumplimiento de la promesa. Galba los reunió y sólo les pidió una cosa: en prenda de paz, entregarían sus armas. Los lusitanos accedieron.
Ordenó el pretor entonces a sus tropas que los rodearan y los pasaran a cuchillo. Nueve mil hombres desarmados fueron cobardemente asesinados. Otros veinte mil fueron apresados y vendidos como esclavos. Muy pocos consiguieron escapar.
Entre los pocos que pudieron huir y salvarse había un joven pastor, de nombre Viriato.(leer entrada relacionada)

Terror romanorum

Galba sería después juzgado en Roma por ello y, aunque fue absuelto debido a sus influencias, los lusitanos vendidos fueron liberados. Pero la semilla del odio contra Roma ya estaba sembrada en Lusitania.
Los pocos hombres que consiguieron huir de la matanza de Servio Galba se unieron a otras partidas lusitanas. Poco (o nada) se sabe de su actividad esos primeros años, aunque es de suponer que anduvieron dando golpes de mano y pequeñas emboscadas a los romanos.
Lo que sí se sabe es que tres años después, en 147 a.C., formaban ya un fuerte contingente de hombres comandados por Viriato. Formando ya un grupo fuerte, y seguramente animados por las pequeñas victorias obtenidas en los golpes de mano, decidieron hacer una incursión en la Turdetania.

La batalla de Tríbola

Turdetania, que ocupaba buena parte de la actual Andalucía y el Algarve portugués, se encontraba bajo el área de influencia romana. Y allí se encontró Viriato con las tropas del pretor Cayo Vetilio, que había sucedido a Galba al frente del gobierno de la Hispania Ulterior.
Cuatro mil legionarios, mucho más experimentados en la batalla, con caballería. Casi una legión. A cambio, los hombres de Viriato, mucho menos numerosos, conocían el terreno (estaban en la serranía de Ronda) y ya tenían cierta experiencia en tácticas de guerrilla. Además, el antiguo pastor se había convertido en un brillante estratega…

Viriato, el pastor que hizo frente a Roma. Monumento a Viriato en Zamora
Viriato dispuso a sus tropas en orden de combate, pero con indicaciones para huir y dispersarse tan pronto como montara la caballería. Volverían a reunirse en las inmediaciones de Tríbola. Los hombres de Vetilio, viendo que los rebeldes huían, comenzaron la persecución de la caballería lusitana dirigida por Viriato, que duró un día entero.
La persecución acabó en el desfiladero del río Barbesuda (actual Guadiaro) donde las fuerzas de Viriato, emboscadas, arrasan con las tropas romanas acabando con la vida de la casi totalidad de los cuatro mil legionarios y del pretor Vetilio. El nombre de Viriato comienza a oírse en Roma.

Las victorias de Viriato

No sería la última vez que Roma le presentara batalla, y en todas las ocasiones Viriato hizo gala de su superioridad táctica y su gran astucia para infligir a los latinos dolorosas derrotas. En Carpetania sobre el pretor Cayo Plautio, sucesor de Cayo Vetilio, y de nuevo en Segóbriga, ciudad celtíbera aliada de Roma.
Allí vuelve a utilizar la misma táctica que tan buen resultado le dio en Tríbola. Lo cuenta Sexto Julio Frontino en su Stratagemata:
Viriato disponiendo sus tropas en emboscada, envió a unos pocos a robar el ganado a los segobrigenses; como saliesen éstos en gran número para castigarlos, echaron a correr aquéllos, simulando que huían,…
El resultado fue el mismo que anteriormente, y los segobrigenses probaron la misma medicina que los hombres de Vetilio.
Y aún siguieron las victorias: en Tucci, en Viseo, en Ourique (donde capturó los estandartes romanos)… Tantas y tan sonadas fueron que otros pueblos celtíberos, arévacos, tittos y bellos, acabaron por alzarse junto a él dando comienzo a la tercera guerra celtíbera, incluso en la Hispania Citerior.
Viriato le estaba causando un auténtico quebradero de cabeza a Roma.

…y también alguna derrota

En 145 a.C. parece que la situación va a cambiar. La Tercera Guerra Púnica acaba de terminar y Roma tiene más tropas disponibles, que por supuesto destina a Hispania. Además el pretor Plautio es desterrado por su inoperancia y sus continuas derrotas, y se designa como cónsul único de Hispania a Quinto Flavio Máximo Emiliano.
Emiliano tenía una amplia experiencia militar, obtenida en las guerras macedónicas y, más tarde, como pretor en Sicilia. Esto y las tropas de refresco llegadas a Hispania obligaron a replegarse a los lusitanos, que prácticamente se habían hecho ya con el control de toda la Hispania Ulterior y el sur de la Citerior.

Rey de los lusitanos y amigo de Roma

Un par de años después, tras el relevo de gobierno (el gobierno de la provincia se otorgaba por dos años) llega a Hispania Quinto Fabio Máximo Serviliano, que con los nombrecitos que gastaban estos romanos no sé cómo pudieron salirnos dos seguidos tan parecidos
Y Viriato comienza a poner a Serviliano en apuros de nuevo y de forma vergonzosa, porque además no vino sólo. Dos legiones, trescientos jinetes númidas y una decena de elefantes le otorgaron para enfrentarse a los lusitanos, a sumar a las tropas que ya había en Hispania. Aparte de los númidas y los elefantes, contaba con 18.000 unidades de infantería y 1.600 de caballería.
Con semejante contingente de tropas podía haberse enfrentado a las mismísimas hordas de Mordor… pero no a Viriato, que acabó cercándolo en Erisana durante una incursión nocturna y forzándole a firmar un acuerdo de paz.
¿Y por qué una paz? Pues seguramente porque Viriato está ya harto de tanta guerra. Ten en cuenta que esto ocurrió en 140 a.C. y ya habían pasado diez años desde la matanza de Galba. Además, él no era un soldado, ni un general, ni un guerrero. Era un simple pastor que quería vivir su vida como la había vivido hasta la llegada de los romanos, pero que se vio empujado a luchar precisamente por ello. Supongo que ya estaba cansado. Yo lo estaría.
El tratado fue al fin ratificado por el Senado de Roma, otorgando a Viriato la independencia de sus territorios y reconociéndolo como rey (dux) de los lusitanos yamicus populus romani. Amigo de Roma; con un par.

¡Traición!

Pero por lo visto Roma no hacía amigos, o por lo menos no amigos íntimos. Ese mismo año Serviliano fue sucedido por un nuevo cónsul, Quinto Servilio Cepión, que —con el permiso de Roma— reanudó la guerra contra el dux de los lusitanos.
Sin embargo la situación no se mantendría durante mucho más tiempo. El año siguiente, en 139 a.C., Viriato envió a tres de sus hombres, Audax, Ditalco y Minuro, a negociar un tratado de paz con Cepión.

Viriato, el pastor que hizo frente a Roma. La muerte de Viriato, jefe de los lusitanos, de José de Madrazo (1807)
Y éste, que por lo visto no estaba dispuesto a una larga campaña en territorio hostil que seguramente le dejaría en evidencia, como les había ocurrido a sus predecesores, lo que hizo fue sobornarlos. Les ofreció riquezas, tierras y honores a cambio del asesinato de Viriato.

Roma no paga traidores

Si se lo pensaron mucho o poco no lo sabemos. La cuestión (al menos esto es lo que dice la leyenda) es que al regresar al campamento asesinaron a Viriato, que dormía, clavándole un puñal en el cuello. Nunca me ha cuadrado mucho esta versión, en la que Viriato manda tres emisarios a negociar una paz y se echa a dormir en lugar de esperarlos, pero bueno, cómo fue en realidad nunca lo sabremos.
La cuestión es que, dormido o despierto, Viriato fue asesinado por estos tres ursaonenses (es decir, naturales de Osuna), que acto seguido regresaron al campamento romano a cobrar su recompensa. Lo único que recibieron de Cepión fue la lapidaria frase:
Roma traditoribus non praemiat
O dicho en román paladino, Roma no paga traidores.

El fin de la vieja Iberia

Viriato recibió las exequias que merecía. Sus propios hombres le incineraron, siguiendo las costumbres celtíberas, y sobre sus cenizas se realizaron sacrificios animales y luchas entre guerreros lusitanos. Con todos los honores.
Suele decirse, con bastante razón, que con Viriato murió Iberia y que, tras su muerte, todo fue Hispania.

Epílogo

No pensaba ni nombrarlo, para no quitar protagonismo al héroe de hoy, pero si no lo hiciera este apunte no estaría completo.
Y es que tras la muerte de Viriato aún quedaba un último estertor celtíbero que se daría seis años después, de forma heroica, en Numancia. Aunque esa historia merece su propio apunte.

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18884
Puntos patrióticos : 362945
Reputación : 18470
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Viriato El Caudillo de Hispania.

Mensaje por Aurelioj_2003 el Dom Mar 13 2016, 19:11

El hecho de que Viriato tuviese la suficiente capacidad táctica para derrotar a los romanos habla muy bien de él. Recordemos que las legiones romanas eran, en sus tiempos, el ejército más poderoso que se había conocido. En mi concepto, superando incluso a ejércitos modernos cuya única ventaja vendría a ser el tener una tecnología que en aquellos tiempos ni siquiera se soñaba. ¿Qué hubiese podido hacer Roma con tanques o aviones?

El ejército romano estaba formado por militares profesionales (con la de años que servía un legionario se terminaba por convertir en un militar profesional, ya que no se dedicaba a otra cosa - de ello vivía). Además de un armamento generalmente superior al de sus contrarios, una oficialidad capacitada y unas estrategias acertadas (en la mayor parte de los casos). Con todo esto, el mero hecho de derrotarlos ya suponía un auténtico acto heroico. Y más si hablamos de los pueblos mal llamados bárbaros, que peleaban con mucho valor pero poca estrategia.

Aun así, cuando a Roma le tocó enfrentar a enemigos bien organizados y con un general extraordinario, como Aníbal, se las vieron y desearon para derrotarlo.

Aurelioj_2003
55-Alférez
55-Alférez

Trofeos y Medallas : *8*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 6425
Puntos patrióticos : 80957
Reputación : 36716
Fecha de inscripción : 25/06/2014
Edad : 53
Localización : Expatriado... ¿Hasta cuándo, Dios mío?

Volver arriba Ir abajo

Re: Viriato El Caudillo de Hispania.

Mensaje por Aingeru el Dom Mar 13 2016, 19:54

Excelente artículo, pero fuera aparte de lo que pudiéramos llamar Leyenda sobre Viriato, cabría preguntarse si realmente existió…y para ello, es importante acudir a las fuentes que no se mencionan, como por ejemplo, está la referencia a su tribu escrita por Diodoro Sículo, un historiador y escritor de origen siciliano de los tiempos de César y Augusto, y en su obra histórica aparecen una inmensa cantidad de fuentes y además, de relatos que caen dentro de lo mítico. También encontramos a Tito Livio, un historiador latino afincado en Roma, que procedía de una familia adinerada, y el cual se interesó al principio por la retórica y la moralidad para después pasar a la historia para cuya composición y relato se sirvió de archivos e historiadores antiguos que rara vez son citados, lo que le ha validad una fiabilidad poco respaldada, y que describe a Viriato como un pastor que se hizo cazador y después soldado. Tambien tenemos a , Sextus Julius Frontinus, aristócrata y político muy importante de finales del siglo I, a quien mi amigo Trajano debe conocer bien ya que fue elegido Cónsul por su voluntad, y quien sus referencias hacia Viriato lo nombra como dirigente de los celtíberos, y finalmente, podemos citar a Apiano de Alejandría, cuyo origen es obvio, y que fue un historiador del siglo II d.C, pero que antes había sido abogado y luego procurador, que escribió una Historia de Roma en 24 volúmenes, y de quien según los historiadores más conocedores del tema, nos podemos fiar mejor.  "Roma traditoribus non premia"…España tampoco debería hacerlo.

Aingeru
12-Cabo
12-Cabo

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 497
Puntos patrióticos : 5864
Reputación : 2627
Fecha de inscripción : 06/04/2014
Localización : Pamplona

http://navegandoenelrecuerdo.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.