Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» El Supremo ve "discriminación ideológica" en el asalto a Blanquerna y manda a los condenados a prisión
Hoy a las 14:11 por HIMNOSHISTORICOS

» Sanidad comprará 80.000 fármacos al mes para transexuales
Hoy a las 13:46 por Invitado

» El filósofo o “zurreón” de la sociedad
Hoy a las 11:02 por Antonio García Fuentes

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Hoy a las 10:44 por deuteros

» ¡¡UNIDAD!!
Hoy a las 09:06 por RICHI

» Santander derriba el monumento a la IV División de Navarra
Hoy a las 00:32 por Invitado

» Femen boicotea la llegada de Donald Trump al Museo de Cera de Madrid: "Agárralos por las pelotas"
Ayer a las 19:22 por HIMNOSHISTORICOS

» El CNI compró el silencio de Bárbara Rey, amante de Juan Carlos I, con fondos reservados en Luxemburgo
Ayer a las 18:56 por HIMNOSHISTORICOS

» El Estado como enemigo público número uno
Ayer a las 10:36 por Antonio García Fuentes

» De la atracción de la mujer por los hombres dominantes y sus consecuencias
Ayer a las 10:21 por HIMNOSHISTORICOS

» Leer o no leer embrutecerse o desarrollarse
Lun Ene 16 2017, 18:02 por BRUC

» Multa de 150.000 euros a la Cope por anunciar ron y vino en sus deportes
Lun Ene 16 2017, 17:39 por BRUC

» Las brigadas mixtas, una máquina de asesinar al servicio del Frente Popular
Lun Ene 16 2017, 17:30 por BRUC

» Agentes policiales se manifiestan en Barcelona contra "la impunidad de la CUP"
Lun Ene 16 2017, 17:27 por BRUC

» Portugal presentará una queja contra España por el almacén nuclear de Almaraz
Lun Ene 16 2017, 16:46 por HIMNOSHISTORICOS

» El arzobispo italiano Carlo Liberati, una voz en el desierto: “En 10 años todos los europeos seremos musulmanes por nuestra estupidez”
Lun Ene 16 2017, 16:34 por HIMNOSHISTORICOS

» Humor gráfico y chistes
Lun Ene 16 2017, 15:35 por HIMNOSHISTORICOS

» Zamora retirará a Franco la Medalla de Oro de la ciudad
Lun Ene 16 2017, 15:27 por Torquemada2014

» "Los yihadistas van a ganar. Ellos tienen cojones"
Lun Ene 16 2017, 15:27 por HIMNOSHISTORICOS

» Miguel Blasco: “En poco tiempo, se ha dado un cambio radical en la mentalidad de los españoles”
Lun Ene 16 2017, 14:34 por HIMNOSHISTORICOS

» Suicidios en las fuerzas de seguridad del estado: un mal endémico
Lun Ene 16 2017, 05:56 por BRUC

» El Estado no da a la Iglesia 11.000 millones: desmontando un nuevo bulo de Europa Laica
Dom Ene 15 2017, 20:21 por Invitado

» El PP se acobarda y retira la moción para quitar del callejero a 'La Pasionaria'
Dom Ene 15 2017, 19:11 por Invitado

» Un partido Identitario de donde tendría que arañar votos, de la Izquierda o de la Derecha
Dom Ene 15 2017, 17:09 por Torquemada2014

» El Gobierno del PP 'contempla' incluir fiestas islámicas en el calendario laboral
Dom Ene 15 2017, 14:12 por Invitado

» ¿Las ideas de ETA se pueden defender en democracia, pero las de Alicia Rubio no?
Dom Ene 15 2017, 12:21 por HIMNOSHISTORICOS

» Hasta nunca, Obama
Dom Ene 15 2017, 11:55 por HIMNOSHISTORICOS

» Puerto Rico levanta una estatua de Colón el doble de grande que la de la Libertad de Nueva York
Dom Ene 15 2017, 02:28 por HispanoCortés501

» 2 de enero: 525 años de la Toma de Granada
Dom Ene 15 2017, 02:25 por HispanoCortés501

» Holanda ya obliga a los refugiados a respetar los valores occidentales
Dom Ene 15 2017, 02:21 por HispanoCortés501

» Un joven entra a tiros en el Mercadona gritando ‘Alá es grande’
Dom Ene 15 2017, 02:16 por HispanoCortés501

» El yihadista condenado en Bilbao recibe del Gobierno 875 euros de ayudas
Dom Ene 15 2017, 02:12 por HispanoCortés501

» El separatismo pierde la mayoría en la encuesta de la propia Generalitat
Dom Ene 15 2017, 02:00 por HispanoCortés501

» Jordi Pujol admite que su famiIia tuvo dinero en paraísos fiscales desde hace más de 30 años
Sáb Ene 14 2017, 21:32 por El Zorro

» LUIS JIMÉZ DE ASÚA EL ATENEO DE ALBACETE Y JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA
Sáb Ene 14 2017, 16:05 por RICHI

» Parque temático de la Paleoizquierda
Sáb Ene 14 2017, 15:56 por HIMNOSHISTORICOS

» Expedición filantrópica internacional de la vacuna por Francisco Javier Balmis
Sáb Ene 14 2017, 14:05 por Neilo65

» Aspectos extraños del atentado del maratón de Boston
Sáb Ene 14 2017, 12:21 por Juan Garcia

» Anticorrupción pide prisión para Oleguer Pujol
Sáb Ene 14 2017, 11:45 por Valle

» Un histórico etarra llama a volver a las armas: 'La guerra se gana a tiros'
Sáb Ene 14 2017, 11:43 por Valle

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 139 ¿PONDRÁN NUEVOS IMPUESTOS PARA PAGAR las PENSIONES?
Sáb Ene 14 2017, 09:40 por Antonio García Fuentes

» En China aprueban pena de muerte para políticos corruptos
Sáb Ene 14 2017, 08:19 por Valle

» Guerra de Siria
Sáb Ene 14 2017, 03:48 por Juanma_Breda

» El Ejército pide poder regresar al Salón de la Infancia de Barcelona
Vie Ene 13 2017, 20:27 por Invitado

» La ONU: ¿Para qué sirve a la humanidad?
Vie Ene 13 2017, 10:24 por Antonio García Fuentes

» 1785 motivos para presumir de ser español
Jue Ene 12 2017, 23:57 por ilustrado

» Un satélite israelí descubre en Siria dos lanzamisiles rusos con capacidad nuclear
Jue Ene 12 2017, 23:41 por Neilo65

» ERNESTO "CHE" GUEVARA: UNA GRAN FARSA MARXISTA
Jue Ene 12 2017, 20:43 por El Zorro

» Blas de Lezo: textos, videos, libros, homenajes, etc.
Jue Ene 12 2017, 18:03 por ilustrado

» ESPAÑA: ¿Terminará como Venezuela o peor?
Jue Ene 12 2017, 12:16 por Antonio García Fuentes

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Nunca fue justicia,solo venganza por parte de los genocidas de las bombas atómicas y de la Nacion India

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nunca fue justicia,solo venganza por parte de los genocidas de las bombas atómicas y de la Nacion India

Mensaje por José Francisco el Lun Ene 19 2015, 11:44

Tras la contienda, los aliados cargaron contra los germanos obligándoles a pasar absurdos cuestionarios, matándoles de hambre, robando su arte y violando a la población femenina


WIKIMEDIA
Soldados alemanes en el Frente Oriental (1942)


Mayo de 1945. Esa fue la época en la que -tras combatir en África, Europa y parte de Asia- los aliados consiguieron tomar Berlín y hacer que Alemania se rindiera sin condiciones. Días antes, los mandos de la coalición también habían recibido una gran noticia: el Führer había preferido meterse una bala de Luger en la mollera que enfrentarse a los soldados soviéticos (ansiosos, por cierto, de venganza por todas las vejaciones sufridas por parte de los nazis). Eran, por tanto, momentos de júbilo para británicos, estadounidenses, rusos y, sobre todo, para una gran parte de los germanos que, tras vivir bajo el yugo y las mentiras de Adolf Hitler, eran por fin «liberados».
Al menos, eso era lo que pensaba la población alemana. Pero la realidad fue bien distinta. Y es que, tras el punto y final de la Segunda Guerra Mundial, los aliados comenzaron en el país un proceso de «desnazificación» de la población civil mediante el que se pretendía procesar a todos aquellos que tuvieran relación con el Führer. Esta caza de brujas estuvo protagonizada por el llamado «fragebogen» -un absurdo test con decenas de preguntas mediante cuyas respuestas, presuntamente, se lograba adivinar si una persona había sido o no seguidora de Hitler-.

La venganza tras la guerra

Además de este esperpéntico cuestionario, los ciudadanos germanos sufrieron multitud de represalias por parte de americanos y rusos tras la contienda. Éstos, concretamente, se vanagloriaron durante años de haber dejado de aprovisionar en lo que a alimentos se refiere a una población sin capacidad económica. El resultado fue la sucesión de una serie de severas hambrunas que diezmaron a los ciudadanos germanos.

El patrimonio cultural tampoco evitó las represalias, pues cientos de obras de arte alemanas fueron transportadas a Estados Unidos y la Unión Soviética para ser exhibidas como un trofeo ante sus conciudadanos (siendo muchas, en el caso de los americanos, devueltas finalmente a sus legítimos dueños).


Adolf Hitler saluda a las tropas alemanas
EFE
Por parte soviética, las tropas llegaron a violar a centenares a las mujeres alemanas después de la caída de Berlín. «Personalmente lo que más me ha llamado la atención por su barbarie es la violencia sexual que se produjo contra las alemanas tras la guerra, sobre todo en Berlín. El abuso sobre los débiles es incomprensible, el saqueo mal está –no lo justifico- pero en el caso de las violaciones no tiene nombre lo sucedido», », explica, en declaraciones a ABC, el escritor y periodista Alberto de Frutos (autor de «Tiempos y costumbres»).


Pero… ¿Por qué se permitieron todas estas vejaciones? Frutos lo tiene claro: «La situación se explica por el complejo de culpa colectiva de la sociedad alemana debido a que Hitler no llegó al poder por la violencia, sino a través de las urnas. Ese sentimiento de haber creado al monstruo es lo que provocó que los bombardeos de ciudades alemanas como Dresde (que fue destruida por los aliados casi en su totalidad) quedaran absolutamente silenciados. Es cierto que la historia la escriben los vencedores, pero en este caso se entiende aún más este silencio debido a la culpa». Todo ello llevó a la temida «desnazificación».

La crueldad de los libertadores americanos

¿En qué consistía el proceso de «desnazificación»? Para responder a esta pregunta es necesario viajar hasta el momento en que las SS de Hitler recorrían una buena parte de Europa haciendo la vida imposible a los aliados. Fue en ese momento cuando la Junta de Jefes de Estado Mayor estadounidense elaboró, con el beneplácito de Roosevelt (uno de los adalides de la democracia), un plan para acabar con la ideología nacionalsocialista. Este se basaba, principalmente, en directiva JCS 1067, en cuyo clausula nº 6 se especificaba que había que extirpar –una vez acabada la contienda- costara lo que costase estas ideas del pueblo alemán.
«Concebida con el deseo de imponer una paz punitiva, la JCS 1607 […] consistía en derribar más que en reconstruir, y en ayudar a los alemanes sólo cuando fuera necesario para evitar enfermedades o desórdenes. La directiva JCS 1607 fue responsable del inhumano planteamiento de los estadounidenses. […] No obstante, hubo modificaciones, pues permitió cierta actividad industrial dentro en la nación conquistada», señala el historiador Giles Macdonogh en su obra «Después del Reich». Así pues, los estadounidenses establecieron que desmilitarizarían, «desnazificarían» y eliminarían los recursos económicos de Alemania para evitar que un suceso como la Segunda Guerra Mundial volviera a acontecer.


Toma del Reichstag por los soviéticos
AP
Todo ello, partiendo de la base de que el pueblo alemán era culpable de la irrupción del nazismo en Europa. «La JCS 1607, con base en los puntos de vista de, entre otros, Henry Morgenthau –el secretario del tesoro de los Estados Unidos- recomendaba que: “Debería dejar claro a los alemanes que la despiadada ofensiva y la fanática resistencia nazi han destruido la economía alemana y han convertido el caos y el sufrimiento en inevitables, y que los alemanes no pueden escapar a la responsabilidad que ellos mismos se han buscado. Alemania no será ocupada con el propósito de la liberación, sino como una nación enemiga derrotada”», explica, en este caso, el historiador británico Tony Judt en su obra «Postguerra. Una historia de Europa desde 1945».


«Fragebogen», el primer paso

Así pues, con la idea más de buscar revancha que de regenerar y ayudar a Alemania a olvidar a Hitler, Estados Unidos comenzó su «desnazificación». Como se estableció, el primer paso era encontrar y procesar a todo aquel que hubiese tenido algo que ver con el régimen nazi, algo extremadamente arduo. Sin embargo, varios expertos del país ofrecieron a los mandos militares una fórmula mágica para realizar esta tarea: podrían distinguir el grano alemán de la paja nazi haciendo pasar a todo aquel sospechoso un test o «fragebogen». Este documento era un cuestionario con decenas y decenas de extrañas preguntas (algunas muy sutiles y otras no tanto) que, según creían los expertos norteamericanos, desvelarían quiénes habían sido seguidores del Führer.

«Se imprimieron nada menos que trece millones de formularios, que fueron entregados a quienes tenían un pasado turbio o a alemanes que buscaban empleo. La cifra correspondía aproximadamente a la del número de Pg, los “miembros del Partido”. […]. Un alemán no podía entregarse a la vida normal mientras su cuestionario, debidamente cumplimentado, no hubiese sido entregado y comprobado. Hasta entonces se hallaba en una especie de purgatorio que lo dejaba fuera de la ley. Si uno quería seguir adelante, tenía que afrontar la inquisición y rellenar el formulario con sus preguntas “a veces estúpidas”», destaca Macdonogh.
De esta forma, no rellenarlo podía significar quedarse sin trabajo y sin los deseados cupones de racionamiento de comida entregados por los americanos (absolutamente necesarios en aquellos tiempos, pues la economía de Alemania había quedado tan mermada que era extremadamente difícil encontrar algo que llevarse al estómago). Por el contrario, si el afectado respondía de forma que los mandos aliados consideraran sospechosa, podía ser declarado prisionero de guerra o, incluso, enviado a uno de los nuevos campos de prisioneros establecidos por los libertadores.

Las preguntas

Como señala Macdonogh en su texto, el «fragebogen» constaba de 12 páginas y entre 133 y 150 preguntas (dependiendo de la fuente histórica a la que se acuda). Usualmente, era entregado a los sospechosos de haberse relacionado con el nazismo junto al siguiente mensaje: «La información falsa tendrá como consecuencia una acción procesal por parte de los tribunales del gobierno militar». De esta forma, y aunque los americanos no tenían ni pajolera idea de si lo que estaban respondiendo los alemanes era verdad o mentira, al menos creían infundir algo der miedo en los examinados para evitar que falsearan lo que escribían.

El cuestionario contaba con más de un centenar de preguntas

Entre sus primeras líneas, el «fragebogen» incluía cuestiones tan absurdas como cuál era el número de cuenta bancaria y postal del entrevistado, cuál era el color de sus ojos, cuánto pesaba o cuál era su religión. Aunque no eran las más extrañas que podían hallarse en sus páginas. «Los aliados deseaban saber también, por ejemplo, si los bombardeos habían afectado a la salud, el trabajo o el sueño del entrevistado. Se pedía información sobre reclamaciones a compañías de seguros y demandas de indemnización, junto con otras preguntas sobre alcantarillado, electricidad y desagües», determina el historiador en su obra.
Estas eran –entre otras- las más sutiles. Posteriormente, y cuando el examinado se había relajado, llegaban las cuestiones de importancia. Entre ellas, destacaban algunas como la que solicitaba información sobre el número de cicatrices que la persona tenía en el cuerpo. Con dicha cuestión, los estadounidenses pretendían hacerse una ligera idea de si el interfecto había combatido en el frente y tenía restos de alguna herida, contaba con un tatuaje de alguno de los cuerpos militares alemanes (los miembros de las SS, por ejemplo, llevaban grabado su grupo sanguíneo en el brazo) o si, finalmente, disponía de marcas o distintivos de los grupos de duelistas estudiantiles. En el último caso, los aliados no sabían que estas asociaciones habían sido prohibidos por Hitler, lo que hacía que no fuesen partidarias del régimen.
En este sentido, la cuestión número 25 también preguntaba sobre la afiliación a alguna fraternidad estudiantil cuando, realmente, Hitler había sentido gran odio hacia ellas y las había prohibido en 1935 después de un curioso suceso. «El primer clavo de su ataúd lo puso un estudiante borracho de Heidelberg que había llamado a casa del ayudante de Hitler para pedirle que preguntara al Führer cuál era la mejor manera de comer espárragos. Hitler no lo consideró divertido», destaca el autor en su obra.
Entre las más curiosas, finalmente, también se encontraba la siguiente: «¿En algún momento ha esperado la victoria alemana?». Algo totalmente absurdo pues, como bien señala el historiador en su obra, aquel alemán que afirmara que el ejército nazi podía ser derrotado solía ser encarcelado (una medida, que, de hecho, también estuvo en vigor en algunos países aliados durante la guerra).


El búnker de Hitler (Berlín) antes del fin de la guerra
ARCHIVO ABC
Otras de las cuestiones (la número 18) era la que preguntaba si el examinado contaba con algún familiar dentro de la aristocracia alemana, la cual –según consideraban los americanos- había apoyado la subida de Adolf Hitler al poder. El test también solicitaba al interfecto que le facilitara el partido al que había votado en 1932 (las elecciones en las que el Führer y su grupo político -el NSDAP- subieron al poder). «Muchos consideraron absurda la pregunta acerca de su voto; en primer lugar, porque era fácil mentir, y en segundo, porque los alemanes estaban oyendo cómo se les decía que el voto secreto era una de las claves de la democracia», añade Macdonogh.


En los primeros años después de la guerra fueron muchos los que pasaron el test. En principio, se pretendía que una gran parte de la población alemana se viera sometida a él, por lo que se hizo una selección mediante el sistema aleatorio Gallup. Esto provocaba, sin embargo, que se personaran en las oficinas aliadas todo tipo de sujetos. «En una casa […] se entrevistó a un adolescente de 13 años y a un anciano de 88 que estaba “bastante gagá”. Un hombre ciego llegó a la entrevista acompañado de su esposa casi completamente sorda, afección que compartía con su marido», destaca el experto. Tampoco evitaban el cuestionario las mujeres de altos oficiales del ejército nazi. Uno de los caos más destacados fue el de Emmy Goering (la esposa del jefe supremo de la fuerza aérea), quien tuvo que responder a pesar de de su cargo.

El hambre, la nueva venganza contra Alemania

Tras determinar que los alemanes eran culpables por haber aupado a Hitler hasta el gobierno y haberle seguido en tiempos de guerra, los estadounidenses establecieron que era necesario castigarles. Así pues, iniciaron una campaña para atacar donde, por entonces, más dolía a un país cuya economía había sido destrozada por la guerra: en el hambre. De esta forma, rechazaron las peticiones de la Cruz Roja para llevar provisiones hasta la región y devolvieron todas las donaciones que, desde el resto del mundo, se habían recogido para evitar que el pueblo germano muriera de inanición.
«Políticos y militares –como sir Bernard Montgomery- insistían en que no se enviara comida desde Gran Bretaña. La hambruna era un castigo. Montgomery llegó a decir que tres cuartas partes de los alemanes seguían siendo nazis, aunque no reveló la fuente de su información. Los alemanes sólo podían culparse a sí mismos, y debían continuar ocupando el último lugar de la cola», señala Macdonogh.

Para los americanos, el hambre de Alemnia era un justo castigo

Sólo gracias a la intervención de algunos intelectuales como el judío Víctor Gollancz se consiguió que algunos alimentos llegaran hasta Alemania. En su caso, consiguió movilizar a la sociedad tras hacer un estudio que determinó que, mientras que eran necesarias 2.650 calorías para sobrevivir haciendo esfuerzo físico (trabajando), los germanos ingerían en marzo de 1946 entre 1.200 y 1.500 en la zona del país controlada por los británicos; 950 en la francesa y 1.270 en la Estadounidense. Destaca que, en palabras de este investigador, unas 1.500 calorías bastaban para sobrevivir acostado, pero no para realizar una vida diaría usual.
En ese tiempo comenzó a correr el rumor en Alemania de que las calles no eran zonas seguras para perros y gatos. No era para menos, pues los germanos tuvieron que recurrir a todo tipo de originales «recetas» para poder subsistir. «Las ratas y ranas, junto con los caracoles, permitían hacer una sopa que llenaba la barriga. El caballo era un plato relativamente común […] Se hacía harina de brotes, escaramujos, y enea. Las bellotas, los dientes de león y las raíces de altramuz se molían para hacer café. […] Las setas silvestres eran una bendición en la temporada: evitaban los gruñidos del estómago, pero más tarde torturaban a quien las consumía por su carácter indigesto», destaca el autor en su obra.

A la caza del arte

Pero el «fragebogen» y las hambrunas no fueron las únicas represalias de los ejércitos aliados sobre Alemania. De hecho, estos aprovecharon cada minuto de su estancia para–en muchos casos- saquear y robar todo aquello que podían. El mayor expolio se produjo en el mundo del arte donde, amparándose en la sustracción sistemática que los nazis habían realizado de pinturas y esculturas para Hitler, estadounidenses y soviéticos se llevaron a sus respectivos países todo aquello que consideraron digno de ser disfrutado por sus ciudadanos.
Concretamente, este saqueo comenzó cuando los soviéticos se encontraron casi por casualidad con varias obras de arte en una vivienda. Al discernir la ingente cantidad de cultura que albergaba Alemania, Stalin envió entonces a un grupo específico de expertos para que las recuperara. No obstante, este equipo llegaba en multitud de casos tarde y tenía que observar con sufrimiento como los soldados del Ejército Rojo eliminaban centenares de cuadros y esculturas por considerarlas contrarias al régimen comunista. A pesar de ello, lo cierto es que consiguieron llevarse un buen pellizco de ellas hacia las heladas tierras del este para que hicieran las veces de trofeos de guerra.
«La némesis de esta campaña rusa de obtención de trofeos era el departamento MFAA (Monuments, Fine Arts and Archives; Monumentos, Bellas Artes y Archivos) del ejército de los Estados Unidos, que también se llevó obras de arte, incluidos doscientos lienzos encontrados en Berlín, y las puso bajo “custodia”. Los americanos planearon en principio embarcar con destino a su país un gran porcentaje de los tesoros artísticos de Alemania», añade Macdonogh. La teoría era impecable, pero lo cierto es que hubo que esperar hasta la llegada del presidente Truman para que una buena parte de ellas fueran devueltas a Alemania.

Cinco preguntas a Alberto de Frutos

m.p.v.

De entre los centenares de historias de robos y abusos, una de las más recordadas en Alemania es la sucedida en una pequeña villa que recibió la visita de un pelotón americano. Sus miembros, sin mediar palabra, se llevaron la pieza más preciada del lugar a Estados Unidos: una colección de soldaditos de plomo con décadas de antigüedad. Sin embargo, y a base de enviar cartas, el director del lugar logró que, poco a poco, los americanos les devolvieran una buena parte de las figuras.
Este curioso hecho es narrado ampliamente por el escritor Alberto de Frutos en «Tiempos y costumbres», una obra que une literatura e historia y se atreve a pasar sin paños calientes por la época en la que, tras la Segunda Guerra Mundial, los aliados iniciaron su peculiar venganza y «desnazificación». En esta obra –la cuarta de relatos que publica- el autor también ha introducido todo tipo de narraciones actuales que encandilarán sobremanera al lector.
¿Qué es «Tiempo y Costumbres»?
«Tiempo y costumbres» es una colección de relatos. Algunos de tema contemporáneo y otros pocos (aproximadamente cuatro o cinco) de tema histórico. Son casi como cuatro o cinco pequeñas novelas que muestran un hecho concreto. En ellos se puede encontrar desde una historia de la Segunda Guerra Mundial, hasta una del Transiberiano. Precisamente de esta división viene el título: «Tiempos» (relatos históricos) y «Costumbres (relatos de tema contemporáneo, más costumbristas, más del día a día).
Ha escrito cuatro libros de ficción, pero usualmente trabaja mano a mano con la historia…
Bueno, como ambas cosas consisten en lo mismo -que es sentarte de un folio en blanco y contar historias- tampoco veo tanta diferencia. Al final todo se reduce a transmitir al lector una serie de sensaciones, emociones y datos. Pero ambas se compaginan y son dos cosas que me apasionan. En el caso de la literatura, para mí es un hobby.
¿Qué pueden encontrar los aficionados a la historia en este libro?
Bueno, los relatos históricos son pequeñas píldoras de diferentes épocas que van desde el principio del SXIX hasta la Segunda Guerra Mundial. En este caso, se va a encontrar lo que en una novela histórica: lo que aparece en un ensayo histórico y sesudo, pero de una forma mucho más digerible. Es decir, permite hallar los mismos datos y el mismo contexto histórico, pero con unos personajes cercanos de carne y hueso. Estos relatos te acercan más a la historia, ya que te permiten poner cara a los datos y a las fechas.
Esto no significa que el ensayo histórico sea indeseable, pero el novelista lee estos ensayos y los hace más digeribles para un lector que, por ejemplo, no disponga del tiempo suficiente para acceder a un texto así. En definitiva, no se prescinde de datos, pero se acercan de forma mucho más amigable al público.
¿Y en el relato que nos ocupa?
Aquellos que lean este relato van a conocer perfectamente como era la Alemania de 1945, la Alemania del apocalipsis y la posguerra. Fue una época en la que los que había sido hasta ese momento vencedores se convirtieron en humillados, cuando cambiaron las tornas. También fue la época en la que la gente que estaba oprimiendo a la población alemana simplemente cambió de rostro, pues vinieron unos nuevos opresores que –bajo la excusa de la «deszacificación»- cometieron todo tipo de tropelías.
¿Cómo es posible que naciera un sentimiento de culpa en Alemania si, en muchos casos, no sabían los delitos cometidos por el nazismo?
En mi opinión, cuando la gente empezó a ver el fin del Reich de los mil años -y aunque decían que no sabían cosas como la existencia de los campos de concentración- comenzó a nacer ese sentimiento de culpa. Darte cuenta de que la persona a la que probablemente votaste y a la que seguiste en las manifestaciones ha sido responsable de la muerte de seis millones de judíos es un peso enorme. Por ello, esa venganza aliada se aceptó y se entendió que lo mejor era pasar página y asumir las violaciones, las matanzas y el internamiento de alemanes en campos de concentración.

 http://www.abc.es/archivo/20150119/abci-test-cazar-nazis-segunda-201501131803.html

José Francisco
35-Sargento 1º
35-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2227
Puntos patrióticos : 13987
Reputación : 1812
Fecha de inscripción : 25/07/2014
Edad : 69
Localización : Valencia

http://luzdelunal.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca fue justicia,solo venganza por parte de los genocidas de las bombas atómicas y de la Nacion India

Mensaje por BRUC el Lun Ene 19 2015, 12:05

Excelente artículo del cual doy mi humilde opinión. Toda guerra con consecuencias para la población civil, indefensa y manipulada, es un acto de cobardía, revanchismo y odio. Las violaciones masivas de soviéticos, alemanes, las matanzas de hambre, los bombardeos sobre ciudades ocupadas por hombres, mujeres y niños alejados del frente 8Londres, Dresde, Berlín, Stalingrado,....) dan forma a otro tipo de guerra: la injusta guerra del fuerte contra el débil. Y eso no entra en los principios marciales.

BRUC
61-Capitán
61-Capitán

Trofeos y Medallas : *12*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!



España
Advertencias : 100%
Mensajes : 8283
Puntos patrióticos : 148246
Reputación : 24277
Fecha de inscripción : 26/06/2014
Localización : Deslocalizado

http://coe-41.blogspot.com.es/p/vb.html

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca fue justicia,solo venganza por parte de los genocidas de las bombas atómicas y de la Nacion India

Mensaje por URSINO el Lun Ene 19 2015, 12:45

Excelente. 
De hecho la invasión de Noruega fue planificada por franceses e ingleses de Noruega, para matar de hambre a Alemania en abril del 40.
La llamada operación Weserübung, no fue sino el adelanto a esta ocupación por parte de las tropas del Reich, pues fueron descubiertos los planes aliados a través de los servicios secretos germanos.

URSINO
35-Sargento 1º
35-Sargento 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2273
Puntos patrióticos : 17632
Reputación : 6653
Fecha de inscripción : 14/06/2014
Localización : JAÉN-ESPAÑA

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.